«El significado de los milagros». La otra voz. Haskell en comunión con Jeshua   1 comment

Ir a descargar

Brent A. Haskell; "autor" de “Viaje más allá de las palabras”

Brent A. Haskell; receptor de “Viaje más allá de las palabras” y “La otra voz”

[- Podéis mirar en la página de índices de Haskell para encontrar los enlaces a los textos de Haskell completos revisados, etc.
– Esta transmisión aparenta haber sido dada claramente por la misma voz que dictó Un curso de milagros (UCDM), y que habló desde la personalidad de Jesús.
– Esta parte del texto La otra voz sirve como acompañamiento (junto con el anterior, la introducción) para el capítulo 1 del texto principal de Un curso de milagros -según las indicaciones del propio Haskell en su texto publicado.]

El significado de los milagros [T-1]

Saludos de nuevo. Soy Jeshua.
He venido hoy para hablar contigo
sobre el significado de los milagros.

En el Cielo no existen los milagros,
no son necesarios.
Por tanto, los milagros no se conocen;
los milagros solo pueden ser percibidos.

Según progresemos te darás cuenta mucho mejor
del significado de la percepción,
y del significado del conocimiento,
que, en realidad, no puede ser alcanzado en este mundo.
Pero hoy te bastará
con darte cuenta de que los milagros son solo necesarios aquí,
en este mundo de espacio y tiempo,
en este mundo de pensamientos
y, por tanto, de percepción.

Entonces, ¿qué reflejan los milagros?
Es muy simple: los milagros reflejan lo que tú ya eres
y lo que ya tienes.
Lo que te impide experimentar los milagros
es tu creencia, tu percepción,
de que no forman parte de ti
y de que tú, tal y como te percibes a ti mismo,
de cierta manera no tienes derecho a ellos.

¿Qué reflejan los milagros?
Los milagros reflejan la simple verdad de que tú lo TIENES todo.
Pero, más allá de eso, los milagros reflejan la simple verdad
de que tú ERES todo.
No hay nada que no poseas ya.
No hay nada que esté o que pueda estar
fuera de ti o aparte de ti.
Y eso que no puede estar fuera de ti o aparte de ti
debe realmente SER tú.
De esta manera fuiste creado por Dios,
y esto no puede ser cambiado.
Pues lo que Dios creó ES,
y esto no cambia.

Cuando elegiste venir aquí, al espacio y al tiempo,
fue con un completo reconocimiento
de las condiciones que ibas a encontrar aquí.
Todo en la Creación es Una Sola Mente.
Y tu estadía aquí fue diseñada por ti,
pero en colaboración con Dios, tu Creador,
y con todos los demás seres,
y en armonía con Todo Lo Que Es.

¿Cómo pudo ser eso?
Debido a la simple verdad de que todo en la Vida es Uno
y que, en realidad, nada vive separado ni aislado de
cualquier otro aspecto de la realidad.
Así que no es posible que este mundo
pudiera haber sido imaginado
sin el acuerdo de toda la Creación.
De nuevo, ¿cómo, entonces, pudo ser eso?,
¿y cómo pudo Dios permitir que existiera un mundo como este?
Hay una respuesta con dos caras,
que debes llegar a entender.

Dios te hizo libre, libre en todo sentido,
excepto para cambiarte a ti Mismo.
Dios te hizo tan libre
que puedes imaginarte a ti mismo
siendo lo que tú desees,
aun para imaginarte a ti mismo
siendo algo que no eres.
De hecho no puedes conseguir hacer de ti mismo
algo que en realidad no eres.
Pero sí eres libre de imaginar
que eres diferente de lo que eres.

Y así resulta que este mundo de percepción,
de egos y de separación,
de aislamiento, dolor, miseria y miedo,
no es nada más que eso:
una invención de tu imaginación creativa.
Surgió, por así decirlo, cuando te preguntabas
cómo sería estar separado
de otros aspectos de la Creación.
Surgió cuando te preguntabas cómo sería
ser diferente de lo que tú eres,
pese a que es imposible
SER diferente de lo que tú eres.
Y, por tanto, este mundo,
como sugerí al principio,
no es real.

Lo real no puede ser amenazado.
Y eso incluye tu verdadera naturaleza,
lo que tú ERES, que es el Hijo de Dios.
Lo que no es real ni siquiera existe.
Y lo que no es real
incluye todo este mundo de percepción.

Entonces, los milagros que tú hagas,
surgirán de tu profunda constatación
de que lo que acabo de decir es cierto.
La realidad de lo que tú ERES, como el Hijo de Dios,
no puede ser cambiada, en el tiempo o fuera del tiempo,
pues simplemente ES.
Y TÚ simplemente ESTÁS a salvo,
ERES inmutable,
y NO PUEDES morir.
Según tu manera temporal de decirlo,
diríamos que ya existes para siempre.

Y tus milagros llegarán a partir de la profunda comprensión interior
de que este mundo ciertamente no es real,
no es algo a ser valorado.
Este mundo es en realidad una invención de tu imaginación,
un reflejo de tu exploración
dentro de tu mente creativa
de lo que supondría estar separado
y ser algo que tú no eres.

Te lo imaginaste todo en un instante,
incluyendo el espacio, el tiempo y los cuerpos.
Y en un instante fue experimentado y descartado.
Pero, en tu fantasía, lo creaste de una manera tal que
PARECIERA que podías venir a vivir aquí, al espacio y al tiempo,
a representarlos, por así decirlo,
con el propósito de imaginar
que verdaderamente has experimentado todo esto.
Y la naturaleza de Dios es tal
que tú siempre eres libre
para imaginar cualquier cosa que quieras.

Cuando constates esta verdad, profundamente adentro,
más allá de las ideas, más allá de los pensamientos,
más allá de la racionalización, más allá de la discusión,
en el nivel de la experiencia,
entonces, en ese mismo nivel,
te darás cuenta de que tú CREASTE cada circunstancia
de tu vida.
Y comprenderás en ese mismo instante
que no estás separado
y que nunca podrás estarlo.

Imagina por un momento que supieras
que todos los seres son Uno contigo,
que todos los seres VERDADERAMENTE SON TÚ.
Ábrete a la verdad
que dice que todo aquello que imagines o experimentes
es experimentado por toda la Creación
conjuntamente contigo.
Supón que supieras que TODO
lo que le hagas,
a cualquier aspecto de la Creación,
o todo lo que te imagines sobre él,
fuera algo que se te hace automáticamente a ti,
o que automáticamente es imaginado acerca de ti.
¿No sería ese un mundo diferente?

Cuando eso suceda dentro de tu discernimiento,
más allá de tu pensamiento…
cuando EXPERIMENTES la verdad
que dice que tú ERES Uno con Todo Lo Que Es,
lo que experimentarás es gozo
y una plenitud interior que no puedes ni imaginar.
Lo que experimentarás
es una libertad que está más allá de tu comprensión.
Y tu vida se llenará
con lo que en este momento
tú llamarías “milagros”.

La ausencia de milagros se basa en la confusión de niveles.
Me gustaría hablar de esto de una manera más sencilla, si puedo.
El eje horizontal del cual hemos hablado,
es el nivel en el cual tú pareces vivir;
se trata de este mundo de espacio, tiempo y cuerpos.
Y para que sucedan las cosas que ves desde esa perspectiva
parece ser necesario que el tiempo pase.
Lo que llamas “unión” parece exigir
la acción física de reunirse.
Todo esto lo encuentras frustrante,
puesto que sabes que dos cuerpos
nunca pueden ser uno, como sí que lo son los espíritus.
Has elegido creer que el tiempo
debe seguir sus propios pasos,
segundo tras segundo tras segundo,
aunque en verdad eso no es así.
Pero a ti sí te parecerá que es así
en tanto que tu percepción,
tu elección de lo que quieres percibir,
permanezca en este nivel horizontal de espacio y tiempo.

Puedes entender el paso a un eje vertical de esta forma:
en el nivel más bajo tienes esta tierra,
el espacio, el tiempo, los cuerpos
y la creencia en que son reales.
Y por encima de este nivel
tienes el nivel de lo que llamas “pensamientos”.
Y tú intuitivamente reconoces que tus pensamientos
no están confinados al espacio y al tiempo.
Puedes pensarte a ti mismo existiendo en cualquier parte del cosmos.
Aun cuando no crees que físicamente podrías estar allí,
sí eres consciente de que tus pensamientos pueden viajar hasta allá.
Puedes pensarte en el futuro
o en el pasado.
Por tanto, incluso en este nivel simple de tus pensamientos,
que está un paso por encima del nivel del espacio, del tiempo y de los cuerpos,
ya puedes sentir que las limitaciones disminuyen.
Sin embargo, los pensamientos que crees que piensas,
han sido proyectados en tu cerebro,
que es parte de tu cuerpo.
Y, en ese sentido, ellos también
parecen estar confinados a la creencia en el espacio y el tiempo.
Por encima del nivel de los pensamientos existe el mundo de la experiencia.
Si hablo de “experiencia” es porque la experiencia simplemente ES.
Uno no anticipa la experiencia;
no se teme a la experiencia;
uno no mira hacia atrás desde la experiencia vivida después de que esta haya acabado,
y decide entonces si se trató de algo agradable, o malo, o feliz, o triste.
La experiencia simplemente ES.

La experiencia es abierta y compartida.
No hay secretos en el mundo de la experiencia.
La experiencia es tu primer paso
hacia el mundo de la Unicidad,
aunque en el nivel de la experiencia todavía pareces pensar sobre ti mismo
en tanto que un individuo.
Realmente existe un aspecto de individualidad dentro de la Creación,
aunque está más allá de la comprensión de este mundo;
pero el nivel de la experiencia todavía porta consigo
algunas de las percepciones de la separación.

Por encima del nivel de la experiencia
está el nivel de la Unicidad y de la percepción verdadera.
En este nivel –que está todo lo cerca del conocimiento
como algo de este plano lo puede estar–
te das cuenta de que todos los seres son Uno contigo Mismo.
Te das cuenta de que el tiempo, el espacio y los cuerpos SON ilusorios.
Te das cuenta que no hay nada fuera de tu Ser, ni nada fuera de ningún Ser.
Y todo eso es experimentado y comprendido
en términos de una gran paz, una gran felicidad,
y una armonía que reside más allá
de los pensamientos de este mundo.

Por último, por encima de este nivel, está el ámbito del conocimiento.
El conocimiento conlleva comunicación directa
entre Dios y Sus creaciones.
El conocimiento es tuyo, y no te lo pueden quitar.
Pero no será totalmente tuyo, en tu discernimiento,
mientras parezca que caminas por esta tierra.

Así que cuando te advierto de que no te dejes atrapar por la confusión de niveles,
simplemente estoy diciendo lo siguiente:
date cuenta de que los niveles más bajos de la existencia aquí no son reales;
que el nivel del pensamiento todavía está confinado a este mundo
aun cuando esté de muchas maneras liberado del espacio y del tiempo;
que el nivel de la experiencia es todavía más libre,
aunque todavía esté algo involucrado
con las fantasías del mundo;
y que el nivel de la percepción verdadera te permite
caminar por este mundo en Unicidad y en armonía,
en la plena comprensión de que este mundo no es real
y no es algo a ser valorado.

Esto nos sirve a modo de introducción.
Si te parece que te he dado mucho de una sentada,
no te desanimes.
Según progresemos por este Curso
todas las cosas serán expresadas, re-expresadas,
definidas y redefinidas,
puesto que nuestro objetivo no es que aprendas
una filosofía o un conjunto de ideas.
Nuestro objetivo es que EXPERIMENTES la paz de Dios.
Y la razón por la que empleamos estas palabras
para repetir, para definir y redefinir…
es la de permitir que, cuando las oigáis,
experimentéis una realidad que está y que va
más allá de ellas.

He venido, según he dicho, como un hermano mayor
que no es diferente de ti,
pero que comprende la realidad de lo que tú eres.
He venido con amor,
y nunca a castigar,
sino solo para guiar y apoyar.
Recuerda que siempre eres libre para ser
e imaginar lo que quieras aquí.

Y no será ni correcto ni incorrecto, ni tampoco podrá ser malo.
Y siempre estará bien, si puedes ver la verdad,
porque tú eres una creación de Dios.
En el sentido bíblico, cuando Dios creó el mundo,
dijo “es bueno”,
y eso incluye, de hecho, cada aspecto de la Creación,
incluso las fantasías de este mundo.

Bendiciones para todos. Eso es todo.

Anuncios

Una respuesta a “«El significado de los milagros». La otra voz. Haskell en comunión con Jeshua

Suscríbete a los comentarios mediante RSS.

  1. …el nivel de la “experiencia”…, dice la voz en el texto “Viaje…” de Haskell… es el del sentir, el de los sentimientos… que, como sabemos claramente por un curso de amor, de cierta forma habría que distinguir de las sensaciones… ;
    es decir, que la voz quiere que distingamos de las sensaciones, relativas a lo corporal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: