Santidad. Haskell: «Viaje más allá de las palabras». Un Curso de milagros RELOADED   1 comment

Ir a descargar

Brent A. Haskell; "autor" de “Viaje más allá de las palabras”

Brent A. Haskell; autor de “Viaje más allá de las palabras”

[– Podéis mirar en la página de índices, de Haskell, para encontrar los enlaces a estos textos traducidos, etc.
– Los PDF también están además en esta carpeta pública, que tengo en google.
– Sobre el uso del idioma en las traducciones y el modo de traducir o de revisar las traducciones, ver las notas en esta entrada que progresivamente iré completando.
– Esta transmisión aparenta haber sido dada claramente por la misma voz que dictó Un curso de milagros (UCDM), y que habló por la personalidad de Jesús.
– Esta parte del texto Viaje…, sirve como acompañamiento —más o menos— para las lecciones 36 a 42 del libro de ejercicios de Un Curso de milagros (UCDM) (según las indicaciones del propio Haskell en su texto publicado).

 

Santidad [lecciones 36-42]

Saludos de nuevo, soy Jeshua. Hoy he venido
para seguir contigo mi comentario de
Un curso de milagros.

Hoy deseo ayudarte a aclarar
el tema de tu santidad.

Detente por un momento,
e imagina que fueras Dios.
Imagina que fueras el Creador de Todo Lo Que Es.
Imagina que eres la fuente, el dador de toda Vida,
que nada ocurre sin ti,
sin tu elección, sin tu deseo,
sin tu pensamiento.
Solo trata de imaginar que eres Dios.

Y, en tu imaginación, pregúntate,
¿qué necesitaría?
¿Qué podría pedir a otro ser
para hacerme más completo de lo que soy?
Pregúntate,
¿podría algo o alguien
quitarme algo?
Si fueras Dios y quisieras experimentar algo,
¿qué harías?
Creo que tu respuesta tiene que ser
que simplemente lo pensarías en tu mente,
y ocurriría.

Entonces, trata de imaginar, si fueras Dios,
que algo o alguien
pudiera oponerse a ti, que pudiera ser tu contrario.
Entonces, comprenderías…:
ah, yo soy la fuente de Todo Lo Que Es;
no hay opuesto;
no puede haber opuestos;
hasta el pensamiento de un opuesto realmente no existiría,
porque yo SERÍA Dios.

Entonces, si fueras Dios, trata de imaginarte
necesitando que alguien te ame.
Y, recuerda, en tanto que Dios,
tú eres la fuente, tú eres la completitud,
tú eres la plenitud de Todo Lo Que Es.

Entonces, imagina, ahora quizás de forma un poco diferente,
que fueras Dios
queriendo extender, queriendo dar,
queriendo entregar lo que tú eres,
que podrías llamar “Amor”.
Podrías concebir que esto es algo gozoso,
pues tomas la totalidad de lo que eres,
tomas eso que verdaderamente es tu Ser,
comprendiéndolo como Amor,
y lo extiendes a un universo de tu propia creación.
Eso sería gozo; sería plenitud;
porque sería la extensión y la expansión de ti Mismo.

Si fueras Dios,
extender tu Ser no podría hacerte más grande,
porque ya eres Todo Lo Que Es.
No NECESITARÍAS extender tu Ser
(que estamos llamando Amor)
por ningún motivo,
pues no puedes estar incompleto.
Tú solo extenderías tu Ser (Amor)
por el simple gozo,
por el gozo de la experiencia, el gozo de la vida.

Trata si puedes por un momento de imaginarte,
más allá de tu pensamiento,
cómo sería ser como Dios.
Trata de ESTAR en ese lugar
donde eres completo, donde estás en plenitud,
donde es imposible necesitar algo,
donde es imposible encontrar algo fuera de tu Ser,
porque sabes que eres la fuente.
Tú eres Todo Lo Que Es.

Entonces, imagina lo que sería extender tu Ser (Amor)
dentro de la creación de lo que podrías llamar “cosas”,
que son los pensamientos o seres que existen DENTRO de ti,
y además A TRAVÉS de ti, y como PARTE de ti,
y que nunca pueden estar separados de eso que tú ERES.
Trata, por solo este instante, si puedes,
de imaginarte que tú eres Dios…

Escúchame bien, hoy,
pues en estas palabras puede ser encontrada
la esencia de Un curso de milagros.
CUANDO TRATES DE IMAGINAR QUE ERES DIOS,
RECONOCE QUE LO ERES.

Tu eres Uno con Todo Lo Que Es.
Dios es tu fuente,
mas tú eres Uno con esa fuente.
La plenitud que es Dios, eres tú.
Dios no puede necesitar algo que esté fuera de Sí Mismo,
porque no HAY nada fuera de Él.
Y aun cuando tú puedes, en tu pensamiento,
imaginarte a ti mismo teniendo necesidades,
en verdad, no hay nada que puedas necesitar.
No hay nada que pueda completarte más
de lo que ya lo estás,
pues tú eres el Hijo de Dios.

Y esa ES tu santidad.
Una de las lecciones para esta semana decía,
“Mi santidad es mi salvación” (L39).
Cuando tú reconozcas esa verdad, dentro de tu ser,
cuando EXPERIMENTES esa verdad,
sin conflictos, sin pensamiento,
sin análisis, sin esfuerzo,
en el nivel de tu SER1,
serás libre.
Y ya no necesitarás
algo como Un curso de milagros.

Tú eres el Dios de tu vida.
De tu propia vida, TÚ ERES Todo Lo Que Es.
Nada en esta vida puede existir fuera de tu Ser.
De todo eso que experimentas,
no hay nada que no esté DENTRO de ti.
Siendo el Dios de tu vida,
si deseas, si eliges experimentar algo,
lo que necesitas hacer, al igual que Dios Mismo,
es crearlo dentro de tu mente,
Y ELLO ES.
Escúchame bien.
Lo que te estoy describiendo es justamente el modo en que funciona tu vida.
No existe nada EN tu vida
que no sea tu propia creación.
No hay ninguna supuesta AUSENCIA, de ninguna cosa, en tu vida,
que no sea, igualmente, tu propia creación.

Esto es cierto, y se aplica
a cualquier posesión que puedas imaginar,
a cualquier asunto o comodidad de orden físico,
a la forma en la que funcionen, ya sea que lo hagan bien,
ya sea que las encuentres agradables o no.
Se aplica a lo que llamas “dinero”.
Se aplica a eso que llamas “salud”.

Se aplica asimismo a lo que llamas “relaciones”.
En tu santidad, tú eres el Dios de tus propias relaciones.
Esto incluye relaciones con tus semejantes humanos,
con animales, domésticos y salvajes,
con plantas y árboles,
con objetos inanimados, con la arena y las rocas.
Esto incluye a las mismas estrellas,
esas que consideras que están a años luz.
Toda experiencia que puedas imaginarte,
una conversación con otra persona,
compartir lo que llamas amor,
ver un árbol,
golpearte un dedo del pie contra una piedra,
mirar una estrella…
todo ello es una expresión de tu santidad,
y de tu poder creativo como el Hijo de Dios.

De tu vida, tú eres Dios.
Escúchame bien.
De tu vida, tú ERES Dios.
Y tu meta en este Curso
es llegar a un punto
donde no se te puede ni pasar por la cabeza,
que pudiera sucederte algo,
que pudieras experimentar cualquier cosa
que no fuera por tu propia elección.
Tú eres muy santo.
El poder de Dios está expresándose a Sí Mismo a través de ti
con cada pensamiento y con cada sentimiento.
Toda relación que pareces experimentar,
con seres, con plantas, con cosas,
es una relación con tu Ser, contigo Mismo,
que es una relación con Dios,
pues tú eres, en realidad, Dios.

De tu vida, tú eres Dios.
En verdad, eres muy santo,
y tu santidad envuelve todo lo que ves.
El simple hecho de que puedas ver algo en absoluto,
es una expresión de tu santidad.
Si no fueras muy santo,
si no fueras el Dios de tu creación,
tu vida sería un vacío.

Tu santidad bendice al mundo.
Y tú, como el Hijo de Dios, eres a cambio también bendecido.
Todo lo que eliges experimentar es de Dios;
y eres bendecido por cualquier cosa que elijas.
Eres bendecido por tu gozo.
Eres bendecido por tu dolor.
Pues, como el Dios de tu vida,
no habrías elegido tu dolor
a menos que te brindara un gran gozo.
Escúchame bien.
No habrías elegido tu dolor
a menos que él te brindara un gran gozo.

¿Y que te brinda dolor?
Los pensamientos que parecen decirte que se trata de dolor.
Y eso es todo.
Pues, como hemos dicho desde las primeras lecciones,
son tus pensamientos, creaciones del pasado,
quienes te privan de poder experimentar este momento,
y tu divinidad.
Son tus pensamientos quienes te separan de eso que ES.
Son tus pensamientos quienes te separan de tu SER.
Verdaderamente, sin tus pensamientos,
eso que has llamado “dolor”
y que tú has creado para tu gozo,
SERÍA, sin duda, tu gozo.

Hemos hablado durante esas lecciones
acerca de la visión, acerca del ver.
“Dios es mi fuerza, la visión es Su regalo” (L42).
“Dios es mi fuente, no puedo ver separado de Él” (L43).
Recuerda de nuevo que la visión, el regalo de Dios,
es algo más allá de tus ojos, trasciende tus sentidos.
La visión es experiencia.
La visión es ser.

Dios es tu fuente.
Eres muy santo.
En tu santidad, eres el Dios de tu propia vida.
Y experimentas esa vida en tu Unicidad con Dios.
Apartado de Dios, no puedes ver.
Apartado de Él, solo imaginarás tu separación.
Apartado de tu santidad, imaginarás que estás separado,
que los seres son diferentes de ti.
Imaginarás que ellos no son tus propias creaciones.
Imaginarás que tu dolor es dolor.
Imaginarás que las cosas pueden pasarte a ti
y venir desde fuera de ti mismo, y no por tu propia elección.

Nada de esto es ver.
Nada de esto es visión.
Y sin tus fantasías,
sin los pensamientos que te separan,
reconocerás tu Unicidad con Dios, con tu Fuente.
Reconocerás, en tu santidad,
que todo en la vida es de tu propia creación.

Experimentarás la vida libre del pasado,
libre de las historias que hiciste para interpretarla.
Entenderás que tu cuerpo,
e incluso eso que tú llamas “personalidad”, tu “yo”,
es solo una más entre todas las historias que has fabricado.
Y en vez de la imagen de un cuerpo,
en vez de la imagen de un árbol,
en vez de la imagen de una estrella, o de una roca,
experimentarás algo muy diferente.
Experimentarás un resplandor de luz que fluye
y se mueve de forma dinámica, magnetizando tu ser,
fluyendo adentro y afuera de eso que tú eres,
expandiéndose, creciendo, disminuyendo,
y siempre cambiando.
Y con eso experimentarás tu gozo.

En una de las lecciones dije que,
cuando empieces a tener visión,
verás pequeños bordes de luz2.
Eso es cierto.
En tu transición, verás, con el tiempo,
no ya cuerpos, ni árboles, ni estrellas,
sino pautas de luz;
y no de esa luz que ves con tus ojos,
sino la luz de tu experiencia,
que empezará con los pequeños bordes de luz.

Déjame aconsejarte que no hagas un plan,
que no te presiones a ti mismo para estar en una determinada etapa.
Pues en la medida en que INTENTAS hacer este Curso,
estás pensando,
y estás separándote a ti mismo
de la meta de tu propia santidad.

Si tú fueras Dios, nunca te esforzarías,
luchando con aquello que estuvieras haciendo,
pensando a ver si es correcto o no lo es.
Y tú ERES Dios.
Entonces, nunca te digas a ti mismo que tú ya DEBERÍAS
estar viendo los pequeños bordes de luz.
Simplemente estate donde ESTÉS,
en eso que llamas AHORA.
Estate ahí libremente, en tu santidad.
Y esto te ahorrará años y años de tu tiempo.

Porque cada vez que dices “yo debería”,
y cada momento en que te imaginas
teniendo que INTENTAR lograr algo,
estás creyendo en el tiempo.
Y el tiempo es el gran modo de la separación.
Y separado, aparte de Dios,
no puedes ver.

Regocíjate en lo que te he dicho hoy.
Este no es un mensaje de desaliento.
No es un mensaje de escarmiento.
Es un mensaje de gran amor,
de esperanza, y de belleza.

He usado estas palabras para poder
brindarte una visión de lo que tú eres,
y del momento en que verdaderamente VERÁS.
Tal es tu derecho; tal es tu herencia.
No se te puede quitar.
Porque Dios Mismo ha decretado que sea tuya,
y no existe opuesto a Dios.

No te preocupes por tu fantasías.
Eso es todo lo que son, fantasías.
No te preocupes por tu pensamiento,
pues se trata solo de fantasías.
No te desalientes porque imaginas
y porque piensas.
Más bien, regocíjate en el poder creativo
que tu imaginación y tus pensamientos pueden tener.
Déjalos que te muestren en qué medida tú eres Dios.

Dios está en tu mente.
Tú eres muy santo.
Tu santidad es tu salvación.
Cada aspecto de tu vida es producto de tu propia santidad.
Y el Dios que te ha hecho Uno con Él
es tu fuente y tu fortaleza.
Él ha ordenado que la visión de la que hablo sea tuya.
En realidad, si no fuera por tus fantasías
de que estás apartado de Él,
la visión ya sería tuya.
Y, te lo aseguro,
va a llegar más pronto de lo que crees.

Bendiciones para todos. Eso es todo.

Anuncios

Una respuesta a “Santidad. Haskell: «Viaje más allá de las palabras». Un Curso de milagros RELOADED

Suscríbete a los comentarios mediante RSS.

  1. archivando un comentario que hice :

    «
    estoy leyendo Un curso de amor, y los llamados “diálogos”, que tiene dicho curso, aparte
    (lo recomiendo, se puede descargar).

    Está muy bien el énfasis que pone este otro “curso” en rechazar lo viejo…, está bien cómo lo dice, creo que ayuda a UCDM, creo que lo “complementa” de cierto modo…, pues nos podemos quedar bloqueados mucho tiempo “aprendiendo” en vez de aceptando… aceptando que esas “ideas”…, las intuiciones…, la verdad…, vienen de “otro lado” —aunque ese lado esté también en nosotros mismos……

    Aprender aceptación… es tan importante…
    bueno, es lo que se hace de todas maneras si estamos dispuestos a recordar las ideas de UCDM… pero me ha gustado el énfasis que pone el curso de amor, que servirá un poco para desbloquear a mucha gente, supongo.

    Y puede ser que todo esto requiera en un cierto momento de ser muy conscientes de que esa pauta de aprendizaje… ese programa de aprender, de “tengo que aprender”…, de “tengo que esforzarme”…, también sería algo a dejar ir…, a soltar… pues todo esto también parece que requiere en gran medida un “hacer espacio”.

    Dice un curso de amor que rechazando lo viejo es como hacemos sitio a “pautas” nuevas; claro.

    Así que… como estoy leyendo esta cosa… echo en falta en este práctico texto tuyo más cosas “heavys” del curso … como esa graciosa “negación de la negación”, como lo dice UCDM… o el “rechazo de pautas viejas”…

    Es como que la verdad, siendo natural… ya sabemos…… solo requiere que estemos dispuestos a negar su negación…, esa negación que quiso ser el mundo…, vale —dispuestos, como sabemos, en nuestra mente… ya que todo el problema es nuestra interpretación del mundo de la forma… en tanto “separado”. No nos vemos como su “causa”, y como sabemos, en realidad, nunca nada se nos puede hacer “a nosotros”…, o nada nos puede afectar.
    »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: