Amor y miedo. Haskell: «La otra voz».   Leave a comment

Ir a descargar

Brent A. Haskell; "autor" de “Viaje más allá de las palabras”

Brent A. Haskell; “autor” de “Viaje más allá de las palabras”

[- Podéis mirar en el índice de Haskell en este blog para encontrar los enlaces a los libros completos, etc.
– Sobre el uso del castellano en las traducciones y el modo de traducir o de revisar las traducciones, ver las notas en esta entrada que progresivamente iré completando.
– Esta transmisión, maravillosa, aparenta haber sido dada claramente por la misma voz que dictó Un curso de milagros (UCDM), y que habló por la personalidad de Jesús.
– Esta parte del texto La otra voz sirve como acompañamiento para la siguiente parte de Un Curso de milagros: T-2.VII-VIII (según las indicaciones del propio Haskell en su texto publicado).]

Amor y miedo [T-2.VII-VIII]

De nuevo saludos. Soy Jeshua.
Vengo hoy para hablar contigo
sobre el miedo, sobre el amor.

El amor es real. El amor existe.
El miedo no es real. El miedo no existe.

Si tienes miedo, si estás asustado,
es porque has elegido no amar.
Me doy cuenta de que eso te puede parecer frustrante.
Me doy cuenta de que te puede parecer difícil,
pues parece como si te estuviera diciendo, casi como para engañarte,
que si tienes miedo simplemente has de amar perfectamente y entonces estarás bien,
te verás libre de tu miedo.
Y en efecto, eso es exactamente lo que en realidad estoy diciendo.

La Biblia dice que no puedes querer a dos amos,
porque o bien odias a uno y quieres al otro, o viceversa.
Lo mismo sucede con el amor y con el miedo.
O bien tienes miedo, o bien amas.
El amor es libertad,
e igualmente, o bien eres libre, o no lo eres.
No es posible ser parcialmente libre.

Te he planteado una secuencia
en Un Curso de milagros1.
La secuencia te describe
cómo liberarte del miedo.
Es esta:
siempre que te encuentres en conflicto,
cuando no estés en paz,
date cuenta primeramente de que se debe a que tienes miedo.
Segundo, si tienes miedo,
es porque has elegido no amar.
Tercero, la única corrección para la carencia de amor es el amor perfecto.
Y, finalmente, el amor perfecto es la Expiación,
que es como decir que el amor perfecto
es la respuesta definitiva a cualquier cosa que pueda arruinar tu paz.

El amor perfecto ES todo lo que importa.
El amor perfecto ES la solución a todos tus problemas.
Y eso es verdad.
El Amor perfecto, el Amor de Dios, es extensión.
Y hay una razón para ello.
El amor imperfecto, o miedo, es la proyección,
que siempre conduce a la percepción.
Y hay una razón para ello.

El Amor Perfecto nace de un estado de ser invulnerable.
Procede del reconocimiento de que
no hay nada que pueda dañarte,
nada que te pueda quitar tu libertad.
Y, sobre todo, procede del reconocimiento de que
no hay nada que tú no tengas,
y que de hecho no hay nada que tú no SEAS.
Dios, en una palabra, podría ser descrito como todo:
sin carencia, sin falta, sin incompletitud…
simplemente todo –Todo Lo Que Es.

Y tú, como el Hijo de Dios, eres lo mismo.
Lo tienes todo.
Y, como Espíritu, lo ERES todo.
Así fuiste creado por Dios.
Y nada puede cambiar eso,
y menos aún tus vanas fantasías que crean
la ilusión de este mundo.

El amor, entonces, dicho muy simplemente, es el discernimiento de ese hecho:
el amor es el discernimiento de que tú lo TIENES todo
y lo ERES todo.
Cuando lo tienes todo, entonces, por supuesto,
no hay nada que te pueda faltar.
Como eres Espíritu,
compartir el todo que eres
te expande, y no te disminuye de ninguna forma.
Así, se sigue que, como ERES Espíritu,
el discernimiento de que lo tienes todo
te impulsa automáticamente
a querer DAR ese mismo todo.
Pues en el dar es como te sientes satisfecho,
y es lo que te llevar a ser más de lo que ya eres,
si es que fuera posible
ser mayor que todo.
Pero, por supuesto, eso no es posible.
Tu completitud, el todo que eres,
se expande sin hacerse más grande.
¿Paradójico? No lo es en realidad.

El amor es el dar que se extiende a Sí Mismo hacia fuera,
y no obstante regresa hacia Sí Mismo.
El amor es el inexorable compartir del discernimiento de todo,
momento tras momento tras momento… para siempre,
y hasta la ausencia del tiempo.
Y esa es la verdadera naturaleza de Dios.
Y, escúchame bien, esa es tu verdadera naturaleza,
pues eres el Hijo de Dios.

Solo hay Espíritu.
El Espíritu es Todo Lo Que Es.
Puedes pensarlo de la siguiente manera, si te sirve de ayuda:
solo hay Espíritu, solo hay energía.
E incluso este mundo, con toda la densidad de su materia,
es solo una forma densa de energía que,
en un instante, podría ser de nuevo transformada
–y será transformada un día–
volviendo a ser la pura energía del Espíritu.
El Espíritu es Todo Lo Que Es.
Y tú también, siendo Espíritu,
eres Todo Lo Que Es.

No hay nada fuera de ti.
Cuando veas con una visión verdadera,
nada te parecerá que está apartado de ti, de ninguna manera.
Pues en el discernimiento de la verdad
reconocerás que toda la Creación y toda la experiencia
son solo tu Ser, son tú Mismo,
aunque compartido perfecta y totalmente con toda la Creación.
No hay paradoja aquí.
Tú eres Uno.
Y tú eres Tú.
Y ambos son lo mismo.

El miedo siempre surge por la falta
de discernimiento interior de que lo tienes y lo eres todo.
Cuanto te falta ese discernimiento, percibes una falta,
percibes escasez,
percibes que podría existir algo
que tú no tienes,
y por tanto percibes que es posible
que exista algo que necesitas.
La contrapartida de esto es que percibes
que hay algo que tienes,
pero que te podrían quitar.
Esas dos condiciones conllevan miedo.

El miedo es el sentimiento que tienes
cuando ves la pérdida de algo
que percibes que tienes
y que crees que necesitas.
Asimismo, el miedo es el sentimiento que tienes
cuando consideras que no estás recibiendo algo,
algo que percibes que no tienes,
y que crees que necesitas.

Es tan simple…
siempre que experimentas miedo
es porque no has amado.
Y al final se debe a que no te has amado a ti mismo.
Has sido creado por Dios.
Lo tienes todo, lo eres todo.
Y cuando eliges no amarte a ti mismo,
simplemente crees que eso no es verdadero.
Eliges más bien creer
que hay escasez o carencia en tu vida.

La Expiación, la Reconciliación, que ES Amor Perfecto, es simplemente la constatación
de que todo es del Espíritu, que todo es de la mente,
y que todo ES tuyo.
Por tanto, decimos que este es un Curso de entrenamiento mental.

Como has elegido creer en el tiempo y en el espacio,
entiendo perfectamente que a la mayoría de vosotros
os parezca que sois incapaces de salir, en un instante,
de vuestra creencia en la carencia y la escasez.
Por tanto, cuando emprendas este entrenamiento mental,
cuando sigas este Curso que te conduce
a la Expiación, al Amor Perfecto y a la paz perfecta,
empieza tan solo con esta idea.
Y al final la idea va a traspasar tus pensamientos
hacia la experiencia, hacia los pensamientos reales y el conocimiento;
y entonces, serás libre.

Haz todo lo que puedas, a medida que disciplinas tu mente,
para darte cuenta de que TODAS LAS COSAS son de la mente,
que el hecho de tener algo, realmente solo está tan alejado de ti
como el pensamiento de que ya lo tienes,
aunque el pensamiento del cual te hablo
reside en tu experiencia,
más allá de los pensamientos que crees que estás pensando.

Ciertamente eres consciente de haber tenido pensamientos
sobre la posesión de muchas cosas –riquezas, relaciones, salud–
y te has sentido frustrado
cuando estas no aparecieron en tu vida.
El pensamiento verdadero, que está en el nivel de tu mente,
y en el cual habita tu poder creativo, es más que eso.
Llegarás a experimentar y a conocer esa verdad.

Así pues, escúchame bien cuando te hablo hoy.
Todo es Espíritu. Todo es Uno. Y todo es Amor.
Y todo eso es Tú,
porque eso es lo que tú eres, como Hijo de Dios.
Todo miedo surge de la creencia
de que tienes menos que todo.
Y la mentalidad milagrosa, la mentalidad “correcta”,
surge de la constatación de que tú eres, en verdad, todo,
y de que cada hermano también es todo.

La única función del obrador de milagros
es aceptar la Expiación para sí mismo;
el resto viene por añadidura.
Así pues, te encargo que hagas lo siguiente:
disciplina tu mente, tus pensamientos,
de todas las formas que puedas.
Y reconoce que siempre estaré presente para ayudarte
en el nivel de la mente y del Espíritu.
Disciplina tu mente para darte cuenta siempre
de que lo tienes todo, de que lo eres todo,
y entonces automáticamente desearás
extender ese todo,
compartir ese todo con todos los seres.
En verdad, una vez que te das cuenta, aunque sea por un momento,
de que lo tienes todo,
entonces constatas lo mismo automáticamente sobre tu hermano.

Si aún no lo has constatado,
entonces aún estás eligiendo miedo.
Y eso simplemente significa que todavía no estás listo
para hacer milagros bajo mi guía,
porque yo no puedo derrotar a tu miedo.
Si lo hiciera, no serías libre.
Para ti es más importante ser libre
–aun cuando eso consista en ser libre para poder tener miedo–
que el poder dejar de tener miedo contra tu voluntad
porque alguna fuente externa te lo quitara –aunque fuera Dios.

No temas. Tu miedo no puede dañarte.
La Expiación es una espada de un solo filo.
Los pensamientos que pienses y que estén libres de miedo,
te bendicen a ti y a todo el mundo.
Los pensamientos que pienses y que estén basados en miedo,
simplemente están basados en miedo,
y eso es todo.
No te dañan.
En ningún sentido cambian o destruyen
lo que verdaderamente eres en espíritu,
que es el Hijo de Dios.

En cualquier momento en que no estés en paz,
comprende que eso es miedo.
Entonces comprende que si tienes miedo es que has elegido no amar.
El remedio para la carencia de amor es el Amor Perfecto,
y el Amor Perfecto es la simple constatación
de que tú lo tienes todo,
y de que tú eres, en verdad, ese mismo todo.

Una vez que comprendes eso, la Expiación es tuya,
y eres libre.
Y, automáticamente, sin esfuerzo,
extenderás ese Amor que tú eres
a cada hermano y a toda la Creación.
Y tu recompensa será una alegría
que está mucho más allá de lo que probablemente puedas imaginar.

Bendiciones para todos. Eso es todo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: