La plenitud y el Espíritu Santo. Haskell: «La otra voz». Un Curso de milagros RELOADED   Leave a comment

Ir a descargar

imagen corazón en círculo[- Podéis mirar en el índice de Haskell en este blog para encontrar los enlaces a los libros completos, etc.
– Sobre el uso del castellano en las traducciones y el modo de traducir o de revisar las traducciones, ver las notas en esta entrada que progresivamente iré completando.
– Esta transmisión, maravillosa, aparenta haber sido dada claramente por la misma voz que dictó Un curso de milagros (UCDM), y que habló por la personalidad de Jesús.]

La plenitud y el Espíritu Santo [T-5.I-II]

Saludos de nuevo. Soy Jeshua.
Hoy he venido a conversar contigo
sobre la sanación y la plenitud.
¿Sabías que son lo mismo?
La única manera de poder sanar a otros es ser pleno, entero.
Y la única manera de ser sanado es la misma, ser pleno, entero.

Sé que esto puede sonar realmente amenazador.
Puede sonar como que tienes que hacer “demasiado”.
Y esa es exactamente la forma en la cual comúnmente piensas sobre ello.
Si digo que “para poder sanarte debes ser o estar pleno”,
tiendes a decir que “eso es demasiado para mí”.

Y estás en lo cierto, exactamente.
Porque POR TI MISMO no puedes hacerlo.
Por ti mismo –y te hablo ahora de ti como ego–
no puedes hacer nada.
Así, si tu percepción es la de que hacerte pleno, plena,
es demasiado para ti… regocíjate,
pues te has puesto al tanto de una gran verdad,
la de que hacer esto es realmente demasiado para ti.

Así que lo que hoy deseo tratar contigo,
es el Espíritu Santo,
y tu invitación al Espíritu Santo.
Porque es a través del Espíritu Santo,
y sobre todo a través de tu invitación al Espíritu Santo,
como te haces pleno, entero… plena, entera…
así es como te sanas,
y como te vuelves feliz.
Es mediante el Espíritu Santo
y tu invitación al Espíritu Santo,
como aprendes a curar,
y a conceder a otro la visión que tienes
de la plenitud y de la sanación.
Y esa visión, cuando la extiendas,
tendrá el poder de transformar a tus hermanos.

A menudo hablo del Espíritu Santo.
Y parece que hablo de ello
como si fuera una cosa aparte,
un ser separado de ti.
Y no obstante te he dicho a ti, una y otra vez,
que no hay nada separado.
Tú no estás separado.
Tú eres Dios. Eres Uno.
Tú eres parte de, o mejor, realmente ERES cada uno de los demás.
Y esa es la verdad.

Por tanto, sea lo que sea el Espíritu Santo,
no está separado de ti.
No está aparte de ti.
El Espíritu Santo está dentro de tu mente.
Pero, ¿qué puede estar dentro de tu mente si no es una idea?
TÚ eres una idea, un pensamiento, en la Mente de Dios.
El Espíritu Santo es igualmente una idea,
un pensamiento en la Mente de Dios.
Toda la Creación, en cualquier forma que desees imaginarla,
no es sino una idea, un pensamiento en la Mente de Dios.
Y como tú eres, como yo soy, como nosotros somos, el Hijo de Dios…
los pensamientos de Dios están dentro de nosotros
–así como ellos están dentro de Dios Mismo.
Por tanto, el Espíritu Santo es una idea dentro de tu mente
–así como lo es todo, en toda la Creación.

La gran verdad sobre las ideas es que
se refuerzan al ser compartidas.
Las ideas se fortalecen al darlas.
Si alguien parece tener una idea
y desea aislarla y quedársela para él mismo, la idea morirá.

Con tus posesiones –con tu dinero,
tu comida, tu ropa, tus automóviles–,
no parece ocurrir así.
Y de hecho, si das algunas de tus pertenencias,
aquí, en tu espacio y tu tiempo,
parecerá que tienes menos.

Con las ideas eso no es así.
Y ya lo sabes.
Simplemente lo comento para recordarte algo
que en realidad ya sabes.
Puedes compartir cualquier idea que tengas,
y seguirá siendo completamente tuya,
aun cuando se haga más fuerte dentro de ti
al haberla compartido.
Tal es la naturaleza de las ideas.

El Espíritu Santo es la idea –dentro de tu mente– de la plenitud.
El Espíritu Santo es la idea, dentro de tu mente,
de que no estás separado.
El Espíritu Santo es la constatación, dentro de tu mente,
de que tu mente no está dividida en absoluto, sino que es Una.
El Espíritu Santo es la idea, dentro de tu mente,
de que tú lo tienes todo, y lo eres todo.
Podríamos continuar,
pero entiendes lo que estoy diciendo.

El Espíritu Santo está en tu mente por el hecho
de que es una creación de Dios,
y, por tanto, fue puesto allí por Dios
–si deseas emplear esas palabras.
No puedes quitar al Espíritu Santo de tu mente.
Lo máximo que puedes hacer es bloquear
tu reconocimiento de Su presencia
mediante las vanas fantasías
con las que imaginas ser algo que no eres.

Te he dicho que
puedo traerte al Espíritu Santo,
pero que solo puedo hacerlo a petición tuya,
pues eres absolutamente libre.
Y ni yo, ni Dios Mismo, podemos imponerte una idea
que no desees aceptar.
Regocíjate en tu libertad,
pues te da una buena idea de la belleza de lo que eres
como Hijo de Dios.

Así, te puedo asistir a la hora de llevar
al Espíritu Santo a tu reconocimiento.
Y eso requiere solamente de tu disposición
a abrir tu mente a los pensamientos de Dios.
Ellos son los pensamientos que son reales.
Son los pensamientos de paz.
los pensamientos de alegría, de gozo, y de Amor
y de Unicidad.

Gran parte de lo que intentamos hacer con este Curso de Milagros
es ayudarte a reconocer, como mente pensante,
cuáles son los pensamientos de Dios.

Como te dije antes,
si sientes conflicto, eso no es de Dios.
Entonces, dite a ti mismo, “esto es conflicto; esto no tiene por qué estar ahí”.
Y quédate en calma.
Y la presencia que llegará hasta ti
será la del Espíritu Santo.
Y sabrás lo que hacer.
Porque estarás sintiendo los pensamientos de Dios.
Tu invitación al Espíritu Santo es tu decisión de estar vigilante
para poder invitar dentro de tu mente y de tu reconocimiento
solamente a los pensamientos de Dios.
Y te asistiré en ello, a cada momento,
pero solo mientras me lo permitas.

Todas las consideraciones de conflicto, dolor y separación
solo sirven para cerrar la puerta
a tu reconocimiento del Espíritu Santo.
Pero recuerda de nuevo que el Espíritu Santo siempre está allí.
No puedes retirarlo.
Y solo necesitas entrar en tu silencio
para experimentar Su presencia.

No puedes sentir el Reino de Dios,
no puedes verdaderamente extender tu invitación al Espíritu Santo,
si tu deseo es hacerlo solo.
De hecho, una de las herramientas más grandes de que dispones
para descubrir los pensamientos de Dios
es ser diligente en cuanto a ver al Espíritu Santo en tu hermano,
pues te aseguro que cuando llegues a ver al Espíritu Santo en tu hermano,
cuando descubras la presencia de Dios en tu hermano,
no podrás sino encontrar esas mismas bendiciones
dentro de ti mismo.

El Espíritu Santo habla de Unicidad.
Y, en este mundo,
la Unicidad se comprende mejor por medio de la relación.
El Espíritu Santo habla de la ausencia de separación.
Y como mejor se puede descubrir la ausencia de separación
es mediante tu constatación de que no estáis separados
entre vosotros.

Soy capaz de guiarte porque yo,
bajo la misma guía de la que estoy hablando,
llegué a ver el Espíritu Santo y la Luz de Dios
en cada hermano, SIN EXCEPCIONES.
Lo cual incluyó a los hermanos que aparentaban
condenarme, torturarme y matarme.

Esto no es una fantasía.
No te estoy hablando de una ensoñación.
Te aseguro que tienes dentro de ti
a Dios exactamente en la misma medida en que yo lo tengo dentro de mí,
y en que lo tuve dentro de mí cuando caminaba por esta tierra.

Y tu invitación al Espíritu Santo
–que es lo mismo que tu petición de paz, de alegría y de Amor–
tu invitación al Espíritu Santo, se centrará
en tu disposición a ver la Luz de Dios
en cada hermano, sin excepciones.
Pues solo entonces puedes verla en ti mismo,
y ser libre.

Bendiciones para todos. Eso es todo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: