Para qué sirve disfrutar, gozar (la música, etc.)   5 comments

Colibrí.
Autor: humanesocietyoftheunitedstates
http://www.flickr.com
Licencia CC

Disfrutar puede ser un buen reflejo de nuestra Abundancia real en el Cielo, ya que, como sabemos, no estamos aquí… y el verdadero gozo aquí se refleja solamente por instantes, instantes donde la eternidad parece infiltrarse en un mundo hecho para desaparecer, para ser destruido.

Pero también habría un extraño “disfrute”, sufriente… un disfrute proyectado con el ego… un disfrute que vibra haciendo real el universo de cuerpos… es decir, que valora la debilidad, la vulnerabilidad… que le otorga realidad al tiempo, al falso tiempo.

Y los instrumentos (música, etc.) que nos damos para el disfrute no son de por sí, no son, por sí solos… expresión de nada, ya que… claro está… es nuestra relación con ellos la que nos hace o no tilín… la que hace posible que “los oídos disfruten” —los oídos un poco acostumbrados por cierta cultura.

Igual que la música como amalgama de sonidos no es nada (hace falta una relación con un alguien…)… igualmente… el instrumento del lenguaje (castellano p.ej.) en sí no es nada… pues su “significado” está en el uso donde se consigue un digamos “acto efectivo de comunicación” (aunque por defecto siempre más o menos caótico, siempre sirviendo al ego separador).

Así que todo será cuestión de costumbres a la hora de poder unirse en la “captación del significado”… significado que, digamos, parece ya estar ahí (pese a que parezca resurgir del caos de forma algo “creativa” cada vez…)… cuestión pues de captarlo mediante ese instrumento de “comunicación” llamado “español”, “castellano”… cuando éste “se comprende”.

La música quizá pretende ser un vehículo puesto ahí por nuestro sueño de universo para poder expresar ese Amor que en realidad no es de este mundo… para expresarlo quizá de forma a veces “muy pura” a través de ese canal al que estamos enganchados, ese que nos reúne con la Fuente (el llamado “campo”… o “Espíritu Santo” (E.S.)).

La música será como la poesía en esto… ya que digamos que ellas serían así como “invitaciones” a que el “ser interior” de cada uno —de los quizá culturalmente adiestrados en según qué tipo de “músicas”— se ejercite… ese ser interior… en la tarea de “ayudarnos a despertar”… (de)mostrándonos quizá que el mundo no tiene por qué ser hostil.

Así que “el español”, el castellano, “la música”… en sí no serían expresiones de nada.

Toda situación, tal y como la define UCDM (Un Curso de milagros), es confluencia de pensamientos… es un encuentro entre pensamientos, pues todo en el universo es pensamiento, es conciencia… ya que aquí todo, en la materia, en todo el programa que llamamos materia-universo… tiene o es conciencia (conciencia separada, mente dividida)… y, al parecer, fue-es proyectado “constantemente”… en una especie de “tiempo global” por la “mente global” que quiso lo imposible (separarse de Dios).

Y tal encuentro-situación es siempre caótico, pero, en él… con nuestra capacidad de engancharnos al campo… podemos co-proyectar con percepciones “plenas”, corregidas… comunes… es decir, proyecciones de “perdón”, un perdón en el sentido de comunión directa, sentida, intuitiva, vibrante… entre las mentes que co-proyectan la situación de turno en una situación natural que llamamos “milagro” (como situación donde interpersonalmente se da una especie de giro en la percepción… en bloque; milagro sería ese cambio de percepción, siempre obligatoria e inmediatamente compartido)… un “perdón” que es lo único que se puede compartir realmente en la tierra… pues es lo único que aquí, en el que quisimos que fuera un infierno de cuerpos separados… es lo único que aquí se puede asemejar —o puede reflejar— realmente a esa nuestra “unión real en el Cielo” (en el Amor Perfecto que es nuestra unión con la Mente que creó a su vez nuestra mente global, unificada, ilusoriamente separada… una “mente global” de la que todos terminaremos riéndonos muy jolgoriosamente).

Sabemos que los objetos, sonidos, etc., son también pensamientos en sentido amplio… son proyecciones de nuestra mente global que un día quiso separarse pero que no lo puede hacer realmente ya que sigue enganchada, gracias a Dios, al canal que nos une y nos reunirá en el futuro ilusorio al Amor Perfecto…, a Dios…, a la Fuente (como se quiera llamar).

El Curso también nos insta, en un momento dado, a que veamos a todo cuerpo en tanto que instrumento… pero en tanto que instrumento al servicio de un principio u otro… y solo podemos elegir entre dos “principios”: el uno ilusorio (separación), y el otro “real”… real el sentido de que nuestra percepción, proyectando bajo este otro principio… nos conduce progresivamente a la re-unión natural entre todos y todo… reunión en la única “realidad real” (la del Cielo, como ya dijimos… en esa unión con la Mente que creó nuestra mente unificada que un día quiso soñar muerte y destrucción, que un día imaginó como posibles tales cosas… pensadas “por su cuenta y riesgo”… pero que son meramente un sueño).

Y, viene a decir el Curso… entonces… que “tenemos” que aprender a ver de nuevo todos los cuerpos de cierta forma “neutral”… en tanto que simples instrumentos… y, como decíamos… instrumentos de dos sistemas de pensamiento que son del todo incompatibles (separación, re-unión)… y, todo esto, entonces, a la vez que reinterpretamos todo lo que se nos ponga por delante “dentro” y “fuera” (qué difícil) pidiéndole tal reinterpretación al E.S., pidiéndole al E.S. la alternativa a la separación, al sistema de pensamiento del ego.

Si ejercitamos esto, UCDM nos asegura que nuestra capacidad más natural… la de ir vibrando cada vez más plenamente… en más y más instantes “re-conectados” donde no proyectamos o vemos separación (separación = ataque, ya que la separación está interpretada como ataque, por defecto, en este universo que surgió como ataque a nuestra verdadera naturaleza)… UCDM nos asegura… que tal capacidad… y si practicamos bien a nivel mental “entregando” todo especialismo (todo aquello con lo que creemos ser especiales)… entregándolo a la Luz que hay en nuestro interior… esa capacidad… se transferirá a toda situación… y, entonces, supongo que todo aquí, potencialmente, en el mundo, nos iría “sonando” cada vez más y necesariamente a “música celestial”… es decir, se “iluminaría” (y en esto consistiría, obviamente, “la iluminación”, que sería lo más natural del mundo… pero que aún así, sería lo más difícil de aceptar para el ego… un ego que tanto ama la complejidad… “en” todos estos universos de conciencia que el ego quisiera que fueran “eternos”… eternos ciclos de retorno de la nada de la muerte).

Así pues, todo serían cuerpos-excusas para que nuestro ser interior, como lo llamaría Seth, pueda activar la mentalidad correcta… y si es que “le viene bien” a la situación… a esa determinada confluencia de pensamientos… encarnados o no en cuerpos “visibles” en esta densidad o dimensión “nuestra”… confluencia que parecemos estar ilusoriamente soñando cuando soñamos en consenso este mundo —es decir, si le viene bien o si encaja en el “Plan del E.S.”… (“plan” dicho metafóricamente, pues es el mero recuerdo de lo que somos)… en el plan de deshacer el miedo… ese miedo que dio pie a proyectar cuerpos separados como defensa (ataque) contra el Amor.

Entonces, por ejemplo la música en sí no existe… al igual que no existe ninguna de las demás cosas que creemos ver (cuerpos, etc.), pues son “solamente” relación… son “solo” co-proyección de nuestras mentes, auto-engañadas aquí, soñando separación… pero que son unas mentes que pueden dar una salida a tal auto-engaño… y que elegirán sí o sí tal salida… pues solo existen aquellos dos principios perfectamente incompatibles desde los cuales proyectar esta excusa de mundo —y uno es “falso” (y por eso este mundo realmente no existe).

Así que somos nosotros obviamente quienes hacemos bellas cosas como la música… y éstas no son, por tanto, “bellas de por sí”. Las hacemos bellas proyectando (pues la proyección hace la percepción…)… pero proyectando “naturalmente”, es decir, en sintonía con la mentalidad correcta… es decir, enganchados al E.S. (recordando lo que somos, reflejándolo aquí, en la tierra-“infierno”).

Entonces, podemos usar cualquier “cuerpo”, en este caso el de “aire vibrando”… bien sea para:

— hacer real la separación en nuestras mentes (potenciando la creencia de que nuestra felicidad, abundancia, plenitud, depende de “lo de fuera”…)… proyectando desde el sistema de pensamiento del ego… sistema aunado en la idea de la separación; es decir, este cuerpo-instrumento de lo musical… y cualquier otro… puede servir para otorgarle realidad en general a los cuerpos, al universo… si es que lo usamos bajo el principio de la separación… implementando pues, como todo lo hace por defecto aquí… ese sistema de pensamiento de la separación… es decir, si lo usamos para decirnos que el universo de cuerpos es real… y que por tanto dicho sistema de pensamiento es verdadero.

— despertar del sueño de cuerpos separados… proyectando desde el principio de unión, el del E.S.…, sobre la base de un sistema de pensamiento completamente inverso al del ego-separación… un E.S. que nos sugiere que somos los soñadores de un sueño que en realidad no tiene consecuencia alguna, real, sobre nuestra verdadera naturaleza, sobre nuestro verdadero hogar, ese hogar que no está aquí sino “en” el Cielo (y de lo cual solo nos podemos dar cuenta plenamente reflejando en la tierra tal realidad… siendo felices aquí… independientemente de lo que parezca ocurrir “fuera”… lo cual conseguiría “quitarle hierro” plenamente a esta densa realidad de cuerpos que las mentes idearon para parecer que podían morir… para imaginar ser “destruidas” (destrucción que es imposible), etc.).

Así pues, aquello que convierte al mundo en algo real —es decir, aquello que otorga realidad y multiplica este nuestro “postulado infierno” de la separación que llamamos rimbombantemente “universo”— sería… por tanto… el creer que por ejemplo un “cuerpo” como el de la música es “algo de por sí”… es algo “en sí” por fuera de nosotros.

Quizá con la música tenemos más fácil creer o ver que ésta no se encuentra fuera de nosotros… ya que parece que la música, o “el arte” en general… está “hecho” para un disfrute directo “subjetivo-cultural”. Pero, entonces… con cualquier “objeto” mundano… o cualquier situación en tanto que confluencia de pensamientos en las relaciones especiales (parejas, familias, amigos…)… o con cualquier cosa, símbolo, cuerpo-símbolo… con cualquier cosa… quizá parece algo más difícil —más difícil que por ejemplo con la música— aquello de “proyectar con el E.S.” —vaya que sí.

Así que… como siempre, podemos escondernos (separación-ego) a proyectar de forma especial desde el E.S. en terrenos “parciales”, como el del arte-música…; pero, lo que por ejemplo el Curso nos pide, hagamos lo que hagamos con nuestras vidas (tengamos o no por ejemplo la “suerte” de “ser artistas”…) es que transfiramos nuestra capacidad de cambiar de percepción (milagro) a todo momento en que podamos hacerlo… o en que recordemos hacerlo… o en que queramos pedirlo… pues el milagro es lo natural y no importa en realidad lo que hagamos (nuestra realidad natural, la verdadera, como dijimos… no está aquí… y por eso nuestra “tarea” es meramente la de dejarnos amar por el E.S.).

Anuncios

5 Respuestas a “Para qué sirve disfrutar, gozar (la música, etc.)

Suscríbete a los comentarios mediante RSS.

  1. Hola Qadistu!

    Desde hace algún tiempo tenía pendiente pasarme por tu blog y agradecerte, porque veo que visitas mi espacio a menudo y además comentas, etc. Yo no suelo leer demasiado las webs, pero veo que tienes una buena página y te animo a que sigas escribiendo.

    Veo que compartimos la afición por la música y Un Curso de Milagros jejeje

    ¡Un abrazo y gracias!

    • gracias;

      sí, ya ves, en vez de buscadores nos convertimos más en vomitadores de información y letras :);
      tu información por ejemmplo sobre cuidados… los que das al tu cuerpo, etc.… parece estar además muy interesante por lo que voy viendo…, así como el resto de comentarios.

      Y… a quién no le gusta la música 🙂

      abrazos

      • Hola qadistu! Gracias por responder.

        Bueno, yo personalmente creo que toda búsqueda, es una búsqueda hacia el Maestro Interno (Espíritu Santo en lenguaje UCDM), y esa es la razón por la que, por muchos cursos que hagas, por muchos libros que leas y por muchas técnicas que uses, tarde o temprano siempre terminas con una sensación de “aquí falta algo”, creemos que estamos buscando algo fuera cuándo en realidad fuera no hay nada, y lo que anhelamos es esa búsqueda interior. Todo resulta muy confuso hasta este punto, pero desde ahí la jornada se vuelve tranquila y agradable, pues vas bien acompañado jejeje 🙂

        Celebremos pues nuestra etapa de vomitadores de la verdad jajajajaja

        ¡Un abrazo!

  2. Archivo aquí una nota:

    Experiencias de paz
    (¿anuncios de lo que vendrá que todos tenemos más o menos inadvertidamente en la vida y más aún al practicar UCDM?)

    Dentro de que no soy nada “especial” en estas cosas del “despertar de la consciencia” … alguna vez sí que creo que sorpresivamente mi ser interior me ha debido querer mostrar muy fugazmente algunas experiencias o percepciones que supongo que podrían ser “básicas”… o que ahora mirándolo bien imagino que pueden ser “fundamentales”… radicalmente diferentes del estado normal… y que serían por tanto percepciones sobre esto de “salir del sueño”… quizá… y que se dieron en momentos de vigilia.

    Entre dos o tres cosas diferentes en la percepción… una habría podido ser la del caso de cierto “bienestar”… o estar “fuera”… un cierto bienestar como de otro mundo… que vaciaba plácidamente la sensación simple de “estar”, de una forma increíble aunque ya digo, fugaz, pero sin mediación de ponerse a “meditar” o cosas así… un salto brusco hacia un vaciado muy plácido…

    No era un salir del cuerpo… no era ningún tipo de viaje… y quizá puede ser algo lejanamente similar a estar “con un pie fuera”.

    Y me gustaría pensar que esto podría haber sido algo que simplemente se nos mostraría a veces así de simple y rápido —ya que se habría mostrado en la mente sin la mediación de “estar meditando”… o de un cierto posible aprendizaje largo acerca de cómo usar nuestro “cuerpo astral”… o acerca de esas útiles capacidades “psíquicas” varias… etc.

    Era una sensación neutral (aunque la falta de “enorme dicha” quizá es sospechosa… pero fue muy curioso…)…, y pilló de sorpresa… casi dando un poco de susto.

    Quizá esta sensación tiene que ver con la condición natural de paz…, no sé… esa previa al Paso que “da Dios”… hacia esa cierta “dicha total” que algún día todos alcanzamos…, aunque, ya digo, para mí que, por lo que recuerdo, se trataría de una especie de “paz sobrenatural”… sobrenatural para el ego… una paz muy ajena al estado “normal”.

    O quizá todos lo habríamos sentido, en algún momento…, de niños…, de mayores… y no lo recordamos o lo distinguíamos… no sé.

  3. Dicen que la música amansa a las fieras y he llegado a la conclusión que demasiadas personas son sordas. Sin embargo si nos fijamos bien hay una música, un libro, etc para cada momento por desgracia no sabemos la mayoría interpretar las ondas enviadas. No me da verguenza ninguna decir que he llorado, reido, bailado sola con alguna composición elegida en el momento sine qua non, e incluso tengo algunas obras absolutamente prohibidas para mi salud emocional…
    Abrazos de gozo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: