Las “dinámicas” del ego. Haskell: «La otra voz». Un Curso de milagros RELOADED   6 comments

Ir a descargar

[Podéis mirar en la página de índices de este autor para encontrar los enlaces a estos textos traducidos, etc. —con por ejemplo la traducción completa de lo que estamos retocando aquí con ayuda del texto en inglés, etc.

Esta transmisión (muy clarificadora y directa), aparenta haber sido dada claramente por la misma voz que dictó Un curso de milagros (UCDM), y que habló desde la personalidad de Jesús.

La siguiente parte de este texto sirve como acompañamiento —más o menos— para esta parte del texto principal del curso de milagros: [T-11.V] (según las indicaciones del propio Haskell en su texto publicado).]

Las “dinámicas” del ego [T-11.V]

Saludos de nuevo. Soy Jeshua.
He venido hoy a hablar contigo
sobre algo que en realidad lleva un nombre que no es apropiado,
pues me gustaría hablarte
de las dinámicas del ego.

Decir la palabra “dinámica”
conlleva que realmente se puede hacer algo.
Hablar de “dinámicas del ego” implica
que el ego puede realmente HACER algo.
Y eso no es en realidad posible en absoluto.

¿Por qué el ego no puede HACER nada?
La simple respuesta es esta:
EL EGO NO EXISTE.
Y lo que no existe ciertamente no puede hacer nada.
Pero esa respuesta muchas veces no es fácil de comprender,
de interiorizar, no es fácil ir más allá de las palabras
hasta llegar al nivel de la experiencia.

Así que hoy vamos a examinar el ego.
Te he dicho que la única forma de disipar las ilusiones
es contemplarlas directamente
sin tratar de protegerlas en ningún sentido.
Porque NO MIRANDO las ilusiones es como consigues preservarlas.
Y te aseguro, hoy, que el ego ES una ilusión.
Y si juntos quisiéramos disipar esta ilusión,
si juntos quisiéramos ir más allá de ella,
entonces, debemos mirarla.
Eso haremos juntos hoy.

Y bien, ¿qué significa MIRAR al ego, examinar algo?
¿Significa estudiarlo?
¿Discutirlo?
¿Analizarlo?
La respuesta es que no.
Porque recuerda que te he dicho, y que te diré de nuevo,
que “el ego analiza; el Espíritu Santo acepta”.
Así, si queremos contemplar al ego, ¿qué haremos?
Si queremos considerar eso que no es real, ¿cómo lo haremos?
Contemplar algo significa simplemente
percatarte de su naturaleza.

Te he dicho que cada idea tiene un propósito,
y que su propósito está reflejado en lo que esta es.
En el caso del ego,
su propósito está reflejado en lo que él PARECE ser.
Ahora bien, el ego es una idea.
Es una idea que tú, el Hijo de Dios,
proyectaste fuera de tu Ser
con el propósito de pretender ser, de soñar
con ser, algo que no eres.
Mas conseguir eso no es realmente posible.
No es posible SER lo que no eres,
no es posible SER lo que no puedes ser.

Y el propósito fundamental del ego
se encuentra en una simple idea:
el ego es la mera idea de que tú,
de que tu hermano, de que cualquiera o cualquier otra cosa,
sea lo que sea, podría estar separado de Dios.
Eso es lo que es, y eso es todo.

Así que tú, el Hijo de Dios, ¿qué hiciste?
Proyectaste, sobre el mecanismo receptivo de la consciencia,
los pensamientos que parecen ocupar tu mente,
y que te dicen lo que eres.
Y eso es en esencia el ego.
Como te he dicho antes, el ego es simplemente
una colección de pensamientos que tú tienes acerca de lo que eres.
Pero tales pensamientos son los pensamientos
que han sido proyectados sobre la consciencia,
y, por tanto, no son tus pensamientos reales en absoluto,
tal y como te he dicho muchas veces anteriormente.
Por tanto, son pensamientos que no tienen realidad,
y que no te hablan de lo que es real.

Tu ego es simplemente una colección de pensamientos
de los que tú pareces ser consciente,
y que parecen decirte lo que eres.
Pero esos pensamientos no te hablan de lo que realmente eres.
Y así, estáis escuchando, en el nivel de vuestras mentes pensantes,
unos pensamientos que os dicen que SOIS algo
que, en vuestro interior, profundamente, sabéis que NO SOIS.
Y, te lo aseguro, esto necesariamente te provoca conflicto.
No se requiere de ningún razonamiento para darse cuenta de que,
cuando tratas de ser algo que no eres ni puedes ser,
debes estar en un estado de conflicto.
Y, en último término, ese conflicto es el origen de todos tus miedos.

Ahora, escúchame muy bien.
Tú, en tu actuación del sueño de la separación,
has proyectado sobre la consciencia esos pensamientos,
que te quisieran decir lo que tú eres,
PERO QUE NO DICEN LA VERDAD.

¿Y cuál es el mensaje central de todos esos pensamientos
de los cuales eres consciente?
¿Cuál es el mensaje central del ego, tal y como hablo de él?
El MENSAJE CENTRAL DEL EGO ES QUE TÚ ESTÁS,
QUE DEBES ESTAR, Y QUE PERMANECERÁS PARA SIEMPRE ESTANDO
TOTALMENTE SOLO.
Y eso es todo.

Y sabes, verdaderamente, incluso con tu mente pensante,
que estar totalmente solo no es lo que tú deseas.
Sabes, incluso en el nivel de la consciencia,
que deseas amar y ser amado,
que deseas estar en relación con tu mundo, con tus hermanos
y con Dios.
Reconoces eso.
Y el ego no es más que toda esa colección de pensamientos que te dice,
si lo escuchas, que estás solo,
y que siempre será así.

Ahora bien, ¿cómo sucede esto así?
Simplemente al mirar ahí
—que es lo que estamos haciendo—
¿no ves que estás escuchando una voz, susurrándole a tu discernimiento, que dice:
“estás solo; estás solo; completamente solo”?
Y, al elegir escuchar esa voz, debes estar necesariamente
sintiéndote en conflicto, sintiendo miedo.
La voz del ego es la voz del miedo.
¿Y qué ocurre si te detienes a mirar eso?
Ahora llegamos a la parte más dura.
La voz del ego, cuando no la contemplas como la ilusión que es,
PARECE decirte lo que eres.
Has diseñado todo este mundo de espacio, tiempo e ilusión
de tal modo que literalmente crees
que esta pequeña colección de pensamientos falsos
ES lo que tú eres.
Y por eso crees que si el ego desapareciera,
si esa ilusión fuera disipada,
tú morirías.

Y POR TANTO TU MIEDO ÚLTIMO ES EL MIEDO
A QUE DESAPAREZCA LA FUENTE DE TU PROPIO MIEDO.
Y así, vemos la primera dinámica del ego:
hacerte tener miedo al hecho de que podrías dejar ir tu miedo.
Mas, si FUERAS a dejar ir tu miedo,
entonces, de pronto, te abrirías
a la constatación de lo que tú eres,
al discernimiento del Hijo de Dios.
Si dejaras ir tu miedo, eso es lo que pasaría.
Pero a ti te parece que si haces eso seguramente morirías.
Y entonces la dinámica del ego es preservar tu miedo
como si se tratara de tu mismísima existencia. ¿Lo ves?

¿Y qué ocurre en cuanto al propio existir?
Si crees que existes,
si crees que estás vivo,
si crees que existes y crees que existir es ser,
entonces, deseas preservar tu propia existencia.
Así, crees que te hace feliz
preservar eso que llamas “tú mismo”.

Y así, ves ahora que los mecanismos del ego,
esos que TÚ has diseñado y puesto en su lugar,
funcionan de ese modo para poder convencerte
de que lo que te hace feliz es estar totalmente solo.
Pero esta es una premisa falsa,
y que solo la puedes aceptar
si equiparas a la ausencia del ego con tu propia muerte.
Porque, ciertamente, “existir” parece ser mejor que “no existir”.
Y, por tanto, a “existir” lo igualas con la felicidad,
aun cuando eso que llamas “existencia”,
y que crees que es la fuente de tu felicidad,
tiene su base en el propio miedo. ¿Lo ves?

Bien, ¿cómo puede el ego preservar eso,
cuando, incluso tal y como lo ves ahora,
no tiene ningún sentido?
Esta es la clave, que ya te he dicho:
el ego analiza, el Espíritu Santo acepta.

¿Qué haces si aceptas?
¿Qué haces si aceptas tu propia vida,
las experiencias, las circunstancias que te llegan?
¿Qué haces si aceptas a tus hermanos?
¿Qué haces si aceptas a Dios?
TÚ SIMPLEMENTE TE ABRES.
Te abres sin resistencia,
sin restricciones, y sin un programa
sobre lo que necesitas preservar
en el proceso de tu apertura.

Si simplemente te abres,
entonces te haces consciente de lo que es LA PLENITUD.
Te haces consciente de la compleción,
de la Unicidad que es Dios, que es la Vida,
que son tus hermanos, que eres tú.
Y ahora, te aseguro que,
en el momento en que tú verdaderamente te abras a la existencia,
a la presencia de la vida, al ser mismo,
en ese instante, el ego se irá sin esfuerzo por tu parte,
y se convertirá en lo que siempre fue:
absolutamente nada.

Pero el ego analiza.
El ego toma partes del todo y las trata como algo completo.
¿Y qué es eso?
Eso es la separación misma, ¿no es así?
Si puedes tomar una parte de Todo Lo Que Es, una parte de Dios,
y tratarla como si fuera completa,
entonces, lo que has hecho es separarte de tu discernimiento
de todo el resto de lo que queda, y que sigue siendo Dios.
Esta es precisamente la forma en que
has dividido o aparentaste dividir tu mente.

Ahora bien, si tomas parte de la plenitud
y a la vez la consideras como algo completo,
y si tomas lo que parece ser otra parte, también entendida como completa,
y otra y otra y otra…
entonces lo que haces con las piezas
es tejer una nueva imagen de lo que parece ser la vida misma,
hecha de piezas que, por definición,
están separadas del resto de la Creación.

Y así, al analizar, desmenuzando en pedazos
lo que es un todo completo, pareces fabricar un mundo.
Y es gracias a un tal análisis como parece estar realmente sucediendo eso.
Y así es como funciona el ego.

Ahora bien, te he dicho que los pensamientos de la consciencia
han sido proyectados sobre la consciencia por la mente,
con el propósito de creer en la separación,
con el propósito de creer que estás completamente solo.
Y te he dicho que eso es lo que parece ser el ego,
y que así es como parece funcionar,
tener su propia voluntad, ser capaz de hacer algo;
pero que se trata solo de una simple colección
de pensamientos falsos,
que no hablan de la verdad.

Y así, si quisieras encarar la ilusión de este mundo,
si la contemplaras para hacerla desaparecer, para dejarla ir…
si hicieras eso con el solo propósito
de despertar al discernimiento de lo que tú eres,
entonces, considera de nuevo lo que te he dicho hoy.
Todo lo que tú pareces ser es una colección de pensamientos
cuya base debe ser necesariamente el miedo,
debido a que su idea central es que tú estás, que siempre has estado,
y que siempre estarás, totalmente solo.
Y para preservar esta creencia
el ego te hace fomentar tu soledad
como si se tratara de tu propia vida.
Entonces crees que estar completamente solo
es la fuente de tu propia felicidad,
cuando, verdaderamente, lo que estás haciendo
es tener miedo de dejar que la fuente de tu miedo se marche.
¿Lo ves?

Y entonces, si quieres contemplar al ego
y disipar su ilusión de soledad,
¿qué debes hacer?
Tal y como te he dicho tantas veces anteriormente,
escucha la voz del Espíritu Santo,
pues Él te hablará de aceptación,
de apertura,
de plenitud y de Unicidad.
Y en ninguna parte dentro de la aceptación,
de la plenitud, de la Unicidad… y, sí, dentro del Amor mismo…
en ninguna parte ahí, dentro de ese marco,
puede ni siquiera comenzar a asomar la cabeza la más leve idea de separación.

Así pues, ¿qué harás si quieres que desaparezca el ego,
y por tanto si quieres liberarte de sus dinámicas que,
como hemos dicho, no son en absoluto “dinámicas”?
¿Qué harás?
Te abrirás a la vida misma
¿Y cuál es la mejor representación, la representación definitiva de la vida misma?
¿Cuál es la mejor manera de abrirte aquí,
en tu mundo de espacio y tiempo, de cuerpos?
La representación final de eso que debes aceptar
es tu hermano.

Y si quieres contemplar la fuente de tu miedo,
tal como te la he descrito hoy,
tú acepta simplemente a tu hermano, acepta la vida, y acepta a Dios.
Y, cuando hagas eso, el ego DEBERÁ marcharse.
¿Y cuál es la mejor manera de aceptar
a tu hermano, que es Uno contigo?
Contempla a tu hermano, sin excepciones,
y di: “confío en que me amas;
confío en que me amas y gracias por amarme”.
Si aceptas a tu hermano sin resistencias,
y sin excepciones,
lo que experimentarás es la presencia del Amor.
Pues eso es, te lo aseguro, lo único que existe.

Pero si miras a partir de la ilusión del ego,
para perpetuarlo, verás a un hermano separado de ti,
con una voluntad diferente de la tuya.
Mas si aceptas, si te abres,
entonces toda noción de voluntades separadas desaparecerá
en un abrir y cerrar de ojos.
Y todo lo que quedará será Amor.

Y si simplemente te abres,
si simplemente aceptas la presencia de Dios,
lo que estás diciendo es simplemente esto:
“confío, confío en que la Voluntad de Dios para mí es la felicidad perfecta,
y en que la Voluntad de Dios para mí es lo mismo que mi voluntad”.

Y al aceptar la plenitud y la Unicidad,
que no son otra cosa que tu voluntad y la Voluntad de Dios en perfecta armonía,
te darás cuenta de que simplemente te estás abriendo al Amor.
Y el ego, esa simple ilusión de separación
que hoy consideraste para su examen,
se irá, tal y como te dije,
en un abrir y cerrar de ojos.
Y serás libre.

Mis bendiciones para todos hoy. Eso es todo.

Anuncios

6 Respuestas a “Las “dinámicas” del ego. Haskell: «La otra voz». Un Curso de milagros RELOADED

Suscríbete a los comentarios mediante RSS.

  1. Ciertamente tu version esta mas clara que el libro. Yo he tenido que ir interpretando tambien mientras leia el libro, que trae cada frasecita que ya ya 🙂

    • ¿verdad que sí? Algunas son graciosas, tremendas, frases.
      Obviamente la versión que hay es bien “rara”…, aunque tiene mucho encanto la tarea de leerla… y estará bien también ese lenguaje tan a veces telegráfico… para que sea más universal :)…, permite “otras cosas”…;
      …así que ale, ya tengo esta tarea tan obvia…

  2. Realmente un texto brillante. Se me ha puesto la piel de gallina al leer esto, al ver hasta qué punto el ego nos arrebata la vida y la paz, y la locura de este sueño que llamamos mundo. Sin duda, esta entrada es lo más profundo y revelador que he leído nunca.
    qadistu, gracias de todo corazón.

    • Cierto, Pau, me alegro; gracias;

      eso es que ya conoces algo el curso de milagros, supongo;

      este de Haskell da una “paliza” tras otra de claridad y síntesis… parece dictado por la misma voz del curso.

      No sé si está editado también en papel en algún país;
      como dije, JL Cortes Escolano lo enlazó en su blog, pues como ves los dos están en pdf.

      También está muy bien “Un Curso de amor” y el material relacionado con este, por su claridad… de Margaret (Mari) Perron, que conocerás.

      Si no vienes de facebook y no conoces el grupo, te lo recomiendo de entrada por si quieres descargar los archivos… el grupo es “Descanso en Dios”.

  3. Hola Hermanos Lindos, que lindos estan estos dos libros “Viaje mas alla de las palabras” y “la otra voz”, me encantan. iluminaron mi mente,
    tienen mas libros de estos. Os Amo, desde siempre y para siempre

    Joel Hugo Navarro Orozco
    • hola, sí, para mí es sin duda el de Haskell es el material más bonito y útil, “fresco”, etc., en torno al curso de milagros, como acompañamiento… que por algo está canalizado de ese modo por una persona tan “seria” y seriamente feliz, como Haskell.

      Sobre más libros algo te dije en facebook…
      gracias!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: