«Matrix» (la película): el sueño satánico que el ego quisiera ver materializado.   Leave a comment

Fuente: Wikipedia (Jamie Zawinski (program); Church of emacs (screenshot))

«Todo aquel que se encuentra aquí ha venido a las tinieblas,
pero nadie ha venido solo ni necesita quedarse más
 de un instante
(Un curso de milagros; T-25.III.6:1)

«Son como niños con un nuevo juguete y piensan que este juego lo juega todo el mundo. La vida física no es la regla. La identidad y la conciencia existían mucho antes de que se formara su pla­neta. Ven cuerpos físicos y suponen que cualquier personalidad debe aparecer en esos términos y con cualidades físicas. La conciencia es la fuer­za tras la materia y ella forma muchas otras realidades, además de la física. Es únicamente debido a que su propio punto de vista está ac­tualmente tan limitado, que les parece que la realidad física es la regla y modo de existencia.» (El material de Seth)

Índice
1. Matrix: más madera para confirmar el ego
2. “Extraterrestres” y capas
3. Control de las sociedades 

____
__

1. Matrix: más madera para confirmar el ego

Primero hay que explicar qué es el ego (y todo va a ser a nivel mental, pues el universo sería “solo mental”).

El ego es un pensamiento, es una idea errónea; es el pensamiento que dice lo siguiente:

– que el universo es real,

– que por tanto el universo existe separado de su fuente; esa fuente no es otra que la mente que lo sueña… una mente aparentemente fragmentada en todas nuestras mentes… que creen vivir “vidas” reales en cuerpos reales. Sin embargo, nuestra verdadera naturaleza no estaría ahí, sino en la eternidad, una eternidad que, precisamente porque nos da miedo, “fabricamos” este universo —con el inmenso poder de la mente global… que sintió erróneamente la necesidad de huir de su naturaleza eterna,

– y que por tanto el sufrimiento, los cuerpos, la muerte…, etc., son reales.

El universo es un gigantesco culto “satánico” a la muerte; es un intento de hacer tal cosa… aunque sin consecuencias reales para la mente eterna que lo está soñando —muy fragmentadamente…, pero que lo está meramente soñando.

El universo nos reúne por tanto en una especie de cónclave satánico colosal, donde, por meramente pensar que la muerte y los cuerpos son reales… todos estamos de cierta manera “adorando” al miedo, a la muerte… realizando un “culto satánico” con cada respiración.

Venimos pues al universo creyendo que éste debe ser real, y por eso mismo, por querer imponer eso… todos somos “satánicos” —por defecto y de entrada.

Este universo, esta capa de universo en lo que seguramente sea además un multiverso (con varias capas), estará seguramente compuesta por miles y miles de mundos que son granjas de egos; estos egos, como decimos, vienen al universo a ser inconscientes de su propia realidad en la Fuente; son y somos egos que han elegido olvidarse de su realidad en la Fuente (su realidad eterna), para perseguir sueños tragicómicos de individualidad en un…, ¡oh!…: un “maravilloso” y “misterioso” universo.

La película Matrix es pues una adoración implícita de los cuerpos (como casi todo en este sueño de universo).

En la película, los cuerpos humanos son literalmente secuestrados y adormecidos por máquinas que “les roban la energía”, es decir, lo esencial, la mente capaz de soñar, les roban “el pensamiento”… y por tanto lo más importante: la capacidad de elegir qué soñar… de elegir qué sueño soñar.

Ya solo con este gesto tenemos repetido lo que siempre se repite en nuestra civilización, al menos en la modernidad: igualar mente con cuerpo, cuando son cosas que no tendrían nada que ver. No tienen nada que ver (pues sería la mente la que en definitiva, como ya dijimos al explicar al ego… sería la mente quien estaría soñando el sueño de cuerpos y sus aventuras)… no tienen nada que ver, mente y cuerpo… pero sería esencial el que… cuando sabemos eso… pudiéramos trabajar su “conexión” en tanto que principios diferentes y solo en cuanto al propósito. Y este trabajo de conexión lo conseguimos con ayuda de nuestro trabajo espiritual —por ejemplo con la vía propuesta en ‘Un Curso de milagros’, que incide mucho en la importancia del tema de “lo mental” y del “propósito”.

Así que lo expresado en la película es el sueño del ego, es el propósito para el que fue fabricado el universo: engañarnos y hacernos dementes, sin mente, insensatos, para que no nos acordáramos de que podemos siempre elegir nuestra verdadera realidad, la eterna.

Estas máquinas materializan por tanto el siguiente propósito: quisieran hacer por siempre inconscientes a las mentes que creen estar usando estos cuerpos. ¿Inconscientes de qué? De que hay otro sueño posible que nada tiene que ver con cuerpos.

Pero en la película el sueño alternativo no es la realidad eterna, sino la de siempre, aunque en peores condiciones físicas: cavernas bajo tierra.

Así, para ello, las máquinas han fabricado un “software”, un programa: la Matrix. Con él, enchufando los cuerpos-mentes a tal programa… ocurre que las mentes que normalmente habitarían los cuerpos ya no pueden volver a ser dueñas del sueño en absoluto.

Los humanos son sistemáticamente engañados al ser enchufados a la Matrix física que contiene tal programa; en el momento en que son enganchados y engañados, pasan a soñar una especie de realidad programable, similar a la que ahora tenemos en nuestro estado de “civilización” (sobre todo en su parte, cómo no, “occidental”, y estadounidense para ser más concretos). Es decir, siguen soñando el mundo como si nada hubiera cambiado sobre la faz de la Tierra y pudieran seguir viviendo sus tragicómicas vidas egoicas (sin estar al corriente de haber sido poseídos por esas máquinas que arrasaron con todo).

Sin embargo… y como la realidad de la mente o del pensamiento no se puede ver (como nuestra eternidad está más allá de la percepción)… por fuerza han tenido que ser los cuerpos aquello que es “adorado” implícitamente por toda esta película.

La película es pues un inmenso monumento al ego, es decir, al engaño que el ego quiere que creamos aquí y ahora, en cada momento, a pies juntillas…: que somos cuerpos, que no podemos volver a elegir nuestra condición, que no podemos darnos cuenta de que somos los soñadores del sueño de cuerpos.

¿Por qué es ese tal monumento? Porque, como vemos, en el film “la salvación” reside en los cuerpos, en su liberación, en que éstos regresen a la caverna literal (!) a donde realmente les han reducido las máquinas, tras convertir la superficie del mundo en algo desértico.

Así, la salvación de los humanos —la que propone esta película—, y como todo por defecto lo es en el universo, es la liberación de los cuerpos de su prisión en las máquinas que les chupan su energía (pensamiento)… y para que dichos cuerpos puedan volver a vivir la vida en la caverna, una vida demente, de mera identificación con cuerpos —la de siempre, en ese sudoroso y sufrido mundo de abajo.

Por tanto, Matrix es de entrada una película “satánica” —tal y como todo lo es por defecto en el universo…

¿Por qué lo sería? Porque esta película, en esta interpretación que aquí hacemos, representaría el deseo del ego: enterrar en esas cavernas metafóricas del subsuelo de una Tierra automatizada y desertizada… enterrar, en dichas cavernas… el recuerdo de nuestra verdadera realidad (inmortal)… el recuerdo de que no somos cuerpos… de que somos “amor perfecto”, en y con la Fuente (y por tanto fuera de este sueño de miedo, destrucción, sangre, separación…).

2. “Extraterrestres” y capas

Primero de todo, la hipótesis que me parece más acercada a lo que podría haber pasado en esta parte del sueño que llamamos Tierra… hipótesis que mucha gente maneja… es que este mundo siempre ha estado poblado o “mirado” por varios tipos de seres humanoides no necesariamente homínidos (y que estos seres tuvieron que ver, en el sueño, con nuestro surgimiento y un quizá progresivo e indirecto “gobierno” desde una cada vez más fría distancia).

Ahora un largo paréntesis:
[Como se sabe, en los medios oficiales se tiende a hablar más de ello, y los casos comentados recientemente (como el del astrónomo “más importante” de Inglaterra comentado aquí), contemplan incluso la posibilidad de que los extraterrestres podrían estar aquí.

En general cuando me he abierto a informarme —siquiera un poco— sobre el número impresionante de casos de testimonios directos sobre “extraterrestres”, es decir, de “abducidos”… entonces los testimonios como el de Javier Sierra en el vídeo enlazado anteriormente suenan un poco a risa, a tomadura de pelo… o bien da simplemente pena el ver que no se tiene en cuenta a semejante cantidad de gente que dice de hecho haber tenido contacto en directo, y a veces muy violento… con entidades “inteligentes”, digamos “interdimensionales” (en este reportaje sobre el psiquiatra de Harvard, John Mack, que investigó las abducciones, aparecen por ejemplo personas muy normalitas… y habiendo tenido experiencias espantosas). Así pues, esto disuena tanto… con respecto a un Javier Sierra y tantas otras personas “de buena voluntad” diciendo al final del programa, con una gran sonrisa: me quedo con lo de “no lo sabemos”. La primera impresión es de tongo monumental, de clarísimo engaño orquestado… aunque… recordemos…: todo aquí, en este universo, sirve para una sola cosa: perdonar y perdonar… la percepción… pues el universo es nuestro propio sueño y lo hemos venido a buscar tal cual, como locos, para huir del espíritu (!) 🙂 ). ]

Fin del paréntesis

Siguiendo con la hipótesis: en ésta viene implícito obviamente que el universo está absolutamente “plagado” de conciencia-ego, es decir, de muchos tipos de humanoides con diversos tipos de acceso a capas diversas de “conciencia” en el movimiento del despertar de la conciencia que es este universo. Y puesto que el universo sería un sueño… tales “seres” lógicamente han podido alcanzar muy diversos grados de “viaje por el sueño”, de aparente control de algunas de las cualidades en las posibles capas vibratorias o “dimensiones” del sueño. Haciendo una comparación con los sueños que tenemos dormidos: al igual que dichos humanoides bien pueden haberse entrenado para poder viajar por este sueño que llamamos “universo”… nosotros, al parecer, también podemos entrenarnos en algún grado para ser en parte “dueños” de nuestros propios sueños en la cama, cuando dormimos.

Esta reducción de la vida a “capas inferiores”, una reducción que vemos en Matrix realizarse sobre nosotros los humanos, reducidos a unas cavernas bajo tierra porque las muy egoicas máquinas se hacen con el poder en la superficie desertizada… esa reducción podría ser un símil de aquello que quizá habría ya ocurrido muchas veces en el universo… y quizá en muchos tipos de mundos… con ciertos tipos de “vida”.

Podemos suponer que estos tipos de vida “con más vibración-miedo”, con más miedo en general, más violencia, ataque…, a nivel mental… estarían a cargo de capas del sueño que se diferencian precisamente por esa “vibración global” (a pesar de los egos… el sueño estaría pues jerarquizado por capas relativas al amor… pues de la generalización del amor (cuyo reflejo aquí es el perdón generalizado de toda percepción) depende el despertar de este sueño).

Así, sería importante la relación que esos seres de vibración más densa (miedo) tuvieran con seres más avanzados en densidad (con “más amor” digamos “espiritual”)… seres que quizá, inconscientemente, podríamos ser nosotros (más avanzados en “vibración de amor”).

Es decir, esa relación entre capas de densidad sería una relación “importante” dentro del sueño. Y para “ilustrar” esto pensemos en que quizá haya habido civilizaciones de humanoides donde el mero hecho de hablar de “amor”, en un sentido espiritual, de unión intensa “multiabarcante”… fuera mucho más condenable que aquí (también vemos ahora y aquí que las propias instituciones “humanas”, por ejemplo las de las religiones… se encargan de cierta confusión de base, confusión que obviamente “baja la vibración” de nuestro planeta en cuanto al miedo… por estar confundiendo amor espiritual con jerarquías… por estar intentando mezclar este asunto en una confusión de base que el ego quisiera que fuera “eterna”… etc.).

Entonces, si el universo es un multiverso, y está compuesto por capas relativas a bandas de vibración… y esas capas imposibilitan de alguna manera que grandes clases de seres se conecten demasiado directamente entre sí… entonces, si esos seres existieran y esas capas estuvieran de tal modo “gobernadas”… entonces estaríamos viendo que, a los humanos, a estos mamíferos conscientes donde el amor tiene un lugar muy importante (pese a todo el miedo con el que nos autogobernamos)… estaríamos viendo que a los humanos, al menos en esta película, nos están haciendo lo que quizá nosotros inconscientemente hayamos hecho en el sueño a algunas partes de otras razas de seres humanoides.

3. Control de las sociedades

Además, en el sueño de universo, en este planeta, parece haber un vector —como vemos hoy ya más o menos explícitamente— de tendencia hacia cierta “automatización”, hacia cierto control mecánico de la granja de egos humana, de nuestros cuerpos en tanto biológicos; vemos pues el control y centralización de las semillas, de alimentos, agua…; el control de los inventos sobre “la energía”, inventos que los hay a miles…, etc., etc.

En ese control centralizado… de algún modo sería nuestro propio campo egoico-miedoso de la Tierra el que estaría tendiendo, por un lado —y bajo el propósito de hacer las cosas más controladas y más miedosas— a reproducir en parte esa “posesión por máquinas”… aunándose bajo el propósito de “egoicizar” maquinalmente nuestra capa de vibración.

La película Matrix nos estaría dando pues una clave del propósito de ese vector o esa “tendencia hacia el miedo” en la Tierra.

Si esto es así, si es así que el propósito de centralización del poder que actualmente contemplamos cual meros espectadores está básicamente intentándose manejar por grupos “satánicos” que saben de todo esto… y que saben de nuestro poder para “ascender de vibración“, la película Matrix nos estaría narrando de cierto modo el objetivo o el plan para la Tierra (a grandes rasgos)… y por parte de una “gente” que quizá esté más o menos ligada a otros tipos de humanoides —estos otros tipos de humanoides seguirían, en esta hipótesis, y como desde siempre lo habrían hecho… vigilando e intentando de cierto modo “controlar” como pueden aquello que parece pasar aquí, en el sueño que llamamos “Tierra”.

De todas maneras, recordemos que no se trata de culpabilizar a nadie, de atacar… pues eso sería reforzar su posición (es decir, eso haría que el sueño fuera real para nosotros, que es justo lo que quiere el ego).

Además, esto, cosas similares… ya habrán pasado quizás millones de veces en el universo.

Se trata siempre de, más bien, perdonar y perdonar… ¿pero qué cosa? La propia culpabilidad inconsciente, la de nuestra propia mente perdida en este sueño… esa mente que cree estar soñando esto… esa mente dividida con la que hemos venido aquí, a nuestra “reencarnación” particular.

Así, perdonando toda percepción y abandonándonos a la Voz interior que nos enseña a cómo ver que esto es nuestro propio sueño… podemos ir sanando la mente colectiva en su demente creencia en la separación (esa creencia que le costó a la mente un sueño de individualidad finita sufriente, que cree en la muerte, la destrucción, etc.… pero que no tiene consecuencias para su realidad eterna en la Fuente, a la que todos regresaremos (quieran o no los egos más “rabiosos”, en las capas que sean… si es que existen ellos y esas capas en el universo 🙂 )).

____

Paz y amor

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: