Conflicto ilusorio: un caso personal de «grabación» emocional y mental en nuestro cuerpo de patrones inconscientes   18 comments

«Por consiguiente, una parte vuestra es consciente de todos y cada uno de los encuentros y las experiencias de los sueños. No hay en los sueños más alucinación de la que hay en vuestra vida diaria. En lo que concierne a vuestro ser de ensueño, vuestro ser despierto físico es el soñador. Vosotros sois el soñador que él envía a hacer su camino. Vuestras experiencias diarias son los sueños que él sueña, así que, cuando miráis a vuestro ser de ensueño o pensáis en él, lo hacéis llenos de prejuicios, dando por sentado que vuestra «realidad» es real y su realidad una ilusión.» (Habla Seth I)

Como sabemos, las dos palabras “mágicas” que nos dan la clave del universo son: “conflicto ilusorio”.

El universo es conflicto ilusorio, es una ilusión que se presenta como conflicto, como dualidad.

Nuestro papel aquí, en tanto que en verdad solo somos Amor no-dual —y que es un papel que siempre estamos representando en el mundo aunque no lo explicitemos como ahora estamos haciendo— sería una especie de acto de recordar nuestra naturaleza conectando con nuestro corazón no-dual, para así poder dejarnos llevar por él hacia una percepción que de cierto modo va a ser “siempre nueva”… hacia nuestro constante renacer permitiendo el deshacimiento del ego en nosotros (lo cual nos da paz e irradia paz, en el mismo movimiento)… y siguiendo sin esfuerzo una especie de plan que es “contrario” al plan del ego, una especie de “plan” contrario al plan caótico de la separación (y luego… luego los fines, las metas, las acciones… ya vendrán, ya saldrán… pero intentando siempre conectar con nuestro sentir profundo… en tanto seres que se conocen a sí mismos, que se “reintegran”).

Hemos dicho que el papel “se representaba”. Más bien es el único papel que no se representa aquí, sino que se presenta. Todos los demás papeles de los que consta el mundo-representación ilusorio del ego están para disuadirnos de nuestro único papel real en la conexión con nuestra presencia interior: permitir el deshacimiento del ego en nosotros.

También hemos dicho “acto de recordar nuestra verdadera naturaleza”. Y aquí igualmente se trataba de una forma de hablar, pues no se trata en absoluto de un acto como los actos más o menos robóticos que se dan en nuestras representaciones de los papeles del ego.

Así, permitiendo que se “sanen” nuestros conflictos (al verlos como ilusiones ayudados por nuestro Niño interior o como lo queráis llamar) podemos acercarnos a sentir nuestra verdadera naturaleza (que nada tiene que ver con este universo, con la dualidad, ya que ésta no existe), lo cual tendrá consecuencias en “el mundo”, consecuencias que ya no importan tanto y que ni conocemos ni debemos intentar controlar.

¿Cómo se refleja el conflicto en nuestras vidas?

Aquí venimos literalmente a hacernos los inocentes, a echar las culpas a lo que hay “fuera”, y sea cual sea su cualidad: sistemas sociales, bancos, vecinos que incordian, familias, etc.… así que qué mejor que venir al universo a “vivir” como fetos unos cuantos meses y luego a nacer y “vivir” como cuerpos que no entienden nada (en el sentido profundo de “entender”, el del corazón), absolutamente nada de lo que pasa (de-mentes)… y que parecen meros atajos de emociones vibrantes.

En realidad nuestra presencia interior siempre estuvo ahí, desde el principio de nuestra vida, pues es eterna; ella toma nuestros cuerpos e historias personales y temporales para identificarse con todo ello fabricando esas excusas o identificaciones para así convertirse ilusoriamente en demencia —esa pura demencia que constituye este lugar infeliz que llamamos ‘mundo’.

Ese cuerpo, por ello, se constituirá como historia, como personalidad, configurando su mapa o su “patrón de conflicto”; y tal mapa es en realidad, y en un nivel más real (aunque parezca “esotérico”), aquello que todos venimos a expresar (a ver “fuera” para poder “perdonarlo”) en tanto que todos somos un cierto “átomo de ego” cuando volvemos a “reencarnar” ilusoriamente en otra vida ilusoria en el universo falso.

Así, la configuración de los grandes rasgos que articulan nuestro “devenir realistas” en la irrealidad del universo, se da… como dice Michael Brown (en “La alquimia del corazón”) por una sucesiva grabación o impresión de nuestros cuerpos emocional, mental y físico.

Entonces, el tradicionalmente llamado ámbito de lo “espiritual” (conectar con nuestra “esencia sentida” —con la presencia interior— para salir de este “lío”) sería la dimensión que siempre nos permite acordarnos de que nosotros ni somos ni jamás fuimos nada de todo esto que creemos, pensamos, o de lo que creemos que vemos en este aparente “afuera” del universo de la forma.

Brown ilustra muy didácticamente esto, con varios ejemplos; se trata del proceso de marcaje de nuestros cuerpos, cuerpos con los que vamos saliendo (marcados) a la oscuridad del campo del ego de turno, del campo egoico que nos vio nacer, y para intentar —en otra vida ilusoria más— ser felices en el sentido auténtico de felicidad… perdonando en un sentido muy general todo esto que parece que nos ocurre… y reintegrándonos así con la Fuente, con Dios —que es lo único que existe realmente.

Este marcaje lo voy a ilustrar aquí parcialmente con mi caso “personal”, contando algo sobre el hallazgo de “lo que pasó” con mi familia…, por si sirve para contextualizar vuestros casos…, y para ver “dónde estamos”.

En mi caso, que tampoco está muy nutrido de datos pero que por un parte tiene precisamente “los justos”… mi caso ha sido un ejemplo más de aquello que en mayor o en menor grado todo ser que viene al mundo tiene que vivir aquí o tiene que incorporar e interiorizar aquí… para luego actualizarlo sucesivamente durante su vida en tanto que “su personalidad”: “miseria emocional”, podríamos llamarlo. Aunque más que “incorporar” deberíamos decir, por lo que hemos comentado…: “excorporar”.

Ya dije, todo el mundo se configura, y variando en su intensidad…, se configura como tal “excorporación miserable”…, ya que el universo es en realidad un gigantesco e ilusorio “patrón de amor negativo”; es decir, el universo en sí es un absurdo, pues se configuró como ataque al Amor, pero el amor ni tiene opuestos ni se puede atacar realmente (solo en sueños, es decir, en este universo y compañía (los supuestamente “universos paralelos” si tenemos en cuenta que quizá estemos en un multiverso)).

Así que hablaré de este ejemplo con algunos pocos detalles de “miseria emocional” en mi familia (así se llama, ‘familia’, hoy, el contexto vital donde principalmente venimos a ser condicionados en un primer “momento intenso emocional”), ya que ahora sé de cierto modo “trazarle la pista” a esta miseria, y hasta más allá de mi abuela.

Todo esto —seamos cautos— también puede servir por un lado para despistarnos… pues siempre es una gozada para el ego demente de cada cual el poder creerse que “lo entiende todo” (elegiendo “tener razón”, sistemáticamente, en vez de elegir directamente siempre la felicidad… esa que está en nuestro interior; y la “razón” depende sobre todo de “lo de afuera” —lo de fuera en ese afuera que en realidad no existe).

Pero, aún con eso, hablar puede servir de ayuda a veces para quizá darnos pie a vivir un cierto “contexto de comprensión exculpatoria”; es decir, para comprender de “dónde” vienen esos patrones inconscientes que heredamos y que ni siquiera vemos o no podemos percibir puesto que configuran profundamente nuestra “personalidad”… es decir, esos patrones que nos poseen más o menos literalmente y por ejemplo bajo la forma de una actitud que hoy podemos tener pero de la que no nos podemos despegar.

Entonces, con este hablar tenemos siempre una posibilidad: la de una especie de “comprensión”; y esta comprensión a veces parece que es un paso fundamental o necesario para mucha gente si es que además se hace de forma “emocional” o abre el camino a lo emocional: es decir, si revivimos todo lo que podamos acerca de esas cosas “que no son nada” en realidad… pero de una forma emocional —y no con la comprensión más superficial que “razona” o perdona meramente “razonando” con por ejemplo un…: “nadie tiene la culpa”.

Es decir, se trata también de abrirse (quien quiera) a considerar todo aquello que ronda alrededor de “la psicología transpersonal” (Hoffman… regresiones más o menos “a lo Jung”… constelaciones familiares… etc., etc.) en tanto que se trata de técnicas o tácticas maravillosas para que la gente aceptemos nuestro auto-conocimiento, es decir, esa limpieza que naturalmente nos espera a todos (siendo por cierto lo único natural en este universo, tal limpieza)… al aceptar e integrar ese nuestro Niño interior, ese que nos cura de todo “gratis” y aprendiendo a mirar y a vivir el universo con nosotros y con paz, de nuevo… cada día… en una sanación que parte siempre desde nuestro interior reconocido… un interior que posee esa dulce llamada a despertar que es la llamada del infinito Amor de Dios —o de la Fuente/Diosa— que nos espera a todos sin ninguna excepción.

Así que cualquier excusa puede valer para sacar/limpiar/sanar “emociones negativas”.

Mi abuela (nace en 1926) “la echaron de casa por amor” cuando tenía unos 7 u 8 años de edad… en resumidas cuentas. Esto sucede así, directamente. Y digo “por amor” puesto que, en la otra casa a donde iba a vivir ella, iba a tener más espacio “para ella sola”… y mejores cosas o más cantidad de cosas: comida y demás.

Pero, a una niña de 7 años…, aclaremos, en realidad le importaría más el amor; desde el “lado emocional” a ella le importaría mucho más tal “amor” pues a esa edad se es principalmente un atajo de emociones, un atajo que se deja —como todo el mundo— vapulear por aquello que legisle en ese momento el mundo de los adultos que nos rodea (con sus respectivos conflictos); así que lo que a ella le importaría con su edad, emocionalmente hablando, sería más “el amor” que lo material… primando pues el amor de cierta continuidad de su vida —con sus hermanos y padres… con el calor “normal” vivido hasta ese día.

En realidad, en su casa había para comer; se trataba de un pueblo más o menos organizado, y, entonces, no se trata de que tratemos con historias dramáticas de “hambre”… y cosas así… cosas que podrían forzar a la familia a “echar” a una hija, por ejemplo porque en la familia fueran “muchos”… No, no tratamos aquí con “carencias” muy fuertes; no las había; y cuando sucedió este primer evento —a los 7/8 años de mi abuela— era un pueblo de antes de la guerra civil.

Es decir, una pareja de la familia, que no tenía hijos, unos tíos…, acogió a mi abuela y quizá como “pidiéndosela” a mi bisabuela (a su madre), ya que ésta sí tenía muchos hijos (6) —y por tanto ésta podría decir, en su caso, que “sobraban” un poco.

Así que tenemos entonces la situación de la niña que era mi abuela y que en cierto modo “sobra”, aunque realmente no sobre… que “sobra” por amor… que es echada de casa a una edad temprana porque “eso era lo mejor para ella”… ya que era “por su bien”, etc.

Esto parece tan común en este mundo… esta actuación a espaldas de lo que Brown llama “percepción sentida”.

A partir de todas estas cosas que nos suceden (pero de las que no somos víctimas, no en un sentido muy general)… el mundo empieza a girar para nosotros inconscientemente, repitiendo patrones que no sabemos ni queremos saber de dónde vienen y que nos condicionan (básicamente vienen de las interpretaciones —muy profundas— que hacemos inconscientemente desde siempre, tras varios conflictos, y en definitiva que hacemos en ese nivel de la mente que llamamos “presencia interior”, con la cual, tarde o temprano, tenemos que reconectar para limpiar todo esto).

Entonces, el mundo alrededor nuestro empieza a ser una especie de representación que nos molesta, que nos “posee”, pero que es la exteriorización necesaria de una disfunción emocional (y todo el mundo la tiene, si no no estaría en el universo). Y tal exteriorización tiene el cometido (para nosotros) de representar en algún sitio visible ese “interior roto” que normalmente de otra manera no podríamos ver, el de la disfunción emocional como patrón o matriz del ego, que nos acompaña en realidad incluso desde el feto, y alrededor del cual el mundo gira siempre más o menos “enfermizamente”.

Entonces, si vemos ese exterior acompañados de nuestra presencia interior, de nuestro “maestro”, esto se perdonará automáticamente y en unos niveles cada vez más profundos. Es decir, comprobaremos en un nivel muy profundo que “no era nada”… que nuestras interpretaciones eran solo nuestras, y por tanto meramente ilusorias… y ya digo: en unos niveles muy generales y cada vez más generales (¡hasta incluso aquellas interpretaciones con las que “manchamos” nuestra presencia interior cuando nos suceden cosas siendo fetos! ¡incluso esas son ilusiones, “falsas”!).

Entonces, siguiendo con el caso de mi familia… como sucedía que la otra pareja quería algo para “rellenar” su vida… con tal excusa allá que mandaron a mi abuela desde esa otra casa más nutrida de gente. Y aunque la pareja de acogida vivía cerca —en el mismo pueblo— la niña fue separada de repente de sus hermanos y de sus padres, convirtiéndose así en una especie de “hija única” de la noche a la mañana, y teniendo que ir de visita todas las tardes a ver a su familia; pero aunque estuvieran en el mismo pueblo, ya no era lo mismo.

Mi abuela (que era de carácter fuerte, por cierto, y que era la que “llevaba los pantalones” en casa, igual que su madre…) iba a visitar a su madre todos los días, de acuerdo, pero esto debió constituir en definitiva una especie de shock, una especie de grabación del cuerpo emocional que tiene que ver obviamente con la relación entre el amor y lo material (sobre todo porque entonces una niña no tiene al parecer “herramientas” para comprender el muy mental: “esto es mejor para ti”, que sería lo que guiaría a la madre de mi abuela al haber permitido que mi abuela simplemente se fuera de la familia a “vivir mejor”).

Mi abuela no cuenta normalmente muchas cosas de la infancia…, aunque tampoco es que hubiera comunicación en la familia. No había, digamos, “comunicación emocional”, afectiva (como es tan corriente en tantos casos). Pero, curiosamente, entre las pocas cosas que aún cuenta y que recuerda se encuentra esta anécdota quizá no tan anecdótica: algunas pocas tardes en las que, al ir a ver a sus padres y hermanos, cuando su madre estaba especialmente ocupada… su madre le gritaba por la tontería que fuera (ya dijimos, era recia…)…, y entonces mi abuela se volvía con sus tíos.

Así que… ajá, ahí lo tenemos: la grabación de nuestros cuerpos, puramente emocionales, sin mente (fingiendo inocencia en el universo a niveles colosales, pues todo el escenario o universo está precisamente montado para que suceda esto y podamos venir a creernos inocentes y víctimas sin mente, dementes, aquí… a “la materia”)… ahí tenemos pues esta grabación “casual”; y recordemos: en la infancia no podemos comprender/integrar demasiado (de hecho nuestro ego se está desplegando, la “historia personal”, esa que integraremos “transpersonalmente” más tarde (si esto sucede)… que integraremos “perdonando toda percepción”… la historia personal se está desarrollando)… y queda todo así como sellado: primero en el “cuerpo emocional”, creando desde nuestras vivencias en el feto, indefensos, esa cierta “malla de puntos o conflictos”, una malla que luego recibirá sucesivos “impactos de conflicto”, como diría Grau.

Y mi abuela, de entre las pocas cosas que expresa sobre el tema, es sorprendente que exprese precisamente algunas que serían más bien “las claves”… como si las claves fueran justo aquello que lógicamente más recordamos: ella expresa como sigue lo que sería su segunda “gran grabación” o sellado… la impresión definitiva de su cuerpo mental… y justo en la edad crítica de más o menos los 13 o 14 años, donde —por un evento que ocurrió (muere el tío con el que vivía)…— se dio cuenta definitivamente —mentalmente— de cuál era el tipo de contraste material que había realmente entre las dos casas (la de sus tíos, más vacía de gente y amor pero con más “materia”… y la de su madre, llena de todo pero con menos “espacio”); es decir, se percató del “nivel de vida” del que gozaba en comparación con sus hermanos… y entonces, se dijo, literalmente, hace muchos años, cuando tenía 13 o 14 años…:

«ahora lo entiendo, qué diferencia».

Así que tal sería su razonamiento mental, ese razonar que digamos sellaría la grabación de —esta vez— su cuerpo mental… con esa su interpretación final, tan mental… de lo que antes había vivido más bien emocionalmente (entre los 7 u 8 años a los 13 o 14) —eso que al principio resumí diciendo: “me echan por amor”, aunque eso obviamente no es así… pues jamás se dijo así (“me echan”)… pues esta mi descripción literal-inocente donde uso el verbo “echar”… normalmente la veríamos como algo que ataca… pues su madre no la echó… obviamente… pero por un lado sí que “la echó”… ya que una niña no puede comprender nada mentalmente, no puede comprender como su madre que “eso era lo mejor para ella”, para su hija.

Así pues, de este modo parece que se hacen, nos hacemos, se nos hacen… esos “patrones” inconscientes que nos ayudan a re-crear la disfunción emocional (a desplegar el ego)… en torno a la cual luego girará “nuestro” aparente mundo externo (con sus burradas) para que podamos perdonar todo al poder verlo “ahí fuera”… y poder perdonarlo “re-integrándonos” con nuestro Niño (con nuestra esencia que siempre espera que escuchemos la simple verdad: todo nos lo hemos inventado, nosotros estamos en conexión con una Inocencia, una presencia, un Amor, que no tiene opuestos y que nos enseña que todo esto es meramente un sueño).

A estas dos grabaciones (una más emocional que cierra su etapa preponderantemente emocional a los 7/8 años… y otra mental, que cierra su etapa preponderantemente mental (de cuentos e historietas en formación) hasta los 13/14 años)… a estas dos grabaciones luego se le sumarían impactos que tuvieron que ver con el a veces común cambio brusco sucedido también en el casamiento (con un hombre mucho mayor que ella), etc. Quizá este cambio en torno al casamiento siga prolongando el mismo esquema en relación a lo material pero ahora grabando lo que Brown llama “cuerpo físico”, ya que esta etapa de aprendizaje sería preponderantemente física en cierto sentido de “físico” que queda explicado maravillosamente por este autor.

Así pues, en la familia y en realidad… nunca se expresaba o expresamos, no realmente —o no se expresaba nada bien— el tema de “lo afectivo”. Siempre está tapado o desviadísimo por “lo material”, siempre. Esto seguramente es por otra parte común, y es muy ambiguo porque de la familia es algo que de todas maneras hay que despegarse en cierto sentido profundo como egos que vienen a fabular con su “independencia” y que necesitan de hecho vivir independientes (cosa que por ejemplo mi madre nunca hizo ni mental ni físicamente con respecto a su madre).

Y aparte de eso, también fue un infierno por diversos motivos; es decir, ese “girar el mundo” en torno a la disfunción emocional que llamamos “emociones”…, ese girar el mundo fue a veces muy enfermizo (caso de mi madre, como veremos).

Pero, como sabemos por el Curso de milagros… afortunadamente nunca ocurrió nada de esto en la dualidad :), pues ésta es meramente nuestro sueño. Nosotros somos puramente no-duales y no estamos aquí. Somos amor perfecto, solo queda recordarlo.

Así que, de este modo, suponemos que se nos van grabando —a veces exageradamente— “mensajes” que nosotros nos decimos a nosotros mismos… como ese mensaje en el caso narrado, y que en parte tendría que ver con que…:

«lo fundamental en el amor es antes lo material que el preguntarnos qué sentimos, qué queremos, cómo queremos ser felices, etc. etc.»

La historia tiene una continuación, como siempre. Mi madre (la hija de mi abuela) se quedó siempre en casa con mi abuela; es decir, no se “emancipó” ni físicamente, ni mentalmente… y tampoco emocionalmente (por decirlo de alguna manera y en el marco que usa Brown para hablar sobre esto).

Es decir, que en parte es como si mi madre simbolizara ese conflicto entre mi abuela y su madre. Y como vimos, tal simbolización es para perdonar en símbolos ahí fuera lo que no podemos ver dentro, ya que nos sujeta inconscientemente en tanto que patrones o disfunción emocional que configura normalmente una vida de esclavos del miedo.

Y yo, con ellas, estuve participando bastante en la tragicomedia donde cada cual hacemos girar el mundo en torno a la disfunción emocional que llamamos normalmente “vida” (aunque yo sí “salí” de la casa (más físicamente que mentalmente quizá); es decir, sí que me medio “emancipé”, y hace bastante tiempo… aunque ahora esté aquí un poco “viendo a ver qué pasa”… con todo esto… “sin perdonar”… de tantos años… y donde ya va dando todo un poco más igual…).

Así que en cierto modo mi madre y yo, por decirlo así, estamos haciendo algo que en parte ya sugeríamos antes: estaríamos simbolizando a la madre de mi abuela, en su proyecto-sentido. ¿Y esto ahora por qué, por qué hablo del “proyecto” de la madre de mi abuela? Porque tachán tachán……: a su vez la madre de mi abuela perdió a su madre justo a los 7/8 años, y tuvo que irse a vivir con dos tías pues su padre la dejó en casa de esas tías para casarse con otra mujer (como se solía hacer en aquel entonces).

🙂

Es decir, mi abuela en cierto sentido simbolizaba a su vez (con sus patrones aprendidos) todo el proyecto-sentido de mi bisabuela… al tener ese conflicto en torno a la falta repentina de mi tatarabuela, por la muerte de ésta. Y esa simbolización va canalizándose de conflicto a conflicto, como vemos, a través de las generaciones hasta, por así decirlo, “terminar” configurando quizá “familias enteras”… con una simbolización donde la relación de mi madre con mi abuela (y lo que me toca aquí a mí con mi papel) terminaría simbolizando todo lo anterior (cosa que insistamos, a la vez sirve para “perdonar” todo, en el sentido fundamental y fascinantemente general que manejamos de “perdón”: re-percibir todo con nuestro maestro interior, en una especie de contacto con nuestra presencia interior que siempre nos está esperando… y con un trabajo, pues, de profunda limpieza emocional).

Ayer me resultó muy curioso que, cuando dije esto de la simbolización, así, tal cual, a mi abuela (acerca de “ser símbolos de mi bisabuela”), entonces, mi abuela, mostró cierta intención de querer comprender por qué se decía semejante tontería.

De hecho mi madre en internet se hace llamar con el nombre de mi bisabuela (que no es su nombre); y hay que tener en cuenta que aunque mi madre sí que conoció a su abuela (la madre de mi abuela), sin embargo mi madre apenas ha oído hablar de ella a mi abuela, pues ésta no habla apenas de eso y menos de sus sentimientos sobre el tema (aunque mi madre sí conoció a su abuela).

Vaya vaya con las tragicomedias y lo que configuran el “inconsciente” 🙂

¿Y para qué “sirve” todo esto? Para contextualizar patrones… en ese “mundo del simple error”, como dice el Curso, mundo que nos hemos montado aquí o que venimos de nuevo a “buscar”, una y otra vez, mundo del ego… y quizá os sirva pues para ver-sentir vuestros respectivos “patrones”… para quizá abrirse mejor a la acción de nuestro Niño interior.

Así que ahí lo vemos, todo un desastre, como siempre.

Pero como hemos visto mil veces… así es el universo y así se lo hemos contado…: un sitio donde venimos a dramatizar “hacia fuera” (para poder perdonarlo viéndolo en el infierno-universo), a dramatizar… todo aquello que siempre nosotros nos hicimos a nosotros mismos… y que venimos aquí a difractar de mil maneras para despistarnos… en todo eso que siempre nos hacemos “para dentro” pues en realidad no hay un “afuera” en el universo, solo lo parece.

Así que aquí estamos, en esta paradójica “imposibilidad técnica” que llamamos universo. Y, una vez que estamos aquí, en tanto cuerpos que han vuelto a dejarse “caer” por esta culpa idiota como mente “global” perdida… que hemos vuelto a “caer” en lo físico… entonces nos vamos configurando con tales “patrones inconscientes” y alrededor de los cuales luego gira ese mundo que nos pide que nos responsabilicemos, perdonándolo, viendo y sintiendo simplemente que se trata solo de nuestro sueño.

El mundo nos pide siempre que elijamos responsabilidad en vez de culpa, y de nosotros depende el momento en que nos decidimos fuertemente por lo primero, por la responsabilidad… aprendiendo así qué es lo que somos realmente: completamente inocentes, libres de toda culpa, perfectos… en la compañía de una presencia que no soñó este universo, un universo que en realidad es nuestro propio sueño o proyección… un universo que es, en cierto modo, una especie de “mente global”, y dividida solo aparentemente.

Así pues, venimos aquí, a esta “pura imposibilidad” de universo, para representar el drama de la separación. Y todo esto es solo un drama. Es decir, que gracias a cosas como el fantástico y muy completo Un Curso de milagros (‘UCDM’) —o cosas como el no-dualismo puro del vedanta advaita, etc.— nos liberamos realmente y podemos decirnos y podemos aprender a sentir que todo esto es en realidad solo nuestra imaginación.

La “salvación” (la felicidad) es algo muy simple, pues aquí nada ocurrió jamás y el mundo realmente no existe (solo para “perdonarlo” y “escapar”). La paz y la dicha ya son nuestras, pues «nada real puede ser amenazado; nada irreal existe. En esto reside la paz de Dios» (UCDM, pág. 1).

Anuncios

18 Respuestas a “Conflicto ilusorio: un caso personal de «grabación» emocional y mental en nuestro cuerpo de patrones inconscientes

Suscríbete a los comentarios mediante RSS.

  1. Recuerda, Kaa, el curso no te pide que conviertas el perdón en un consultorio psicológico. Así no estás perdonando, solo insistes en el error dándole realidad. El curso te pide que mires hacia a la luz no que analices la obscuridad.

    Pa tí y pa mi.

    • hola super-prado; por cierto, que me gustaría que contaras más de tu experiencia, tu sentir…, no sé si en público o qué (en tu blog quizá…, en el foro de ucdm que visitamos… ese que quizá has dejado por un tiempo…, ya que “personalmente” en el foro y así no parece que os soltéis mucho :)… con “intimidades” 🙂 ):

      > el curso no te pide que conviertas el perdón en un consultorio psicológico

      estoy completamente de acuerdo contigo prado, ya lo sabes. Esa es la letra del Curso, claro que sí! viva!

      Y ya te dije: se intenta “no perder el norte”, pues esta práctica del Curso, maravillosa… meramente interior…, libre…, sin “iglesias”…, y demás…, esta práctica tampoco requiere el mezclarla con nada más… y quizá en general no es algo que le venga bien, no en general.

      Pero de todas maneras… la “comprensión” a veces ayuda; comprender es amar 🙂 jajaja;
      y además no podemos saber por anticipado qué es lo que a “otros”, a “los demás” (recuerda, somos UNO 🙂 )… a “otros” les “sirve” o no… les servirá o no en su respectiva “acogida” de este “plan”…, de este plan al que nos “apuntamos”… desde nuestra “presencia interior”, con la libertad de nuestro reconocimiento de esta dimensión simple, obvia, libre, “individual”…, la de cada cual…, en su experiencia libre…, sin “dogma” alguno…, en su respectiva acogida de tal plan… ese plan que digamos es un dichoso “deshacer el ego” (al reconocer que hay un plan del ego…, y que no tiene ningún sentido: separación… que este plan de separación es meramente locura… y por ver que sus efectos se despliegan y se desplegaron en nuestras vidas dando caos, dolor, sufrimiento, pérdida, sensación de carencia, inutilidad…, etc. etc.).

      > Así no estás perdonando, solo insistes en el error dándole realidad.

      ¡eso es! Pero ya digo, contextualizar cómo se hace algo “natural” lo que no es natural (nuestro alejamiento de la cordura) es algo que me sirve o que me servirá.

      > El curso te pide que mires hacia a la luz no que analices la obscuridad.

      ¡Eso es! Que no intentemos llevar la verdad a las ilusiones…, sino al revés… y “experiencialmente”.
      Eso lo primero.

      paz y amor

  2. Archivo aquí un comentario que hice en el blog “conciencia ecuménica”:

    «hola, intento contestar algo a esas preguntas , con perdón 🙂

    > Quien te dijo que estabas separado?

    podríamos decir que nuestro cuerpo por entero nos lo dice… pues ha tenido que vivir un “tiempo”… ha tenido que hacerse o que fabricarse en tanto que…: “un cuerpo de juicios”…; y esas cosas;
    así que sería tal cuerpo quien constantemente nos pide eso, nos lo pide el cuerpo, enjuiciarnos como separados y enjuiciar al resto de cosas y cuerpos como separados;
    el cuerpo (la mente a través de él) tiene que parecer que “entra” en el mundo… a separarse… a aprender a contarse historias sobre quién es… personalidades… con por ejemplo esa herramienta “analítica” que es el propio lenguaje —no hace falta ir a muchas matemáticas.

    > Y si te dijera que jamas estuviste separado y que la separacion es una idea que te metieron en la cabeza?

    quien dictó el curso de milagros parece que siente que la separación es meramente una idea —”falsa”—, y que dio pie a toda esta proyección que creemos ver, al universo.
    El universo es el efecto de una creencia y parece que nunca estuvo “separado” ni lo estará de su causa: la mera idea de la separación.
    El universo es pues “creencia”, desde que pareció empezar… es una creencia en una idea que encima es “falsa”.
    Si ves cómo empieza en Curso (en ‘qué postula’) en realidad solo existe el conocimiento de la verdad, un ámbito que, desde aquí, una vez que estamos “auto-encerrados” en cuerpos aquí… solo podemos ir atisbando (mientras nos enseña a “re-percibir”…)… o bien solo podemos poner definitivamente un pie ahí (“despertando del sueño”), pues en realidad nunca perdimos la conexión con dicho ámbito (de la Fuente o Dios, que no es quien soñó este universo).

    > Es el tiempo el que nos enferma? Si creemos necesitar proteccion no sera que tenemos miedo? No es el miedo el que nos enferma mas que el tiempo?

    en el curso y los materiales alrededor de él se dice cómo precisamente la idea del tiempo y sus componentes se originaría por el miedo; miedo a un castigo que nos inventamos, que nos vendría de una especie de “dios” inventado… uno que tuvimos que inventar como sustituto de Dios (amor perfecto) y de nuestra verdadera naturaleza en Él.
    Esto parece que lo debimos hacer digamos que en tanto que “mente global” (ego…), tras haber interpretado nuestra mera creencia en la separación (eso que solo era una creencia (en la idea de la separación))… tras haberla interpretado como un ataque contra eso que en realidad era nuestra verdadera naturaleza y lo único real (en la Fuente, en Dios)… y tras haberlo interpretado como que habíamos usurpado algo de la Fuente, su poder; es decir, que creímos algo así como que habíamos robado algo o habíamos atacado al “Amor”… y como que habíamos convertido al Amor en algo “dual”, en algo con opuestos —y como si el Amor pudiera tener opuestos.

    > No sera que le tenemos miedo a la muerte y tambien a la vida?

    así que el miedo a la muerte, que claro que tenemos… estaría para tapar otro más profundo: miedo a la Fuente, a Dios, al amor perfecto que es nuestro verdadero creador en una “creación” que nada tiene que ver con cuerpos, materia, radiaciones…, que es lo que aquí creemos que vemos…; miedo a Dios pues de Él nos inventamos que nos llegaría en el futuro una venganza…, una venganza por un acto que en realidad nunca fue cometido por nadie y que es un acto que no puede ser ni “malo”, es decir… ni “pecado”… pues sencillamente nunca sucedió en la Realidad: el acto de la separación, fingida pues nunca existió en la Realidad, ya que es una mera idea loca en la mente que la soñó (mente a la que nosotros pertenecemos ilusoriamente… en esa ilusión que es este universo).

    > Si no podes percibir tu ser en forma integra, podes verla en los demas?

    los demás son una especie de espejo que te ayuda en el proceso de irte haciendo con la visión de la Realidad…, sanando tu percepción.
    Nunca hubo “pecado” alguno, y los demás son el espejo de tus propios “pecados”, de lo que creíste que eran tus pecados, que son solo errores (errores dentro de un inmenso error de percepción: el universo).
    Si vemos ahí fuera algo o alguien “pecaminoso”… eso es nosotros mismos…, es decir, nuestra creencia en que nosotros somos culpables, pecadores, etc. (es decir, nuestra creencia en que hemos atacado al Amor, cosa que no es siquiera posible).

    > que es percepcion?

    Todo lo que salió de la creencia en una idea falsa, la de separación. La percepción sería separación solamente.
    Pero por otra parte, como también hay que despertar, la percepción (cuerpos, etc.) también sería el único medio que tenemos para “regresar”…, transmutando todo este “reino” de la percepción desde nuestro interior…, para así poder reunirnos con esa parte “perfecta” que tenemos ahí, en nuestro interior (la digamos parte inocente, la única que en realidad sería real).
    Según el Curso solo hay Conocimiento y percepción…, y esta última es falsa. Así que en Realidad solo hay Conocimiento… pero esto es una experiencia, apunta a una experiencia en nuestro “viaje al interior”… experiencia que conseguimos realizar si “perdonamos toda percepción”, intentando que sea el llamado “Espíritu Santo” (que es “el canal” de reunión con la Fuente…, canal que nunca hemos perdido)… intentando que sea Él quien nos enseñe a percibir inocencia.
    A mí me está sirviendo el Curso de milagros, mucho.
    Siempre vuelvo a él por más que miro cosas, y aunque solo llevo unos meses. Una vez que se pasa la disonancia de escuchar palabras que a veces nos sonaban mal (como Espíritu Santo… Dios), todo funciona de mil maravillas y es extraordinariamente clarificador.
    Y ya sabes, este es un lenguaje muy preciso para hablar del tipo de experiencias que ya conoceréis (Tolle, Michael Brown…) que son “divulgadas” por muchos otros “ya despertados”… o que están en proceso de “despertar” , no sé.

    »

  3. Archivo aquí comentario sobre estos temas personales dado en este foro

    « Por alusiones e ilusiones:

    > La verdad es que los patrones se repiten y lo mismo le pasa a la abuela de Qaditsu, ¿A la madre también? y al propio Qaditsu le tiene que haber tocado de alguna manera. Por cierto que nunca habla de ningún personaje masculino. Es como si hubiesen desaparecido de la escena.

    gracias por mí tener cuenta en, la Fuerza es tigo con.

    Sí, mi abuela es el padre, como suena. Es la que lleva los pantalones igual que hizo la suya, y los llevaba siempre, antes de que mi abuelo muriera cuando yo tenía 10 años (hace 27). Mi madre no se ha emancipado por esta posesión-culpabilización que viene de muchas cosas, entre ellas los “conflictos” de mi abuela y el hecho de que mi madre sea madre soltera.

    Mi abuela es la que le “recriminaba” a mi madre el que se hubiera quedado embarazada “sin querer”. Con esas nací yo.

    Me lo han contado y eso hacía “la pobre de mi abuela”: se sentaba en la cama de mi madre a “suspirar”, a decir “ayes”…, que qué había hecho mi madre…, y cosas así; y todo esto que he contado sirve para la lógica “exculpación” generalizada de todos… incluida la abuela condicionada por la grabación de patrones que conté, el patrón de “no-afectividad”… y luego por la tonti-moral católica-franquista;

    así que una exculpación que… con o sin milagros, es “lo lógico”… pues todos estamos “programados” o condicionados, como queráis decirlo, por patrones inconscientes que se grabaron en el cuerpo emocional, como dice San Brown.

    Y he contado la supuesta grabación de los de mi abuela (también conté otros) porque están muy claramente “expuestos”, quizá porque hay cierta “perspectiva”… ya que de entre las “cosas importantes” parece que mi abuela solo cuenta esas.

    Debido a lo que contado, entre otras cosas, no conocí a mi padre.

    No lo aceptaron por estar casado, y pese a que él quería rehacer vida lejos de su casa.
    No lo aceptaron mi abuela y abuelo; esto fue además muy explícito, fue “actuado”… cuando yo ya había nacido…, pues un día mi padre fue a ver a mis abuelos sin que estuviera mi madre delante…; entonces mi abuelo tomó al parecer la voz cantante y le dijo que no querían saber nada de él. Pero esa voz cantante era la de mi abuela, en realidad (siempre ha sido así, en serio).

    Mi padre trabajaba en Madrid y sus hijas estaban en Galicia, y no se debía llevar bien con la mujer. Él parece que quería haberse “quedado” con mi madre, pero entre pitos y flautas (“posesividad” moral de mi abuela/abuelos incluida…, mi abuela siendo como digo “la figura de padre crítico”…)… entre flautas y gaitas… mis padres decidieron terminar incluso con su amistad.

    Acabo de hojear al experto en líos familiares, en “alma familiar”, que es este hombre de las constelaciones familiares, Bert Hellinger; casualmente de entre lo primero que vi fue una página donde le preguntan claramente a Bert, en plan consultorio de conductas…: ¿qué es lo mejor cuando un padre tiene hijos con nueva pareja? Y Hellinger responde que lo mejor de lo mejor…, por su experiencia y con todo lo que vio… es que el padre se vaya con el nuevo hijo/hijos en la nueva pareja… e independientemente del sufrimiento que pueda causar lo otro… pues dice Hellinger que ha comprobado que si no, al final, todo es mucho peor.

    Y te cuento para ver que quizá también en este caso tenga “razón” Hellinger (independientemente de los “milagros” que ya estamos “haciendo”).

    Mi padre, por lo muy poco que sé, al parecer terminó emigrando a América, etc. (era creo que informático en una época donde eso no se estilaba y estaría quizá demandado o con posibilidades de irse donde fuera, no sé…)… y creo que terminó en Venezuela.

    Murió muy joven para lo que es normal hoy, a los 49 creo, “de un cáncer”, y volvió a Galicia poco antes para morir allí.

    Y mi familia… pues eso, mi abuelo sacaba casi 20 años a mi abuela, de edad, y terminó muriendo por leucemia sin ton ni son. Por cierto, que lo que llaman leucemia, al menos algún tipo, es una fase de regeneración de un programa con sentido biológico (como los llamó Hamer y divulgan hoy también por ejemplo en biodescodificación)…, y los médicos, al no saber esto (y por el pánico que da a la gente el hecho de tener cáncer o leucemia y cosas así), literalmente van “a la contra del cuerpo”, como hacen en tantas ocasiones.
    Como bien dice el mismo Brown, los médicos están bien para tratar cosas “físicas” (traumatismos), y para erradicar más o menos sutilmente o a lo bestia los síntomas físicos (los efectos, lo cual, como sabemos, no es la causa (siempre “emocional” en caso de cánceres por ejemplo, relativa a patrones familiares, conflictos, eventos traumáticos, etc.))…; y tal erradicación de síntomas hace sistema con el general aterrorizamiento que tendríamos por el propio paradigma “occidental” en estos asuntos… alentado en esta sociedad…, el del pánico a cosas como el cáncer y demás…, pero los médicos ni saben, ni tienen ni idea, ni quieren tenerla acerca de lo que es en general la enfermedad, obviamente; y así seguirá siendo un tiempo largo, de este que es ilusorio … ya que sabemos que el universo está precisamente configurado para hacernos dementes, emocionalmente dementes, es decir, irresponsables en cuanto al “punto causal” —emocional— en lo tocante a nuestra calidad en la experiencia, como dice Brown.

    Mi madre pues eso, sigue sin “emanciparse”…, mi abuela sufrió mucho con la “desaparición” del abuelo… (nunca se ha ido en realidad)…, etc., etc. Y en cuanto a mí ya conté algunas cosas.
    ____
    PD:
    ah, y que conste que todo esto que cuento es un marco para poder hablar y no para “hacernos los inocentes”;
    si alguien lee alguna vez…, espero que no se interprete así, pues ni siquiera eso está en Brown (eso de hacerse los inocentes sin más); aquí, en tanto cuerpo, ya sabemos que no hay nadie ni inocente ni culpable, pues la culpa es un invento y solo hay “Inocencia” (Dios).

    …ni siquiera Brown da pie a que sea interpretado en plan “victimillas”… como que “somos inocentes” y ya está… como que somos niños rotos y ya está…, pese a que él use tales palabras… pues del mismo Brown también sacamos la siguiente interpretación que se ajusta más a UCDM:

    somos nosotros mismos, así como “trayendo” al “universo material” nuestra “disfunción emocional” (ese ego “puro”, a desplegar como patrón de conflictos…)… somos nosotros quienes en realidad también o principalmente hacemos “girar” el mundo a nuestro alrededor (¡ya desde siendo fetos!) que expresa o va desplegando tal cúmulo conflictual —ego.

    Esto está así expresado en “La alquimia…” de Brown; es fantástico

    Es maravilloso poder tener varios registros en lo de las palabras… para actuar… y ver cómo se puede traer todo hacia el Curso y la no-dualidad pura…, un Curso que parece día a día simplemente lo más liberador…, como experiencia…, sin duda…, cada vez más “sin duda” (y la gente cuando lee estas cosas a veces pensamos o piensan que esto es “dogmático” al no tener en cuenta lo de la experiencia; qué profundamente “dictatorial” es esa visión acusadora de “dogmatismo” contra ese trabajo nuestro de los interiores… esa limpieza emocional que se sirve de esquemas completamente “anti”-ego… que se realiza con estas cosas del Curso………… qué profundamente absurdo es ese encarcelamiento por “lo racional” o “mental”… en el que tanto hemos estado y al que nos sometemos los humanos cuando creemos estar “liberándonos”…, mientras que en realidad nos enjaulamos en las interpretaciones y fantasías del ego…, en el mundo del afuera que realmente no existe). »

  4. Archivo también aquí otro comentario mío (más confuso) sobre estos “problemas” (en este foro):

    «en este enlace :

    http://www.uncursodemilagros.com.es/phpBB2/viewtopic.php?t=352

    y en este comentario dentro de ese enlace:

    http://www.uncursodemilagros.com.es/phpBB2/viewtopic.php?p=918#918

    por ejemplo admin habló o insistió en el dichoso tema de la confusión de niveles, de, más detalladamente, tal y como lo pone en el Curso…:

    atender a la idea de “orden de necesidades” en su propio nivel antes de que se pueda “curar” la percepción de niveles…

    ¿En qué sentido, por cierto, si se puede decir también…, tal “orden de necesidades” sería traducible en “niveles de necesidades”?

    Quizá hay un poco de lío, ya digo, por cierto, en la posibilidad de intercambiar esas palabras, orden-niveles, niveles de orden, orden de niveles, … en el texto.

    Pero bueno, sigo, con perdón.

    Así que toco este tema de los niveles, por si alguien quiere comentar y alumbrarme más esto (sin que el ánimo de hablar sea el meramente masturbatorio “conceptual”).

    Este es el fantástico y al principio muy intrigante párrafo del Curso, aunque sea simple en realidad (aún no tan simple)…, como todo del Curso…, que admin comentó un poco en ese enlace:

    Cita:
    “La idea de un orden de necesidades, que proviene del error original de que uno puede estar separado de Dios, requiere corrección en su propio nivel antes de que pueda corregirse el error de percibir niveles. No te puedes comportar con eficacia mientras operes en diferentes niveles. Sin embargo, mientras lo hagas, la corrección debe proceder verticalmente, desde abajo hacia arriba. Esto es así porque crees que vives en el espacio, donde conceptos como “arriba” y “abajo” tienen sentido. En última instancia, ni el espacio ni el tiempo tienen ningún sentido. Ambos son meramente creencias.” (T1.VI/3)

    En realidad yo estoy siempre recomenzando el Texto principal del Curso, así que vamos allá.

    Decía admin en ese enlace que
    Cita:
    «la ilusión, vista correctamente, es lo que permitirá que sea abandonada definitivamente».

    Es decir, que no se trataba, como dice más adelante, de descartar la percepción sin más.

    Quiero poner una especie de ejemplo de posible paso que quizá haya que dar en cierto “tener que” forzarse uno a “ver correctamente la percepción” (de alguna manera), como decía admin….

    A ver si os vale el ejemplo, y si es que a alguien le pica al final por decir algo si hay algo que decir…, desde allá donde esté en las lejananzas y en los Pocos-Tiempos que hay siempre en la Vida Moderna.

    Va a tratar un poco lejanamente de mi experiencia vital…, quizá poco difuminada al final, pero no, más bien atreviéndome en el confesionario…, ya que nadie nos ve …, una experiencia con la cual estoy bastante “melancólico”, por cierto, jaja (tendría quizá que pasar más bien por el confesor-consulta personal de admin… , y antes que informarme (lo poco me informó al final ) sobre cómo era esto de “lo grupal”.

    Sea una persona que…, pongamos, no se saluda “correctamente” con otra persona de la familia…, lleva habiendo trato digamos “poco amoroso” desde siempre aquí; la familia hace eso normalmente, la verdad, en el ambiente chusco este que a veces se crea de puertas para adentro, aunque sean dos mujeres, en mi caso…, y luego yo, el tercero en discordia…, que nos quedamos sin el abuelo muy pronto… y que no tengo ni tuve jamás papi-chulo…, aunque bueno, mentalmente esto ya se está perdonando aparentemente bastante… y aunque se tengan cada vez más sentimientos “buenos”… (por mi parte hacia ambas otras dos partes de las tres que éramos aquí…, y un poco en la otra relación también).

    Claro, no habrá de sentirse uno culpable…, habría que aceptar la sensación, mirar la emoción…, pero claro, cuando esas personas son de hace mucho tiempo “conocidas”, convivientes…, por ser “familia” (ay, “la cosa nostra”…, y eso que mi familia es más bien nada caciquil mafiosa…, vamos, super-“pringada” (tooma Morenooo…… la proyección……))…

    Pongamos que es un caso relativo a “la familia”, donde digamos que está “todo mezclado” (pongámonos “teóricos”):

    – por ser afectos tan “lejanos” y cercanos a la vez en el tiempo…, con ese haber sido afectado tanto por las relaciones desde mucho tiempo atrás, como pasa en lo familiar…; con lo que puee eso crear de “condicionamientos” (¿se diría?)…

    – convenciones sociales: “hay que saludar correctamente a la gente”…

    – …

    Bueno…, paro;

    …me meto más al trapo…, y no sigo sociologizando…

    Hay como “miedo al cuerpo”, y supongo que lo de «no descartar sin más la percepción» —como vendría luego a decir admin— tiene que ver con no engañarse sobre lo que realmente está uno percibiendo, al proyectar un determinado comportamiento por ejemplo…, y si es que “percibir es proyectar-comportarse”…

    No descartar pues que con tus actos realmente sigues percibiendo al otro “imaginariamente” (por ejemplo reprimiéndote algunos “pasos adelante” que podrías dar…), sigues como siempre percibiendo como antes lo percibías…, y no como correspondería a tu mente en cierto “proceso de sanación”…

    Claro que puedes confiar en que, con el trabajo del “curso”, se te haga así como más fácil progresivamente perdonar ese símbolo que es el cuerpo…, a eso “ahí fuera”…, pero…, imagino que en el caso “familia” se darán mil y un millón de historias fuertemente inconscientes, y a veces fuertemente emparanoiantes…, tanto como para darse una confusión de niveles a lo grande o a lo grandísimo, como por ejemplo creo que es mi caso en esto de “lo inconsciente”; algún detalle: es una relación a tres, un trío familiar, un poco digamos “terrible”. En realidad, claro, es que toda relación especial tiene una parte de terrible terribilísima, siempre (son paradójicamente tan tan “separación”…)…, y mejor no hacer muchas graduaciones, como siempre, en esto…, pero bueno… Yo lo viví así, “muy terrible”, aunque vaya sanando por mi parte…, desde poco antes de encontrar el Curso…, y también vaya sanando un poco (poco) por la otra parte de las dos implicadas.

    Es una relación fuerte e inconscientemente soldada desde mucho tiempo atrás, aunque muy afeada por la “tradición” de la vida; es el caso de abuela-madre que nunca han dejado de vivir juntas, que sacrificialmente se forzaron a ello…, con una relación de aquella manera (aún sacrificial por cierta proyección…, aunque no como antes)…, y de lo cual es como que yo heredo hábitos…, claro —”no estamos separados”…, así que supongo que la separación, como idea, vemos que se comparte aquí “de lo lindo”…… , claramente…, y haya o no yo “querido que esto pasara” (pues viví hasta los 25 aquí…, y luego algunos meses sueltos he vuelto, y tengo una especie de complejo).

    No sé aquí cómo hablar de “orden de necesidades”.

    Supongo algo así:

    yo imagino mi “orden de necesidades”, así como demasiado imaginariamente…, y que no corresponde en realidad al nivel donde estoy…, pues éste sigue siendo, hablando en plata: el de cuerpos que no han perdonado (con todo el lío de que encima al ser un trío y ellas digamos “no haberse perdonado”…, bueno, no sé; siguen con semi-bronquillas tontas de vez en cuando y no hay quien arregle esto , ni debo yo querer, claro, con el ego; pero es que es muy fuerte por una parte la vida esta; “lo que es la vida”…, esto de que la clave sea esotérica en realidad, y que el plan de salvación contenga tantas cosas raras que desde el ego se ven como “frikis” pero luego, como vemos sugerido en Renard o en lo que Jesús hablaba con la escriba a cuento de “reencarnación”…, o bien hablándolo más “abstractamente” con el tema del trabajo “escalable” del perdón…, que actuaría en tiempos-zonas insospechadas de la realidad real que poco tiene que ver con lo que “vemos” en nuestro falso-tiempo del universo…, etc.).

    Digamos que en paralelo, y sirviendo para mi caso, el ejemplo que admin comentó hablaba de esto de límites —respecto al caso de alguien que no sabía poner límites, que se “sacrificaba demasiado”:

    Cita:
    «En ese nivel, debe aprender a poner límites para usar correctamente su energía en relación a otros. Una vez que aprende a hacer eso, la idea de poner límites carece de sentido, pero sólo una vez que se ha experimentado».

    Entonces, yo inconscientemente me sigo creyendo cuerpo y sigo creyendo que éste es importante (entran aquí todos los condicionamientos, chantajes, de afectos desde la infancia…), e insistamos, esto se da muy inconscientemente por el tema de “familia”.

    Pero, imaginariamente bloqueo la corrección en el propio nivel del orden de necesidades, creyéndome que ya no percibo niveles atajando por mi cuenta con una especie de “perdón-para-destruir” que sería lo que fundaría mi “ser imaginario”…, un perdón entonces “muy sibilino”…, por ser tocante a algo muy inconsciente (seguiría quizá siendo “para destruir”, quizá por no perdonarme a mí mismo en realidad…, que claro, yo al único al que tendría que perdonar en principio…, y más por haber capas muy inconscientes, ¿digamos?).

    La corrección debe ir de abajo hacia arriba…, decía J.

    Entonces, sería (supongo que no hay otra opción): desde “cuerpos” hacia “mente”.

    Quiere decir, supongo, que te tienes que forzar en evitar que tu imaginación-ego siga bloqueando por ejemplo cierta capacidad de “actuación” espontánea. O forzarte también a perdonarte a ti mismo en una especie de “tomártelo con humor”, todo esto.

    Este forzarse a “no imaginar demasiado”…, sería ir de abajo hacia arriba si consigues, dicho rápidamente, “curar cuerpos”, es decir, tratar al nivel de los cuerpos con cierta “normalidad” (aquí nunca nada ha sido “normal” ), con lo que sea, o por lo menos dar pasos.

    Claro, supongo que la relación —bastante difícil— que durante largo tiempo (ya no tanto) siempre se ha tenido en realidad aquí…, en casa… donde estoy pasando ahora algunos días…, resulta, digo, que sería como si hubiera convertido “aparentemente” —en nuestras “creencias inconscientes”— a los cuerpos, de la familia, en algo que para mí significa-percibo claramente como separación brutal (aquí llegaban a las manos… , algo cómicamente, pero bueno…, y por añadidura terminamos llegando todos a las manos ).

    »

  5. Archivo también un maravilloso comentario del usuario Ramón, en aquel foro… y mi respuesta bajo el mismo aquí:

    «Hola qadistu

    Antes de nada he de pedirte disculpas por haberte hecho escribir tanto. Por no haber visto en el primero de tus mensajes lo que tenía que haber visto, e inexplicablemente no vi, supongo que, por mi empeño de desempeñar el personaje del foro.

    Me quito ahora el “uniforme de estudiante del Curso”, y paso a hablarte desde mi experiencia vital en una técnica terapéutica en la que fui formado, y que he ejercido, discretamente, de forma ocasional.

    Siendo fiel a esa experiencia, he de decirte que, en el mejor de los casos, que es el de que tu madre no te rechazara cuando supo de tu concepción, viviste literalmente toda su angustia, todo tu miedo y toda su culpabilidad durante todo el embarazo, y con toda esa carga emocional, viniste al aire, para seguir sufriendo el impacto de las emociones maternas y aumentando el daño inicial.

    En el peor, que es muy probable, fuiste un hijo no deseado, de modo que sufriste el rechazo a tu ser, desde el mismo instante en que tu madre tuvo conciencia de tu existencia; y si así fue, sufriste el ataque mas cruel que uno puede sufrir aquí, el que sepulta el amor que hay en uno en un lugar inaccesible, para asegurarse de que jamás vuelva a ser herido y el que hace sentir el miedo a no ser, el miedo a dejar de ser, pues la conciencia fetal, preconceptual, preverbal, no puede conceptualizar la muerte, pero te aseguro que puede sentir alto y claro la amenaza de dejar de ser, y el miedo asociado, implícita en cada uno de los pensamientos de su madre sobre la posibilidad de deshacerse de él.

    Me parece a mí, por lo que dices, que el caso fue el peor, si bien, en realidad, no te negaste el derecho al amor, simplemente, decidiste en lo oculto, y tenias buenas razones para ello, esconder el amor, para asegurarte de que nadie pudiera volver a ser tan cruel con él, y, por lo mismo, te retiraste de la “afectividad social”, para protegerlo, para protegerte.

    ¿Qué esto ha afectado a todas tus relaciones?, como apuntas; No lo dudes; repasa lo que sentías cuando se iban a acabar y lo que consideraste la causa de la ruptura de cada una de ellas, casi seguro que siempre fue la misma.

    El cuerpo emocional o nivel emocional tiene una característica que el nivel mental ni sospecha: No tiene pasado. Toda su historia significativa esta viva ahora. Aquellos hechos que en tu nivel mental consideras que no están sucediendo ahora, porque los ubicas en tu pasado, en tu nivel emocional, sin embargo, están sucediendo ahora, es decir, las emociones asociadas a los mismos, están siendo ahora, están vigentes o vivas en cada instante del tiempo y su alimento es la analogía, esto es, cada hecho análogo a aquel que les dio vida, acrecienta su vida, acrecienta su poder.

    Voy a ponerte un ejemplo real, para ilustrar lo anterior. Me río con ese caso cada vez que vuelvo a escuchar la cinta.

    En una de las sesiones de terapia que el profesor hizo a 9 de los 10 alumnos, conmigo no pudo; el “paciente”, después de revivir el parto, en esa pausa que hay que dar para que baje de intensidad el desasosiego y nerviosismo que sufre al tocar el aire, se produce el siguiente diálogo entre terapeuta y paciente:

    -Paciente: ¡Me pegan, me están pegando!
    -Terapeuta: No hombre, ¿Cómo te van a estar pegando?, será otra cosa..a ver…¿donde te pegan?.
    – Paciente: En la espalda. ¡Me pegan!, ¡Me hacen daño!.
    – Terapeuta: ¿estas hacia abajo y te sujetan las piernas?
    – Paciente: Si, ¡Me pegan!, ¡Me hacen daño!.
    -Terapeuta: No te pegan hombre……te están ayudando para que puedas respirar….Mira bien, igual es un una mujer con un vestido blanco, que te está ayudando…
    -Paciente: ¡Es mi tía¡…¡Me pega y se ríe!….(muy enfadado)…¡Mi tía se ríe!.

    Una vez terminada la sesión, el paciente, ya despejado, nos comentó a los presentes: “Me he dado cuenta de porque le he tenido siempre manía a mi tía, a pesar de que la mujer se ha portado siempre muy bien conmigo”. La carcajada fue general, pero el asombro también.

    Bueno, pues extrapola tú mismo. Si una chorrada como la que acabo de relatar, se vive así en lo emocional y es capaz de producir los efectos relatados, imagina el poder de lo que tú viviste, y en tu nivel emocional, estás sintiendo, viviendo, ahora, aunque en lo oculto, en tu inconsciente.

    La terapia consiste en eso, en facilitar que el paciente “se de cuenta”, porque lo que está vivo y oculto sigue produciendo efectos, en tanto no se deshaga, y solo se puede deshacer confrontando la conciencia del adulto con la del niño en cuanto a la interpretación de los hechos que provocaron la carga emocional errónea o dañina. En otras palabras hay que revivir en la conciencia de feto y en la de niño, hasta los5 o 6 años, los impactos emocionales tóxicos, los daños, pero estando a la vez en la conciencia de adulto, en eso consiste el método inventado por Joaquín Grau.

    La terapia es dura, te lo aviso, tanto más cuanto más graves son los daños, y es dura no solo en lo emocional, sino también en lo físico, pues en este último nivel, el paciente, al revivir refleja a menudo lo que físicamente vivió, hasta el punto de que más de una vez asusta al terapeuta. Pero ¡Oh maravilla!, aunque un minuto antes estuviese blanco como la cera y envuelto en un sudor frío, y sollozando como lo hace un niño…..nunca pasa nada…cuando lo restauras al estado normal de conciencia, su cuerpo también recupera la normalidad, así que por ese lao, poco miedo, aparte que tu eres muy joven.

    La terapia en sí es un arte, el arte de acompañar al paciente en su viaje hacia la obscuridad, solo invitando, jamás induciendo, para asegurarse de que no se inventa nada para complacerte y utilizando un lenguaje lo menos abstracto o conceptual posible, el lenguaje de un niño, para no sacarlo, sin querer, de la conciencia del niño. Es también el arte de saber cuando el paciente pasa por un episodio de puntillas, porque no quiere llegar al núcleo duro, y solo te dá episodios analógicos. Por eso es importante el terapeuta, tiene que empatizar con el paciente, más no para llevarle donde él cree que puede estar el daño, eso sería inducir, sino para adecuar el dialogo al nivel en que el paciente está, y para entender lo que el paciente le dice que está viviendo, y así determinar con inteligencia el siguiente paso que le va a invitar a dar, en un laberinto, el del paciente, que el terapeuta no puede ver.

    Por tanto, si te decides a hacerla, y puedes elegir entre varios, te aconsejo elegir al más veterano o a la más veterana. La terapia es rápida, en general 10 sesiones, a veces menos, como mucho 15, pero bueno, si vas ya te informarán.

    Te pongo el enlace en el que encontrarás más información.

    http://www.grau-anatheoresis.com/

    Hay terapias regresivas más famosas y modernas, como la de Brian Weis, de vidas pasadas, pero no la conozco. En esta también hay una estrategia de regresión a vidas pasadas, pero se hace para obtener información, sin dar por hecho en absoluto que de verdad te esté dando el paciente una vida pasada. Yo la he empleado, y, !qué casualidad!, siempre me han dado vidas malas, ni una sola buena, siempre dramones y siempre muy antiguas…No sé, no sé, para mí, que no son vidas pasadas….pero quien sabe…

    Después de lo dicho, puedes comprender, porque te he pedido disculpas por hacerte trabajar tanto. Cuando contaste en el primero de tus tres mensajes las circunstancias del embarazo de tu madre, era como si hubieras puesto a un metro de mi cara un semáforo de leds con los tres focos parpadeando, y, sin embargo,¡ no lo vi !, vi solo lo que quería ver para dar pié a lo que quería compartir del Curso, en relación con el conflicto de niveles.

    Has condenado a tu madre, y la mantienes condenada, resintiendo sus agresiones, lo cual no está oculto para tí, pues lo expones en tu mensaje.

    Tu madre, obviamente, era completamente inconsciente del daño que te estaba haciendo, un daño que , está claro, no pudo reparar a pesar de todo el amor y cuidado que, estoy seguro, te dio o intentó dar. !No sabía lo que hacía!.

    Estoy seguro que esto lo entiendes, y que te alivia un poco, pero no es bastante, el nivel emocional no sabe de este tipo de entendimientos, en eso consiste el conflicto de niveles; cada uno va por su lado.

    Tienes que bajar a la obscuridad e iluminarla, darte cuenta, de lo que tu madre sentía, porque lo sentía y como lo interpretabas tú. En esa interpretación está el error, tu pecado.

    Recuerda esta frase de UCDM:

    “Nunca condenas a tu hermano por sus pecados, sino por los tuyos”.

    Así es, pero como casi siempre en UCDM, a esa frase le falta algo; creo que J lo hizo a idea, y ya te dije “para que”, según mi opinión. Si le añado” ocultos” después de tuyos, la entiendo mucho mejor, en particular, en tu caso.

    Necesitas el milagro, ese que corrige los errores de percepción, de interpretación, los pecados ocultos (Percibir es interpretar según el Curso), ese que hace que donde reinaba un viejo odio renazca un nuevo amor, y esa función le corresponde al Espíritu Santo. Pero chico, no creo que porque le eches una mano se enfade, al fin y al cabo el Curso dice de sí mismo que es un recurso para acortar el tiempo, y creo que puedes acortarlo con la terapia que te invito a considerar.

    Tu verás, por mi parte es lo máximo que te puedo ofrecer, no se me ocurre nada más, aparte lo dicho en otros mensajes.

    Solo una cosa más.

    “Allá donde vayas, allá iras tú”. Antes de ir al monte, considera que el monte no va a curar tu desasosiego, tu conflicto, tu mal-sentir el mundo y la vida, no puede, “no hay nada externo a ti que te pueda afectar” (UCDM), aunque si la puede aliviar, pero eso no sería más que una compensación de tus daños, no una curación.

    No quiero negarte tus sueños, solo te propongo que consideres que sería bueno posponer esa decisión tan decisiva, para después de estar curado, a ver si entonces la contemplas del mismo modo.

    Paz, amor y mucho éxito y suerte, si acaso, tras sopesar bien lo que te digo, y examinar otras alternativas, decides dar el paso que te propongo.»

    Y mi respuesta:

    «hola, respondo a Ramón;
    a prado quizá mañana por separado, acabo de ver su amable respuesta (gracias prado, por responder (no me llames “chaval” que entonces pareces un abusica si lo dices en serio… y qué va a pensar de eso tu admirada Rebeca)).

    > Antes de nada he de pedirte disculpas por haberte hecho escribir tanto

    para nada, me gusta esto de la pornografía.

    > mi experiencia vital en una técnica terapéutica en la que fui formado

    … esto tiene mucho sentido, que el batallón de los millones de lectores pacientes y pacíficos del foro nos haya enviado por una parte a prado, para recordarnos la paz y la posible facilidad de la felicidad (que la decide el E.S. tan panchamente, y que ya nos vale con tanto decidir niveles por nuestra cuenta…), y, por otra…, a Ramón…, milagrero subsidiario para causas auténticamente perdidas y graves como la mía

    ¡ la madre que os ha parido !

    …quiero decir, la que me parió (no proyectaré + ).

    Y quién sabe…, podría ser que me pusieras tú mismo las sesiones (pese a que dices que hay que elegir al “más veterano/a” (¿y cómo sé cuál es?))…, tú mismo los discos hipnóticos …, y me “operas” pues el hincomsciente…, si quieres…, por tus módicos honorarios de practicante discreto…, como dices… que hay que ahorrar hasta en la propia salud, pues debo tener ascendentes catalanes… —y eh!, cuidado, ni se me rechiste el chiste u observación tópico-“racista”…, pues el otro verano me han confirmado en la bella Cataluña los mismos catalanes que sí es así, que sí, que es que son unos tacaños en general allí.

    Pues oyes, te decía…, que tú también tienes que practicar con casos extremos deportivamente…, que no todo van a hacerlo los erigidos triunfales profesionales de la Grau-academy.

    Tiene muy buena pinta este señor serio y grave Grau, con sus textos motivadores. Vaya antro que tiene que haber montado, ni en los tiempos de las brujas.

    Pero bueno, la cosa es pegarse alguna paliza mental con quien sea, si toca, si Dios quiere, jajaja; aunque tampoco pasa nada si no se tercia el tercio…, también se lo podemos ir dejando al E.S., que yo sigo ahí dale con las lindezas…, diciéndome lindezas de luz maravillosa que deshace la oscuridad sortilogísticamente…, y algo pasará sí o sí

    Bueno, completo mi ficha (solo para muy aburridos e interesados):

    para más inri, en verdad os digo que además para colmo “soy aries” 🙂

    En realidad no he nacido. Uf, menos mal, menos mal que está el Curso para decirme esta cosa tan sencilla, para contarnos esto y encima de esa forma tan adornada: mira por dónde, tontolaba… pero resulta que no has nacido… y nunca nadie en realidad ha nacido.

    Qué alivio; ay qué payasada de universo, de verdad.

    > no te rechazara cuando supo de tu concepción

    ella en un momento dado sí que aceptó “bien”, claro, ya dije, se supone, claramente;
    pero claro, quedan los niveles, los inconscientes, incluso digámoslo así, como se usa tanto…: y/o las historias heredadas viejas de vete a saber qué generaciones/vidas…, digamos…

    (¿)Esas cosas de los antepasados… serán también las que están enlazadas pues a la manifestación de automachaque frustrante que se parecieron autoinfligir ambas dos santas miembras de la gran-Mam? Habrá que verlo.

    Un ejemplo “simpático”: el “ay, me quiero morir, ay”, lo escuché muchas veces en la vida familiar, de pequeño; también una vez a mi madre el típico y desesperado…: “no te tenía que haber tenido”. Eso ya no parece tan “inconsciente”, pero tampoco me voy a hacer la víctima, oyes, que a eso justo es a lo que hemos venido a esta cosa que pasa por universo; recuerdo a mi abuela diciéndome que eso mi madre no me lo decía en serio , jajaja.

    O sea, que yo proyectaba eso para escuchar eso. ¿Y yo qué habré hecho en otras vidas o antepasados míos qué han hecho para que yo escuche esto tan pronto? ¿Me han elegido para ser el más tonto?

    Joer, gracias super-J., gracias porque nadie hemos nacido…, y menos mal que todo esto es nuestra propia broma de mal gusto que nos hacemos para montar el decorado separador; maremía cómo estamos.

    Está todo montado de maravilla para el ego, este escenario megabestial de asimetría a nivel mundial…, también local…, con diferencias económicas, psicológicas… joer… hasta que descubramos de una vez todos, al final de los irrisorios tiempos…, que es que ni hacía falta “comer”…, que nosotros no estamos aquí.

    Pero claro, eso dice J. que tiene que ser curado en su propio nivel (??):
    ¿y eso quiere decir por ejemplo la simpleza de que, antes de que el universo parezca que desaparece, la gente-seres-consciencia-universo, en ninguno de los planetas…, no iría a sentir “necesidades” a nivel global de todo el universo…, y bien sea porque “comen”…, bien sea porque se alimentan como dios manda (de prana…)? ¿O todos a vivir de prana? ¿O da igual? ¿O qué?

    Bueno, dejo la broma de intentar hacer el trabajo del E.S., vale.

    No sé cómo se deshace el universo, y como supiera ya la habíais cagado pero bien cagada.
    Menos mal que Dios no ve todo esto, y le da igual…, y que se va deshaciendo con nuestro “interior en reconexión”…, y menos mal que Él “sabe” pues lo que se hacía ante este absurdo desmadre… y que el plan de salvación no lo podemos llevar a cabo con los egos en lo exterior… , jajaja; menos mal, porque las ETA’s y demás, ahora que están afortunadamente otra vez de moda por el último espectáculo sobre “sus” decisiones…, las ETA’s se iban a quedar como niños de pañales a mi lado “deshacedor”.

    Menos mal también que J. nos enseña tan bellamente la lindeza de que en realidad todos somos asesinos, pues “el nivel que importa”, el mental, es realmente aterrador en todos nosotros (quizá hasta también en pradotranquilo lo sea…, quién sabe; prado y yo no lo sabremos hasta que no vayamos a la nuevamente estrenada consulta de Ramón, ambos dos, cogidos del chupete).

    Pero vaya, es “encantadora” esta sensación, cuando uno aprende el curso un poco, esta sensación de vivir en “Matrix”… que estoy teniendo; nos voy viendo como entes algo “babosos”, aunque amorosos a su manera, dignos de ser amados, claro, pero tan pánfilos en el mal sentido cara-inocentista… (veo-percibo-proyecto mi panfilismo, claro)… tan “dignos” pero… “dignos” por eso que justo no creemos que somos (hijos de Dios)…, pero babosos super-babosísimos…, ahí como “colgando”, como inconscientes…, de decisiones tomadas aparentemente por nosotros…, haciéndonos los inocentes dentro de la olla de culpabilidad caníbal que llamamos rimbombantemente “universo”… y dejando aquí la carne sufriente inconscientemente.

    > viviste literalmente toda su angustia

    y la de mi abuela ahí suspirando…
    luego Franco recompensó un poco las culpabilidades que él ayudó en el guión a prolongar…, el pobre tonto también de Franco…, pues a mi familia le concedieron otra especie de condena, un piso de protección oficial…, que estuvieron pagando no se sabe cuánto tiempo, mogollón…, y luego otro también protegido que se lo termina quedando mi tía, que esa es “más lista” que mi madre (en realidad no), le saca un año y se casó astutamente para ya emanciparse e irse a ese piso…; mientras, mi madre se quedó como “segunda” atrincherada en las faldas de la mártir culpabilidad.

    La recompensa franquista vino también a causa de que mi abuelo, un poco para buscarse la vida (tampoco es que fuera fanático) se paseó de soldado raso por Rusia en la división azul. No debió matar a nadie, entre los bocados de peladura de patata congelada que parece que comían a la salud de Hitler…, pero vete a saber, quizá también ayudó a proyectar algo de culpabilidad ahí; lo que sí que desde luego hizo es cerrar las puertas a mi padre (mi madre poco contaba ahí en las decisiones; y aclarar ya en esta aburrida biografía para todos los públicos que mi madre y mi tía son más bien o del todo “de izquierdas”, al menos de corazón , al revés que mi abuela…, que en su inocencia sigue votando a los a veces ultra-anarco-liberales del PP…, y a esa gente que parece seguir el guión del ego tan tan cumplidamente).

    > te retiraste de la “afectividad social”, para protegerlo, para protegerte.

    sobre todo como “rasgo general de la vida”, ese bloqueo, más que… como dije…, “en general”…, porque luego uno disimula…, ya dije, quizá tiene “parejas”, o a veces las amistades parece que “van”…, etc.

    > la causa de la ruptura de cada una de ellas, casi seguro que siempre fue la misma.

    últimamente “la causa” parecía quizá ser el que yo no aguanto ya más “conflicto”…, que quería a toda costa entender lo que estaba pasando (hasta que por fin ya encontré que los tiros van más bien hacia que, en realidad, todas estas cosas ni existen…, que el miedo no existe, vale…; pero joer, esto me ha costado casi toda la “normalidad vital” según ciertos “patrones”…),
    … así que ahí me ves, no aguantando más conflicto (o siendo esa mi excusa para agudizar ciertas cosas, no sé)… incluso e igualmente si el conflicto no está directamente dirigido hacia mí. No entiendo eso, no quería convivir con eso, no quería; digamos que no admitía no seguir “entendiendo”, o no ver que no hay nada que entender, como vemos ahora.

    Claro, esto sería…, como vi más tarde…, mi: “es que tiene que haber alguna manera mejor”…

    …es decir, si alguien delante tenía un conflicto, y yo no podía hacer nada…, entonces me apetece más bien irme a “aprender”, lejos de eso…, no sabía qué cosa…, pero a “aprender” algo;
    no, no y no, no lo quiero…, lo odiaba cada vez más, no es necesario el juicio, no es necesario pasarlo mal por lo que nos hacen sumándole a los hechos (“lo que alguien malo nos hace”) nuestra propia desazón enjuiciante; no, no, no, no no nonononononono (ante la culpa de discusiones con otros… o de falta de atreverse a discutirlo con los otros “pagándolo” entonces conmigo…, etc.; yo qué sé). “Inocente”…

    > El cuerpo emocional o nivel emocional tiene una característica que el nivel mental ni sospecha: No tiene pasado.

    Esto supongo que es también lo que se dice de esa otra manera más bioilógica, lo de que la parte diestra del cerebro es así: una total flipada.

    > su alimento es la analogía, esto es, cada hecho análogo a aquel que les dio vida, acrecienta su vida, acrecienta su poder…
    > …Bueno, pues extrapola tú mismo.

    No sé cuál aspecto extrapolar antes, si por ejemplo el de que en realidad no he nacido “debido a” haber nacido por cesárea…, o el de que no estoy aquí, porque en realidad inconsciente o conscientemente no “se” quería que viniera, jajaja.
    Claro, luego por mucho que te digan que todo está bien…, que el mundo nos quiere… uno no se lo cree. Qué niveles estos…

    > pero estando a la vez en la conciencia de adulto, en eso consiste el método inventado por Joaquín Grau.

    Me pregunto si harán lo mismo con las “constelaciones familiares”…, o por ejemplo también con la hipnosis + transgeneracional… esas dos cosas que parece que dicen usar algunos o todos los “biodescodificadores” (estos que parece que, desde la vena francesa de tal cosa, usan algo también lo que el pobre Hamer ha sistematizado tan bonito… pero sin casi citarle… porque está mal visto… —ay el pobre, otro semi-mártir…, y qué tremendamente “divino” este Hamer…).

    > La terapia es dura, te lo aviso

    Más se perdió en la guerra.

    > siempre dramones y siempre muy antiguas

    pues nada, porfa, ya nos pasarás tu biografía, que le tomamos gusto a los dramas.

    > No sé, no sé, para mí, que no son vidas pasadas

    Bueno, es que ya sabes que en realidad todo esto no está pasando, todo está no-pasando “a la no-vez”…, y la cosa se complica y se co-implica y re-quete-des-explica… porque dicen las locas felices más o menos “jetas”, como en la nueva era diversa está por ejemplo la graciosamente auto-elegida Inelia Benz…, dice que podemos ir picando de vidas paralelas…, así que no se puede pensar nada.

    Joer, en realidad ya sabes o no sé si quieres saber…, no se puede “entender” aquí nada de nada, por mucha ciencia y gaitas filipinas…, y lo que pasa es que a veces… si el plan de salvation lleva incluidas estas cosas para ser “útiles”…, pues vale…, pues yo qué sé.

    Total, como el cachito de Cielo que somos también, solo de forma aparente “separado”… está pues solo ilusoriamente separado…, entonces todo es tan tan en realidad “mentira”…, también eso de que estamos aquí…, recordemos…; así que lo tuyo de hoy, “de ahora”, formará parte de una de esas “cosas” revisitables por vete a saber qué o cómo… (sobre todo por vete a saber ya no “quién”, sino vete a saber “para qué”…, qué “propósito”…) que quizá “visite” algún menda en algún momento y no se reconocerá…, o sí, o da igual… porque como en realidad todo lo que se hace aquí para perdonar es para perdonar-deshacer… Vamos, no somos nadie, solo es un para-qué

    > Has condenado a tu madre, y la mantienes condenada, resintiendo sus agresiones, lo cual no está oculto para tí, pues lo expones en tu mensaje.

    Sí, y encima ella “se ha condenado a sí misma”. Claro, entonces va todo en el mismo paquete infernal… Y “yo” ya empecé a “perdonarla”, es decir, claro, digamos…, a perdonarme a mí mismo por percibir que ella se condena…, aunque sea tan real su auto-condena por haberse pasado media vida con las úlceras aquí ya afortunadamente superadas diciendo tanto el “me quiero morir”…, por ejemplo, aparte de los desaguisados “x”.

    Claro pero no estamos “separados”…, así que yo soy amplificación-símbolo de toda esa culpabilidad-semilla, desde el inicio…, soy el símbolo de esa basura, vale; ay pooobre qué víctima

    Tengo que dar gracias a Dios por ser un símbolo tan claro claro…, aunque todos lo seamos a nuestro modo, supongo.

    Joer, soy Neo, soy el elegido, jajaja, la váis a cagar…, conmigo se va a deshacer medio universo sin que os enteréis…, vais listos si creíais poder reencarnaros tropecientas veces más (por ejemplo prado para poder seguir corrigiendo tranquila y bellamente a la gente perdida como nosotros).

    Nada, de eso nada…, ya serán tropecientas veces menos cien mil…, por mi parte… Y allá vosotros con las vuestras partes ilusorias…, aunque me da rabia también, pues seguro que me ganáis y todo…, así que no canto victoria aún en la porra-concurso esta…, la de a ver quién deshace “eventos y vidas”… en más y más hilos y redes de “encarnaciones” para-lelas y para-lelos.

    > todo el amor y cuidado que, estoy seguro, te dio o intentó dar.

    Sí, por supuesto.
    Claro, y con las ambigüedades del inconsciente que ahora vemos, pero sí, muchas atenciones (“desde la culpa” digamos también, mucho, quizá a menudo…, o así percibido).

    Y luego, a partir de un momento… sobreprotección culpabilizante…, por intentar empezar a llamar de algún modo a esto…, claro…, y yo siempre por una parte he sido muy independiente, de irme de pequeño al campo solo incluso, etc.…, y luego por otra “dependiente”. “Double bind” este cachondo auto-infligido…, o no sé, jaja.

    > aunque si la puede aliviar

    claro, “irme” “aliviaba” que no veas…, a veces; ahora va dando igual, pese a lo “ridículo” de todo este planazo…;
    y precisamente por eso “espero” repercibir más y más… que el milagro se vaya dando y hasta hoy, incluso “a estas alturas” de vida… donde vete a saber…, hasta mi abuela puede abrirse un poco más al E.S.… es decir, a lo de querer ella más la felicidad (aunque esto es “magia-querer-cambiar-mundo-fuera”, no vale, no estamos separados, vale).

    Claro, para perdonar a mi madre-abuela no me hace falta estar aquí todo el rato; aunque ahora viene bien cierta presencia aquí…, porque mi madre está fuera ahora mismo, unos días…, está un poco quizá psicológicamente “emancipándose” en su adolescente pre-jubilación…, emancipándose de mi abuela o también “psicológicamente” emancipándose de mí…, y…, si estoy aquí… —aunque mi abuela exige casi tal cual que “esté mi madre”—, sí que quizá parece un alivio por ahora, momentáneamente quizá necesario… ante esta situación; supondría alivio el que yo quizá “sustituya” un pelín a mi madre en su papel mártir, para ir removiendo cosas…, no sé no sé (no es necesaria “mucha” compañía, por otra parte).

    Claro que mi madre tendrá que perdonar también a mi abuela…, su percepción… qué lío. Bueno, eso es para que trabaje el E.S. que total, na le cuesta.

    Sin el Curso de milagros no parece que yo hubiera podido “perdonar esta percepción” de “la ciudad”… —y eso que esto no es Méjico DF…— pues… como creo que dije…, una vez que te acostumbras al “campo”… aquí en esta cosa tan rara de trampa repleta de “instrumentos de control” que llamamos “ciudad”… trampa por un lado tan brutal que hemos montado como “ciudad”… aquí, se “oyen” hasta las decenas de wifis que nos rodean…, y es desesperante el pitido interno que no oigo en el campo…, y parece que cuesta mucho más concentrarse…, alcanzar los puntos con el Curso a donde antes penosamente podía haber llegado… en cuanto a esa concentración… etc.

    > No quiero negarte tus sueños

    No son nada “utópicos”: conociendo estos temas, si no los conoces nada…, verías por qué o cómo no lo es.

    > después de estar curado

    Eh, sea dicho con cariño: tú también estás como una cabra, pues parece que aún crees que estás aquí , que diría prado…
    …pero claro, hay niveles de curación…, hay cierta aparente integración progresiva… de niveles…, de esos de los que prado no quiere ni oír hablar…

    no sé, también me dan ganas de irme simplemente con prado a dar “el salto directo” al más allá , pues todo sea por retar más y más al E.S.…, pues parece que eso es lo que nos gusta, tanto a prado como a mí, quizá.
    Vete a saber.
    El granujismo al poder.

    paz, amor y palizas mentales»

  6. Kaa, tu error, muy común entre los que no han llegado a ninguna comprensión, como es tu caso, y el de muchos, aunque crees lo contrario por tu forma de escribir, como si lo entendieras, es que crees que el pasado es lo que te define ahora y en un futuro, y piensas que analizando cada pedacito conseguirás comprender algo mayor que la suma de todas sus partes y así desvanecer sus efectos con magia.

    ¿Pero cómo vas a poder desvanecer la obscuridad analizando la obscuridad y después llegar a la conclusión de que en esta se encuentra la luz? Y si la Luz es Amor ¿cómo podría haber amor en dicho acto de ignorancia? Es como si Dios fuese el diablo y fuera necesario encontrarlo en el mal. Más, si el perdón representa para ti el airear el pasado tenebroso en tus escritos como si este acto apareciera como un exorcismo de espantar tus demonios, la invulnerabilidad de la Naturaleza Perfecta del Padre y del Hijo sería un engaño. Así, el perdón consistiría en recordar que el ataque fue real y que por lo tanto las defensas están justificadas en sus respectivos niveles de locura. Por lo tanto una vez fundamentado este absurdo, significará que al no haber posible salvación en este descalabrado sistema de pensamiento, algo que a tu ego, Kaa, no se le escapa, proyectas la culpabilidad de forma argumentada en un sistema de redención sicoterapéutico que consiste, primero en reconocer que el error o el ataque ocurrió y es real, y luego tratas de pasarlo por alto negando tú autoría.

    Más, sencillo: Si sueñas que vas a un sicoterapeuta, obviamente el sicoterapeuta y tú que aparece en tu sueño son soñados por ti. Asique le cuentas al “fantasma del sicoterapeuta” que tu abuela bla bla bla… y además tu madre blo blo blo… y entonces tu bli bli bli bli…. y es que la guerra ble ble ble…

    Asique ahora el fantasma de tu sicoterapeuta te dice: ¡claro, claro, es normal chato que estés traumatizado…! (reconoce el ataque, y está reconociendo que el sueño es real ) no te preocupes que ahora con una regresión hipnotontica te voy a exorcizar toda esos traumas/ataques que tienes encima. Asique vuelve a dar realidad al sueño recordando en la sesión hipnoidiota todo lo sucedido (¿no es esto redundante, soñar que recuerdas un sueño soñado?).

    Entonces tú como iluso que eres, pues estas en un sueño ilusorio, cuando termina la sesión dices… Por Dios por Dios, acabo de perdonar a mi abuela y mi madre (que son ilusorias, con magia borras de baratillo a 50€ la sesión, de dinero ilusorio del momopoli) ¡ ahora siento que las amo…! me acabas de liberar spicoterapeuta de mi ilusión. Conclusión que sacas cuando te despiertas del sueño que estás soñando…

    ¿Dime, Kaa, como un sueño puede salvarse a sí mismo?

    Esto lo dejo a tu análisis…

    • muchas gracias por escribir!

      > Kaa, tu error

      recuerda lo más básico, que nuestro hermano siempre tiene razón, aunque no por “la razón” que cree 🙂
      Así que lo primero de lo primero dámela 🙂

      > muy común entre los que no han llegado a ninguna comprensión

      aquí eres tan tajante como siempre; a alguna comprensión he llegado, no seas prepotente 🙂

      > como es tu caso

      prepotentazo! 🙂

      > y el de muchos

      menos tú, que eres tan sabio 🙂

      > es que crees que el pasado es lo que te define ahora y en un futuro

      es lo de siempre prado, que nosotros conscientemente podemos creer que no nos define “el pasado”…, pero otra cosa es que nosotros con todo el cuerpo (es decir, “inconscientemente”), con todo el cuerpo somos algo así como un atajo de patrones inconscientes, una disfunción emocional andante que reacciona constantemente (tú no dudo que no eres así del todo ya…, pero la gente normalmente no estamos en paz)… patrones o condicionamientos que hemos creído interiorizar allá por la época de los primeros impactos en la tierra (desde el vientre materno).

      > y piensas que analizando cada pedacito

      en la terapia regresiva y en mucho de lo que ronda lo transpersonal, que te aconsejo que mires, ya que es apasionante (constelaciones, etc.), no importa tanto la historia mental como quizá piensas. En realidad lo que se busca en todas estas terapias es ayudar a vivenciar de nuevo “emocionalmente” todo eso que en realidad nunca ha pasado…, para que nuestro “maestro interior” nos dé un paseo por ahí… y se “limpie” esa “nada”…, se limpie comprobando por nosotros mismos y de la mano de tal “maestro” que realmente no es nada y no hay nada.

      Esto haciendo el Curso o practicando otros materiales no-dualistas puros seguro que termina limpiándose, pues nuestra guía interna actúa en cuanto le dejamos, a nada que le dejemos actuar. Pero las terapias son medios de acortar tiempo (terapias que yo ahora he pospuesto hasta que me relaje mucho más por ejemplo haciendo el simple “proceso de la presencia” de Brown, aparte del Curso).

      > desvanecer sus efectos con magia

      muchas terapias “transpersonales” no desvanecen efectos con magia porque son un facilitar la actuación del E.S., de nuestro canal interior con el Amor…, la actuación natural y siempre “para mejor” del E.S.

      Son muy diferentes las terapias más “a lo clásico”, diferentes de esto que surge con “lo transpersonal”, donde más bien se trata de acompañar, ayudar, facilitar la auto-sanación del “paciente”… y esas cosas, reconociendo que no estamos solos, etc.

      > ¿Pero cómo vas a poder desvanecer la obscuridad analizando la obscuridad

      esto lo cuento porque los contextos de comprensión, de por sí exculpatorios, no son simplemente analizar, son contextualizar. Somos parte de largas historias, ya se decía en el mismo evangelio que en realidad nunca he leído, con aquello del traspaso de problemas (“pecados”) entre las generaciones, hasta no sé qué número de generación en adelante, en las familias y estas cosas.

      > ¿cómo podría haber amor en dicho acto de ignorancia?

      no es un acto de ignorancia pues como te digo es facilitar que actúe la Presencia en nosotros, acompañándonos más explícitamente por nosotros haber abierto a todas luces nuestra mente, ya que en estas terapias muchas veces se consigue precisamente eso: parar el lado mental de nuestra psique e intentar acceder a partes más “globales”, más “integradas” (ya sabes, se suele contar reduciendo el tema a los hemisferios cerebrales, y demás).

      Por todo lo que digo, como verás, siento que tus palabras son intransigentes, prepotentes e ignorantes.

      Yo aireo para dar contexto “exculpatorio”, no para hacer que el ataque fuera real, pues estamos en el contexto del Curso, y en realidad nada de esto ha pasado, lo que pasa es que mi cuerpo, comportamiento, circunstancias, tiene una raíz ahí que se manifiesta en cómo son mis circunstancias externas ahora. El pasado está ahí, en nuestro exterior. No se trata meramente de aceptarlo y transigir con todo lo que veamos porque en realidad no existe, se trata de ser felices, de reintegrarnos, también. Ya sabes lo que dice el Curso, Dios solo quiere que seamos felices, por un lado.

      > ocurrió y es real, y luego tratas de pasarlo por alto negando tú autoría

      he aclarado también en un comentario que no negamos la autoría; pero nuestro “cuerpo” cree profundamente que no es autor de todo eso, aún lo cree. Y por mucho que uno lo exorcice mentalmente a veces no funciona. Si haces el Curso, insisto, al final seguro que también sucede, pues aprendes a oír bien el mundo en tanto respuesta…, y todo al final “se limpia” pues no era nada…, pero no se trata de condenar sin más estas cosas, y sin conocerlas…, de terapias y demás.

      > sicoterapeuta … no te preocupes que ahora con una regresión hipnotontica te voy a exorcizar toda esos traumas/ataques que tienes encima

      no son los terapeutas quienes exorcizan, sino que te ayudan en un estado donde tu mente ya no tiene la batuta para que la Presencia pueda actuar. Esto en casos más graves aún puede ser a veces tremendamente “efectivo” incluso en el mundo de la forma (cánceres, etc.), aunque como sabemos lo que sana es la mente, independientemente de manifestaciones físicas (la Presencia sabe lo que hace).

      > ilusorias, con magia borras de baratillo a 50€

      es más caro, prado 🙂

      paz

  7. Jajajajjaja. 🙂

    Como siempre eludiendo el tema clave de lo que se te plantea. Kaa.

    Par un ego, mi discurso puede sonar prepotente, sobre todo cuando es puesto en tela de juicio sus ilusiones. Como ya te mostrado en otra ocasión en otro contexto virtual, no voy ha transigir jamás con el ego. El ego siempre trata de negociar su salvación pretendiendo que está se ajuste a sus deseos y tú haces de esto todo un argumento que aparenta ser solido. Lo que tratas de hacer Kaa, como ego, es conservar tu concepto del yo exactamente como está pero sin el sufrimiento que esto conlleva. Y como esto es un imposible, lo que buscas es magia para seguir soñado que comprendes.

    ¿Díme Kaa, como puede un sueño salvarse a sí mismo?

    P.D.:Por cierto, tienes razón, 50€ era lo que cobraba hace años cuando vivía de ilusiones terapéuticas. Ahora esta en unos 120€ o más… de pende del caché ilusorio del ilusionista.

    • No eludo nada prado 🙂
      Si te lees el panfleto sobre psicoterapia verás que ahí no dice nada de que no se deban juntar dos personas con el interés de “sanar”; todo lo contrario;
      precisamente, en el panfleto se dice claramente que esa es la misma fórmula de la salvación en general : compartir intereses…, ahí donde dos comparten un interés, entra Él, entra la Presencia (incluso en la medicina convencional, en donde sea, da igual; todo depende de la fe en este sentido general).

      Prado, tampoco es “malo” mirar y hablar de las cosas.

      > puesto en tela de juicio sus ilusiones

      cuando dos se juntan con tal intención… no es ninguna ilusión prado, no lo es meramente, es una ilusión relativa a la salvación, a la sanación del sueño, al deshacimiento del sueño…

      A veces a la gente le viene muy bien vivenciar con la compañía de alguien… vivenciar su “cuerpo emocional”.

      > negociar su salvación

      la salvación depende… o es… la reflexión del Amor —en parte— en el gran tema del “compartir intereses”…, es decir, en la relación santa… en la “santificación de relaciones” (es decir, liberación de todo ataque…, es decir, liberación de todo sentimiento de culpa, liberación de toda culpa… “perfeccionamiento” en ese sentido: santo = “perfecto y libre de culpa” (del diccionario :), como sabes )).

      > pretendiendo que está se ajuste a sus deseos

      tú desde un punto de vista también haces que la salvación se ajuste a tus deseos si crees que nunca dependerá de que dos mentes se junten a compartir ese interés, el de la sanación…, para así facilitar el “trabajo natural” de la Presencia en nosotros (en casos más o menos “graves”, da igual).

      > y tú haces de esto todo un argumento que aparenta ser solido

      Super-sólido, pues detrás en realidad tenemos el Curso y “Psicoterapia”, que es el último lugar, y simple lugar… de donde extraer la “certeza” de que no hay nada malo en hablar de esto, super-prado, ni tampoco en que dos personas se junten para facilitar la acción del E.S.

      > lo que buscas es magia

      cuando dos mentes se juntan y comparten un interés no es solo “magia”. Siempre actúa el maestro interior.

      > ¿Díme Kaa, como puede un sueño salvarse a sí mismo?

      Compartiendo intereses, reflejando en la tierra nuestra relación (lo único real) en esa unión con nuestro “creador o creadora”: la Fuente o Dios (“amor perfecto”, al que le permitimos “actuar” (no-hacer, deshacer ilusiones (enfermedad, etc.)) cuando nos unimos en nosotros con él (oración), o cuando “compartimos” la mente con otros (recordamos, más bien, nuestra unión como “mente a sanar”)… al permitir que a través de la relación con otros se dé eso que llamamos “milagros” (esos cambios de percepción que nos enseñan a ver el sueño infernal como un sueño feliz)).

      > unos 120€

      no tanto, ahora te has pasado.

      paz

  8. Cuando el curso habla de compartir intereses como tú pretendes interpretar, Kaa, no se está refiriendo a compartir pensamientos, ni dos cuerpos, ni dos mentes. Eso precisamente es lo que no se puede compartir, y es lo que trata el ego de establecer como relación especial. El ego no puede compartir nada porque una ilusión, es nada y por tanto nada puede ofrecer.

    A lo que se está refiriendo al compartir intereses, es en la relación entre el Padre y el Hijo. Pues su Mente es UNA y es la que comparten. Solo la Mente UNO es la que se comparte ya que el compartir en el contexto del que habla el curso se refiere a extender y solo se extiende aquello que su Naturaleza es Eterna.

    En ese UNO no existe ni objeto ni sujeto ya que si fuera así existiría la dualidad y por tanto la separación que es proyección.

    Si lo que dices sobre que Él entra en Presencia entre dos que comparten intereses, como entiende el ego, que es compartir intereses (sacar beneficio y maleficio), si esto fuera así, como afirmas, en los consultorios de la seguridad social, y en las terapias alternativas, saldría la gente habiendo despertado e iluminados. Pero esto, desgraciadamente, no-es-así.

    Kaa, un sueño no puede salvarse a sí mismo porque no puede crearse a sí mismo, ya que las creaciones son SOLO de Dios y Dios no crea ilusiones.

    ¿Acaso pudiste salvar el sueño que soñaste anoche? ¿Qué hizo el sueño soñado para salvarse así mismo? Si el sueño soñado en la noche pudiera salvarse tendría que ser real. Pero como dice el curso, cuando se “llevan” las ilusiones ante la Verdad estas sencillamente se desvanecen. ¿O todavía piensas que tus sueños los puedes compartir una vez que se han visto su irrealidad cuando despiertas? Y tu Kaa, tratas de compartir tus ilusiones tratando de hacerlas reales con todo ese rollo terapéutico que te gastas.

    Déjate de rollos, new age….

    • > El ego no puede compartir nada porque una ilusión, es nada y por tanto nada puede ofrecer

      solo hay dos cosas, son ideas ambas; una es la idea de la separación, y se comparte, claro que se comparte, pero es falsa; es esta fabricación de universo, ya sabes.
      La otra idea es la contraria, ya sabes.
      Y el ego también puede sanarse (eligiendo cada vez más y mejor la Presencia, lo que supone el único uso correcto de la ilusión que llamamos “elección”…)…, pero solo compartiendo intereses (unión: como dije, en “oración”… y en “milagros” mediante la interrelación personal con otros egos que despiertan aunque solo sea un momento de la falsa idea de la separación y comparten el contenido universal que nos saca poco a poco de aquí, del universo).

      > como entiende el ego, que es compartir intereses (sacar beneficio y maleficio)

      no, es unirse con un propósito, meta, objetivo o interés común. Todo eso es lo mismo, sinónimos para este tema, del que estamos hablando.

      En ese “común” entra la Presencia si le dejamos actuar (es lo que son los milagros, que siempre son “compartidos”… (compartiendo la idea contraria a la que dio pie a este universo…), y que deshacen el falso miedo que nuestra creencia en la separación parece introducir en la realidad, ilusoriamente).

      Tú hablas solo del lado “revelación”, prado; es lo que has expresado en esas líneas. Mira si quieres el Curso al principio donde distingue entre revelación y milagros, y verás eso del “carácter interpersonal” del que habla sobre los milagros.

      > si esto fuera así, como afirmas, en los consultorios de la seguridad social, y en las terapias alternativas, saldría la gente habiendo despertado e iluminados. Pero esto, desgraciadamente, no-es-así.

      ahora lo llevas hacia la exageración;
      que sucedan los milagros y que sean naturales (esos cambios de percepción) no quiere decir que la gente salga ya “despierta completamente” o cosas así.

      Todo el mundo está en proceso, siempre, de despertar…, y lo sepa o no…, pues nadie jamás ha podido, como viene a decir el Curso… eliminar por completo su naturaleza creativa (que no “fabricadora”).

      Para tu paz, parece que tienes que perdonar esto de las terapias, desde el primer día que te leí con tus avisos “contra” esto parece obvio.
      Todas las terapias y relaciones son, por momentos, santas… si hay momentos donde dos mentes se unen bajo un interés compartido.

      paz y amor

  9. Aclarame Kaa, que hace que la revelación sea intensamente personal y que lo milagros sean de naturaleza interpersonal. ¿?

    • Como bien sabrás, la única realidad “nuestra” es como mente no-dividida. Eso es lo que se llama “Cristo”, y está en la Creación, y no en la “fabricación” del universo de la separación. Nosotros no estamos aquí porque la Creación no tiene nada que ver con el universo de la separación, que es lo que venimos aquí como a “nutrir”, aparentemente, con nuestras proyecciones que en realidad supuestamente ya han sido “soñadas”.

      Cuando nosotros compartimos metas sintiendo la Presencia (cualquier auténtico compartir de intereses sería tal cosa) estamos reflejando la Realidad de nuestra unión en el Cielo como creados por Dios (la única realidad, como sabes).

      Ese reflejo es un deshacer, como sabes… es un no-hacer…, lo cual es lo único que refleja la Creación, aquí.
      Lo importante de ese reflejar, obviamente, no son los resultados, sino el hecho de la actividad de deshacimiento de este sueño, la actividad procesual de la verdad en tanto que reflejamos el Cielo en ambos aspectos a la vez: nuestra unión con Dios y con el Hijo en tanto no dividido.

      Esto se ve denotado por ejemplo en los decires de artistas y demás “profesionales” que hablan explícita y digamos muy “especializadamente” de ello… cuando “conectan”… cuando dicen que en realidad sus creaciones (como artistas o como lo que sea) les sobrepasan… y les poseen…, les atraviesan… les usan… “crean” a través de ellos cosas… y luego ellos inevitablemente es como si articularan tales momentos de “conexión con la Presencia” en los respectivos y pringosos “estilos” personales, etc.;
      pringosos… aunque son cosas “renovadoras del mundo” en su caos siempre cambiante…, pero renovadoras desde un lugar de Profundidad… como pasa en los inventos en general…: más y más conexión con la Presencia que sabe mirar profundamente, es decir, desde la inocencia… desde ese “algo que lo sabe todo”… y que por tanto es un algo nos permite reunir las cosas de manera “mejor para todos”;

      …recuerda, el cambio en el mundo, el hecho de que todo cambie en el mundo (todo perece, se modifica…)… es tanto su maldición como la bendita oportunidad para darnos cuenta (un darnos cuenta que a veces se da de forma más explícita, formalizada, institucional, activa y “procesual”, como pasaría en las personas que les toca “perderse” en el infierno de la dualidad en profesiones “creativas” creando su “mundo feliz”, salvándose o siendo felices en torno a eso…)… de que aquí no hay más que cambio y nosotros no tenemos nada que ver con esto, pues somos directamente eternos en tanto mente global unida en la Creación que no es el universo de la “materia”.

      Nosotros no somos “humanos”; estos cuerpos en realidad no existen para la auténtica Realidad… así como tampoco existe el universo, como bien sabes… sino que todo esto es meramente una idea falsa, la de la separación;
      dicha Realidad/Presencia… es entonces esa realidad que “actúa” “verdaderamente” (es un no-hacer, deshace…, insistamos… )… actúa cuando nos “abrimos” a ella por ejemplo compartiendo intereses (llevamos la ilusión u oscuridad a la luz o la verdad…) con los milagros… bien sea en la oración;

      …nosotros, decíamos, no somos “humanos” en Realidad…, sino que somos eso llamado “Cristo” (la mente unida y en pleno contacto con la Realidad, no soñando “tonterías” de sufrimiento, carencia, etc.).

      Quizá a ti se te ocurren nombres para esa nuestra auténtica realidad (esa en tanto creados pero en tanto mente no-dividida, que no sueña separación…, en el Cielo…)… nombres, digo, en alguna otra tradición, oriental… Quizá el estado de no-sueño (el que hubo al ilusorio “principio” y al ilusorio “final”…) sea un nombre apropiado para ello mientras que se refiera a esa extraña creación que somos: el Hijo…, que no es exactamente Dios o la Fuente, pero… casi (en realidad esto no se puede pensar, como sabes).

      paz

  10. Las terapias quedaron perdonadas desde el día en que comprendí su futilidad ante lo que me ofrecía el E.S. o Sí Mismo. Deje de vivir del engaño a mi mismo y a los demás.

  11. pero es que el E.S. está deseandito que le entreguemos más y más relaciones para que las santifique 🙂
    son la gran joya, el gran canal para el reflejo de la Creación y el despertar del sueño.
    Esto es el Curso, esto dice el Curso.
    paz

  12. Jajajajajajajajjajaj…. es que me parto contigo Ivanoff, y tú argentina forma de escribir y acabar POR-NO decir nada sobre lo que se te pregunta tratando de esconder tu ignorancia desporrondingándote en inconexas elucubraciones.

    1º El milagro está sujeto al tiempo la revelación lo trasciende.

    2º El milagro está sujeto a percepción, la revelación lleva a la comprensión o el conocimiento inefable de Dios ya que es la forma en cómo se comunica con el Hijo sin utilizar la percepción. Es lo que se entiende en el Advaita o Budismo Zen como No-Mente.

    3º El milagro puede percibir la verdad, la revelación ofrece certeza absoluta de Dios. Pero hay que destacar que percibir no es conocer a Dios. Solo se tiene certeza absoluta cuando se llega a la Comprensión de ESO o Dios (llámalo x y despéjalo, por dar un nombre a la variable de inefabilidad) por lo tanto la percepción solo es una función que se desecha cuando ha servido a su propósito.

    4º El milagro opera en el mundo ilusorio corrigiendo la percepción de su falsa realidad. La revelación no corrige nada pues al no estar sujeta al tiempo ni al espacio y representar aquello Eterno, no se involucra con la ilusoria percepción, pues si así fuera necesitaría corrección.

    5º El milagro es un medio necesario en un mundo ilusorio. La revelación no es un medio si no el fin último, fiel siempre a Sí Mismo.

    6ª La percepción puede ser instrumentada para ser comunicada de forma interpersonal. La revelación sin embargo no puede ser expresada ya que es algo exclusivamente personal para la mente que la recibe.

    7º La revelación es una comunicación que Dios establece contigo pero Dios no necesita de la revelación ya que para ello tendría que dividirse a sí mismo y lo que es UNO no puede dividirse.

    Bien, esto son algunas sintetizada forma de expresar la diferencia entre revelación y milagro.

    Pero la cuestión es ¿cómo opera esta “diferencia” en el común cotidiano…?

    Aclarar que, la “relación entre milagro y revelación”, solo puede ser comprendido cuando se ha llegado al Despertar, porque es cuando opera de forma conjunta. Antes, NO, (te subrayo esto kaa: ANTES NO) pues la mente confusa no entiende el milagro (o corrección o expiación como también lo nombra el curso)ni la revelación, pues está plenamente identificada con las formas ilusorias que ve con los ojos del cuerpo y para allanar los obstáculos entre estos, el Curso De Milagros tiene 350 ejercicios.

    El milagro tiene que ver con la percepción, pues la mente Realizada, mientras siga en el mundo, lo percibe, no como un fin, como lo entiende la mente confusa, sino como una función donde se entiende que lo percibido es ilusorio y que el final de ésta ya ocurrió. Esto no tiene que ver con la revelación, pues a pesar de que esta idea puede tranquilizar la mente, no llega más allá que de un mecanismo que podríamos decir cuasipsicológico ya que todavía opera en el tiempo y el espacio y por lo tanto dentro de lo ilusorio o del sueño. Así, esta tranquilidad, prepara la mente para poder recibir la revelación que es simultánea juntamente con el milagro, es decir, como ya he dicho operan juntos. No obstante la revelación, aunque opera simultáneamente con la percepción, no puede utilizar la misma ya que, aquello que opera fuera del tiempo, no puede ser comprendido con este instrumento ilusorio. A partir de aquí, el Realizado o el que ha Despertado llega a la revelación de forma directa sin lo que se puede entender cómo no-mente pues es una comprensión o conocimiento inefable donde ya no opera la percepción. Esta simultaneidad, en el que el mundo es perdonado en su percepción y al mismo tiempo la Comprensión o la Comunicación o revelación con lo inefable o Dios que se establece con una no-mente, genera una cierta perplejidad en un primer momento cuando se da el Despertar o Iluminación. Aunque luego poco a poco se normaliza.

    Aunque este no el fin….

    🙂

  13. Es Sutra del Corazón ilustra esta simultaneidad milagro/revelación.

    El Sutra del Corazón
    Traducción: José Silvestre Montesinos

    Avalokiteshvara, el Bodhisattva de la Compasión, meditando profundamente sobre el
    Entendimiento Perfecto, descubrió que los cinco aspectos de la existencia humana
    estaban vacíos*, liberándose de este modo del sufrimiento. En respuesta al monje

    Sariputra, dijo lo siguiente:

    El cuerpo es tan solo vacío,
    el vacío no es más que el cuerpo.
    El cuerpo está vacío,
    y el vacío es el cuerpo.

    Los otros cuatro aspectos de la existencia humana:
    Sentidos, pensamientos, voluntad y conciencia,
    también están vacíos,
    y el vacío los contiene.

    Todas las cosas están vacías:
    Nada nace, nada muere,
    nada es puro o impuro,
    nada aumenta o disminuye.

    Así pues, en el vacío, no existe el cuerpo,
    ni las sensaciones, ni los pensamientos,
    ni la voluntad, ni la conciencia.

    No hay ojos, ni oídos,
    ni nariz, ni lengua,
    ni cuerpo, ni mente.
    No hay sentido de la vista, ni del oído,
    ni del olfato, ni del gusto,
    ni del tacto, ni de la imaginación.
    Nada puede verse o escucharse,
    olerse o gustarse,
    tocarse o imaginarse.

    No existe la ignorancia,
    ni el fin de la ignorancia.
    No existen la vejez y la muerte,
    ni el fin de la vejez y la muerte.
    No existe el sufrimiento, ni la causa del sufrimiento,
    ni el fin del sufrimiento, ni un camino a seguir.
    No existe el logro de la sabiduría,
    ni ninguna sabiduría que lograr.

    Los Bodhisattvas confían en el Entendimiento Perfecto,
    y, libres de todo engaño,
    no sienten ningún miedo,
    disfrutando del Nirvana aquí y ahora.

    Todos los Budas,
    pasados, presentes y futuros,
    confían en el Entendimiento Perfecto,
    y viven en la iluminación total.

    El Entendimiento Perfecto es el mejor mantra.
    El más lúcido,
    el más elevado,
    el mantra que elimina todo sufrimiento.
    Ésta es una verdad fuera de toda duda.

    Dilo así:

    Gaté,
    gaté,
    paragaté,
    parasamgaté.
    ¡Bodhi!
    ¡Svaha!

    Que significa…
    Partir,
    partir,
    partir a lo alto,
    partir a lo más alto.
    ¡Iluminados!
    ¡Que así sea!

    * Vacío es la traducción habitual para el término Budista Sunyata (o Shunyata). Hace
    referencia al hecho de que ninguna cosa, incluida la existencia humana, posee una
    sustancia verdadera, lo que implica que nada es permanente y que nada es independiente
    por completo del resto de las cosas. En otras palabras, todo lo que existe en el mundo
    está interconectado y en un fluir constante. Por tanto, una correcta apreciación de esta
    idea nos libera del sufrimiento causado por nuestro ego, nuestro apego y nuestra
    resistencia al cambio y a la pérdida.

    Nota: “Entendimiento Perfecto” es la traducción de Prajnaparamita. El nombre
    completo de este sutra es El Corazón de Prajnaparamita.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: