Miedo y conflicto. Haskell: «La otra voz». Un Curso de milagros RELOADED   Leave a comment

Ir a descargar

Brent A. Haskell; "autor" de “Viaje más allá de las palabras”

Brent A. Haskell; “receptor” de “Viaje más allá de las palabras” y “La otra voz”.

[- Podéis mirar en el índice de Haskell en este blog para encontrar los enlaces a los libros completos, etc.
– En 2016 estoy haciendo otra revisión de la traducción de este texto.
– Sobre el uso del castellano en las traducciones y el modo de traducir o de revisar las traducciones, ver las notas en esta entrada que progresivamente iré completando.
– Esta transmisión, maravillosa, aparenta haber sido dada claramente por la misma voz que dictó Un curso de milagros (UCDM), y que habló por la personalidad de Jesús.
– Esta parte del texto La otra voz sirve como acompañamiento para la siguiente parte de Un curso de milagros: T-2.VI (según las indicaciones del propio Haskell en su texto publicado).]

Miedo y conflicto [T-2-VI]

Saludos de nuevo, soy Jeshua.
Hoy quiero hablar contigo
sobre el miedo y el conflicto.
Cuán apropiado es que hablemos de estas dos cosas a la vez,
ya que siempre que estás en conflicto,
siempre que experimentas la ausencia de paz,
y no importa lo sutil que sea,
ello se debe a tu miedo.
Y el miedo es siempre tu propia creación, tu propia elección.

Es verdad que el miedo es tu propia creación,
pues todo en tu vida lo es,
y eso incluye a tu miedo.
Por tanto, tu miedo es y debe ser autocontrolado.
En verdad, a ti te parece que te PONES miedoso,
y que las circunstancias tienen el poder de asustarte.
Todos podéis recordar situaciones en las cuales os sentíais con auténtico miedo,
y aunque alguien te pudiera sugerir
que la situación no era real,
y que simplemente deberías decidirte a no sentir miedo,
sin embargo, sientes que es imposible poder abandonar el miedo.
Y entonces me oyes decirte que
el dominio del miedo depende de ti,
y que yo no puedo ayudarte a vencer tu miedo.
Y ciertamente, eso es verdad.

Tu miedo es la piedra angular sobre la cual
está construido todo este mundo.
Tú creaste el miedo con el propósito de experimentar
este mundo de separación imaginaria.
Y, en el momento, en el instante
en que dejes ir totalmente tu miedo,
aun cuando solo sea por un instante,
el mundo ya nunca más será el mismo para ti.

Al final, tu miedo se relaciona con tus respuestas a dos preguntas:
“¿Quién soy?” y
“¿qué valoro y por qué?”.

Para poder experimentar aparentemente este mundo de ilusión
te has diseñado a ti mismo como un ser separado.
Y así, hiciste un “yo”
que es solo tu propia definición de ti mismo en tanto que ser separado.
Y eso es lo que yo llamo “ego”.
Pero este, surgido del mismo miedo
que es tu creación, tan meticulosamente diseñada por ti,
es precisamente lo que temes soltar.
Y al final, todo lo que valoras es aquello que,
de una forma u otra,
te da y mantiene tu propia definición de lo que eres,
siendo todo ello solamente tu ego.

Así que a ti te parece, escúchame bien,
te PARECE a ti, que si renuncias
a una parte de esta definición de qué o quién eres,
esa parte de ti debe morir.
A ti te parece que si dejas de valorar
eso que te suministra tus creencias acerca de quién eres,
entonces de hecho, en alguna medida, seguramente morirías.
Pero nada podría estar más alejado de la verdad.

Este es un ejemplo perfecto de
lo que he llamado “confusión de niveles”.
En este mundo de espacio, tiempo y cuerpos, y del ego,
todo ello parece muy real,
y parece tener grandes consecuencias,
cuando, de hecho, nada podría estar más alejado de la verdad.

Y dentro de ese contexto te he dicho que no me pidas,
ni que le pidas al Espíritu Santo, que te ayude a librarte tu miedo.
Porque cuando le pides ayuda a alguien para que te ayude a librarte de tu miedo,
eso implica que crees
que librarte de él NO es algo que esté bajo tu propia responsabilidad.

Escúchame bien. Si yo, o cualquier otro ser,
fuéramos capaces de quitarte tu miedo,
eso destruiría en gran medida tu libertad.
Escúchame bien. Dios es solo Amor,
y el Amor solo es libertad.
Y tu libertad conlleva tu derecho
a imaginarte con miedo
durante el tiempo que tú quieras y tan a menudo como lo desees.
Si yo u otro te quitáramos el miedo,
si nosotros PUDIÉRAMOS hacerte algo en contra de tu voluntad,
aun la extracción de tu miedo,
tú no serías libre.
Y, si no fueras libre, no serías amado.
Y si no fueras amado, Dios no sería Dios.

Es absolutamente cierto que tú eliges lo que quieres experimentar.
Lo eliges en el nivel de la mente,
y todo lo que parece seguirse de tu elección
es siempre producto de ese nivel.
Y por tanto, si deseas conquistar tu miedo,
TENDRÁS que tratar necesariamente con él en el nivel de la mente,
donde él no existe.

Y así es como sí que puedo ayudarte.
Así es como el Espíritu Santo puede ayudarte.
Así es como este Curso puede ayudarte a encontrar
la liberación de tu miedo
y la liberación de sus consecuencias imaginarias.
Nosotros podemos ayudarte, guiándote:
primero con tu pensamiento aquí…
luego a través de tu experiencia…
y después a través de tus pensamientos reales,
que funcionan en el nivel de la mente.
Te podemos ayudar a desplazarte verticalmente
desde el nivel del espacio-tiempo hasta el nivel de la mente.
Y cuando experimentes algo en su auténtica plenitud
en el nivel de la mente, y aunque solo sea por un instante,
entonces tu miedo se marchará.

En cualquier momento en que tengas miedo,
eso siempre significa que has intentado elevar pensamientos corporales
–la creencia en el espacio y el tiempo–
hasta el nivel de la mente.
Y eso significa que estás intentando
otorgarle alguna medida de realidad
a los cuerpos, al espacio y al tiempo,
cosas que, en verdad, no la tienen.
Nada es real sino el Espíritu, la Mente, y su capacidad creativa.
Ese es tu regalo de parte de Dios,
tu herencia como Su Hijo.
Y de ese nivel creativo de la mente surge Todo Lo Que Es,
aun en el caso de que algo de ello parezca tomar una forma ilusoria.

Para controlar tu miedo, para controlar tus pensamientos,
para liberarte a ti mismo de lo que te ata a esta tierra,
que es, en último término, tu respuesta a aquellas preguntas
–¿Quién soy? ¿Qué valoro y por qué?–,
y para liberarte a ti mismo de esa prisión,
debes enfocar tus propios pensamientos hacia el nivel de la mente.

Y así es como se dará esto para ti:
cuando te sientes en tu silencio,
cuando leas este Curso, cuando leas otras fuentes,
cuando hables con otras personas,
siempre que experimentes algo que es de la verdad,
entonces esa experiencia, ese pensamiento,
vuela automáticamente hacia el nivel de la mente.
Y una vez allí bendice a toda la Creación, incluyéndote a ti mismo.

Entonces, parecerá como si yo, o el Espíritu Santo,
te devolviéramos la verdad de lo que has pensado.
Y eso sucede sin ningún esfuerzo por tu parte.
Te es posible dejar ir el miedo totalmente en un instante;
te es posible dejar ir el miedo
en un proceso tan largo o tan lento
como tú creas que este pueda ser.
Puedes elegir ambas formas,
pues tal es tu libertad.

Si decides que esto te lleve un tiempo –y esto es en realidad lo que la mayoría hace–,
entonces tu meta es esta:
escucha la verdad lo mejor que puedas,
trata siempre de escucharla adentro,
en un silencio no perturbado por los pensamientos y las preocupaciones
de tu existencia cotidiana;
trata, como mejor puedas, de permitir únicamente aquellos pensamientos
que sean compatibles con el amor.
Y en la medida en que tus pensamientos SEAN compatibles con el amor,
expulsarán al miedo.
Ellos volarán al nivel de la mente
y regresarán a ti, bendición tras bendición.

Así, cuando sea que quieras hacer algo,
detente y pregúntame si ello está en armonía con nuestra voluntad como Hijo de Dios.
Si lo está, no tendrás miedo.
Eso ciertamente que requiere vigilancia,
pero no es realmente difícil.
La vigilancia simplemente significa que siempre que sientas
cualquier insatisfacción, cualquier miedo, cualquier molestia,
detente y, lo mejor que puedas, quédate en calma y pregunta:
¿esto que hago está en armonía
con la Voz de Dios y el Espíritu Santo?
Y verdaderamente encontrarás que te va a llegar
un sentimiento, un discernimiento, una respuesta.
Y en tanto que lo sigas estarás dando los pasos requeridos
para eliminar el miedo de tu vida.

Lo que te acabo de sugerir parece muy simple.
Y es correcto, así es.
Y no sabes la magnitud del poder y la fortaleza
que llegarán a tu vida cuando decidas
dar este simple paso en todos y cada uno de los momentos
en que sientas molestias y falta de armonía.
El cambio, la transformación en tu vida, cuando elijas hacer esto con diligencia y vigilancia,
te sorprenderá.

Una y otra vez te he dicho:
escucha solo la Voz que habla por Dios,
y ella siempre estará allí.
Y eso es verdad.
Sin embargo, para poder escuchar la Voz de Dios
debes decidirte a afrontar tu propio miedo,
tal y como te he sugerido.
Mas ciertamente lo harás.

Y entonces la Voz de Dios te conducirá,
dulce y directamente por el camino
–no, por la autopista–
hacia la libertad, la paz y la alegría…
donde todo es amor.

Bendiciones para todos. Eso es todo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: