La identidad, el ego, es el Uróboros: come lo que realmente no quiere, su vida es una ilusoria muerte al intoxicarse con las ilusiones de sí mismo, con sus excrementos   4 comments

«No hay pasado, presente y futuro. Éstos únicamente parecen exis­tir para quienes viven dentro de una realidad de tres dimensiones. Puesto que yo ya no estoy en ella, puedo percibir lo que tú no puedes. También hay una parte de ti que no se halla aprisionada dentro de la realidad física y esa parte de ti sabe que sólo existe un Ahora Eterno. La parte de ti que sabe esto, es el yo total.» (El material de Seth)

Las relaciones especiales y el ego según UCDM: resumen

El ego come lo que realmente no quiere: su vida es una ilusoria muerte; se intoxica a sí mismo con las ilusiones que se hace de sí mismo
(y a eso se le llama “vida” aquí, en el universo: ciclos de muerte)

La sustancia de nuestro ser es ego. Una vez que al universo venimos a confirmar la separación de nuestra Fuente, del Amor, de nuestra realidad… entonces nuestra sustancia —ilusoria— es ego. Y el hecho de confirmar separación aquí, en el ilusorio “aquí” que es el universo, supone intentar atacar nuestra verdadera naturaleza “allí”, en la Fuente, que es lo más cercano a nosotros, que en realidad está dentro nuestro… y significa la alternativa al apoyo* que damos al pensamiento-ego (el único apoyo del ego) y sus ciclos de dualidad.

El ego es algo monstruoso, pero es “lo normal”; todos estamos normalmente “locos”: el ego se come sus “excrementos”, se come lo que no quiere ver dentro, aquello de lo que no quiere responsabilizarse dentro.

Uróboros (wikipedia). Drawing by Theodoros Pelecanos, in alchemical tract titled Synosius (1478) (Ouroboros serpent in old Greek alchemical manuscript) Autor: Carlos adanero

Las formaciones de identidad individual y de identidad grupal se apoyan entre sí, una en otra (y por cierto, a veces diríamos que la “emoción” es el puente de intercambio o co-formación entre las dos: individual y “grupal”).

Tales identidades son siempre por defecto tóxicas, intoxicantes; es decir, toda “comunidad” —empezando por la que hace uno mismo consigo mismo, en tanto que ego— es terrible, es algo terrible (y esto es lo que venimos a buscar).

Nosotros, al venir de nuevo al universo (auto-engañados por el cuento de la separación, a nivel mental) elegimos ser cuerpos separados… elegimos representar separación en cuerpos ilusorios aparentemente “fuera”, para así poder, aparte de confirmar ego (pues ese es “el dato”)… para así poder reintegrar eso que antes estaba solo en la mente (la disparatada idea de la separación: también ilusoria).

Haber pensado que el ataque a nuestra Fuente era real, parece provocarnos un vacío dentro de nuestra mente… pues en nuestra verdadera realidad no estaríamos separados. De esta manera empezamos a hacer algo así como “confirmar” los mensajes que a nivel mental ya se está dando a sí misma desde siempre aquella mente autoengañada cuando apoya al ego… una mente que globalmente somos. Esos mensajes ilusorios serían…: “somos separación”, “se nos ataca”, “estamos vacíos”, “tenemos necesidades”, “somos débiles”, “somos vulnerables”… etc. (el infierno del ego).

Luego, creemos que nos “relacionamos” con gente (esto es la “relación especial”), y nos relacionamos casi siempre con lo que no deseamos en nosotros, proyectándolo: no deseamos ese vacío que pareció crearnos dentro la idea de la separación interpretada como ataque… al haber venido aquí, aposta… al universo (a confirmar ego). Y tal vacío, que nosotros mismos hemos inventado, no lo deseamos ver dentro —pues en la Fuente, donde realmente estamos, no hay tal “vacío”. Así, como no lo deseamos, se fabricó de golpe, mentalmente, este “holograma”-ilusión llamado universo… con todas sus posibles densidades/dimensiones, etc., para representar nuestro propio drama de la separación, ilusoria: un vacío con muchos colores y formas, un regalo de muerte coloreada.

Entonces, buscamos rellenar tal vacío con el “ser especial” de otro, pensando que esa persona podrá completarlo por ser especial (negativa o positivamente): parejas, enemigos, amigos, hijos, etc. A ese “otro” le damos pues lo que no queremos, le damos pues nuestro vacío, nuestro excremento; pero esta exteriorización también está para permitirnos, nosotros a nosotros mismos, un lento trabajo (más o menos consciente) de perdonarnos a nosotros mismos perdonando esas imágenes aparentemente externas que hubo un día que condenamos… o que desde siempre estamos condenando, separando (confirmando con ello, como siempre, nuestra identidad… a veces muy sutilmente).

Así, las personas, los grupos o las identidades en general necesitamos “seres especiales”… y los necesitamos cansinamente, durante años y años… y a veces durante toda la vida, aunque el perdón de toda percepción de vacío, separación, etc., en general podría ser algo instantáneo… gracias precisamente a poder ver fuera lo que nunca lo estuvo (la mente apoyando al ego y su sistema de pensamiento).

Los necesitamos, y, por ello, nosotros mismos los invitamos (en el nivel “inconsciente”, con la poderosa mente inconsciente que fabricó de un plumazo este sueño-“holograma”)… los invitamos a venir a nuestro particular infierno del ego, para que así puedan representar el papel que confirmaría nuestras diferencias en tanto que separados, nuestras diferencias que hacen la separación: somos “mejores”, somos “peores”… somos “más” esto… somos “menos” lo otro; invitamos a “otro” (en realidad somos nosotros) para que representen el papel que confirme nuestra identidad basada en carencia, nuestra identidad separada (algo que es, como se ve, muy “abstracto”… pero… de esto va nuestro mundo, en realidad).

Y solo habría dos grandes tipos de seres:

— necesitamos e invitamos seres especialmente “odiosos”, en un mayor o menor grado: por ejemplo odiosos por no comulgar con nuestras ideas, “ideales”, por no cumplir ciertas expectativas…, o tal “deber ser”… etc.…

— o bien necesitamos e invitamos seres especialmente “amorosos”…

… y los necesitamos para diferenciarnos en esa igualdad de base infernal que todos somos: esos uróboros que aquí todos somos por igual y por defecto: comedores de nuestros propios excrementos.

Esta es la intoxicación que llamamos “ego”, y es un ataque constante que sería además el motor del universo que proyectamos, el ilusorio.

___

* Es decir, que en esa repetición, en ciclo, de la dualidad… “nosotros” estamos enmedio; es decir, que, si personificamos al ego, ese ego hace esto ilusoriamente a través nuestro —lleva a cabo tal alimentarse de su residuo, a través de nuestra “mente real”… la mente unida en la Fuente. Es como por haber pensando que el ego fuera lo real, como sistema de pensamiento ilusorio, esa dicha ilusión nos estuviera usando para su “trabajo cíclico”.

Anuncios

Publicado 3 marzo, 2012 por qadistu en amor, discernimiento, ego, verdad

Etiquetado con

4 Respuestas a “La identidad, el ego, es el Uróboros: come lo que realmente no quiere, su vida es una ilusoria muerte al intoxicarse con las ilusiones de sí mismo, con sus excrementos

Suscríbete a los comentarios mediante RSS.

  1. Bien por el Uroboros

    • Bien; y bien por el Curso por no andarse con chiquitas para que miremos al ego de frente, mirando todo pensamiento de separación (que son casi todos…)… y entregándolo a “la luz”… esa que todos tenemos dentro por igual… y sin miedo… entregándolo pues a lo único que es “verdad”… es decir, que verdaderamente compartimos… ya que apunta completamente “fuera” de este lío del ego con sus ciclos de muerte.

      ¡Bien!

      Como creo que decía aquel…: esta vida es la muerte de la verdadera vida; “vivimos” la muerte de la Vida: ciclos de muerte.

      Qué maravilla haber visto que todo era tan simple… y tan viejo, tan antiguo.

      paz y amor

  2. SOBRE EL LIBRE ALBEDRÍO DEL HIJO Y EL LIBERTINAJE DEL EGO

    Solo el Hijo tiene libre albedrío según se afirma en el curso y no el ego que carece de toda capacidad de volición:

    La libertad no puede fundamentarse en juicios ya que un juicio pre-determina inexorablemente que aquello que se percibe pertenece al pasado. Cada vez que emites un juicio, tal y como dice el curso, te estás basando en experiencias del pasado. Si todo lo que percibo pertenece al pasado ¿no está mi elección ya predeterminada, es decir, condicionada de antemano? ¿No quiere esto decir, que en el presente que elijo, solo elijo el pasado? y ¿Y no es ésta consecuencia la negación del libre albedrío que siempre hay implícita en las “decisiones” del ego? Por lo tanto, mi elección ya ha sido pre-determinada, por las propias experiencias del pasado, por lo tanto, no estoy eligiendo nada libremente, sino condicionadamente. Entonces, si la el libre albedrío representa la capacidad de elegir, está claro que tal libertad no se podrá dar, mientras mi mente esté condicionada o identificada con los juicios del pasado. Esto implica, por lo tanto, que el ego creyendo que elige libremente, desconoce que es la libertad y por lo tanto carece de libre albedrío.

    Así, si el ego tuviera libre albedrío y por lo tanto la capacidad de elegir sin estar condicionado ¿no debería ésta libertad conducirle a la felicidad y no al sufrimiento como siempre ocurre en cada una de sus elecciones? Esto representa en sí el mecanismo de la proyección del ego: una multiplicidad de elecciones (basadas en ideas del pasado) en el mundo de las formas, sin conexión ninguna y que dan como resultado un mundo absurdo, pues cada elección conlleva la necesidad de otra elección y a su vez de otra elección, no basada en la libertad del que “sabe lo elije”, sino basado en el libertinaje del que no sabe lo que elige pues cada elección carece sentido al seleccionar fragmentos que carecen de totalidad para poder tener un significado; en un bucle que se retroalimenta y de esta forma el ego te mantiene aprisionado en una hipnótica falsa esperanza de que tu próxima elección te llevará a tu liberación del sufrimiento. ¿Dime en que parte de este mecanismo atrapa moscas, está tu libertad de elección? ¿Acaso, no quiere decir esto que el ego nunca sabe lo elije y por lo tanto carece de toda capacidad volitiva, si esta no le puede llevar a la liberación del sufrimiento? ¿Y quién en su sano juicio, teniendo libertad de elección elegiría el sufrimiento como forma de liberación?

    El curso lo expresa de la siguiente forma:

    –No hay nadie que de una manera u otra no se sienta aprisionado. 2Si ése es el resultado de su libre albedrío, tiene, por ende, que considerar que su voluntad no es libre, o, de lo contrario, el razonamiento circular de esta premisa sería evidente.–

    Una vez que hemos concluido que el ego no tiene libre albedrío, y por lo tanto en realidad nunca elige nada ya que no sabe lo que elige en su libertinaje, pues cada elección le lleva al sufrimiento… ¿Qué es entonces el libre albedrío?

    El curso lo expresa así:

    –4La extensión, tal como Dios la emprendió, es similar al resplandor interior que losHijos del Padre han heredado de Él. 5Su verdadera fuente se encuentra en su interior. 6Esto es tan cierto con respecto al Padre como al Hijo. 7En este sentido la creación incluye tanto la creación del Hijo por Dios, como las creaciones del Hijo una vez que su mente ha sanado. 8Esto requiere el libre albedrío con el que Dios le dotó, ya que toda creación amorosa se otorga libremente en una línea continua, en la que todos los aspectos tienen el mismo rango.–

    En éste párrafo el curso afirma sustancial mente que la capacidad de extenderse lleva implícita la capacidad de crear y que para esto es necesario el libre albedrío. Es decir, que la libertad de crear ,(en oposición a como fabrica el ego: éste proyecta de forma sumamente específica (juzga) en relación a un sentimiento de carencia (limitación) que imposibilita la posibilidad de extensión) solo puede darse en aquello que no está condicionado por absolutamente nada, ya que cualquier condicionamiento (juicio) representaría poner un límite a la capacidad creativa o extensiva de Dios. De esto se infiere, que si el ego proyecta a través de juicios utilizando como recurso la percepción y viendo así un mundo dividido y separado (*múltiples elecciones o divisiones), las creaciones de de Dios carecen de todo juicio (no-pensamiento) y por lo tanto son abstracciones (carecen de forma) que al no estar sujeta a pensamiento (juicio) mantienen una igualdad (tienen el mismo rango) y es esta igualdad es lo que hace que este mismo atributo se extienda al Hijo y este se pueda extender a sí mismo en Unidad absoluta con el Padre. Así el Hijo elige en total libertad (debemos entender esta libertad, como no limitación, no como capacidad de decidir entre diferentes opciones especificas, ya que esto solo es un atributo del ego y de su mundo de separación) hacer la Voluntad (capacidad de extenderse sin límites o condicionamientos) del Padre. De ahí la frase “¡Hágase tu voluntad! Este hacer la voluntad del Padre, (extensión ilimitada) no es en sí una elección o una imposición, ya que tú, como Hijo del Padre, siendo Uno con Él, y del cual nunca se produjo una división o separación; no hubo jamás de la necesidad de una elección porque esto hubiera implicado una separación del Padre con respecto del Hijo.
    Así, y con todo, el libre albedrío es la libertad de poder deleitarte en aquello que está fuera de todo juicio, de toda elección y de toda deseación, porque la libertad, la cual es tu verdadera naturaleza, no se alcanza tratando de aprisionarla queriendo determinar a través de juicios como ha de establecerse tu libre albedrío el cual ya se te otorgo en la extensión del Padre.

    *Hay que entender que elegir representa en el pensamiento del ego dividir (limitar) ya que toda elección implica descartar otras infinitas elecciones que estas a su vez se descartan a sí mismas de sí mismas y así en una permanente división unas de otras sin conexión alguna y por tanto, todo aquello que no esta en total unicidad carece de todo significado.

    Saludetes majete.

    • hola,
      creo que diríamos que hay acciones aquí que son “creativas”, es decir, que reflejan creación, en el sentido de ser el resultado de elegir “crear”, elegir nuestra labor de “extensión”, a nivel mental… de “elegir milagro”; se da así un mero reflejo de nuestra actividad real, que aquí no podemos comprender por estar enfocados en el ego;
      es difícil, digamos, aprender a hacer esto pues como sabes esto es un no-hacer, es un dejarse inspirar por el yo-interior cuando éste esté enganchado al otro “principio”, ese que nada tiene que ver con la “no_causa” de este no-mundo que es este universo de la separación.

      Así que son las acciones espontáneas… pero que desharían el ego.

      “majete” lo será tu **** madre 🙂

      paz y amor 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: