Y al segundo día… vimos que la respiración era interesante: Paul Grilley y notas con ingredientes para pensarla y serla   Leave a comment

“breathe”, por greeneydmantis, en flickr.com

Hay técnicas de meditación, como vipassana donde el papel más importante lo juega al parecer la simple observación de la respiración (y luego del cuerpo…).

Con la poca experiencia que tengo (no he ido a un retiro vipassana) y viendo estos vídeos tan prácticos de Paul Grilley…  y teniendo en cuenta que el universo es un sueño, es “mental” (creencia en separación luego implementada en cuerpos…, cosa esta que, día a día, experimentaremos cada vez mejor leyendo y practicando Un Curso de milagros (UCDM))… entonces… la simple respiración se convirtió ya por fin en algo de lo más interesante —ya se me empezaron a unir los dos cables que tenían que unirse, según parece.

Para empezar… ¡nunca respiramos igual de una vez a la siguiente! Nos pasará en esto como con los cantos de los pájaros, que normalmente parecen monótonos hasta que observamos y vemos que nada de eso.

El universo (la mente que lo sueña, que en definitiva solo es una parte de nuestra mente)… el universo es cambio para bien y para mal (sabiendo, como “sabemos”, que no existe ni el bien ni el mal, sino, al final… solo existe el Amor… y en último término no existe ni el cambio…). Y, entonces, la respiración, esa dualidad infinitamente cambiante… ¿qué es, qué puerta nos abre, qué forma de acceso a “deshacer” precisamente esa mente que sueña el universo, a permitir que se convenza, sola, que solo existe el Amor?

Bien, pero nosotros somos todos por igual pedacitos de Cielo… que decidieron dormirse de su actividad allí (dicha y creación pura), en el Cielo… para quedarse enfocados aquí en ciclos de destrucción y de muerte… enfocados en el ego en tanto que es un sistema de pensamiento, el de la separación… que luego es implementado en este tipo de universos físicos con la inestimable ayuda de nuestra potente identificación con los cuerpos (potente porque nuestras mentes son muy poderosas —al parecer).

Así pues, cuando creemos que el universo es real (que suele ser casi siempre por ahora)… creemos que tal sistema de pensamiento es verdadero… y entonces la liamos, la seguimos liando… y liando más aún… “en dualidad”… creyendo que la vida depende de “la muerte”… y tonterías así —y actuando en consecuencia como peleles del ego (que en el fondo es desde el principio sufrimiento).

Este estado es el de “dormidos”… dormidos con respecto a nuestra verdadera realidad en el Cielo… una realidad que tiene unas leyes por completo “inversas” a las de este mundo.

Involuntario, somos el in-voluntariado del caos, para el caos

La respiración es un proceso involuntario, como el latir del corazón. Pero sabemos, por textos como UCDM, que en realidad no habría realmente nada involuntario en el universo… y nosotros hemos decidido venir aquí, hemos enfocado nuestra voluntad en el sueño…, aquí…, viniendo a “ser” estos cuerpos que, en general, en un principio sirvieron en este sueño para implementar de forma muy fuerte (“física”) el sistema de pensamiento de la separación (ego).

Venimos al tiempo ilusoriamente lineal, a “reencarnar”, una y otra vez, ilusoriamente.

Así que elegimos latir con este cuerpo…, respirar aquí… y en cada segundo nuestro ser interior nos podría suministrar, y supongo que de mil maneras diferentes… la certeza de que esto fue nuestra elección —muy globalmente (en general parece que se nos puede suministrar tal certeza con respecto a cualquier cosa que parece ocurrir).

Observar la respiración quizá haya ayudado a mucha gente a que su ser interior le muestre esas percepciones “profundas”.

Parece obvio por tanto que el hacer esto nos podría dar cierto poder, o sensación de poder… más allá de la “magia”.

Observador y observado

Claro, he aquí que estamos enfocados en estos cuerpos que a su vez esconden nuestra identificación global con el sistema de pensamiento que es el ego…… pero… en el universo… el observador, sabemos que cambia lo observado… y entonces, cuando lo observado es un proceso tan básico como la respiración… ¿qué pasa?

Pero… ¿quién observa “la respiración”? ¿El cerebro? Ya “sabemos” que no, que la mente no está en el cerebro (ni en el cuerpo en general: corazón, etc.; la mente pasa por el cuerpo, claro está…, pero no está en él).

Y esto lo “sabemos” para poder tener ese cierto único marco posible, y simple… marco desde el que poder encajar todos los hechos que “la ciencia oficial” hasta hace poco no quiso ni mirar y aún no mira del todo (ella, la ciencia, que se trata de uno de los baluartes del ego, aún):
— “percepción extrasensorial” de diversos tipos…, asociada a accidentes, trances, muertes, predicciones en cualquier momento, visiones, “reencarnaciones”… etc.

Muchas de estas cosas han sido demostradas, estudiadas, por gente de todo tipo… y no se quieren ni mirar. Es una historia larguísima, de rechazos, de “homogeneización” de este guión del sueño… es un aburrimiento, ya se conoce todo… y ya da igual, está claro de qué va el lío este: ego defendiéndose, que no se quiere que sepamos que somos mente… que podemos elegir… etc.

No sabemos lo que es la mente, en realidad (al igual que no se sabe lo que es un protón, sino que se mide y se compara… se contextualiza… y ya está… (en realidad tampoco sabemos lo que somos nosotros))…, pero sí podemos tener experiencias (¡vaya que sí!)… ya que ¡lo seríamos! ¡Somos esa tal mente! (por la fascinante canalización de Seth, y otras cosas, “sabemos” que todo es consciente en este universo, desde las partículas hasta los planetas… constelaciones…).

Y… ¿qué más queremos? ¿Qué más queremos que ser una “mente” que parece estar a cargo de un buen pedazo de “materia”… la que consiste en por lo menos “un cuerpo”… con sus partículas, moléculas, órganos, historias, memorias…?

“La ciencia” busca “afuera”, como hace el ego en general (que es la creencia en la separación, en que hay “afuera” real, etc…)… pero… pero no sabemos hasta qué punto la mente es poderosa… y es poderoso en sí este hecho que querría pasar paradójicamente inadvertido desde que se nos mete y nos metemos en los abrevaderos y pesebres de la escuela, colegio, universidad…:
— el de tener una consciencia-mente (sin en realidad saber “qué” es).

Entonces, paradójicamente queremos mirar la respiración, pero sin cambiarla. ¿Es eso posible? Quizá más bien se trata de un fundirse con la mente (prana-chi) que involuntariamente fabrica nuestros cuerpos-respiración-vibración (y luego Dios dirá :)… sobre todo porque esa mente, tan global ella… y que fabrica el universo… como insistía Gary Renard… es también falsa, ilusoria… pues solo el Amor es real).

Ese tal “fundirse” no puede entonces dejar intactos tanto al cuerpo físico como a los de más “arriba”… así que dará pie, se supone, a que se cierre algún círculo, algún bucle… dará pie a que pase algo con consecuencias importantes para nuestro “ser en el mundo”.

Dará pie, se supone, a un tipo sutil y profundo de constatación de aquello de…: “no somos cuerpos”.

De hecho los yoguis se dice que pueden controlar tanto la cuestión… que pueden hacer que sean sus cuerpos digamos “mentales”… los “más arriba” del físico… los que hagan funcionar (“prana”, “chi”) el motor del cuerpo físico (y, como al parecer ya se ha comentado mucho en el mundo… y tal y como vuelve a comentar Paul… a menudo se han enterrado yoguis bajo tierra, es decir, sin aire… durante muchos días… y salían vivos de ahí 🙂 ).

En realidad esos “cuerpos” por encima del físico siempre estarían fabricando en lo fundamental todo esto que creemos ver fuera. Y ya sacamos por aquí algún enlace y comentario sobre “vivir de luz“, es decir, sobre el regalo que podemos recibir (o darnos a nosotros mismos desde otros niveles…)…, ese de no tener la necesidad de comer… ese regalo “contra” esas necesidades que fueron todas inventadas por nosotros mismos, a un nivel mental quizá más “global”… ese regalo que constituiría una especie de aumento en vibración.

Observar la respiración cambia lo observado. Y lo observado en este caso es algo muy básico, una dualidad que debe ser fundamental… y que habrá dado pie a miles de volúmenes escritos y miles de tipos de experiencias (por ejemplo también esas taoístas, con su soplo… con su “masticar” saliva reteniendo la respiración y conduciendo el chi por todos lados… etc.).

Paul hace comentarios sobre las pausas entre la inhalación la exhalación… sobre cómo seguir o no la respiración… sobre intentar percibir la energía que mueve todo esto… que no tendría que ver con el proceso de oxidación, de entrada del oxígeno… etc.

Así que esto es un paradójico desapego, como quizá todos los desapegos: nos desapegamos de la respiración observándola (no necesariamente resistiendo ni manipulando).

Si observamos “las cosas del ego” (como son todos estos líos relativos a “cuerpos”…)… entonces tiene que haber “alguien” con nosotros, observando con nosotros, pues nunca hemos estado solos.

Según UCDM somos mente, y la definición que aquí en el universo físico sí que podemos comprender, de “mente”… sería básicamente esta, para centrarnos:
somos mente porque podemos elegir con quién mirar las cosas que creemos ver “fuera”:
— o bien las miramos con el ego (operador de multiplicación del tiempo-caos),
— o bien las miramos con el “Espíritu Santo”, E.S. (que sería una especie de “operador” de colapso del tiempo).

Lo importante sería ese “con quién”… y el distinto propósito que subyace a cada uno (separación-guerra-conflicto-miedo en caso del ego… comunicación-amor-paz-dicha en el caso del Amor del E.S., que nos terminará llevando a todos a nuestro hogar, en la Mente de Dios).

¿Por qué, cuándo y cómo facilitaría todo esto de “ser más conscientes”… en estos procesos involuntarios… por qué tal consciencia facilitaría, si la facilita, nuestra identificación con el E.S.?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: