El sexo y el individuo tal como los ve Seth: sus sorprendentes y claras afirmaciones en «The Nature of the Psyche»: la segunda pubertad (a la vejez ¡bombos posibles!). El origen de las guerras. Y otras maravillas   3 comments

Nadapa Rabari, por Meanest Indian, en Flickr

«…todo individuo sufre siempre que su identidad esté definida principalmente como una cuestión de orientación sexual» (Seth en «The Nature of the Psyche», p.83)

«Comienzas a programar la actividad sexual cuando la separas del amor y la dedicación. Es entonces muy fácil, para la iglesia o el estado, reclamar y atraer tus ya descentrados amor y fidelidad, dejándote con la expresión de una sexualidad despojada de sus más profundos significados.» (p. 87)

«La llamada guerra de sexos se origina en las divisiones artificiales que has establecido en la naturaleza del yo. La realidad de la psique está más allá de tales malentendidos. Su lenguaje original por lo normal se te escapa. Está íntimamente conectado con lo que puede ser denominado, en términos generales, el lenguaje del amor.» (p. 90)

Nuestra individualidad es de cierto modo esencialmente eterna y multidimensional, y está abierta a toda “metamorfosis” psíquica y física; precede a cualquier identificación con por ejemplo el sexo de nuestro cuerpo, ese “vehículo físico” para el “alma humana” (‘alma’ viene a ser el viejo nombre para algo muy de moda: “individualidad multidimensional de cierto modo eterna”).

Por norma, confundimos tal individualidad —que es algo del todo abierto, en realidad— con el proceso de identificación, físico y psicológico, al que estamos aparentemente sometidos dentro de esta tan concreta pero también enorme y liosa red de enredos histórico-culturales y biológicos.

Antes que personas-con-una-determinada-biología, somos “mentes” multidimensionales que, de cierto modo, están aprendiendo a reconocerse como tales, lo cual supone una liberación (y la libertad no es un lujo, es naturalmente una expresión del amor).

Tal liberación es posible prácticamente seas quien seas, hagas lo que hagas, dentro de unos límites lógicos relativos a tu paz mental (lo cual, por cierto, se expresaría “místicamente” por ejemplo con esta frase: todos somos Hijos de Dios, por igual).

Pero esta liberación conlleva un miedo atroz, aunque sea fácil decir cómo se puede alcanzar. ¿Cómo? Dejando que se eliminen en nosotros todos los conflictos que nos acosan, “interiormente”, mirándolos y afrontándolos honestamente, sin luchar contra nosotros mismos, pero sin miedo.

No queremos liberarnos, no por defecto, y por mucho que pensemos que sí de forma demasiado ingenua.

Estos conflictos son por ejemplo las confusiones que cultivamos por albergar creencias que no queremos mirar, o creencias y juicios contradictorios sobre nosotros y la realidad. Estas confusiones tienen consecuencias en todos los niveles, provocando “problemas” individuales o colectivos, culturales o biológicos.

Este tipo de observaciones sobre la libertad natural de la mente, que acabamos de hacer, tiene como siempre el potencial de “salvarnos” de todo conflicto.

Índice: 

– «The Nature of the Psyche»: pubertad real en la vejez
– ¿Por qué las guerras? La respuesta concreta de Seth en el nivel cultural y biológico: separación entre “sexo” y “amor”
– Libertad psicológica

___

«The Nature of the Psyche»: pubertad real en la vejez

En el texto con ese título [“NP”], Seth vuelve a contar o a recordarnos, entre los años 1975 y 1977, cosas quizá aún inauditas o que se tienen poco presentes. Así, tras la seria introducción de arriba, y antes de volver a algo aparentemente más serio, hablemos de alguna de ellas.

Antes recordemos que Seth habla bastante de vejez en otros libros, y de una manera muy práctica que nos alerta sobre hasta qué punto somos “salvajes” en concreto en cómo nos comportamos con el fenómeno de la vejez. Es decir, al nosotros en general huir de la consciencia, de la mente, al desconocer en este paradigma social la importancia de los fenómenos de consciencia que por ejemplo se dan de forma natural en la vejez, podemos por ejemplo atiborrar a medicamentos a los ancianos, entorpeciendo con ello al parecer, fenómenos de auto-cuidado que están programados en la interacción mente-cuerpo… a menudo… o, al final, una natural y suave “salida” de la consciencia de nuestro cuerpo, la salida del cuerpo.

Dice en este otro libro Seth que tenemos a nuestra disposición, en la vejez, como seres biológicos, una segunda pubertad (!). Ésta no es solo figurada, sino que conlleva a veces una nueva fertilidad en mujeres y hombres, e, incluso, más raramente, cambios de sexo naturales (!). Esto lo dice literalmente por ejemplo en la pág. 66 de NP: «…a quite legitimate second puberty is possible, in which the male’s seed is youthfully strong and vital, and the woman’s womb is pliable and able to bear.»

Obviamente en general no “necesitamos”, y menos hoy en día en esta civilización, tener niños a esas edades (‘all you need is love‘), pero, si reconocemos entre otras cosas que todos tenemos esa posibilidad latente, podremos ir accediendo más fácilmente a otro sistema de creencias sobre la vejez, que es lo que queremos (en general otros sistemas de creencias básicas sobre la realidad y nosotros en ella).

Queremos cambiar o poder modular las creencias sobre la realidad, cosa que implica por cierto también cambios físicos en la “antena” que llamamos cuerpo: en los patrones o vías neuronales que arrastramos (por tanto con una cierta remodelación cerebral, tal y como podríamos llamarla).

Y queremos esto con el fin de ampliar nuestra percepción, pues tales cambios en los sistemas de creencias están naturalmente sometidos al propósito de una tal ampliación o liberación (si nos “dejamos llevar” lo suficiente por el movimiento de nuestra alma).

El vehículo biológico humano es capaz de vivir cosas insospechadas y aún no exploradas por “la ciencia”, pues ésta, y en general nosotros en nuestras vidas, siempre proyecta y proyectamos un sistema de creencias enormemente limitado sobre el mundo, y buscamos así, en éste, la confirmación de tal sistema, nada más (sistema basado más o menos inconscientemente por ejemplo en la “creencia en la escasez”).

Ya antes de este libro, de NP, —que desgraciadamente creo que aún no aparece traducido en español, así como gran parte de los otros— Seth nos ha alertado, aparte del hecho de que en general no comprendemos nada, sobre que no comprendemos la experiencia de los ancianos, con su natural ampliación de la percepción o consciencia. Éstos tampoco la comprenderían en general, dando pie por ello a muchos conflictos o al arrastre inercial de conflictos.

En un nivel, esta incomprensión se debe obviamente al tipo de cultura que aceptaron y que aceptamos todos por el mero hecho de “venir” aquí, a este sistema de probabilidades donde estamos aprendiendo nuestras lecciones, tan extrañas lecciones (que en general son lecciones de “perdón” del mundo y sus seres, según diríamos con UCDM en la mano).

¿Por qué las guerras? La respuesta concreta de Seth en el nivel cultural y biológico: separación entre “sexo” y “amor”

El problema de este mundo es un problema de creencias a un nivel muy básico, pues como sabemos, muy abstractamente, el problema es “la separación”, la creencia en la separación. Esto lo podéis trabajar dentro del simple pero precioso “nivel” místico-individual-íntimo con por ejemplo Un Curso de milagros.

¿Por qué comentamos esto tan abstracto sobre la separación? Por las referencias a la ‘separación’ y la ‘división’ que podéis ver en el párrafo que traduzco abajo —de Seth, en NP.

Las guerras humanas podemos enlazarlas con el sexo de una manera muy clara según Seth, para así intentar hablar sobre “causas” en este nivel mundano cultural-biológico —aunque es obvio que ya están enlazadas con el sexo si vemos cuál de los sexos las impulsa normalmente en este momento.

Veremos por qué dice Seth que se trata obviamente de un asunto cultural, es decir, depende de cómo percibimos el sexo, es decir, de qué creemos sobre él, armados de nuestras distorsiones culturales que proyectamos para recoger de la realidad la confirmación de nuestras creencias.

La siguiente manera de verlo, simple, se le habrá ocurrido seguramente a mucha gente, pero aquí está Seth, diciéndolo a través de Jane en 1976 (p. 69):

«La expresión de la sexualidad es considerada masculina, mientras que la del amor no se considera de hombres. En cierta medida, entonces, el hombre se siente forzado a separar la expresión de su amor de la expresión de su sexualidad. Sería desastroso para las mujeres el seguir el mismo derrotero.
» Esta gran división ha conducido a vuestras principales guerras. Esto no significa que los hombres sean ellos solos los responsables de las guerras. Significa que el hombre se separó de la fuente común del amor y el sexo, de forma tal que la energía reprimida derivó en esos agresivos actos de violación y muerte culturales, en vez de nacimiento [aggressive acts of cultural rape and death, instead of birth].

Es curioso que en la última frase Seth no emplee la palabra ‘violentos’ en vez de ‘agresivos’, ya que Seth utilizó en otro lugar el contraste posible entre ambas para que pudiéramos pensar algo básico sobre una de las más importantes confusiones que tenemos: violencia no es agresividad a secas. Violencia es agresividad fuera de sus cauces naturalmente creativos…, la violencia es destruir por el puro destruir, es una agresividad —quizá acumulada— desviada en una simple pasión destructiva.

En realidad, todo acto, toda acción, es algo agresivo de forma natural, en este universo. Por ejemplo, decía Seth, un acto de agresividad natural es el de nacer desde el vientre de una madre.

Notemos, por otra parte, que en nuestra loca sociedad industrial capitalista tenemos “institucionalizados”, normalizados, métodos que son directamente violentos, con un mero afán de hacerlo mal, de destruir: en la cría de animales, en la doma y “educación” de los humanos, etc. Y quizá, en general cuando hablamos de la institucionalización o normalización de algo, el proceso ya siempre incluye una cierta dosis de violencia (quizá como respuesta, reacción… como cara oculta artificial de la agresividad natural que a veces inicia lo luego institucionalizado).

La clave de la cuestión sería en parte la siguiente —notad de nuevo la aparición de la ‘separación’— (p. 69):

«Ya que creéis que el sexo es el único método apropiado para la expresión del amor, y no obstante también creéis que el sexo y el amor están separados, os hayáis en una encrucijada.»

Claro que habla globalmente sobre la humanidad, y quizá concretamente sobre las creencias masivamente compartidas sobre todo por la parte masculina hasta hoy, en esta encrucijada del presente. Y quien lea esto de Seth podría pensar: «yo ya no creo eso, para nada»… o, «no, que yo ya lo tengo claro…, que para mí el amor tiene muchos otros métodos de expresión…».

Todos estamos sumergidos en ese sistema de creencias por defecto, así que seguimos arrastrando consecuencias de seguir creyendo en cierta medida en la división sexo-amor.

Una cosa será el “tenerlo claro” (creer eso conscientemente sobre el sexo en relación con el amor), y otra el llegar a creer de forma profunda, o a cambiar las propias creencias de forma profunda, y poder ver así que esos otros métodos no sexuales (los clásicos son las “artes”, y en general cualquier dedicación a causas, a devociones…, etc.…) son por igual valiosos…, al alcance de todos…, por extremo útiles…, y poder apreciarlos y comentar sobre ellos sin tapujos —o, en otro extremo, en el “extremo místico”, permitirse sentir profundamente que en realidad no tenemos por qué “morirnos” o estar mal si no practicamos ningún tipo de sexo, de lo usualmente concebido como sexo.

Libertad psicológica

Si decimos que en general la humanidad es bisexual, como viene a decir Seth, se podría entender que nos referimos sobre todo a las prácticas sexuales —pues también se trata de esto, obviamente.

Para empezar —y digo algo con cierto toque humorístico, aunque no lo digo humorísticamente— casi todo el mundo “se tocó sexualmente” a sí mismo en algún momento. Esto prácticamente supone para mí ya un signo de nuestra muy natural “bisexualidad” 🙂

Dice Seth que aceptar la bisexualidad global de la humanidad ahorraría muchas injusticias, conflictos, guerras…, y alude también al conflicto que sufrirían muchos “homosexuales” o “lesbianas” consigo mismos, una vez aferrados a su identidad, considerada “alternativa” en esta sociedad. A veces, en revancha contra lo establecido, en ámbitos alternativos como este, hay fuertes procesos de identificación que llevan al otro extremo conflictivo ese conflicto del que partimos (dando continuidad por ejemplo al círculo vicioso de la “separación mental global” que existe aún en gran medida entre sexo y amor).

En realidad, Seth se refiere a algo muy global, a la psique, que no depende de ninguna identificación, no depende del sexo… como decíamos al principio, ya que nuestra identidad o individualidad está más allá de todo lo “solo-físico”, cultural, etc.

La práctica es a veces lo de menos, pues lo importante es al final el mundo de nuestras creencias y sueños, y sabernos relacionar con él, cerrando el ciclo, perdiendo el miedo a nuestra mente, con la remodelación que conlleva; lo importante es también el mensaje que le enviamos o no constantemente a nuestra poderosa mente, con la excusa de lo que aquí abajo parece sucedernos (en nuestros procesos de identificación y desidentificación físico-cultural).

Es decir, importan también, lógicamente, el siguiente tipo de cosas, estas básicas “cuestiones de género”: cómo nos sentimos o no “culpables” por gustarnos algo, mucho, o mucho más alguna de las actividades dentro del tipo de actividades culturalmente catalogadas como “femeninas” —si se es un hombre—, o viceversa.

Una tendencia heterosexual exagerada por la culpa y el miedo de siempre… en una humanidad que no acepta aún su bisexualidad global de base (en el sentido de Seth, que involucra aspectos culturales de comportamiento, biológicos y “espirituales”)… provoca reacciones, respuestas reactivas…, con “homosexualidades” igualmente exageradas… y en un círculo vicioso de conflicto, como siempre.

Estas exageraciones, de un lado y de otro, se muestran por ejemplo en esa patética polémica reciente que se dio y se da con la publicación de libros o artículos “contra” la homosexualidad por parte de gente que de cierta manera funcionaron o querían funcionar de portavoces de cierta rama de “lo espiritual-alternativo”, en España.

Anuncios

3 Respuestas a “El sexo y el individuo tal como los ve Seth: sus sorprendentes y claras afirmaciones en «The Nature of the Psyche»: la segunda pubertad (a la vejez ¡bombos posibles!). El origen de las guerras. Y otras maravillas

Suscríbete a los comentarios mediante RSS.

  1. GRACIAS

  2. muy bueno y muy cierto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: