«Jopetas, sí, existo separado… pero yo no tengo la culpa» :) (sobre la carita de inocentes)   1 comment

imagen corazón en círculo

La realidad es tan diferente de lo que creemos… uf.

Fabricamos lo que aquí creemos que es “la realidad”…, toda de golpe, cada vez… instantáneamente… desde el inmenso poder que supone haber sido creados, como mentes, por Dios… como “cristalitos” en el cielo… todos encajados unos dentro de otros y todos en todos… de forma ahora incomprensible… a no ser quizá que utilicemos alguna metáfora de la matemática… para intentar “aproximarnos” a lo que es imposible aproximarse con nuestros cuerpos 🙂 .

Fabricamos, y contenemos, nada más y nada menos que ¡todo un universo! Este no está fuera de nuestra mente.

Ay, esto es rarísimo 🙂

Pero hay algunas experiencias que podemos tener, y que nos van dando una poca de luz sobre esto.

Esto es tan fuerte… es tan increíble “ser todo”…, y ser a la vez una “lucecita” o cristal encajado… en ese cielo que “desconocemos”, pues aquí todavía es imposible el Conocimiento…

Ay, qué increíble ser un tipo de “ser” que es por completo “lo contrario” de lo que creemos aquí que somos.

Qué increíble ser mente, ser una “mente” tan “grande”.

De ahí entonces que sea tan difícil de creer el curso de milagros… en teoría.

Ya hemos fabricado todo esto; todas las posibilidades, de un golpe, y digamos que siempre de acuerdo a ciertos patrones relativos a Dios… y por tanto al “permiso” y a la “ayuda” de Dios… de ese Dios que también va aparentemente “honrando”, como dice el curso, es decir, que va “iluminando” todas estas nuestras “fabricaciones” “densas” (y aunque todo esto ya haya pasado).

Así que todo en cierto modo está hecho por nosotros pero siempre de mutuo acuerdo con Dios, aunque… claro…, en principio el curso de milagros pone las cosas claras para hacerlo así al principio…, para hacerlo muy claro, para que entre esa luz tan grande de lo que realmente somos.

Así que “tenemos que” hacer mucho “trabajo” de bisturí 🙂 con el curso… parando… dejando entrar la otra perspectiva realmente unificadora en nuestras vidas aparentemente tan “tontas”, tan sin sentido…… para que entre la perspectiva que no es la falsa, que no es la de la mente “ego” —esa mente que, siendo también una sola unidad, fuera del espacio-tiempo, sin embargo es “falsa”, al creer que está realmente separada.

Así que tanto “trabajo de bisturí” para que podamos dejar, poco a poco, de echar las culpas, inconscientemente, a ese “no-lugar” del cual “salimos”… a Dios.

De nosotros entonces depende TODA la experiencia de esta “pantalla” de formas que sería el mundo… de todas las formas… pues nunca las veríamos si no lo quisiéramos así.

Solo hay mundo porque lo queremos; en cierto modo hay “libertad total”, el amor es libertad por siempre… y siempre hemos sido libres en el fondo.

Hemos elegido todo, todo todo sin excepción…: toda injusticia, todo lo que sea… todas las aventuras, los malentendidos… todo… para poder poner cara de inocentes… para experimentar cómo es “hacerse el listo”… o lo contrario… y cómo es “actuar desde fuera” para “arreglar las cosas”…, etc. (para ver cómo es hacerse o creerse “un dios” en un sueño…, aquí).

Así que todo “crimen”… todo “ataque contra el medio ambiente”, todo está acordado… toda crisis… todo ya está fabricado, elegido.

Y lo vamos “disolviendo”, lo vamos colapsando al colapsar líneas temporales… si es que vamos admitiendo a Dios en el sueño… para que de cierto modo “se encarne” aquí (aunque esa metáfora en el fondo nos puede despistar).

Vemos el mundo que queremos…  uf… ¡qué raro es esto!

Vemos con una sola mente, como una sola mente… auto-engañada… en miles de trillones de billones de infinitas “percepciones”… de “perspectivas aparentemente separadas”.

Y todos en principio venimos aquí a lo mismo, a “buscar justificación” :

«ay, ainss…… es que…… jopetas…… es que yo existo separado…, sí… pero joer…, no es culpa mía (sino del universo, de los otros cuerpos que me tienen, etc.)» 🙂

… tal y como dice Wapnick a veces 🙂 .

Así que somos una mente que “contiene todo”…, que se especializa en esta percepción por un motivo elegido por ella misma, y en acuerdo “perfecto” —milimetrado, como dice un amigo— en acuerdo perfecto con todas las demás mentes que vienen a “soñar locura” aquí… con todas esas personas o situaciones que a veces parecen querernos “matar”…, o lo contrario, simplemente querernos “querer”… etc.

Y lo fabricamos todo “con Dios” — si acaso “indirectamente” “con Dios”. Pues nunca estuvimos separados de nuestro verdadero creador, Dios.

Más claro agua… aunque primero, para aclarar, tenemos el curso de milagros… y en principio con él “debemos” repetirnos, mucha gente y muchas veces…: que Dios no tuvo nada que ver con esto TAL Y COMO LO VEMOS.

No habría nada que ahí delante si realmente no lo quisiéramos. Todo podría desaparecer de un plumazo.

Así que el mero acto, el mero hecho de estar aquí, supone estar todo el rato diciéndole esto a Dios…, en principio al menos…, y supone por tanto un constante des-responsabilizarlos… poniendo esa “cara de inocentes”… esa cara que tapa nuestra otra cara, la “cara de esos asesinos que en el fondo creemos ser”.

Existir es, por tanto, esta afirmación…:

«Existo, pero no es culpa mía.»

🙂

Y por ejemplo “los padres” están ahí para facilitar podernos decir eso mismo:

¡ay, ay… sí, yo existo… sí, pero al menos no por mi culpa!
¡No tengo la culpa de estar realmente separado…, es decir, de mi creencia en la separación; como veis… otros ahí fuera la sostienen, antes que yo… mis padres… míralos… ellos me crearon… échales la culpa a ellos… o a lo que sea “fuera”!

Jajajaja.

Como sabemos… se trata del asunto de “la proyección”.

El universo, en su apariencia “natural”, donde parece que los cuerpos salen de la materia y de otros cuerpos… el universo está para eso mismo…:

«ay, jopetas…, qué inocente soy…… mira mira cómo existo… tan separado en este universo de cuerpos separados…, pero mira qué cosas que… si esto sucede… no es por mi culpa».

Y… ¿cómo así, cómo decimos todo esto?

Podríamos decirnos… poniendo la consabida cara de inocentes…:

«oye, todo esto de arriba es una tontería, porque… ¿qué culpa nos debería dar el mero existir?
¿Por qué dices esa tontería de que sabes que nos sentimos siempre culpables, en realidad?»

Quizá es muy sencillo: por el sufrimiento… por ir viendo cómo este es auto-provocado…, y, de cierto modo, es un ciclo…, un círculo vicioso.

Nos sentimos culpables. Eso es una creencia, en que podemos ser culpables, en que podemos atacar y ser atacados.

Por tanto… puede haber víctimas —también podemos ser víctimas.

Así que se nos pueden hacer cosas que nosotros no hayamos pedido…, etc.

Todo esto sería la locura, lo falso, que venimos aquí a representar… como ya comenzamos a “saber”.

Y, entonces, necesitamos todo “un mundo” para representar esta locura…, ese sistema de pensamiento… y poder así verlo… y poder “trascenderlo”.

Porque… resulta que “antes” de “venir al mundo”… de ese cierto “parecer que venimos al mundo”… eso de que parecemos experimentar aquí una experiencia tan aparentemente real… “antes” de eso —”antes” entre comillas— antes… hemos tenido que ser “mentes”…, que ser una mente enorme… pero que se sentía así ante su grandeza… “muy culpable”… es decir, se auto-atacaba…, y por tanto se creyó de golpe y en sí misma ATACABLE…, susceptible de ser atacada (esto es como sabemos lo que nos cuenta el curso de milagros: mente auto-culpabilizada, de lo grande que es… por haberse creído realmente separada de su verdadero Creador… quien la hizo así de “grande”… y, por tanto, por sentirse separada de su verdadero Poder legado por ese Creador).

Así que tuvimos que fabricar cientos de trillones de miles de billones de “historias”…, historias que en este tipo de sistema de realidad tienen la forma de “familias”, de “padres” muy realistas pero postizos…, de familias, de “sociedades” y de “naturalezas” muy realistas… donde el tiempo lineal parece real… donde este juego parece muy natural… y todo para así poder decir, con todo ello… en este despiporre que a veces se parece tanto a un matadero…, para poder decir, sin parar…, y aunque solo sea con nuestro mero respirar… con solo haber venido aquí… o con solo ver cómo interpretamos cada gesto y cada paso en la vida… para poder decirnos esto todo el rato, así como “inconscientemente”…:

«eh, chicos, chicas… estoy aquí, yo existo separado… sí…, pero mira, al menos no es por mi culpa».

Así que desde que tenemos en la mente, tan profundamente albergado ahí…, dicha “culpa” o “pecado original”…, dicho auto-ataque…, dicha creencia profunda en el “pecado original”… entonces… la mera existencia se torna en cosa grave, en algo grave o gravísimo… dependiendo de la parte del drama que hayamos elegido ejecutar en este momento (en el cual nos estamos en principio “auto-ejecutando” por enésima vez en el patíbulo, en los altares de la muerte).

Y claro, la mera existencia es agravada constantemente por nosotros mismos… al no ponernos “en neutro”… —es agravada digamos que “inconscientemente”… aunque en realidad todo es posible sacarlo a la consciencia.

Así que ya no nos podemos reír de la mera existencia… y sanamente.

No podemos simplemente hacer todo lo mejor que podamos para vivir… y reírnos mientras tanto —a veces sin que se nos vea:

— Si somos “buenos”…, entonces quizá estemos muy serios por ello —ya que es que “somos tan buenos”… jajajaja… tan “mejores”… (“moralismo” o moralismo exacerbado, podríamos llamarlo).

— Si somos “malos”, o malos malísimos (o malismos, como dice en broma mi abuela a veces 🙂 )… también nos habremos creído mucho la película…, demasiado… y entonces ya no nos podremos “reír” sana y profundamente de las cosas —pues… mira… es que fuimos o somos tan “malos”… jajaja… fíjate… más malos que fulanito o que menganito incluso.

Todo es “culpa”, es decir, auto-ataque…, impresa profundamente en la mera “existencia por separado”… ya que creemos que es real la separación —y, como esta separación fue interpretada con mucho miedo… pues ale, “a sufrir” 🙂 .

Como “sabemos”, no hay separación real en ningún nivel…, ni siquiera en los ilusorios y sus discursos y “comprensiones” físicas o físico-químicas. Por ejemplo tenemos ese “reflejo divino”… ese patrón que podemos “mirar divinamente”…: el de cómo todas las células de todos los seres “vivos” estarán conectadas —y luego todos los átomos en general… etc. 🙂

Y todas esas comprensiones —sobre las cosas “en conexión”— son capaces de, potencialmente, reflejar nuestra “unión real” en una sola Relación sagrada… la cual realmente somos y tenemos (que tenemos, digamos, con otro tipo de “individualidad”, por así decirlo).

Dios nos creó… pero no creó tan directamente este universo (nuestra “creación”, la creación “del Hijo”…) en el cual venimos a representar “la cara de inocentes”. Este universo fue nuestra “necesidad”, al inventar la propia idea de necesidades, y sus niveles… inventando la posibilidad de decirnos cosas como la de antes… 🙂 :

«ay, me crearon como separado; “otros” lo hicieron así, ¿no lo ves?… ay… en este universo de cuerpos del que puedo ser una víctima. Así que, mira, yo existo aquí, y en apariencia realmente “separado”…, sí, sí…, pero mira, dicha separación no es por mi culpa».

Hela aquí, la cara de inocentes… ese papel que venimos a representar aquí, en el “infierno” 🙂 .

Anuncios

Una respuesta a “«Jopetas, sí, existo separado… pero yo no tengo la culpa» :) (sobre la carita de inocentes)

Suscríbete a los comentarios mediante RSS.

  1. Jesús le insistía de nuevo a Haskell en que ya solo percibir es aprisionar, condenar.

    Entonces, con casi cualquier pensamiento sobre “los demás” (ya que nuestros pensamientos “no significan nada” )… con casi todo lo que pensemos… nos estamos “atacando”*.

    Atacamos casi siempre… pues pensamos “por nuestra cuenta”

    Entonces…, incluso con pensamientos que pueden parecer “buenos”, beneficiosos… sobre “los demás”… “hacemos real la separación”… y nos atacamos… nos “asesinamos” entre todos juntitos… —y tan “gozosamente” como siempre, en esta elección global por el sufrimiento.

    Como quizá por ejemplo cuando alguien diga…:

    «Ay, fíjate qué bueno era Jesucristo…, y yo nunca podría ser así»

    Cualquier pensamiento hacia cualquier cosa o cualquiera que “adoremos”, más o menos… en la familia, amigos, ídolos, “profesionales” de lo que sea… … es en el fondo “asesinato”.

    Lo cual no quita para que no deban existir, “en sociedad”, cosas como el “reconocimiento”… que claro, en sí mismo… no es “malo”…, pues como sabemos resulta que en este mundo en sí no hay nada ni “bueno” ni “malo” —pues este mundo… EN SÍ… ni siquiera existe realmente.

    Así que todo lo que pensamos es, o suele ser, un purito “asesinato” —como dice Jesús en su maravilloso curso de milagros.

    Ay… entonces ¡cómo le insistía a Haskell de bien, Jesús, viniendo a decir…!:
    eh, chicos, siempre miráis con las lentes del pasado… de ese pasado que en realidad no existe…
    …y por tanto siempre estáis intentando exigirle, imponerle —a todo objeto, a todo ser, a todo hijo de vecino—… imponerle… que ellos sean tal y como los habéis percibido en vuestras fantasías “privadas” del pasado —en vez de “intentar” verlos como ellos son AHORA (pura libertad).

    Y entonces insistía tanto en ese “mantra” : “amor es libertad”, “libertad es amor”…

    Qué maravilla el dictado de Jesús a Haskell.

    Así que, ¡alejop! … ya solo con “percibir”… con solo eso… ya siempre estamos aprisionándonos a nosotros mismos… y machacando y aprisionando a “los demás”, viviendo así, en ilusiones “inconscientes”… viviendo como si pudiéramos realmente hacer tal cosa —aunque claro, luego ponemos la carita de inocentes y “miramos” para otro lado, y nos decimos quizás, muy seriamente: ¡qué buenitos que somos! jajaja.

    Es increíble… aunque menos mal que al menos esto solo “ocurre” en este sueño de este mundo que en el fondo ni siquiera existe

    (uf, menos mal)

    _______
    …la voz que habla por Jesús, ha insistido mucho en esto…, de cómo meramente con solo percibir, ya estamos aprisionando a la gente y a las cosas, pues es como si lanzáramos el mensaje, todo el rato, de que la gente y las cosas tienen que ser como fueron… o mejor, como nosotros percibimos que fueron, en el pasado… (un niño tiene que ser así… un bebé tiene que ser como los bebés del pasado… una persona… una piedra …… )
    jajaja…

    … en general… todo “tiene que” ajustarse al receptáculo “infernal” de nuestras categorías… siempre fundadas en lo irreal de las formas, del pasado de este tipo de formas… salidas de la creencia demente en que realmente podríamos estar separados.

    Pero qué bien… somos “informes” aunque misteriosamente aún individuales …

    …informalmente informes pero informados-informaDios…

    ________________

    jau Ramón, justo así, eso me parece 🙂 gracias

    …archivo aquí más sobre lo mismo… que coloqué en otro hilo de Lau:

    … los maestros somos ninguno… pero…

    …ya sabes…, yo a veces elijo cualquier ocasión buena para poner más cuentos… así que como él dijo eso de esa frase… ya tenía yo excusa para “contar” 🙂 …

    …que quizá yo siento que no cuento nada…, en el sentido de ser tenido en cuenta… jajaja…

    …y ahora… Fabio da una excusa de nuevo, maravillosa, pues en una frase ha metido todos los ingredientes necesarios.

    Es maravillosa… mira… está “el tiempo”… están “todos”… está el célebre “amor”… incluso el “pensar”…:

    “…si todos pensáramos igual a usted no le alcanzaría el tiempo para AMAR a tantos admiradores…”.

    Y al final salió esta perorata… entre otras cosas contando la metáfora imposible de lo que es “el cielo” 🙂 … ese imposible para “el ego” :

    Hermano sabiofabio…, en verdad, en verdad te digo… 🙂
    …hermanos…

    El no-problema que tenemos NO es, como ya se sabe… de tiempo…, pues parece que nunca se ama verdaderamente “en el tiempo”, que nunca hemos podido “amar verdaderamente” ahí 🙂

    Eso de amar parece que se hace fuera de juego, de tiempo, o de lugar.

    Cuando percibimos normalmente, es decir, dentro del tiempo y demás categorías “asesinas” (en vez de “percibir verdaderamente”)… parece que lo que estamos haciendo es jugar a la muerte (vaya jueguecitos)…, percibiendo con las lentes del pasado; es decir, diciéndole “inconscientemente”… a todo…:

    — «eh, amorcito…… ay, “mi vidita” 🙂 … ay mi cariñito… tienes que ser… ¡te exijo que seas!… tal y como fuiste antes…… tal y como YO PERCIBÍ que TÚ eras».

    (cosa que es… purita separación…… ahí… con ese PASADO “actuando”… actuando esas interpretaciones que hicimos de las experiencias del pasado… rellenando pues, esas interpretaciones… nuestra “metralleta” de pensamientos-imágenes para seguir en el habitual sadismo y sadomasoquismo que usualmente llamamos “PERCIBIR”).

    O… tenemos otra frase…:

    — «eh, amorcito…… no te muevas ni un milímetro… que me desenfocas el destino que he elegido para mí mismo: MUERTE».

    Como insistía en decir esa voz que hablaba, que susurra… por Jesús…, a Haskell:

    “amor es libertad, libertad es amor”…

    …este es el mantra, oh hermanos 🙂

    En “el cielo”, como Originales… podríamos decir, como metáfora… que somos una sola relación… todos con todos… en todos…

    … todo con y en todo…

    … pongamos una “flechita” que desde cada uno apunta a todos “los demás”… …seres… aunque no hay separación…

    … pongamos esa relación-flechita sin cuya existencia… sin la existencia de una sola de las flechititititas o relaciones… no podemos ni siquiera ser nosotros mismos…

    Por tanto… así seríamos “una sola relación”… pero, ¡oh! ¡lo seríamos cada uno a su modo! …plenitud de ser realmente especiales… y no como aquí… especiales solo para unas poquitas personas o serecitos… 🙂

    Es decir…, aún habrá algo así como “individualidad”… en nuestro querido reino de Originales… pero… pero ni siquiera podemos imaginárnosla…, pues nuestra imaginación, ahora, es muerte…, mata y remata.

    Entonces… ¡qué bendición más enorme decirle a Lau que no tendrá tiempo! jajajaja…
    …qué maravillosa maravilla: la gloria.

    Visto de una manera… entonces… lo mejor de lo mejor parece que es no SER ni TENER ya absolutamente nada de tiempo. Qué bien.

    Entonces… ¿solo tenemos tiempo para amar cuando ya no hay tiempo?

    Oh, qué potito.

    El tiempo sería el antídoto del “amor verdadero” (para mí primer00…)…

    El tiempo nos lo debimos de dar… a modo de antídoto.

    Parece ser que “juzgamos”, “hace mucho tiempo” 🙂 … que el amor era una condena… venenoso… y nos metimos en un juego A VECES escabroso simplemente para recordar la “única relación real” … esa amada relación única, global, llamada “amor”; para experimentar cómo se vuelve a ser lo que sí somos: una sola “relación”, paradójicamente única para todos… todos con/en todos.

    Jo qué fuerte.

    Así que nada…, a aplicarse todo este cuento… a dejar de pensar… que es interpretar… con el pasado… uf…

    …a ir más allá de las palabras…

    …qué fácil era esto… ir más allá, a la intensidad… pero el ego ataca y hace que parezca más difícil…
    …es decir…, y uno se ataca a sí mismo para no ser en lo simple… dejando de pensar… es decir, de interpretar basados en interpretaciones del pasado… oh…

    …pues queremos seguir existiendo en la ilusión de que realmente somos y tenemos solo unas pocas “flechitas” de esas :)… en el reino del tiempo…, de la muerte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: