Las lecciones del Espíritu Santo: Paz. Haskell: «La otra voz». Un Curso de milagros RELOADED   Leave a comment

Ir a descargar

imagen corazón en círculo[Podéis mirar en la página de índices para encontrar los enlaces a estos textos traducidos, etc. —con por ejemplo la traducción completa de lo que estamos retocando aquí con ayuda del texto en inglés, etc.

Sobre el uso del castellano en las traducciones y el modo de traducir o de revisar las traducciones, ver las notas en esta entrada que progresivamente iré completando.

Esta transmisión, maravillosa (muy clarificadora y directa), aparenta haber sido dada claramente por la misma voz que dictó Un curso de milagros (UCDM), y que habló desde la personalidad de Jesús.

La siguiente parte de este texto sirve como acompañamiento —más o menos— para esta parte del texto principal del curso de milagros: [T-6.V-B] (según las indicaciones del propio Haskell en su texto publicado).]

Las lecciones del Espíritu Santo: Paz [T-6.V-B]]

Saludos cordiales, de nuevo soy Jeshua.
Hemos estado hablando de las lecciones del Espíritu Santo.
Estas lecciones son muy importantes.
Pues al final, si estas lecciones son entendidas
te ayudarán a recuperar el recuerdo
de lo que tú eres como el Hijo de Dios.

Hablamos de la primera lección, que es,
“Para poder tener, da todo a todos”.
También podría haberlo dicho así, “Para poder ser, da todo a todos”.
Porque lo que te dije fue, brevemente,
que Tú eres Espíritu solamente, y no otra cosa sino Espíritu.
Tu realidad es Espíritu.
La realidad definitiva de cada hermano
y de toda la Creación
es solo Espíritu.
Y ese Espíritu es Uno.

No hay separación.
No hay aspectos del Espíritu que sean mayores
o menores que cualquier otro.
No hay experiencia del Espíritu que sea, en ningún sentido,
mayor o menor que cualquier otra experiencia del Espíritu.

Es cierto, como te he dicho,
que no hay grados de dificultad en los milagros.
Esto es debido a que ciertamente tú eres Espíritu.
Tener y ser son lo mismo.
Esta es una de las leyes fundamentales del Espíritu.
En el espacio y el tiempo parece ocurrir de otra manera.
De hecho, parece ocurrir lo opuesto.
Pero en realidad tú siempre eres Espíritu.
Lo que tienes, lo eres.
Y eso no lo puedes cambiar.

Y entonces, el primer paso
en el aprendizaje de las lecciones del Espíritu Santo
es mantener, dentro de tu discernimiento, la constatación
de que tú eres Espíritu, que eres Uno,
y que lo que tú tienes y lo que tú eres
son lo mismo.

La siguiente lección del Espíritu Santo dice esto,
“Para tener paz, enseña paz para así poder aprender lo que es”.
Este es un paso muy importante.
En verdad, las lecciones del Espíritu Santo te ayudan a progresar
desde el mundo del ego, el mundo de conflicto,
hacia el mundo de la Unicidad y de la libertad.

Y cuando alguna vez puedas decirte,
aun cuando sea dentro de tu mente pensante y de tus pensamientos,
que “para tener, debo dar, porque eso es la naturaleza de lo que yo soy”,
una vez que hayas llegado a ese punto,
lo que lógicamente seguirá a eso es que querrás preguntarte:
“¿Para tener qué?”.

Así, la segunda lección del Espíritu Santo
nos lleva al reconocimiento de aquello que es digno de tenerse,
de aquello que merece que lo seamos.
Y como he dicho muchas veces, la meta de este curso es alcanzar y mantener
el estado de paz.

La paz es calma y quietud.
Pero, más aún, la paz es la certeza
de que no me pueden quitar nada,
que no puedo ser amenazado de ninguna manera.
La paz es una experiencia plenamente sin miedo.
Y la paz surge de la constatación de que nada
puede herirte, de la manera que sea.
La paz surge del conocimiento de que estás absolutamente a salvo.

Y así, la segunda lección del Espíritu Santo
te ayuda a entender lo que realmente quieres tú.
Y lo que quieres es tu paz, tu libertad,
tu gozo, tu amor, y tu absoluta seguridad.

Mientras camines por este mundo
de espacio, tiempo y separación;
mientras imagines que tienes un cerebro que piensa,
y que pareces estar usándolo en ese sentido,
entonces, lo que crees que ERES se derivará
de lo que crees que piensas.

Al final, tal y como hemos dicho, todo el pensamiento se irá.
Pero, por ahora, no te desanimes.
Entiendo muy bien que tú, en tu humanidad,
crees que realmente piensas.
Y no te engañes al respecto,
puesto que así sucede: crees que piensas.
Y tu pensamiento parece poder definir lo que tú eres para ti mismo.

Tu sistema de pensamiento es el creador de eso
que pareces ser en este mundo.
Por tanto, si quieres tener paz en este mundo,
tu sistema de pensamiento, sobre el cual TÚ estás basado,
deberá contener dentro paz.
Lo que piensas determina lo que haces.
Y lo que haces es visto por otros como lo que eres.
Y lo que eres es lo que enseñas.

Los estudiantes no escuchan palabras huecas.
Los estudiantes perciben lo que tú eres.
Por tanto te digo ahora
que si quieres paz, enseña paz,
a fin de poder aprenderla para ti mismo.
Lo que te estoy diciendo es esto:
cambia tu motivación;
cambia las bases de tu sistema de pensamiento.
Y de eso se desprenderá, finalmente,
aquello en lo que tú te convertirás aquí en el espacio y el tiempo.

En realidad, tu naturaleza es Espíritu,
y tu conocimiento es el de la paz.
Eso no lo puedes cambiar.
Cuando el recuerdo de tu naturaleza real regrese a ti,
lo que puede tomarte un tiempo si así lo eliges,
o bien un solo instante si así lo eliges,
entonces, serás libre,
entonces, estarás en paz.
Así fuiste creado por Dios.
Y eso tampoco lo puedes cambiar.

Así, si quieres paz
en este mundo de espacio y tiempo, y de ilusión,
entonces, debes enseñarla,
expresándola en eso que tú eres.
Y el material para construirla, los cimientos para tu paz,
consistirán en tu motivación para tenerla.
Y tu motivación para tener paz
DEBE necesariamente comenzar con la constatación
de que eres Espíritu, y que eres Uno,
y que para poder tener, debes dar.
Porque todo lo que das lo recibirás.

Realmente la segunda lección del Espíritu Santo
se sigue fácilmente de la primera.
Y la primera es quizá la más difícil
de entender para tu mente pensante.
Es difícil, en verdad, verte a ti,
experimentarte tú a ti mismo, solamente como Espíritu.
Sin embargo, cuando te des cuenta de que ERES Espíritu,
y que todo eso que das
se hace mayor para todos, incluyéndote a ti,
y sin poder nunca menguar…,
una vez que llegues a esa constatación,
entonces, te llevará solo un momento entender que
eso que tú tenías es, en verdad, paz,
y gozo, y libertad y amor.

Estoy seguro de que incluso ahora, con tu mente pensante,
y según te voy sugiriendo que la paz es la fuente
de tu gozo, de tu libertad y de tu amor,
todo lo cual es tu herencia, dada a ti por Dios,
estoy seguro, de que te toma tan solo un instante decir:
“sí, ciertamente me gustaría tener eso”.

Y así, en realidad, si quieres tener paz,
y la certeza, la seguridad y la libertad que vienen con ella,
todo lo que tienes que hacer es cambiar tu motivación.
Todo lo que tienes que hacer es verdaderamente, plenamente, desear que sea tuya.
Porque desear plenamente es crear.
Y crear es el poder que Dios te dio.
La creación solo puede nacer de la verdad.
La creación nunca puede nacer de la falsedad o de la ilusión.

Por tanto, para tener paz, debes enseñar paz.
Para enseñar paz, debes SER paz.
Y para ser paz, tu motivación debe ser ÚNICAMENTE la paz.
Y por tanto debe ser solo la verdad.
Y la verdad, por muy difícil y extraño que te pueda parecer,
surge de la constatación de que tú eres Espíritu,
de que tú eres Uno,
de que todo lo que das es tuyo,
y de que te privas de tener y de ser
todo aquello que retengas.

El camino hacia tu libertad, hacia tu gozo,
hacia tu paz aquí, en el espacio y el tiempo,
proviene de tu motivación para cambiar tu pensamiento.
Y cuando la motivación se convierta en experiencia,
tu pensamiento cambiará.

Empieza por tanto como te he dicho,
con la idea, con la consideración
de que tú ERES Espíritu y que ERES Uno;
y que todo lo que tienes es todo lo que eres.
Y que eso que tienes y eres es, en realidad, simplemente todo.

Bendiciones para todos. Eso es todo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: