Seth no es una «canalización» cualquiera: ¿por qué motivos muy prácticos leer a Seth?   Leave a comment

Elderly Woman, Morocco por United Nations Photo, en Flickr

En primer lugar, mucha gente que se dedica al “crecimiento personal”, a la psicología transpersonal, etc., etc., han leído a Seth, al parecer. Aunque luego, a veces, puede parecer que se reniega de Seth o bien, directamente, estas cosas estén incluso como “mal vistas”. E incluso a veces se habrá renegado de toda “canalización”, tras haber “sufrido” el efecto de “ampliación de la percepción”, que, por fuerza, muchas canalizaciones afortunadamente nos causan.

Esta “paradoja” ocurre en cualquier campo, no tiene por qué ser solo sobre esto; normalmente “la verdad” (como proceso por el cual nos cambian el ego, el terreno de juego, las coordenadas)… la verdad nos provoca cierto rechazo… aunque ya haya pasado por nosotros (en tanto proceso, insisto) con su efecto “fertilizador”, con su mella o huella renovadora de nuestras coordenadas.

La huella que hacemos que en nosotros deje “la verdad” en tanto proceso es, a veces, digamos, algo así como “reaccionaria”, en el sentido de que a menudo se reacciona, reaccionamos, simplemente contra aquello que de todas maneras ya se ha incorporado en nosotros (contra lo que uno incorporó, hizo parte de sí mismo; luego por ejemplo se puede rechazar con: “nada, son tonterías”, etc.).

Al “evolucionar” a veces nos creemos de cierto modo “superiores” a lo que nos ayudó a evolucionar (como por ejemplo pueda ser este material de Seth, que por ejemplo habla muy claro sobre creencias y experiencia…).

Pero una cosa es superar algo, y otra olvidarse del paso que constituyó para nosotros, renovador (y así, si no nos olvidamos, por ejemplo podremos hablar de ello con normalidad, sin “emociones inmaduras” que nos pueden impedir sin ir más lejos “recomendarlo” cuando nos apetezca, si es que sentimos su posible utilidad).

La estrategia que tiene Seth para contar las cosas es genial, es muy liberadora (le hace ver al individuo que en realidad tiene todo el poder)… es simple, directa, muy “humana”. No es de extrañar que no vean con buenos ojos este discurso tan liberador muchos de los que hoy se postulan como “maestros espirituales” o como sanadores —quienes acumulen alrededor suyo cierta cantidad de alumnos espirituales*.

Así que animo aquí un poco más a Seth, por si apetece algún día leer algo…, pues en su material está “todo”…, está todo comentado o englobado. “Todo” aspecto de la consciencia (el universo es mente, consciencia, todo dentro de él lo sería)… todo aspecto está contado o enmarcado con mucha “honestidad”, reconociendo por ejemplo que no podemos entender realmente nada aquí…, sino solo experimentar… siendo su comunicación precisamente una invitación a abrirse a ello sin miedo.

“Entender” sería, en este sentido práctico (de “segundo nivel”, diríamos con Un Curso de milagros en la mano…), sería, pues…, ampliar la consciencia-percepción…, abrirse a ser lo que ya somos de otras maneras (mente)… pues la consciencia estaría en muchos “lugares” insospechados que ni son “lugares”.

Por ejemplo, de cierto modo ya somos los “seres” o las consciencias que insuflan cierto orden y vida a nuestros cuerpos biológicos…, es decir, somos por ejemplo ya cierta orquestación de las células, etc., y ello sin enterarnos (intelectualmente no daríamos a basto, por otra parte), en este estado como estamos…, tan enfocados en lo exterior.

Seth de cierta manera complementa al Curso de milagros (UCDM), o complementa cualquier “tradición esotérica” que nos cuente lo mismo, tan simple, pero tan difícil de aceptar por “el ego”.

Y lo complementa en algún aspecto fundamental, como cuando dice Seth que nosotros fabricamos la realidad a partir del pensamiento-creencias (ver más abajo en epígrafes), aunque ello nos parezca raro.

Así que, como comprobaremos si lo miramos y si dejamos de ser unos descerebrados paseando por el mundo creyendo que realmente éste nos puede hacer algo: nuestras creencias son las que “atraen” situaciones “externas” para con ellas ser confirmadas como esos juicios que quieren ser “eternos”…, eternos juicios sobre nosotros y la realidad…, ese aparato de juicios-creencias que llevamos puesto sin quererlo mirar de frente —con UCDM diríamos que no lo queremos “mirar con el E.S.”, con “J.”.

Seth da ejemplos prácticos de tales creencias básicas… y siempre en el fondo tienen que ver con creerse que de algún modo somos indignos…, y, en general, involucran la creencia que reina hoy con ventaja: que somos esencialmente cuerpos.

Así que Seth complementa al Curso porque cuenta de muchas maneras ese aspecto básico entre los fundamentales… el de que todo aquí sería nuestra proyección. Y nos lo cuenta de una forma que hace contraste —y a veces contradicción directa— con UCDM; pero… ya dice la Voz de UCDM… que aprendemos por contrastes 🙂 :

la percepción funciona al revés de lo que cree nuestro mundo, al revés de lo que creemos sin querer revisar tales creencias… al revés de lo que cree nuestra supuesta ciencia. La percepción es esencialmente proyección, y no esencialmente pasividad receptiva; somos “creadores” (somos una mente, aunque no sepamos lo que ésta es en el fondo… pero sí podemos usarla y cobrar consciencia de ello; ese sería nuestro papel, en el nivel práctico de Seth). Y esto supongo que lo dirá mucha gente, en la tradición espiritual, ya que según Seth todas estas cosas se dijeron desde siempre en este planeta.

Así, por ello, el “único valor” de cualquier aspecto de nuestra sociedad es que es compartido (ganaron los sofistas 🙂 en este nivel práctico, en definitiva)…, ya que, en realidad, casi todo aquí tiene poco valor en tanto verdadero “conocimiento”, pues casi todo supone más y más “perderse”, malgastar tiempo, multiplicando lo exterior sin medida:

— una medicina que tanto multiplica y multiplica enfermedades… y que almacena cuerpos en hospitales para reforzar la creencia en la enfermedad… así como la cárcel lo hace con la culpa…
— una física, etc., pese a que haya intersecciones ahora posibles con otros tipos de ciencia física más realistas… en el sentido en que este universo es en realidad mental —y es una sola mente. Estos otros tipos vendrían como posibilidades en el fondo de herramientas de la consciencia… en una época en la que estamos en una cierta intersección más “fácil” con otros sistemas de realidad probables y no-probables (de aquí vemos entonces la relevancia de la astrología, por ejemplo maya).

Así, aunque todo esto no nos parezca que pueda ser así, efectivamente, así de simple… insistamos, no es sorprendente que no nos lo parezca, ya que el que no parezca posible que todo sea tan simple sería precisamente el “engaño” que nos hacemos a nosotros mismos… un engaño cuyo único valor, decíamos, es el de que es un engaño compartido (de forma similar quizá a cuando la Voz del dictado original del Curso de milagros, en la edición “Urtext”…, viene a decir que el “valor” real del sexo viene de que, en todo caso, aunque en realidad el sexo en sí no tenga valor y nos despiste mucho (por el hecho de reforzar tan a gusto la creencia de que somos cuerpos)… al menos es algo compartido 🙂 (cuando lo es 🙂 )).

Así que tenemos este engaño, para con él exteriorizar y exteriorizar… darse golpes.

Pero… ahora tenemos la “nueva era”…, la de empezar a integrar(nos), tras tanto darse golpes. Habrá otra energía global, y comenzará un largo camino donde, vete a saber, quizá tengan algo de razón esas canalizaciones que nos presentaban en el futuro como sembradores y cuidadores de mundos.

Seth dice cosas muy interesantes en relación al “segundo advenimiento”**: éste, en el nivel práctico en que habla Seth (que no es el de UCDM, que diríamos que integra, más globalmente, “metafísica” simple con la práctica… para hacer una roca más dura de pelar hacia nuestra salvación…)…, este “advenimiento”… va a ser el de la energía-personalidad del llamado San Pablo. Éste es quien peor habría llevado su actuación, o la visualización de su actuación, tras su muerte ilusoria en la ilusión de hace casi 2000 años… es decir, el que peor habría quedado consigo mismo tras su actuación “crística” en aquella época dentro de aquella representación “crística”, externa…, del drama interno y eterno que se representó…, de ese drama que constituye “lo divino” en su eterna llamada a nosotros, los seres que nos creemos perdidos sin remedio en los diversos sistemas de realidad ilusorios.

También complementa a UCDM, este Seth, al contarnos de otro modo el que solo haya “una mente”… y esas cosas…, pues él, como está en el Plan dentro del nivel de comunicador-profesor… en varios sistemas de realidad… él ve y sabe, experimenta, que todo ser tiene consciencia…, esté o no vivo.

Es curioso entonces el que la consciencia esté tan troceada y que, aún así, todo se orqueste. Es curioso que estemos “vivos” cuando seríamos “nosotros mismos”, en otro nivel o dimensión, quienes impulsaríamos la fabricación constante de los cuerpos biológicos; es todo como de risa.

Así que la consciencia, esa que creyó necesitar separarse de la Fuente, de Dios… ahí está… aparentemente repartida entre muchos de tipos de niveles, probabilidades, etc.

Todos tenemos yoes probables resonando con nosotros aparte de que resuenen todas nuestras vidas de “encarnación”.

Todos los fenómenos son a la vez, como lo vería Seth en detalle… y como ya contaban tradiciones, creo que también la Biblia, al decir cómo “ve Dios” estas cosas (más bien sería el E.S., no Dios, según el Curso… pues a Dios no le hace falta ver ninguna “locura” de separación…, y además ya puso el “freno” para que siquiera pudiéarmos elegir la cordura de la no-separación).

Es una maravilla, está “todo” “delineado” en Seth…, hace muchos años ya.

Así, en cierto modo “es una pena” que esta canalización tan práctica esté en el mismo saco (“canalizaciones”) que otras más “engoladas” o “engolantes” (aunque todo lo que ayude a la larga o a la corta a “ampliar la percepción” es, al final, algo práctico…, y cada cual se lo administre 🙂 ).

– Vejez
– Sueño, dormir
– Creencias: ¿por qué leer a Seth en general?

Vejez

¿Cuáles son en parte los motivos para que esta civilización trate como trata a los ancianos?

Son motivos “espirituales”, como todo problema lo es, en el fondo: espiritual. Lo “sociológico” toca todo de refilón, y lo “filosófico” digamos que está muy contaminado por presupuestos básicos en el ego…… es decir, está normalmente muy atiborrado de juegos del ego… con los diversos “cuentos”… y con sus detalles fragmentados y fragmentantes en una supuesta tradición que a la vez y en parte no es más que traición, una traición constante a la llamada “sabiduría” (un Sócrates por ejemplo).

Ya sabemos, por UCDM, Un Curso de milagros, que aquí todo es, por defecto, un cierto miedo… un miedo a nuestra verdadera naturaleza… pero sigamos.

¿Por qué tenemos de repente tanta exageración con “lo espiritual”?

Porque lo que vemos “fuera”, incluso lo físico-biológico, aunque no lo creamos así, aunque nos resulte increíble…… todo eso que creemos ver “fuera”… resulta ser la manifestación de creencias o pensamientos (alimentados por la potente… la muy “energética” mezcla de turno entre…: emoción-sentimiento… y teniendo a la imaginación como conductora).

A tales creencias, para remover algo en el terreno de lo práctico… “deberíamos” verlas en primer lugar como individuales…, es decir, como llamándonos a nuestra propia responsabilidad, a cada uno de nosotros… responsabilidad por tener cada uno su parte en este nivel mental, parte muy importante en un nivel que es en realidad el causal. Tales creencias son siempre compartidas (e incluso en sueños colectivos).

Esto sonará duro en una civilización que desfigura con tanta complejidad y esfuerzo cosas como la simple “metafísica” en la que se basa nuestra existencia (no nos permitimos ser simplemente felices, con una felicidad que no depende de nada exterior en realidad; esto no nos va… pues creemos que tenemos que poner mucho de nuestra parte siempre hacia el supuesto exterior, en una aparentemente eterna labor de proyección y exteriorización; pero esa época ya empieza a pasar, a ser nuestro pasado, y, de cierto modo, al parecer podemos decir que a partir de ahora nos vamos a integrar con nuestro “ser interno”, como lo llama Seth, y tanto individual como colectivamente).

Pero no podemos “salir” de aquí…, o no podemos “mejorar” esto que vemos… si no cambiamos profundamente nuestras creencias individuales, acompañados por la ayuda “terapéutica” que se quiera, por ejemplo con las diversas técnicas corporales. ¿Creencias? Sí, pues todos creemos en alguna forma de indignidad de nuestro ser… todos (y el cuerpo con sus historias ponen muy fácil creer tal cosa).

Así que esta “sanación”, esta sanación individual que consiste simplemente en atreverse a mirar en uno mismo las propias creencias…, esta sanación repercutirá de mil maneras “multidimensionales” en nuestro ser colectivo como mente que fabrica (!) este y otros “universos” (¿o si no quién creéis que está sosteniendo por ejemplo el ser biológico de todos nosotros… la “química”, la física cuántica que sea?: ¡somos nosotros mismos, en otro nivel!).

Y esas maneras de repercusión de la sanación no son algo que podamos controlar, sino que sería un proceso de sanación orquestado cósmicamente y multidimensionalmente.

Esto sería “lo importante”, lo que a veces la gente intuye sin leer nada. “Lo importante” es ser felices…, en el fondo…, realmente felices, en un cierto sentido de “abandono” positivo (la felicidad real vendría del reflejo de las leyes del Cielo, y en tales leyes por ejemplo dar es igual a recibir).

La consciencia es abarcante y se amplifica con ese movimiento natural…, y la vida está en realidad y en parte para eso mismo…, para de cierto modo expandir la consciencia.

Sin embargo, al no querer saber que la consciencia y las creencias sobre la realidad son (con su compañía “energetizante”: emociones, imaginación…)… son en realidad… “más importantes” que la manifestación física… nos condenamos a nosotros mismos a la ceguera sobre muchas cosas, entre ellas a la ceguera sobre la vejez… y por tanto hemos de tener a nuestra fatídica disposición las como siempre cómodamente fatídicas etiquetas: “senilidad”, etc.

Los ancianos supongo que no saben cómo reaccionar ante cosas que les suceden en la consciencia (en general, pues no hablamos ya de “locuras” más o menos claras, “enfermedades”…), y así, al no entender…, al tener miedo, miedo “favorecido culturalmente” (si nos ponemos un momento a hablar “como sociólogos”)… entonces… se pueden hacer un lío…, y pasan cosas raras… con lo cual sacamos el armamento de siempre, el de las etiquetas: senilidad.

Sueño, dormir

¿Y qué pasa con los ciclos de sueño? ¿Y con éstos y la infancia?

“Culturalmente” polarizamos excesivamente las fases de luz y oscuridad…, aún teniendo los medios cómodos de la luz eléctrica, etc. Así fabricamos la asociación que existe entre:
— miedo
— sueños
— noche.

Así que “culturalmente” le tenemos miedo a los sueños… a todo ese mundo. Pero dice Seth que podemos dormir más veces y menos tiempo cada vez…, siendo recomendable que una vez sea durante la noche, sí…, pero no más de 4 o 5 horas; y por cierto, ya sabemos que las horas antes del alba son “mágicas”.

Esto favorecería la comunicación entre nuestra consciencia en estado de dormir y la de vigilia… quitándole hierro a los sueños…, a la posibilidad de ser más consciente en ellos… favoreciendo así el trabajo con ellos; los sueños, dice Seth, son una gran terapia natural a nuestra disposición.

Y bien, ocurre que la consciencia nunca se apaga, no en realidad, sino que solo disimula, a veces demasiado miedosa; y el miedo a lo nocturno… a los sueños…, un miedo plasmado en la excesiva separación que sentimos con respecto a ellos… es una parte más de esa característica nuestra que acusa a “lo inconsciente” de ser más bien ante todo la fuente de tenebrosas oscuridades…, de impulsos malignos…, y de, por ejemplo, traumas del pasado que mejor no mirar… etc.

Tonterías, para Seth son tonterías, la mente consciente puede mirar a todos lados sin miedo, hacia fuera y hacia dentro… y está para eso, y haciendo eso se enriquece tanto “la consciencia” como nuestro mundo particular de “lo inconsciente”.

La consciencia en estado de sueño puede por tanto seguir ahí, viva, mirando…, aparte de que, como nos cuenta Seth una y otra vez, al dormir todos estamos “trabajando” en lugares de consciencia, en sistemas de realidad… que…, valga la paradoja, no podemos ni soñar (también en vigilia lo hacemos, por raro que parezca).

Así, castigamos o castigábamos al cuerpo con largas horas tendido, inactivo, sin pasear, sin incorporarse, sin incluso comer un poquito, que se puede… cuando, sin embargo, dice Seth, hacer esto es contraproducente. Esto da lugar a un círculo vicioso, ya que el cuerpo no descansa por estar inactivo tanto tiempo…, y, al sentirse cansado precisamente por ello, por estar tanto tiempo tendido…, interpretamos con nuestra mente consciente, deformada por nuestra cultura, que tal cansancio significa que “necesitamos” dormir más… luego de ahí que se dé este círculo vicioso.

Creencias: ¿por qué leer a Seth en general?

Insistiendo en algo comentado antes… y aparte de otras cosas de las que habla en sus textos tan prácticos… a ver si nos convence una de ellas, fundamental, la que trata de lo que es todo un hecho, para Seth:

las creencias que tenemos vienen antes que nuestra experiencia; serían como cajitas implorando llenarse con una confirmación que venga del mundo “exterior”. Son los juicios sobre la realidad y sobre nosotros, sobre cómo nos vemos y cuál creemos que es nuestro papel en ella.

Así que el pensamiento, las creencias, preceden a por ejemplo los problemas o malestares que se manifiestan en nuestra experiencia (también a lo que ésta tenga de “bueno”).

Es decir, “todo” está y estuvo antes en la mente, por muy raro que esto parezca, ya que es justo lo contrario de lo que se nos enseña o de lo que nos enseñamos con todas estas escuelas…, educaciones…, padres…, sistemas…, cosas estas que todos aquí soñamos juntos, en este sueño que es el universo.

Y bien, si se nos enseñara lo que se viene diciendo —por Seth y otros muchos— durante toda la historia de la humanidad… si se nos enseñara o, más bien, nos permitiéramos enseñar nosotros a nosotros mismos esto tan simple…, por la propia experiencia…, entonces el mundo que veríamos poco tendría que ver con este, y para mejor (aunque en realidad estamos aprendiendo, si bien no hace falta repetir tanto cíclicamente la misma tontería de destrucción de civilizaciones, etc.).

Bueno, lo “peor” de todo es que esta observación es práctica, es decir, esto es observable si lo tenemos en mente y si trabajamos con ello.

Así, aunque no estemos o no estéis alertados sobre esto, intentemos, con mentalidad abierta, por un momento, asumir que todo sea como dice Seth y como dijo ya mucha “gente”.

E insistamos en que podemos constatar cómo nuestra educación, ambiente, etc., nos dice y nos enseña justo lo contrario: que el mundo exterior nos somete y nos vapulea a su antojo, que estamos a su merced, que hay malos y buenos, que hay malas y buenas cosas… etc.: que no tenemos el poder.

No, el mundo, el universo, es nuestra proyección, descomunal proyección. Y por ello, entonces, mientras tanto… sucede algo que nos enfada, nos enfada en tanto esos “egos locos” que somos, egos que exageran ya demasiado su dependencia del “exterior”… para la justificación de todo, sucede que:

todo lo hemos pedido y todo lo escogemos tal cual.

Quizá esta afirmación sea de lo más “políticamente incorrecto” que podríamos decir hoy y en cualquier momento…, pero sería “lo correcto” si es que de verdad queremos “solucionar” algo en todo este lío, empezando siempre por nosotros, por conocer nuestras creencias básicas que son en realidad lo que termina por manifestarse en “cosas externas” a nosotros… y todo a lo largo de nuestra vida… en nuestra experiencia.

___
*  Sin embargo, realmente varios de los grandes “superventas” de este mundo (Chopra, Louise L. Hay…) recomiendan Seth en las mismas solapas de los libros de éste :) .

Es común hablar mal de lo nuevo, en este caso de las canalizaciones. Aunque en realidad el tiempo no existe, y esta información, como dice Seth, se repite siempre en lo básico a la humanidad, que en realidad no quiere oírla, no queremos oírla (para no responsabilizarnos a nivel mental, ya que la mente nos da miedo, pues es muy poderosa).

Pero ya decimos arriba: hay asuntos concretos y muy prácticos que son tratados por este “clásico” de las canalizaciones, Seth, es decir, por este clásico de los “oráculos” modernos, los que se han dado en este caso en el siglo XX…, en esta civilización que parece que quiso ser enemiga de las “revelaciones” demasiado directas —nos conformamos mejor con la inspiración, cosa que claro, también está muy bien… pero… ¡tenemos grandes textos de nuevos oráculos!

Así que sin ninguna investigación por mi parte, he tenido noticias indirectamente de hasta 3 personas que van o iban de “maestros”, que creo que hablaban mal de las canalizaciones en general:
— Uno era una especie de secta o inicio de secta basada en las enseñanzas de Gurdjieff (es inevitable, con todo salen sectas, hasta con la Biblia salieron varias grandes y siguen).
— Otra persona iba más de gurú yogui, hindú, o algo así. Creo que en este ámbito es común no gustar de lo nuevo que surge, aunque sean verdades viejas pero muy bien contadas, como en Seth (variadas y muy prácticas).
— Otras en el ámbito de la “sanación espiritual”.

** «El significado de la religión»

También Seth es muy práctico en esta cuestión. El capítulo donde más habla de ello, lo cual comentamos arriba un poco, es el 10º en Habla Seth I: la eterna validez del alma…, y es extraordinariamente jugoso, apasionante (y antes, en algún otro capítulo de tal libro, Seth ha ido preparando el 10º, ya que por ahí nos contaba alguna cosa suelta sobre “religión”).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: