La relación sagrada y las siete piedras preciosas de la realización (Jayem)   1 comment

«The Way of Mastery», Jayem

The Way of the Heart, el primer libro de «The Way of Mastery», transmitido por Yeshua a Jayem

«Cuando llega la verdad, parece la última palabra; pero su última palabra siempre da a luz otra palabra.» (Tagore)

El texto que sigue es una traducción de este, de la página de Jayem (no es una “transmisión”).

Jayem, por lo que vamos viendo, es una de esas personas que ha transmitido al “Jesús más coherente”, o con las palabras más bellas que parece que hoy se pueden transmitir a este mundo.

Sí, es ese mismo Jesús, es ese espíritu que encarnó en Jesús, que parece ser fundamental para este universo (ver El Libro de Urantia), y que desea ante todo que, a la vez que lo aceptemos plenamente… nos “independicemos” de él —también plenamente—, para ser realmente uno con él y con Dios, en igualdad.

Los materiales de Jayem son básicamente los llamados “The Way of Mastery”.

Se trata de algo que por lo que empiezo a ver ahora (2013), es muy parecido al magistral curso de Mari Perron, Un Curso de amor. Así que de cierto modo también sirve de perfecta “continuación” de Un Curso de milagros (por ejemplo para cuando os obsesionéis demasiado con este “primer curso” que, como sabemos, fue transmitido a Helen Schucman y Bill Thetford).

_____

La relación sagrada y las siete piedras preciosas de la realización
(Jayem)

La profundidad de lo Sagrado en nuestras vidas, que es la cualidad de amor, conexión y vitalidad, refleja cómo de profundamente permitimos que el Absoluto, o Amor, nos transforme a nosotros y a nuestras relaciones. A medida que regresamos y llevamos a la luz toda la oscuridad que se ha instalado dentro, comenzamos a disolver los obstáculos que nosotros mismos hemos creado ante la reluciente presencia del Amor, que es nuestra verdadera identidad. Nos quedamos estupefactos debido a que nos damos cuenta directamente que Dios no está en absoluto tan lejos. De hecho, aprendemos que cuando estamos verdaderamente presentes, como encarnación del Amor en el mundo, inmediatamente tenemos a Dios, y Dios nos tiene.

No obstante, pocos de nosotros han mostrado el camino al Amor. ¡Conseguimos la mayor parte de nuestro aprendizaje en el tira y afloja de un esforzado proceso de entrenamiento! Tras muchos moratones, o bien nos retiramos a un caparazón seguro (incluso en una relación) o bien indagamos sobre qué es lo que no funciona y, despacio, comenzamos a descubrir lo que sí funciona. Este descubrimiento siempre llega como una revelación, puesto que lo que funciona en las relaciones santas, amorosas, ¡es exactamente lo que los sabios han estado enseñándonos que funciona en la búsqueda de la iluminación!

La relación Sagrada requiere una transfiguración de ese yo que habíamos pensado por nuestra cuenta que éramos. Requiere entonces desmantelar los velos que hemos construido en torno a nuestros corazones para mantenernos a salvo, descubriendo nuestra propia autenticidad y viviéndola plenamente, dándonos cuenta de todas esas cintas [tapes] que hemos adquirido en el pasado, y cultivando la capacidad para empatizar de verdad, para entrar sensiblemente en el alma de otro, para devenir uno con otro, ya sea en la alegría o en el dolor. La Relación Sagrada requiere el mismo tipo de transfiguración que el místico debe atravesar para devenir uno con Dios. En ambos afanes somos llamados a entregar, rendidos, todo lo que hemos conocido, y a devenir literalmente el recipiente en el cual el Absoluto, como Amor, fluye en el amado. Nuestro rechazo a entregar nuestras percepciones previas, nos bloquea a la hora de poder llevar a cabo relaciones más elevadas y más satisfactorias, así como mantiene al buscador de Dios para siempre como un buscador.

El Secreto para experimentar tanto las Relaciones Santas como la presencia de Dios es lo que yo llamo “Espacio de Respirar”. El principio es simple: nada puede fluir a un espacio que ya está lleno. Si el espacio de nuestros corazones y mentes estuviera lleno de Sacralidad y de Dios, ¡no podríamos sentirnos tan insatisfechos! Esto solo puede querer decir que “no hay sitio en el hotel” [there is “no room at the Inn”]. Esto es, nos hemos convertido en alguien lleno de algo que impide que fluya hacia dentro nuestro lo que más podría satisfacernos. Si esto no fuera cierto, ya tendríamos lo que hemos anhelado.

Me gustaría ofrecerte las Siete Piedras Preciosas de la Realización [Fulfillment]. Sé que si las envuelves con tu alma, te llevarán de maneras inimaginables hacia y a través de la tierra de la transfiguración, esa tierra que es lo único que puede regalarte con la satisfacción de tu anhelo por la Relación Santa.

Primera Piedra

Lo que anhelas, está a su vez anhelando por ti. El viaje a la satisfacción del alma comienza reconociendo que el deseo y el anhelo que sientes, ya sea que parezca estar dirigido por el anhelo de Amor en una relación humana, o bien en una relación espiritual con Dios…, está ya apareciendo, dentro de ti, como sacralidad. Ese anhelo necesita ser una prioridad en tu vida. Adelante, zambúllete y plantéate claramente tus anhelos más profundos. ¡Y entonces date cuenta de que este mismo anhelo es realmente la manera en que el Universo te está llamando!

Date a ti mismo el espacio de respirar necesario para poder sentir tus más profundos anhelos y deseos. Este es el auténtico primer paso para poder ser capaz de recibir la satisfacción de aquéllos.

Piedra Dos:

Harry Truman hizo famosa esta simple frase: The buck stops here [queriendo decir que me responsabilizo y ya no paso la responsabilidad a nadie]. En nuestra búsqueda de sacralidad, tanto humana como divina, debemos escoger libremente interrumpir la tendencia que el ego tiene, la de pasar el relevo de la responsabilidad. Te invito aquí y ahora a tomar una respiración profunda y a decir lo siguiente dentro de ti, hasta que se filtre en tus células:

Yo, y solo yo, creo mi experiencia. Todo lo que veo, tengo, hago y soy es debido a mi elección perfectamente libre. Libero al mundo de cualquier culpa que haya colocado sobre él o sobre cualquier persona.

Hacerse cargo del 100% de responsabilidad libera una energía enorme que una vez derrochábamos fabricando excusas, defendiendo nuestras opiniones, y alistando a otros en nuestras tristes, tristes historias. Como dice Un Curso de milagros: “¿Prefieres tener la razón, o ser feliz?”. La decisión de tomar sobre sí mismo el 100% de la responsabilidad, abre una puerta mágica entre lo que has sido, y lo que puedes devenir. Adelante, ¡hazle espacio a esta decisión clara ahora!

Piedra Tres:

Sé tú mismo aquello que quieres atraer. En el reino de la transformación del alma, recibir lo que anhelamos funciona mediante la Ley de la Atracción. Por tanto, en tu búsqueda de relación santa, satisfactoria, elige ahora contemplar honestamente cómo aquello que quieres atraer está bloqueado, ¡y toma alguna acción correctiva! Siguiendo especialmente la Piedra Dos, deja de perder el tiempo quejándote sobre el amor y la sacralidad que no estás obteniendo de tu compañero/a (¡o de la falta de uno/a!) y enfócate por entero en estas simples cuestiones:

— ¿Cómo puedo estar más presente hoy?

— ¿Cómo puedo, justo ahora, extender amor sagrado a mi mundo?

Cultiva el darte cuenta de que la mente se mueve siempre e inmediatamente en dirección a las respuestas. Siguiendo las indicaciones interiores, nos dirige hacia la experiencia de extender amor en el mundo, y, cuando damos, inmediatamente recibimos. Honra y sigue tus propias indicaciones para extender amor en el mundo.

Piedra Cuatro:

Lo que está oculto debe ser revelado antes de que pueda ser sanado. En la Relación Santa, la Transparencia es absolutamente esencial. Tal y como Jaquelyn Small señala en su excelente trabajo, Awakening in Time, si está sucediendo bajo tu piel, es tuyo. Usa todos los sentimientos y percepciones que surgen en la danza del compañerismo [togetherness] a la cual me he referido llamándola “Indagación Radical”, alcanzando así la verdad más profunda sobre nuestras reacciones. De este modo, desvelamos qué es lo que provoca que no demos amor y presencia. Por ejemplo: toda la ira contra algo o alguien es finalmente un velo que cubre un miedo a algo. En innumerables sesiones de sanación de pareja , y en mi propia vida, he sido testigo del poder milagroso de la indagación radical en las reacciones que surgen en la relación, cuando el miedo primario es descubierto y dejamos que sea completamente sentido. Siempre produce cercanía y conexión, que son los auténticos distintivos de la sacralidad. Como un místico budista o un aspirante espiritual, todo nuestro verdadero trabajo es el de descubrir cómo el Miedo ha anidado en nuestros corazones y mentes, usurpando así el lugar donde el mismo Amor del Absoluto anhela morar con nosotros.

La transparencia es una habilidad fácilmente aprendida y aparentemente simple; no obstante, requiere tiempo y práctica para todos nosotros, ¡ya que es lo opuesto a todo lo que el mundo nos ha enseñado a hacer!

El compromiso de ser maestros en transparencia nos lleva a darnos cuenta profundamente de algo inestimable: la capacidad de amar y ser amado profundamente, y la experiencia directa de la Presencia de Dios. En dos palabras, Libertad del alma.

Comienza entonces a crear el Espacio de Respirar necesario para que pueda florecer la transparencia, comenzando por preguntarte esto a ti mismo:

¿Qué sentimiento o qué temor he quizás ocultado a mi compañero? ¿Esto ha provocado cercanía o distanciamiento?

Comprométete a buscar y aprender las habilidades necesarias para crear una comunicación segura y transparente en tus relaciones. Una gran guía para empezar es un libro de mis amigos, Gay y Kathlyn Hendricks, titulado Conscious Loving. Recuerda, la transparencia revela todo lo que debe ser curado en nuestras mentes para que florezca la Realización, tanto en nuestras relaciones personales como en nuestra relación con lo Absoluto.

Piedra Cinco:

¿En qué universo has estado viviendo? Si esto parece una pregunta rara, considera estas palabras de Albert Einstein:

Solo hay dos maneras de vivir tu vida: una es pensando que nada es un milagro; la otra, como si todo lo fuera.

Me gusta reforzar esta Piedra Preciosa hablando sobre algo muy importante para nuestros corazones y mentes: los posibles lugares donde vivir. En el Universo donde nada es un milagro, puede sucedernos algo amenazante: ¡errores! Cuando vivo en ese Universo, no puedo estar seguro sobre mí mismo nunca, y tampoco, y especialmente, lo puedo estar sobre ti. Hay tanto de nuestro sufrimiento cuya raíz puede verse en nuestra certeza de que es el otro quien nos ha fallado…, de algún modo… Se cometió un error. En este Universo, debo instalarme en mi condición de víctima: ¡los demás provocaron mi infelicidad! Pero desde luego que… ¡esto es lo opuesto de todo lo que nuestras previas Piedras Preciosas nos dijeron! En el Universo Milagroso, sin embargo, no hay errores. ¡Todos los acontecimientos son vistos entonces como un apoyo de Amor, desplegado para alentarnos hacia el Despertar, para salir de nuestras ilusiones! Todos los místicos y sabios han vivido en el Universo Milagroso.

Disfruta del Espacio de Respirar expandiéndose en ti a medida que relajas tu cuerpo. Respira uniforme y profundamente, tómate 15 minutos ahora para no hacer nada sino contemplar lo que te rodea: un objeto en tu mesa de cocina, la cualidad de la luz en el cielo, o cualquier sonido que venga y se vaya. ¿Acaso sabes realmente lo que son todas esas cosas, o cómo realmente han llegado a existir? ¡No! Los sabios saben que su dicha [bliss] procede de aceptar el completo milagro de todas las cosas, surgiendo y pasando. Simplemente mira, oye, y aprecia el Misterio tocando tus ojos y oídos.

Piedra Seis:

Un dicho popular, uno que de muchas maneras mantiene el mundo girando mientras no va a ningún lado, es este: la felicidad es algo causado por ciertos exitosos arreglos de la gente, de los lugares y las cosas a mi alrededor. Si sientes que tal pensamiento no te tiene agarrado de alguna manera, piensa en todas las veces que te sentiste infeliz, ¡mientras que tu mente se obsesionaba sobre los cambios que deberían ocurrir para que tú pudieras ser feliz! Pero, he aquí la verdad sobre la felicidad:

La felicidad es una elección, y no tiene, literalmente, ninguna causa en ninguna condición externa, en absoluto. La fuente de la felicidad está en nuestras mentes infinitamente poderosas, y en nuestra libertad de elegir.

Para crear Espacio de Respirar alrededor de tu experiencia de Felicidad, pregúntate a ti mismo lo siguiente:

“Qué condición(es) he puesto para poder ser verdaderamente feliz? ¿Seré feliz cuando ______.? “

Ahora, imagina que te sientes como cuando dicha condición se cumple. Familiarízate con esto en tu cuerpo. ¡Entonces, decide disfrutar sentirte así, ahora! Recuerda, en la transformación del alma, y cultivando Sacralidad en nuestras vidas, la Ley de la Atracción es suprema. Para experimentar la mayor felicidad en la relación con Dios, y con otros compañeros humanos, crece tú mismo en un campo de felicidad, y ¡mira cómo tu vida comienza a cambiar milagrosamente!

Piedra Siete:

Mae West fue maestra en lo siguiente: hazte el o la amante más capaz posible, y aprende a mirar cada momento de la relación como una oportunidad para literalmente “hacer el amor y no la guerra”. Darte a ti mismo esta tarea es el sumo acto espiritual. Imagina cómo podría ser nuestro mundo si todos practicáramos el mantra que nos fue dado en el siglo XIV por el místico-poeta sufí Hafiz: en todos los instantes de todas las relaciones piensa: “Querido/a, ¿cómo puedo ser más amoroso hacia ti, cómo puedo ser más bondadoso?” Para crear el Espacio de Respirar de modo que pueda emerjer el amante en ti, simplemente usa las palabras de Hafiz cuando interactúes con otro, ¡al menos 10 veces al día! También, sintoniza con un tiempo en que te sentiste completamente amoroso. Siente los sentimientos que estaban presentes contigo entonces. Familiarízate con ellos, créalos ahora, solo para el disfrute, y entonces haz lo siguiente que te pida la vida hacer, desde ese sentimiento amoroso, ¡y sin importar lo que sea!

Y ahora, aquí está el secreto más profundo que te puedo dar. Es la verdad y la esencia de todos los evangelios y enseñanzas; la auténtica esencia de la iluminación:

Tú eres Ese Reluciente Uno [That Shimmering One] que creó tu cuerpo-mente como un dispositivo a través del cual extender amor en la creación.

Tu sola existencia es sagrada más allá de toda medida. ¿No es ya la hora de dejar el Síndrome del Alma Reacia, y abrazar tu mismísima vida con pasión y honra? ¿Quieres unirte a mí en un compromiso para vivir Sacralidad en todas tus relaciones, mientras se abre el Recuerdo de Dios? No tienes que esperar hasta que sepas cómo hacerlo. ¿Por qué? Porque lo Absoluto, el auténtico reino de lo Sagrado, anhela por ti tanto como tú anhelas por él. Tu mero compromiso pondrá en marcha toda clase de cosas que pueden apoyarte en tu deseo. ¡El Universo que has aprendido a ver como algo ajeno, mecánico y separado de ti, comenzará a conspirar —esto es, a respirar contigo— para apoyar tu transformación! ¿Puede acaso merecer algo más la pena que el viaje en que millones de nosotros resurgimos de nuestra hibernación y elegimos activamente bendecir este mundo con la Sacralidad de Quienes Realmente Somos?

Anuncios

Una respuesta a “La relación sagrada y las siete piedras preciosas de la realización (Jayem)

Suscríbete a los comentarios mediante RSS.

  1. Bueno, esta Web está llena de TESOROS, ¡qué banquete me estoy dando!

    ¡GRACIAS!

    Aprecio tu labor, Iván

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: