Perdonando el 11-S ¿Para qué el auto-atentado del 11-S?   1 comment

imagen corazón en círculo
Tenemos que aplicar 100% responsabilidad a todo lo que sentimos *.

Lo que sentimos no tiene nunca nada que ver con lo de “fuera”, pues “nunca estoy molesto por la razón que creo” **.

Como sabemos, todo tiene un solo propósito (a elegir: entre la separación (el falso), y la unidad de nuestro verdadero ser, que nada tiene que ver con las formas, con “humanos”).

El mundo existe, paradójicamente, en toda su concreción… para que comprobemos un buen día que en realidad no hay mundo (que está dentro de nuestra única mente (!), dentro de un solo pensamiento ilusorio).

Así, comprobando que no hay mundo, volvemos a disfrutar realmente de las cosas desde nuestro verdadero ser…, ya como esos “niñitos” que se saben “siendo todo”…, volviendo a disfrutar del sentimiento eterno de certeza —por ejemplo de la certeza de que realmente nunca pasó nada…, que nunca hemos “muerto” (pues nunca fuimos  realmente “cuerpos”)… etc.

Y entonces… ¿qué pasa con las muchas personas que aún sienten o sentirían rechazo a admitir que el 11-S fue un auto-atentado con una especie de “aviones” teledirigidos… más tres demoliciones controladas de esos importantes edificios?

Gran parte de esto último es, por cierto, obvio para quien tenga ojos… para quien no quiera ponerse las anteojeras —quizá las anteojeras del rechazo, del rechazo a pensar “qué pasaría si eso fuera cierto”.

El rechazo parece miedo…, pero, en realidad, no pasa nada…, no pasa nada porque hubiera gente más o menos “mala” y organizada (gobierno secreto)…, no pasa nada porque todo sea más retorcido de lo que pensamos.

Como sabemos, la consigna base 🙂 es que en el fondo “el miedo no existe”.

Y como dice el curso de milagros: es esencial que vayamos sintiendo que no hay grados de jerarquía en las ilusiones…, y que son por tanto todas la misma ilusión: el reflejo del pensamiento de separación, que es ilusorio… y que está dentro de esa mente ilusoria que proyecta este universo para jugar macabramente a huir de nuestra verdadera naturaleza en Dios y con Dios (Amor).

Entonces, en realidad, quizá no importe demasiado el grado de maldad o de “retorcimiento” que estemos dispuestos a admitir que contiene esta locura que llamamos “mundo”.

Quizá no importa mucho… eso…, con respecto a ese “gesto paradójico” de generalización, de transferencia, que hemos de realizar con un curso de milagros…:
— el gesto de simplemente tomar todo lo concreto…, sin negarlo…, paso a paso (sensaciones, imágenes, hechos sociales…), y quitarnos de en medio… es decir, decirnos sinceramente, dentro…, con todo lo concreto que pase por nuestra mente…: “no significa nada”…, ya que no queremos darle por nuestra cuenta su significado… sino que queremos permitir que nos sea dado por esa luz que realmente somos.

Pero… no podemos negar directamente la existencia de por ejemplo esa mano, nuestra mano, que vemos delante…, o la de nuestro hijo… una mano que es igual a un lapicero en significado (es decir, que es nada, que en significado es la nada).

Y quizá esto lo podemos extender a que en general la civilización no parece que vaya a poder negar “los secretos” (a voces) que en cierta forma la modulan (igual que en una familia humana, inconscientemente, todo parece girar a veces en torno a algún secreto).

Sí que debemos negar (si seguimos a Jesús en su curso) que la mano sirva realmente para otra cosa que no sea para perdonar, es decir, para realizar el ejercicio del perdón o entrega de toda percepción (por ejemplo, el primer ejercicio del curso de milagros…, en el cual está contenido, como dice Wapnick, todo el sistema…)… :
— hemos de sentir que nuestra mano solo nos sirve para permitirnos negar que ella sea diferente a cualquier otra cosa, ser, imagen, sensación…

Así, nosotros no borramos directamente las diferencias entre las cosas concretas, sino que nos disponemos a “no darle importancia” a las diferencias, a no otorgarles realidad…, permitiendo así que se haga el trabajo de deshacer todas las diferencias —entre valores… etc.

Porque ya sabemos: no negamos el mundo (que es nada, es un efecto de la mentalidad proyectora… y, siendo tal, siendo nada… ni siquiera se puede negar)…, no negamos el mundo… sino su interpretación.

Así, es de suponer que tampoco sería “correcto” negar directamente la existencia de una especie de mafia que podemos llamar y que se llama “gobierno secreto”… y que planea las burradas de auto-atentados —desde vete a saber cuándo.

Lo que hemos de negar es nuestra propia interpretación de los hechos, no los hechos en sí (que, una vez ocurren, ya están ahí solo para ser perdonados, pero no directamente negados con una simple actitud de rechazo).

Así que todo este texto lo hacemos, simplemente, como se ve…, para plantear la cuestión de ¿qué pasa con “el rechazo a ver hechos”, y qué pasa con las divisiones que nos puede provocar en varios niveles?

Con ello ocurre quizá que solo es importante, ese rechazo, si con él nos estamos negando a ver… o a responsabilizarnos de… unos sentimientos dentro nuestro —los que pueden surgir cuando sale a la luz que el mundo podría ser mucho más “loco” de lo que pensábamos.

Ahí fácilmente nos vemos metidos en la trampa de los grados, como vemos: más o menos “loco”.

Entonces…, parece que vamos dando con “la solución”:
— la mayor parte de las veces en que vemos que alguien no podría admitir nunca que el mundo fuera tan loco, tan “terroríficamente siniestro” como para contener auto-atentados de tal calibre y por tanto engaños tan monumentales a nivel de la masa “borrega” de espectadores que somos… estaríamos viendo expresarse con ello su valoración del mundo, sus valores (y en el fondo en el fondo, su identificación con la emoción base sobre la cual gira este mundo y la necesidad de valorarlo: miedo).

Pero, acto seguido, corriendo,  ¡¡ hemos de ver que solo nos está reflejando todas las veces en que nosotros hemos hecho eso mismo: hemos valorado el mundo, hemos valorado el miedo !!

Y…, como sabemos…, aquí, en una vida u otra, entregaremos todos los valores a la Luz.

El curso de milagros vino, de parte del célebre Jesús, para que de cierta forma “hagamos tabla rasa del mundo”… de todos sus valores…, entregándolos dentro a la luz del perdón…, de ese perdón que no se hace con nuestra participación directa, sino solo con nuestra disposición o apertura sincera a que se haga la luz a través de nuestra percepción.

Y, he aquí entonces, que otra cosa que podemos ver sobre estos grandes eventos “trampa” es que potencialmente provocan divisiones. Y quizá sea este uno de los propósitos fundamentales del 11-S: facilitar más divisiones aún en la humanidad —en una división en torno al 11-S que quizá “ya se habría dado” en el no-tiempo que realmente somos.

Y… quizá… es por eso que esa mafia concreta, o “gobierno secreto”, que planeó y/o que sabía de esto (creo que ya hay nombres y apellidos muy concretos por ejemplo dentro de los más célebres políticos estadounidenses…), lo hizo además algo chapuceramente…, pues:
— o bien les da igual,
— o bien incluso ya prefieren ser “conocidos” en cierto nivel, para quizá intentar desarrollar el juego o guión de forma aún más retorcida.

¿Entonces… qué pasa con los que sí sabemos eso…, que el 11-S fue un auto-atentado así…, pues EEUU, es decir, lo que era “el gobierno más importante de la Tierra”, está en plena orgía de secretismo?

Quiero decir… ¿cómo tratar con ello? ¿Qué es lo que se cuece aquí?

Tenemos muchas cosas que perdonar:
— para empezar, tenemos que “perdonar” (entregar a la luz) los sentimientos que nos provoca la existencia de “gente tan mala malísima” actuando en apariencia “libremente”, en la sombra 🙂 … y desde hace tanto tiempo… (es decir, tenemos que perdonarnos por haber proyectado un mundo demente, una vez más y como siempre)…
— tenemos que “perdonar”, por tanto…, más globalmente… la percepción, la emoción que nos surja al contemplarnos como una civilización tan “borrega”… que lleva tanto tiempo “dirigida”, y tan claramente… de forma tan borrega y monumental 🙂 …
— es decir, tenemos que perdonarnos como “humanos” que somos…, pues en un grado u otro todos hemos contribuido (solo por haber “encarnado”) a reforzar la identificación con las “emociones borreguiles”… esas que permiten que estemos presenciando lo que ya es prácticamente un constante ataque biológico, en muchos frentes, un ataque casi a la misma “esencia” de nuestra vida como cuerpos. Y, como ya sabemos, todas esas emociones (todas las que no sean amor) en el fondo son miedo… así que todo es lo mismo…
— y tenemos que “perdonar” también (o “permitir que la luz transforme”) esos sentimientos que nos surgen aparentemente para separarnos de alguien que no es capaz de admitir en ese momento que el mundo bien podría ser “tan de película”, “tan loco”…, y que la realidad supere tanto a la ficción, como realmente la supera… existiendo una especie de “élite” loca (en contacto con otras razas humanoides desde hace tiempo)… y que por ejemplo decreta directamente cosas como mínimo antiproducentes para la biología humana. Esta gente “loca”, que obviamente refleja tan “bien” nuestra locura… está aliada con lo que llamamos “sistema económico capitalista”… y, en parte, estaría en la cumbre de eso mismo, de ese juego capitalista de apariencia azarosa (estaría en parte con las bridas en las manos de eso que en realidad tiene mucho menos de “azar” de lo que parecía).

____

* Como anécdota decir que en el último libro de Gary Renard, sus maestros Pursah y Arten le desengañan a éste, por fin, sobre la verdadera naturaleza del “atentado” de las torres gemelas.
** Hemos de impedir la maniobra automática de proyección, intentando ser observadores; así, podemos entregar las cosas específicas, muy concretamente, muy específicamente…, todas las cosas específicas…, a esa luz abstracta interior que nos permitirá sentir que somos uno con ella —siéndolo todos por igual.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: