Felicidad. Haskell: «Viaje más allá de las palabras». Un Curso de milagros RELOADED   Leave a comment

Brent A. Haskell; "autor" de “Viaje más allá de las palabras”

Brent A. Haskell; autor de “Viaje más allá de las palabras”

[- Podéis mirar en la página de índices, de Haskell, para encontrar los enlaces a estos textos traducidos, etc.
– Los PDF también están además en esta carpeta pública, que tengo en google.
– Sobre el uso del idioma en las traducciones y el modo de traducir o de revisar las traducciones, ver las notas en esta entrada que progresivamente iré completando.
– Esta transmisión aparenta haber sido dada claramente por la misma voz que dictó Un curso de milagros (UCDM), y que habló por la personalidad de Jesús.
– La siguiente parte del texto Viaje…, sirve como acompañamiento —más o menos— para las lecciones 99 a 105 del libro de ejercicios de Un Curso de milagros (UCDM) (según las indicaciones del propio Haskell en su texto publicado).]

Felicidad [lecciones 99-105]

Saludos de nuevo. Soy Jeshua. Hoy he venido
para continuar contigo mi comentario sobre
Un curso de milagros.

Tus lecciones de la semana pasada han tratado acerca de la felicidad.
Hoy hablaremos de ella.

Una lección previa decía,
“La salvación procede de mi Único Ser” (L96).
Eso es absolutamente cierto. Eso no puede ser modificado.
Sobre ello no tienes elección.
Pues SOLAMENTE EXISTE tu Ser Uno.

Así como la salvación procede de tu Único Ser,
también tu felicidad procede de Él.
Y también tu gozo, así como tu paz,
proceden de tu Único Ser.

He hablado frecuentemente de tu experiencia.
He tratado de decirte con palabras
que tú ERES tu experiencia,
lo cual es solo otra manera de decir,
que SOLO existe tu Ser Uno, tu Único Ser.

Hemos hablado acerca de tu invulnerabilidad,
y del hecho de que NADA en tu existencia
surge de ninguna parte que esté fuera de ti,
sino SIEMPRE desde adentro,
siendo, literalmente, una expresión creativa de lo que tú eres.
Tu mundo, tal y como tú lo percibes, es tú Mismo, tu Ser.
Pues no hay nada más que tú Mismo,
tu Único Ser.

Volvamos a nuestra conversación sobre la felicidad.
La felicidad de Dios es inquebrantable e inmutable.
Nada puede apartarla de ti.
Nada puede alterarla. Nada puede amenazarla.
Esto ya lo he sugerido
cuando comenté acerca de escuchar la Voz de Dios.
Dije que, cuando escuches la Voz de Dios,
atiende por el gozo, que es tu felicidad.
Y si nada puede amenazarlo de ninguna manera,
entonces estarás escuchando la Voz de Dios.
También te dije que, si estás escuchando la Voz de Dios,
no puede haber conflicto.

Esas ideas son en gran parte lo mismo que decir
que tu felicidad procede de tu Ser Uno,
pues, dentro de la Unicidad, hay solo unidad.
Y la unidad significa armonía total,
sin cambio, sin conflicto.
En verdad, tal y como te dije,
cuando estás experimentando tu Único Ser, tu Ser Uno,
el conflicto es incomprensible.
Como es obvio, solo el conflicto puede amenazar algo.
Así pues, cuando no estás en conflicto,
no puedes ni siquiera imaginarte nada
que pudiera amenazar tu felicidad.

Así que incluso las primeras dos reglas que te di
para escuchar la Voz de Dios son,
definitivamente, la misma.
Escúchame bien.
Este es el mensaje de Un curso de milagros:
todo es lo mismo;
todo es Uno.
Cuando reconozcas eso,
cuando lo sientas dentro de tu ser,
con certeza, sin conflicto,
entonces conocerás la salvación.

Tratemos ahora de imaginar lo que podría ser tu felicidad.
Recuerda, de nuevo,
que este no es un Curso para aprender pensamientos, ideas,
sino más bien para ir más allá de ellas hacia la verdad de lo que tú eres.
Así que ahora, al leer, trata de ir más allá de mis palabras,
más allá de tus pensamientos, más allá de tu análisis,
hacia tu experiencia, hacia tus sentimientos.

Tratemos de descubrir lo que podría ser la felicidad.
Imagina si puedes, solo por un momento,
ese estado de felicidad,
y de paz, de gozo, y de amor
(y todos son, por supuesto, el mismo estado).
Si pudieras imaginar ese estado tan solo por un momento,
te ahorrarías miles de años de tu tiempo.
Así que según lees ahora, intenta no pensar sino sentir.
Hay un lugar dentro de ti
en el que tu Espíritu sabe que tú eres Uno.
En tu quietud puedes encontrar ese lugar.
Encontrarás tu hogar, que se alberga dentro de ti,
y donde tu verdadero Ser Uno existe.
Sentirás que todo es Uno.
Y cuando sientas eso,
serás capaz de entender que, en realidad,
tu experiencia ES Uno contigo,
que tu experiencia ES tu Ser Uno, tu Único Ser.

Ahora, cuando leas mis palabras,
permítete experimentar lo que ellas representan.
Cuando leas “Unicidad”, permite que el sentimiento viva dentro de ti.
Cuando leas “unidad”, deja que el sentimiento esté dentro de ti.
Cuando leas “paz” deja que el sentimiento esté allí adentro.
Trata de sentir, de imaginar,
que todo lo que siempre has experimentado,
que estás experimentando ahora, o que jamás experimentarás,
es una parte unificada de lo que tú eres,
en armonía total contigo Mismo, con tu Yo, con tu Ser.

Trata de imaginar, aunque solo sea por un momento,
que, en tu Unicidad,
no es posible que nada pueda estar “afuera”;
que no es posible que nada estuviera fuera de ti Mismo, de tu Ser.
Y, entonces, cuando empieces a sentir
esa Unicidad, esa unidad, esa armonía,
permítete darte cuenta
de cuán realmente a salvo te encuentras.

Trata de imaginar, en esta perfecta armonía,
qué habría ahí que pudiera
provocarte daño o que te deseara enfermedad.
Por supuesto que no encuentras nada,
pues todo lo que encuentras es tu Ser.
Y eso es armonía perfecta.

Ahora, trata de imaginar, en este estado donde tú eres Uno,
donde estás en total armonía,
donde estás unido a todo,
donde estás totalmente a salvo,
trata de imaginarte siendo tan ABSOLUTAMENTE LIBRE
como para poder experimentar cualquier cosa que puedas imaginar.
Trata de imaginarte dinámico, en movimiento,
fluyendo, cambiando, entusiasmado.
Imagínate como un niñito
jugando con tu existencia en un mundo
donde no puedes hacer nada incorrecto,
donde no hay nada que pudiera siquiera sugerirte algo
que no te proporcionara alegría.
Imagínate a ti mismo libre,
en una libertad que conlleva CUALQUIER COSA que puedas imaginar.
Y en ESO es en lo que CONSISTIRÁ tu felicidad.

Esta felicidad de la que he estado hablando
es tu derecho, y es tu herencia.
Es lo que tú ERES como el Hijo De Dios.
Todo ser, cada aspecto de tu existencia,
es parte del Ser Uno.
Tú ERES el Ser Uno, el Único Ser,
así como yo soy ese Ser.
También Dios, el Creador, ES el Ser Uno.

Trata de recordar algún momento de tu vida
en el que sabías perfectamente que iba a suceder algo,
en el que SABÍAS QUE ALGO SUCEDERÍA,
Y EFECTIVAMENTE SUCEDIÓ.
Todos habéis tenido algún momento así.
Eso es un resumen sobre lo que es tu Espíritu, y sobre cómo funciona.
Trata de recordar alguna vez en que, por un momento, o por más tiempo,
SABÍAS, sin duda, sin conflicto, con certeza,
que algo iba a ser, y así fue.

Imagina ese sentimiento, esa certeza,
multiplícalo por miles y miles de veces,
y tendrás una idea de la certeza
con la cual Dios reconoce tu felicidad,
tu paz y tu salvación.
Dentro de Dios existe el conocimiento perfecto
de que eres solo paz, solo gozo,
solo felicidad y solo amor.
Y a pesar de los devaneos que te conducen
por esta estancia a través del espacio, el tiempo, los cuerpos,
y la ilusión (y todo ello es solo eso, una ilusión),
a pesar de tus vanas fantasías…
no hay duda, no hay conflicto,
sino solo una certeza total dentro de la Mente de Dios
acerca de lo que tú eres.
Existe una certeza, dentro de la Mente de Dios,
de que tú sigues siendo Su Hijo,
y que es miles y miles de veces mayor que cualquier certeza
que jamás hayas conocido.

Tú eres parte de Dios.
Eres Uno con Dios.
Y esa misma certeza TIENE QUE existir dentro de ti.
Trata de imaginar ahora, si puedes,
que tal certeza te va llevando
a lo largo del camino que va hacia tu propio gozo,
hacia tu propia paz y tu propia felicidad.
No hay NADA que pueda impedir
que alcances la meta de tu libertad y tu alegría.
Tus fantasías sobre que esto no es así, no son verdaderamente nada.
Tus fantasías acerca de que no es así, son mínimos retrasos
a lo largo del camino que es tal y como lo has podido imaginar aquí arriba, poco antes,
cuando tú RECONOCISTE que tu meta SERÍA alcanzada.

Ojalá puedas tener
una millonésima parte de la certeza de Dios acerca de ti,
y aplicarla a ti mismo al experimentar este Curso.
Ojalá puedas, en cada experiencia,
reconocer con esa misma certeza
que la experiencia no puede estar fuera de tu Ser,
que no puede ser otra cosa que tú Mismo, tu Ser,
y que eso estás viendo ES tú Mismo, tu Ser Uno.
Ojalá puedas saber, con esa misma certeza,
que el cuerpo, ya sea el tuyo o el de tu hermano, es una ilusión.

Porque hay solamente Espíritu, tu Espíritu, el Espíritu de tu hermano,
y ambos son expresiones del Ser Uno.
Así como Dios sabe de tu gozo y tu felicidad,
y sabe que son inevitables,
haz todo lo que puedas para reconocer
esa misma felicidad y gozo para ti mismo,
y para todos los demás seres.
Al hacer eso, te estás ahorrando
esos miles de años que hemos mencionado.

En la medida en que puedas aplicar
ese mismo conocimiento a tu mundo,
tus resentimientos y tus quejas pasarán rápidamente.
Te encontrarás a salvo
en el reconocimiento de que lo que parece estar fuera de ti
no es nada, sino tan solo imágenes formadas por tu Espíritu.
Y en ese reconocimiento,
todas tus pruebas físicas, dolores,
dolencias y enfermedades,
pasarán.

Eres ilimitado. Eres libre.
Eres libre para perdonar,
lo que significa constatar que
la ilusión es solo ilusión, y nada más.
En tu reconocimiento de que este mundo
es asimismo la ilusión de tu hermano,
te vuelves libre para salvar el mundo.

En el reconocimiento de tu Ser Uno,
te convertirás en el salvador del mundo,
pues tu Único Ser es Dios, soy yo, eres tú,
y es cualquier otro ser con el que te encuentres.

Verdaderamente, la salvación procede de tu Ser Uno.
El gozo y la paz proceden de tu Ser Uno.
La felicidad procede de tu Ser Uno.
Y el Amor… el Amor ES tu Ser Uno,
en su afluente belleza creativa, creciente y dinámica.

Siente eso profundamente dentro de tu ser.
Siente su verdad en el nivel donde tú eres Uno,
y serás libre.

Bendiciones para todos. Eso es todo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: