La luz en la que vemos. Mirar con las gafas de los antepasados: la tragicomedia de servicio cósmico   3 comments

En el fondo, como siempre, ¡qué simple es todo!

Vamos teniendo poco a poco algunas cosas “claras”, quizá al ir perdiendo el miedo.

La gente somos el universo.

Cada uno es el universo por igual aunque siempre a su manera.

Podríamos decir que esto es la paradoja de la personalidad… que no es “el ego”… (la “personalidad”, algo esencial en el universo).

Literalmente todos estamos relacionados con cualquier otro aspecto, y esa relación es real.

De hecho la relación en general —y en concreto la global de cada uno con todo— sería “más real” que la “experiencia temporal” actual.

Hemos oído cómo la gente relata a veces —cuando “muere”— que siendo de nuevo “mente” (en un sentido “bueno” de “mente”) acceden a un estado a menudo tranquilo. En él pueden estar en varios sitios a la vez, o pueden estar en muy poco tiempo en varios sitios…, con cierta visión de conjunto pero también muy detallada… y dependiendo seguramente de los enlaces y las intensidades emocionales que les enlazan con “otra” gente, sitios, etc.

Por ejemplo, cuando tenemos cosas “no resueltas” con nuestros antepasados, e incluso aunque no los hayamos conocido… esos antepasados —que son igual que nosotros (son todo el universo)— son la luz en la que vemos, son las gafas o la luz con la cual vemos.

Podríamos decir que ellos, al ser todo el universo, se quedan un poco con la mosca detrás de la oreja tras morir, y seguramente les servimos para lo siguiente:

— por ejemplo a través de los errores que cometemos en estas más o menos espectaculares vidas…, les servimos. Esos errores serían a menudo muy parecidos a los suyos. Así sería como ellos pueden “verse”, pueden realizar eso que se nos pide que hagamos ahora en vida: ser mejores observadores, ser cada vez más unos mejores observadores de la vida (en vez de juzgarla)… intentando sentir inocencia, paz…, cuando miramos lo que pensamos, lo que nos sucede.

Así que los antepasados, viendo de cierta manera “a través nuestro”… siendo parcialmente “nuestros fantasmas” y nuestras “gafas de ver”… y en ese estado de “ser todo” (aunque aún parcialmente “todo”)…, pueden ver o pueden “vivir”, de otra manera, el mismo tipo de errores que quizá ellos vieron o cometieron “en vida”…, y así pueden “perdonar”, es decir, quitarle hierro al asunto en general (viendo a través de esta película temporal que nosotros estamos encarnando tan plenamente…, y con —digamos— nuestro “ADN” haciendo de puente… etc.).

Entonces, todos aquí, en mayor o menor grado, servimos como actores en una “tragicomedia” de servicio cósmico.

Y, como sabemos, podemos aligerar todo dependiendo de cómo vivamos nuestras vidas aquí, ya que todos también tenemos libre albedrío. Y puesto que somos igual que los antepasados, somos “todo el universo”.

Es decir, tenemos una igual conexión con el Todo, con la esencia creadora de ese Todo —con ese “algo” que está digamos “más allá de cualquier universo”, y que es lo que por ejemplo en constelaciones familiares se llama “algo más grande”…, o lo que podemos llamar consciencia crística (en tanto que se le llama “Cristo”, o “Buda”, a lo que seríamos en el fondo: UN SOLO SER… un “hijo” de cierto modo creado por una misma esencia (Dios-Diosa)).

En un momento dado todos estamos viendo con las gafas de nuestros antepasados, a los cuales, cuando nos ven (y muchos de ellos guardan una parte de su energía o mucha para de cierto modo “vivir” con nosotros nuestras vidas aunque parcialmente desde un lugar fuera del espacio-tiempo…)…, cuando nos ven… les debemos estar ayudando a “perdonarse” a sí mismos…, es decir…, a perdonar en general, a no sentirse separados de la esencia de Amor que realmente nos creó.

Es decir, les estaríamos ayudando a veces con una vida por entero a tener otra perspectiva de cierto asunto…, a sentir cómo se sienten todas las partes involucradas en “un problema”, o una experiencia… y en general les estaríamos ayudando simplemente a sentir muy profundamente todo…, y tan profundamente que incluso ya lo hacen sin cuerpo.

Seguro que a veces les ayudamos a sentir que pueden seguir…, seguir en un camino que asciende en ese “bienestar” profundo que, en el nivel de los ya-no-cuerpos, se llama “gloria”… :)… les ayudamos a sentir que pueden “superarse”… que SON más allá de toda apariencia… que pueden ampliar su experiencia… que pueden “vencer” este tipo de realidad —pues habría infinitos tipos de realidad, y todos estaríamos relacionados con todas ellas.

En el fondo esta visión digamos más global sería algo más importante que la visión física (esa visión física que sería otro aparato biológico más…, sobre el cual, desde la mente, podemos proyectar consciente o inconscientemente “síntomas”, etc.).

Resulta difícil creer que seamos el universo, que seamos todo (“uno con Dios”)… y que por tanto “Dios exista”.

Dios sería el nombre del “lugar” de donde verdaderamente salimos, como mentes, mentes con múltiples capacidades.

Con ese nombre estaríamos nombrando lo que es “el garante” de la unidad… de la unidad en eterna metamorfosis ascendente y realmente funcional de todo lo que vemos y de mucho más… y sería el nombre de esa “Relación Total” que sustentaría lo que de una forma más real somos: somos esas plenas y también totales “sub-relaciones”; todos lo seríamos (esas relaciones con todos los demás aspectos de la creación-relación —sin jerarquías en realidad).

Es difícil de creer, pues estamos muy especializados en habitar cuerpos, en enfocar la atención de nuestra consciencia en lo físico —cosa esta que ya nos cuesta a menudo mucho esfuerzo… y sufrimiento percibido… así que vivimos en la mentalidad de pérdida y creemos que podemos realmente perder algo si dejamos esta obsesión física (por eso en parte se nos tiene que obligar con la muerte, por nuestro empecinamiento en el nivel de las creencias).

Habitar cuerpos es algo quizá tan trabajoso…, y más en este estado tan primitivo-cultural… en esta civilización que como decíamos se cree tanto la separación… que parece hacerlo todo mucho más trabajoso aún.

Es tan trabajoso quizá… que entonces nos resulta difícil creer que es cierto que literalmente somos todo eso que vemos (y más)… que somos “todo el universo”… y que ésto sea algo compatible con seguir teniendo la consciencia actual, la de estar aquí y poder comunicarnos con los demás aquí.

Y no solo sería compatible sino que parece que hasta ayuda.

Sería compatible según lo que nos dicen las transmisiones o canalizaciones, y según lo que nos transmite alguna gente que experimenta hoy con naturalidad alguno de esos hechos de la “realidad ampliada” —realidad a la que todos “llegaremos” (pues parece que desde siempre ya estamos en ella).

Y, en general, el universo y todo universo consistiría —a su modo— en esa especie de ciclos del alma, donde la Relación Total se auto-experimenta en nuestro ascenso glorioso en capacidades… en capacidades de reconocer esa sub-relación total que realmente somos todos, con todo —cada uno a su manera, pero todos con todo, y por eso sería imposible juzgar…, o sería imposible estar REALMENTE diferenciados.

Esta ampliación o expansión de consciencia parece que es, entonces, por otra parte, la “solución” para todos nuestros problemas.

3 Respuestas a “La luz en la que vemos. Mirar con las gafas de los antepasados: la tragicomedia de servicio cósmico

Suscríbete a los comentarios mediante RSS.

  1. Archivando comentarios sobre el tema, que hice por ahí:

    Hoy (18 / 9 / 2013) fue maravillosa mi primera sesión con una médium como Anne Germain.

    …enlace a su web…

    Aparecieron varias cosas principales de mi familia… vía la emoción… mensajes muy bonitos de dos personajes importantes en mi vida y la vida de mi familia… dos personajes ya “muertos”.

    … son breves mensajes que espero poder poner por ejemplo a mi abuela… pues la sesión es grabada.

    _____
    …a ver si es verdad que se me desarrolla también ese “don” 🙂 que en parte todos tendremos en el pasado-futuro…

    …o un don parecido :)…

    …pues qué gozada “ayudar”… qué gozada ser médium…, o similar, etc., ayudando a sentir el dolor… co-sintiendo…

    Es lo que venimos a hacer aquí (con-sentir, a consentir)… venimos a no reaccionar cuando surgen ciertas energías con la gente… lo único que la situación sanadora es eso a lo bestia, pues las energías que salen pueden ser muy “oscuras” (esto no ocurrió hoy, lo digo en general).

    ¡La vida está llena de “energía oscura” que vemos fuera creyendo que no tiene nada que ver con nosotros!

    Y como ya sabemos… todo tiene que ver con nosotros en el fondo.

    Hoy no estaba yo nada quejicoso, simplemente iba a “recibir mensajes” (como se hace de cierto modo también con constelaciones familiares, regresiones…: revivir…, re-pasar…, mensajear… re-observar).
    ___

    Voy siquiera empezando a hacerme la idea de lo que supone ser “canal”…… es tan tan lógico que se tenga que estar lo más “purificado” posible…

    …qué difícil es “vibrar alto” en según qué situaciones… por ejemplo qué shock salir al tráfico de la calle desde esta sesión…

    … por un lado qué gran dispositivo mata-sentires que es esta civilización…

    …qué macabra celebración de la explosión y lo insano y demente…

    …pero así vemos fuera, en el desastre fuera (el tráfico…, el asesinato lento de nuestros cuerpos con los productos químicos…, etc.) lo dementes que estamos “dentro”… en nuestra mente, en sus creencias (creencia en la escasez, carencia, separación…).
    ___

    La vida es una no-tómbola interdimensional
    Todos mostrándonos entre todos las creencias dementes que mantenemos en nuestras mentes… hasta que nos “depuramos”…

    Mientras… hay que agradecer igual al asesino que al corrupto o al “bienhechor”

    Somos UNO literalmente

    (q fuerte)

  2. Podemos decir: “solo me sirve lo que yo experimento”…
    Y archivo entonces comentarios sobre eso, que tienen que ver con lo tratado arriba, también (claro):

    —————

    Está muy bien, y a la vez también es una trampa cuando decimos “solo lo que yo experimento”.

    ¿Quién es ese yo?

    En el universo no se puede vivir sin una especie de “aceptación de la paradoja”…
    Y la claridad expansiva que alcancemos en el fondo será inexpresable… pues dependería del contacto con eso inefable que realmente somos (Amor).

    ¿Sabes entonces por qué una cosa sería
    — experimentar… y otra cosa sería
    — darse cuenta de lo que se está experimentando?

    Porque el sentido de ese “yo” que experimenta cambia…, se expande, evoluciona realmente… (como en realidad bien sabrás y habrás experimentado).

    La inercia que vivimos… nos hace no poder percatarnos de cosas, de cambios, etc.

    …llevas viviendo y llevamos todos viviendo durante toda la vida ese “vivir y ver todo bajo otras luces” (las de quienes no son nosotros mismos… es decir, llevamos toda la vida normalmente no siendo “uno mismo”).

    Simplemente todo es pasar desde:

    — el estado de creencia (de la cual una manifestación es esa DUDA que tienes, y que en realidad es daño autoinfligido)…

    — a la certeza.

    …y esto es simplemente… querer ser felices.

    Casi nadie quiere ser feliz.

    Profundamente uno no cree que deba ser feliz… y… por tanto no creemos que podamos serlo.

    Uno se conforma con “mínimos”, con cubrir el expediente, con “al menos no estar mal”… “al menos estar sano”… etc. etc.

    Claro……en el apropiarse de “Dios”, por parte de las religiones…, tales religiones* tapan —tapamos con ellas— el simple hecho de que somos uno con Dios-Amor (es decir, uno con la felicidad y el amor “perfectos”).

    Es demasiado simple para el ego, y por tanto el ego pone muchas mediaciones (todos las ponemos, igual que hacen las religiones).

    Las mediaciones sirven y no sirven —a la vez.

    ____
    *… es decir, todos nosotros (pues vivimos en el mismo mundo donde se dan estas religiones)…
    ___________________

    Entonces no es cuestión de fe, sino algo que mucha gente ha comprobado (es algo tan grande y poderoso que por eso hay tanto ruido en torno a figuras de esta realización plena, como Jesús, etc.).

    Este es de todas maneras lo queramos o no… un “camino experimental” —lo que pasa es que a veces no lo llamamos así (re-unirse con Dios-Amor)…… pero da igual…, solo es cuestión de nombres: “evolucionar”, etc.… es todo lo mismo.

    Todos estamos en el mismo camino en el fondo (también los “ateos”, y a veces como los que más).

    Estamos en el darnos cuenta de que somos uno con el Todo creador (felicidad perfecta).

    Es el camino en el que estás y estamos todos, con la propia vida de uno.

    Estamos todos en esa especie de “ciencia” de la propia vida de uno mismo.

  3. Un texto que salió un poco como compañía del de arriba:

    Qué simple es el mundo.

    Somos seres que, en eso que parece la realidad, parece que nos parecemos.

    Nos damos cuerpos, como instrumentos para la comunicación.

    Los cuerpos en una relación. El “habla”, los mismos 5 sentidos…, y más o menos las mismas “necesidades”.

    Los cuerpos aparecen ahí…, y parecen similares.

    Lo son para que sintamos esa cercanía, esa intimidad mediada por objetos y procesos.

    ¿Y la cercanía con un perro?

    Qué curioso.

    La cercanía.

    Parece que, en el parecer, a veces nos cuesta más digerir lo demasiado cercano; lo humano, el otro pringa.

    Es tan parecido el otro; y sin embargo por ello el más mínimo detalle es un mundo.

    No nos aguantamos a nosotros mismos y eso en gran parte es lo que se refleja en la enorme importancia de los detalles, en las relaciones humanas.

    Hay todo un mundo de distancia, mundo que ponemos ahí para que se vean claras las elecciones “diferentes” del “otro”… tan diferentes… su diferente forma de “elegir sufrimiento”… o de elegir disimular…

    … unas necesidades demasiado parecidas… que a veces se “solucionan” de muy diferentes maneras.

    …y entonces, el mundo se interpone, se pone entre nosotros.

    Al mismo tiempo que “un mundo” es lo que pretendidamente “compartimos” (falso).

    Hacemos un mundo que pringa, pringoso: el de al lado se parece demasiado, y en su parecerse tanto (a veces hasta se reivindica pertenencia: “mi hijo”)… en el parecerse… la más sutil diferencia en la satisfacción, en cómo nos conformamos y satisfacemos en nuestra vida…, deviene enormemente no digerible…
    … el otro pringa…, puede por ejemplo “competir” con nosotros :)…

    …la paradoja que venimos a resolver vida tras vida aquí… ¡ay que me quitan a mi novi@, ay!
    🙂

    ¡Ay que no conservaré esto o lo otro!
    Es un mundo que precisamente solo existe para que tal cosa pueda suceder —el juego de la separación, a ver si una vez más nos creemos como tontos que las pérdidas son reales.

    “El otro” también manifiesta lo más grande —”en el interior”.

    Porque pareciéndonos, como es lógico, compartimos una misma historia.

    La historia que al final se alimenta de una perfecta Comprensión.

    Qué curioso juego, entonces, en definitiva, entre “lo hormonal”, las emociones-creencias… la manifestación de las sombras de lo cultural y las cargas individuales no integradas, los fantasmas literalmente presentes…

    … la vivencia del tiempo. Reflejando.

    “Hermanos” que pringan…, pero hermanos que son solo Luz… y solo tenemos que decirnos esto…, que insistir en ello… y eso veremos… la Luz en la que viven —por igual que nosotros, Luz.

    Lo que más nos molesta de los demás es Luz disimulada.

    El proceso que molesta es el disimule de la luz… tan cercano a nuestro propio disimular.

    Qué difícil es siquiera querer empezar a decirse todo esto.

    Todo pensamiento es luz…, y toda forma es pensamiento-creencia manifestado… en cualquier dimensión…

    Y en realidad solo somos luz acunada en el amor perfecto.

    Entonces, felizmente, ya está el tren en sus raíles, pues la eternidad que resta es ya solo una meditación sobre esto… a la luz de las cosas pringosas del mundo… y todo ello sin pensar… es decir, integrando mente y corazón, la mente en servicio…

    …a la Vida y en la Vida que somos:

    Dios
    *

    ____

    * Dios nos cae mal.
    Es un hecho.

    Pero “Dios” NO nos cae mal debido a todas las historietas de las religiones… tan “malas malísimas” ellas… y todas esas gaitas…

    …nos cae mal porque sabemos muy profundamente, perfectamente, que Dios quiere a todos por igual, hagan lo que hagan… sean quienes sean… (sin embargo nosotros bien que querríamos que hubiera gente CONDENADA para siempre … o bien queremos ser nosotros por nuestra cuenta quienes corregimos… etc.).

    Menos mal, entonces, que así a bote pronto literalmente somos Dios (uno con…).

    Lamentablemente para nuestro ego, nuestra esencial mental (alma) fue creada por ALGUIEN…

    Y, mientras tanto, quien más quien menos al menos durante una etapa de su vida, es un “desalmado” —lo que es una simple constatación, en la vida de cada uno, de todos, pues NADIE se salva de tener un ego, es decir, de creer que está REALMENTE separado de los demás.

    ¡Qué creencia más profundamente instalada! ¡Ego! ¡Separación! ¡Diferencias hechas reales!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: