¿Cuál es el “error” de la mente? ¿Qué quiere decir “creer que la mente puede crear falsamente en el cuerpo”? (más sobre Aceptación)   1 comment

imagen corazón en círculo

«También te dije que la mente no puede crear falsamente en el cuerpo. Esto significa que todo lo que el cuerpo experimenta, ya sea placer físico o dolor físico, ya sea gozo físico o la peor enfermedad, es una decisión activa en el nivel creativo de la mente.»

«[…] Si estás enfermo no digas “esto me pasó a mí”. Más bien comprende, dentro de ti, que se trata de una decisión plena y consciente. Realmente puede parecer que no entiendes por qué elegiste eso, pero date buena cuenta, plenamente, de que así lo hiciste. Esto es aplicable a todos los aspectos de tu vida [no solo enfermedades], incluyendo cada aspecto de cada relación que experimentas.»
[dictado de Jesús a Haskell, en La otra voz]

Vamos a ir directos al grano para comentar la cita de arriba (la introducción a este texto va en la nota*, al final, donde hablamos un poco sobre qué es lo de Haskell, etc.).

Esa queja constante en la que vivimos (“no tendría que pasar esto”… “no tendría que haber pasado lo otro”… en “el pasado”… tendré que conseguir esto para poder ser feliz en el futuro)… toda esa queja es una sola cosa, expresada un poco abstrusamente en el comienzo del curso de milagros:
CREER que “la mente puede crear falsamente en el cuerpo” (y viceversa).

En realidad todo lo que pasa depende de elecciones que realizamos en el nivel mental, en el nivel “creativo” (así lo explica en el párrafo que citamos arriba, y que dio Jesús a Haskell —lo ponemos entero abajo).

Ahí “todo es perfecto”.

Y a esto es a lo que se refiere una frase del principio del curso de milagros, que ahora comentaremos más gracias a la respuesta dada por el mismo Jesús, como decíamos, en uno de los dictados a Haskell (La otra voz).

Por eso todo aquí es un problema de mera “aceptación”. Y es muy simple.

En resumen:

— Nos quejamos (“no me tendría que haber pasado esto A MÍ”… o las cosas no tendrían que ser así)…

— y con ello rechazamos nuestra condición de creadores… nos hacemos los inocentes… con la carita de inocentes, de “falsa inocencia” (pues toda experiencia se da gracias a ELECCIONES profundas…, activas…, realizadas por nosotros, en conjunción con el resto de seres… y en el nivel de nuestra mente —nivel mental confundido con el nivel corporal, en este “mundo”)…

— así, hemos negado la elección que dio lugar a la experiencia… es decir: nos hemos negado a nosotros mismos…, en nuestro verdadero ser libre creador… y volvemos por tanto a alimentar la creencia de que sí que podemos estar separados… ¡de nosotros mismos!

— y con ello seguimos y seguimos en la actitud de “personalizar”… de tomarse las cosas personalmente… reforzando el “mini-yo”…: «¿Por qué leches me tiene que pasar esto A MÍ?»

Pero, por así decirlo, la mente es perfecta.

Podemos soñar con nuestro propio exilio de tal “perfección”… pero, como sabemos, será solo un sueño.

“Todo es perfecto”, pues solo existe lo perfecto, el amor.

Aunque nos cueste o nos duela escuchar lo anterior… es así.

Al final, experimentaremos que “todo es amor”… así que ya podemos írnoslo diciendo 🙂 …

Y la prueba está a veces en ese sentimiento de resistencia a admitir lo anterior :)… con ese esfuerzo que hay que hacer para poder siquiera escuchar esto tan simple.

Y es que, como sabemos, todo esfuerzo, vivido como tal, deriva de la “culpa” o auto-ataque “original”.

Aquello de la resistencia, por cierto, lo podemos apoyar con citas muy simples que hay en el curso, en la lección 42 (añadimos un corchete, porque no hay excepciones a esa afirmación simple en esta lección):

«Tu paso por el tiempo y por el espacio no es al azar. Solo puedes estar [siempre] en el lugar perfecto, en el momento perfecto».

 La mente, por tanto, no puede “crear falsamente”, es decir…, por así decirlo… no crea “de forma engañosa”.

Es decir: lo que hay es lo que hay.

Todo, toda cosa deriva de elecciones realizadas activamente por nosotros mismos… en el nivel más “unido”, por así decirlo… en el profundo nivel de nuestro ser en unidad…, en el nivel mental donde, en comandita, “elegimos ego”… para luego venir cada cual a proyectarse su universo…, “milagrosamente” orquestado con los de los demás.

Como también sabemos, ese nivel lo confundimos aquí con el nivel del comportamiento, o “corporal”…, cuando simplemente nos quejamos… reaccionando… no aceptando.

Confusión todo el rato 🙂

Así, “la aceptación” que se nos pide, es un tipo de aceptación muy simple… que apunta “más allá del mundo”… más allá de este infinito aparente que es el mundo.

Entonces, si reaccionamos contra “lo que hay”… estamos reaccionando contra nosotros mismos, pues estamos reaccionando contra algo que en realidad hemos elegido o creado desde y en esos “niveles profundos”… es decir, en “el nivel mental” (el de “la experiencia”… o “el sentir”… que vamos a ir reinterpretando, uniéndonos a la percepción verdadera, a “la otra versión”).

Reaccionamos contra algo que además hemos creado “conjuntamente”, en este mundo de “locura”… conjuntamente con “nuestros hermanos”, tan locos por tanto como nosotros mismos… y por tanto estando todos igual de locos aquí, en el afán compartido de “ser especiales”… es decir, de sustituir el amor que somos con la creencia de que nuestro auto-concepto (conseguido con tanto esfuerzo) nos seguirá valiendo para algo.

Y, por tanto, si reaccionamos contra la experiencia que tenemos ahora (lo cual es lo normal, pues vivimos literalmente del pasado y en el pasado… ya que la percepción es eso)… reaccionamos contra nosotros mismos…, como queriendo con ello partirnos por la mitad o en cachitos (y esto es lo que es la proyección… seguir proyectando, en la actitud de “proyectores”).

Así, reaccionamos contra esa libertad, contra nuestro ser, que nos fue dado por nuestro verdadero creador…, más allá del universo.

El Ser que sí nos dio Dios incluye una total libertad, pues el amor es libertad.

Y esa libertad incluye la de poder soñarnos aquí… como seres realmente separados de nuestra Luz creadora… a imagen y semejanza de la Luz de Dios.

Todo está en el mismo lote de regalos, ese lote que en el fondo estamos usando aquí con deleite.

Y, como sabemos…, esa reacción o ese conflicto deriva del “conflicto original”, que es el auto-ataque o “culpa” que se deriva del conflicto entre:

— lo que CREEMOS ser (mentes realmente separadas, y luego “cuerpos” que intentan reflejar SOLAMENTE eso en un mundo de locos… un mundo de mundos privados…)

— el conflicto entre lo anterior… y lo que SOMOS: “creaciones de Dios” (Luz eterna creadora).

Así que esta actitud, la de “crear falsamente”, deriva de lo de siempre (“pecado original”)… y hemos incubado esa actitud para con ella poder formarnos un concepto “por nuestra cuenta”… un concepto sobre nosotros mismos… para así seguir machacando el Ahora, el presente, con dicho auto-concepto.

“Contra” eso… como sabemos… “debemos” permitirnos “hacer” lo que aconseja el curso (“reírse” sanamente de la separación… con un “no sé” constante… no sé qué significa esto… simplemente “no sé”…).

Es decir, “debemos” permitirnos un bajo de fondo de “sonrisa”, aunque esta no se vea mucho en el mundo —pues hay muchas ocasiones donde es inapropiado expresarla físicamente.

Y, si no nos “reímos” más… podemos crearnos más “problemas”, para nosotros…, pues en esa actitud solo conseguiremos “agravarlo” todo un poco más… agravando nuestra experiencia privada… siguiendo con la cerrazón habitual… en nosotros y con y contra nosotros mismos.

Así nos parecerá quizá: que se agrava nuestra experiencia… tarde o temprano.

Así, proyectando, podremos seguir interpretando las cosas “como antes”: “con el ego”… en lo más profundo de nuestra mente… en la continuidad de esa interpretación que dice que podemos ser víctimas de circunstancias fuera de nuestro control —esa interpretación que dice que aquí en el mundo realmente «puede pasar algo» (cosa esta que es falsa)…, y que dice que, para colmo… «eso que puede pasar puede ser “grave”».

Pero (como veremos que dice ahora la voz)… esto tampoco quiere decir que todo “cuerpo enfermo” deba ser interpretado como que está reflejando una mente enferma, realmente enferma… enferma con esa creencia sobre la creación falsa (la del único error: CREER que los niveles pueden crear falsamente uno en otro).

Como sabemos, resulta que no hay mente “realmente enferma”…, ya que la mente en el sentido del curso de milagros no puede ser verdaderamente atacada: ella crea libre, en su perfección… ejerciendo su perfección creadora.

Y, como sabemos, el universo es un síntoma que desaparecerá, y que solo es la orquestación aparente (ilusoria) de muchos síntomas “pequeñitos”… dentro de infinidad de universos privados…, y, entre ellos, de esos síntomas que constituyen nuestros propios cuerpos… manipulados tan salvajemente como parecen estarlo por nuestra creencia o error de base: la de que es posible realmente sufrir, carecer, etc.…, basada en la confusión de niveles que estamos tratando aquí (y recordemos que esa manipulación salvaje no tiene consecuencia alguna para nuestro ser real).

Así que volvamos para atrás.

¿Qué significa que la mente esté de cierto modo “equivocada”?

En la versión oficial en castellano dice el curso: “Solo la mente puede errar”.

Digámoslo de otra manera de nuevo: la mente está “equivocada” porque tiene una actitud de resistencia muy elemental… de no aceptación, basada en creencias.

Esta es aquella actitud que dice que “si algo cambiara fuera yo sería feliz”.

Y ese “fuera” puede ser “ahora”… en “el mundo” de ahí fuera; pero también y quizá es sobre todo en “el pasado”, pues el mundo ahora lo vemos filtrado por el pasado en nuestra mente, y, como ya sabemos… por eso es que nada aquí es real… pues toda imagen la manipulamos, trabajamos con ella… con imágenes, “espejismos”, como le dijo a Haskell en otro párrafo… desde una “posición de pasado” que no existe.

Y el pasado es…: “ay, en el pasado algo hice mal”; “hay algo que dejé de hacer de lo cual depende mi felicidad”… etc.

O bien, esa fuente de “inconformidad” la podemos situar en “el futuro”: hay algo que tengo que conseguir o hay que conseguir para poder estar mejor o “ser feliz”… etc.

Y todo esto lo hacemos así para idolatrar a uno de los mayores ídolos que hemos fabricado a partir del miedo…, del miedo a carecer: el tiempo.

Si algo sucediera “ahora”…, algo que “me falta”… o bien, si hubiera sucedido algo, en el pasado, que no sucedió… entonces… “yo sí que sería feliz”… o “yo sí que estaría un poco mejor”.

Esa es, decíamos, la actitud de “querer cambiar lo de fuera”… es decir, “querer cambiar el mundo”.

Y también sabemos que esa actitud “proyectiva” está basada en querer que lo de fuera sea muy real…, está basada… en la auto-glorificación masturbatoria que es este universo —que en el fondo es privado, siendo el universo de cada cual, pues “la comunicación universal” se da gracias a nuestro ser (Luz creadora)… un ser que está más allá de cualquier simulacro de carencia en forma de cuerpos separados.

Así, ese enfado, o ese resentimiento constante más o menos disimulado (con la célebre “cara de inocentes”)… se debe a esa “inconformidad” esencial… a ese “inconformismo” esencial que no tiene nada que ver con el mundo pues tiene que ver con el conflicto original.

Estamos pues en un estado de pataleta constante, un estado que alimenta nuestro miedo… y así, sucesivamente, alimentamos nuevas y nuevas experiencias para reforzar y confirmar esa “razón” o motivo por el cual tenemos miedo.

Y como ya sabemos, en esto consiste la locura que literalmente es este mundo.

A continuación, como ya anticipábamos, el curso comenta rápidamente cuál es el error: el error es CREER que los niveles (cuerpo, mente) pueden “crear”, el uno sobre el otro, de forma falsa, “falsamente”.

En inglés, la parte que habla de “errar”, en el curso, dice así:

“Only the mind is capable of error”.

Así, la mente puede ciertamente estar en el error, ser capaz de error.

Y ya hemos visto cuál es el único error: CREER, la creencia… en vez de dejarse guiar por la certeza que somos… de vuelta a esa Certeza.

Así, estamos todo el tiempo, de hecho, proyectando…, que es como llama el curso a aquella pataleta esencial (que como sabemos estamos alimentando aquí para huir de ese cielo que somos).

Por eso el curso de milagros nos invita a la vigilancia constante, pero en el nivel de nuestra mente, siempre enfocados ahí… en lo que pensamos acerca de lo que experimentamos.

Y luego, como también decíamos arriba… el curso concreta diciendo en qué consiste el error:

— en CREER que la mente puede CREAR falsamente en el cuerpo, y viceversa [ese “crear falsamente” es en inglés, como sabemos, “miscreate”].

A continuación la cita completa que queríamos comentar, de La otra voz, dictado a Haskell por Jesús (el subrayado es mío):

«También te dije que la mente no puede crear falsamente en el cuerpo. Esto significa que todo lo que el cuerpo experimenta, ya sea placer físico o dolor físico, ya sea gozo físico o la peor enfermedad, es una decisión activa en el nivel creativo de la mente. TODA experiencia física es producida en el nivel creativo de la mente y luego es proyectada afuera de tal manera que no crees que tu mente sea la fuente de tu experiencia; pero en verdad, lo es.»

«Tu mente NO PUEDE errar en su libertad. Cada experiencia corporal aparente es, y debe ser, el producto de tu voluntad en acción. La mente es SIEMPRE la fuente. Y el cuerpo es incapaz de afectar a su fuente. Las experiencias corporales no pueden tener ningún tipo de efecto en el ser intencional de la mente.»

«Más aún, no es verdad que la enfermedad de tu cuerpo deba reflejar enfermedad en tu mente, aun cuando ese sea frecuentemente el caso. Todo lo que tu cuerpo parece experimentar es resultado de tu elección activa en el nivel de tu mente. El cuerpo no puede afectar a la mente; la mente no puede crear falsamente en el cuerpo, y así, con ello, producir una fuente diferente de experiencia. Porque solo existe el nivel de la mente. Y ese nivel es el mismo que el nivel del Reino dentro de ti.»

«Si quieres aprender estas verdades, si quieres encontrar la libertad, la felicidad y la paz que buscas, debes liberar la luz interior. Y empieza por vigilar siempre tus pensamientos. Esto lo consigues al comprender, lo mejor que puedas, que todo ESTÁ en el nivel de tu mente. Si estás enfermo no digas “esto me pasó a mí”. Más bien comprende dentro de ti que se trata de una decisión plena y consciente. En verdad puede parecer que no entiendes por qué elegiste eso…, pero date buena cuenta, plenamente, de que así lo hiciste. Esto es aplicable a todos los aspectos de tu vida, incluyendo cada aspecto de cada relación que experimentas.»

______
*
Introducción a todo el texto de arriba:

Como sabemos, “nuestro espíritu”, la conexión con el todo más allá de las formas… nos da “amor”… ES amor.

Y ese amor a veces se convierte aquí en el mundo en “explicaciones”… o en “buenas interpretaciones” para por ejemplo el curso de milagros —del cual, al final, como sabemos, solo existe una interpretación.

También sucede que, directamente, el propio Jesús ha dado “explicaciones”… ha dado “acompañamiento”, posteriormente al dictado del curso, poniendo su nombre también en ciertos dictados posteriores al curso.

Y es lógico que suceda esto, que dé muchas más cosas…, porque (aparte de que aquella afirmación que hace en UCDM, la de que “él nunca nos iba a dejar solos”… y de que esa afirmación vale para todo tipo de “manifestaciones”)… aparte también sucede que, vistas las condiciones en que tuvieron que ser redactados los 4 o 5 primeros capítulos del curso…, lo lógico es que él mismo solucione un poco el entuerto, muy directamente —y no solo ayudando a que el amor inspire a mucha gente escribir bien sobre el curso… gente que divulgaba cosas parecidas, gente tan esencial como el mismo Wapnick.

Este blog se ha dedicado en parte a difundir los dictados de Haskell.

Hemos comentado un párrafo de ahí, de La otra voz, que pusimos entero abajo —está en el capítulo La reconciliación y la luz (ver índice de entradas).

Aquí se trata de conectar las cosas de la forma directa y simple (aunque parezca que hay muchas palabras)… para ahorrar tiempo…, y en el mismo “espíritu” de los dictados de Haskell —de estos dictados que nos da nuestra “mente en unidad”… nuestro Yo en Unidad… “el Espíritu Santo”… y que como vemos son a veces dados a través de la personalidad del mismo Jesús, como en el caso de Haskell.

 

Anuncios

Una respuesta a “¿Cuál es el “error” de la mente? ¿Qué quiere decir “creer que la mente puede crear falsamente en el cuerpo”? (más sobre Aceptación)

Suscríbete a los comentarios mediante RSS.

  1. Archivo conversación sobre este tema, en la que participé, por ahí:

    Un “interlocutor” decía 🙂 :

    Ese párrafo del Curso, no es abstruso, pues dice muy simplemente que la mente no puede crear falsamente en el cuerpo, porque el cuerpo es una creación falsa de la mente, un efecto, y ningún efecto puede crear, por tanto el cuerpo nunca puede crear nada en la mente en la que es y de la que es efecto. Yen cuanto a que toda experiencia de ser que tenemos es nuestra decisión tenerla, el Curso se harta de decirlo. No veo yo en la aportación de Haskell nada que el Curso no diga con claridad.

    Aceptar que somos causa de lo que vemos, de nuestra experiencia de ser toda, o del mundo que experimento ser, es algo a lo que el Curso nos exhorta a aceptar insistentemente, pues es en lo que más insiste, y también lo que menos se acepta, en las interpretaciones más dominantes.

    Deducir de eso, como parece que haces tú, que todo lo que contenga mi experiencia de ser tiene su origen en el amor, por ese hecho, es un salto en el vacío argumental, que yo no comparto. No obstante, puedes tener razón, es cuestión de probar y a ver que pasa 🙂

    _______

    Mi respuesta

    gracias y gracias por comentar,

    Ramón, con la venia, te comento esto que dijiste;
    terminaste poniendo…:

    « por tanto el cuerpo nunca puede crear nada en la mente en la que es y de la que es efecto »

    Se trataba de “explicar” el sentido inverso (mente —> cuerpo)…, pero has hecho un recorrido hasta llegar a decir eso: “por tanto el cuerpo nunca puede crear…”.

    Se trataba de “justificar” lo inverso…, que como viste, esta voz despacha rápidamente.

    Y en realidad solo está hablando de esa aceptación con mayúsculas.

    Como vemos, ese recorrido lo “comenta” en un santiamén…, la voz en Haskell;

    Casi llega a decir, meramente… que “todo es perfecto” 🙂 …

    [bueno, y como seguro que viste o recordaste…, eso lo dice tal cual prácticamente en lo que cité de la lección 42]

    Entonces…, en ese “santiamén”… esta voz dijo esto que pongo aquí de nuevo…, acerca de crear falsamente “la mente en el cuerpo”:

    « Esto [mente —> cuerpo, donde la flecha significa “mal-crear”]… esto significa que todo lo que el cuerpo experimenta, ya sea placer físico o dolor físico, […] o la peor enfermedad…, es una decisión activa en el nivel creativo de la mente. »

    Por cierto, simplemente por justificarme un poco… y por si nos lee más gente (pues tú esto ya lo sabes)… a mí esa “voz”…, ese texto de Haskell (y el de Perron) me llegaron con bonitos “avisos”…, con “mucha luz”…, por parte de eso interior, que nos parece avisar interiormente.
    Así que no dudo ya de que son lo que dicen ser.
    ____

    Y otra respuesta que di:

    Entonces, una vez dicho eso, te lo comento otra vez, con perdón y con la venia 🙂 :

    Sí sería “abstruso” esa forma de expresarlo… porque está simplemente diciendo que “todo es perfecto”.

    Esa parte de la ruta (mente —-> cuerpo) con ese significado (“crear falsamente”, “crear mal”)… significa nada más y nada menos que, si no “aceptamos” absolutamente todo (significando, esa aceptación, simplemente que “nada real puede ser amenazado”…)…,
    … “aceptando todo”… entonces… con la actitud que diríamos de esos “niños” que se dijo íbamos todos a “volver a ser”…
    … si no aceptamos… no tenemos otra cosa que repetirnos y repetirnos como la cebolla…
    … en “ciclos” de este tipo de “encarnación” (de revisión de películas)… pensando que podemos hacer todo por nuestra cuenta (civilizaciones, salvaciones… etc.).

    Si recordamos lo que dice en el curso la voz de J:
    — es necesario que le preguntemos, a él, al Espíritu Santo… a nuestra guía… qué milagros “hacer”.

    Siguiendo con lo de antes…:
    no podemos “crear mal”… podemos CREER en cosas raras… y eso nos hará experimentar todas estas posibilidades…, que en realidad, dice el curso que YA PASARON;
    la creencia, el instalarnos en el creer…, el juicio… el interpretar… nos hará experimentarlas y re-experimentarlas… viniendo aquí a repetir como los locos que “fuimos”.

    Y esto…, claro…, no está ni bien ni mal… pues simplemente “no existe”…, pero bueno…, es lo que hay… y lo bueno es eso…, que para nuestro “Yo en la Unidad” todo esto ya acabó…

    Y… como sabemos… simplemente estos textos de J nos dan un tipo de oportunidad para elegir de otra manera y no tener que venir tanto a revisar más películas.

    Así que… nos abren esa elección… para cuando queramos… pues como ya sabemos simplemente se nos avisa de lo que está pasando…, y ya está.

    Claro que… esa simplicidad del “todo va bien” 🙂 … no estamos muy dispuestos casi nadie, parece… a aceptarla… fácilmente…, al igual que no estamos al principio dispuestos a aceptar que todo esto lo hemos “co-creado con Dios” —como es lógico, pues nunca hemos estado separados de nuestro creador… de esa “sustancia”…, esa esencia sin atributos…, de eso que nos dio Dios de sí mismo…, que compartió con nosotros perfectamente.

    Entonces… esa “Aceptación” parece que depende de estar dispuestos a ir sabiendo que todo son “expresiones perfectas” de elecciones “mutuas”… hechas en ese nivel creativo… “profundo”.

    La pena, el resentimiento, etc., nos auto-reduce en ilusiones… otorgándole realidad a la ilusión del “afuera”… de la “víctima”… en nosotros… o proyectada en “los demás”… etc.

    Así que nunca habrá habido “creación incorrecta”.

    Por otra parte:
    supongo que solo podremos “hacer milagros” de forma correcta (pues dice el curso que eso se hace cuando le preguntamos al E.S. cuáles milagros hacer)… supongo… cuando realmente estemos dispuestos a aceptar que nada puede afectarnos realmente (que nada real puede ser amenazado…)…
    …y así… iremos estando dispuestos a dejarnos guiar, del todo…

    …a guiar respecto a cómo mirar “lo de fuera”, para verlo desde ese “DENTRO” que somos, en unidad
    (quitándonos de “en medio”…, cosa esta que nos cuesta horrores por esa trampa inercial que autoalojábamos en nuestra mente… esa trampa en que nos vemos metidos durante “eones” de ilusión)…

    Volviendo atrás:

    pero… siempre habría sido todo perfecto…, porque siempre estuvimos siendo “uno con Dios”… y en realidad somos de la misma sustancia que nuestro creador… y por tanto “somos Dios”… en esencia (dicho rápidamente: “somos Dios”).

    “Por eso” lo de “todo es amor” y ya está… —o “Dios es”.

    Decías:

    «No veo yo en la aportación de Haskell nada que el Curso no diga con claridad »

    El curso (te lo habré contado muchas veces) no fue dictado de corrido en los primeros capítulos. Son un collage, que hicieron quitando todo el material de dictado personal.

    Por eso han quedado más abstrusos de la cuenta.

    El mensaje global no se pierde (porque el curso es muy largo y está acompañado por lo de Wapnick, Gary, etc.)…, pero sí que queda todo un poco frustrado solo al principio… en esos pocos primeros capítulos… “frustrado” desde el inicio… algo confuso, abstruso.

    Siempre me ha parecido muy sorprendente que esto no resultara obvio para todos
    (hay gente que sorprendentemente no ve esa confusión al comienzo del curso… y no ve por tanto que no es necesaria;
    insisto en que Wapnick, que elaboró el collage del comienzo… Wapnick explicó por qué está ahí esa confusión… que él mismo reconoce así, como inicio más confuso en el curso).

    También está muy bien que haya salido así, porque puede ser una excusa para no idolatrar la forma, las letras del curso… e ir al contenido…

    Ya sabes que para mí lo de Haskell no es obviamente Haskell quien lo dice…, sino Jesús quien lo dicta.

    No creo que pueda hacerlo así nadie más, nadie demasiado distinto de ese “espíritu” o conjunción de espíritus que “encarnaron” en Jesús… y que habría dado UCDM… (aunque al final al final todos seamos “uno con el E.S.”… no vi nada de tanta ayuda, sobre el curso en sí, que esto dado a Haskell).

    No creo que se pueda hablar tan claro sobre el curso como quizá el propio “autor” lo habría hecho… —”autor” o como se le quiera llamar; me parece “demasiado sobrenatural” 🙂 …, y me vino “mucho sentir” cuando conocí este texto.

    (Haskell, por cierto, lo recibió en este caso en estado de trance).

    Así que aporta una “frescura”… que parece haber ayudado a muchos a aliviar el apego a las formas del curso
    (como también ayudaría en ello el material dictado a Perron)……
    …esas formas que inevitablemente nos atrapan… pues nos dejamos atrapar fácilmente… y queremos auto-atraparnos, por el terror que tenemos al enorme ser que somos, más allá de toda forma.

    Decías:

    « Aceptar que somos causa de lo que vemos, de nuestra experiencia de ser toda, o del mundo que experimento ser, es algo a lo que el Curso nos exhorta a aceptar insistentemente»

    Y como sabes también…, el curso nos insta a aceptar algo que parece “un paso más”…, como insiste la voz en Haskell…:

    — primero que no es solo que “causemos” o “creemos” (de crear) lo que vemos… sino que, muy directamente, SOMOS lo que vemos… (así de grandotes seríamos 🙂 … pues somos mente… “enorme”…… y no somos nada que tenga algo que ver con esa fantasía que tenemos aquí: “ser solo cuerpos”…)…

    — y… segundo…, y luego… más allá de eso… ni siquiera “somos lo que vemos”…
    …sino que somos ese “más allá de Luz”… más allá del más allá de los cuerpos…

    … y a ese nuestro fondo de Luz, perfectamente compartido “con Dios…

    … a ese fondo, a nuestro ser… es decir, a Nosotros… que somos pleno conocimiento y dicha… nos la repanfinfla, por así decirlo… si “tenemos un cuerpo” o no …

    (aunque supongo que así es como seguiremos…, con esas “posibilidades corporales”… por toda la eternidad de gloria…, pero de otro modo, claro).

    Entonces… la cosa iba no tanto de explicar que “somos causa”… sino de cómo esa frase (la de la ruta esa) en el fondo querría decir:

    eh, sentirás, experimentarás… que nunca has “creado mal”… que todo se seguía de vuestro mismo ser… en un ser que en sí es perfecto…, porque fuisteis creados perfectos…

    Y sentirás que “ya había pasado todo”…

    El hecho de que tengamos una experiencia de aúpa… no quiere decir que haya algo realmente mal en ningún sitio (nada real puede ser amenazado…).

    Esa experiencia sería mala solo porque antes hemos “juzgado experiencias”… y entonces ahora se dan las consecuencias de nuestros juicios en el pasado;
    y las consecuencias son las que vivimos en el presente… las que experimentamos ahora, en el “ahora” machacado por el pasado… con todo nuestro esfuerzo…
    …pues estamos instalados en un pasado de juicios… que está invocando todo el rato “lo mismo” (juzgar el Ahora para potenciar el mini-yo y su sistema de pensamiento… y tal).

    Este “vivir” en ilusiones hace que repitamos y repitamos… “experiencias”…

    No hay nada fuera de nosotros… y entonces todo depende del talante con el que estamos en este océano compuesto por “nosotros mismos”… en nuestras fantasías proyectadas… —e interpretadas nuevamente de forma “equivocada”

    (con ese “error” que dice el curso, y que es esa confusión de niveles que tenemos en la mente…:
    el error de ir pensando que el “nivel mente” puede crear erróneamente en el “nivel cuerpo/comportamiento”… y viceversa).

    Decías:
    « es un salto en el vacío argumental, que yo no comparto»

    Si en definitiva al final todo tuvo origen en Dios… no es para nada un salto en el vacío.

    Nosotros, que soñamos esto, tuvimos origen en “el Amor”; luego este sueño…, “indirectamente”…, si se quiere decir así… también es de Dios.

    Y “solo habremos sido amor”…

    En realidad no se puede hablar de todo esto… pero hay que ir dejando atrás cosas…, a veces, supongo (como dice el mismo curso: dejar atrás “la letra”, toda forma… soltar todos los “valores”).

    Nunca hemos dejado de ser una unidad con Dios…

    Ya sabemos que UCDM expone unos “trucos” para que aceptemos la Luz dentro… en todo…
    …y todo “truco” o palabra serían al final para “dejarlas atrás”…, como insistamos dice el mismo Jesús en UCDM…
    … para así poder unirse realmente a Dios… y entonces “que sea lo que Dios quiera” —que es lo que nos cuesta “hacer”:
    hacer eso llamado “la voluntad de Dios”…

    … dejando de pensar por nuestra cuenta sobre lo que significa cada cosa… etc.
    … 🙂 …
    como ya sabemos.

    feliz semana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: