¿Por qué tuvimos y tenemos reyes? Las putas (sagradas o no)…, los reyes… y “los extraterrestres”   Leave a comment

Pedro I de Brasil (wikipedia, cuadro de Agustín Esteve, v. 1800. Fuente: Costa, Sérgio Corrêa da (1995). As quatro coroas de D. Pedro I. Rio de Janeiro: Paz e Terra. ISBN 978-85-219-0129-7)

Pedro I de Brasil con unos dos años de edad (wikipedia, cuadro de Agustín Esteve, v. 1800. Fuente: Costa, Sérgio Corrêa da (1995). As quatro coroas de D. Pedro I. Rio de Janeiro: Paz e Terra. ISBN 978-85-219-0129-7)

De cierto modo una “santa trinidad mundana del ego”, trinidad que no andaría lejos de ser digamos “importante” para este sueño que llamamos universo, en la etapa llamada “Tierra”…, quedaría bien representada en la triada de Reyes o Papas (el Padre), putas (el Hijo) y extraterrestres (el Espíritu Santo).

Hay que tener en cuenta, por cierto, que los actuales gobernantes tendrían de forma similar un estatuto como de “reyes”, o “papas”, en el sentido de que es absurdo el sistema actual, lógicamente, pues no existe realmente una democracia (lo actual es una oligarquía de partidos, y/o una especie de mafia político-económica —similar a los tejemanejes de siempre, se supone, entre reyes y papas).

Hay algo que comparten los reyes o los papas con las putas —o “chaperos”, o “putos”, si es que se les dice así a los del sexo masculino—, aunque… aun compartiéndolo, los reyes (o papas) y las putas están en dos polos de cierto espectro (el mundano, el cósmico-mundano).

Por un lado quizá las prostitutas tienen la capacidad de mostrarnos, si son “buenas” en este sentido “espiritual” del que hablamos… de mostrarnos… que ellas no se sienten cuerpos (ya que en cierto sentido “les da igual”). Y, por tanto, que también nosotros por resonancia podemos alegremente sentir eso, que no somos cuerpos (cosa que en último término es verdad —por eso decíamos de la potencial “verdad espiritual” que conlleva la prostitución, como caricatura de todas nuestras “prostituciones” cotidianas).

Yo no tuve contacto o la fortuna de tenerlo con prostitutas, y menos aún con la vertiente sagrada del oficio, con la vertiente más “espiritual” (aunque en realidad todos estamos casi siempre prostituidos, en todos los aspectos). Eso dicen, dicen que había antes más prostitutas sagradas, pero… quizá en muchos de esos contactos, no necesariamente “religiosos”… el “usuario” del servicio haya salido espiritualmente escaldado, es decir, haya empezado de cierta manera a verse “obligado” a “iluminarse” —aunque nadie nos puede obligar en estas cosas (como bien “sabemos” en realidad todo lo elegimos).

Es inevitable, si es que se puede decir algo sobre esto… es inevitable que suceda algo así, al menos a veces (dicho “movimiento espiritual”)…, tras resonar con alguno de esos seres que, por momentos, pueden mostrar —y realmente “saben mejor” que los usuarios— que no son cuerpos, que ellas, ellos, los que ejerzan la prostitución, no están tan condicionados por nuestras identificaciones carnales (incluso a veces cárnicas 🙂 , y siempre “kármicas”).

Venimos a la Tierra aterrados ante la idea de ser “solo” mente…, y de que encima y para colmo… estamos feliz y verdaderamente solo siendo mentes en la Fuente, en el amor perfecto, en Dios… así que… como egos, diríamos… eh, ¡que no nos vengan putas y chaperos a potencialmente demostrarnos con el ejemplo que solo somos mente —a nosotros, a los egos-convencidos 🙂 !

Así pues, seguramente muchas prostitutas tienen una gran consciencia de la realidad espiritual, que nada tiene que ver con “ser cuerpos”…, y tienen pues una mayor consciencia que el común de los mortales y que la mayoría de los cargos de las diversas iglesias mundiales (obispos, cardenales, etc.).

Igualmente, los reyes, en el espectro mundano, es decir, en la polaridad ilusoria formada por:
— cuerpos
— y “todo el universo”…
… la realeza y en parte el papado de diversas religiones (el poder terrenal más clásico) sería quien, por tradición, debería (si no lo hace) conservar, en vigilia, en la luz de la vigilia humana, y seguramente conserve y se encargue en parte de guardar para sí celosamente… todos aquellos “secretos” de nuestra historia (que ahora de nuevo son secretos a voces, debido por ejemplo a canalizaciones, a buenos textos canalizados, como los de Seth, etc.).

Y, de hecho, la mayor parte de lo que sucedió es secreto, ya que, en realidad, nadie conoce de forma consciente casi nada de nuestra larguísima e ilusoria historia como cuerpos aquí, en la Tierra —donde muchas civilizaciones se han autodestruido, alcanzando niveles “tecnológicos” de cierto modo “superiores” al “nuestro”.

Ha ocurrido de todo aquí, y, de hecho, está ocurriendo de todo, y todo es muy apasionante; pero mientras tanto nos auto-cautivamos y nos auto-mutilamos con la política-espectáculo, con los “avances tecnológicos”, con quejas programadas, más o menos niñatas, animando así toda la “mega-máquina”…, con nuestras habituales quejas, como seres que no queremos despertar a nuestra enorme realidad espiritual… que no queremos unirnos entre nosotros en lo esencial… etc.… y, mientras tanto, lo dicho: ocurre de todo alrededor y en esta Tierra (en diversas “dimensiones”, dentro del planeta, fuera… etc.). Es gracioso (y a la vez da completamente igual).

Así que por un lado los reyes —ese “símbolo vacío”, ya que representan lo que no queríamos saber (nuestra “verdadera” historia)— los reyes… representan pues dicho “secreto” (secreto ahora “a voces”)…: el secreto mundano de que, en realidad, el universo no existe, que está en nuestra mente, y que aquí ha ocurrido de todo, pues todo sucede porque así lo decidimos, ya que no hay nada que no elijamos. Es decir, que todo lo que hemos en realidad “querido” ha ocurrido, y de mil y una formas: nuestra autodestrucción repetida y repetida, etc.

Y el hecho de “guardar este secreto” (lo que decimos que quizá hizo en parte la realeza), se realizaría, también, en las tradiciones esotéricas (“sociedades secretas”, etc.).

Mientras, por otro lado, las prostitutas y prostitutos en parte también guardan y alimentan el fuego del “secreto mundano” de que, en realidad, los cuerpos no existen (cosa que también se haría en las buenas tradiciones “místicas” 🙂 ).

Obviamente una cosa que los reyes habrían guardado y sabido en todo momento (si son “de los buenos”, de los “enterados”) es que todos desde siempre hemos sido en parte extraterrestres —nosotros mismos—, es decir, de origen parcialmente extraterrestre mediante manipulaciones de varios tipos.

Y también otro truco se encontraría, al parecer, y como ya contábamos por aquí…, en “las dimensiones”, las capas, las diversas dimensiones de varios tipos que poblarían esta “mente” gigantesca que somos, como ente proyector de universos, de sistemas de realidad. La realeza podría tener contacto tradicionalmente establecido con seres que ya no pueden vivir en nuestra “vibración” pero que sí que quizá vivieron antaño, y que de cierto modo quieren seguir influyendo o de hecho influyen. Y quizá de cierto modo el puente con esos seres sigue de cierto modo visible, indirectamente visible, con el mantenimiento de élites (realeza, sociedades secretas…)… élites que juegan a estar un poco más “enteradas” de la historia “real”… o que a veces estarían en contacto directo con esos “otros mundos”, con antiguas capas de la realidad aún activas en su propio sistema.

En el texto que citábamos en el blog, sobre Eduardo Pons Prades y lo que podríamos llamar su “abducción benévola”, la futura “diplomacia cósmica” que nuestra “raza” humana globalmente algún día llevará a cabo… quizá se vea ayudada, en parte, por miembros de la realeza (y quizá no del todo para “mal”, en una especie de papel que, desde siempre, les estaría así como reservado, guardado, “destinado”).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: