Ser Uno. Haskell: «Viaje más allá de las palabras». Un Curso de milagros RELOADED   Leave a comment

Ir a descargar

Brent A. Haskell; "autor" de “Viaje más allá de las palabras”

Brent A. Haskell; autor de “Viaje más allá de las palabras”

[- Podéis mirar en la página de índices, de Haskell, para encontrar los enlaces a estos textos traducidos, etc.
– Los PDF también están además en esta carpeta pública, que tengo en google.
– Sobre el uso del idioma en las traducciones y el modo de traducir o de revisar las traducciones, ver las notas en esta entrada que progresivamente iré completando.
– Esta transmisión aparenta haber sido dada claramente por la misma voz que dictó Un curso de milagros (UCDM), y que habló por la personalidad de Jesús.
La siguiente parte del texto Viaje…, sirve como acompañamiento —más o menos— para las lecciones 92 a 98 del libro de ejercicios de Un Curso de milagros (UCDM) (según las indicaciones del propio Haskell en su texto publicado).]

Ser Uno [lecciones 92-98]

Saludos de nuevo. Soy Jeshua. Hoy he venido
para continuar contigo mi comentario sobre
Un curso de milagros.

Hoy hablaremos otra vez sobre este concepto:
el de tu Único Ser, tú Mismo, tu Ser Uno.

Comprende que, cuando hablo de tu Único Ser,
de lo que estoy hablando es de la unidad de lo que tú eres,
de tu unidad con toda la Vida,
de tu Unicidad con tus hermanos,
tu Unicidad con Dios.
Todo ello es tu Unicidad con tu Único Ser.

Cuando hablo de tu pequeño yo,
estoy hablando de algo que en último término no es real.
Tu pequeño yo está basado en los pensamientos que tú has fabricado,
creyendo que tenías un problema, que estabas separado,
que de alguna manera podrías ESTAR separado…
Pero no puedes, y no podrías estarlo.

Tu Único Ser, tu Ser Uno, es de la unidad y de Dios.
Tu pequeño yo es de tus pensamientos,
es de todo eso que has tratado de fabricar
al imaginarte que podrías separarte a ti mismo de la Vida,
o de cualquier cosa.
Tu pequeño yo es la fuente de todos tus problemas,
pues tu pequeño yo no es más que un concepto que tú has fabricado.
Como tal, en algún momento, se irá.
Por tanto, en realidad no existe,
pues la realidad nunca se marcha, no puede hacerlo.

No te alarmes.
No te descorazones por esto.
Esta comprensión, la de que tu pequeño yo no es real,
supone, para ti, la fuente de una gran alegría.
De eso es de todo lo que se trata en este Curso.

Así que hoy te hablaré de tu Ser Uno.
Tus lecciones para esta semana hablan a menudo de este Único Ser.
De nuevo, ten en mente que, cuando hablo de ideas y conceptos,
no se trata de algo a ser aprendido.
Nunca se hará un examen para determinar
si entiendes esto dentro de tu mente pensante.
La meta de este Curso es, para ti, la de comprender tu Ser Uno,
en tu conocimiento, en tu ser, en tu experiencia…
más allá de lo que crees que piensas,
contemplas o analizas.

Así, de nuevo otra vez te hago una advertencia
que continuaré haciéndote a través de todo este Curso.
No pienses que tu análisis,
o el procesamiento con tus pensamientos,
o ponerte a pensar diligentemente acerca de todo esto…
es lo que te traerá la salvación…
pues todo eso no lo conseguirá.

Reconoce que tu salvación reside en un nivel que está más allá de tu pensamiento,
en un nivel que puedes llamar “sentir”, y que yo llamo experiencia…
pero que, sobre todo, es un nivel de certeza,
de paz, luz y gozo.
Así, al considerar este Curso,
conserva dentro de tu mente, dentro de tu corazón…
la comprensión de que tu Ser Uno, y todo aquello de lo que hablo,
te está ahora cantando una canción sobre luz, alegría, paz y unicidad.
Te está cantando la música de un lugar dentro de ti donde no hay conflicto,
de un lugar donde el conflicto no puede ser comprendido,
y, mucho menos, perdonado.

Eso es lo que te prometo.
Pues tú eres el Hijo de Dios.
Esa es tu herencia, es tu derecho, tu regalo,
que nunca te será quitado,
que será tuyo para toda la eternidad…
más allá del final del transcurrir del tiempo.

Te hablé anteriormente sobre cómo escuchar la Voz de Dios.
Te dije que el primer paso era escuchar por gozo, por alegría…
por un gozo que simplemente brota de dentro de tu ser.
Te dije que escucharas atento a ese gozo.
Y te dije cómo podrías reconocer si estabas experimentando o no el verdadero gozo.
Pues, si puedes imaginar algo,
cualquier circunstancia, dentro o fuera,
que pueda amenazar o alterar tu gozo,
entonces, no es gozo verdadero.
Y no es la Voz de Dios.

Hay otra herramienta que puedes usar
cuando intentes escuchar la Voz de Dios.
Es esta:
cuando busques dentro a la Voz de Dios,
o eso que es tu Ser Uno,
sé consciente de que dentro del Reino de Dios,
dentro de tu Ser Uno,
NO HAY CONFLICTO.
Esto es muy importante.
Cuando escuches dentro por la Voz de Dios,
que puedes llamar Espíritu Santo,
que puedes llamar tu Ser Uno,
reconoce que en la salvación
no hay lugar para el conflicto de ninguna clase.

La palabra “certeza” aparece
muchas veces en tus lecciones.
La certeza es absoluta.
Cuando escuches la Voz de Dios, será una voz de gozo.
No habrá nada que puedas imaginar
que pudiera amenazarla o cambiarla.
Más aún, cuando escuches la Voz de Dios,
será algo absolutamente sin conflicto.

Trata de imaginar ahora, si puedes,
dentro de tu ser, dejando atrás tus pensamientos,
qué conllevaría para ti no tener NINGÚN CONFLICTO,
vivir una vida con un gozo, una alegría,
que no pudiera ser amenazada por NADA.
Trata de imaginar, trata de sentir dentro,
cómo sería no tener conflicto de NINGUNA CLASE.
Si aunque solo sea por un instante consigues sentir algo
de lo que eso podría suponer,
vas bien en tu camino a la salvación.

Si no consigues ese sentir, no desfallezcas.
Ese estado EXISTE dentro de ti, y no puede ser cambiado.
No se te puede quitar, no importa lo que tú crees que piensas.
Entonces, si tienes ese sentir de ausencia de conflicto, regocíjate.
Y si no lo tienes, regocíjate igual.
Pues está dentro de ti, y no puede ser modificado.
Es tu derecho y tu herencia como el Hijo de Dios.
Y SERÁ tuyo.

Te he hablado de tu Ser Uno, de tu Único Ser.
Te he dicho que tu salvación procede de tu Ser Uno (L96).
Y también que tú eres Espíritu (L97).
Que tú seas Espíritu solo refleja
lo que conlleva Ser Uno Mismo.
También te he dicho
que eres tal y como Dios te creó, inmutable (L110).
Eso también es solo una afirmación
sobre lo que significa Ser Uno.
Cuando empleaba las palabras Ser Uno, hablaba de unidad.
Esa es la razón de emplear la palabra “Uno”, o “Único”.
Así que cuando hablo de tu Ser Uno,
entiende que quiero decir que tu Ser en la Unidad es Todo Lo Que Es.

Como te he dicho, te ves a ti mismo dividido,
como si tuvieras facetas,
aspectos, o partes de tu ser, de tu personalidad,
que están en guerra, que pueden estar en conflicto.
Eres libre, por supuesto, de pensar lo que quieras.
Mas en realidad solo existe tu Ser Uno.
Este es el mensaje de este Curso.

Cuando la comprensión de lo que acabo de decir
se vuelva parte de tu ser,
ya no necesitarás el Curso.
No necesitarás más tu cuerpo;
no necesitarás más esta tierra,
pues todo será Uno,
y serás libre.

No te tomes estas palabras a la ligera.
Ellas representan tu libertad y tu salvación.
Te he dicho antes que todo es Uno.
Tú ERES tu experiencia.
Hablé largamente acerca de tu único problema,
que es la creencia en la separación.
Hablé del hecho de que tu único problema no existe,
porque no hay separación.
Y, cuando hablo de tu Ser Uno,
solo estoy insistiendo
en que no hay separación en ninguna parte de toda la Creación.

Escucha siempre adentro, en busca de tu gozo,
del gozo que no puede ser amenazado,
y que no contiene conflicto alguno.

Entonces, te dije que la salvación y el perdón son lo mismo.
Entonces, he aquí otro aspecto del perdón.
La salvación es tu única función aquí.
El perdón es tu única función aquí.
Entonces, ¿qué representa el perdón?
El perdón es simplemente tu discernimiento,
en un nivel más allá de tus pensamientos,
de que solo existe, en verdad, un Único Ser, tu Ser Uno.
El perdón es tu discernimiento
de que la dualidad, el conflicto y la ilusión, no pueden existir,
pues no son de Dios.

Trata de sentir dentro de tu ser qué conllevaría saber esto.
Trata de sentir dentro de tu ser que tú eres el Ser Uno,
en unidad con Dios,
en unidad con todos tus hermanos,
en unidad con toda la Vida, incluyendo esta tierra.
Trata de SENTIR que eres invulnerable, ilimitado,
lleno de luz, de paz y de gozo.
Trata de imaginar, dentro de tu ser,
que supieras con absoluta certeza
que la Vida no puede ser de otra manera.
Trata de imaginar la libertad que sentirías
si reconocieras la verdad de estas palabras.

Trata de imaginar todo eso tan a menudo como puedas.
Pues tu imaginación te conducirá a la experiencia,
más allá de tus pensamientos.
Y eso te conducirá a tu realidad,
y a tu gozo.

Bendiciones para todos. Eso es todo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: