El ego dice: «sí, sí, ya…, eso suena muy bonito… pero mira qué cosas más grandes voy a hacer “por la paz”, “para ayudar”… etc.»   1 comment

Colibrí.
Foto de: Nathan & Jenny
http://www.flickr.com

«…el ego quiere que lo que haces sea importante. Para inmiscuirse en tu espiritualidad y demorar la verdad, trata de hacer que lo que hagas en ese área sea importante y especial. Sin embargo, para el Espíritu Santo, lo que hagas por Él o por Jesús, o por Dios, no es importante. ¿Cómo podría ser
importante lo que ocurra en una ilusión si comprendes que no es real?
Lo único que importan son el perdón y tu curación. Es muy cierto que este tipo de enseñanza difícilmente será la base de una religión popular que se adueñe del mundo y diga a todos cómo vivir su vida, pero definitivamente es la verdad.»
(Arten en La desaparición del universo, Gary Renard)

Los que llamaríamos ‘maestros ascendidos’ simplemente parece que se han unido ya con nuestra verdadera naturaleza… con algo que podríamos llamar “campo”… con un campo que ayuda a deshacer nuestro miedo —con nuestro permiso.
Para deshacer el miedo en principio no hay que hacer nada, pues el ego es el que rige por defecto el mundo del “hacer”, ese mundo por lo general no muy dichoso (y no lo rige aquel “campo”… ese campo que simplemente nos ayuda a mirar de otra manera la locura del mundo… la locura del hacer… reunificándola en propósito —uno de paz, a nivel principalmente mental, pues es ahí donde está la causa de todo lo real y lo irreal).

Un célebre maestro es el al parecer mal nombrado Jesús (“Yeshua”, que casualmente fue un rabino judío, muy místico y perdonador él), y cuyo nombre sirve como símbolo de ese “campo”.

Así que desde el campo podemos globalmente decir que algo nos “habla”, que esa gente nos “habla” (nos inspira, nos ama)… que nos aman cuando les dejamos.

A esa no-entidad del campo también la podríamos llamar “Espíritu Santo”, tal y como se hace en Un Curso de milagros (UCDM), para con ello quizá perdonar el vocabulario clásico teológico-filosófico y usarlo para inducir una experiencia que nos saque de este mundo… de esta creencia que es el mundo… creencia-mundo que, en realidad, y contra todo pronóstico… no es nuestro hogar.

Hay un momento en las charlas de Wapnick donde éste expresa algo graciosamente qué nos pasa con el campo, con gente como “Jesús”, gente ya unida a ese campo que sirve para conducirnos dulcemente a nuestro hogar.

Esta gente está ahí, realmente acompañándonos, por muy raro que nos parezca. El mundo de la consciencia es así de “esotérico”, y el campo lo interpenetraría todo… estaría ahí “a la que salta”… cuando nos permitimos ver el milagro que todos en realidad somos.

Describo un poco aquí abajo, en lo que sigue, esta expresión graciosa de Wapnick, de la falsa lucha entre el ego y el Espíritu Santo.

Esta “gente”, desde el campo, nos “dice”, nos señala, nos invita… a la unión con ellos para poder darnos cuenta que esto es solo nuestro sueño… para poder mirar mejor tal sueño o la proyección que es este sueño.

Por ejemplo, Jesús nos dice y te dice…:

«eh, no me importa lo que hagas, solo déjame amarte; eso es lo que me importa»

Y respondemos… responde el automatismo del ego (creyéndonos muy “útiles” para el mundo… muy “revolucionarios”… o muy “religioso-devotos”)…:

«sí, sí, sí, ya, qué bonito… eso es muy bonito… pero mira… mira qué importante cosa la que voy a hacer por ti (por la paz del mundo… para ayudar a esta gente tan necesitada… etc.)».
» ¿Y esto… no te parece importante?»

Y Jesús te dice:

«no, sólo déjame amarte».

Y nosotros, con el ego… erre que erre… en la “eterna” repetición cansina de ciclos de nacimiento y destrucción en este universo-matadero… alimentamos el eterno retorno de la nada diciendo…:

«Ya, ya; muy bonito…, sí…, pero… (aquí estoy yo)»

Y así todo el rato. No nos dejamos amar por aquello que nos invita a nuestro verdadero hogar.

Sí, es cierto que es maravilloso poder ayudar a quien pide ayuda, pero normalmente no lo hacemos desde el contenido real de amor, de real unión con nuestro centro, con el campo en nuestro centro o corazón… sino que lo hacemos “con el ego”… sintiéndonos especiales… para sentirnos especiales… con una “misión”… dependiendo de los resultados o de la retribución…

Así que eso es lo que hacemos todos, todo el mundo, todo el rato… contestamos con un “ya”, a veces indignado… otras veces deprimido… y muy a menudo exaltado en la urgencia de la acción; contestamos con un “ya” prepotente… pero que es un “ya” sin consecuencias… pues el mundo no existe y el ego simplemente es y fue “la prepotencia inicial” (“nada nuevo bajo el sol”).

Y le contestamos… y le contestamos… todo el rato… a la callada Respuesta que todos ya tenemos susurrando por debajo de los gritos del ego en nuestra mente… y contestamos… otra vez… de nuevo…:

«sí, sí… ya… pero…»
(es decir, «pero “yo” sé lo que hay que hacer, yo sé [no se sabe cómo, con qué “cálculos”… misteriosamente,]… sé mejor que tú qué es lo que hay que hacer para “solucionar el mundo”»)

Así… decimos… ¡aquí estoy “yo”! Un “yo” (que en realidad no existe)… que va a solucionar el mundo con sus planes… “por su cuenta”… es decir, el “listillo” de siempre…, el muy leído o muy en la onda… el muy “practicado” y sabio en la acción y muy en la onda también…… es decir, el yo de siempre… alimentando así esta creencia… la creencia que es el mundo… el mundo que básicamente solo se sostiene porque creemos que es real.

Así empezó el universo, con esta niñería de la prepotencia de un…:

«ya, tío, sí, sí, lo que tú digas, pero es que yo… mira lo que YO… yo… voy a “hacer”»

…esto es lo que le dijimos a Dios (a nuestra verdadera naturaleza: puro gozo, una naturaleza que en realidad no puede escuchar esto, que no tiene nada que ver con este lío)… en el comienzo de los tiempos:

«mira majete… tu Amor no me basta; quiero ser especial, único, importante, separado… (por ejemplo ayudando o “salvando” gente)»

Desde el contenido vibratorio “ego” (auto-ataque = “culpa”), toda “ayuda” estaría básicamente “envenenada”.

Y alimentamos el ego con cualquier cosa… el “ego” en tanto que es nuestro creer en la separación… nuestra creencia en que la separación es real… en el sistema de pensamiento de la separación… creyendo que son reales el universo… la percepción… y también por tanto esos sacrosantos yoes individual e ilusoriamente separados que “perciben” (proyectan) un “mundo”.

Quizá el número de la gente que esparce o esparcimos odio y muerte cuando “ayudan” o ayudamos… cuando creen o creemos “amar”… sea mayor del que pensamos.

Pero todos, un día, nos perdonaremos a nosotros mismos por no haber escuchado o recordado la simple y única verdad… y por fin la escucharemos.

Y de todas maneras…: “all you need is love” 🙂

__
peace and muchos lofts

Una respuesta a “El ego dice: «sí, sí, ya…, eso suena muy bonito… pero mira qué cosas más grandes voy a hacer “por la paz”, “para ayudar”… etc.»

Suscríbete a los comentarios mediante RSS.

  1. Otro Off Topic (fuera de tópico):

    Con lo de Siria se demuestra una vez más cómo los medios de prensa* (que son prácticamente una “multinacional” más desde hace tiempo):

    — “ya no se conforman con apoyar la guerra. Ahora hacen la guerra” (ciaramc.org ** ).

    Y por cierto, los siguientes pasos, relativos quizá a lo que pase con Irán… unos pasos que quizá estarán ya aquí, al caer… según lo que quizá en el guión global del ego está “escrito” (pues el sueño global debe tener unas ciertas coordenadas o “hechos” grandes prefijados, en nuestra línea temporal)…, los siguientes pasos vimos que iban a ser…:

    — algún gran atentado “terrorista” nuclear… (de ahora a quizá no muchos años adelante… ¿o quizá este mismo año en los JJOO de Londres?).

    — y luego represalias con destrucción de alguna ciudad involucrada en los atentados con los supuestos “terroristas” (y claro, las papeletas en este
    sangriento concurso del ego las tienen los lugares de “oriente medio”, Irán…).

    _____
    * Si recordamos… el 11-S, cruel, sangriento y sorprendente caso de puro montaje televisivo (ni siquiera fueron aviones, sino al parecer misiles… según indicarían las simples observaciones en este vídeo, pues parecen dejar esto claro (fueron misiles, y luego una colosal actividad para recuperar los vídeos grabados, para poner las versiones de “aviones estrellándose”… elaboradas para el público mundial, etc.)):



    Una de las “preguntas del millón” es qué han hecho con los vuelos y aviones supuestamente chocados contra los edificios.

    ** http://www.ciaramc.org/ciar/boletines/cr_bol436.htm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: