Aspectos de la negación   1 comment

imagen corazón en círculo

Ya hablábamos por aquí de ello… y seguro que os disteis cuenta de que nos pasamos todo el rato negando y proyectando.

Van las dos al mismo tiempo.

NEGAMOS la igualdad con respecto a los demás, y de muchas maneras:
— al acusar a otros (aunque sea muy sutilmente)…, para quizá nosotros poder parecer mejores o peores (ante nosotros mismos o ante los demás)… o más inocentes, o más “culpables”…
— en una especie de… en general… “eterna” comparación, que parecemos estar sutilmente haciendo, con todo el mundo…
— o con la actitud fundamental de “uso”, de usar a alguien o algo… de querer sacar algo de una situación con alguien o con algo…,
— o al querer “demostrarle” algo a alguien…,
— o, simplemente, por querer ver que todo lo que parece estar “fuera” de mí (objetos, seres) es algo que realmente está afuera……
…etc.

Inmediatamente, entonces, como ya acabamos de ver… tras negar nuestra igualdad…, o a la vez que lo hacemos…, lo que enseguida “hacemos” es PROYECTAR, “juzgar”.

Así, podemos llamar, a todas esas comparaciones, acusaciones, usos, separaciones…: “proyección”, o actitud de “juzgar” —por ejemplo en el sentido de querer “hacer las diferencias reales” (con ello a veces hasta “condenando”).

Entonces, volviendo atrás…, cuando…:
— NIEGO (en actitud a menudo sutilmente “profunda”)… cuando niego que soy “igual” que quien tengo delante (por ejemplo que mi propio verdugo…, o que un “criminal” si resulta que estamos hablando de “criminales”: violadores, políticos, etc.),
— estoy negando la luz en mí (al negar que esa oscuridad de cierta manera también está en mí…, al negar esa oscuridad… también niego mi luz, y la posibilidad de que ésta disuelva la oscuridad; así que si me molesta tanto esa oscuridad que veo “fuera” (en estafadores, asesinos, políticos, etc.)…, es porque yo albergo ya esas energías dentro…, es porque ya “he pasado” por ahí, pues todas las almas hemos albergado vidas de “asesinos”, de manipuladores, de estafadores… y de todo tipo de gente).

Es decir, como está claro…:
— cuando le niego a otro “el perdón”, es decir, la DISPOSICIÓN a querer ver solo “la luz” tras la otra persona…
— y como en realidad lo único real del mundo es esa luz
— y… como en realidad… somos una sola unidad de tal Luz (espíritu) (distorsionado a su vez en una unidad mental, que fabricó este sueño de separación al intentar huir ilusoriamente del espíritu —una unidad mental distorsionada, “separada”, que fabricó por tanto todas estas miles y miles de probabilidades —líneas de probabilidad—, entre las que siempre estamos eligiendo lo queramos o no…)…
— y que lo fabricó en gran medida desde otro “nivel” mucho más profundo que el consciente…
— entonces, negando mi unidad “espiritual” con el resto de “hermanos”…, me niego a ver mi luz…, así que me adentro aún más, yo mismo y “contra” mí mismo, me adentro… en la oscuridad de juicios, condena, separación y diferencias interpretadas como muy reales.

Pero es esa oscuridad, precisamente, la que me hizo ver lo que creo estar viendo como manifestación del miedo/oscuridad. Fue ese enfocarme en el miedo/oscuridad lo que hace que siga viendo y viviendo todas esas cosas que luego “juzgo”.

El haber negado mi luz al negársela a “otros”… me crea (me recuerda)… un enorme conflicto interno: me recuerda, nada más y nada menos (según UCDM), el conflicto original, previo a nuestro particular “big-bang”.

Entonces, tengo que huir rápidamente de tal conflicto…, de ese que tan profundamente se encuentra alojado en mi mente…

¿Cómo?

Lo hemos dicho: proyectando (lo cual tendrá, por cierto, seguramente…, una traducción en cuanto a esas “bolas de energía”, esas “bolas”, rastros, capas…, que muchas personas dedicadas a la sanación parecen ver y tratar).

Niego la igualdad, profunda, que somos…, niego nuestro verdadero ser a cada paso, en cada respiración… y, por tanto, estoy (constantemente) en actitud “proyectiva”…, en “juicio” de mí mismo, por haber creado literalmente este universo.

El universo es el único medio que tenemos para “escapar” del conflicto interior mental que no queremos ni siquiera “ver”.

Una vez que estamos aquí, en el “infierno” creado por nosotros mismos en nuestras mentes pero que queremos evitar jugando a juzgar en el universo que parece estar “fuera” de nosotros (y decimos “escapar” en el buen sentido de escapar, porque entendemos que es mejor para todos ir perdonando toda percepción para no tener que repetir ciclos de “encarnación” que en realidad no se desean, son “inerciales”)… una vez que estamos aquí (que lo parece…)… todo es…, como ya sabemos…, una cuestión de re-interpretación:

re-interpretar los medios, el cuerpo, los cuerpos, el universo… el universo como instrumento para la sanación de:
— una “enorme” mente
— aunque es también ilusoria…
— que es UNA SOLA mente separada…
— una mente que un día creyó que podía separarse del espíritu.

Así, como el universo es el único medio a nuestro alcance, si constantemente estoy en actitud de “juicio”…, estaré juzgándome precisamente a mí mismo… y así no puedo “escapar” (pues como sabemos, es esa actitud la que fabrica la cárcel ilusoria).

Normalmente, con el ego, nos proporcionamos las “peores” elecciones (o al menos las no del todo adecuadas)…, es decir…, ni siquiera aprendemos a elegir “sabiamente” aquello que sí que nos iría haciendo más fácil el no estar constantemente “en actitud de juicio”, de condena, de juicio contra nosotros mismos por haber tenido que fabricar un mundo (con cierto “pasado”…, o un “presente” que no gusta… etc.).

Anuncios

Una respuesta a “Aspectos de la negación

Suscríbete a los comentarios mediante RSS.

  1. Archivo notas breves que hice, muy “obvias”, sobre el fenómeno religioso (sacerdotes); y sobre otras cosas abajo:

    ……diríamos que la mayoría de los “curas” son realmente útiles para la mente-EGO global…,
    realmente no podríamos vivir sin ellos aunque parezca que no;

    …son muy útiles para el propósito “infernal” que es este mundo…, pues los curas, las religiones…, en gran medida… implementan o aseguran que se nutra lo siguiente:

    — el terror tremendo que tenemos a lo que realmente somos (y lo que realmente somos no es lo que parece…, sino que es eso llamado “Dios” (tradicionalmente)).

    Pero quizá, sobre todo, los curas y las religiones nos sirven para compartimentalizar los temas…, para “echar balones fuera” en un tema tan importante… haciendo cajas…, es decir, poniendo etiquetas…:

    — en unas metemos a las cosas de Dios/Amor-universal…
    — en otras lo demás…
    ……………

    Por ejemplo: todo lo que nos suene a “Dios” y cosas así, mucha gente, lo que hacíamos, era meterlo en el cajón de las religiones, y así no tenemos que afrontar esa íntima tendencia natural de todo el mundo que vive en este infierno: escapar (aunque sin aspavientos).

    Esa tendencia tiene que ver con todo…, es decir, lo espiritual tiene que ver con todo…, no se pueden hacer cajas en realidad.

    Las religiones institucionalizan la escapada…, cosa esta que no se puede institucionalizar…, y así…, fabrican de nuevo trampas… para quedarnos en el “infierno”, donde normalmente estamos.

    Y como sabemos, en realidad nada es lo que parece;
    la gente necesitamos pantallas sobre las que proyectar… y gente que compartimentalice las cuestiones que no se pueden compartimentalizar… etiquetar (como la del amor universal que realmente somos, “Dios”… desde el cual creamos todo esto un poco para escapar),
    los curas tienen un papel fundamental en la representación infernal que es este mundo, en el cual escapamos un poco de nuestra enorme y alucinante “responsabilidad”… ¿qué responsabilidad? La de que realmente “somos Dios” !!!!

    Y en realidad…, la mayoría de los curas —como cualquier hijo de vecino— por el mero hecho de venir a “encarnar” aquí… los curas… odian enormemente a Dios.

    Y, por otra parte, y como en el caso de cualquier otra persona…, ni sus pensamientos/acciones… ni las formas de sus instituciones…, ayudan necesariamente demasiado a invertir la situación.

    ________________________

    El inciso o recuerdo de Mario tiene también una utilidad fundamental…, siempre la tendrá;

    en mi caso creo que veo que siempre me va a ayudar “volver a Renard”…, al curso, al menos mientras no esté en la paz real…,
    pues el énfasis en simplificar parece fundamental.

    Fue una sincronía que justo se publicara el último de Renard aquí, para volver a sintonizar con la vibración de los libros de Renard…… y que Mario invitara a su grupo con esta especie de ímpetu hacia “lo de siempre”.

    Creo que mucha gente está y estamos en la “semi-paz”… picoteando, como “dándonos tiempo” para limpiar realmente la mente… postergando decisiones que nos acercan más a lo real en el sentido de facilitar que el E.S vea y deshaga con nosotros símbolos más potentes de nuestra “basura”, en nuestro despertar…

    …quizá lo hacemos, el picoteo…… para no tener experiencias “reales” (en el sentido en que son reales si dejamos que se refleje la realidad, es decir, se dé verdadero perdón (de toda percepción))…

    …con el ego en general nunca vamos a querer tener tales experiencias “reales” donde pueda surgir toda la “basura” mental…

    … y quizá muchos somos gente que por eso mismo estamos viendo más y más cosas…, autores… y todo eso…, en vez de centrarse en “la vida real”, de sentido común… en vez de “ser normales”, como dice Wapnick en este sentido…… para que así en la vida pueda realmente a su vez meterse el Espíritu Santo… la Realidad…, reflejándose…, tal y como también creo que se comentaba en Renard muy fuertemente (vivir “la vida normal”… para tener lecciones de perdón, todas las que sean).

    … creo que…, hablando un poco por mi experiencia, nos podemos “perder” de forma un poco “autocomplaciente” viendo cómo “todo resuena” con todo… de una forma tirando a INTELECTUAL…… y viendo por ejemplo cómo aquí todos somos una “hermandad aparente de Luz” (cosa esta que muy en general sería falsa…, pues la comunicación real no se daría en este nivel, como sabéis… con cuerpos, palabras como principales actores…)…

    …aunque por otra parte también todo son pasos… posibles aperturas a relaciones… etc.…
    …aunque internet es un asunto peliagudo en este sentido.

    Una vez que, gracias al curso, o a Renard…, tenemos cierta “claridad”… o más y mejor conexión con J…… una vez eso…… es fácil quizá dar vueltas y más vueltas…… para quizá así regodearse con las palabras…, con aparentes “resultados” en el nivel intelectual… o en el nivel más superficial de las relaciones que, en realidad, no servirían mucho para perdonar —en ese sentido “verdadero” del curso y Renard de “perdón” (el de ir a ver sin miedo, o dejar que aparezca todo sin miedo de nuevo, esos sentimientos de todo el “inconsciente colectivo”… con ese enorme núcleo ASESINO, de oscuridad, terror a Dios… que hay en cada mente).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: