Unicidad y salvación. Haskell: «La otra voz». Un Curso de milagros RELOADED   1 comment

Ir a descargar

imagen corazón en círculo[- Podéis mirar en la página de índices, de Haskell, para encontrar los enlaces a estos textos traducidos, etc.
– Los PDF también están además en esta carpeta pública, que tengo en google.
– Sobre el uso del idioma en las traducciones y el modo de traducir o de revisar las traducciones, ver las notas en esta entrada que progresivamente iré completando.
– Esta transmisión aparenta haber sido dada claramente por la misma voz que dictó Un curso de milagros (UCDM), y que habló por la personalidad de Jesús.
– La siguiente parte de este texto sirve como acompañamiento —más o menos— para esta parte del texto principal del curso de milagros: [T-6.II-IV] (según las indicaciones del propio Haskell en su texto publicado).]

 

Unicidad y salvación [T-6.II-IV]

Saludos de nuevo, soy Jeshua.
Estamos hablando de las lecciones del amor.
Lo opuesto a las lecciones del amor
serían las lecciones del miedo.
Porque lo opuesto al amor es, ciertamente, el miedo.
Estamos hablando del amor, y, tal y como ocurre con Dios,
el amor lleva a la extensión.

El miedo, lo opuesto del amor, conduce a la proyección.
La proyección no puede ocurrir sin miedo.
Y además, te dije que
la proyección fabrica la percepción.
Y la percepción es lo distintivo de este mundo.
Así, todo lo que percibes en este mundo
es producto del miedo.

¿Cómo es que la proyección no puede ocurrir sin miedo?
Es muy simple, realmente.
De hecho todo lo que te estoy diciendo es extremadamente simple.
Y es un buen ejemplo de lo realmente simple que es este Curso.

La proyección surge del miedo.
La extensión surge del amor.
Para poder proyectar (y esto es tan simple…)
debes haber imaginado o creído
que hay alguien o algo
fuera de ti mismo sobre lo cual puedes proyectar.

La extensión parece ENVIAR amor hacia AFUERA.
Porque realmente el amor es todo lo que puede ser extendido.
Y te puede parecer que el amor
está siendo extendido A alguien.
Pero realmente ese no es el caso.
El amor surge del reconocimiento de que todo es Uno.
La proyección surge de la creencia en que tú no eres Uno.
Y por eso es que este Curso es tan extremadamente simple.
Porque o bien eres Espíritu, Uno con Todo Lo Que Es,
o bien no lo eres.
No puedes ser PARCIALMENTE Uno con Todo Lo Que Es.
Eso debe ser perfectamente obvio para toda mente,
e incluso para todo ego.
O estás separado o eres Uno.
No hay nada intermedio.
Por eso es que este Curso es tan extremadamente simple.

Y la realidad del Espíritu, la realidad de Dios,
la realidad de tu Ser,
es que tú ERES Uno con Todo Lo Que Es.

Te he dicho que hay una alternativa a la proyección.
Y es eso.
Tan extremadamente simple… ¿no es cierto?
Cuando proyectas te estás creyendo,
y por tanto estás creando para ti mismo,
una experiencia en la cual pareces estar separado.
Eso te proporciona soledad.
Eso te hace vulnerable.
Eso hace que no tengas control sobre tu propia vida.
Y eso significa que es posible que puedas ser una víctima,
que es posible que puedas ser herido o herir.
Significa que es posible que pudieras de hecho morir,
y parecer que dejas de existir.

Todo esto surge de la proyección.
Todo ello nace del miedo.
La lección del amor, si la decimos otra vez,
es que tú no estás separado,
sino que toda la Creación es Uno.
Tú y yo somos Uno.
Tú y Dios sois Uno.
Tú y cada hermano y todo aspecto de vuestro mundo,
sois Uno Solo.

No solo TIENES esta vida que pareces vivir,
sino que ERES esta vida que pareces vivir,
y desde tu Unicidad
se hace realmente simple ver cómo es que
tener y ser son lo mismo.
Porque, ¿cómo puedes tener o poseer algo,
algo que verdaderamente ES tu Ser,
sin realmente SER eso mismo?
¿Es simple, no es cierto?

¿Qué te cuesta, entonces, encontrar tu salvación,
tu libertad, tu paz
y encontrar tu alegría,
todo lo cual es tu herencia como el Hijo de Dios?
¿Qué te cuesta?
SOLO SE REQUIERE DE TU DISPOSICIÓN A CONSTATAR
QUE NO ESTÁS SEPARADO.
Y eso es todo.
¿Podría haber algo más simple que esto?
¿Podría decirlo más claramente? Creo que no.

Hay muchas palabras en Un curso de milagros,
muchas palabras en esos capítulos,
y muchas más por venir.
Y todas ellas no dicen nada diferente
de lo que te acabo de decir.
Todas las palabras están diseñadas únicamente como instrumentos
para ayudarte a llegar a la constatación
de que no estás separado,
de que eres Uno con toda la Vida.

Ahora bien, el reconocimiento de tu Unicidad no significa simplemente
que te das cuenta de tu Unicidad aquí y ahora,
pues esa noción contiene dentro de ella la creencia
que te dice que en tu pasado tú ESTABAS separado,
y que ahora te has dado cuenta de que verdaderamente eres Uno.
Pero ese no es el caso.
Tú no estás separado y nunca lo estuviste.
Eres uno con Todo Lo Que Es.
Esa es tu naturaleza como el Hijo de Dios.
Esa es la naturaleza de Dios Mismo.
Esa verdad nunca cambió y nunca cambiará.
Escúchame muy, muy bien.

Todo lo que te cuesta encontrar tu salvación, tu paz y tu alegría,
es tu disposición a darte cuenta, a constatar,
que tú ERES Uno, y que nunca has sido de otra manera.
Es decir, que tu salvación requiere
que estés dispuesto a entender que la separación
nunca ocurrió realmente.
O, para expresarlo de una forma algo diferente,
debes constatar que la separación nunca sucedió
EN REALIDAD.

Y así, lees en Un curso de milagros que
“nada irreal existe”1.
Lees palabras que te dicen
que este mundo de espacio y tiempo,
y su creencia en los cuerpos, en la separación, en la miseria y en la muerte,
no son reales.
Y eso es exactamente así.
Y si crees que cualquier cosa ahí es real, entonces NECESARIAMENTE estás proyectando,
y tendrás miedo,
y negarás el amor que es tu Ser.
Y, por tanto, necesariamente estarás eligiendo
no saber de tu salvación.

Si es tan simple,
¿por qué no todo el mundo, en este mundo, elige la salvación?
Y la respuesta está en que tus poderes creativos
son esencialmente iguales a los poderes creativos de Dios.
Y, cuando elegiste crear
un mundo imaginario de separación,
lo hiciste con toda la maestría de un dios.

Y así, ese mundo te parece tan real
como si Dios Mismo lo hubiera hecho y ordenado.
Ello exigió, sin embargo, como hemos dicho,
que tú expulsaras parte del conocimiento de tu mente,
lo que hizo que aparentemente te vieras a ti mismo incompleto.
Y entonces, en tus intentos de contestar a la pregunta
que surgió de tu imaginaria incompletitud y de su miedo
(la pregunta, “¿quién soy?”),
creaste una ilusión que parece tan real
que es realmente muy, pero que muy difícil, dejarla ir.
Y de hecho, por tu cuenta, por ti mismo
–y estoy hablando ahora de tus pensamientos y de tu ego–,
por tu cuenta, no eres capaz de dejarla ir.
Tal es la maestría con la cual has creado
la ilusión de este mundo.

Hay una respuesta, sin embargo, decretada por Dios,
y dada a ti por tu Ser, por tu Yo.
Esa respuesta es el Espíritu Santo.
Él está dentro de ti.
Fue puesto dentro de ti en el mismo instante
en el cual la separación fue imaginada y liberada.
Y dentro de ti permanece el Espíritu Santo,
que forma parte, y debe necesariamente formar parte, de ti.

Así, tu salvación, en toda su simplicidad,
exige que admitas dentro de tu mente pensante,
la mente de tu ego,
la simple idea que he estado expresando hoy:
que no estás separado,
que eres Uno.
Tu disposición a dejar que esa idea
pase a formar parte de tu mente pensante
te conducirá a tu salvación y a tu libertad.

Y es el Espíritu Santo dentro de ti quien te llevará allí.
Porque el Espíritu Santo tiene la respuesta.
Tu ego, tus pensamientos, no pueden, por sí mismos,
darte la respuesta.
Y eso se debe al modo en que has hecho tu propio y cuidadoso diseño.
Sin embargo, el cuidadoso diseño de Dios
garantizó que tú, y yo, y todos los seres
tengamos dentro al Espíritu Santo.

Y al abrirte a los pensamientos de la Unicidad,
el Espíritu Santo emplea Su espada de un solo filo
para guiarte hacia tu salvación.
Y cuanto más pienses los pensamientos de la Unicidad,
más fácilmente el Espíritu Santo tomará
Su reconocimiento de tu perfección
Su reconocimiento de la perfección de tu hermano,
Su reconocimiento de vuestra perfecta igualdad,
Su reconocimiento de la necesidad universal que tenéis
de conoceros a vosotros mismos como Uno Solo
–más fácilmente tomará todo eso, y lo transmitirá de tu parte a Dios.
Y cuando lo esté llevando a Dios,
en realidad lo estará llevando a tu Ser, a ti Mismo,
pues sois lo mismo.

Hemos hablado antes de cómo
funciona la espada de un solo filo para la salvación,
de cómo es que el Espíritu Santo te conduce a tu libertad
sin ataques, sin condenas,
sino solamente con Su visión
de la Unicidad, de la igualdad y del amor.

Y así, el punto de inicio, para ti,
en el camino hacia tu salvación,
y que es el punto final para tu mente pensante,
es simplemente tu disposición a colocar dentro de tu mente,
con toda la vigilancia y la diligencia que puedas ofrecer,
la constatación de que no estás separado,
de que tú eres Uno,
de que tener y ser son en realidad lo mismo.

Y el Espíritu Santo tomará esa idea
y la llevará más allá de tu pensamiento, más allá de tu ego,
hacia el punto donde tu pensamiento y tu ego,
y los valores que él crea,
simplemente se irán
–y seréis liberados.

Bendiciones para todos. Eso es todo.

Anuncios

Una respuesta a “Unicidad y salvación. Haskell: «La otra voz». Un Curso de milagros RELOADED

Suscríbete a los comentarios mediante RSS.

  1. Como sabréis, se dice que el único “problema” sería que casi siempre estamos asumiendo que estamos realmente separados.

    Entonces, se puede plantear otra opción, y simplemente por probar o jugar a que la admita nuestra mente —tan creadora como parece ser ella.

    ¿Y si eso no fuera cierto? ¿Y si todo en el mundo de los cuerpos fuera una ilusión para reforzar la idea falsa de que estamos realmente separados?

    ¿Y si el mero hecho de mantener esa idea es responsable, creador, de una experiencia que necesitará ver confirmaciones en el mundo físico, en las circunstancias… y, por tanto, necesitará “confirmar infelicidad” —si es que la felicidad al final depende de nuestro “verdadero ser”, el no separado?

    En “la mente”, asumir una creencia, sería algo que crea.

    Cuando le damos el poder a “los demás” para definirnos, para definir nuestro valor, nuestra valía, nuestro significado… para decirnos “quiénes somos” (el poder de realmente afectarnos, y creyendo que lo que “los demás” nos traen viene de fuera de nosotros)…, entonces…, al parecer le estamos otorgando realidad a la simple idea de la separación.

    Siempre que sentimos lo que “otros” nos traen, parece que nos las vemos con una simple elección:
    — o creemos que eso viene “de fuera”,
    — o que es también nosotros, pues somos uno.

    Así, entonces en ese momento podemos elegir “disolver” esas energías, como ofrecimiento para todos (si no hablan de nuestro ser más vital)…, o bien podemos elegir taparlas (si no las miramos “sanadoramente”), tal y como las tiene tapadas en su falso ser “el otro”, ese quien parece “transmitirnos” eso “desde fuera”.

    Entonces, creer en la realidad de la separación parece que habría sido la única fuente para el sufrimiento, pues hace que los secretos, y demás cosas así, puedan seguir “incubando miedo”.

    Pero aquí, ante todo, somos adictos a nuestras creaciones; y tenemos un miedo enorme a liberarnos de ellas, pues seríamos literalmente los dioses de nuestras propias creaciones, de nuestro universo.

    Así que a veces, primero, parece que simplemente podemos querer celebrar eso mismo, aunque tenga un aspecto de “sufridor”: que somos creadores, en libertad, pese a que en el fondo estemos manteniendo el apego al sufrimiento.

    Por eso es que en parte todo es amor…, amor a nuestro Ser creativo… el creado en último término por eso que llamamos el Amor, “Dios”… creado por tanto con una plena libertad creativa a su vez… para poder crear él lo que él quiera…
    …aunque… todo esto que hemos “creado” va a ser necesariamente reinterpretado, para armonizarse con nuestro Ser Real de Amor.

    _______
    Como sabéis… en esas estamos, empezando siquiera a querer “testear” esto de arriba.
    _____

    otro comentario, sobre “testear”:

    …Sí, además no es “testar”…, como había puesto…… porque me refería a “testear”, de test… no de “testar” que ahora veo que tiene ese sentido de atestiguar, como en “atestado”… (y también está muy bien esa posibilidad).

    Es una forma de decirlo… esto del “testear”…

    Ninguna palabra “es”… ya sabemos que con ellas a veces nos alejamos lo más posible nuestro Ser en la Unidad…

    Además, está sacado de contexto; lo edité y aclaro que es un comentario que hice por ahí, sacado de contexto.

    “Testear” sería una palabra para “ir de puntillas” 🙂
    “Comprobar”…

    Y es que ya sabrás que, “ahora”, en el estado atestado de los que parecemos estar aquí… y de lo que parecemos estar testeando la mayoría…, así… no queremos empezar a admitir y a atestar, a manifestar, el único hecho… el de que solo somos hemos sido siempre Uno…,

    Aunque sí lo seamos no lo admitimos ni aunque nos paguen con la “vida eterna”…, imagínate con “pagos menores” 🙂 , aunque no haya grados 🙂 …

    Será que “hay que” admitir antes la vida eterna 🙂

    Así que, cuando realmente experimentamos que somos Uno… lo flipamos en colores…, con las reacciones que puede haber en el ego, con eso.

    A veces parece que “la gente” se ha vuelto loca… o nos hemos vuelto literalmente “locos”…, incluso ya no pudiendo “interaccionar”, disimular, en este sueño de disimules.

    Así que “testear”… sí, porque me gustan los “ejercicios retóricos” , el ponerse en los lugares imaginarios de “otros” que me invento para la ocasión 🙂 …

    Esto de “ver el Uno” en todos… se puede ver como un ánimo a testear esa posibilidad, o, como decía el amigo Yeshua, tú, yo… como decíamos en el curso de amor: ver a ver qué conoces ya del espíritu del otro… y dejar que venga la risa ante ese mismo Uno que allí notaremos… en todo, en todos.

    Testear… un simple “ejercicio” sobre “uno mismo”… pues como no existe uno mismo…: “testear” que Eso es la verdad… que uno no existe como creyó… porque Uno no es creencia… porque no estamos separaos…

    Testear para comprobar… constatar… verificar… “realizar”… llevar a cabo el Ser Aquí…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: