La búsqueda de explicación por “lo impersonal”: las terapias y el ego   Leave a comment

imagen corazón en círculo

A veces la gente intentamos echar mano de la explicación por “la ciencia”…, la explicación “impersonal”.

Esto a menudo parece particularmente ridículo cuando se intenta con ello “explicar” cosas en las terapias: el que en un momento dado, porque así lo quiere alguien, las cosas “funcionen”…, se representen historias, vengan imágenes… se muevan las manos aparentemente solas… etc.

La unión en propósito, en la relación, lo empieza a “explicar” quizá un poco mejor “todo” (esa unión, y el hecho de que todo esté lleno, en realidad, de “observadores”, de diversos tipos, pero que al final son uno solo).

El propósito lo “explica” todo, aunque no sea posible comprender realmente, pues el mensaje y la comprensión son la propia experiencia… —que nos enseña de cierto modo que nosotros debemos ser, inconscientemente, “algo muy grande”, enorme… pues las cosas “funcionan”.

Tal experiencia se podría llamar el deshacimiento del ego, del “ego” como creencia en que alguna vez hubo algo separado aquí…, en un mundo que tiene muchas cosas visibles… pero muchas más “invisibles”… de las cuales no estamos en absoluto separados (tradicionalmente llamados “ángeles”, etc. etc.).

De ese “deshacer el ego” lógicamente casi no se quiere hablar, a menudo, en esos términos…, pues en “terapias”, como en todos lados, obviamente tenemos mucho apego a “querer ser yo”… y mucha “tentación” a usar así las cosas, es decir, a usarlas para reforzar el sentido de que “la diferencia entre yo y los demás es REAL”.

Aunque de todas maneras como siempre esto no es una crítica, pues todo da igual, y todo es perfecto 🙂

El propósito es la “unicidad”… con todo lo “creado”…, y todo lo “creado” sería en último término “personal”… —nunca habría nada “impersonal” (pues en el fondo todos lo somos todo, en unicidad).

La “causa” de todo solo sería nuestro anhelo de unidad (es decir, el amor)… más allá del patrón “causa-efecto”.

Ese “anhelo de unidad” es lo que llamamos “Dios”, pero cuando se experimentan ciertas cosas, cuando es “pedido” y “manifestado” en prácticas de todo tipo, no solo “espirituales” (aparte de que “Dios” sea muchas cosas más).

“Dios” si es algo, es experiencia, aquí (cuya aceptación no es fácil, aunque sea lo más simple del mundo).

Por eso, como la única causa es “el propósito”, entonces la única causa es “Dios”…, el “reino” de los originales… porque solo el “querernos unir” hace algo en estos mundos… solo eso “hace algo”, es decir, hace algo que apunta a “lo real”…, en el mundo de la ilusión de la separación.

Y porque solo lo real existe, solo existe “Dios”: Dios es, y nada más es.

Anuncios

Publicado 14 abril, 2014 por qadistu en amor, discernimiento, ego, verdad

Etiquetado con , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: