Los niños no son “inocentes”   7 comments

Wikipedia. Children having fun with a skateboard by the "Recovas". Havana (La Habana) Cuba. Autor Jorge Royan

«No estamos a merced de los acontecimientos. No­sotros formamos los sucesos a los que luego reaccionamos. Veámoslo personalmente: tú no estás a merced de tu ambiente infantil o tus antecedentes, a menos que creas estarlo. Meramente cooperaste con tus padres para formarlo.» (El material de Seth)

(Sobre resentir, conflictos, biodescodificación…)

Los niños no son inocentes… ¡todos somos inocentes!

Si Un Curso de milagros puede ser algo muy liberador es porque no hay excepciones; todo es muy simple: nada ni nadie nos puede hacer nunca absolutamente nada… somos invulnerables en el nivel donde realmente estamos (que no es el del cuerpo)… y, por tanto, todo nos lo hacemos nosotros a nosotros mismos (al creer que somos cuerpos, que éstos son reales).

Es decir, hemos venido aquí a buscar una “familia” o una comunidad de acogida para con ellas poder confirmar ego, es decir, el rol de víctima desvalida… el rol de vulnerable, de “estar sujeto a fuerzas fuera de nuestro control”.

Si recordamos los descubrimientos de Ryke Geerd Hamer, éstos son acerca de la importancia que tienen, por así decirlo: los “conflictos emocionales”. Estos conflictos provocan el desarrollo (a veces) de programas en los cuales encajan las enfermedades. Aquellos descubrimientos son entonces mezclados, practicados, ampliados… por varios investigadores sueltos… y por escuelas como la de la metodología llamada “biodescodificación“.

Y diciéndolo rápido, en el contexto de la biodescodificación (que vemos gracias a la fantástica y divertida divulgación de Enric Corbera por ejemplo en el sexto vídeo en esta serie)… en biodescodificación… se ve cómo los síntomas son expresión metafórica de conflictos “a nivel mental”… son digamos que “pensamiento proyectado”, son creencia proyectada —como lo es, por otra parte, el resto del universo (y ahora contaremos más aquí abajo sobre biodescodificación).

En el caso de los niños… cuando somatizan… muy a menudo o generalmente siempre somatizan “problemas” que “son” de sus padres… de su ambiente, de los ancestros…, etc. Y esto le da pie a Corbera a decir que: “los niños son inocentes”.

Y sí, en cuanto a la práctica digamos que serían “inocentes”, pues la práctica es “lo importante”… es lo que importa sobre todo a la hora de conseguir resultados en terapia, claro está; y por la experiencia de estos biodescodificadores sí que parece que hay que contemplar a los niños a menudo como “pizarras en blanco”… unas pizarras donde se expresa metafóricamente “lo de los padres” (por ejemplo, en los vídeos, caso de una madre que quiere “matar” a su marido y que la niña de dos años expresa mordiéndose las uñas). Pero eso, ya decimos… sería para “la práctica rápida”, en terapia.

Sin embargo los niños no son inocentes en general, no más que nadie, pues todos somos inocentes, no hay nadie culpable de nada… todos somos iguales en el nivel donde realmente estamos. Si pensamos en los niños como “más inocentes” que por ejemplo sus padres… hemos caído de lleno en la trampa del ego… estamos dando carta blanca a lo de siempre: a la eterna queja que no nos saca del ego; le damos carta blanca al pensamiento victimista, ese que de mayores tantos adultos regurgitamos y proyectamos más o menos inconscientemente hasta el hartazgo… a ese pensamiento erróneo, falso. ¿Falso? Sí, en el momento en que pensamos así, nos estamos atacando a nosotros mismos a nivel mental; por ello, este pensamiento es falso. Conlleva falsedad el vernos como vulnerables aquí y ahora… en un aquí y ahora que puede ser muy distante, en el tiempo, respecto a la situación infantil donde decimos que “se nos dañó”.

Ese “pensamiento falso” se valdrá de los vínculos supuestamente “causales”, objetivos, que nos encanta establecer a los egos… y respecto a por ejemplo “situaciones vividas como injustas” en la infancia. Tales vínculos enlazan…:

— nuestro elegir guerra actualmente… eligiendo victimización… la nuestra (por ejemplo, ya a los 20, 30, 40, 50 años de edad…, etc.)… eligiendo por tanto culpabilidad en general, ataque… en la mente, es decir eligiendo acusación, condena… en el nivel más importante, el mental… y ello para poder seguir viéndonos como víctimas de situaciones fuera de nuestro control, es decir, para confirmar ego. Enlazamos así dicho pensamiento actual… el de por ejemplo “victimización”… con…

— las “condiciones objetivas” en la infancia, por aquel entonces… en la situación aquella… vivida en la infancia… porque “mi familia hizo tal cosa”, “mi padre tal otra” o “mi ambiente la de más allá”.

Si por ejemplo “los padres” hicieron algo “malo”… se lo hicieron a sí mismos. Y todo “mal” es en general una ilusión; aquí y ahora siempre es una ilusión, siempre… pase lo que pase “fuera” (¡no hay afuera!).

Todo mal, puesto al lado del “bien”, simplemente se desvanece (así como toda oscuridad, llevándola a la luz, se ve que no era más que falta de luz: nada). Y nosotros tenemos la Fuente del amor perfectamente conectada a nosotros, una con la que nos enseñamos a repercibir cualquier situación desde el perdón/amor sin concesiones, cuando así lo elegimos (y se trataría de reforzar constantemente nuestra capacidad de elección en tal sentido (algo que requiere mucho esfuerzo, pero que no es imposible)). Esto sería lo único que nos puede dar paz real en el aquí y ahora… y sería lo único que es mejor para todos en el aquí y ahora. Nada más, no hay más.

El niño, es cierto que hasta una edad muy tardía no va a entender que él no es un cuerpo… así que si por ejemplo le han quedado de mayor algunas secuelas físicas o psicológicas “graves”… entonces lógicamente puede parecer que será más difícil “curarse” (o más fácil, dependerá)… y puede parecer que somos “crueles” si no comulgamos en el altar del ego con los pensamientos victimistas, de ataque, de vulnerabilidad…

Pero si comulgamos en dicho “altar del ego”… entonces nos metemos de lleno en su infierno, en el de siempre (y para ello destinado)… y así, lo recreamos una y otra vez. Esta será la falsa empatía que explica el Curso.

Resentir

En el Curso de milagros vemos que es muy importante preguntarse el “para qué” en todo, y por duro que esto suene. Y sobre esto vemos maravillosos “ejemplos terapéuticos” en el vídeo enlazado de Corbera… en casos de “para qué’s”, casos que podríamos entender como “profundos”, es decir, casos donde vemos que nos estamos haciendo cosas a nosotros mismos de una forma inconsciente, y a veces “desde siempre”.

Y bien, biodescodificar a alguien es ayudarle a re-pasar por dicho resentir… ayudarle a ver tal resentir profundo, el que realmente motiva el malestar actual (síntomas)… ayudarle a decirse esa historia oculta, nunca antes dicha… y que está tras la historia mental, tras esa historieta que nos solemos contar en nuestras vidas para justificar la miseria de turno… para taparnos… para defender el ego víctima o victimario creyendo que ya sabemos lo que nos pasa… justificando así esas emociones que nos van digamos que “cargando” los conflictos… y año tras año.

Y esto de ver el “resentir profundo” lo podemos hacer con muchos tipos de “terapias”, aunque quizá más lentamente en general (excepto en constelaciones familiares, donde por ejemplo a veces también parece ser muy rápido…)… e incluso lo podemos ver nosotros “solos” (nadie está solo): por ejemplo con el proceso de la presencia, de Michael Brown… o quizá haciendo bien el Curso de milagros al menos un tiempo… o quizá con meditación variopinta… con técnicas espirituales variadas “clásicas”… y con un largo etc. Pero, en biodescodificación, vemos claro que se va muy al grano, y que se pretende que todo sea lo más rápido posible —sin por ejemplo necesariamente tener que hacer la “semi-hipnosis” que también se contempla en esta metodología.

Pero… “la última biodescodificación”, no olvidemos (si no se quiere olvidar, claro 🙂 )

Más en general, al leer el Curso de milagros y a la gente que lo entiende muy bien (Wapnick), lo que este simple Curso dice es que todos tenemos, ya solamente por el mero hecho de creer estar “vivos” aquí, en el universo… que todos tenemos… una especie de resentir profundo; y este sería la base en general de cualquier otro “resentir”. Por eso hablábamos de “la última biodescodificación” (que sería “la iluminación”, “el despertar”) hace un tiempo.

El ego en general, como sistema de pensamiento, es precisamente tal resentir profundo… pues se configuró como ataque a nuestra verdadera naturaleza en la Fuente (y todos somos igualmente responsables de ese ataque ilusorio; somos responsables, no “culpables”, pues nunca pasó nada).

Es curioso ver cómo terapeutas como Enric Corbera, por lo que denotan sus catárticos vídeos… y según lo entiendo… está muy claro que evita lógicamente el conceptualizar o el contar “hasta el final” el Curso de milagros. Es decir, evita contar qué es lo que supone realmente “la iluminación”: y supone perdonar digamos que el resentir de resentires… supone apuntar cada vez más globalmente a ver como iguales todos los resentires… es decir, así como apuntando hacia este “resentir profundo inicial” (el de haber creído en el ego en un principio…), pues no hay ninguna distancia entre nosotros y la Fuente.

Lo demás a veces serían excusas que nos ponemos para “no iluminarnos”… para seguir “trabajando” aquí, sufrida y esforzadamente con “la gente” que —interpretamos— “nos necesita”… etc. (aunque en el caso de Corbera parece que él no iría mal en este sentido, pues no siente que “trabaje” 🙂 ); y esto de pensar en los demás como “necesitados” es algo muy lógico… claro está… pero es algo que, por así decirlo —y dicho de nuevo muy en general—… es algo que “a la Fuente” le da igual… o, mejor dicho… y por lo que se denota poéticamente en el Curso…: es algo que, más bien, la Fuente querría que aceleráramos (nuestro generalizar en cuestión de resentires)… en este proceso de compresión (como dice Kavassilas) o colapso del tiempo (como dice UCDM) en el cual en realidad ya estamos… pues solo hay uno de nosotros, solo se necesita un “maestro”: todos y cada uno, pero pensándolo así… generalizando así en nuestra percepción… como si uno fuera todos, y todos fueran un “uno”… como si todo problema fuera el mismo: nada, ilusión.

Y las elucubraciones sobre “qué hay que hacer” (y esto, ya digo: dicho muy en general) no nos pertenecerían a nosotros (con nuestros egos):
— que si divulgar una cosa…,
— que si curar aquí… curar allá… etc.

Anuncios

7 Respuestas a “Los niños no son “inocentes”

Suscríbete a los comentarios mediante RSS.

  1. (borrado a petición del autor del comentario (resulta que parece que realmente no lo escribió él/ella))

    • muchas gracias,

      sí… si esto que escribo son faroles que me marco…, pero ya se me está pasando… gracias a “la Fuente”… pues puedo también volver a leer canalizaciones… y demás… y seguir vibrando… a ver qué nos depara esto… pues algún año de estos habrá que despedirse “para siempre” quizá de la ciudad…, las ondas, etc.

      Está claro, parece, que los terapeutas se tienen que adecuar a su paciente, a sus públicos, etc.

      Lo hacen muy bien a veces.
      Un terapeuta parece que tiene que ser alguien intuitivo…, y, cuanto más “despierto” a la “presencia interior”… pos mejor, en esta época en que tanto de eso se está dando, pues parece también el comienzo de un despertar global a nivel sistema solar, con el ser vivo global que sería la Tierra;
      y entonces, pues mejor un terapeuta que quizá además entienda de varias técnicas… o sepa algunos datos… para farolear ante el público-paciente… datos como los de Hamer-biodescodificación… pues todo “mejor que mejor”, se supone…, que vete a saber lo que apoya la intuición…

      Como dice Wapnick: la última persona a quien debería acudir —por norma— cualquier “enfermo” de algo… es a un estudiante de UCDM.

      Recordemos y oremus hermanus… :
      el Curso no es para “salvar el mundo”, jaja,

      …recordemus… es un posible “camino” mental…, uno más…, aunque con sus peculiaridades quizá claras… para dejarnos en manos de nuestros maestros internos, de nuestro ser interior, de esas nuestras percepciones más verdaderas… intuiciones… y, obviamente incidiendo tanto, como incide, en lo importante que es la mente… y también “los demás”…, “las relaciones”… el no asustar o asustarse con eso… etc.…

      Lo digo porque supongo que el curso no será la nueva biblia de nada nunca… pues bien viene a decir UCDM que la religión realmente es algo imposible…, algo imposible como institución (y como te oiga alguien con eso de la Biblia que dices… uf… y como piense en la historia que acompañó a “la vieja Biblia”… ¡¡ qué se va a pensar !! Bueno, da igual lo que pensemos; solo existe el ahora).

      saaaluz

  2. El comentario que aparece a mi nick no lo he hecho yo, debe haber algún error, por favor, qdistu ¿puedes arreglarlo?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: