Constelados con nuestra “familia cósmica”: ejercitando el “perdón cósmico”   2 comments

M42. Nebulosa de Orión (Fuente wikipedia: por Rochus Hess)

«Según esta manera de hablar, vuestros pensamientos siguen ciertas leyes. Su comportamiento y su actividad obedecen ciertas leyes que no comprendéis, a pesar de que decís que vuestros pensamientos son vuestros. Así pues, de manera independiente a vosotros, otros tipos de conciencia los manipulan como fenómenos naturales siempre cambiantes. La conciencia innata en este tipo de sistemas no es consciente del origen de estos fenómenos, ni tampoco de vuestra realidad. Ellos toman la evidencia que aparece ante sus sentidos como realidad, al igual que hacéis la mayoría de vosotros, y ni siquiera se les ocurre que estos fenómenos se han originado fuera de su propio sistema.» (Habla Seth II)

«… hablando en términos generales, ningún objeto físico puede construirse, ni ocurrir ninguna acción, sin lo que a ustedes les agrada llamar su­gestión. Ninguna acción ni ningún objeto material puede percibirse sin una aprobación y un deseo internos. Tras toda acción y toda construc­ción, se halla ciertamente la sugestión.
» La sugestión es, ni más ni menos, un deseo y una aprobación inter­nos para permitir que ocurra determinada acción; y este consentimien­to es el gatillo que dispara los mecanismos subconscientes que les per­miten construir datos internos en realidad física.» (supongo que con el último “construir” quiere decir fabricar, convertir, datos internos en realidad física) (El material de Seth)

Índice:
— Todos estamos constelados familiar y cósmicamente.
— Curación y constelación cósmico-social-tecnológica.
— Experiencias de conciencia fuera de lo normal: George Kavassilas, Inelia Benz, el material de Seth, Luis Fernando Mostajo Maertens, Jesús Torrellas, Santiago Rubio, etc.…: a la luz de ‘Un Curso de milagros’ y a la vez “dando luz” a la metafísica del Curso de milagros (o del mutuo y constelado enjaulamiento del espíritu —’granjas de egos’— entre 3D y 4D… y alusión a otras lindezas similares)
— Sobre la historia de “la humanidad” en el sueño; lo que podemos esperar en “el futuro”.
— A modo de conclusión (y notas a añadir y elaborar)

_____
___

Todos estamos constelados familiar y cósmicamente

Aunque en último término solo podemos curarnos nosotros a nosotros mismos porque todo está en la mente, resulta que como en realidad somos una sola mente, siempre estamos por defecto constelados inconscientemente —o intrincados— con nuestras familias, amigos, etc. (y en ese “etc.” vamos a incluir, por supuesto, todo tipo de conciencia-ego en el universo).

Es decir, viéndolo desde cierta perspectiva, nunca hay problemas individuales ni pensamientos privados; pero, si somos una sola mente, la única salida es responsabilizarse cada cual completamente de “lo suyo”.

Hablemos más de esto último. Por un lado, en un universo de cuerpos separados, como el que vemos o soñamos ahí fuera… es inevitable vérselas con “la separación”; pero, tal separación, que podría ser interpretada siempre de forma “neutral”, es interpretada más bien —y más o menos inconscientemente— como ataque —y de formas caóticas, desde la infancia.

Es decir, nuestra mente viene al universo a confirmar una carga de auto-ataque (ego), es decir, una carga de separación a nivel mental —aunque una separación siempre ya interpretada con dicha carga no neutral de ataque (auto-ataque = culpa).

Dicha confirmación (de ego) es obvio que es facilitada, y enormemente, gracias al programa de cuerpos —primero indefensos, que luego crecen hasta la edad adulta—… es facilitada por tales cuerpos y por el “programa” en el que se ven envueltos (una especie de destino genético fuera de nuestro control), puesto que dichos cuerpos —y en general el programa que llamamos “naturaleza” y “sociedad”…— son algo que se interpreta básicamente como susceptible de “abandonar”… de “atacarnos”… Así, los cuerpos nunca están meramente separados, sino que su sustancia mental en tanto que separados (según el ego como gran programa a nivel mental…)… su sustancia sería el ataque (y es obvio que en la infancia se tienen muchos motivos aparentemente claros para pensar así, pues como dijimos precisamente ocurre que venimos como “seres indefensos”).

Entonces, por duro que suene, aquella intrincación con familia, amigos, ambiente, etc., consiste en compartir ataque. Toda separación imaginada (imaginada gracias a la “prueba” aparentemente obvia de los cuerpos ahí “fuera”, separados…)… toda separación fantaseada es siempre acompañada por una carga de ataque (es decir, con un sentimiento generalizado de auto-ataque, es decir, la llamada “culpa”). Este sería “el mensaje” que cargaría y recargaría constantemente nuestra mente, y ya desde el estado fetal. Esta labor sería la del ego, desde siempre, en tanto que viene a confirmar identidad separada en mil formas diferentes, en mil personalidades diferentes (“todos somos diferentes”).

Tal auto-ataque es como si se guardara, inconscientemente, y ya desde nuestra primera infancia, donde por ejemplo tenemos que asimilar que la madre no es un “recurso” que está siempre ahí para nosotros y tal cosa la interpretamos “a la torera”; es decir, en el programa siempre ya hay expectativas destinadas a “fallar”… pues eso es el ego… en una especie de queja de fondo, constante, ya que como dijimos interpreta la separación con esa carga de auto-ataque llamado “culpa”. Tal asimilación, que nos separa individuándonos (que solo es “fatídica” por la interpretación mental que siempre inconscientemente hacemos… pero que es, además de “fatídica”… obviamente necesaria… necesaria una vez que creemos estar solamente en el mundo)… dicha asimilación… la obtenemos haciéndonos fantasías… es decir, mediante la creación de imágenes ilusorias en nuestra mente (tomando aquí la palabra ‘imagen’ en un sentido general, en de la mente ampliada).

El ataque es pues la sustancia de toda “relación”, pues el amor en realidad apunta hacia afuera, a la expansión (a tal amor podríamos llamarlo “amor espiritual”).

Entonces, si os dais cuenta, normalmente no existe nadie a quien libréis de todo tipo de reproche, de juicio que en general es “condenatorio” (lo sea sutilmente o no)… y por el motivo que sea. Y esto es lo que en el fondo nos “une” en las relaciones de tipo especial, donde guardamos secretos, expectativas, proyecciones, etc.

Es decir, sea cual sea el motivo por el que sentimos molestia con los aspectos de otras personas… aunque parezca mínimo o sin importancia… si miramos bien, nadie se salva en nuestra mente, siempre hay algún motivo de molestia… siempre hay algo que tachar en alguien (lo que se traduce en que siempre estamos reciclando la carga de auto-ataque o culpa con la que venimos como egos). Es decir, siempre conseguimos alimentar la sensación de ser diferentes mediante algo que —más o menos conscientemente— pensamos que “mejoraríamos” en los demás… que éstos tendrían que “mejorar”… o bien mediante algo sobre lo cual juzgamos que los demás son “mejores que nosotros”. Y esto lo usamos, entonces, desde niños… y para nuestra constante creación de identidad… ya sea “buena” o “mala”, sobre ese bajo de fondo de ataque. Este el mismísimo movimiento que arma el infierno del ego, ese ego que, como dijimos en otros lados, viene aquí a buscar confirmarse en tanto ego, como identidad separada (la esencia que nos une separándonos en el infierno caótico del ego: todo el mundo tiene una historia personal, identidad…).

Dicho de otro modo, también podríamos decir que lo que se comparte al compartir tal ataque es falta de perdón (“cósmico”, porque en último término no vendría de ningún lado); y este ataque es el remanente o “producto” de las interacciones espejeantes del ego… y conformaría la sustancia de las “relaciones especiales” con familia, amigos, etc. Y como dijimos: es la base de nuestro sentirnos especiales, diferentes.

Pero este tipo de intrincación además seguramente se extiende, como decíamos —y desde siempre— a toda la conciencia-ego que conforma el universo, y sea como sea que esté encarnada. Es decir: seres humanoides de todo tipo estarían desde siempre intrincados con “nosotros” en múltiples tipos de relaciones especiales, si bien esto quizá solo parezca ser “importante” para las supuestas “élites” del mundo; tales “élites” seguramente mantienen desde siempre con todo el secreto que pueden dicha interacción o esa “permeabilidad” entre los “tipos de conciencia-ego” por el universo (humanoides diversos, etc.). Estos tipos humanoides es de suponer que, en todos los niveles, estarán seguramente mucho más unidos a nosotros de lo que podríamos pensar por haber nacido aquí en la Tierra (es decir, por haber sido “condicionados” por nuestras culturas… cuerpos humanos… en esta determinada “granja de egos”, la “humana” —y más quizá en la cultura moderna… que en cierto modo podríamos entender que se dedicó ex profeso a liquidar testimonios (indígenas, etc.) y que aún gasta muchas energías en mantener una cierta normalización ambiente que a mucha gente pone nerviosa, pues parecen infinitos los casos de gente que “conoce” por experiencia propia esta realidad).

Curación y alusión a la constelación cósmico-social-tecnológica

Y bien, pero a la vez todos estamos enganchados a una especie de campo que perdona y deshace las consecuencias de todo ataque… y que hace tal cosa “por nosotros”, que hace absolutamente todo… pero si le dejamos (y hay que ponerse muy simples, inocentes, a veces, para dejarle “curarnos”). Esto lo podréis comprobar en ciertos tipos de terapias, donde en realidad os curáis vosotros a vosotros mismos enganchando más o menos inconscientemente ahí (pues ese “ahí” es un lugar donde también somos); este engancharnos con dicha fuente de los cambios de percepción o “milagros” es un proceso simple pero incomprensible para nuestro ego… un proceso que en realidad es generalizado, de “perdón” generalizado.

Para un tal campo no existen límites en cuanto a qué consecuencias del ataque se pueden deshacer, es decir, en cuanto a deshacer las consecuencias de ese ataque constante mental que es la base de todas nuestras personalidades —la base de nuestra falta de perdón sistemática conformadora de ego (más o menos “sano” para el mundo, aquí da igual “la normalidad”, pues todos estaríamos locos de remate).

Y además, como dijimos, estamos aprendiendo que todo en el universo es mental. Así, también podría ser útil aprender a mirar nuestros sistemas técnicos-tecnológicos-sociales, etc., en tanto que son ciertas implementaciones de dicha intrincación cósmica, la intrincación que pueda tener nuestra capa de consciencia-ego (ataque-culpa) “humana”… con las demás que están solo aparentemente separadas. Así pues, sistemas de todo tipo, y de forma global… estarían relacionados con faltas de perdón “cósmicas” (y vienen de aparentemente muy lejos en el tiempo quizá… y se mantienen quizá a oscuras para precisamente seguir alimentando relaciones especiales, donde los egos espejean (ya hablamos del secreto que alimenta nuestra diferenciación en relaciones especiales, lo cual es el truco del ego, lo que vinimos a buscar aquí al universo hasta que nos demos cuenta de que más bien somos espíritu y todo está “perdonado”, en cuanto queramos elegir tal cosa)).

Así, estas intrincaciones y estos sistemas vemos que conseguirían a menudo hacer todo más “masoquista” (vemos por ejemplo el actual paradigma del esfuerzo y el trabajo en la humanidad…)… o todo más megalómano… más egoico-“masivo”… etc. Por ejemplo, el antropocentrismo actual, artificialmente creado (lógicamente)… sería solo un aspecto más… y sería un antropocentrismo que oscurecería, por defecto, obviamente, el hecho de que siempre habríamos estado en contacto con otros tipos humanoides. Es decir, todo lo que tenemos a nuestro alrededor podría verse como la huella de nuestra constelación “familiar” humanoide ampliada a nuestra “familia cósmica” (y recordemos que a menudo en las familias es donde la gente peor se lleva 🙂 ).

Experiencias de conciencia fuera de lo normal: George Kavassilas, Inelia Benz, el material de Seth, Jesús Torrellas, etc.…: a la luz de ‘Un curso de milagros’ y a la vez “dando luz” a la metafísica del Curso de milagros (o del mutuo y constelado enjaulamiento del espíritu —’granjas de egos’— entre 3D y 4D… y alusión a otras lindezas similares)

Es fascinante ver qué bien encajan  las experiencias de conciencia “fuera de lo normal” con lo que hablamos en el blog últimamente; es decir, con ‘un curso de milagros’ (es decir, con este material “espiritual” que es “no-dualista puro”).

No somos expertos en esto, no somos por ejemplo “ufólogos“… pero estos testimonios muy directos que enlazaremos abajo son realmente fascinantes, por lo integradores o completos. En el caso de Inelia Benz, no se tratará de hablar de “extraterrestres”, sino simplemente de mostrar cómo se siente más conectada desde siempre a la Fuente… en una conexión que normalmente a nosotros nos costaría mucho más y que por otra parte no es algo que podamos forzar así como así (ya que incluso normalmente no lo queremos hacer).

Hemos dicho que:
— al igual que en una familia existen por así decirlo “lazos inconscientes” que parecen obligarnos a repetir patrones —digamos que debido a una fidelidad inconsciente al sistema—, y siendo el ego precisamente este ciclo absurdo de repetición de patrones, de identificación, de conformación de identidad o individuación demente…
— en la familia cósmica estaríamos “constelados”, intrincados en redes de “problemas”, de individuaciones, en este mismo sentido de “lazos inconscientes” (con “otros humanoides”).

También lo podemos imaginar desde la perspectiva que nos dice que nuestra conciencia global (ilusoriamente individual) en tanto que “alma”, es un alma que repite ilusoriamente (en el tiempo ilusoriamente lineal) sucesivas “reencarnaciones” (ilusorias) hasta que despierta recordando a la Fuente. Desde esta perspectiva, por ser también ilusoria, podríamos entender o ver que “nuestras almas”, en muy último término, no están separadas de nada en el sueño… ni de ninguna otra “alma” que crea estar encarnando en este universo. Y, entonces, a las almas que supuestamente podrían tener más presencia en el universo (en 4D, si es que es así… y que serían las que, en esta hipótesis, tienen quizá algo embaucadas a ciertas élites “humanas”… si es así…)… les importará mucho, en general, el poder controlar o creer controlar (muy egoicamente) el proceso universal de conciencia y de su despertar —que es por cierto simplemente el proceso de una “muerte” anunciada, una muerte de algo que en realidad nunca vivió realmente: el ego (pues solo la Fuente sería lo real, la Fuente de amor perfecto, incondicional, que también somos).

Aclaremos ya cuanto antes que tampoco esto quiere decir que el cumplimiento de una especie de utopía estaría ya al caer sobre la Tierra —tal y como la conocemos la Tierra. Es decir, una “utopía” tal no dependería de cuatro cosas “materiales”, como puedan ser la glándula pineal… la llamada banda de fotones en la que entramos… o la bajada de supuestos seres redentores… o incluso una especie de “ser de luz crístico” (este tipo de ingenuidades y engaños parecen ser alimentados en muchas versiones, y una de ellas parece ser lo sugerido por David Wilcock, pese a que lo que él cuenta puede ayudar a “despertar” muchas “conciencias” ya que divulga sobre la realidad de la mente).

Estos posibles falsos despertares colectivos en parte los “denuncia” Kavassilas, y de forma clara; aunque éste también propone cosas que apuntarían igualmente a algún tipo de engaño similar: a una versión rápida e ingenua de “despertar colectivo”. Pese a ello, él también habla a veces denotando que cree esencialmente que el “despertar” es algo esencialmente “individual”… que sería algo que normalmente requiere de mucho esfuerzo (mental) en cada uno de nosotros (de vigilancia sobre nuestros pensamientos-interpretaciones). Kavassilas denuncia que hay intereses en hacernos creer en algún tipo de “despertar falso”; y digamos que tales intereses serían quizá el siguiente paso de esos “sutiles ganaderos” que quizá habríamos tenido desde siempre los egos aquí encarnados como humanidad… en esta granja de egos —de ello hablaremos algo abajo.

Así que sería “falso” aquel despertar que no dependiera básicamente de nuestra responsabilidad, de nuestra paz interior…, de nuestro despedirnos de los juicios… de sentirnos realmente unidos…; y todas estas  cosas son “lo importante” según aprendemos en ‘Un curso de milagros’: es importante responsabilizarse de toda percepción, de todo pensamiento… perdonándolo (así como lo es dejarse llevar con cuidado por lo que apunta al amor…, la unión…, en los encuentros con la gente). Kavassilas apunta a la posibilidad de querer implantar ya no solamente una “dominación mundial” menos sutil… sino una sustitución del tipo de humanoide (nosotros) que ahora puebla este planeta. Lo comentaré más abajo, pero se trata de no tener miedo ante lo que se nos pueda enseñar en el futuro, ni tampoco darse así como así a la adoración ritual, que por ser ritual está en realidad siempre basada en miedo. No podemos tener miedo si trabajamos el hecho de que nuestros cuerpos verdaderamente no son lo real (es decir, si trabajamos mucho o poco una vía espiritual seria).

Siguiendo con la conciencia ampliada: hay muchos testimonios de tal tipo de “conciencia fuera de lo normal”, de gente que parece haber viajado por toda “la historia de nuestro universo” en tanto capas de conciencia y en el sentido del “despertar de la conciencia” (o bien que parecen tener una percepción más directa, fresca, simple… de esta posibilidad que en realidad todos seríamos por igual). Tales experiencias parecen muy “fuertes”, y son accesibles por internet: por ejemplo Inelia Benz, Jesús TorrellasGeorge Kavassilas

Desde que conozco y empiezo a experimentar un poco mejor este tema de “lo espiritual” me fío por defecto de estos testimonios, de muchas de sus partes o del mensaje esencial; tal mensaje esencial es para mí —aunque abajo lo hablaremos mejor—… es uno que enlaza con el mensaje básico sobre la “irrealidad de nuestros cuerpos” (y la realidad de la mente)… y en esto cada cual (Inelia, George…)… cada cual le añadirá sus visiones, más o menos “directas”, acerca de qué sentido tiene tal mensaje… es decir, cuál es nuestra función, por así decirlo, en cuanto a “no ser solo cuerpos”; esta función sería “lo esencial” a tener en cuenta en el trabajo del despertar; de ella vamos haciéndonos más naturalmente conscientes a medida que pasa el tiempo ilusorio (una función que, por cierto —y no nos perdamos con tanta historia…— ‘Un curso de milagros’ resume siempre, la función, como siendo ante todo el perdón de todo y de todos —y la felicidad—, ya que primero se trata de alcanzar la suficiente paz interior como para poder aceptar lo que venga de parte de la Fuente con la que todos estamos conectados; el plan de la Fuente es un deshacer el ego… así que no puede consistir en hacer muchas cosas raras, y menos en esta época de sobresaturación megalómana de la conciencia-ego sobre este planeta).

Me fío pues de esos testimonios (Inelia, George…, y como dije: no tanto de Wilcock)… pero, obviamente… hay muchas cosas que chirrían por su aparente incoherencia. Para contrarrestarlas hablaremos abajo sobre “el esquema del despertar”, aunque en realidad nada en el mundo de la conciencia-ego puede ser al final “coherente”, y estas experiencias las tienen que presentar “egos” que se creen que viven en el mundo, y, por tanto, siempre pondrán sus sesgos, sus matices… los cuales vienen de nuestras rabias particulares, nuestros deseos… etc. (por ejemplo Kavassilas tiene ramalazos de una especie de adoración de la guerra aparentemente muy claros en la forma… y en clara contraposición a la esencia o el contenido del mensaje que a él parece que se le ha contado muy sencillamente).

[Abreviaremos, al hablar de “Un curso de milagros”, con las siglas ‘UCDM’; y “no-dualismo puro” con ‘NDP’.]

Por ejemplo, sacando un tema rápidamente: en un momento de Kavassilas, en una entrevista (min. 15:28), aparece “la Matrix cósmica”, que, en lenguaje de UCDM sería simplemente “el ego” con el que nos identificamos y que sueña este universo de separación. Tal ego sería sobre todo desde la “4ª dimensión” hacia abajo en el modelo de Kavassilas… pero en realidad de cierto modo también sería todo el resto de “dimensiones” ya que solo la Fuente sería lo real (en realidad todas las dimensiones estarían potencialmente conectadas… al menos mediante el despertar global… y nada nos separa de nada en realidad… pero sobre todo, nada nos separa de la Fuente, que es la garante de que esto se encauce hacia una mayor unión… si nos dejamos hacer hallando paz mental).

Quizá, a estas “dimensiones superiores” (la 5ª, etc.), podríamos entenderlas en tanto algo que ya es siempre consciente del “plan” de despertar; así, serían pues simplemente aspectos “despiertos” o más unidos —por ejemplo en el “futuro” ilusorio, digamos…—… aspectos unidos de esa consciencia que “somos” aquí (inconsciente) de forma tan fragmentada en 4D… que se cree con más ingenuidad cosas como el tiempo lineal… y el resto del paradigma del ego: “si ganas yo pierdo”… etc., etc.

En la entrevista, Kavassilas expresa claramente cómo lo primero de lo que se enteró, cuando viajaba tan “lejos” en las capas de conciencia… es que hay algo que te asegura (como si fuera el dueño de tal “viaje”)… que te asegura que nosotros realmente estamos radicalmente más allá del principio-ego… más allá del “cosmos”, de este universo (pues como sabemos por UCDM-NDP… todo lo estaríamos simplemente soñando).

Así que lo anterior, ampliando esta respuesta… y si quisiéramos decirlo en lenguaje de UCDM (ese texto que vimos que sirve para perdonarlo todo, entre otras cosas también las palabras de nuestra “tradición teológica”)… es simplemente así:

— como decíamos, estamos soñando este universo; cada uno lo haría con “su versión”… aunque consensuadamente… pues cada uno seríamos “todo el universo” en un sentido quizá más literal de lo que pensamos o nos gustaría pensar… tal y como aparece en la charla de Kavassilas en Australia subida aquí por ezenagual, en una bonita y sencilla imagen, al intentar contar su especie de “viaje interdimensional” (un viaje que tuvo seguramente con el propósito de “tranquilizarse” a sí mismo, por todas las experiencias raras más dolorosas por las que había pasado);

— en el despertar de ese sueño actúa una especie de “mecanismo”; y actúa cuando le dejamos, cuando nos abrimos a ello o nos vemos más o menos forzados a pedir tal cosa, como quizá diríamos que le podría haber sucedido a Kavassilas tras esas experiencias dolorosas que habría tenido con otras conciencias-ego no “humanas”;

— tal mecanismo se trata de que lo que podríamos llamar, en lenguaje UCDM (ese lenguaje que usado así consigue “perdonar” todo esto que nos suena tan tradicional… ese lenguaje que fue, como siempre en el mundo del ego, “fatídicamente” capturado por las en último término muy “satánicas” “religiones” formales…)…: “Espíritu Santo”, o brevemente: E.S.

Y se trata del canal de reunión con nuestra Fuente, es decir, se trata del mecanismo de los “milagros”. Un “milagro” es lo que te “demuestra” que estás soñando… que tu conciencia está auto-engañada; un milagro es pues aquello que consigues interpretar (externo o interno, no hay diferencia), a veces, como que es algo que te “demuestra” que tú eres el soñador de este sueño.

Dicho E.S. sería por tanto el mecanismo del despertar del sueño, y en todos los niveles aparentes de conciencia.

— este mecanismo actúa a veces de forma digamos “aparentemente más explícita” en la conciencia de determinadas personas; y decir que, por un lado, ya siempre estamos unidos por ese canal del E.S. con todo y con todos… y con la Fuente… pero, a veces, en el plan surgen momentos de “revelación” muy directa, o quizá a veces muy chabacana o gráfica, como quizá vemos expresar a Kavassilas en un momento muy bonito de esta otra charla.

La actuación del E.S. dependerá de las necesidades del “plan” a la hora de la orquestación del despertar o deshacer el sueño… este sueño… el sueño de esta panda de egos… egos que son, por cierto, cada uno “un universo” en sí mismo… pero que no quieren recordar tal cosa; y no lo queremos recordar pues eso supone a la vez, como le pasó a Kavassilas, ponerse frente a una Voz que te recuerda que en realidad nosotros estamos más allá de todo este jaleo y todos por igual; es decir, que realmente la individualidad no existe, nosotros en tanto egos no existimos, que somos eternos, pero en otra naturaleza, la real, la verdaderamente natural (y de nuevo, en lenguaje UCDM-NDP diríamos: que el universo solo es un sueño y se sustenta por nuestra ilusión de miedo; y que todo miedo es en último término miedo a despertar).

En este punto de la entrevista podemos pensar claramente cómo es que a Kavassilas se le habría enseñado tanto desde el mecanismo del E.S. Aunque luego por otra parte, vemos que él pone mucho de su “parte-ego” cuando sigue llamando “dios” al ego que sueña este cosmos… aunque lo hace parcialmente “bien”, pues en cierto modo lo hace para precisamente alertar… y así, “lo pone entre comillas”. Ya hablábamos arriba de este tema a cuento de la “Matrix cósmica”, pues nuestra mente más global, unida soñando esto, puede ser confundida con “Dios” (con el supuesto creador del universo en la Biblia por ejemplo)…, pero lo que ocurriría es que nuestro “creador” real… en tanto que somos una sola mente, no tendría nada que ver con este universo (que es nuestro sueño), como dijimos (es decir, como sabemos por UCDM: el ‘dios’ de la Biblia no es otro que el ego, es decir, un dios hecho a imagen y semejanza del ego: uno que cree en el ataque, sacrificio, etc.).

Como dijimos, también Kavassilas parece expresar a ratos una atracción seria por el sacrificio y la guerra… que son aspectos completamente contrarios a lo que le habría pasado al poder conectar profundamente con el E.S., con ese mecanismo de los cambios de percepción que le dejó que se le mostrara todo eso que vio en cuanto a este sueño de universo.

Pero guerra y despertar, en esencia, en contenido, sería aspectos contrarios, ya que, como sabemos por UCDM, “despertar” es simplemente un deshacer… es un darse cuenta, tal y como se dio cuenta Kavassilas… de que no hay nada contra lo que luchar… pues la luz simplemente ilumina la oscuridad… no la “mata” o “hiere”… pues la oscuridad es solo falta de luz (aunque quizá valga este paréntesis: quizá en el mundo de la forma —estando tan “loco” como está— a veces podríamos pensar que hubiera sido necesario o posible expresar más a propósito un contenido profundo de amor en una aparente destrucción en la forma —aunque más bien supongo que, cuando una conciencia está conectada perfectamente al amor perfecto, entonces lo que ocurre es directamente que el ego se desactiva alrededor, y es imposible concebir el ataque por ninguna de las partes aparentemente involucradas. De todas maneras pensemos que siempre estamos destruyendo por ejemplo microorganismos (al respirar)… esos microorganismos, que son formas muy elaboradas 🙂 … y sin embargo no por ello se ve tocado el contenido de amor al que podamos conectarnos cuando “elegimos milagro” 🙂 ; recordemos pues que todo está en la mente, y todo depende del propósito desde el cual actuaríamos, con el que conectamos: ego o despertar).

Así que todas estas divulgaciones y sentires (Inelia, George) permiten a veces convertir en algo mucho más “gráfico” este asunto del despertar de la conciencia… un despertar que sería el propósito real del universo, y que supone despertar de nuevo a la Unicidad que nunca perdimos (aunque esté como en otro nivel visto desde aquí)… y despertando desde este sueño que vemos delante… que hizo que parecieran posibles disparates como puedan ser la muerte, la destrucción, etc.

Como sabemos, entonces, insistamos de nuevo en lo fundamental para poder describir este muy simple NDP tal y como lo entendemos con UCDM… alternando con algunos comentarios sobre los vídeos. Estas serían pues las coordenadas en tres puntos:

1.— el universo es “nada más” que el propio sueño de una conciencia separada a propósito; se lo está haciendo y nos lo hacemos todo “a propósito” visto desde un cierta perspectiva más real (es una tragicomedia absurda visto desde ahí, desde la visión de la Inocencia que somos).

Por tanto, tenemos que la constante victimización mental en la que entramos por defecto al encarnar en cuerpos aquí en la Tierra… es una de esas colosales trampas —quizá la más importante— que la conciencia se pone a sí misma para creerse esta película de miedo donde se hizo posible la destrucción, la muerte, como decíamos (y todo simplemente por estar huyendo de lo que hablaremos en el punto 3);

En este primer punto podemos encajar algunos de los comentarios de estos “contactados” —o de esta “gente más despierta”— que vemos en los testimonios, ya que a menudo se habla de propósito, de que hay menos casualidades de lo que parece… etc., tanto en Inelia, como en George, y como en general en la Nueva Era.

2.— todos estamos unidos —como conciencia ilusoria— con este mismo problema de la separación, es decir: todos estamos soñando el mismo “problema” de haber elegido ilusión, sueño… de haber elegido el sueño de creer separarnos de nuestra Fuente (“espíritu”, lo del punto 3).

Este es uno de los puntos de potencial confusión que se nos aclaran trabajando el muy simple NDP por ejemplo con UCDM.

¿Por qué? Sería importante en general no dejarse fascinar rápidamente por las experiencias de “unión”, pues estamos unidos como mente engañada, fabricando este universo, lo cual podemos llamar “ego”. Es decir, hay un aspecto de nuestra unión que es compartido pero que es el digamos “falso” —el de soñar este universo.

Es decir, hay una unión que es básicamente de forma, no de contenido; por ejemplo al respecto tenemos esas advertencias que hace Kavassilas, a cuento de que la “cuarta dimensión” podría albergar muchas sorpresas en cuanto a tipos de humanoides que por su forma podrían engañarnos al pensar nosotros que son “seres divinos” y cosas así; todos somos iguales en la Fuente, esa sería el más básico mensaje de estos dos testimonios separados: George, Inelia.

Esas experiencias de unión en general tenemos que aprovecharlas en nuestro interior para “desmasificarlas”, des-densificarlas, si es que tenemos esa fuerza… y siempre desde nuestro interior, sin que necesariamente se note de entrada. ¿Pero “cómo”? Eso es de lo que hemos hablado aquí (del trabajo espiritual como modo de intentar estar siempre reflejando nuestra conexión natural con el espíritu, en cualquier situación de “compartir intereses”).

Así pues, a veces podría darse la paradoja de tener “grandes sentimientos de unión”… pero que estarían “poseídos” en realidad, en la realidad global del hojaldre de la conciencia que es el ego-universo… estarían sumidos, subsumidos, poseídos, intrincados, constelados por defecto… en y por un propósito más global: la separación en general, multiplicar la separación, cosa que, digamos, lo que consigue es algo así como “enjaular espíritu” en cuerpos humanos… que es por cierto a lo que venimos aquí, y a propósito… todos… y es lo que nos hacemos nosotros a nosotros mismos… pues al haber elegido ego es esto lo que en general nos hemos creído haber podido “contratar” al venir aquí, al universo, a creer que este universo es lo real.

Y este “otro propósito”, el del universo (separación) en general sería algo siempre aprovechado muy “realmente” por esas capas de conciencia que desconocemos usualmente (de las que podría estar hablando Kavassilas, las que conformarían una gran diversidad en 4D (p.ej., en el enlace que hemos puesto ya, se habla rápidamente de nuestra intrincación con Orión… así como también alude a ello rápidamente Kavassilas)).

Este es pues el aspecto “granjas de egos” del que ya hablamos por aquí… y que bien podría ser uno de los “deportes cósmicos” que se traen ilusoriamente entre manos las conciencias “más experimentadas” en este universo (más experimentadas en cuanto este punto 2, en tanto ego universal… y por eso sería importante distinguir entre este punto 2º y el 3º).

Es decir, al igual que los humanos tenemos ganado y nos alimentamos de él y lo usamos… estos otros seres, en la “aventura satánica” que llamamos ego-conciencia… en el ego como sistema de pensamiento que sería “satánico” desde siempre (por haberse inventado que el Amor se podía atacar)… esos seres podrían estar en cierto modo “viviendo” de mirar y de sentir sus granjas de egos más o menos indirectamente “administradas”.

Por ejemplo, en espectáculos de masas, en el nivel “masivo”… estas uniones lógicamente serían “contraproducentes” a la larga con respecto a nuestra potencial unión real como espíritu (despertando). Y esta “egoicidad” de la unión sería lo “energéticamente” (la energía es pensamiento) aprovechado por estas otros tipos de conciencia que, desde nuestra dimensión temporal —todo en 4D, en la gran dimensión cuarta, de la expansión, según Kavassilas— contemplaríamos quizá como habitando cuerpos “más longevos”.

Es decir, como el universo iría por capas (aún en la 4D), habría quizá capas superiores que podrían aprovechar nuestra “vibración de unión” para diversas cosas. Eso es lo que vemos sugerido en el testimonio de Kavassilas y otros, que indican en general cuán importante sería el “tema miedo” o “energía vital” en el universo (y es que el universo de la separación surgió del miedo, y por tanto toda vida aquí depende de la energía miedo de forma muy básica). Así pues, estas conciencias que quizá llevan evolucionando “más egoicamente” que nosotros, es decir, durante tramos más largos de tiempo (unos tramos que quizá no podemos ni imaginar) pueden depender de cierto modo de nosotros. Aunque, si lo pensamos bien, como por otra parte “nosotros” somos “ellos” (visto desde una perspectiva más ego-global…), ya que ninguna conciencia está realmente separada… por ello quizá el aspecto de “granja” sería consustancial al ego universal (y sería justo lo “a deshacer” para así dar paso a la compresión de la capa de conciencia que llamamos 4D; y sería justo lo que está pasando, a la larga visto desde la perspectiva-universo… pero “a la corta” en cada despertar individual, que es como se nutre el despertar).

3.— Como hemos dicho, todos compartimos por igual la conexión en ese otro nivel incompatible con el del ego; es decir, compartimos la conexión real, la del otro principio, el del espíritu, el de la Fuente, principio por el cual simplemente (y dependiendo de cómo administremos nuestro miedo) nos somos capaces de decir, nosotros a nosotros mismos, y desde nuestro interior más profundo (el real)… que aquí en el sueño no pasa absolutamente nada… que el “problema” no era tal problema.

Y esta aparente tontería tan simple alberga sin embargo un inmenso poder; y tal poder, el que viene de esta simpleza, no podemos controlarlo, pues con la admisión de esta tontería (para el ego) nos estaremos abandonando gozosamente al plan de deshacer el sueño, de “perdonarlo”.

Así que estamos (realmente)unidos como “espíritu”, es decir, estamos siempre ya despiertos en la unicidad de la Fuente, en una unicidad que estaría orquestando el despertar… y que ya lo habría orquestado con éxito (y lo que ocurre es que simplemente nosotros nos vamos aparentemente apuntando a ello al recordar a la Fuente en nuestra percepción… dejando así que se obre la inevitable “ascensión” en vibración… o “ascensión” a secas… etc., en el lenguaje Nueva Era… pero siempre partiendo del cuidado de nuestra percepción individual, de nuestros juicios e intrincaciones…, etc.).

Pero insistamos: estos dos niveles, en el punto 2 y el 3, son en último término incompatibles, como aprendemos en UCDM, pese a que estén aparentemente conectados por este deshacimiento del sueño que lleva a cargo la orquestación de nuestro despertar.

Por cierto, sucede entonces como si la conciencia se estuviera perdonando a sí misma “el ego”. Y esto “materialmente” se “vería” con muy diversas manifestaciones (cuando se “ve” o se siente):

— procesos de perdón o sanación más aparentemente banales a nivel mental, de paz mental (aunque todos son el mismo y lo mismo)…
— curaciones…
— o a veces procesos de perdón más “extraños” o psicodélicos… en el caso de los procesos de “utilización” a las que ofreció su cuerpo Inelia Benz… en su servicio a la Fuente que ella nos dice que estaría sintiendo muy directamente (lo expresa en un lenguaje hiper-sencillo)…
— o quizá se trate de ascensiones de nivel de vibración, de planetas enteros y en la época que sea… si es que toca… y cuando toque… y si “les dejan”; y por esto es tan importante (porque tenemos eso de “si nos dejan”… es decir, el aspecto de que nosotros no estamos a cargo de cómo ni cuándo se dan ascensos con resultados aparentemente más globales en las formas del universo)… por eso es tan importante, decíamos, la ascensión aparentemente “individual” —que no sería tan “individual”… pues todos somos la misma conciencia-ego engañada, fabricando (por soñarlo) este universo.

Los resultados no son por tanto lo importante; la guía es siempre interna, siempre pasa por lo interno ante todo. En esto incide de cierto modo por ejemplo Kavassilas. Así, nosotros no debemos de preocuparnos por “lo de fuera” —pues no está “fuera”.  Lo importante sería simplemente reconectar “con el espíritu”… con la convicción trabajada, en uno mismo, de que tal principio no tiene nada que ver con el “principio” del ego (la imposible separación)… y de que de hecho tal espíritu sería más bien lo único real (por estar fuera del sueño). Esto es corroborado, digamos, por los testimonios enlazados, y confirma la experiencia que tengo con el trabajo interior de UCDM-NDP; es decir, es la confirmación de qué importante es “lo simple”… es decir, la simpleza de nuestro núcleo de “verdadero poder” (desde el amor incondicional, como dice Kavassilas).

Digamos que este sería por tanto “el drama de la conciencia” en este universo: que el despertar es un abandonarse al flujo de amor, de perdón, sin concesiones; y este “abandonarse” es algo muy difícil porque precisamente el ego —con el que soñamos el sueño— es algo muy complejo, y que siempre atrae la atención —con muy diversas cosas— hacia fuera del espíritu (todo el rato, “somos” eso de hecho, esa “exteriorización”).

Es decir, siguiendo con el tercer punto: en un nivel todos estamos “ya despiertos”, y el sueño nunca ocurrió. Eso es lo que permite asegurar el progresivo transcurrir del despertar de la conciencia… ese despertar que aquí se manifiesta a veces con múltiples “aventuras” aparentemente más “exteriorizadas”… como las que vemos retratadas muy llana y directamente por George Kavassilas o Inelia Benz.

Sobre la historia de “la humanidad” en el sueño; lo que podemos esperar en “el futuro”

En lo que vamos a decir ahora coincidirían algunos materiales (y tal y como ya hablábamos por aquí): cabría la posibilidad de que el actual humano que hoy “vehicula espíritu”, en este sueño “actual” del planeta Tierra, hubiera provenido de una creación genética para servir como esclavo —quizá en un principio como esclavo de razas de humanoides reptilianos y/o otros tipos.

Entonces, la historia de la granja de egos, de la granja para cultivar ego que llamamos “humanidad”… habría estado —de un tiempo a esta parte— dejada un poco por “libre”… indirectamente en parte “controlada” por conciencias-egos más maduras… de esas que en nuestro sueño de universo materializarían escalas o jerarquías de aparente “control del sueño” (de la conciencia de ser esto un sueño)… y modelarían por tanto el deseo humano compartido con toda conciencia-ego en el universo: el de “ser ego”, el de ser una identidad, una historia personal… deseo que venimos aquí a ver confirmado y que nos constituye, como ya dijimos.

Estas razas, por estar más habituadas a las condiciones de este sueño de universo —al menos en la llamada cuarta dimensión—, y teniendo por tanto una “tecnología avanzada” en este sentido… contribuirían quizá a mantener las coordenadas para cierta estructuración mental, de esa “Matrix mental” en la que estamos todos inmersos y que venimos a ser aquí, con todo nuestro ego; y diciendo esto no tenemos la necesidad de echar las culpas a “controladores”, manipuladores… a “los malos”… a “los buenos”… para nada; simplemente de lo que se trata con esto es de intentar perderle miedo a lo que bien podrían ser las condiciones reales, particulares, en este momento del sueño de universo que estamos aquí recreando… en este momento y para esta raza humanoide que somos los humanos; nuestro tipo humano quizá esté en desventaja aparente (visto desde el mundo de la conciencia-ego que sueña este universo) con respecto a otros humanoides que, en cierto modo, al tener más nociones sobre qué es lo importante en este sueño (es decir, al tener más nociones sobre el hecho de que todo es más mental de lo que pensábamos… y que la tecnología va hacia ahí)… nos estarían en cierto modo manejando como “ganado” a la hora de manipular la materia más preciada de este universo: “conciencia”… y en esa “granja de egos” de la que hablábamos (pero por cierto, nunca estamos en desventaja con la conexión con la Fuente, conexión que todos compartimos por igual).

Así, tienen “sentido” las abducciones. El potencial inmenso en cuanto a manejar la materialidad del sueño, potencial que vemos expresado en los miles de testimonios de abducidos, vendría de una especie de programa “ganadero” sobre la conciencia en este planeta… un programa de largo calado en el tiempo. En general, el interés por el control que se daría entre las diversas razas humanoides del sueño… seguiría un eje del cual ya hablamos y que obviamente nos sirve para pensar el “sentido” fundamental que tendrían las posibles “luchas cósmicas” que siempre se habrán dado (como hablábamos en el artículo sobre granjas de egos):
— tenemos el “partido” de la Fuente… un “partido” del que todos formamos parte aunque sea inconscientemente… y que sabe que solo respondiendo con amor se termina “venciendo” cualquier cosa… pues el sueño que soñamos en el universo no es nada más que la negación de nuestra verdadera naturaleza en la Fuente (amor perfecto).
— el partido de la separación, que de mil diversos modos somos ya todos solo por haber encarnado aquí, y que de cierto modo reacciona contra el anterior partido (esté o no más o menos “organizado”, aunque cualquier organización formal, ritual, etc., es por defecto contradictorio al respecto del trabajo interior que nos saca del sueño, al menos tal y como lo vemos los humanos desde aquí).

Nosotros mismos, pese a que sabemos que nuestros cuerpos van a morir, estamos interesados en seguir siendo por un lado individuos-egos… y ese interés por la separación (aunque en otra escala y con otras posibilidades “técnicas”) está compartido con digamos “humanoides aparentemente superiores”… es decir, con conciencias-egos que quizá en cierto sentido viven más directamente de la energía vital (del pensamiento)… y de su administración en esa conciencia ampliada que llamaríamos “cuarta dimensión”.

Desde ahí vendrían las intervenciones, muy a menudo indirectas —y muy a menudo al parecer llevadas a cabo por los llamados “grises”, que quizá en su mayoría serían androides-esclavos—, de ahí vendrían estas intervenciones tipo abducción… las de estos humanoides aparentemente separados de nosotros que son de cierto modo nuestros ganaderos, en parte.

Estos humanoides —en general los de jerarquía más alta— podrían ser quizá diversas razas más longevas y que quizá podrían ahora estar intentando llevar a cabo cierta labor de “diplomacia” (aparte de las labores secretas de las que ahora hablaremos) al respecto del sistema solar y del manejo del “despertar de la conciencia” en la Tierra. Podrían ser quizá reptilianos o también algunos tipos homínidos más parecidos a nosotros pero más duchos en las artes de manejar el universo en tanto el sueño que es… etc.

Las labores secretas podrían ser el tipo de planes que se manejan en un artículo que ya enlazábamos. La información que existe en un principio parecería bastante apabullante si nos identificamos muy directamente o solamente con nuestro vehículo corporal humano… pero no nos tiene que dar miedo, pues si trabajamos este tema de “lo espiritual”, como ya dijimos… entonces en general no tenemos que vernos como cuerpos principalmente… sino como espíritu despertando a su naturaleza fuera del sueño de cuerpos… y teniendo por tanto una caótica “aventura” —en general bastante masoquista— en este universo que nos inventamos soñando individualidad para hacernos en cierto modo la puñeta nosotros a nosotros mismos.

Pero tales labores secretas dicen que muy a la larga tendrían el objetivo de sustituir la raza humana por otros humanoides, y de ahí el trabajo de ganadería interdimensional (dentro de la 4D y la 3D) que veríamos por ejemplo por el fenómeno de las abducciones, o por ejemplo en la construcción que dicen que existe, masiva, de túneles y bases subterráneas en varios puntos del planeta, que prepararían el terreno para la sustitución futura, quizá algo brusca, puesto que la tecnología que habría por ahí abajo (y que en parte es lo que a veces se ve en la superficie) superaría enormemente lo que entendemos por tecnología hoy.

Es decir, nuestro despertar, el despertar de nuestra conciencia-ego hacia espíritu y no cuerpo (despertar del sueño en vida)… nuestro despertar… en este momento del sueño de universo… y aparte de la labor de perdón generalizado que implica para poder siquiera despertar (perdonando las cosas más banales al igual que el resto…)… nuestro despertar podría ser que a veces nos pareciera meternos en labores aparentemente más “aventureras”… siendo quizá el vehículo posible del deshacimiento de algunos de los planes interdimensionales de ganadería cósmica que, como hemos dicho, estaríamos viendo quizá hoy aquí desplegarse (vemos el ejemplo de Inelia Benz, que con su mera presentación, la de su cuerpo canalizador del amor de la Fuente…, ante la gente, canaliza cierto plan de perdón y auto-perdón de ciertos tipos de gente).

No sería lo importante si al final “ganan” unos o “ganan” otros, etc., porque en la conciencia-ego siempre todo el mundo “pierde”, en general… ya que todos perdemos cuando nos creemos reales en el universo, cuando nos creemos cuerpos (ahí ya está todo perdido, y básicamente de lo que se trata es de huir de este incendio, no de poner las miras en que sea un poco mejor en tanto que cuerpos; esas miras las pone el plan de deshacer el incendio o infierno… y no nosotros con el ego). Así, lo importante es nuestro despertar particular, nuestro trabajo de perdón… y nuestro subsiguiente e inevitable abandono dichoso al plan de deshacer el sueño; y lo que conlleve esto, en cuanto a ascensión de la Tierra en “vibración”, como un todo, o, por contra, en cuanto a un mantenimiento, quizá, o a incluso un “descenso en vibración” de la Tierra… no sería de nuestra incumbencia en general.

La historia del universo a grandes rasgos siempre es cíclica, y el deshacimiento global de este nuestro sueño, es decir, el despertar global… quizá quede muy muy lejos de nuestro tiempo actual aparente. Pero el tiempo no existe, recordemos; cada cual a lo suyo: perdonar.

A modo de conclusión (y notas a añadir y elaborar)

Parece por tanto que cuando empiezas a “vibrar” con algo estilo NDP, es decir, con algo “espiritual” profundo y simple… entonces… todas estas “cosas raras”, como las experiencias de conciencia fuera de lo normal, empiezan a colocarse solas, aunque solo las veas contadas por otros.

Así, los vídeos de esta gente, como Benz, Kavassilas… son el material con el que mucha gente parece estar aprovechando a digamos “despertar”, o a despertar digamos que más y más conscientemente cada vez.

Estos materiales suponen un tal cambio de coordenadas que la dislocación puede ser para siempre… pues con esto se constata cómo esta película que estabas “viviendo” no tenía nada que ver con lo que imaginabas… y empiezas a sentir que lo de “ser algo más que un cuerpo” no es una cosa meramente “poética”… o no es solo algo creado meramente por el condicionamiento cultural… sino que tiene que ver con un propósito que nos sobrepasa a la vez que nos llama.

Y esta “llamada”, por cierto, sería como si nos la hiciéramos a nosotros mismos. De ese modo podríamos pensar tal llamada si contemplamos esta posibilidad:

la de que nuestra conciencia en realidad interactúa como una especie de “todo”, en todas sus dimensiones temporales. En tal actuación multidimensional, o transtemporal, es como si nuestra conciencia cumpliera, por decirlo así, con el plan de despertar (progresivamente unificador), desde otra unión u otro “todo” que nada tiene que ver con el sueño. Y tal despertar es algo que se hace suavemente. El plan aprovecha entonces signos, signos como pueden ser los vídeos enlazados… o bien cosas más o menos sutiles durante toda la vida; tales signos e información vemos o sentimos a veces que es algo que estaría muy directamente “destinado” a ello. El plan aprovecha como puede, por tanto, todo lo que la conciencia —nuestras conciencias— puede ver aparentemente “afuera” de sí misma y aquí, en el universo.

Entonces, pese a que estas presentaciones en vídeo no suelen dar la impresión de ser nada coherentes, cuando te apoyas en el NDP tienen globalmente mucho sentido, y a veces intuyes dónde podrían estar los “problemas”.

Notas a elaborar

Tenemos entonces:

— en general, las almas cierran bucle ilusorio entre el Cielo que somos y las “dimensiones inferiores” que soñamos: despertar del sueño: viaje sin distancia.
— El tema de “abandonarnos al plan de despertar”: E.S. Al final Kavassilas lo comenta tal cual (vídeo 7 de ezenagual; min. 28:30), dudando del libre albedrío.

Aspectos de la divulgación de George y otras cosas añadidas:

— podemos fácilmente “perdernos” en los detalles del hojaldre que aparenta hacer difícil nuestro despertar (estrategia del ego)…
— pero a la vez informar para que por decirlo así…: “resuenen” las almas aquí encarnadas con la información de George…
— expresión de supra-consciencias…
— interpretación del 21 marzo 2012: quizá simplemente el plan no deja ver más allá, o la confluencia de líneas que dice Wood que siempre se ve obliga a eso con lo que dicen que hacen en el proyecto Montauk con la silla.

Anuncios

2 Respuestas a “Constelados con nuestra “familia cósmica”: ejercitando el “perdón cósmico”

Suscríbete a los comentarios mediante RSS.

  1. me gusta mucho todo lo que se, dice pero muchas cosas que no las entiendo.y no se como ponerlas en practica ,mi ego se lo quees mis miedos tambien pero no se como llebarlos ala practica yo tengo fe en Dios y en la creaccion y se que todo es posible pero no llego a ver la realidad muchas gracias por aberme mostrado todo esto que es maravilloso aunque no lo entienda todo como para llevarlo a la practica un abrazo

    no tengo mas comentarios
    • hola, muchas gracias,

      hay algo que “entiende” dentro de nosotros…, más allá de nuestra consciencia solamente, más ampliamente… está ese nuestro “ser interior”…, que se quiere mezclar con aquello que le gusta…, que le gusta “la aventura”…, que nos indica suavemente por dónde ir, qué cosas sumar a lo que tenemos… con sensaciones de “me gusta”… Está más allá de nuestra consciencia de “entender” normal, a veces.

      Estamos en una época, dice Seth, donde vamos a re-mezclar o ya estamos re-mezclando, de nuevo, la intuición con el “entender”; y se va a dar entonces así como un nuevo nacimiento, a niveles globales en “la humanidad”…, una especie de nueva facultad que mezclará de otras formas la imaginación, la intuición, el entendimiento…

      “La práctica”, nuestra experiencia, sale de nuestras ideas y creencias…, y cambiar las ideas y las creencias, o estar abierto a mirarlas sin miedo, termina por llevarlo a la práctica.

      No hay por qué entender del todo, entonces, para poder ir mezclando la intuición con el “entender” de otras maneras… para acceder a nuevas comprensiones, guiados del susurrante “ser interior” que en realidad sabe “más” o “mejor” que nosotros de qué va esto en un esquema más amplio.

      En la vida yo me di algunos cabezazos contra textos que me gustaban mucho…, es decir…, que me llevaban hacia otro lado, que tenía que leer varias veces…… y con los que, ahora veo, ese “ser interior” me llevaba hacia “otro lado”…, me inspiraba a leerlos, a machacarlos……, pero quizá a veces no eran en realidad comprensibles desde el sentido común normal, que no le da tanta importancia a lo que viene del interior en el sentido de que este interior es en realidad más consciente, aunque le llamemos inconsciente a veces… es más inteligente, etc.

      Ahora, después de algún tiempo, sé dónde encajarlos dentro de esto tan alegremente simplificador que es “lo espiritual”; es decir, sé que el marco de entendimiento para poder entender yo esos textos era simple en realidad, era diferente a lo normal, pero más simple que “lo normal”, que las divisiones normales (y esa simpleza tiene que ver con aceptar un “no sabemos nada”…, o eso que dije de: “nuestro ser interior sabe más y mejor” —este estilo de cosas; esta simpleza es difícil de aceptar para nuestro “ego” que vive de las divisiones y la complejidad artificial…, pero bueno, se trata de insistir poco a poco sin luchar).

      Te recomiendo mucho a Seth, y como base a Un Curso de milagros (UCDM)… si quieres pensar sobre las posibilidades del entender, desde un enfoque espiritual y simple; son simples pero requieren machacarlos mucho, pues pensamos el mundo al revés de como es, de cierta manera.

      A Seth puse enlaces por aquí, a cuatro de los libros (son en realidad tres pero divididos en cuatro). UCDM está en internet.

      Si quieres toma una frase del texto que puse arriba, quizá en donde no termines tú de ver hacia dónde vamos con el texto… y puedes “preguntar”: ¿oye, esto de qué trata?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: