¿Y si la intención fuera sonido? La naturaleza de los crop circles y las canalizaciones   Leave a comment

[Atención: recomendaría hojear antes textos de Patricia Cori, Seth, etc., de los cuales hablo y enlazo en la entrada anterior; de hecho estas sugerencias sobre el sonido interior y su composición con “luz”, etc., están sugeridas por Seth]

Lo más importante en el mundo, para nuestras vidas… tal y como aprendemos en el Curso de milagros… debería ser o debería haber sido en mayor medida el examen o la simple incrementada consciencia de la cuestión del propósito, de la intención. 

No hay un fluir natural en el campo del ego, de ese programa que llamamos “universo físico”… pues la naturaleza del fluir en realidad no vendría del ego, del programa, sino de nuestra conexión con el otro principio, el de la Fuente o “Dios”.

El propósito sería entonces aquello que tiñe o no de sentido nuestras vidas… las experiencias; y lo hace para bien o para mal, sean o no fines “loables” (en último término eso es accesorio, pues no es el campo del ego quien los hace loables en sí)… sean o no, pues, intenciones aparentemente más o menos “egoicas”. Todo el mundo, por cierto, viene a confirmar ego, y por tanto lo contemplamos como que “necesita” formarse un ego… en este mundo… en tanto que este mundo es ya desde siempre el despropósito de la dualidad… ciclos de dualidad… en el eterno retorno de esa nada que es la idea de la separación malinterpretada.

Normalmente actuamos de forma condicionada, con intenciones, con propósitos… que son los heredados aparentemente “desde fuera”… así como programados mediante esas nuestras estructuras sociales… familiares… grupales… que imprimen el campo mental con unos patrones de intenciones, de propósitos que aceptamos acríticamente —pues aquí venimos a “ser programa” (a grandes rasgos, venimos a confirmar ego, independientemente de lo que creamos que estamos haciendo).

Cuando tenemos una intención podríamos decir que vibramos de una cierta manera… o, digamos, pretendemos integrar “vibratoriamente” nuestra mente-conciencia (normalmente de forma inconsciente) con la del resto de cosas, procesos o personas del “mundo”.

Esa intención o sonido podríamos decir que potencialmente siempre es un transductor entre lo que Seth llama nuestros Sentidos Internos… y los sentidos físicos.

Pongamos un ejemplo que podría servirnos para entender en una primera aproximación los crop circles (sin haber leído antes casi nada de esto):

Fotograma sobre demostración de Cimática en el programa "Cuarto milenio" del 1 de enero de 2012

Tenemos (ver “fotograma” a la derecha),  en este programa, por ejemplo… unas demostraciones de Cimática. Si vemos, se trata de que simplemente haciendo vibrar una placa metálica, que contiene sal distribuida más o menos homogéneamente por encima, la sal se ordena en patrones digamos “armónicos”.

¿Cómo podríamos pensar esto? Esto solo puede pasar si se da esa especie de transducción de la que hablábamos. Podríamos imaginar por ejemplo que la vibración ordena desde el interior… que insufla desde el interior de las estructuras atómicas, en resonancia entre el ser del metal y el del mineral situado encima de la placa.

Análogamente, entonces en el caso de los crop circles —como el de la primera foto— podríamos ver que, desde otras “dimensiones” o densidades (cuando se trata de círculos auténticos, no falsos creados para desinformar), desde digamos dimensiones más “elevadas” de conciencia (vibraciones más englobantes, a las que todos por igual tendríamos acceso)… se estaría tocando, se estaría haciendo sonar algún tipo de “sonido englobante”… que las conciencias de esas densidades (conciencias que constatan, que se saben, digamos, más conscientemente cerca de “la Fuente”, de “Dios”)… pueden hacer sonar… y que repercutiría en nuestra densidad (3D) provocando que partes de nuestra realidad o toda nuestra realidad se ordene armónicamente —en este caso, en concreto vemos que se ordenan básicamente las plantas en los cultivos (que quedan también tocadas por cierto tipo de “radiación”, no solo tumbadas).

Así pues, los sonidos potencialmente nos estarían comunicando interdimensionalmente.

Toda intención-sonido sería pues una especie de vector de ampliación dimensional o por contra de cierto “retroceso dimensional”… en cuanto a las posibilidades que tenemos de ampliar nuestro “ser” reconociendo el “Ser” interdimensional que realmente somos.

Así, vemos que la intención, hasta cierto rango o medida… se puede “visualizar”…, como sabemos también por la investigación sobre la cristalización del agua de Masaru Emoto.

Esta visualización quizá primero y generalmente se da sin “aparatos”… al haber desarrollado nuestras habilidades “telepáticas” o de esa índole… ya que la telepatía no sería otra cosa que esa sutil resonancia admitida. Estas habilidades “psíquicas” sabemos que en realidad son “lo natural”… y son lo que nos hace “uno” con esa comunicación universal que, en el fondo, sería también todo este universo de conciencia separada en proceso de despertar. Esta “naturalización” de nuestras relaciones cuando admiten su ser interdimensional (“psíquico”) parece que es algo que en el universo tarde o temprano se plasmará, físicamente, con nuestra activación concertada del ADN, de más capas o no sé si decir “hebras” de ADN; según varios canalizadores va a pasar o está pasando ya esto en mucha gente (en generaciones nuevas o en gente que lleva tiempo por ejemplo cuidando su cuerpo emocional); y ello sucedería, digamos, al retomar el contacto con esas densidades “superiores”, con nuestra hiper-dimensionalidad… donde una tal visualización “sin aparatos”, meramente con nuestros cuerpos, digamos que sirve al propósito universal: de reunificación con la Fuente.

O bien, y quizá en algún rango “bajo”… para una tal visualización de la intención también pudieran servir algunos aparatos que desde aquí nos podrían facilitar el trabajo, y que no conocemos públicamente.

En general, todo pensamiento, por el material de Seth, creo que siempre estaba compuesto por lo que se podrían llamar “unidades electromagnéticas” (UEM); éstas y el sonido, en cuanto a transductores entre densidades, serían en algún nivel lo mismo, pues digamos que nos hablan de la resonancia entre manifestaciones físicas, resonancia que en último término estaría “legislada” por los Sentidos Internos de las formas o conciencias en cuestión… o que sería la resonancia entre el campo donde residen tales Sentidos Internos y los campos de los sentidos físicos.

Entonces, nosotros, con los Sentidos Internos, tendríamos acceso a fabricar o manipular “la forma”. Así, con cierto control de los sonidos podríamos manejar la forma en nuestra densidad.

Y esto es, por lo que se dice, lo que habría sucedido en las civilizaciones antiguas como la Atlántida y los remanentes de ello posteriores: Egipto y culturas megalíticas por ejemplo.

Al parecer estas civilizaciones estarían bastante unificadas en paradigmas que tenían que ver con el uso de:
— nuestra mente,
— de cristales
— y de sonido (ver lo que dice Patricia Cori al respecto en “Vuelve la Atlántida”, algo absolutamente fascinante).

En esas civilizaciones todo esto se habría conocido y utilizado… y con ello se habrían construido por ejemplo las grandes pirámides de Egipto o muchos de los monumentos en América. Esto sucedía al parecer cuando nuestra raza humana aún estaba en contacto más explícito o más públicamente “directo” con seres que por ejemplo al parecer provenían en gran parte de Sirio y de otros lugares un poco más “hostiles” (Nibiru, etc.). Este contacto hoy en día no es permitido oficialmente de la misma manera que antes por nuestra actual “Matrix” tecnológica y mental… esa Matrix en la que nos encontramos, como vemos claramente hoy en esta prisa por llenar todo de tecnología que aturde o mancha nuestro cuerpo en sus niveles digamos más etéreos (la ya muy estudiada “aura”, etc.): radiaciones de todo tipo no sujetas a ningún control público, tanto en proyectos secretos como en los aparatos a la vista de todos.

Un ejemplo o propuesta para seguir buscando: quizá la intención de materializar y desmaterializar cuerpos para la teletransportación, cosa al parecer ya usada por el gobierno secreto y muchas civilizaciones no humanas… quizá esto mismo sea algo bastante simple una vez se conoce “el truco” entre la resonancia entre por ejemplo 4D y 3D… y quizá tenga que ver (por empezar a decir algo) con alguna representación mediante algunos aparatos físicos “claves”, fundamentales, no necesariamente complejos…  y contando, cómo no, con la aceptación de la mente del individuo a desmaterializar o teletransportar (sobre ello se puede ver algún documento escrito en lenguaje “científico” aquí, en ese enlace que forma parte del blog “detrás de lo aparente”).

Pero volviendo al tema. El hecho de que el mundo —en sus diversas capas, densidades, dimensiones paralelas… etc.…— resuene o no con nuestra intención (con el paquete de UEM concreto, por así decirlo…)… no dependería en realidad de por ejemplo la distancia espacial, ilusoria, en ese espacio-tiempo ilusorio de 3D.

Y por cierto, claro está, la Fuente, o Dios, sería “la intención de las intenciones”, la del despertar más global… el no-sonido primero y final, sin principio ni final —cosa que creo que está sugerida en varios “materiales”. La dicha total, la no-separación.

Entonces: habría diversas densidades por “encima” de la nuestra (y quizá al menos dos más pesadas y “lineales” grandes capas por debajo); estas densidades superiores graduarían el ascenso hacia el sentir el “no-tiempo”. Ellas serían no-tiempo en diversos matices (como dice Patricia Cori…), serían mente fuera del espacio-tiempo, con diversas maneras digamos “menos duales” de “vibrar”…, donde simplemente hay “matices” y no tanto “opuestos”, esos opuestos que tan rudamente parecen caracterizar aquí la dualidad, en 3D, en nuestras mentes acostumbradas a vibrar “monolíticamente” en 3D… en esta “tercera densidad” donde se hizo tan aparentemente “real” por ejemplo la creencia en la muerte (de tan “baja vibración”).

Así que podríamos imaginarnos un plasma, que sería lo que interpenetraría todo… de forma muy diversa (quizá con esas hebras de las que habla Seth en sus libros)… en diferentes grandes densidades o escalas… un plasma previo a la reunificación total y gozosa en la no-vibración del único sonido, de la realidad de la Fuente, donde solo realmente estamos (amor infinito, perfecto).

Las conciencias de densidad superior (que por otra parte serían también las nuestras propias… en el “futuro”… ese que solo queda por aceptar… pues estaríamos siempre pulsando entre todas esas “realidades”…)… esas conciencias de esas “densidades ascendidas”, según sugieren las canalizaciones de Patricia Cori, son las que habrían transmitido los crop circles, los círculos en los cultivos… y mediante técnicas de sonido proyectado con o sobre figuras geométricas (imagino que simplemente pensadas o bien “siendo” en sí, tales conciencias, tales figuras).

Digamos entonces que transmiten una comunicación entre diferentes densidades al poner una cierta “intención-amor” digamos que “más pura” para ello… al transducir el Amor que no pertenece en realidad a este universo… al transducirlo poderosamente hacia capas aparentemente inferiores atravesando quizá varias, con los canales que haya aquí en esta parte del sueño… canales a su disposición… unos canales receptivos a esa comunicación (y las plantas digamos que serían un material-mental en cierto sentido bastante “neutro”… y que, en casos de urgencia, como pudiera ser ahora el de la Tierra… pueden ser así utilizadas).

Entonces, quizá la forma geométrica, en los niveles de consciencia ampliados y más “reunificados”…, quizá tal forma sea ya intrínsecamente sonido… y las intenciones de esas mentes —naturalmente más “poderosas”— quizá puedan dirigir tal sonido-forma de tal forma que a la vez que conocen la malla de “nuestra” Matrix 3D… conseguirían materializar el “equivalente 3D” de ese ser forma-sonido… de su ser… aquí (en los campos de cultivo, a los que responde la moldeable genética de unos seres vivos “pasivos” como las plantas, que también son mente-consciencia en sentido global).

La materia viva, entonces, canalizaría —por así decirlo— el amor “más puro” de densidades superiores… y de la manera en que vemos esos patrones. Y, en el caso de las canalizaciones de personas a las que les llegan “mensajes” en sus mentes… cuando consiguen canalizar mensajes claramente… entonces les dan la forma más “armónica” posible con respecto a aquella intención-sonido de esas nuestras “densidades superiores”… y dependiendo, claro está, del cuerpo mental conformado por nuestros idiomas… seres personales… tradiciones… problemáticas en cuanto a la época que vivimos en la Tierra… una quizá crucial de aquí a algunos años o siglos… etc.

Anuncios

Publicado 12 marzo, 2012 por qadistu en amor, discernimiento, ego, verdad

Etiquetado con , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: