Realidad   8 comments

ATENCIÓN:

ANTES QUE LEER ESTE TEXTO URGE LEER LAS CANALIZACIONES DE GENTE COMO PATRICIA CORI, DE LAS QUE HABLO AQUÍ EN LOS ÚLTIMOS ARTÍCULOS, O BIEN EL MATERIAL DE SETH, CURSO DE MILAGROS, ETC.

TODOS ESOS MATERIALES SON ACCESIBLES EN INTERNET.

ESTE TEXTO SOLO ERAN LOS COMIENZOS, CUIDADO (AUNQUE COSAS COMO ANTON PARKS, ETC., ME SIRVIERON PARA IR SALIENDO DEL LÍO DEL CAMPO DEL EGO NORMALIZADO!)

 

[Atención, este artículo pone fin a una etapa. E incluso implica una especie de “nueva vida”.
Ahora tenemos por fin una visión más completa de eso, de “la realidad” —que antes era realmente ridícula (sí: así de «ingenuamente» dicho).
Tendría que reescribir la mayor parte de lo que hay en este sitio web [me refiero a la anterior web, no a este blog], repleto sobre todo de mis textos y traducciones (Simondon, Tiqqun, Badiou…)…, pero espero que sepáis discernir el grano de la paja: todo lo que no suene a “nueva era” (para ver lo que es y no es esto, mirad la columna en portada, o bien el artículo sobre el vacío que hice en parte para ello…, y también todos los comentarios bajo el mismo…), todo lo que no suene a eso…, decía, será radicalmente transformado cuando caiga otra vez sobre ello.
]

[Atención: y para una especie de proposición más “práctica”, se puede leer el comentario titulado proposición práctica (con introducción larga), en la hoja de comentarios asociada a este texto]

____

ÍNDICE

I Parte: Introducción con conclusiones previas

¿Por qué la verdad libera? Sobre la culpa en los humanos (y su implementación en «las prácticas o creencias sociales» más fundamentales)
«Experiencias interiores»
Una conclusión previa…: capas
El tema “Extraterrestre”
Parks
Un “panorama” sobre el resto del artículo “realidad”

II Parte: Actualizaciones: acumulando hipótesis y presentación de algunos “documentos esenciales”

A.- Genes
B.- Tierra hueca
C.- El Mal
D.- Guías
F.- Más sobre «canalizaciones» y «visiones»
G.- Los textos de P. J. Ruiz
H.- Sitchin
I.- Más sobre «Tierra hueca»
J.- Hipótesis de la caída de cometas hace 12.000 años: el llamado diluvio, la cercanía de una catástrofe

III Parte: La charla de los videos de Haramein, y elaboraciones en torno a y después de ella

[El primer apartado queda semi-invalidado por lo de Parks; y en el resto hay algunas cosas que aún quisiéramos decir, “apasionadamente”, y otras no tanto]

1. «La realidad espejo»
2. Más sobre “verdad”
3. «Las religiones»
4.- Vacío
5.- «Dioses del Sol»
6.- «Seres humanos»
7.- Un ocultamiento…
8.- …pero sin ningún disimulo.
9.- Futuro. 2012.

IV Parte: Descodificando la Matrix: tratando aparte —o meramente listando y recopilando— los diversos «terrenos» de descodificación de la Matrix

1. Ficción/realidad

_____

Aviso importante sobre el artículo:

Las partes más importantes de este artículo y que «no deberían saltarse» demasiado si es que por casualidad dais con esto, son la I parte al completo, y la IV parte, la de “descodificación”.
Y también todo aquello donde se trate Parks, o que vaya pudiendo aclarar aspectos sobre las canalizaciones (pleyadianos) y/o “visiones” del tipo que sea, es decir, los primeros 5 puntos de la II parte.

I Parte: Introducción con conclusiones previas muy importantes

¿Por qué la verdad libera? Sobre la culpa en los humanos (y su implementación en «las prácticas o creencias sociales» más fundamentales)

La verdad no entiende de especialidades o especializaciones; es más simple y más bella que lo que hay “por defecto”…, y desde ella se alcanzan otras maneras de “complejidad”, otros mundos —se cambia de mundo/s.

En el caso del que vamos a hablar aquí, y que al parecer, a muchos «occidentales» ya les ha transformado «su realidad», la verdad libera por ejemplo de la culpabilización: vivimos un momento donde se echa mano, muy bíblicamente, de la culpabilización del ser humano en su conjunto; por ejemplo con motivo de algunos discursos ecologistas. Esta maniobra es más vieja que la Biblia, y es muy importante conocer esto tan simple —es uno de los puntos fundamentales a tratar en este texto sobre la realidad y su «revisión».

Imaginemos el desastre que supone tal culpabilización:

— Los humanos, es decir, las consciencias individuales —«consciencia» que es lo más preciado que tenemos y por donde lógicamente toda «tomar consciencia» debe pasar…—, vivimos una vida breve, y no podemos elegir “la educación”, nuestra socialización, no podemos elegir tales cosas, a menudo, hasta muy tarde: es “lo que nos da la sociedad” —y/o unos «padres» más o menos «sensibles» (¿pero sensibles…, a qué, a qué realidad? De ello va este texto).

— Por tanto somos consciencias ya de por sí muy achantadas y muy achatadas…, ya que por ejemplo no podemos “planificar”, a largo plazo —y como es lo natural para una consciencia, consciencia que en realidad es esencialmente algo que tiene que ver con “el infinito”—, no podemos planificar casi nada de «lo vital» (desde el aire, alimentación y agua “puros”, hasta lo que queramos ser a niveles «(perma)culturales»…, de composición exitosa, virtuosa, de las relaciones que constituyen la sustancia del ‘mundo’, es decir, no podemos casi nunca planificar nada siendo coherentes con lo que pensamos que “en este mundo” debe ser oído, o comprendido, o ‘visto’…, es decir, amado…).

— Entonces, en esta situación miserable, caen esta especie de «juicios bíblicos» de culpabilización: tenéis la culpa de la «muerte del planeta» (efecto invernadero, etc. etc.). No es casualidad que sea la parte de muy «arriba» en la escala del poder en este planeta la que haya estado encargada de atemorizar y culpabilizar a «los humanos» con todo esto (el famoso caso del infame Al Gore por ejemplo, ya destapado, ‘descodificado’ (para un futuro catálogo completo que intentaremos hacer sobre las descodificaciones que vayamos pensando o encontrando, ver la parte IV de este texto)).

Es rotundamente falso. Nosotros, nuestras preciosas consciencias aquí y ahora, con su infinita capacidad de amar y comprender, NO TENEMOS ABSOLUTAMENTE NINGUNA CULPA DE NADA de tal calibre.

Hay que decirlo muy fuerte y muy claro.

No podemos culpabilizar de cosas así a las preciosas consciencias individuales que vivimos aquí y ahora sincrónicamente; no nos podemos culpabilizar de los movimientos «automatizados» por una «sociedad» heredada, sociedad con un largo devenir patriarcal, destructivo, explosivo y explotador…, que viene de mucho más lejos de lo que nos creemos y cuyo origen sigue con nosotros y nunca fue «solo humano», nunca.

Esto es fundamental, el gesto fundador es fundamental, porque el origen funda al ser en realidad siempre repetido, es lo que funda, y seguirá fundando, nuestro mundo, más mientras no lo veamos.

Esas «agencias fundadoras» siguen ahí manipulando más o menos directamente.

Por eso es tan importante el tema de este artículo y descodificar en general esta «Matrix de largo calado» en la que vivimos (como veremos un poco en la última parte donde «catalogaremos» las descodificaciones ya existentes o que podemos pensar fácilmente por nosotros mismos).

Porque:

— Jamás hemos estado “solos” en este planeta. El prefijo “Ex” de Extraterrestres está ahí para desinformar.

— Nos crearon parcialmente otras consciencias, otras inteligencias, para servir, en un principio, como animales para trabajar.

— somos aún manipulados en el mismo devenir original/fundamental, que funda «nuestra sociedad» con los adjetivos que le hemos puesto más arriba.

«Experiencias interiores»

¿Cómo es que hablamos con tanta seguridad?

Acepto ya, o mucha gente ya acepta todas estas cosas que se muestran a veces como novedades…, o nuevas visiones…, y que son muy viejas, y muy a menudo se nos hacen «estrambóticas»… ¿Por qué? Se debe en parte al hecho de poder o querer aceptar las experiencias interiores como algo válido, como algo “que valida”:

las experiencias que ha habido en este planeta últimamente son muy ricas, y de ello tratará este texto (ver todo lo de Anton Parks).

Y ellas, por cierto, me han llevado a darme cuenta y poner coherencia en la comprensión de lo que en el planeta ha debido pasar en cuanto al estatuto de las experiencias interiores en toda la historia:

tales experiencias las ha habido «siempre»; es un fenómeno universal que se ha hecho hasta tradicional, incorporado en tradiciones extensas: todas esas diversas tradiciones de las a veces etiquetadas como “místicas” y/o “indígenas”, que incluyen teorías en realidad, como veremos, bien “físicas” sobre el Universo, y que inciden esencialmente en lo mismo de que aquí vamos a hablar: que el Universo es en realidad algo compuesto de capas, es decir, un Multiverso.

Los intelectuales eruditos parece que sintieron necesario, a menudo, el impulso de defender el estatuto de todas estas “teorías” y vivencias, y ello para que no se diga por ejemplo: “es mera imaginación/fantasía”. Tenemos el ejemplo de Henry Corbin, con el mundus imaginalis, que fue la etiqueta preventiva, la «alerta» que inventó para esa especie de decir: “cuidado, eh, no asimiléis esto a la mera fantasía”.

Constato día a día que nos es difícil, o nos era difícil, a “los occidentales”, el siquiera poder hablar de experiencias interiores en general…, y no digamos ya de esa especie de “abducciones de consciencia”, es decir, de gente que es literalmente forzada a servir como de “médium”…, a vivir, en su consciencia, experiencias que no desea, y ello con un motivo: el convertirse en testigos de ellas para poder contarlas, para que pueda saberse nuestra verdadera historia —una historia que, en realidad, siempre ha habido alguien que «ha sabido»: al parecer, siempre ha habido “consciencias” sobre la Tierra que la conocían, pero, por ejemplo, esto habría circulado más bien en “círculos secretos”.

Pero “la historia” va de esto: de darle más importancia y de prestarle más crédito a esos aparentes “viajes” —aparentemente “sin sustancia”—, a esos que en primera instancia diríamos: bah, serán “sueños”.

Siempre hemos denostado las experiencias, reales, que tenían los cuerpos cuando por ejemplo bajaban los párpados…, y las hemos metido por ejemplo en cajones, en etiquetas como la de “la mística”. Esto es un rasgo del poder, un rasgo civilizatorio buscado, en una gigantesca —por larga en el tiempo— configuración de nuestra Matrix.

Hemos menospreciado los interiores en “occidente”. De ahí la disonancia cognitiva que aún nos crea todo esto.

Pero la consciencia y “el interior” parecen algo mucho más importante y más “utilizable” de lo que nos creíamos.

En cierto sentido somos “antenas inteligentes universales”, o todos podemos serlo (los cuerpos humanos son una maravilla que ni nos imaginamos).

Yo no sé casi nada de abducciones “reales”, quiero decir, físico-materiales, con naves y demás, esas que se nos han presentado irrisoriamente, caricaturescamente…, que se han dejado tristemente para el lado “risa” o “ficción”…, en nuestro reparto actual “perceptivo” en sentido amplio, es decir, en la disposición o reparto actual del marco de “referencia”, de los principios que son el pegamento de nuestro mundo/Matrix…, todo eso que siquiera nos permite empezar a expresarnos o entendernos.

Pero, las otras “abducciones” de las que hablo en este artículo sobre “realidad”, han proporcionado durante años informaciones muy detalladas que han resuelto varios problemas.

Este artículo intentará ser una especie de guía y recopilatorio, poco a poco, para quien le pueda servir.

La realidad supera con mucho a la ficción, y es importante salir de este engaño para contextualizar bien todas esas “herramientas civilizatorias” que nos tienen literalmente atrapados en tanto «consciencias infinitas» (la “economía“…, concepciones anquilosantes sobre “energía”, “salud”, “educación”…, etc.).

Siempre se nos ha tratado “como a animales”:

Ádam parece que significa animales, en sumerio, y que está en plural; y, por ejemplo, la Biblia y sus traducciones, manipularon todas esas cosas (Ádam, Elohim…)…, las dieron por ejemplo nombres en singular (o que nosotros interpretamos en singular tradicionalmente), y ello para “mitificar”, para desvirtuar realidades de carne y hueso, «hechos» sobre nuestro génesis real —una especie creada para trabajar. Así, el “mito más mítico” de nuestro mundo “moderno”…, es el de la existencia de la “etapa mítica”, que por cierto tiene que ver con el mito del “progreso”, “evolucionista”, tan denigrante.

Los mitos han sido a menudo inventados para manipular cosas reales que superaban a la ficción; y, quienes hacían tal cosa, es decir, quienes estaban al final de la “cadena de mando”, como “en la sombra”…, ya eran plenamente “racionales”…, y no eran humanos o no del todo humanos: nunca hemos estado “solos”; la división progresiva, histórica, entre racional/mítico…, ese sí que es un mito, estúpido y estupidizante (todas las grandes «culturas»: India, China, Sumer, Grecia, Zulú, Hopi, Amerindias…, todas, cuentan un pasado con reyes dragones, reptiles, bien sea híbridos o no, bien sea con el relato explícito de que vinieron «de las estrellas», etc., o narran relatos acerca de “reyes”/”dioses” benefactores, que tampoco eran humanos, y que les ayudaban contra los otros «reyes dragones» que querían mantener por siempre a la humanidad en estado de «solo Ádam»).

Además, es importante todo esto porque, en el futuro —y no sé si lo veremos nosotros— se nos puede presentar —quizá tras alguna catástrofe o sin ella— algún mesías de forma «extraterrestre»…, y que formaría parte de una —otra— manipulación:

por ejemplo, los famosos Grises; éstos son al parecer clones programados y programables, y ya está circulando la versión de que dichas entidades extraterrestres, o en general todas, serían intrínsecamente “todas buenas” (y obviamente no es así).

Así que “habría que” tener mucho cuidado, ya que hoy ya tenemos desveladas muchas de las cosas que conforman nuestra historia real, aunque quizá solo se hagan oficiales poco a poco. Cuidado entonces de no permitir engaños en posibles momentos críticos en el futuro…, momentos y engaños que lleven más fácilmente al estado fascista robótico mundial que es al parecer lo que se querría implantar. De ahí que sea tan tan importantes ciertos “noes rotundos”: por ejemplo un no ante la concepción de la medicina convencional “occidental”…, y ello cuanto antes…, ya que, con sus “chantajes” —por ejemplo con las ya comentadas vacunas…— pueden intentar, en el futuro, llevar a cabo planes todavía más alejados del de “nuestra salud” —aunque hoy nos parezca difícil que la medicina pueda estar más alejada todavía de “la salud”, por la irracionalidad que alcanza hoy todo lo que rodea a la medicina.

Decíamos…: “ya tenemos desvelado”…, y eso es lo que al parecer quiere decir apocalipsis: levantar el velo, en griego —revelación…, y no necesariamente más y más “catástrofes”…, ni nada de eso (aunque las vaya a haber, “no se sabe”): evitemos ante todo el miedo. Igual que siempre hemos estado rodeados de entidades manipuladoras, también lo estamos de entidades “más conscientes”, que cuidan de la vida en el Universo.

Cuesta mucho creerlo, pero la pretendida “ciencia” adquirió realmente su aura de infalibilidad desde unas bases muy muy débiles, a veces disparatadas…, y que son mantenidas negando o destruyendo de forma sistemática todos los testimonios que encuentre que contrarían sus “fundamentos” más profundos. Tal cual: destruyendo y negando.

El mundo está al revés, lo que hoy nos parece un disparate no lo es, simplemente constatamos el efecto del roce violento con lo que está establecido como “normal”. Es muy difícil vivir en un mundo tan seria y organizadamente “mentiroso”, mucha gente se suicidó por ello, y mucha gente fue masacrada o menospreciada (G. Bruno, gnósticos, cátaros, muchos “indígenas”…) pero bien, aquí estamos.

Lo que sucede literalmente es que se nos ha robado la auténtica historia. Hay ya muchísimas publicaciones acerca de hechos que hoy nuestra historia (tanto “natural” como “humana”) ni siquiera contempla (una referencia muy citada: «Forbidden Archeology»).

Una conclusión previa
[una conclusión, “física”, a modo de “alerta” previa, y necesaria para afrontar nuestra apasionante pero a veces aterrorizadora realidad]

Hablábamos de que “hay también consciencias que cuidan la vida en el Universo”.

Vamos a dar primero una especie de conclusión de partida, hipótesis que sentimos así, literalmente “cierta”…, y que sonará quizá estrambótica a quien no esté ya puesto en contacto con este tipo de visiones (que ya dijimos: son en realidad muy muy viejas, tanto como el Universo (!)). Y la damos ya, de golpe, debido a que, en parte, puede resultar vital en la práctica poder «tenerla en mente», por lo que pudiera pasar en el futuro (evitar engaños, etc.).

El Universo es un hojaldre de capas —digamos “capas” y no “dimensiones”, para no confundirnos con las dimensiones cartesianas.

Estas capas convierten al Universo en un Multiverso. De ahí que hubiera “parte” de “verdad” en la visión de: algo “infernal” por “debajo” y una especie de “Cielo” por “arriba”. Pero la versión atemorizante de esto último, por ejemplo la versión católica, es eso: atemorizante (con “el infierno” castigador), es decir, es espiritualidad degradada, y degenerada a propósito debido al interés de los diversos grupos y gobiernos “en la sombra” que ha habido durante milenios.

A nuestra capa a veces se la denomina “3D”, pues coincide con nuestra percepción normal y actual en esta Tierra. Pero estamos artificial e interesadamente “achatados” en estas “3 dimensiones”: se nos quiere así. Habría ahora mismo un gran interés en “la Sombra”, en la Oscuridad, para que no nos “fuéramos”, para que no vibremos de tal manera que, de cierto modo, “ascendamos” conjuntamente y hagamos ascender la vibración de la Tierra.

Así pues, existe una especie de “escala”. Estas capas son donde las “almas” multidimensionales “juegan” sus “partidas”, y lo hacen, según parece, partidas, troceadas, en diversas partes; es decir, nuestra alma, por ejemplo, ahora mismo podríamos decir quizás que esté partida, jugando en varias capas o bien como “viniendo a jugar” desde otras. Hay que pensar que esto se liará si tenemos en cuenta que la noción de “tiempo”, pues en las capas más “arriba” de la nuestra, no tendría las mismas características.

Igual que, como vemos en 3D, existe la fuerza de la gravedad, esa resultante general, “macro”, de los dipolos electromagnéticos, en el Multiverso, las capas del hojaldrado se rigen por el Amor (creatividad/consciencia). Es decir, la Fuente Original —caricaturizada funestamente por el Big Bang que nos hace pensar en solo materia/energía explotando— se informa de “sí misma” de forma creativa, creando…, y ello en parte con las aventuras y divisiones de “la” consciencia en general, en sentido amplio, y en este reparto y “partida” que juegan las “almas partidas” —que vuelven o no a Ella, a la Fuente, tras sus largos “viajes” verticales por el hojaldre.

Según ascendemos por las capas esto quiere decir, al parecer, que estamos en un mayor grado “al servicio” del Amor universal que expresa finalmente la Fuente en todos los seres: “buenos”, “malos”… en este Multiverso. Vamos —o podemos ir—, de este modo, “ascendiendo” en nuestras capacidades “planificadoras”. “Aprendemos”, pues, haciendo así aprender a la vez a la Fuente, Fuente que se refleja cada vez más en nosotros según ascendemos, en los temporalmente muy extensos caminos, donde siempre es privilegiado el vector de la consciencia, y todo por supuesto siempre hacia un mayor amor, una mayor comprensión o compasión.

Así pues, el vector de gravedad entre capas, en este hojaldre del Multiverso, es el Amor, empezando por supuesto por el Amor a nuestros propios cuerpos, a esa manifestación de la Creación en nosotros (unos cuerpos en general tan maltratados por ejemplo por el “occidente industrial”, con la química innecesaria y perjudicial en alimentos, aire…, o por los hábitos que se promueven…, los cuidados que no se enseñan y se denostan…, las adicciones de todo tipo, la mercantilización de las consciencias, etc. etc.), y…, siguiendo… por el Amor/comprensión hacia todos los seres.

Eso no quiere decir por supuesto que nos olvidemos de las idiosincrasias de “la ética” de cada cual; no quiere decir que estemos obligados trascendentalmente a soportarlo “todo”, a soportar por ejemplo todo el malestar que nos provoca una compañía desagradable. Esto quiere darnos solamente la pauta y la inspiración para poder aprender a “vibrar” cada vez más y más “alto”, y para no preocuparnos más que por ello siempre que podamos, y cuanto podamos…, evitando así miedos, fobias, odios, resentimiento, malestar, y el caos innecesario que se promueve inercialmente en nuestras sociedades, con sus dispositivos, los de este imperio, que estamos viendo surgir, y al que estamos contribuyendo cada día, en su surgimiento, con nuestros meros gestos cotidianos: “la economía”: el imperio hace que todo pase por ella, y el cuarto poder que maneja los mecanismos del dinero actúa según sus propios dictados, bajo la jerarquía del Mal… economía y “sumisión” necesaria, incorporada en nuestras sociedades, acrítica, a nociones anquilosadas y falsas sobre la energía…, la salud…, la socialización…, el sexo…, etc.

Por el hecho de vivir en tal Multiverso están aquellos famosos nombres de: “familia de Luz”, “seres de Luz”…, etc. Pues resulta que los seres de las al menos 8 o 9 capas, de las principales (!), por “encima” nuestro a veces se manifestaron en el pasado y a veces se manifiestan hoy explícitamente. El universo es por tanto, digamos, un “fractal” también de cuidados, de amor…, y ello aparte de lo que hoy puedan estar ya o no estén encarnados ahora dichos “seres”, en nuestros cuerpos, “mirando” a través nuestro y para la Fuente.

Con todo esto, como se ve, la mayor parte de lo que tenemos como “ciencia” hoy es más bien maniobra disuasoria en esta civilización del miedo, construida para matar las “altas vibraciones” que iban a existir sí o sí en el planeta (como vimos por ejemplo durante siglos con las matanzas de indígenas…, o con las guerras suicidas y absurdas). “La ciencia” está capturada por el “paradigma” de que el Universo es en principio hostil y se rige por el azar.

Sucede todo lo contrario.

Estamos pues radicalmente equivocados. Y con esta serie de equivocaciones, se está intentando seguramente construir una especie de fascismo mundial para evitar nuestros “ascensos”, nuestras alegres trascendencias, nuestra espiritualidad intrínseca. Hay un plan, un aplanamiento del mundo, para evitar los ascensos que están sucediendo, las tomas de consciencia que ocurren hoy.

Todo en general está más “tocado” por propósitos y sentidos de lo que me imaginaba. Por ejemplo, la teoría de la evolución en biología sería una gigantesca trampa, así como, todo lo que hemos citado arriba.

Y también para empezar, debemos tener mucho cuidado con cualquier cosa que nos provoque “solamente miedo”. En este artículo sobre “realidad” enlazaremos y hablaremos de cosas que a veces han sido escritas especializándose demasiado en el componente de miedo y/o de denuncia. Para contrarrestar esto, tengamos siempre en cuenta la maravillosa “vida” real del Universo que hemos expuesto aquí arriba (una escala de “vibración”).

El tema “Extraterrestre”

Este tema, tal y como está planteado, la estructura de su planteamiento, es desinformativa. ¿Por qué? Por el prefijo “Ex”. Existe la posibilidad (para algunos la certeza) de que siempre haya habido en este planeta seres/inteligencias/tecnologías diferentes a la humana, y de que siempre hayan intervenido en algún grado, habiendo vivido desde tiempos muy lejanos en el sistema solar. Y sería desinformación, y uno de los principales rasgos que crean nuestra Matrix, nuestro marco de referencias, ese engaño generalizado con el “ex”. Y también porque establece o ayuda a establecer un reparto que vamos a superar: el que existe entre ficción y realidad: aquello que podemos sentir, cuándo lo podemos sentir y cómo lo podemos sentir/expresar y según ante qué o quién lo podemos sentir/expresar…, en este reparto —este marco de referencia constitutivo de nuestra “percepción” más básica— es muy importante la división ficción/realidad. Esa división tan básica estaría muy mal fundada. Ese “mal fundamento” es, además, algo hecho a propósito, ya que, desde siempre, habríamos estado manipulados («ÁDAM» significa al parecer animales, en sumerio).

En el tema ET, nuestro único problema, visto con nuestra visión clásica de todos los días, la que nos dice que el Universo es hostil, básicamente se va degradando solito…, que todo cuesta mucho esfuerzo…, que todo se debe básicamente al azar de por ejemplo la química…, nuestro único problema bajo esa visión asesina tendrían que ser, en buena lógica, los “viajes espaciales”, es decir, las supuestas limitaciones físico-tecnológicas para poder viajar interplanetaria-interestelarmente. Y es el único “problema” porque nosotros mismos somos ya un ejemplo en parte de seres “extraterrestres”, pues fuimos capaces de salir del planeta, y somos ya “consciencias noosféricas”, y no solo biosféricas (animales, plantas…), o “materiales”.

Así, el tema ET no es tan problemático, sino que se nos muestra así en nuestro marco porque tenemos la sensibilidad estructurada por él, es decir, por una cultura con un reparto determinado y buscado. La industria cultural habría estado muy interesada en que nuestro marco de referencia esté constituido por un ingrediente tan básico como es el de aquella división actual: ficción/realidad.

¿Qué es lo que nos hace estar tan seguros de que aquí nunca hemos estado “solos”? Lo hemos comentado ya, algo, arriba: las experiencias internas, las de la consciencia. Hay gente que ha sido digamos que “abducida” no físicamente, sino mentalmente.

Parks

Un caso excepcional de enseñanzas de “extraterrestres” (que en realidad estaban antes en la Tierra que nosotros) sería el que sufrió Anton Parks, que durante 10 años, a partir de sus 14 años de edad: estuvo experimentando visiones diariamente, no buscadas, y que transformaron al principio para mal su vida al completo.

Es como si a Parks le hubieran sumergido forzosamente en experiencias vitales de seres no humanos pero que precisamente fueron los que trabajaron con nosotros, los que nos medio-crearon, realizando pequeñas pero sustanciales modificaciones y mezclas de genes que ya estaban aquí, con de genes de “otras especies”. Se trata de lo que llamamos nuestros primeros “dioses”, los de por ejemplo la época sumeria, que eran seres reales (Enki-Ea en “la facción buena” (de los planificadores para la Fuente), Enlíl (= Satam), An (Yaveh sobre todo en su faceta castigadora/arrasadora) y las importantísimas planificadoras y/o ex-planificadoras femeninas de la misma raza reptiliana: Ninmah-Serkit, Nammu-Mamítu-Nut (esencialmente en la facción “buena” y desaparecida hace mucho tiempo)…, Dim’mege-Lílith…).

Anton Parks ha terminado entendiendo y explicándonos cosas sobre historia y lingüística (las lenguas, palabras principales en muchas de ellas, están codificadas en el silabario sumero-akadio) que han solucionado muchos temas…, y que, convencionalmente, o bien aún no se “saben”, o bien no se quieren saber y/o “están debatidos”. Los seres que le “poseyeron” serían unos de los principales protagonistas de la historia humana sobre la Tierra.

Este tema de “dar como válidas” tales “abducciones mentales” (también existen las de los pleyadianos, y algunas al parecer también con mucha “verdad” detrás), este tema, en occidente, aún nos chocará mucho, pues el estatuto, la importancia, de la consciencia en el Universo la tenemos bastante “disminuida”; y en parte debido a nuestro reduccionismo legendario: ver la descripción de al menos dos tipos de reduccionismo en el texto de Wilber: “Sexo, ecología y espiritualidad”: existe también el reduccionismo sutil, muy importante, catastróficamente importante, en la actualidad.

No aceptamos aún bien “los interiores”…, los proyectamos siempre hacia el lado de lo exterior, en relaciones “sistémicas” y exteriores entre elementos físico-materiales: cerebro, química… Occidente “castró” todo un lado de la realidad; Wilber lo explica muy bien, pese a que su paradigma, en general es aún demasiado “solo humanos”, demasiado académico y evolucionista, y por tanto no nos vale “del todo” en realidad.

La consciencia parece que puede “hacer” cosas que aún nos es difícil concebir; o bien, es un terreno con fenómenos que a nosotros se nos prohíbe “por sistema” siquiera el concebir…, y ello debido en parte a la anteriormente comentada “proyección” abusiva, en occidente, de todo un lado de la realidad sobre otro más reducido (la destrucción de parte de la realidad que se prolonga aún en nuestros problemas con las “emociones”, la sinceridad, la “transformación interior”…).

Así, estas abducciones de consciencia se habrían dado realmente. Podemos admitir por un momento que responden a algo real, es decir: abrámonos a ello por un momento; serían algo más que meros “sueños” de individuos “locos” —es decir, que sería clasificados a veces como “locos”, en nuestra convención más “normal-normalizadora”. En esas abducciones se nos ha presentado la visión del Universo que hemos relatado al principio. Esto es lo que vamos a aceptar, si queréis, como hipótesis, pero porque vibramos con ello, es decir, cada vez más lo “sabemos”, más y más profundamente.

A las experiencias interiores, “occidente”, no parece haberles tenido mucho aprecio últimamente (hablábamos de masacres incluso). Así que debemos recordar que estamos por defecto sesgados hacia ese mismo desprecio, todo el mundo, normalmente. Y recordemos también lo que ya dijimos: con la experiencia de por ejemplo Parks se han solucionado cosas reales en historia y lingüística “humanas”.

Necesitamos abrirnos a comprobar por nosotros mismos, es decir, a ver si es todo nuestro “ser” quien vibra o no con este nuevo “saber”, que afecta tan básicamente nuestro marco de referencia. Parece necesario acceder a pensar, racionalmente, a contemplar racionalmente, la posibilidad de ver que lo que reacciona con desprecio en nosotros, con ironía, incredulidad, etc., puede sencillamente ser un marco transformable, del que ya hemos hablado…, un reparto que necesitamos cambiar, uno muy particular, susceptible de evolución histórica.

En mi caso todo mi ser vibró con ello gracias sobre todo a los detalles de Anton Parks. De hecho, casi ha conseguido que debamos en parte desafortunadamente cambiar y radicalizar algunos aspectos de la búsqueda del “plan de vida” y/o las “compañías”. Si bien no hay que ser “muy intolerante”…, aún hay que hacerse a ello, o mentalizarse, para poder estar entre tanta “mentira”, tanta «mala vibración» (sobre historia, salud, física…) y sin poder decir nada a los seres más allegados. Puede resultar muy triste tener que compartir la vida forzosamente con seres que a veces se ríen de ti. No lo hagáis si podéis, busquemos. Además…, la soledad, ¡no existe!

Esta versión de la realidad, la que ya nos entristece, queda pues radicalmente transformada y que creo que puede, por otra parte, permitir el poder crear proyectos, “aguantes”, historias, muy liberadoras, librándonos con fundamento de muchas de las neurosis sociales: sobre la economía, la energía, la historia…

Así, se puede “vibrar” de una forma muy diferente, y, además, en esta “ascensión” en “vibración”, puede que nos vaya la vida sobre el planeta…, y si es que queremos transformar algo —viendo el estado de degradación de tantas y tantas cosas que prácticamente solo sirven para la destrucción, con la manera actual de plantear el tema en los aspectos ya comentados arriba.

“Todo” cobra entonces una especie de claridad renovada y renovante; y es eso lo que parece que siempre sucede con lo que tradicionalmente hemos llamado “verdad”, verdad que es en realidad un proceso, y que remodela, revitaliza, el mundo, el que sea que “toque”, de formas radicales. En este caso, tal mundo, atañe a nuestras concepciones más fundamentales sobre “la realidad” y la historia “humanas”. La “evolución humana” queda radicalmente transformada en una historia mucho más coherente, y en realidad más “lógica”, pues parece que para “explicar” la evolución humana no hay más que hipótesis en realidad muy burdas.

Entonces, si damos poder validatorio a la consciencia, y si aceptamos el hecho de que ésta puede ser capturada por otros “campos de consciencia” que sepan cómo hacer tal cosa…, entonces estamos delante de nuevos HECHOS que debemos aceptar para una racionalidad más allá de la racionalidad al uso. Se trata de la siguiente etapa de la racionalidad, la que por ejemplo Wilber llama “transracional”, la que ha integrado el espíritu con la vieja razón anquilosante…, y con el resto de componentes de lo humano y lo planetario o incluso cósmico.

Pero a occidente es lógico que le cueste mucho contemplar los métodos internos y las prácticas de transformación de los sujetos (mísiticas, meditativas…, hasta llegar a estos “viajes” que proponemos aquí como hechos que proporcionan datos objetivos importantes) como algo que pueda tener el poder de validar algo.

Pero el tren ya está en marcha, y quizá no deberíamos dejar por nada del mundo que por ejemplo una especie de fascismo mundial pare dicho tren; sería muy empobrecedor: las experiencias interiores llevan acompañando al ser humano desde siempre, pese a que nuestros gestos colonizadores hayan intentado literalmente arrasarlas y/o ponerlas siempre bajo su control o atenuación normalizantes:

– en América, a base de matar las gentes que al parecer guardaban unas experiencias muy ricas y maduras.

– en “Oriente”, a base de, aparte de lo mismo que en todos lados al sujetar y/o matar bajo imperios ya copados por “el Mal”…, en Oriente…: reducir a moda el tema, apartar el “tema espíritu” en el cajón de “lo oriental”, “lo religioso”, “individual”, “auto-ayuda”…

– en Occidente, con el imperialismo traducido en la famosa razón instrumental, compuesta hoy por todos esos otros trenes/dispositivos, donde “hay que” estar, hay que meterse sí o sí de cabeza (economía, redes y conceptos sobre la energía, la salud…), que arrasan con nuestras consciencias más lógicas, simples y “puras”, pues éstas saben, éstas nunca pararán de decirnos con su vocecita interior, tímida y segura, que el Universo no es un lugar hostil, tal y como sin embargo sí presupone “nuestra” civilización de la explosión; el universo es más bien un mar de consciencia automanifestándose en los millones de formas en que lo hace, y en esas escalas verticales de belleza, creatividad y amor.

Es lógico que despreciemos las experiencias interiores, el “alcance” posible de la consciencia, la dimensión vertical o de profundidad (que diría Wilber) que ésta permite. Es lógico por una parte porque como seres criados por esta civilización industrial, para bien y para mal, estamos acostumbrados a un nivel de “hacer” muy bajo (por ejemplo mucha gente ni siquiera cocina). Así, es como si necesitáramos priviliegiar el hacer. Pero esto a veces tiene como resultado una especie de desfondamiento, de “des-espiritualización”, increíblemente triste. Es un rasgo quizá típico de eso que se llama la modernidad, y del que hablábamos antes: sobre el privilegiar las relaciones entre exteriores, superficies, etc., aplanando todo a “sistemas” de relaciones, creyéndonos meramente imbricados como una hebra más ahí… etc. Por ejemplo, los “burgueses” como Engels —o Marx— en aquella época en que las clases se diferenciaban mucho más de este modo…, Engels, tenía esta frase, citada por Wilber, donde se decía literalmente que: “la política es nuestra religión”.

Pero aquí se trata de ver la modernidad de esta división, y combatir contra ello. Ni política ni religión: transracionalidad.

El “hacer” te lleva a privilegiar sin más el lado que de hecho ya es el privilegiado, por tu civilización, es decir: el del mismo gesto que nos ha llevado al caos actual. La dimensión de transformación interior es lo que en el propio occidente se ha tenido que sacar a la palestra, con todos esos debates y estudios sobre el significado, la interpretación…, pero se ha hecho a trancas y barrancas en un medio altamente hostil (retratado en parte por aquel nuevo “fanatismo” de…: “la política es nuestra religión”). Un medio con por ejemplo los citados “burgueses” o “post-burgueses” postindustriales, que se sienten al parecer muy a menudo culpables sobremanera, y que deben “salvar al mundo” en la seria objetividad moderna de las relaciones exteriores y elementos objetivos del medio que crean las condiciones de reproducción para un sistema injusto. Así, en realidad, se salva el marco referencial profundo, y todos terminamos en parte y en realidad “luchando” por mantener las reglas del juego: los dispositivos del imperio, con su economía…, su “salud” infame…, sus modos “falsos” e irrisorios de comprensión “científica” en temas como el de la “energía” o el de la “educación”…

Con ello pues estaríamos perdiendo la “integralidad” de la transformación necesaria…, mediante el prolongamiento de los gestos civilizatorios básicos en esta civilización que se “guía” por la destrucción, por la promoción del caos en forma de dispositivos que se quieren neutrales y son caotizantes: la economía…, etc.…: con todo su “paradigma” basado en que el Universo es hostil.

Ese medio ambiente, donde se ha tenido que hablar sí o sí de “dimensión interior”, es pues a veces altamente invivible e infumable, con tantos complejos o “post-complejos”, y tantas contradicciones necesarias y características de nuestra civilización. Por ejemplo, los adoradores de lo académico que tienen que “odiar” un poco la universidad…, o los pragmáticos que “tenemos que ser” siempre, un poco, todos…, y que debemos olvidar siempre las “dimensiones espirituales” ya que “hay que comer mañana…”, o bien “tienen que comer esos pobres”, a quienes vamos a salvar con nuestras mentes y las mismas herramientas que les han llevado hasta donde están: más civilización de la destrucción/explosión, perpetuando por ejemplo, aún, la “razón instrumental”.

“Tenemos que” darle importancia, pues, al “hacer”, por supuesto, pues se ha industrializado todo de cabo a rabo y “habrá que” problematizar esto…, pues se ha llegado al punto de haber industrializado las emociones; es decir, volviendo a lo de antes, se ha industrializado el reparto de lo que se puede o debe sentir ante las cosas mediante las llamadas industrias culturales. Hemos fijado en esquemas “industriales”, “urbanos”, el reparto entre ficción (ir por la tarde, aburridos o no, a ver una película de “ciencia ficción”) y “realidad” (ir por la mañana a por ejemplo “educarnos”, es decir, a aguanter el enésimo “rollo externo” y plagado además de falsedades e “ideologías” que se pretenden “no ideológicas”…, un rollo que te separa aún más del “hacer”, en esta industrialización de “todo”…, y además hemos de aguantarlo viniendo de un señor/a que a veces está allí delante soltando eso en que encima no cree solamente por dinero, por el sueldo, “para comer”).

Las emociones son lo que nos permite desindividuarnos para volver a individuarnos de una forma mejor o más creativa. Pero cuando las emociones son industrializadas, “atomizadas”, entonces el proceso pasa a ser simplemente desindividuante: muy a menudo no existe, “a la vista”, en tanto esquema posible, en las consciencias individuales, algo “colectivo”, o la o las herramientas colectivas donde “rehacer” tu individuación de forma virtuosa, que recomponga el mundo y lo haga más vivible, mejor. El paradigma era el emocionarse solo, en el sillón ante la película de la televisión…, o en el cine…, y esas “categorías” culturales, colectivas, que han ayudado a desindividuarte, no van a estar en el ciclo siguiente de individuación a tu disponibilidad para que nada “colectivo” se individúe virtuosamente: es una industria, se mueve por el aumento de beneficios, etc.

Este mundo se lleva ya mucho tiempo desmoronando. Y entre broncas y más broncas, las que tengamos entre nosotros…, o bien entre buenos encuentros y buenos encuentros…, la gente intentáis o intentamos ya, y se consigue, parcialmente, cada uno en alguna cosa, “construir” algo de “otros mundos”.

Pero aquí hablamos de lo que sería necesario pensar y hacer, a la vez, acerca de los principios, el pegamento del nuevo mundo a construir: pues todo tiene una jerarquía, unos principios; si las concepciones occidentales sobre la energía, la salud, y su historia (de historia es de lo que tratará sobre todo este artículo sobre “realidad”), están rotundamente mal, tal y como de hecho lo están…, entonces no hay ninguna vuelta de hoja, y entonces, en buena lógica, habrá que, aparte de cuidar la transracionalidad conseguida integrando el espíritu (desengañándonos del reparto viejo y dañino entre política y religión); habrá que reordenar “todo”, con otras “jerarquías”…, y no con las actuales, donde ganan las del dinero, dinero que se pretende no ser una jerarquía, con esa naturalización supuesta del “mercado”, con esas burdas falacias.

El salto de consciencia que configurará lo que parece que va a ser nuestra próxima “era”, repartirá de manera radicalmente diferente muchos ingredientes…, o si no, quizá ni siquiera “sobreviviremos” en tanto “humanos” (como mucho quizá sobreviva un sistema mundial semi-robótico, después de, por ejemplo, haber sido inyectados a todos los nuevos individuos humanos, mediante vacunas, los microchips casi indetectables que ya existen para tal uso “robotizante”).

Lo queramos o no parece ser la nueva era de los “abducidos”, los “poseídos”, la era de un Universo no contemplado como hostil, y que habría que construir con un “hacer” y un “sentir” a todos los niveles, tanto de los modernos de “lo instrumental” como de los niveles del interior de ese “nosotros cultural”; es decir, también desde lo más “alto” de nuestras capacidades (trans)racionales. Así podríamos quizá integrar Gaia, y ser por ejemplo verdaderamente ecologistas, etc. Pues como dice Wilber, es la biosfera lo que está dentro de la esfera del espíritu, de la noosfera. Y no al revés. El espíritu es un fruto de más, un añadido lujoso y precioso a la vida (aunque en realidad esté también “al principio”), está “fuera” de la biosfera, es ya “extraterrestre”: si lo destruimos no desaparece la biosfera, solo nuestro espíritu, pero si destruimos la biosfera desaparece tal espíritu: la biosfera está dentro de la noosfera: si explota esa caja interna, explota la de fuera, la del espíritu, pero no al revés. Se dice que, o bien nos hacemos cargo de esta realidad, de la realidad de esa dimensión vertical: la del «espíritu, que no está dentro de la biosfera, que es un “algo más”…, o bien no parece haber solución para “Gaia”.

Y la “razón” física de todo esto (razón de la “nueva física”, esa que nos suena a música demasiado celestial, pero que parece ser así…) la razón es que el Universo es consciencia, un hojaldre de consciencia (Amor creativo autocontemplativo).

Un “panorama” sobre el resto del artículo “realidad”

Primero habrá una sección de «Actualizaciones». Ahí iremos al grano en cuanto algunos autores y sus tesis, textos, etc., y daré de golpe una versión que parece algo muy a considerar: con bastante “seguridad” sea eso lo que sucede hoy y lo que sucedió desde hace mucho tiempo en el planeta Tierra.

En la cuarta parte haremos una especie de catálogo y revisión de todo lo que se nos ocurra —o lo que podamos recopilar— a la hora de descodificar «la Matrix».

Y en la tercera parte…:
como «herramientas», para «entender» todo esto, a alguna gente, y según «de dónde vengáis»…, quizás os baste o necesitéis primero en realidad ver e interiorizar algo, sin prejuicios, algo por ejemplo las conferencias que enlazamos, de Haramein, en el artículo de reserva de enlaces (buscar allí “Haramein”), y que la tercera parte está en parte encargada de «parafrasear» y de ir completando y/o criticando.

Insistamos: acercarse a todo esto sin prejuicios es algo extremadamente difícil, si no imposible, como comprenderéis si seguís leyendo y habéis leído lo de arriba. Nuestro «adiestramiento», nuestra programación, en «la versión convencional» de las cosas —que no se sostiene en realidad más que por ser el adiestramiento “oficial” y extendido: «el cuento de todos»— nos predispone a sufrir una especie de disonancia cognitiva, extrema, con respecto a temas que se salen aparentemente de la normalidad, pero que, muy a menudo, imprimen mucha más lógica a nuestro conocimiento o incluso a nuestra vida, por pavoroso que a veces pueda resultar.

II Parte: Actualizaciones: acumulando hipótesis y presentación de algunos “documentos esenciales”

En este apartado haremos una acumulación de “lo que hay que tener en cuenta” o lo que intentaremos ir barajando para conocer acerca de una “Historia” que realmente nos ha sido robada.

A.- Genes

Antes de nada, esta hipótesis es tan importante, que pongamos ya aquí lo que es seguramente “lo mejor” que he encontrado y de lo que ya hemos hablado: Parks. De resultas de ello, y coincidiendo con otros autores como Icke, la situación de la Tierra, de la “vida inteligente” sobre la Tierra, ahora mismo es la siguiente (sería increíble…, pero cierto, muchísimo más cierto, al menos, que la versión ridícula de la historia estilo “solo humanos” que tenemos hasta ahora):

Fuimos manipulados genéticamente por seres reptilianos (por lo menos por ellos, los Gina’abul de Parks) en varias ocasiones.

Así que digamos que somos en parte homínidos y en parte “modificados” (aunque los neandertales al parecer también fueron modificados por entidades similares). Es decir, alguien (de los que llamaron “dioses”, pero que son, recordemos, en este caso, reptilianos “inteligentes”, una “civilización”) nos modificó para —por un lado, y al parecer— servir por ejemplo de “trabajadores”; las modificaciones de anteriores homínidos a veces no habrían tenido a veces tanto ese lado “servil”, “utilitario”…, aunque al parecer algunas modificaciones o manipulaciones todavía “peores”, como queda reflejado en los textos de Parks sobre la utilización del Homo erectus por los llamados Kingús rojos.

Tenemos testimonios orales y escritos al parecer por todas partes de que siempre estuvimos en contacto con otro tipo de seres, y que son en realidad aquello que, aunque hayamos llamado de muchas maneras, siempre es todo lo relativo a ese fenómeno de “los dioses”. Es decir, siempre, todos los relatos fantásticos (naves…, dragones…, formación del ser humano…, etc.) tendrían algún resquicio de base real.

En nuestro arrogante mundo moderno han sido impulsadas todas las versiones que no coincidían con las de los indígenas o las de los testimonios de “los antiguos”; así, hemos despreciado testimonios a veces muy detallados que vienen de tiempos muy antiguos: de los dogones, los zulúes, los hopis, etc.; o bien, fueron paradójicamente impulsadas todas las “versiones” de la realidad que no coincidían con la literalidad de las miles y miles de tablillas mesopotámicas… o con muchos otros escritos tradicionales de nuestras civilizaciones.

Se trata de una gigantesca manipulación. De un sembrar el caos a conciencia, caos y miedo, como vemos. El mundo está al revés. Es así de fácil.

El “homo sapiens” sale pues de ahí, y, por otra parte, los “homos” en el Universo en general y en la Tierra en particular existen desde hace mucho más tiempo del que arrogantemente nos creemos.

¡Pero mucha atención, obviamente, estos seres que en parte nos crearon no son todos ni “buenos” ni “malos”!

No hay que demonizar, demonizar recarga nuestra “parte mala”, nuestro llamado “cerebro reptil”…, y nos ata a la “dimensión” de la que depende el Poder hoy.

B.- Tierra hueca

Este planeta está hueco como todos o casi todos los “planetas” (aparte de tener cavernas enormes y con construcciones insospechadas, tiene una parte interna, un hueco central).

Además, podría seguir habiendo vida ahí abajo (entre otras cosas vida reptiliana “inteligente”).

Apartir de ello es muy lógico plantearse que, si uno o varios tipos de vida “consciente” aún están ahí y en el sistema solar…, y tal y como están las cosas aquí arriba (entre otras cosas debido a las manipulaciones milenarias de la facción negativa reptiliana), es lógico que se haga o manipule todo lo posible para que no nos enteremos de que “ahí abajo hay algo”, y que es un lugar donde incluso se podría vivir, y del que se pueden extraer “recursos” (con la estúpida forma de usarlos que tenemos instalada tradicionalmente en la civilización moderna, una instalación que no se debe solamente a la consciencia de “humanos”).

Tengo delante este agujerito negro en el polo, pero mejor no hablemos de él (y si nos cuentan lo que es, alucinaréis por la versión tan tonta oficial que dan)

Así que nuestra “política” global es algo inmensamente embarullado; la maniobra de la “exopolítica” vuelve a desinformar o querer manipular, como en el caso de “los extraterrestres”, aunque solo sea meramente por poner ese prefijo “ex”-“exo”, ya que siempre estuvimos “acompañados”, tanto en la Tierra, en todas sus partes, dentro y fuera, en las cavernas…, como también en el sistema solar (y obviamente en las capas-dimensiones de las que hablamos). El Universo está bien repletito de consciencia, y encarnada de mil maneras, como creo que venía a decir Giordano Bruno antes de que le quemaran.

Por ejemplo existe la teoría, por el relato en el al parecer famoso diario del almirante Byrd, de que ahí habría, para empezar una especie de imperio de seres humanos más avanzados dentro de la Tierra.

Aquí hay que tener cuidado. Por lo que Anton Parks ha recibido y por lo que sabemos de las decenas de testimonios que al parecer recopila David Icke, los reptiles puede que tengan unos cuerpos muy “poderosos”. Esto quiere decir, que por ejemplo contienen eso que aquí arriba llamamos “poderes psíquicos”.

Al parecer, y por raro que suene, estos reptiles son capaces de hacer que veamos lo que ellos quieren que veamos (y quizá que esté dentro de nuestro “usual”). Es decir, si quieren manifestarse a nosotros como un ser humano rubio alto con los ojos azules, lo podrían hacer. Es decir, podrían controlar nuestra mente en tanto que es fundamentalmente proyectiva, podrían navegar a placer en el inmenso mar del inconsciente que es de donde extraemos la “norma de proyección”. Es decir, no solo estamos hablando de seres metamórficos, sino que entre sus capacidades estaría esta, que es algo que podríamos describir o intentar comprender como un “acceso directo” y controlado a los campos mórficos en un nivel más etéreo-profundo —e “intermedio” en cierto modo— con respecto al de una metamorfosis real —metamorfosis que sería el fenómeno que se da en el caso de los metamórficos y en esa relativa posesión de las “élites” humanas de nuestro planeta mediante una especie de zombificación y/o control mental de diversos tipos.

Así, la historia sobre todos los tipos de “humanoides” que aún habría dentro de la Tierra puede ser muy compleja. Bien puede tratarse de los reptilianos de “la realeza”, los “albinos”, que podrían tener una base quizás en algunas zonas del interior de la Tierra, y estar entrenados o prevenidos sobre “lo que tienen que hacer” en caso de contacto con “el exterior”.

El relato de Byrd, además, se podría entonces usar para justificar el tipo de escenarios engañosos que se comentan en “discriminando desinformación…“. Lo digo en parte porque en Parks se sugiere que, al menos en el tiempo lejano que correspondería a sus “flashes” diarios no buscados, la parte del hueco central terrestre estaría habitada o fundamentalmente comandada por una civilización reptiliana que también tendría grandes problemas y un trabajo “diplomático” intenso, como nosotros, con los “dioses” también reptilianos, que aún nos estarían manipulando hoy, ya sea muy directamente, o bien de forma más indirecta, como se sugiere en las divulgaciones de Icke… Es decir, tal civilización estaría quizá todavía en problemas con:

1.- la “parte patriarcal” (“patriarcal” al parecer por básicamente haber reaccionado hace milenios contra un sistema que privilegiaba las hembras de su raza) de los reptilianos, la que en un principio nosotros los humanos frecuentábamos físicamente por ejemplo en Mesopotamia (An, Enlíl/Satam…, vamos, la parte “negativa” del “Yahvé” de la Biblia —libro desinformador como pocos pero que contiene muchos hechos reales aunque desfigurados).

2.- los otros tipos de reptilianos que estaban en el sistema solar antes que llegaran los Anunna (de tipo albino, etc.).

Por cierto, a cuento de la desinformación, el siguiente paso que suponemos que habría que dar, realmente, es ver toda esa desinformación tan importante por su papel en la Historia y en nuestra “mente colectiva”…, la del estilo de la Biblia…, como rituales, efectivos, de una especie de Magia Negra “cultural”, Magia con nuestros campos mórficos culturales, simbólicos, etc. Lo « emocional-mental-“etérico” » sobredetermina “lo físico” (como debemos precisar todavía más en el artículo de “medicina”, a corregir, que pretende introducir todo esto pero “desde occidente”, es decir, mediante “el descubrimiento” Hamer y las particulares de tal hallazgo).

C.- El Mal, lo negativo

¿Por qué están tan “mal” las cosas aquí arriba?

En parte por manipulaciones: siempre hemos sido manipulados para trabajar para los “dioses”, que no eran otros que una facción de reptilianos: los “negativos”, Enlíl/Satán y los Anunnaki. Satam (leído “Shatam” al parecer), quiere decir ‘administrador territorial’ en lenguaje “sumerio” o proto-sumerio.

Quizá esta facción haya terminado por quedarse con la administración general y semi-indirecta de “lo de arriba” (lo que no es el hueco central terrestre, incluyendo las dos primeras capas-dimensiones principales (del Multiverso) anteriores a la nuestra, según lo visto por Parks). Y no sabemos si quizá haya aún otros, ahí abajo, como dijimos, que en parte se sigan sintiendo un poco descendientes simbólicos de la “parte buena”, que también nos ayudaba en nuestro progreso en cuanto a saberes/espíritu…: Sa’am/Enki/Osiris, Mamítu-Nammu…

Estos posibles reptilianos de la civilización del hueco interior central terrestre, bañado por el sol interior, civilización que sería esencialmente “matriarcal” y “pacífica”…, y si siguen ahí…, seguramente nos vean como reflejo de “lo patriarcal” de nuestros “amos”, o semi-amos, ahora en la sombra (en cavernas, en algún otro planeta a determinar (en su hueco central), y/o podrían estar segura y básicamente también en la 2ª capa-dimensión del Multiverso, tal y como dicha capa se puede presentar en la Tierra).

Hablábamos de los reptilianos “positivos”. Éstos o bien fueron asesinados, o bien a su “versión de las cosas” se le hizo la vida bastante imposible. Desde ese momento esta versión ha sido ayudada desde fuera, con intervenciones del tipo de “experiencias interiores” y abducciones de consciencia de las que hemos hablado antes.

Pero, seguramente, alguno de sus descendientes o ellos mismos, los directamente relacionados con aquéllos que fundaron Egipto (que no es en lo fundamental lo que se nos ha quedado como “sentido común histórico”), están en algún lado…, y se acuerdan, perfectamente, de todo. Quizá vean con inquietud el posible destino, la jugada que tendremos que llevar a cabo, en esta “nuestra” parte de arriba y en esta capa-dimensión: la cual, increíble pero ciertamente aún estaría básicamente en manos de An y de Enlíl/Satam, o bien de sus derivados…, o bien de ellos y los reptilianos de piel clara…, los de su “realeza”…, etc., y en manos por tanto de sus “juegos patriarcales” (esa concepción base del “Universo hostil”…), y ello mediante sus ayudantes más directos: las élites que copan “instituciones” como los bancos, etc., etc., que son además más o menos conscientes de lo que hacen, es decir, también con diversos grados de consciencia sobre cómo están o no involucrados en una historia que no tiene nada que ver con las tonterías que nos echan, a los Ádam, en la escuela…, y ello, pensemos también “biológicamente”, aprovechando por cierto, como cuenta Icke, digamos: nuestra parte “reptil”, en nuestro cerebro reptil…, tan estimulada en esta sociedad de la competición/sobrevivir…, de los “recursos”, la “economía”…, y cierta “des-sacralización” de todo y todos.

D.- Guías
Estamos siendo pues guiados, hoy, a través de visiones, “canalizaciones”, etc., por muchas consciencias/seres de este Universo…, Universo en el cual existen al parecer muchísimas formas de “vida”, y no solo en el “plano”/capa que conocemos, sino también extendido a lo largo y ancho de algo mucho más “etérico” y que nos disuena sobremanera: las denominadas desde siempre «dimensiones», en los saberes digamos más “esotéricos”…, y que son lo que arriba llamamos ‘capas’.

En este tema, el propio Anton Parks habla de Barbara Marciniak. Así que depositaría confianza en los testimonios de Marciniak (pues los de Parks son extraordinarios y si Parks ha visto algo provechoso en Marciniak en cuanto a vibrar con ella, con el mensaje, quiere decir que hay algo —a Parks sus visiones, pese a que parecen muy objetivas, visuales, históricas, también le han cargado de una “espiritualidad” que proyecta en sus textos de forma bella y sencilla).
En este tema he hojeado los testimonios y elaboraciones de Amorah Quan Yin, y me han gustado mucho.

No tanto por ahora los de Barbara Hand Clow (pero creo que las historias que tiene con la astrología son importantes), pues lo que he hojeado de Hand Clow me ha parecido a ratos como siendo a veces unos inventos demasiado forzados…, como si se quisieran imponer “tesis históricas”, como aquella de Zecharia Sitchin sobre Nibiru, una tesis que ya no se sostiene (aunque el hecho de que haya habido una explosión en el sistema solar no hace mucho sí que está aún en los textos de Parks (que dio origen a la posición actual de Venus —antiguo satélite (Benu) del planeta explotado (Mulge)— y a otras reorganizaciones). Es curioso cómo en Sitchin tenemos todos los ingredientes, pero se ven como si estuvieran mal ensamblados, parece quizá que fue hasta aposta, para desinformar, y crear la primera versión, falsa, del tema que iba a salir sí o sí, preparando el terreno del caos que tanto gustan de preparar las potencias patriarcales de este mundo).

Quizá Hand Clow sí que haya servido de “puente” para alguna consciencia que “no es de este planeta” alguna vez en su vida…, pero en textos como «Cosmología pleyadiana», su lado cerebral “lógico”, en concreto en la cuestión sobre Nibiru, era quizá lo que le obligaba a insertar esas teorías que vienen de ex-prestigiosos historiadores, como Sitchin —insistamos.

Por cierto, además estas “inteligencias no humanas” también habrían conseguido mezclarse con “nosotros” tras nuestra posible creación.

Como también explica David Icke en sus apasionantes textos (como el de Hijos de Matrix): ellos, híbridos de algún tipo, siguen aquí, y tienen mucha importancia en nuestra actualidad y en la configuración de toda nuestra historia, al menos «a grandes rasgos».

Esto disuena mucho en nuestras mentes, a menudo tan programadas por años de escuela convencional repitiendo sin cesar los mismos tópicos “normalizantes”… Pero basta leer sin prejuicios por ejemplo el texto de Icke que cité para ver que aquí hay algo muy importante.

F.- Más sobre «canalizaciones» y «visiones»

Así que el fenómeno más importante al respecto de todo esto ahora mismo —y que yo haya visto— parecen ser los libros que Anton Parks ha terminado escribiendo sobre la historia de la humanidad. En sus entrevistas [en esta versión, poco legible en castellano, se encuentra algo] cuenta como dijimos que desde los 14 años, desde 1981, se vio sacudido por vivencias de situaciones que no eran de su vida ni “de este mundo”, y fue como si reviviera los recuerdos de otro. Y ese otro podría haber sido nada más y nada menos que Enki (Sa’am/Ea/Osiris…), uno de los «reptilianos» (Gina’abul desde ahora) que más ha influido en la historia “humana”.

Al final, tras sucederle, día tras día, dichas “vivencias”, Parks terminó por indagar en la historia de Sumer, Mesopotamia, etc. Resulta que al final habría resuelto muchos «misterios» por ejemplo en cuanto al lenguaje, y habría dado un increíble y maravilloso sentido general a la historia del planeta Tierra (Uras).

Sus textos son totalmente recomendables, aunque creo que no hay traducción al castellano (¿hacemos una “comunidad” de traducción libre para esto?).

Serían textos de historia.

Parks dice que les dio forma de novela por «comodidad», excepto en los numerosos apéndices y en las notas a pie de página…, o en la imprescindible introducción del primer volumen y la también imprescindible entrevista del final del primer volumen.

Pese a estar en forma de novela, podríamos decir que son mucho más “verdaderos” que Todo lo que teníamos hasta ahora. ¿Por qué? Porque dicho “Todo” no habría dado cuenta de un dato esencial: los dioses eran reales, y de otra “raza”, y manipularon/crearon varias “razas” humanas, tanto genética como “culturalmente” (nuestra “cultura” patriarcal viene de ahí).

Aparte de Parks, ya dijimos, hay bastante más gente que está contando cosas inauditas por estarlas literalmente “viendo”.

G.- Los textos de P. J. Ruiz

Hablaremos más tarde de P. J. Ruiz y sus “posibles relatos” sobre la catástrofe de hace 12.000 años.
Lo digo porque este autor tiene también un texto sobre “la historia en general”, que mezcla posibles sucesos cósmicos con los de este planeta.
¡Pero mucho cuidado!

Allí se nos cuenta algo que nos permite pensar en alguna hipótesis sobre el porqué de que esta gente que convive con nosotros no tiene muchas ganas de que “nos liberemos” (por qué nos ven más de la cuenta como ganado):
– Ruiz narra que quizás, en la luna, hubo bases que sirvieron a una antigua civilización en un tránsito desde su planeta desaparecido, hacia la búsqueda de otros lugares (una civilización de la que se salvarían no muchos “ejemplares”).
Nuestra creación habría dependido entonces de la necesidad que experimentaron de materias primas, para la construcción de elementos que les permitieran la búsqueda.
Y quizá, esta es la hipótesis, “lo más importante” de esta civilización ya se fue…, pero dejando atrás —en la luna y aquí— a una parte de “su gente”…, y quizá algunos de ellos se sienten “traicionados”…, y tienen un poco de resquemor. Sería una hipótesis que contradice la mucho más detallada de Parks; con Parks, prácticamente no nos quedaría casi ninguna duda de que en “nuestra” Tierra, dentro, en la parte interior de este planeta (todos los planetas parecen tener dicha parte, con o sin “sol” interior), habría aún bastante de lo que llamaríamos “extraterrestres” (los mal llamados “extraterrestres”, por tanto).

Tenemos que entender que nosotros, los seres humanos, tenemos consciencia, lo que quiere decir que si es cierto que tenemos una especie de “ganaderos” extraterrestres controlando de algún modo nuestro devenir, éstos no pueden tratar con nosotros muy directamente, pues no somos “solo ovejas”. Necesitan intermediación. Y este habría sido siempre el sentido de adorar y “guardar” a dioses y/o sus representantes/híbridos: reyes, etc.

Hoy en día, este control se ha vuelto muy “pragmático-utilitarista”, impregna todos nuestros gestos a través de los dispositivos de nuestro “imperio” de lo económico, gobierno por lo económico, por así decirlo…, pero seguiría siendo “lo mismo”; si bien hoy existiría una enorme proliferación —proporcional quizás al número de humanos que somos— de sectas satánicas, sociedades secretas, etc. etc., que son quienes de algún modo intermedian poniendo líderes y dictaminando políticas globales que tienden a cada vez centralizar más el “poder” (todo lo que nos impide liberarnos de las coacciones imposibilitadoras en torno a temas como los ya nombrados: la energía, salud…, etc.).

“Defendámonos” un poco de posibles críticas de nuevo:

Igual que se hace “negocio” con cosas vitales, en la humanidad (agua, alimentos, etc.), se hace con todo esto; no cabe duda, nada se libra; por otra parte siempre viene bien desinformar y que reinen caos y miedo.

Y este tema de la verdad es igual de “vital”, ya que nuestra verdadera historia está en juego, está en juego “la vibración” de este planeta: el saber que no “jugamos” solos…, entre “nosotros” —que esto nunca fue de “solo humanos”—…, todo eso es importante para contextualizar el desastre que tenemos ahora mismo como “civilización”, para no culpabilizar y culpabilizarnos, tan bíblicamente como lo hacemos hoy…, para entender bien cosas como “el ecologismo”, etc.

Lo lógico es que primero todo esto se ridiculice, que ironicemos. Estamos programados para ello, es lo “natural”. También es lógico que se desinforme, que se hagan cosas más o menos delirantes, se engañe…, así se salva, como siempre, la “versión” que se nos da “mascada”, “oficial”, con la cual literalmente se nos programa, con la que se nos adiestra literalmente desde la infancia con por ejemplo ese reparto que existe entre ficción y realidad, entre saber popular y saber “realista”.

Pero ya se verá seguramente cómo, algún día, la que se percibirá como tristemente “ridícula” es más bien la versión de que “estamos solos”, la cual formó parte de los rasgos que en nuestra civilización dicha “moderna” se utilizaron para conseguir o intentar conseguir una especie de “estado” fascista mundial.

Lo que hace la “ciencia oficial” —y de forma “gratuita” también nuestras mentes, adiestradas en esta especie de matrix que, ya dijimos, parece ir hacia un estado fascista mundial, y posiblemente via vacunaciones masivas y cosas por el estilo…— es, al parecer desde siempre, un gigantesco esfuerzo básicamente represivo (pues es básicamente eso, en muchos aspectos), y, supresor, sobre todo aquello que atestigua sobre la historia real de este planeta.

Para empezar, como dijimos, no tomamos en serio ningún testimonio de “los antiguos”, ya sean “primitivos” o no, y lo tomamos como a risa: ironía y más ironía…, cinismo…, etc. etc.

Un “asco”, vaya, estamos dando vida a una cultura “moderna” muy arrogante. Es más de lo mismo, forma parte por ejemplo de nuestros rasgos “colonialistas”.

¡Desprogramemos esto!

Ni “religión”, ni “política”: esa es la matrix a la que damos vida casi a cada paso que damos, y en la que nunca estuvimos “solos”.

Esto es una prisión psicológico-técnica, llena de dispositivos tecnológicos, de nuestro imperio, que son todas las “redes” donde nos tenemos que meter, nosotros mismos, para siquiera ser “personas”, “normales”, etc.
¡Que nunca se nos pesque del todo! ¡Viva la verdad, la belleza y la simpleza…, el amor!

H.- Sitchin

En este sentido, en el de la hipótesis de ser “hijos” de los “dioses” que estamos presentando en esta primera subsección, tenemos los textos clásicos de Zecharia Sitchin. Ya hemos comentado algo arriba, parece que fue esencialmente más desinformación caotizante.

Hay mucha documentación en ellos, muchas cosas sugerentes, aunque mucho de ello no concuerda con la versión de Icke y tampoco con mucho de la de Parks —Parks “refuta” explícitamente la obra de Sitchin en ocasiones. Estas versiones de Icke y Parks serían más “actuales”, “reales”. Sitchin, fallecido hace poco tiempo, parecía ser sobre todo “historiador” (no denunciaba, por ejemplo, como hace Icke), y se centraba en todo lo que hay relevante en la “cultura sumeria” para reconstruir un relato más auténtico sobre nuestra historia en cuanto a la relación constituyente que tenemos con los dioses-extraterrestres, y para él tras el “diluvio” de hace 12.000 años (ver tercer punto); y ello pese a que dicha relación habría empezado mucho antes.

I.- Más sobre «Tierra hueca»

Como dijimos, todo esto “debemos” pensarlo también con la hipótesis de la llamada Tierra hueca en mente. Sería muy “lógico” que la “parte contractiva” de la Tierra tuviera un papel mucho más relevante que el que le dábamos hasta hoy.

Sí, esto es también muy disonante, pero por más que nos disuene, quizá estemos ante la posibilidad de tomar consciencia de un hecho tan básico como el que dio el paso de la teoría de la Tierra plana al de la Tierra redonda, en esa absurda y artificialmente “teoría” de la planitud de la Tierra (¿cómo se pudo llegar a eso?).

Recordemos que estaríamos en una larga historia de desinformación, en la cual se nos ha nublado sistemáticamente la vía y la vista para ver cómo es el Universo realmente (planetas huecos, seres “extraterrestres” que siempre han estado “aquí”, el lugar de este planeta en la historia del Universo…, etc. etc.).

Así que todo lo que decimos aquí abajo sobre las posibilidades de una o varias intervenciones extraterrestres a lo largo de “nuestra” historia tiene que ser matizado (con el añadido de la posibilidad “intraterrestre”, es decir, de que nosotros somos una especie de “recién llegados” y recién manipulados).

Así que deberíamos tener que hablar, quizá, de la posibilidad de que, si la Tierra es una burbuja, con otra corteza hacia el interior en la cual sus seres también pueden vivir como nosotros aquí…, y que posee una especie de Sol interno…, entonces, como dijimos ya, “siempre” ha habido vida, e “inteligente”, ahí abajo. Así que parece que la Tierra tiene aberturas, como todo o casi todo “planeta”, más allá de simples volcanes, en las regiones polares.

J.- Hipótesis de la caída de cometas hace 12.000 años: el llamado diluvio, la cercanía de una catástrofe

Más que caída de cometas, para Parks en el caso de los dinosaurios parece haber sido claramente algo artificialmente dejado caer sobre la Tierra para “ajustar” algunas cosas (tras experimentos de ciertos Gina’abul con los reptiles).

Por otra parte, y si hacemos caso de las tradiciones por todo el planeta, fue un astro, que terminó luego por estabilizarse, Venus, quien provocó los últimos “diluvios” y catástrofes. Según las visiones de Parks, fue al parecer un planeta, el llamado Mulge, el que fue hecho estallar básicamente por Enlíl. Alrededor de dicho astro orbitaba Venus, y Venus pasaría tras ello a desestabilizar al sistema solar, y, entre otras cosas, a la Tierra.

Por todo el planeta al parecer se adoraba o se adora a Venus, como para que no vuelva a las andadas…, y para vigilarlo.

Hay otro autor citado por Parks que ya sabía lo de Venus: Velikowsky.

Pero bueno, hablemos del texto “el gran golpe” (ver de P. J. Ruiz).

Dice que es probable que cayera al menos un gran meteorito (quizá de hielo opaco) en el Atlántico no hace mucho tiempo. Así que toda nuestra cultura humana actual sería en parte un inmenso artefacto para ocultar esta realidad tan cercana en el tiempo.

¿Para qué? Para que no tengamos miedo, para controlar ese miedo para el gobierno en la Tierra, mejor dicho; así nos pueden “amaestrar” quizá mejor, en la escuela, con todas esas versiones inventadas de la realidad histórica…, para tranquilizarnos, mantenernos “desespiritualizados”, como dijimos, etc.

Resultaría entonces que otros meteoritos “pueden caer” en cualquier momento, y son difícilmente detectables, al parecer, a no ser que hagamos caso por ejemplo a las profecías de civilizaciones que parecían en realidad más “inteligentes” que la nuestra.

¡Pero aquí nos deben saltar las alarmas, por todo lo que he comentado arriba! Pues, como dije, estamos tanto más “protegidos” como más manipulados de lo que nos creemos, si atendemos a lo que nos dicen todas las personas que han vivido fenómenos “extraños” y maravillosos que les hacen relatar historias diferentes sobre nuestro Universo, como Parks.

De todas maneras, el tema de los diversos diluvios y catástrofes es algo inmenso por sí mismo.

La existencia de estas catástrofes soluciona, en cuanto al “conocimiento”, muchas cosas. Citemos algunas:

Tiahuanaco/Tiwanaku.
Ésta es una ciudad antigua, a 3800 metros de altitud, con lo que parece ser un puerto de mar (!).

También, al parecer, cerca de allí, se encontraron fósiles de ciertos animales junto con humanos, animales que no pertenecen al mismo período según la biología convencional (una biología que estaría también radicalmente equivocada, pese a las apariencias de cientificidad; quizá por ejemplo empezando por muchos de los usos de isótopos para la datación (!)).

– Las tradiciones del “diluvio” serían todas testimonios o narraciones de algo real (más de 500 de tales “testimonios” a lo largo de las tradiciones humanas, dice Ruiz).

De hecho, si leéis textos de “el gran golpe”, o alguno donde se hable detenidamente de la “posibilidad geológica” de esto, veréis que vuestra mirada se transforma, porque si atravesáis por ejemplo la península, prácticamente os saltará a la vista lo sencillo que es:

estamos rodeados de inmensos barrizales de factura reciente, más y más barro, toneladas y toneladas en esas suaves ondulaciones tras el paso violento del agua.

Este barrizal habría sido formado tras la entrada de uno o varios enormes tsunamis —por ejemplo los de hace unos 12.000 años— que “lamieron” las montañas…, escarbaron las cuencas…, crearon esos inmensos cantos rodados que vemos por muchos sitios…, y dejaron los inmensos barrizales sobre los que literalmente vivimos, tremendamente homogéneos, muy fácilmente visibles a veces en los cortes al paso de las carreteras (la imagen, extraída del texto de Ruiz, contiene una representación, sobre un mapa actual, de la entrada de los tsunamis sobre la península, esto es, sobre el resultado de esa entrada (superpone “dos tiempos”, por así decirlo)).

Entonces, habrían sido uno o varios meteoritos (pero al parecer, por lo que decíamos arriba, lo más seguro es que excepto el de los dinosaurios, el resto fue debido en último término (con o sin caída de “grandes piedras”) al paso repetido de Venus, tras el estallido de Mulge) los que causaron inundaciones a causa de enormes tsunamis, además de lluvias ácidas…, terremotos…, “fosilización rápida”…, acumulación en “fosas comunes” de animales, humanos, etc. etc. etc.… y en fin, esos barrizales sobre los que vivimos, y de los que seguramente la siguiente foto que enlazamos aquí será una muestra más (una así de simple; así como la tercera fotografía, del “paradigmático” desierto de las Bárdenas, donde por la erosión sufrida podríamos estar viendo claramente la increíble “homogeneidad del barro”).

Y el meteorito habría hecho que se levantara en muy poco tiempo la tierra de América, dice Ruiz, en su parte occidental, hasta que Tiahuanaco quedó donde está en poco tiempo.

Todo esto forma parte del tipo de cosas que podemos entender si leemos los libros del citado autor.

III Parte: La charla de los videos de Haramein, y elaboraciones en torno a y después de ella

Ahora colocamos un texto, aquí, y que iremos modificando, en el que parafraseamos la larga charla de Haramein, y que era al principio el tema fundamental de las antiguas versiones de este texto sobre “realidad”.

1.- «La realidad espejo»

Lo que sucede es, quizá, en parte que nuestra «cultura» nos «preparó»: por ejemplo con muchas obras de ficción, de ciencia ficción, y dejando así estos temas, que ahora trataremos, para el terreno de «la imaginación», en un gesto muy moderno, de la modernidad: “nos prepararía” para que casi todo lo que se dice o meramente se presenta (rápidamente, sin mucho tiempo) en las citadas conferencias, sea altamente disonante y nos suene a cuento chino —empezando por las precisiones sobre «física», que suenan «demasiado fáciles», tan acostumbrados como estamos a que eso, la física, tiene que ser «algo muy difícil».

Debemos tener en cuenta que los humanos proyectamos nuestra «realidad». Todo ser vivo en parte proyecta su mundo, como un cinematógrafo (pues está dentro de él, en una especie de «bucle de bucles», ahí). Es muy desinformadora esa concepción burda que tenemos de la percepción, con lo de “la luz que entra” por los ojos y pasa a formar una pantalla… No tiene en cuenta la dimensión diacrónica, nuestro ser conformados precisamente por ese bucle, y por tanto nuestra esencial “proyectividad”.

La ficción, la planteada con las películas (que mediante los mecanismos de proyección son proto-conciencias, agentes proyectores de realidad), puede tener el efecto de desactivar la proyección interiorizada de «nuevas percepciones de la realidad», nuevas percepciones/proyecciones (hemos dicho que percibir siempre es proyectar), nuevas proyecciones que bien podríamos albergar en nuestro ser…, si trabajáramos con las hipótesis que se desprenden en tanto que tales percepciones-proyecciones.

Es decir, toda proyección ahí fuera tiene «efectos políticos», modela la percepción; ya que alejar, “en aparatos”, “dispositivizar”, ahí “fuera”, lo que en cierto modo «hay que proyectar», tiene efectos sobre “la sociedad”, es decir, puede tener que ver con “proyectos sociales”.

Los proyectos “del capital”, de la facción patriarcal Anunnaki, son en realidad muy a menudo altamente «anti-proyectivos», son también engrasados con la manipulación de las ficciones.

Por ejemplo una película a cuento de este juego de nuestra civilización sería este título: The Day the Earth Stood Still, con el mismo juego desinformativo de siempre.

2.- Más sobre “verdad”

Sin embargo, todo lo dicho en las conferencias de las que hablábamos arriba es increíblemente simple, lógico, «racional», en un sentido nuevo de «razón», que en realidad es o se acerca a eso que ahora en la «nueva era» se denomina y se denominará «consciencia». Y ya el mero hecho de renombrar así las cosas (con cosas como ‘conciencia’ y demás), es algo que disuena, y que a mucha gente le suena aún por completo a cuento chino, también. Y aclaremos que hasta hace poco yo era el primero al que le parecía “increíble” estar hablando así…, pero que…, por ahora…, os puedo asegurar que ni me pagan ni estoy “vendiendo” nada para sobrevivir (la publicidad de los libros de la portada es gratuita y esta web me cuesta “dinero”).

La «verdad» es algo que tiene lugar, que se planta en el mundo siempre de forma monstruosa. La verdad, cuando surge, suena a algo:
– «sin sentido»,
– «vacío»,
– que no se puede componer con «lo demás»,
– que descompone,
– que reforma por completo cosas fundamentales,
– que cambia los modos de ver el campo concreto donde dicha «verdad» se despliega, de una forma tal que puede dejar dicho campo «irreconocible»…
– O bien, a veces, y en parte como resumiendo todo lo anterior…, suena a algo así como a… “lo que diría un niño”.

Pero lo que aún no sabíamos es que este tema «de filosofía», este tema retomado y transformado maravillosamente por ejemplo por un Alain Badiou (cuando lee de forma sencilla un fundamental hallazgo en lógica, del siglo XX), es decir, el tema de la verdad…, lo que no sabíamos…, es que era además de tan amplio calado.

No sabíamos que al final lo que sucede es que toda la visión de la realidad puede cambiar radicalmente —y ello además con el mismo tipo de «cambio monstruoso» que sucede tras un cierto «plantarse la verdad en el mundo». Y, además, descubrimos con asombro que es esto lo que en realidad se despliega bajo el sintagma: «Nueva Era». Supone algo tan descomunal para la mayor parte de nosotros, los desinformados por defecto (que estaríamos formados, conformados, directamente, muy «carnalmente» por esa desinformación), que es algo casi imposible de ver o creer.

Un posible acercamiento a esa «verdad de nuestra historia», verdad de la realidad, algo que convierte casi todo en algo bastante más interesante, o que «destruye» o descompone, automáticamente, casi todo lo que creíamos que era «nuestra historia», «nuestra antropología», etc.… es el siguiente, que es lo que primero me salió tras ver las conferencias de Haramein, y que quizá a alguien aún le sirva (aunque para mí lo dicho arriba es más relevante en general, pues abajo no tenemos en cuenta con tanta seguridad como ya hemos hecho antes, el tema de que somos (semi)creaciones de esos “dioses” y que aún están aquí).

3.- «Las religiones»

[Este apartado sobre las religiones como veréis ha sido “superado” por todo lo que hemos dicho arriba de Parks]

Todas las tradiciones «religiosas» se basaban en hechos reales (no «todo» sería «real», aunque sí quizás una buena parte), se basarían en hechos que en primera instancia podríamos denominar «tecnológicos», y que tenían que ver con un objeto (o varios). En relación a esto, de forma derivada, esas tradiciones además consistieron en mantener encriptado, en sus enseñanzas esotéricas, todo lo que tuviera que ver con dicha tecnología —y que tiene a su vez que ver con una “estructura básica” del Universo.

El contacto con este tipo de objetos puede ser que tuviera que ver con una especie de visita, real, fascinante, que habríamos recibido. Esos «efectos fascinantes» serían la esencia de aquello que luego entenderíamos como «lo humano» (e indicios de esta historia serían cosas como nuestro discurso sobre lo inmortal, tan famoso en la filosofía griega…, y muchas cosas relativas a dioses, civilizaciones que tanto hablaban de “dioses del Sol”, al parecer…, etc.).

Esta visita «extraterrestre» habría conformado entonces algo básico para «lo humano»: esa fascinación y esa locura con respecto a las estrellas, el cosmos, etc.

Este añadido vital, esta hipótesis añadida, podría ser vital para entender nuestro devenir humano en su plenitud y mayor generalidad, completando de forma fundamental el devenir tecnológico-histórico, etc. Y este añadido quizá da a «todo» un barniz en realidad bastante más «lógico», aunque nos parezca en un primer momento lo contrario. Si se piensa un rato y si se admite un tiempo como hipótesis para trabajar…, quizá lleguéis a sentirlo así: a veces es más “lógico” que pensar que «todo» habría sido una especie de continuo, donde poco a poco nos habríamos «elevado» con ayuda de la evolución técnica/tecnológica, y poco más.

Si molestan mucho estas «hipótesis», intentad entender por qué son tan disonantes. Quizá podáis abriros lo suficiente para ver las limitaciones. Es un ejercicio, todo un ejercicio «espiritual», creo que muy liberador (pese a que nuestra división ficción/realidad nos lo haya hecho algo demasiado disonante). Nuestras cerrazones actuales simplemente se deberían a que la «civilización» no ha hallado aún, y no quiso encontrar o facilitar, «vida» para lo que seguramente en breve sí encontrará y «promoverá».

4.- Vacío

Esos objetos, bien sea narrados en sus «aventuras» sobre la Tierra —o bien teniendo en cuenta dicha encriptación— tienen que ver con la «energía» y la estructura del «vacío». De este «vacío», en estos momentos, la física oficial dice ya haber comprobado que en realidad está lleno y contiene la mayor parte de la “energía”/”materia” del Universo. Para leer más sobre esto ver por ejemplo el artículo: «física», o «vacío»…, aunque mejor pasad a las conferencias cuanto antes —si es que queréis quizá que vuestra vida «cambie para siempre» si no lo hizo ya, y que se haga bastante más «verdadera».

5.- Dioses del Sol

Estos objetos fueron donados a los que habitaban la Tierra por alguien de «fuera» de la Tierra, por unas entidades que muchísimas tradiciones en sus «leyendas» denominaron «dioses del Sol», y que por tanto son quienes al final, directa o indirectamente, estarían tras las omnipresentes pirámides, y tras las civilizaciones perdidas que nombraba por ejemplo el mismo Platón, informado por la élite egipcia: Atlántida, etc. Quizá en realidad lo que hicieran tales «dioses» (se supone que casi siempre a propósito) fuera «mezclarse» con los «seres humanos» que habría habido antes que «nosotros», o, en general, «modificarlos» muy seriamente con la ayuda de lo que fuera (esos objetos, etc.).

6.- «Seres humanos»

Lo que está tras la entrada en nuestro planeta de dichos objetos, también estaría detrás de la «creación» de los seres humanos en tanto que «homo sapiens», seres que seríamos, como dicen los mitos, «hombres» de segunda, tercera o cuarta «generación». Ello tras una especie de Edad Dorada donde dichos objetos, legado de «los dioses del Sol», habrían sido más «ampliamente» usados, digámoslo así, y donde dichos objetos habrían estado enmedio de unas civilizaciones que habrían contenido a unos «hombres», como ya dijimos, bastante diferentes de lo que somos ahora.

¿Qué motivos podríamos suponer que tendrían dichos «dioses» para querer «sembrar» de tal manera el Universo? La respuesta, en las conferencias.

7.- Un ocultamiento…

Tras una primera era de despliegue existe al parecer un motivo para que todo esto quedara bastante oscuro y encriptado en todas las tradiciones.

Y para comprender dicho motivo necesitamos saber lo siguiente:

Se supone que después de la existencia de esas civilizaciones en la que nunca quisimos creer, caería lo que seguramente fue un gran meteorito —y que los «dioses del Sol» permitieron que cayera. ¿Permitieron? Sí, pues además —y como seréis capaces de empezar a entender si véis las conferencias— ocurre que estas cosas no tendrían por qué ser tan «deterministas» como nos parecían.

Dicha catástrofe provocaría después que la mayor parte de los restos de las anteriores civilizaciones quedaran sepultados bajo las aguas —aunque quedarían algunos de esos objetos, utilizados para hacer las pirámides de Egipto, etc., etc.

Y el razonamiento o motivo es el siguiente:

hasta que no adquiriéramos algo más de experiencia con «la destrucción» (como vemos que sucedió por ejemplo de forma masiva en el siglo XX y como ahora sucede), hasta que no se adquiera tal cosa, se supone que no estaríamos dispuestos a ser de verdad habitantes de este Universo con «todas las de la ley».

[aclaración de mayo del 2011: esto no nos gusta nada, por cierto, no concuerda para nada con las versiones más completas de Parks, es culpabilizador…, nosotros somos el reflejo y la co-creación patriarcal de las mentes/cuerpos patriarcales de una civilización decadente de reptilianos que siguen por aquí]

¿Qué quiere esto decir? Pues siendo capaces de usar la «ley física» que tiene que ver con el vacío, su estructura, y ese tipo de movimiento-cambio de «contracción/expansión» en que consiste el Universo en realidad (tal cosa no podría usarse con fines destructivos, sería contra natura).

Y bien, ocurre que toda nuestra civilización actual es de un modo fundamental muy «oscurantista», pues tiene que ver con privilegiar la parte expansivo-radiativa-explosiva en el Universo:
estamos cegados por la luz (en vez de la Luz de las tradiciones religiosas), las partículas (en vez de la dinámica creativa), la materia (en vez de por ejemplo «el Ser» de las tradiciones filosóficas), obsesionados con bolitas girando alrededor de bolitas…, con la radiación…, etc. etc. Así que, por cierto, vemos aquí, con todo esto, que la enseñanza exotérica —es decir, la previa a la esotérica— de Platón, con su especie de: «dejad el mundo de las apariencias», o «solamente el Bien hace ser», era algo muchísimo más profundo —y más simple a la vez— de lo que nos creíamos; es decir, era algo más «verdadero», pues eso es lo que significa «verdad»: cierto movimiento de la profundidad y la simpleza.

8.- …pero sin ningún disimulo.

Siempre habría habido gente que habría tenido conocimiento de esto durante toda nuestra historia de homo sapiens.

Y esta gente es la que quizá, básicamente, habría intentado —y casi siempre habría conseguido— mantener en la confusión a la mayor parte de «nosotros»: con nuestras «universidades», «políticas», dicotomías varias…, luchas intestinas por tonterías, etc. etc.

¿Quiénes son?

Se trata de todas las famosas «sociedades secretas», que tendrían que ver en general con la adoración al Arca de la Alianza, que es el nombre dado al receptáculo donde se guardaba a «Dios», que como vemos en principio no era otra cosa que un objeto físico con «gran poder» y que ahora podemos explicarnos (lo que rodeó al «fenómeno Jesucristo» podría haber sido al parecer una de las últimas apariciones públicas de ese «objeto/Dios»).

Un ejemplo de estas sociedades: los fundadores de los EEUU, los francmasones, y toda su simbología. Dicha simbología, como vemos, no es algo que precisamente se quisiera ocultar demasiado —siguiendo con ello quizá esa máxima de que a veces el mejor disimulo es el de no disimular. Esta es la simbología que podemos ver por ejemplo en los dibujos del billete de un dólar, donde podéis ver reflejados puntos básicos de lo que luego hemos entendido en todas las tradiciones esotéricas y/o religiosas como algo que tiene que ver con aquel regalo tecnológico de los dioses del Sol.

9.- Futuro. 2012.

Los futuros escenarios aquí son de entrada muy variados, las hipótesis pueden ser muy variadas.
El papel central aquí será quizá el del Sol, es decir, el de las «profecías» del 2012, profecías que extraemos de las civilizaciones antiguas —creo que básicamente de la de los mayas. Por cierto que todas las grandes civilizaciones habrían guardado y usado alguno de esos objetos —que suponemos habrían resistido a las enormes inundaciones y demás desastres (la donación de los dioses del Sol sería a las civilizaciones anteriores a las que nosotros conocemos como «grandes civilizaciones»).

El Sol está teniendo al parecer durante estos últimos años una actividad inusual, y llevaría ya un buen tiempo así. Por ejemplo estaría arrojando (y serían datos oficiales) una cantidad inusual de iones aparte de enorme cantidad de «manchas solares» (que son en realidad agujeros directos hacia la singularidad central y que comunican con el correspondiente agujero en el polo opuesto).

[Ahora, mayo 2011, tampoco creemos para nada en la afirmación del siguiente párrafo, ya que el cambio climático también podría haber sido creado con las herramientas tecnológicas del gobierno secreto, estilo HAARP; es muy sucio en general culpabilizar al Sol como aquí a veces se destila]

El Sol estaría por tanto además detrás de todo eso que los medios de comunicación fueron llamando «cambio climático antropogénico», a lo largo del tiempo, y que llevaríamos un tiempo experimentando. Dicho cambio ha sido engañosamente atribuido al ser humano y a su industria, en otra de esas muchas y espectaculares campañas de desinformación en que casi siempre habría consistido nuestra «cultura»/historia.

El Sol tiene un tipo de ciclos que duran 11 años. El año 2001 fue el anterior y el siguiente nos toca el 2012. Bien, pues sucede que éste podría ser uno especial, sumándose a otros ciclos más «generales» del Sol o de todo el Sistema solar; y algo así sería lo que predicen dichas profecías —profecías que en realidad quizá fueran algo que supondría para nosotros otra especie de «regalo» de «los dioses del Sol», que también nos habrían dado una tal «ventaja».

[Esto estaría confirmado por los testimonios de las personas “canalizadoras” de pleyadianos: entramos en una Era nueva donde estamos siendo bombardeados de información para la activación del riquísimo ADN que contenemos y que nos permitirá reintegrar todo y en cierto modo “expulsar” y entender las potencias de la Oscuridad]

Los siguientes escenarios posibles suceden con o sin la ayuda de tres posibles «equipos», en el lado de lo «subjetivo»:

a.- «los dioses del Sol»,

b.- los posibles émulos terrícolas que podríamos ahora mismo tener en la Tierra, ya que una parte de esas sociedades secretas podría ya haber desarrollado alguna tecnología que ahora usualmente no conocemos, y que podría por ejemplo ser utilizada para combatir a los mismísimos «dioses del Sol», que podrían por ejemplo querer ayudarnos (por ejemplo, con el fenómeno de los crop circles se dice que nos estarían avisando de todos estos hechos)…, o bien para poner el punto final, el remate, a la era de destrucción de la que hablábamos arriba.

¿Y cómo? Por ejemplo exterminando a la mayor parte de la población humana sobre la Tierra, tal y como hemos visto anunciarse ya no tan tímidamente con la destrucción llevada a cabo tan gratuitamente en el montaje del 11-S y las sucesivas «guerras» (o la prolongación del absurdo que tenemos ahora como «medicina»), y ello para quizá intentar someter a la Tierra a miles de años más de ceguera, de deudas bancarias, de juegos de guerra y control, etc. etc.…, algo que es quizá ya difícil, por otra parte.

c.- y todos «nosotros»: a quienes nos correría algo de prisa darnos cuenta, de forma masiva, de todo esto.

Y, dentro del terreno de lo que es supuestamente «objetivo», tendríamos los siguientes «hechos posibles»:

el Sol —que ahora da unos curiosos pulsos, como veréis en las conferencias— podría lanzar mucho de su plasma, y formar con ello nuevos «planetas», que desestructurarían lo que vemos ahora como «normal» en la Tierra, con nuevos tsunamis, diluvios que sepultan, etc., etc.

[¡Cuidado con lo anterior! Por todo lo dicho arriba, antes de parafrasear estas conferencias]

O bien puede suceder que dichas eyecciones provoquen el encendido de Júpiter, un planeta que ahora mismo tiene una mancha en su superficie creciendo a gran velocidad. Esto habría sido predicho cuando se hablaba en las profecías acerca de un Sexto Sol, y que en una nueva era a partir del 2012 iríamos a tener dos soles.

También quizá pueda suceder que pasáramos a rotar alrededor de Júpiter recién encendido, tras por ejemplo quizá apagarse el Sol por un tiempo “x” y desvelar su auténtica naturaleza de agujero negro —pues todo en el universo son agujeros negros dentro de agujeros negros…, etc.

Pero, por lo que acabamos de decir —agujeros negros de agujeros negros…, al infinito—, lo que ocurre aquí seguramente sea el que no podamos en absoluto hacer esa separación tramposa que acabamos de hacer: subjetivo / objetivo —y aquí viene lo del tema de la «conciencia», un tema mucho más profundo de lo que nos creíamos.

¿Qué supone dicho tema y cuál es su relación con el de los «agujeros negros»?

Los agujeros negros se dedican a cerrar el bucle del lado de lo contractivo, tienen ese lado, aparte del expansivo-radiativo, y ahí se dedican a acumular información a partir de la «radiación».

Lo mismo sucede en nosotros, que como seres vivos, que no paramos de radiar, sacamos también cada vez más consecuencias de ello, contraemos y estructuramos más y más información: nuestro cuerpo.

[Obviamente completar en vuestras mentes todo esto cuanto antes con la posibilidad (para mí un hecho) de que vivimos en un Multiverso y que siempre lo hemos sabido en realidad; ver este artículo al comienzo]

Esto es, en general no hay expansión-radiación sin parte contractiva. Luego no hay «objetivo» sin «subjetivo», claro está.

Esto es, existiría algo así como «Dios» en general como proceso al infinito (esto es, el Universo considerado bajo el aspecto de acumulación de «información»), y, mucho más allá de ser un mero objeto con poderes increíbles, «Dios» tendría que ver —como decimos— con algo relativo a la acumulación al infinito en esta especie de dinámica «informativa vs expansiva».

Así que quizá sería ahora el momento de «conectarnos» con este tipo de fenómenos.

[Y, como imaginaréis, de dejar de usar el nombre “Dios”, que nos recuerda todas las tradiciones patriarcales desinformadoras y asesinas. Usar mejor la Fuente, etc.]

IV Parte: Tratando aparte —o listando— los diversos terrenos de descodificación de la Matrix

1. Ficción/realidad

Nuestro marco de «referencia» se configura también con una especie de diálogo entre:
– ficción (películas a veces “muy caras”…)
– y realidad.

Por medio de tal diálogo somos la misma gente, nosotros, la “normal”, quienes pagamos por recibir un mensaje que en realidad crea un efecto físico con tal estructuración del marco, de la Matrix. Así sucede en general en la configuración de esto: somos nosotros mismos nuestros carceleros, es el sibilino ideal de la intención detrás de todo esto.

Por ejemplo. En la realidad aparecían hombres de negro visitando, reprimiendo, o intimidando a gente que desarrollaba tecnología que podríamos englobar bajo la etiqueta de «energía libre». El diálogo es por tanto:

«bien, queridos humanos, esto que apareció en la realidad, esto, NO ES MÁS QUE FICCIÓN».

No se trata de un mensaje explícito “ahí fuera”, sino que es directamente impreso en los cuerpos.

¿Por qué?

Porque como decimos se va estructurando dicho marco perceptivo, y, además, «divirtiéndonos».

Por tanto, si luego viene alguien diciendo que «eso que vimos en la ficción viene en realidad de una cosa bien real»…, real y que a veces además nos da miedo (miedo: y por tanto no cae bien pues antes nos hemos divertido con ello), entonces, en dicho marco, ese alguien será visto como alguien que puede ser desde “un aguafiestas” a un “loco”.

Aquí pasará entonces a funcionar el marco de forma más o menos rígida, con más o menos reacción emocional, “etiquetante” (“loco”)…

Así, como vemos, las películas que se han financiado, tienen “motivos” detrás, estratégicos, y todo está mucho más estructurado de lo que nos creemos, aunque por supuesto no todo sea calculable. Es debido quizá a que tales estructuras son sentidas como inconmensurables, con respecto a nuestras breves vidas, es por ello por lo que quizá no entendemos o podemos entender cómo es posible que todo esto sea “configurable”.

Una de las jugadas más increíbles, nos recuerda en este video S. Freixido, fue lo de la película «V», que ¡habría destapado ya un aspecto básico de la realidad, directamente: la manipulación reptiliana del planeta “humano”!

La Matrix, en general es entonces una especie de gran película para esconder la realidad, para proteger una estructuración determinada, un gobierno de lo que hay que sentir o se puede o no sentir ante las situaciones, manejando el timón del reparto de la “normalidad establecida” que dicta las reacciones emocionales.

Tal diálogo es posible verlo como un gigantesco gesto de palmada en la espalda de la “mente colectiva” del Ádam, del Gran Humano que en grandes números conformamos, que le dice: «venga hombre, si no es más que ficción…, no te asustes». Esta palmada intenta modelar, como hacia atrás, retrospectivamente, los “miedos” vividos, y también, los del futuro. Fenómenos que una vez fueron reales, entonces, con este diálogo, a resultas del mismo, pasan a estar teñidos de esa “sensación de irrealidad”, que, quizá, solo una película cara y divertida es capaz de imprimir en el mundo partido entre ficción/realidad.

A “la humanidad normalizada” en parte y a la larga se la dirige, se nos dirige, como en un juego, en este juego, en este tipo de “diálogos”; y se nos dirige —eso se quiere— ya sea a una desaparición controlada, ya sea a un régimen robótico.

Anuncios

Publicado 7 mayo, 2011 por qadistu en verdad

Etiquetado con ,

8 Respuestas a “Realidad

Suscríbete a los comentarios mediante RSS.

  1. Pingback: Una carta sencilla sobre el apocalipsis « qadistu.wordpress.com

  2. Pingback: Discriminando información… « qadistu.wordpress.com

  3. Pingback: Comisión de espiritualidad 15-M: acampada Sol, algunos “porqués” de la espiritualidad « qadistu.wordpress.com

  4. Pingback: Preguntas y respuestas sobre “reptilianos”, y cuestiones relacionadas « qadistu.wordpress.com

  5. Sobre este asunto coloco un comentario en este otro blog llamado “exitstencial”:

    «hola, estoy deseando que empecemos a poder leer más los castellano hablantes a Anton Parks, pues lo suyo es muy bueno. Yo lo puedo medio-leer más o menos en francés.

    Él estuvo recibiendo desde niño, flashes, obligatorios, de las vidas de estos otros seres, reptilianos de la facción positiva;
    siempre ha habido una especie de conflicto en la Tierra entre las dos facciones, más o menos compleja según la época;
    la positiva es representada por Enki = Osiris; la negativa por Enlíl = Seth = “Shatam”;
    “Satam” pronunciado más bien Shatam o Shatám, por lo que sé quiere decir “administrador territorial”.

    Este conflicto es lo que se ha desfigurado en la Tierra; ¿cómo? Por ejemplo aniquilando a los gnósticos, que sabían que todo estaba al revés sobre la Tierra, que Enlíl – Satam tomaba subrepticiamente las riendas para llevar a cabo planes milenarios en cuanto a nuestra sujección (que no entendamos el Universo, que es un Multiverso). Recordemos: el reptiliano dominante de la mayor parte de los Anunnaki es Enlíl en realidad, y es siervo de su superior “An”. Enki también se ve forzado a servir a este grupo, pero fue junto con hembras y otros machos de su raza el organizador de nuestra progresiva liberación, por ejemplo en forma de multiplicar nuestros lenguajes, para que no nos centralicen (como ahora, que se va a intentar una centralización-robotización más sutil-tecnológica).

    Como sabemos entonces, las religiones, el Vaticano a la cabeza, son gigantescas máquinas de desinformación sobre la historia real sobre este planeta.

    Y ya tú casi lo que vienes a decir es que Sitchin es “desinformación”, cuando dices claramente que Nibiru no existe; lo de Sitchin en resumidas cuentas supuso mucha desinformación.

    Parece que Sitchin se sacó de la manga lo del 12º planeta, que no lo vería en ningún lado…, o bien él fue engañado…, no sabemos, se sacó de la manga eso del planeta como siendo “el de los anunnaki”; aparte, nunca quería hablar, Sitchin, de su naturaleza reptil, cuando está “en todas partes”.

    Vamos, incluso quizá Sitchin fuera uno de los controlados mentales de los que tanto habla por ejemplo Icke. Vete a saber.

    Sobre la historia de los planetas…

    Lo que parece haber visto Parks es bastante concordante con lo de Velykovsky sobre Venus.

    Antes había un planeta en el sistema solar, Mulge, alrededor del cual se desplazaba Venus (Mulge-Tab).
    Este planeta Mulge era sobre todo de planificadores (facciones de consciencia inteligente claramente declaradas “positivas”, que vivían tanto en el hueco interior como fuera en aquel momento, creo), era un “planeta ascendido”, por decirlo así, en vibración, en este Multiverso. Es decir, molestaba a An, Enlíl y “los suyos”.

    En un momento dado, Enlíl-An parece que terminaron pudiendo destruir [sic] el planeta.

    Esto lo podemos empezar a entender si vemos que los planetas están huecos…, así que sería posible mandar, supongo, algo así como una enorme cantidad de radiación de algún tipo para intentar que explosione el sol interior que muchos tendrían aún encendido (entre otros este maravilloso planeta Tierra).

    El asunto está entonces en que tras la explosión, que debió aniquilar algunos que otros de los seres que antes “dominaban” mucho más en este preciado sistema solar, seres “planificadores”, tras ello, Venus empezó una “gira” por el sistema solar hasta estabilizarse (aunque dicen que no lo está del todo).

    Venus es adorado entonces, y temido, al parecer, en muchas culturas, por ello.
    Al parecer es Venus lo que estaría detrás de las dos últimas recientes catástrofes sobre la Tierra, pues al pasar cerca los efectos eran devastadores.

    Bien, pues resulta que no sé si conocéis la historia de Osiris y Horus. Horus sería Osiris reencarnado. Al parecer la gran pirámide, por cierto, es entre otras muchas cosas una máquina de reencarnar almas. Y fue construida como “acto de amor”, entre otras cosas, para ello, para reencarnar a Osiris (= Enki, un reptiliano, el de la facción positiva, que fundó Egipto con su amada Isis), que fue asesinado traicioneramente por Seth (= Enlíl).

    Hay que tener en cuenta que esta “gente” vive “muchísimo tiempo”, o de forma indefinida (son razas-genes que llevan por el Universo ni se sabe…, y que dominan técnicas que a nosotros obviamente se nos han escondido (somos sus Ádam por origen, es decir, sus “animales” (en sumerio Ádam = animales) para servirles, y todo aunque exista esta facción positiva que persigue nuestra liberación y con ello que así hagamos aprender a las potencias negativas de su propia raza y de otras “lo que vale un peine” en cuestiones del Universo y de su naturaleza de Consciencia y Amor)).

    Entonces, resulta que el acto reencarnación de Osiris en forma de Horus parece que fue algo que coincidió con la destrucción de Mulge y la llegada de Venus a las cercanías de la Tierra con sus efectos devastadores.

    Por eso al parecer se asocia un astro que llamaríamos Neb-Heru, que creo que en egipcio significa Señor-Horus, a Venus, el astro fatídico pero a la vez algo “redentor”, ya que está asociado a Horus (el idioma egipcio es muy muy antiguo y de formación diríamos “extraterrestre”, aunque ya nunca hay que poner el prefijo “ex”, me temo).

    De ahí además también el tema de Lucifer, “portador de la luz”, que al principio era un nombre común, dicen, para los sacerdotes cristianos [sic]. Un portador de luz sería a todas luces Venus, pese a que sea fatídico. Y cómo no, un “Lucifer” sería Horus…, que en parte venía para vengar a Osiris…, y para intentar erradicar las potencias que más o menos sutilmente nos siguen esclavizando (ayudando a que nosotros mismos nos “estresemos” manejando la economía, el Vaticano…, etc., culpabilizándonos casi individualmente de los desastres de la Tierra (cambio climático)…, consiguiendo en parte que nosotros mismos contaminemos o destruyamos el planeta…, con la “excusa programada” del “es que es el progreso”…, que contaminemos o destrocemos nuestros medios de vida…, etc. etc. para que no nos “paremos” a pensar realmente…, para que no sintamos nuestra más completa naturaleza (de ahí cosas como los chemtrails y demás en este mundo en que cósmicamente parece que entramos en una nueva era en cuestión de tipos de “radiaciones de fondo”)).

    Y cuando dices lo del tema de la inmortalidad y el oro, ahí la clavas al parecer.
    Es justo eso según lo visto durante tanto tiempo por Parks.
    Los Anunnaki, que por cierto, obviamente en principio siempre seguirán siendo además inferiores en número con respecto a nosotros…, y quizá ellos estén sobre todo, hablando del Multiverso, en la capa-dimensión inferior bajo la nuestra, y/o también en las infinitas cavernas pobladas bajo tierra… los Anunnaki no son inmortales…;

    y aparte, para soportar la vibración general de la Tierra y/o aproximarse a ser más “inmortales” parece que necesitaban justo eso, oro pulverizado, aparte de ¡menstruación! por el tipo de células que contiene ésta, creo;
    y para la menstruación les vale a veces la humana o semi-humana, y de ahí que quizá haya más “granjas” humanas de lo que podríamos pensar ahí abajo, en cavernas…, aparte de para carne también para fines sexuales varios; o más “granjas” también en otros huecos interiores de otros planetas de este sistema, que no sabemos hasta qué punto ha sido colonizado por An y por los suyos;
    Marte seguramente seguirá siendo “suyo”, en el hueco interior quizá aún habitable, donde, por lo que vio Parks, tienen literalmente fábricas, tienen ahí a los Grises y demás currando en vete a saber hoy qué cosas.

    Así que la manía del oro sobre la Tierra parece que viene de ahí, con esos famosos casos donde periódicamente al parecer se “desvalijaban” las casas de su oro con excusa de alguna crisis y tal.
    »

  6. Y pongo otro comentario en este otro foro.

    «
    Yo desde hace poco vengo vengo diciendo o defendiendo que podríamos tener que cuidar el lenguaje, y en este caso las generalizaciones acerca de “reptilianos”; porque muchas veces pudiera parecer que “todos” los reptilianos se habrían comportado de forma “negativa” (es decir, limitando nuestra naturaleza) en toda la historia sobre este planeta.

    Al parecer, por lo que estuvo viendo Anton Parks durante 10 años desde niño, también existe una facción “positiva” de humanoides de tipo reptiliano, y que nos ha estado ayudando realmente sobre este planeta, como para contrarrestar el trabajo de la facción negativa, los Anunnaki y sus jefes.

    La facción negativa ha jugado y juega desde siempre a mantenernos como esclavos, animales (Ádam en sumerio significa animales)…, ahí, siempre muy atareados o muy miedosos…, muy entrampados, etc., etc. etc., y en parte es como si se “alimentara” de ello en realidad, es decir, de, en definitiva, hacernos difícil nuestra escapada y ampliación de miras (“escapada y ampliación” porque el universo es “vivible” de muchas más formas que las que “la ciencia”, engañándonos a grandes rasgos, y hasta ahora, nos quería hacer entender: es un Multiverso, con varias capas-dimensiones, como sabréis).

    Parece que en algún momento saldrá traducido al castellano al menos el primero de los textos de Parks, de las crónicas del Girkú;
    este Parks es alguien cuyo trabajo me parece imprescindible, y sobre todo por venir de eso, de interacciones de consciencia forzadas en un niño que no sabía nada, y diariamente (o sea, algo mucho más “violento” que una canalización).

    Aunque no esté traducido, de Parks hay información en castellano:
    se pueden ver en el apartado “enlaces” de mi blog algunos de los enlaces a bibliotecapleyades y demás…, así como, si os atrevés con el francés o sabéis, resulta que están los textos escaneados en bibliotecapleyades y los enlaces también en la columna de enlaces del blog.

    Me parecen muy importantes estas cosas, ya digo, para no demonizar.

    Así que es parte de esta “gente” humanoide de tipo reptiliano, la parte más afín o más relacionada con la “facción negativa”, la que seguramente está llevando la mayor parte del peso en el “trabajo de densificación” en esta maravillosa Tierra…, del trabajo de oscuridad.

    Y seguramente ya vamos a ser solo nosotros, “solos ante el peligro”, quienes vamos a tener que afrontar su presencia; y eso porque parece que “la ayuda” que viene “de arriba” es más bien “más etérea”…, y se dice además que esta gente de la facción negativa nos ha colado, nos ha creado y nos hemos creado con su intervención una especie de “burbuja” (eso que tenía que ver ya con aquello del tiempo de Reagan, del escudo que montaron poniendo a la historia nombres como “la guerra de las galaxias” y así…)…, para que, en el caso de que pudieran ayudarnos más físicamente seres más evoluciones, no les sea a éstos nada fácil);

    como al parecer se sabe, el “trabajo de oscuridad” que hace esta facción negativa es por ejemplo el “poseer”, como dice Icke, a seres humanos (y quizá no hay más que verle la cara al papa actual para empezar a “comprenderlo”…); esta “gente” está pues, así, alentando infinidad de actos atroces que disminuyen la vibración de las consciencias de este planeta…, que lo densifican…, empezando por “densificar” las consciencias de nuestros “líderes” o pretendidos líderes, de los que “llegan arriba”.

    Pero lo dicho, que habría que tener en cuenta que, cuando decimos “reptilianos”, estamos metiendo a “todo el mundo” en el mismo saco…, y ya digo, en la Historia vista por Parks resulta que ha habido una parte de los reptilianos trabajando durante milenios por nuestra liberación con respecto a la parte negativa de sus mismas razas, la que nos quería siempre como Ádam.

    Para mí es cierto pues, es claramente incluso “perceptible” que nunca hemos estado “solos” en este planeta (no hay más que ver lo “raritos” que somos…), y es cierto como que estoy escribiendo esto que procedemos de manipulaciones de manipulaciones de manipulaciones genéticas…, hasta el infinito.

    En concreto la manipulación que creó al “sapiens” tiene que ver con estos reptilianos, unos humanoides reptilianos que estaban en la Tierra de antes del sapiens.

    Es una gigantesca trampa el hacernos creer que estamos solitos y somos los únicos “inteligentes” por estos lares. Esto forma una Matrix en toda regla, como dice Icke.

    Ha sido maravilloso encontrar esta ampliación de la verdad sobre la Tierra, esta clarificación, en este proceso eterno de apertura a la verdad y a este maravilloso universo.

    Y la foto de la derecha va para contrarrestar mi anterior intento de lanzar un “mensaje de Luz”…, es decir, dando un poco de oscuridad tenebrosa, para no disociar.

    No concibo aún cómo es posible que estos manipuladores —al final al parecer casi siempre reptilianos de la facción negativa— se puedan reír tanto de nosotros durante tantos milenios convirtiendo a las personas en este tipo de “gentuza”, y poniéndolas encima en pedestales, como el del papa, los presidentes, etc.

    De reír por no llorar. Todo es como un cómic, ciencia ficción, etc., “todo es mentira”.
    »

  7. Pingback: «Ho’oponopono», o la rápida desprogramación de Matrix « qadištu.wordpress.com

  8. Pingback: Desprogramando Matrix… acto final. « qadištu.wordpress.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: