Existen los monstruitos: el problema de las experiencias «raras» es que se hagan también convencionales (“OVNIS”), y no el hecho de que sean «raras»   Leave a comment

un monstruo cualquiera (marmottux.org)

[A cuento de fenómenos “raros”: aprovechemos a enlazar y quizá volver a ver estos vídeos de la entrevista a Ralph Ring. Ahora, tras un año de verlos por primera vez… y por muy psicodélico y simple que pueda parecer su testimonio…, todo nos resulta bastante claro, casi obvio —así como claros y útiles son otros testimonios, como el de Inelia Benz, aparentemente también muy “locos”]

El problema de las experiencias raras no es tanto el que en ellas se vean “cosas muy raras”, en nuestra mente…, cosas que parecen estar fuera (OVNI’s, monstruos…). Eso no sería el problema, ya que la realidad supera con creces a la ficción.

El problema es como siempre el de las convenciones, el de la “institucionalización” o nuestro afán de domar, etiquetar, estabilizar (y de no querer a menudo ni oír hablar de criterios, de presuposiciones básicas…,  y menos de “progresar” en tales criterios con que etiquetamos, domamos, estabilizamos…).

El “problema” (por otra parte necesario una vez creemos que estamos aquí) es que las cosas se hacen enseguida “convencionales”… y ello nos obliga a recular, a traicionarnos a nosotros mismos, a traicionar nuestro devenir, nuestra “creatividad”. Nos echamos entonces para atrás en las aventuras de la consciencia, una consciencia, la de todos por igual, que puede pulsar y que pulsa por —y que ve— diversas “realidades” insospechadas: Tierras probables, futuros probables, pasados probables…, otras frecuencias —”dimensiones”—, etc., etc.

Todas ellas son tan reales como esta que vemos. Así nos lo cuenta por ejemplo Seth y así nos invita a que intentemos experimentarlo sin miedo, pues dice que nada nos separa de constatar eso, y que, además, tiene efectos prácticos si lo integramos y lo practicamos en buenas condiciones (tanto respecto a nuestro trabajo con los sueños… así como con simples ejercicios de consciencia que podemos repetir durante la vida para invitar a la ampliación de nuestra percepción). Abajo recordamos un poco su explicación.

Si, como probamos a hacer en el blog, invertimos por completo el supuesto en el que se funda esta civilización y, por tanto, en que se funda “lo académico” (se fundan en que el mundo nos hace algo…, en que somos potenciales víctimas…, causadas y vapuleadas por él… se fundan en pensar que “objetivamente” lo que vemos está ahí “fuera”…, fuera de nuestro ser… fuera de nuestra consciencia…)…, y si admitimos que hacer tal inversión es pertinente —siquiera como “hipótesis” si queréis—, entonces…, en tal inversión la consciencia-percepción resulta que “manifiesta” cosas… que es quien proyecta las cosas (y la percepción no es, por tanto, en el fondo,”receptividad”, sino proyección); entonces, todo lo proyectado sería igual de “irreal” o de “real” —según se elija expresarlo.

Una de tales cosas proyectadas por la gran mente en la que todos estaríamos por igual… sería todo este universo físico, tan masivamente compartido-proyectado por todos nosotros y por muchos otros tipos de consciencia (animal, etc.), pero que es tan “irreal” como muchas de las experiencias no tan admitidas como “reales”.

El “problema” es cuántos comparten o no tales cosas…, y el cómo se comparten tales experiencias “raras” que son siempre —al igual esta “normalidad” que vemos delante— exteriorización de creencias-juicios, pensamientos, emociones-sentimientos… que como decíamos forman en definitiva parte de lo mismo, de una sola mente… ya que solo habría, en último término, una sola mente.

Al parecer, todo el problema de las “realidades raras” es un tema de frecuencia y de cierta “sintonización”. Así es como nos lo cuentan esas “otras” consciencias que “canalizamos” los humanos…, esas que están “al cuidado”, digamos, de todo esto (por ejemplo en el magnífico material de Seth)…, esas que están al cuidado de manera distinta a como nosotros podríamos estar conscientemente aquí “cuidando” de todo esto, y cuidándonos (o destrozando este juguete en un ciclo más…, pues todo es una especie de juguete y una clase de aprendizaje: aprender a “reconocerse fabricadores de lo de fuera”, entre otras cosas).

Por ejemplo, en relación a esto, el antiguo problema que tenía Cervantes con cosas como “los libros de caballerías”, problema por el cual al parecer salió escrito el Quijote, el problema… no es tanto el de que fueran tan “salidos de madre” por lo fantasioso, sino el convencionalismo, como decíamos al principio: el problema es que las cosas se “estratifican” por miedo y por la necesidad de este mundo donde valoramos tanto la estabilidad.

La gente somos en general cobardes en cuanto a temas de percepción (cosa que quizá ya cumplió su propósito)…, y no nos atrevemos a tener, sin juicios, nuestras propias “experiencias de consciencia”…, “reales”…, para por ejemplo revitalizar los supuestos “mundos de fantasía”.

Esto tiene que ver con uno de los grandes propósitos de Seth: hacernos ver muy claramente que la mente consciente puede manejar tanto las rarezas “interiores” como las normalidades o las rarezas “exteriores”…, ya que la mente consciente es un vehículo que integra “intuición” y “objetividad”. Seth dice que creceremos como especie que sueña este universo explorando éste hacia adentro, explorando lo que ahora nos asusta por nuestros propios juicios y miedos…, por nuestra propia falta de costumbre.

Por ejemplo, en el Quijote se llega a mostrar una experiencia, la de la cueva de Montesinos, de la cual algún personaje llega a decir en el libro que, aunque solo parcialmente, sí podría ser en parte “cierto” lo que allí vio el hidalgo.

Quizá esta fuera alguna experiencia de algún “loco” o persona que conoció Cervantes… o una del mismo Cervantes (?). La experiencia es de una cierta visualización de ciudades, construcciones… de mundos interiores…, en cavernas. Esto, por otra parte, dicen haberlo visto muchas otras gentes, al parecer, y en diversas “tradiciones espirituales” es todo un tópico.

Es curioso, pero en muchas experiencias siempre será así: que parcialmente son “ciertas”…; y ello porque a todo le añadimos cosas, tal y como pasa en los sueños, tal y como pasa en vigilia.

Sí, en vigilia ocurre también: todo es solo parcialmente cierto (!). Pero a esta “parcialidad” no le daríamos tanta importancia, diríamos: no “hasta hoy”…, pues es “hoy” cuando, supuestamente, nos estamos abriendo a —o nos estamos haciendo muy masivamente “sensibles” con respecto al— mundo invisible del sentimiento-emoción.

En este mundo físico, tan aparente y masivamente “fijo” o fijado, también estamos añadiendo siempre, todos, nuestra propia interpretación de las cosas, y, según nuestro tono emocional, por ejemplo “un día nublado”, nos puede o no afectar de una manera u otra (a esto nos referimos). 

Las realidades que juzgamos inmediatamente como “irreales” son solamente, en general, algo aparentemente “menos compartido”, menos compartido en eso que creemos que es nuestro único presente temporal —o son menos usualmente compartidas.

Así, realmente somos conscientes de “otros mundos”, pero la cuestión es que, como siempre, serlo nos puede dar miedo (¡ay la novedad!). ¿Por qué? Porque no estamos avisados de que nuestras emociones-sentimientos se manifiestan más rápidamente en lo que creemos ver “fuera”, en esos estados “más ampios” de consciencia, o en esos estados de transición hacia cierta ampliación de la misma (y se manifiestan como formas…, demonios…, símbolos de cualquier tipo…, etc. —tal y como ocurre en sueños).

Entonces, no sabremos interpretar tanta libertad de “creación” como realmente tenemos… y así, el medio ambiente “real” que vemos será mezclado, caóticamente, con nuestras proyecciones.

Ese medio puede ser tan real como este medio físico compartido que aquí co-fabricamos a niveles descomunales con acuerdos “muy viejos”, largamente compartidos… y, entonces, en ese “otro medio”, puede haber cosas monstruosas, o muy diferentes civilizaciones, o “evoluciones” diferentes de nosotros mismos y de las especies animales…, o seres muy variados…, y siendo todo ello proyecciones igual de “proyectadas” como esto que vemos delante, “físico”… y siendo proyecciones no solo “individuales”, sino a veces también “muy compartidas” (tan “reales” pues como esto que vemos delante).

Para suceder, entonces, tales experiencias de consciencia, y en “otros” mundos “reales”… no se necesita de “drogas”.

Y, por otra parte, parece que TODOS nosotros, todas las consciencias, las tenemos ya.

¿Qué nos pasa pues? Que las borramos de nuestra memoria al estar muy especializados aquí, muy enfocados en este sistema físico.

Pero el asunto es que esto es, antes que nada, práctico, útil, ya que realmente, la humanidad, en estado de sueño, “dormida”, es como parece que cuece su experiencia física (la fabrica “precognitivamente”, digamos 🙂 ). Así que si nos reconciliamos con la oscuridad de la noche, del dormir, de los sueños y de las probabilidades y frecuencias-dimensiones… obtendremos resultados prácticos nunca vistos.

Parece que esta “era” de tanto miedo al interior…, por otra parte…, es algo que empieza a “terminar”, ahora…, en nuestro caso…, ya que si lo de la “nueva era” es algo… será, en todo caso, un masivo y progresivo cambio de condiciones para que se dé cierta ampliación de la consciencia-percepción, ampliación que es natural a ésta.

La consciencia-percepción es en el fondo comunicación… o busca tal cosa…, y, según esta hipótesis de trabajo, completamente abierta por fin a la para mí “segura” multidimensionalidad de nuestro ser… según eso… hay mil y una dimensiones, mundos probables, Tierras probables…, líneas de evolución probable… y mil y una frecuencias diferentes de manifestación de sistemas de realidad muy distintos al nuestro, o bien similares (todo eso está relacionado con lo que vemos y con nuestra mente).

Por tanto, cosas como “los monstruos” (esas variadas mezclas…), admitiendo esta hipótesis (más natural, ya digo, según creo), siempre existieron y existirán, de muchos tipos.

Parece que la realidad supera con mucho a la ficción…, siempre (la realidad es sueño, en el fondo).

Y para terminar: “la filosofía”…

Creo al final que por ejemplo el célebre filósofo Gilles Deleuze algo debió de hojear o saber de este Seth, él y/o Félix Guattari. Y, si no lo leyó, poco le faltó…, o bien es que en sueños, por la noche, y de día… en otras pulsaciones de consciencia, Deleuze o Guattari trabajaban y aprendían sobre estas cosas…, tal y como mucha otra gente, en estado de sueño, parece que hace y hacemos*, como cuenta Seth.

Entonces, la percepción se amplía de forma natural; y ocurre que hay ciclos, hay momentos —cada 2000 años por ejemplo, al parecer— en que se dan ciertas circunstancias para un cierto “renovar” estos ciclos de sueño de universo… momentos que involucran inicios de cambios en ciertas condiciones globales en las que fabricamos esta realidad desde esa mente que somos pero que nos da miedo reconocer.

Saco a relucir a Deleuze y amigos porque, por ejemplo, la imagen (y otras) que él dio en un libro tardío, esa imagen, muy psicodélica, de pensar en un solo cerebro para toda la humanidad, de pensar el fluido del órgano cerebral conjunto en toda la humanidad…, ese solo y muy fluido “caldo cerebral” compartido…, esa imagen… está en Seth; entonces me pregunto si mucha gente más escribió “antes” con esta “psicodélica” imagen :).

___
* Este filósofo, por cierto, me gustó mucho cuando leía de ello…, y nos puede servir de cierto “puente” hacia las cosas que ahora vemos en este blog…, cosas digamos “más esotérico-simples”…, y muy prácticas para el terreno de la consciencia, de verificar uno mismo que aquí todo es consciencia, y una sola mente.

Estas cosas, sencillamente por “simples”, son para mí “más verdaderas”. Por cierto, también puede serviros, como a mí me sirvió, Alain Badiou u otros “posmodernos”…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: