Aprender el instante santo. Haskell: «La otra voz». Un Curso de milagros RELOADED   2 comments

Ir a descargar

[Podéis mirar en la página de índices de este autor para encontrar los enlaces a estos textos traducidos, etc. —con por ejemplo la traducción completa de lo que estamos retocando aquí con ayuda del texto en inglés, etc.

Esta transmisión, maravillosa (muy clarificadora y directa), aparenta haber sido dada claramente por la misma voz que dictó Un curso de milagros (UCDM), y que habló desde la personalidad de Jesús.

La siguiente parte de este texto sirve como acompañamiento —más o menos— para esta parte del texto principal del curso de milagros: [T-15.III-IV] (según las indicaciones del propio Haskell en su texto publicado).]

Aprender el instante santo  [T-15.III-IV]

Saludos de nuevo, soy Jeshua.
Te he dicho que una de las cosas más difíciles
que tienes que aprender es que no te lleva tiempo
aprender este curso.
Estamos hablando del instante santo,
en el cual la verdad se hace tuya,
en el cual simplemente la verdad se convierte en lo que tú ERES.
Y te he dicho que tu creencia en el tiempo
es lo que permite que puedas creer en la ilusión,
en la ilusión de la separación.

Así pues, ¿qué ocurre si te encuentras creyendo
que SÍ te lleva un tiempo aprender este curso?
¿Qué sucede si te encuentras creyendo que debe transcurrir un tiempo
para poder descubrir la verdad de lo que tú eres?
¿Qué ocurre si te encuentras creyendo que te llevará tiempo
descubrir la belleza y la verdad que son tu hermano y hermana?
Si crees que te llevará un tiempo aprender este curso,
entonces, estás reforzando la creencia en la separación
que te describí antes.
Pues si sientes que hay separación
entre causa y efecto,
entre algún evento que te liberará,
y su efecto, su resultado, que sería el aprendizaje de este curso…
entonces, estás creyendo en la separación.

Y te he dicho que la Expiación
se produce EN el tiempo, pero que no es PARA el tiempo.
Se produce en el tiempo, porque es EN EL TIEMPO donde se necesita.
Es en el tiempo donde la separación parece real.
Si la Expiación fuera PARA el tiempo,
eso significaría que el tiempo saldría reforzado por ella,
el tiempo sacaría ventajas de la misma Expiación.
Y la verdad es que la Expiación anula el propio tiempo.
Pues cuando la experiencia de la Expiación sea tuya,
habrás transcendido el tiempo.

Eso no quiere decir que en tu mundo, aquí,
ya no vayas a ver más relojes haciendo tic tac en las paredes,
o que ya no necesites tener más citas
con la gente que camina por esta tierra contigo,
o que te desentiendas totalmente de llegar “a tiempo”.
Mas la Expiación sí requiere que experimentes
la Causa y el Efecto como Uno Solo,
y que el pasado, en tanto que esa causa imaginaria
que os fabrica el ser a ti y a tu hermano,
se disuelva en la nada que es.

NO ES POSIBLE que te lleve tiempo aprender este curso.
Pues si el aprendizaje de este curso requiriera tiempo,
eso significaría que tú tuviste
que haber hecho algo en el pasado
que te habría traído a este lugar en el presente,
donde tú descubres tu libertad.
Y esa noción requiere de la creencia en la separación.

Así que cuando crees que te lleva un tiempo aprender este curso,
comprende que lo que estás haciendo es creer en la pequeñez.
Y la pequeñez, como te he dicho, es lo opuesto a la grandeza,
lo opuesto de lo que tú ERES.
La pequeñez es eso que pareces haberte dado a ti mismo.
Es eso que parece reforzar el ego,
el espacio, el tiempo y la ilusión.
Pero, sobre todo, es lo que te hace creer
que tú, ego, ser separado y aislado…
tienes poder, dentro de ese estado imaginario de separación.
La pequeñez es la ilusión, la creencia falsa,
en que tú puedes HACER algo, puedes HACER cualquier cosa,
puedes crear algo, puedes crear CUALQUIER COSA…
por ti mismo.

La grandeza surge del reconocimiento de que tú eres Uno
—que eres Uno con Dios, Uno con el Espíritu Santo,
Uno con todos los seres que caminan por esta tierra contigo.
Es muy importante que estés vigilante en contra de la pequeñez.
Es muy importante que constantemente observes tus pensamientos
y te des cuenta de aquellos
que te hablan de separación,
de ser diferente de tus hermanos
y de Dios.

Esos pensamientos son ejemplos de pequeñez,
ejemplos de eso que te quieres dar a ti mismo
para poder mantener y reforzar
tu creencia en ti mismo como ego, como un ser separado y aislado.

Si verdaderamente quieres descubrir tu propia grandeza,
se requiere que tú, como siempre, la descubras primero en tu hermano.
Si quieres sentir tu propia grandeza
y todavía, de alguna manera, percibes la pequeñez de tu hermano,
te aseguro que estás percibiendo erróneamente
lo que llamarías tu ‘grandeza’.
Porque así solamente estas eligiendo la pequeñez
para ti y para tu hermano.
Cuando veas a tu hermano en la grandeza,
lo verás, como te he dicho, sin pasado,
sin la presencia de la separación,
sin la creencia en que existe una causa del pasado
que pudiera tener efectos sobre lo que él es en el presente.

Escúchame bien.
Si te rebajas a ver a tu hermano como alguien que ignora la verdad.
Si te rebajas a ver a tu hermano como un ser que necesita la salvación,
si te rebajas a verlo
como un ser que necesita de tu guía y de tu sabiduría,
no estás sino viendo la pequeñez en tu hermano,
y estás demostrándote a ti mismo que tú crees
que esa misma pequeñez aún habita en ti.

Estamos hablando del instante santo.
Estamos hablando sobre descubrir el presente,
que se trata de la experiencia donde causa y efecto son uno,
más allá de cualquier tipo de separación.
Y, si quieres aprender la experiencia del instante santo,
si lo quieres practicar aquí, en el espacio y el tiempo
para poder aprender este curso,
para poder experimentar la Expiación,
tengo algunas sugerencias que darte.

Primero, es muy importante, como te acabo de decir,
que no creas en la pequeñez
dentro de ti mismo ni de tu hermano.
Lo que eso significa es que no trates
de preservar tus propios planes.
¿Qué significa hacer “tus propios planes”?
Tu plan es aquel que tú quieres llevar a cabo,
pero del que ningún ser debe enterarse, ni siquiera uno solo.
Si vieras a tu hermano como alguien que necesita salvación,
entonces estarías creyendo que tú tienes algo,
una comprensión, dentro de ti, que tu hermano no tiene.
Es muy importante que te des cuenta de la verdad
de estas palabras que te estoy diciendo.
Pues esta es una de las trampas más sutiles
en que puedes caer
a la hora de buscar el instante santo y la Expiación
en tu vida.
La Expiación requiere que veas a tu hermano
en su perfección y en su grandeza.
Y requiere que te veas a ti mismo de esa manera.

Ahora bien, si quieres entender más claramente el instante santo,
ese punto en tu tiempo que trasciende el tiempo,
que trasciende la creencia en que la causa y el efecto están separados…
si quieres entender y por tanto experimentar
el instante santo…
debes darte cuenta de que el instante santo
es un momento en el que hay una comunicación perfecta,
perfecta comunicación para dar y recibir.
Ahora bien, te dije que la comunicación es algo que tú das.
¿Recuerdas?
Y cuando das comunicación,
lo que das es libertad perfecta a tu hermano
para ser, decir, pensar, sentir… cualquier cosa que él quiera,
en el reconocimiento de que él es alguien plenamente aceptado en tu mirada,
en tu discernimiento y tu experiencia.

La comunicación perfecta requiere
que uno acepte TODO sobre su hermano.
¿Qué significa eso también?
Significa que la comunicación perfecta requiere
que no veas nada que quieras cambiar.
Pues como te he dicho hoy,
si ves a tu hermano necesitando algo,
estás proyectando sobre él la pequeñez,
lo cual SE TRATA NECESARIAMENTE de tu creencia en tu propia pequeñez.

La comunicación abierta y perfecta
conlleva la aceptación, sin excepciones,
de cada aspecto de tu vida,
incluyendo la vida tal y como aparenta ser aquí,
en la ilusión del espacio y el tiempo.

La comunicación perfecta requiere que,
cuando contemplas la grandeza de tu hermano,
seas capaz de verla
aun a través de la máscara que el espacio y el tiempo
quieren poner sobre su rostro, como un velo.
La comunicación perfecta requiere que te abras a su ser,
y que no tengas deseo de cambiar nada,
aun aquí, dentro del espacio y el tiempo.

Escúchame bien.
Es muy fácil para ti caer en la trampa
de creer que la comunicación es una cuestión de palabras.
Y te aseguro que esto no es así, que no va en absoluto de palabras.
Si lees estas páginas y solo escuchas palabras
que procesas con un entendimiento “académico”,
estarás bloqueando cualquier posibilidad de comunicación
que pueda abrirse en ti.

Si experimentas el instante santo,
si te abres a una comunicación perfecta y completa,
¿qué significa eso?
Significa que estás dispuesto
a dejar que se vayan las barreras y obstáculos que querrías interponer
ante la apertura de esa comunicación.
Significa que no hay nada que quieras retener,
nada que quieras conservar para ti mismo.
Porque ese deseo bloquea la comunicación.
Por tanto, ¿le guardas secretos a tu hermano,
a ese que parece estar separado de ti?
Por supuesto que no.
Eso es solo una ilusión.
Si existe cualquier secreto que quisieras guardar,
debe ser DE TI MISMO de quien lo guardas.

Si hay algún secreto que te quieres quedar para ti,
eso simplemente significa que estás reteniendo
aspectos de tu propia pequeñez, de tu propio ego,
que no estás dispuesto a entregarle al Espíritu Santo…
que no estás dispuesto a intercambiar por la paz de Dios.
¿Qué forma puede tomar esto?
Una miríada de formas.
Cualquier cosa que conserves,
que preserve tu propio sentido de identidad,
tu propio sentido de ser, tu propio sentido del ego…
es un bloqueo a la comunicación abierta;
es un bloqueo que te apartará
de la experiencia del instante santo,
y es lo que preservará para ti
tu creencia en el tiempo y en la separación misma.

Así, cuando desees experimentar la paz de Dios,
para experimentar el instante santo,
entonces, mira adentro para buscar cualquier pensamiento que albergues
con el propósito de preservar tu discernimiento acerca de quien tú eres.
Si por ejemplo te ves a ti mismo como un maestro de Dios
que necesita ayudar a sus hermanos que están perdidos…
¿no ves ahí involucrada a la separación?
Si te ves a ti mismo como alguien que necesita defenderse
de un hermano que pudiera herirte…
si te ves a ti mismo como alguien que desea preservar su propia vida,
aun cuando sea en contra de un hermano,
lo que estás haciendo con ello es fabricar en ti mismo
bloqueos para la comunicación.
Y así, no estás dispuesto a abrirte al instante santo,
a abrirte a la comprensión de lo que tú eres,
y a la paz de Dios.

Lo que se requiere para estar dispuesto
a abrirte a la comunicación perfecta,
es estar abierto a no ver diferencias
entre la voluntad de tu hermano y la tuya propia.
Desde dentro del marco de pensamiento del ego,
TÚ NO PUEDES HACER ESO.
Tú no puedes aposentarte, como un ego, aislado y solo,
para así descubrir la comunicación perfecta,
el instante santo y la paz de Dios.

La comunicación requiere que le devuelvas al Espíritu Santo
toda interpretación que quisieras hacer sobre tu hermano.
Y estarás seguro de que lo has hecho
cuando todo lo que experimentes sea tu disposición
a aceptarlo todo sobre tu hermano…
tu disposición a no querer cambiar nada en él…
estando dispuesto a ver cada pensamiento, cada palabra,
cada acción, incluso aquí en el espacio y el tiempo…
como una expresión de Amor.
Y en la medida en que estés dispuesto a hacerlo así,
el Espíritu Santo tomará el mando y te guiará
hacia el discernimiento de que eso es exactamente así.

¿Y qué se te pide
para que puedas escuchar al Espíritu Santo
hablarte de la grandeza, de la perfección
y del amor que están dentro de tu hermano?
Se te pide tu disposición a mirarle sin el pasado…
a dejar que tu visión de él
transcienda literalmente el tiempo.
Se te pide tu disposición a constatar
que tu hermano, en este instante,
es perfecto, puro y limpio, exactamente como él lo ha sido siempre.
Se requiere tu disposición a entender que cualquier creencia que contemple el pasado
como una posible causa de lo que tu hermano es ahora,
se trata solo de un mito, de una creencia falsa que has fabricado
con el propósito de creer en la separación…
con el propósito de simular
que tú y tu hermano sois egos,
y que estáis aislados y solos, aparte de Dios.

Así que no te lleva tiempo aprender este curso.
NO PUEDE llevarte un tiempo el aprenderlo.
Porque el tiempo es lo que hace que tú creas en el pasado de tu hermano.
Y, dentro de esa creencia,
no puedes descubrir la verdad de lo que él es.
Mas, a medida que sueltas el pasado y el propio tiempo,
puedes descubrir la grandeza de lo que es tu hermano,
y de lo que tú eres.
Lo descubrirás al abandonar cualquier plan que hayas elaborado
para definir y estructurar la vida aquí.
Lo encontrarás simplemente abriéndote a estar dispuesto
a permitir que la comunicación sea lo que es,
entendiendo que la comunicación es la conexión
que te hace ser Uno Solo con tu hermano y con toda la vida.

Y te darás cuenta de que en la comunicación
no hay nada que tú quisieras cambiar,
nada que no quieras aceptar.
Pues cuando experimentes la visión
de la perfección de tu hermano,
¿cómo podría existir algo que quisieras cambiar,
o que no desearas aceptar con regocijo?
Y entonces, al abrirte al instante santo
y a la comunicación perfecta,
mantente vigilante ante cualquier pensamiento que parezca aislarte,
que parezca hablarte de separación,
incluso con los pensamientos que te lleven
a juzgar a tu hermano como alguien
que necesita de tu guía y tu ayuda.
Entonces, deja que se marchen esos pensamientos,
y devuélveselos al Espíritu Santo.

Con tu disposición a hacer eso
liberarás, para ti mismo,
los obstáculos a la comunicación.
Te harás consciente de la Unicidad
que compartes con tu hermano.
Te darás cuenta de la grandeza que él es,
y entonces reconocerás
la grandeza de lo que TÚ eres
—descubrirás la belleza, la perfección, el amor,
que es lo que tú eres,
y que solo puede ser así
en ausencia de lo que llamas pasado.
Pues el pasado es solo un mito que provoca en ti
el deseo de cambiar a tu hermano,
de verlo diferente de lo que él es,
y de cambiarte a ti mismo con respecto a lo que tú eres.

Mis bendiciones para todos. Eso es todo.

Anuncios

2 Respuestas a “Aprender el instante santo. Haskell: «La otra voz». Un Curso de milagros RELOADED

Suscríbete a los comentarios mediante RSS.

  1. Caemos ahí como moscas, en la trampa 🙂

    Pues obviamente, y digamos que “de forma inconsciente”…, no queremos ni atados, en absoluto, vivir “el instante santo” — donde se nos demuestra “palpablemente” 🙂 , gratis, sin tener que conseguir nada… nuestro “ser” ya LOGRADO… más allá del tiempo… más allá del amor mundano… en el Amor.

    Se nos demuestra que para REALIZARNOS no necesitamos TIEMPO 🙂

    Sí queremos “instantes condenados”… es decir, seguir “siendo”… en nuestras medidas… a nuestra medida… con nuestros proyectos… con “el amor” en unas medidas dadas…… por nosotros 🙂 por nuestra cuenta.

    (Siempre miedo, por tanto)

    Así, vamos reforzando el auto-concepto… y a veces muchísimo más aún con el querido “ego espiritual” 🙂 … que toma hasta el curso de milagros para reforzar la idea de que las diferencias entre todos, aquí, son verdaderamente reales 🙂 .

    Y así…, traemos en cada instante al dichoso pasado 🙂 … que es lo que conlleva la percepción “habitual”.

  2. archivo un comentario sobre aceptación y actuar:

    …pero también ya sabes que “lo malo” es que las gilipolleces quizá sean lo único que nos salvarán de nosotros mismos 🙂

    … fabricamos el universo, como una gran paja mental… literalmente;

    …si lo vemos “fuera”, sin aceptarlo profundamente antes… nos auto-obligamos a seguir proyectando más de lo mismo…

    Es demasiado increíble, pero seguro que habéis tenido experiencias que bien miradas quieren decir esto:
    no somos un cuerpo…, sino que el universo es privado…, y sale de nuestra mente “gigantesca”, abarcante…

    …entonces… ya sabes el discurso… creo que al actuar normalmente, actuamos desde una actitud de miedo muy elemental;

    así, reforzaríamos la sensación del “hay que”, del “deber”…, y eso solo haría que nos proyectemos más y más el mundo de la misma manera… para “poder arreglarlo”… para tener ocasiones de “arreglarlo” igual…

    …para vivir la “experiencia de separación”, de esa “no aceptación fundamental”… … en la forma que sea…

    … así que según “vibremos” en el “nivel creativo”…, donde al parecer decidimos todo con más fuerza (de hecho ya están todas las probabilidades de cierta forma decididas… y aquí solo vamos eligiendo la película, dependiendo de nuestra conexión y agilidad para no perderla… permitiendo así que el tiempo se borre)… ahí…, el “pensamiento promotor” es el que “manda”… y si pedimos experimentar miedo… pues eso …

    Lo que tenemos ahí abajo, en “el alma”… sería una constante petición por el miedo, al protegerlo por fijarnos constantemente en el exterior… otorgando realidad a lo de fuera… que es la consecuencia del miedo… y por tanto separando causa de efecto… y dando pie así a que se repitan las historias… tierras que se destruyen… civilizaciones que ídem… etc.

    Es el absurdo viaje sin sentido en que consiste la existencia universal.
    El único sentido al final es aprender a escaparse de la quema… primero aceptando todo lo que se ponga por delante, en un sentido brutal de aceptación… pues una vez dejado que entre la luz a mirar a través nuestro… los milagros no deben de parar de sucederse (esto que algún día empezaremos a “hacer” todos…) 🙂

    Así que “el truco” este es bien simple…, como ya se sabe…… y siempre se ha sabido en “la humanidad”… al menos “inconscientemente”… igual que se sabrá “inconscientemente” que todo se está creando (y que ya se creó en realidad, todo todo)… desde el “no tiempo”… “inconscientemente”…

    No estamos separados de la fuente que creó todas las posibilidades (somos nosotros mismos, pues somos literalmente Dios, excepto por una pequeña cosa nada más, pero sin importancia en la práctica…)… así que ahora solo nos tocaría “elegir” dejar de soñar “posibilidades”… es decir, elegir dejar de elegir…
    elegir dejar elegirnos por la Luz… unirnos a su “Certeza”… que tú expresas tan bien… y “tira millas”…

    …por eso será que el miedo es tan grande… y las monumentales religiones así lo atestiguarían en gran medida… (que bien curioso es y simbólico el hecho de que si el tiempo es miedo, lo que más ha durado aquí como institución de piedra y leyes sería quizá una cosa llamada “Iglesia”, parece).

    Entonces… eso… “la gente” quizá nos terminemos “salvando” más bien, en general, y en este tipo de “tierra”…, con gilipolleces más digamos “moleculares”…
    con las tonterías y cositas más del “corazón”… jajaja… a cada paso.

    Pero claro…, también está eso del “actuar” desde la “plenitud” :)… claro… que siempre también será lo que habrá salvado un poco “las cosas” estas que no existen…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: