Empezando a co-gestionar la congestión emocional con tu ángel interior: la vigilancia del Reino es cuidar la Brecha, es «Hacer Crecer la Brecha»   2 comments

imagen corazón en círculo

Tenemos eso que llamamos “ego” para no permitir que nuestra guía interior nos enseñe cosas más profundas sobre lo que sentimos…, o en torno a lo que sentimos…

Es decir, tenemos ego para simplemente “vivir” confundidos.

Jayem comenta más o menos así sobre ello (lo parafraseo y resumo…, pero metiendo otras cosas “mías” y de otros lados…)… Jayem comenta (o empieza a comentar así)… sobre qué es lo que nos sucede en torno al sentir… y a cuento de la mente egoica y de sus excusas para no sentir… sus justificaciones o explicaciones… que evitan el sentir.

No queremos sentir; y se debe a que, como sabemos, le tenemos mucho miedo a nuestra verdadera naturaleza.

En vez de sentir, lo que sí que queremos es sortear el momento presente… el momento en que sentimos lo que ES

Enseguida que sentimos algo…, algo que nos incomode lo más mínimo… nos ponemos a justificar por qué lo sentimos…, y empezamos con los “peros”, con los “porqués”… e incluso a menudo buscamos cosas fuera a quienes acusar…, culpar 🙂 .

Queremos que esta brecha sea lo más pequeña posible, la brecha…:
— entre lo que sentimos,
— y nuestros juicios, justificaciones, acusaciones…

Pero, “vigilar” por “el Reino” es cuidar de esa brecha…, para que crezca y crezca.

Así, con juicios…, partimos la realidad…, distorsionamos…, y claro…, lo hacemos generalmente de acuerdo con lo que hemos “aprendido culturalmente”: con nuestros programas sociales y familiares…: es decir, pensamos tal y como “está establecido”…, quizá con la parcelación actual de “la realidad”… esa que nos pone delante unas cuantas etiquetas generalizadoras… o unos cuantos sistemas de conceptualización… donde, para bien y para mal, nos unimos a charlar, a “intentar cambiar el mundo”… en un marco que a veces es en realidad “la propia trampa”… en un marco donde nos damos la posibilidad de proyectar cada vez más…, en esa maniobra de acusación hacia “lo de fuera”…, o de incluso condenación…

Así, tenemos muy en general por ejemplo las etiquetas de “política”…, “economía”…, “religión”…

Una verdadera orgía del ego esta de las etiquetas… donde encasillamos y nos encasillan… la orgía constante en que estamos metidos con “la mente intelectual”… con sus literales “excusas para no sentir” (pues en realidad tenemos que darnos excusas y más excusas…, siempre… ya que en el fondo todo está unido, ahí dentro… dentro del fondo del todo… donde somos uno… donde somos uno con todo eso que usamos como “pantalla de proyección”).

Necesitamos proyectar…, por tanto… es decir, necesitamos meter ilusoriamente más y más cosas… más y más gente…, en medio de todo el meollo de lo que sentimos… para así confundirnos…, para así mantener la brecha cerrada… para que, en cierto sentido, esa confusión siga proporcionándonos “el falso sentir”…, el sentir de sentirnos “intelectualmente seguros”… seguros acerca de todo…, seguros acerca de qué es lo que pasa en ese momento… seguros acerca de por qué nos pasa esto “ahora”… seguros de para qué sentimos lo que sentimos… seguros de cómo es que estamos sintiendo eso… y justo ahora.

Es todo mentira.

Así, traemos el pasado…, los hábitos del pasado, hábitos mentales… patrones…… y no dejamos que nos traspase el presente…, no dejamos que éste pase por nuestra mente sacando lo que hemos almacenado y que nos estorba…, y así, reprimimos el sentir interpretándolo todo…, no dejamos que salga por fin lo que almacenamos dentro del “cuerpo mental-emocional”… (y que nos está entorpeciendo la vida)… no dejamos que el momento actual nos dé por sí mismo su sentido o significado… el sentido que en ese momento se requeriría para nuestro mayor “crecimiento”… el sentido que se requeriría que contemplemos ahora… —frente al sentido que queremos poner e imponer nosotros al ahora desde el pasado… siempre como excusa…, excusa y justificación de la mente egoica-intelectual (“pero”… “porque”…).

Y claro, entonces ahora podemos preguntarnos “lo obvio”… eso que ya sabemos un poco responder: ¿por qué o para qué todo esto?

Todo esto se da porque…, como sabemos…, tenemos miedo, o muchísimo miedo.

Y… Jayem explica qué pasa con el miedo:

El miedo viene en dos formas.

1) temo lo que creo que me puede abrumar, lo que me puede superar… amenazar.

2) temo lo que me presenta la posibilidad de un cambio real.

¿Y entonces, qué pasa con la confianza?

La confianza… es quizá el concepto más “tergiversado” por nuestro ego.

Normalmente creemos que ejercemos esta escasa “capacidad” de la confianza… cuando afrontamos cosas conocidas; es decir, creemos que tenemos confianza y lo que tenemos son patrones.

Así, parece que siempre nos engañamos sobre esto.

Confianza sería más bien confianza en lo desconocido…, en lo no visto: la Luz en el otro.

Creemos “ejercer la confianza” cuando estamos en nuestro modo habitual de ser…, en la “zona de confort” (creo que la llaman…).

Y, como sabemos, lo más importante de lo más importante, es decir, lo más de lo más… es algo que no queremos ver en los otros (para no verlo en nosotros, dentro): la Luz, la Luz en el otro… “Dios” en el otro…

No queremos perdonar, por tanto (en el gran sentido de “perdón”, tan global él…, en el sentido de nuestro querido curso de milagros…), y, así… queremos seguir viéndonos como cuerpos necesitados… por ejemplo… y, por tanto, no regalamos esa visión a los otros… para no confiar realmente en lo más desconocido y lo menos visto (que apunta al Conocimiento como experiencia de ese Cielo que realmente somos).

¿Para qué necesitamos seguir creyendo que la confianza tiene que ver con lo conocido? Bonita pregunta a hacernos en cada situación vital particular, en cada “ahora engañado” del ego de cada cual 🙂

Anuncios

2 Respuestas a “Empezando a co-gestionar la congestión emocional con tu ángel interior: la vigilancia del Reino es cuidar la Brecha, es «Hacer Crecer la Brecha»

Suscríbete a los comentarios mediante RSS.

  1. Dulce María :

    «Encontraréis pasajes de vuestras existencias, paisajes indescriptibles, cascadas inolvidables…, mares voluptuosos y embravecidos. Y recuerdos, solo los buenos recuerdos…, de aquellas existencias donde vuestra vida demostró felicidad.»

    http://mensajesdelsur.blogspot.com.es/2013/11/mensaje-de-maria-de-nazareth-he.html?spref=fb

    ___________
    almacenando notas que poníamos por ahí:

    el problema es que lo que importa no es lo que haces sino cómo lo haces;

    Osho no es objetivamente malo;
    su personaje puede parecer así o asá… pero seguramente él sabía y aceptaba su personaje;
    y justo eso hemos venido a hacer: ACEPTACIÓN

    hemos venido a este mundo primero ante todo a no negarnos a nosotros mismos… parece…

    y eso es lo único que a la larga puede realmente “sanar el mundo”
    _____

    El universo funciona así:
    — si tú crees que el mal es real…
    — como este universo es tu propia fabricación o creación (con el resto de mentes dementes, yo incluido)
    — como eres “la diosa” de este universo…
    — tu universo te responderá dándote lo que pides y pedimos todos casi en todo instante, interior y profundamente: miedo

    Cuando hacemos real el mal, el universo dará más y más ocasiones de experimentarlo.

    En ese sentido la única “solución” es el perdón total en cada instante de cada cosa que aparece en la percepción de cada persona.

    Pero tenemos que empezar uno a uno. Y es muy difícil: pero solo porque no queremos

    La verdad es que todo nos lo estamos haciendo a nosotros mismos… y no hay nadie aquí…
    No hay nadie aquí porque lo único que es real es eso que se llama “Dios”…
    Y, por tanto, Dios en realidad “no existe”…, es decir, no es una apariencia… no está aquí…
    Dios simplemente es…
    es decir… nosotros simplemente somos… (de ahí la importancia de la mera ACEPTACIÓN)…
    Y este… es nuestro mundo, es decir, nuestro infierno…, mejor dicho.
    Dios solo “insiste”…, no existe… porque no tiene nada que ver con esta aberración de mundo

    (aquí reflejamos a “Dios” cuando nos vamos sanando… pero eso sigue dejando inmutable nuestro ser real … y ese reflejar (inspiración) no consigue que nada “de lo de aquí” deje de ser esencialmente perecedero)

  2. archivando más comentarios:

    Jesús, poco después de comentar algo sobre su infancia y los muy dogmáticos Esenios…, le comentaba hace tiempo a Jayem que el perdón significa …
    «elegir liberar a los demás de las percepciones que hemos estado proyectando sobre ellos. Es entonces, por tanto, el acto de perdonarse a sí mismo por las proyecciones de uno mismo».

    Es curioso ver cómo Jesús, hablando, siempre tiene en cuenta “lo elemental”…, resonando lógicamente con el curso de milagros… porque vemos que dice “elegir liberar”…, y no “liberar” a secas…… puesto que de cierto modo nosotros no somos quienes liberamos a nadie.

    De cierta manera, es como si “solo Dios perdonara”…, y nosotros le dejamos… cuando vamos “retirando obstáculos”… dejamos que se haga el trabajo de la luz, disolviendo las ilusiones en la nada de donde vinieron (la nada de una colosal pero ilusoria mente auto-engañada… que creyó que la separación con respecto al Creador era real).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: