¿Cómo podemos empezar a “explicar espiritualmente” el descubrimiento de Hamer?   5 comments

imagen corazón en círculo

 

[Veamos unos primeros apuntes básicos sobre este tema tan elemental y apasionante…, y ahora que recientemente y poco a poco entramos en el modo de expresar la sanación que tienen: J.P. Garnier Malet, y Alejandra Casado.]

Mucha gente ya ve o siente que no hay “ciencia” sin “espíritu”.

Es obvio desde hace tiempo… basta ver los “problemas” que ha habido, y basta con pensar dos décimas de segundo sobre la pregunta ¿de dónde procede la inspiración? Esa inspiración nos mueve hacia la búsqueda de la belleza, y nos hace descubrir más plenitud y coherencia (“fuera”, como proyección de la inspiración hallada “dentro”)… para con ello simplemente ampliar el sentido de la palabra “entender” —entendiendo mejor por ejemplo un detalle concreto… al entender sus amplias conexiones, etc.

Este mundo de dualidad está como vemos poblado de estas falsas dicotomías entre “razón” y “corazón”… etc. Con ellas venimos aquí aparentemente de forma “inconsciente”, y para así cargarnos de experiencias de separación.

Es muy sencillo hablar, espiritual/”científicamente”, del descubrimiento de Hamer, si hablamos de “observadores” —es decir, con la manera de hablar de Alejandra Casado y de Garnier acerca del tema del desdoblamiento.

Nuestro estado normal es uno que en realidad es solo ilusorio: el estado de “desconexión de la Fuente”, es decir, de nuestro origen, del terreno de nuestra Esencia…, de lo que también se llamaba “Dios”.

Ese terreno de la Esencia es el de la inspiración, de tal modo que nuestra experiencia aquí podría reflejar la Esencia, reflejar ese terreno (amor abstracto, unido, puro, aunque aún con eso que llamamos individualidad).

Y, cuando lo reflejamos, es también y primero de forma práctica…, o útil… para nosotros.

Así nos vamos llenando de nuevo, o recordando, la experiencia de ser uno con la Esencia, pues nunca estuvimos realmente separados de ella.

Y decimos “útil”, tal y como veíamos en el curso de milagros que se comentaba sobre “utilidad”: por el hecho de que los milagros son “útiles” primero para el que es capaz de conectarse y recibirlos.

Entonces, si “reflejamos Esencia” aquí, vivimos aquí una vida donde el pasado, el presente y el futuro no estarían tan desconectados entre sí por el “presente de auto-ataque” (inercial auto-ataque, inercia más o menos mortecina que nutre la desesperación de cualquier vida)…, en un “presente de culpa, un “presente culpable”.

Inspirados… el pasado simplemente sirve de combustible para un presente no-culpable…, al ser reunido —el pasado— bajo una lógica siempre nueva, la de nuestra Esencia.

Simplemente fluimos por una especie de mundo expandido, para así incluir nuestra conexión con nuestro origen real, con nuestro verdadero ser, con ese ser que aquí venimos a olvidar para encontrarnos con esas experiencias de separación que, alojándolas ilusoriamente dentro de nuestra mente… alojamos entonces los efectos del miedo.

“Aprendemos”, por tanto, de esas experiencias, aprendemos sobre lo que no somos (seres separados de la Esencia)… y cada cual lo hace a su manera…, con su propio “plan” pero igual de “demente” que el del resto… y para finalmente terminar borrando todo… y regresando a entregar la vida a la Fuente.

Entonces, normalmente vivimos o vivíamos “inconscientes”, en este sentido transpersonal de la palabra “inconsciente”.

Este hecho nos hace estar (en el fondo “aposta”) separados de las soluciones para nuestros “problemas”…, problemas, malestares, etc., que en el fondo amamos porque nos dan el tiempo, lo multiplican, tal y como estamos acostumbrados a proyectarlo, a vivir en él, y a entenderlo (“sin eternidad”)…

Así que el tiempo falso vive a través de nosotros mediante esta separación constantemente alimentada por nosotros en nuestro vivir inconscientes (como decía UCDM: inconscientes de que somos una mente, no un cuerpo, y de que estamos perfectamente cuidados, amados, por Dios…, por nuestro verdadero creador… —pues en realidad nunca estuvimos realmente en un cuerpo, sino que todo era “un juego”, un sueño).

Así, interpretamos todo desde la lente de un presente culpable. ¿Quién interpreta? Podemos llamar “observador” a esa instancia que interpreta.

El gozoso colapso de los tiempos que permite nuestra reconexión, cuando nos conectamos…, simplemente procede de que no nos hace falta ya vivir las consecuencias de un pasado no integrado, no integrado en nuestro “devenir esenciales” (como combustible para ello).

Es decir, que no hace falta seguir nutriendo la separación de los observadores entre sí.

Entonces, recordemos un ejemplo elemental de Hamer, respecto al cáncer de pulmón.

Recordemos que decíamos que vivimos en la desconexión entre los diversos observadores… que estarían todos en nuestra mente.

Y supongamos que recibimos un impacto donde sentimos que nuestra vida peligra enormemente.

Entonces, una respuesta biológica que se nos desencadena podría ser la de respirar más fuertemente para poder correr más rápido (respuesta que enseguida reprimimos, cortamos (de hecho no corremos 🙂 )).

Digamos que esta es una primera respuesta, y que en general sería una observación-pregunta del “primer observador del pasado”, tal y como lo llama Alejandra (el observador de la mera supervivencia, independientemente de lo que pase fuera; esta observación-interpretación primitiva vemos que está ahí…, y que la podemos elegir y la elegimos muy a menudo de forma inconsciente como “nuestra observación”… si es que vivimos desconectados —lo que parece ser normal.

Y, también, en conexión con esa misma necesidad de respirar más…, hay programas biológicos que se activan y por los cuales (si seguimos alimentando esa sensación de peligro tan “primitivo”) podemos desarrollar un cáncer de pulmón como respuesta biológica.

Ésta consiste en ampliar la cavidad torácica desarrollando tumores que luego serán disueltos por microorganismos de manera tal que se consiga una ampliación del espacio interior pulmonar.

Como vemos, esas dos cosas respuestas que son una la continuación de la otra (el primer impulso de correr/respirar…, y el segundo de desarrollar tumores para ampliar…)…, formarían parte de lo mismo: de una respuesta digamos “antigua”, adaptada a un tipo de observador que estaría digamos que desconectado en general de la Fuente, y en concreto desconectado de otros tipos de observadores.

¿Cómo que “desconectado de la Fuente”? Sí, porque si estamos conectados la sensación sería de paz y dicha constantes, y pase lo que pase (se debilita nuestra identificación tan directa con el cuerpo, sin por ello perder “humanidad”).

Entonces, lo que pueda pasar a nivel corporal y de comportamiento no nos afecta. Y paradójicamente es así como podemos ser lo más útiles posible (como se comprueba en situaciones catastróficas, de emergencia, etc., donde somos capaces de trascender la visión física y ayudar pese a todos los obstáculos y arriesgando la propia vida hasta límites increíbles).

Y además de ser lo más útiles posible para esta dimensión en sus características “normales”… también podemos ser lo más útiles posible para el propio despertar feliz de esta dimensión.

Y es que de nada le sirve a nadie (en el sentido “alto” de “servir”) producir una ampliación del espacio pulmonar mediante un programa biológico sostenido en nosotros porque estamos bastante tiempo en el mismo estado estresado debido a un constante “miedo no sanado” dependiente de nuestra férrea identificación con el cuerpo y con el sistema de pensamiento subyacente, el sistema del miedo.

Aunque está claro que esta férrea identificación sí que termina “sirviendo” para poder tener, nosotros y nuestro entorno, una experiencia de “mucho sufrimiento por una grave enfermedad”… y también, claro está, a menudo “les sirve” a las farmacéuticas, etc.… (pero claro, estos son sentidos “bajos” del “servicio”).

Entonces, el descubrimiento de Hamer es la descripción meticulosa (introduciendo características de nuestros órganos internos, fisiología…, y la detección de los focos de impacto en el cerebro con un escáner…) de qué efectos tiene en este mundo y en nosotros el estar ahora aceptando la mirada de ese observador primitivo —de esta forma desconectada entre los observadores.

¿Qué pasa con este observador del máximo pasado?… como lo llama Alejandra…: que nos manda informaciones que son “instintos” (también como los llama Alejandra)…, que contienen toda la distorsión de “los observadores de atrás”…, las distorsiones originales… que están controlando en gran medida nuestro cuerpo físico.

Si estamos desconectados de la Fuente… como es lo normal al venir a encarnar en esta ilusión… pero ampliamente unidos con este observador… ahí tenemos la consecuencia: “cáncer”…, un “no saber qué hacer” con el cáncer…, un “tenerle más y más miedo”… y un dejar, entonces, que se aprovechen de este miedo las lógicas instancias vampíricas que necesariamente tenían que surgir: empresas farmacéuticas reforzando la lógica del ego…, etc.

Anuncios

5 Respuestas a “¿Cómo podemos empezar a “explicar espiritualmente” el descubrimiento de Hamer?

Suscríbete a los comentarios mediante RSS.

  1. algo más sobre el doble:

    Qué evocador:
    «Sin control de tus intuiciones y de tus instintos, se hace inevitable el retorno peligroso de un futuro olvidado.
    — ¿qué futuro olvidado?
    — Todo lo que has podido pensar un día, y que ya no recuerdas para nada. Por ejemplo, piensas en matar a la cajera de un supermercado que te pone nervioso […] Claro que sabes que no lo harás, pero el asesinato ya existe en el futuro.»

    Jean Pierre Garnier Malet …
    …en «El doble… ¿cómo funciona?» :
    http://editorialreconocerse.com/producto/el-doble-como-funciona

    Y del mismo:
    «En griego antiguo, la muerte de un inmortal se decía “moros”, y la ausencia de muerte, “amoros”, es decir: el verdadero “amor” divino que desea la inmortalidad de todas sus criaturas —y que por tanto la fabrica en el futuro.
    » Entonces, no se trata del amor del que todo el mundo habla. “Amaos los unos a los otros” es una ley energética que nos entrega la llave de la inmortalidad. Y Yeshua, el arameo, que nos dio esta ley vital universal, es por ello el más grande de los sabios.»

    [Nosotros mismos a nosotros mismos “nos la metemos doblada”… como se dice por aquí
    …mare de deu…
    … está muy bien este Garnier para ver, todo lo gráficamente posible, eso que ya “sabemos” por el curso de milagros…: que absolutamente todo nos lo estamos haciendo nosotros a nosotros mismos…

    …una pasada este universo multiversión…

    El di-versionador que se divierta en este universo multiversión,
    …buen multidiversionador será.

  2. Me parece un punto de vista inteligente. La desconexión de la fuente divina como causa de la enfermedad. Que de hecho, supongo en tu “paradigma”, estaría en conexión con la desconexión con uno mismo, con las propias necesidades espirituales, emocionales. Aunque mucho de lo que cuentas no lo comprendo, otra parte me encanta:)

    • qué bien!
      …no hay nada que comprender… es cuestión de aceptación… creo… como siempre…

      …será cuestión de empezar a aceptar esa “transfusión” de información-en-el-agua… entre el futuro y lo demás…

      Estamos todo el rato parece que “creando”, holográficamente, desde informaciones que en gran parte van en el agua…

      Y … esa “causalidad invertida” hace mucho que está en “la ciencia” (el futuro actuando en el pasado)…
      ______
      Si no los viste estos libros… creo que te van a encantar…, — el primero de Garnier es posible hojearlo en internet, está tal cual; puse el enlace en facebook y no sé si por aquí también…

  3. Algunos consteladores parece que hablan así sobre enfermedad:

    Los “adultos” no enferman
    (en el buen sentido de “adulto”: responsabilidad sin culpa…, sentimiento de ser libre…, de ser el libre creador de “las circunstancias de la vida”).

    Cuando enfermamos estamos en la quejita improductiva… o lo hemos estado durante mucho tiempo (con la quejita de turno…, y más o menos conscientemente)…
    … cuando enfermamos estamos pues en “el niño” :)…
    …en el “ay” del niño roto… en el mal sentido de “niño”… en ese “niño tonto roto” que todos somos en un grado u otro…
    … y que lo somos para siquiera poder hacernos sitio en una civilización tan primitiva, demente, como esta… para ser borreguitos como los demás
    _____
    Y bien… pero sabemos que todo es un truco… todo son circunstancias elegidas por nosotros mismos en un nivel fuera del espacio y el tiempo…, circunstancias configuradas, por tanto…, como si fueran pantallas de un videojuego, con diversos resultados y caminos probables…

    _____________

    «Contempla el ataque, o la expresión de miedo, como una petición de amor, del amor que esa persona no cree merecerse.» (Wapnick)

  4. En el texto Gary Renard “El amor no ha olvidado a nadie”… se propone un proceso para la auto-sanación… a realizar con la mente, antes de dormir:

    «El método ha de aplicarse al irse a la cama por la noche. Situará tu mente en una modalidad curativa. Seguidamente, mientras duermas, tu mente trabajará en la curación del cuerpo. El Espíritu Santo desempeña el papel más importante; debes pensar en Él y unirte a Él justo antes de hacer este proceso. Vuelve a pensar en el Espíritu Santo antes de desconectar. No lo hagas pesadamente. Solo invítalo a unirse a ti.

    » En primer lugar, cuando te tumbes, piensa en la zona dolorida y recuérdate que el dolor, así como el propio cuerpo, es un proceso mental. El dolor no es un proceso físico. Tú eres quien está pensando este dolor en tu sueño. No es verdadero dolor, es un dolor onírico, y tú eres el soñador. El dolor está en tu mente, como la totalidad del sueño. Y, si está en tu mente, puedes cambiar de opinión al respecto. Cuando tengas muy claro que es un proceso mental, dite lo mismo que dice el Curso: «La mente que está libre de culpa no puede sufrir».

    » Transcurridos un par de minutos, cuando lo hayas asumido, dite a ti mismo: “Soy inocente, y Dios me ama incondicionalmente. Lo único que Dios quiere hacer es cuidar de mí para siempre, porque Dios sabe que soy tan inocente como Él mismo”. Imagínate uniéndote a Dios y extendiéndote hacia el infinito. Eres ilimitado, estás libre del cuerpo, y Dios cuida de ti por completo.

    » Ahora, visualiza la preciosa y prístina luz blanca del Espíritu Santo que viene hacia ti y te rodea. En un minuto o dos, esta luz curativa no solo te rodea, sino que también te atraviesa por completo. El amor del Espíritu Santo está absolviéndote de cualquier culpa inconsciente que desconozcas, y puedes confiar en que serás curado. No estás solo en esto. El Espíritu Santo te ha declarado inocente. A continuación, cuando estés preparado, puedes irte a dormir en el amor curativo del espíritu.

    » Haz esto durante treinta noches y mantente abierto a la posibilidad de que toda enfermedad y dolor sean de la mente y no tengan nada que ver con el cuerpo.»

    _____

    …qué importante la noche!… a veces!

    …como en el método de Alejandra Casado… como sabéis… método de entrega… y en sintonía con la base del curso de milagros…

    …así que a quien esté muy malito le toca practicar…… con fe y constancia 🙂 …

    …qué cosas, la fe y la constancia… jajaja… para la noche… tan potencialmente “sagrada” ella… esa noche… que tantos debemos tirar por la borda cuando no cuidamos el ir a dormir…

    …al menos tener fe y constancia para el mundo real… el Cielo… ya que este mundo, la tierra, ni es constante ni se merece valoración alguna, no en el fondo…
    …como dicen en estos materiales… todo este juego no vale el precio de la entrada…

    …que venimos aquí a costa de Todo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: