Los regalos del Reino. Haskell: «La otra voz». Un Curso de milagros RELOADED   1 comment

Ir a descargar

imagen corazón en círculo[- Podéis mirar en el índice de Haskell para encontrar los enlaces a estos textos traducidos, etc.
– Los PDF también están en esta carpeta pública que tengo en google.
– Sobre el uso del idioma en las traducciones y el modo de traducir o de revisar las traducciones, ver las notas en esta entrada que progresivamente iré completando.
– Esta transmisión, maravillosa, aparenta haber sido dada claramente por la misma voz que dictó Un curso de milagros (UCDM), y que habló por la personalidad de Jesús.
– La siguiente parte de este texto sirve como acompañamiento —más o menos— para esta parte del texto principal del curso de milagros: [T-7.I-III] (según las indicaciones del propio Haskell en su texto publicado).]

 

Los regalos del Reino [T-7.I-III]

Saludos de nuevo, soy Jeshua.
Hoy he venido a hablar contigo sobre los regalos del Reino.
Y el Reino, por supuesto,
es el Reino de Dios.

He venido a revelarte hoy la verdad
de que el Reino de Dios es también tu Reino.
Todo lo que es Dios, ES tú.
En tu mundo hablas de tener cosas.
Y así, podrías decir que
todo lo que pertenece a Dios te pertenece,
pues así es.

Sin embargo no pierdas de vista el hecho de que
“tener” y “ser” son lo mismo en el Reino.
Y así permanece siendo verdad que
el Reino de Dios ES DIOS,
y el Reino de Dios ES TÚ.

El regalo del Reino es la creación.
Ese es el regalo de Dios para ti,
porque es el regalo de Dios para Él Mismo.
En la extensión y en la expansión de Sí Mismo,
Dios, sin cambiar, resultó engrandecido.
Dios, sin cambiar, se extendió.
Dios, sin cambiar, se incrementó.
Y Dios, sin un solo cambio,
se hizo más de lo que Él es.

Tu mente, tus pensamientos, no pueden comprender
la verdad y el significado de estas palabras.
Y eso es así simplemente porque, en tu mente pensante,
no puedes entender plenamente la creación.
Pero, la entiendas o no,
el regalo del Reino, el regalo de Dios para ti,
es la creación misma.

¿Qué es la “creación”?
¿Cuál es el regalo de Dios para ti y para Él Mismo?
La creación es la experiencia de la alegría, del gozo.
La creación es el simple gozo de ser.
La creación es el simple acto de ser lo que ya eres
al extenderte a ti mismo hacia fuera.

Así, la creación debe extenderse en una sola dirección.
Te he dicho que tú y Dios
no tenéis una relación totalmente recíproca.
Dios te ha creado a ti, Su hijo.
Tú creas tus propios hijos, que son tus creaciones.
Y ellas, a su vez, crean sus propios hijos.
Y el proceso sigue, sigue y sigue hacia el infinito.

Tú, yo, el Hijo de Dios, no creamos al Creador.
Si fuera así,
si fuera tal que Dios nos creó a nosotros y NOSOTROS A DIOS,
la vida simplemente sería, por así decirlo,
un círculo cerrado de existencia,
y nunca podría expandirse ni devenir.
Dios en Su sabiduría, sabía eso.
Por eso la creación debe extenderse hacia fuera.

Y es necesariamente así, también, porque
en el centro de la creación está Dios.
Y Dios, como hemos dicho, es todo.
Dios es plenitud, Dios es completitud,
sin nada que pueda o deba ser añadido.
Tú no puedes agregar algo a Dios.
Y así, la única dirección en la cual la creación PUEDE fluir
—e incluso tu mente pensante puede entender esto—
es “a partir de…”,
y eso es la simple expansión y extensión
de un Todo, de la infinitud de Cada Cosa,
que literalmente no puede ser contenida.

La creación fluye hacia fuera en una sola dirección.
¿Qué significa eso para ti?
Significa que, dentro de la libertad que Dios te dio,
hay una libertad que tú no tienes.
No puedes volver y revertir el proceso y cambiar a Dios.
No puedes volver y revertir el proceso
y cambiar lo que Dios ha creado.
Escúchame bien hoy.
Lo que Dios ha creado es tú, Su Hijo.
No puedes volverte hacia atrás y cambiar a Dios.
Y tampoco puedes volver
y cambiar lo que tú eres.

Dios te ha creado a su semejanza,
como Espíritu, Uno Solo, y Libre.
Y así se sigue que todo
lo que quieras experimentar
–y eres libre de imaginar lo que quieras–,
cualquier cosa que te dignes a experimentar,
pero que no sea compatible con lo que Dios ha creado,
debe ser experimentado como una ilusión.
Y eso incluye todo este mundo.

Este mundo –su espacio, su tiempo, sus cuerpos, todo él–
es tu creación;
es tu hijo.
Y así como tú, la creación de Dios,
no puedes volver y cambiar a Dios,
igualmente, en la ley del Reino,
tampoco este mundo que es tu hijo
puede volverse y cambiarte a ti.

¿Qué significa eso?
Significa simplemente, como ya te he dicho,
que todo, que cada experiencia,
PROCEDE NECESARIAMENTE de la mente,
que todo debe proceder de la realidad de lo que tú eres.
Tu cuerpo no puede cambiar ni afectarte de ninguna manera.
No tiene el poder de enfermarse,
a menos que ello sea elegido por la mente, y tenga su origen en ella.
Tu cuerpo verdaderamente ni siquiera tiene el poder de morir,
excepto que eso proceda de, y sea elegido por, la mente.
Este mundo y sus circunstancias,
que parecen ser externas a ti,
no pueden cambiarte de ninguna manera.

Por eso es que decimos que este mundo es una ilusión.
No puede tener ningún efecto sobre la realidad de lo que tú eres.
Porque es solo tu hijo y no puede volver y cambiarte,
así como tú no puedes volver y cambiar a Dios.

Te quiero hablar, entonces, de tu poder creativo,
de cómo funciona en este mundo.
Y hablaré de su realidad.
La creación, como he dicho, es y debe ser extensión.
Y la extensión por su misma naturaleza,
debe nacer del reconocimiento de
una totalidad y una completitud
que no puede ser contenida.

En este mundo, por supuesto, no tienes tal discernimiento.
Si lo tuvieras no estarías aquí.
Porque este mundo está basado en la creencia
en que tú eres incompleto y carente.

¿Cómo funciona la ley de la creación en este mundo?
¿Cómo se modificó la ley,
si no puedes extender?
Lo que tú haces, como te dije, es proyectar.
Y cuando proyectas,
empiezas con el reconocimiento de la incompletitud,
de carencia de plenitud, y del miedo que acompaña a todo ello.
Y la proyección se da con el propósito
de intentar completarte a ti mismo.
Y así, proyectas hacia fuera para poder obtener
lo que llamas “experiencia”,
que entonces usas para llenar la carencia
que exigió que tú proyectaras, en un primer momento.

¿Lo ves? Esto es lo que llamas, en tu mundo,
un círculo vicioso sin fin.
Lo que significa, sin un final de paz.
Nunca estarás en paz
hasta que te des cuenta de que eres todo.
Y en tu discernimiento de la plenitud y de la completitud,
la proyección habrá desaparecido
como la neblina ante el sol de la mañana.
Entonces todo será extensión.
Y eso, por supuesto, lo reconocerás como Amor.
Cuándo proyectas, ¿qué es lo que ves?
Ves solamente lo que has proyectado.
Nunca puedes ver nada sino a ti mismo.
Y en el Reino, la realidad es
que no hay nada sino tu Ser.
Y esa verdad no cambia.

El proceso de la proyección
te quiere hacer creer de otra manera.
Pero no es así.
Lo que proyectas, lo verás.
Y lo que proyectas, y por tanto lo que ves,
es literalmente lo que crees que eres.
No dije que lo que crees es lo que SABES que eres.
Porque en el mundo de lo incompleto,
no puede haber conocimiento.
De eso hemos hablado antes.
LO QUE PROYECTAS ES LO QUE CREES QUE ERES.

Así que si quieres darte cuenta de qué es lo que crees que eres,
observa tu mundo.
Cualquier cosa que veas es lo que tú crees ser.
¿Y qué puedes ver?
Cualquier cosa que elijas.
Porque eres libre.

En tanto que creas en los miedos del ego,
y en la carencia y el aislamiento,
en tanto que creas en la ausencia de plenitud,
eso es lo que encontrarás.
En tanto que, aunque solo sea en tu mente pensante,
puedas llegar a creer que eres lo que te aseguro que eres, el Hijo de Dios,
pleno, puro, completo y hermoso,
entonces eso es lo que verás.

Así, cuando contemples a cada hermano, a cada aspecto de tu mundo,
reconoce que solo te ves a ti mismo
y a tu propia creencia acerca de lo que tú eres.
Si ves miedo, y lo sientes dentro de tu ser,
reconoce que TÚ estás asustado.
Si ves simple libertad, gozo y paz
fluyendo en tus hermanos,
reconoce también que eso es lo que está dentro de ti.
Y te puedes dar las gracias,
porque siempre es tu propia creación.

En la creación tú extiendes, como necesariamente ocurre,
porque no puedes ser contenido.
En este mundo proyectas para creer
en las historias que has fabricado sobre lo que tú eres,
y básicamente porque sientes necesidad, porque tienes miedo.

¿Cuál es tu meta, entonces?
En tanto que quieras experimentar la realidad del Reino aquí,
tu meta es encontrar la paz
que procede de verte a ti mismo tal y como eres.
Tu meta es experimentar la paz
que procede de ver mediante los ojos del Espíritu Santo.
Tu meta es la paz
que procede de verte a ti mismo tal y como yo te veo a ti.
Y todo eso es lo mismo.

Y te he dicho esto tantas veces…
que eres completo; eres pleno; eres hermoso;
eres puro; eres Uno; eres el Hijo de Dios;
eres Dios Mismo.
Y eres el significado, el propósito
y el gozo de toda la Creación.

Haz todo lo que puedas para poder abrir tu ser
al sentimiento, a sentir adentro,
mi discernimiento acerca de lo que tú eres.
Ábrete al reconocimiento de la Visión de Cristo,
que es la visión con la cual el Espíritu Santo,
te ve en tu realidad.
Y cuando hagas eso, entonces parecerá como si
hubieras recibido, ciertamente, el regalo del Reino de Dios.

En el Reino el regalo es la creación.
Aquí, puesto que no creas,
puesto que proyectas desde una necesidad imaginaria,
te parecerá como si hubieras recibido el regalo del Reino.
¿Y qué será?
Solamente esto: paz.

Como he dicho, estarás en perfecta calma.
No habrá confusión. No habrá inquietud.
No habrá conflictos sobre tu ser.
Pues, ¿cómo puede haber confusión, inquietud o conflicto
dentro del ser de Dios?
Y por tanto, ¿cómo puede haber
confusión, inquietud o conflicto
dentro de ti?
Pues Dios y tú sois –como te aseguro que sois– lo mismo.

Bendiciones para todos. Eso es todo.

Anuncios

Una respuesta a “Los regalos del Reino. Haskell: «La otra voz». Un Curso de milagros RELOADED

Suscríbete a los comentarios mediante RSS.

  1. archivo comentario que hice:

    la solución la tienes si relees despacio lo que escribes, que lo escribes como queriendo reflejar el juego del yoyó… y es gracioso.
    Te pongo en mayúsculas algo relevante:

    “A MÍ no ME sirve ver o sentir YO SOLA al maestro, lo que realmente quiero es que cada ser siente y vibre en la energia cristica.”

    ¿Quién te dice que estás sola en eso?

    Ahí está el problema.

    Que en nuestros momentos de flojera (la mayor parte) escuchamos la voz del ego… y la plasmamos todo contentos, por doquier, cosa que al parecer, como dices, hace a menudo todo el mundo (y que quizá estás repitiendo aquí).

    Además, hay otro asunto: cuando uno “quiere” o “pide” cosas…, normalmente en la mente más profunda está otorgándole mucha realidad a la realidad de la carencia, al hecho “objetivo” de que “ESO FALTA”…

    Eso lo que hace es separar el afuera del adentro… reforzar la creencia de que no somos los creadores de esto, de nuestro hijo: del universo.

    Eso nos separaría de nosotros mismos, del resto, y de Dios.

    Entonces, con eso, estaríamos expresando, quizá muy poderosamente, ya que nuestra mente es “fabricadora”… estamos expresando… una petición que es en realidad la contraria: “sí, quiero QUE ESO FALTE” (para poder seguir reafirmándonos en el “a mí me” pasa esto… “desde fuera”… me viene dado… desde fuera… yo no tengo que ver… soy inocente (lo cual es la auto-justificación contraria a la entrega de los juicios a Dios…, que sería lo que nos pide que hagamos constantemente Yeshua en sus cursos)).

    Volviendo al “estar solo”: el que “estás sola”, sería una interpretación de una experiencia, como siempre.

    Se trata de abandonarse a no-interpretar…, de renunciar a nuestra mente que ama definir, enmarcar (como vemos, con todos esos yoes, a mí, yo sola)…
    y esto no lo queremos porque —además de que lo tenéis cerca y asusta…, ya que la experiencia la conocéis— porque no queremos dejar de interpretar, de valorar, de definirnos por lo de fuera.

    La única solución a eso creo que Yeshua dice que meramente es empezar por estar siquiera dispuestos a experimentar que, esa gente, “fuera”, es realmente UNO con uno mismo, es unidad con nosotros, en su poder “creativo” aquí.

    Pero nos da mucho miedo soltar nuestra amada identidad para siquiera ver qué pasa. Así que lo hacemos poco, o estructuradamente por nosotros mismos… o no lo hacemos.

    No estamos dispuestos a simplemente experimentar unidad con quien sea… SOLO DISPUESTOS, al principio; solo se pide esa pequeña disposición con todo… que nos acordemos con todo

    El curso de amor ya da solo al principio una práctica mental: “pedir que todo el mundo sea incluido en lo que hago”. Una forma de decir que no quiero que se haga “mi” voluntad.

    Y mi voluntad suele ser primero no incluir a todo el mundo, para empezar al que tenemos delante, que no queremos ver como “en el mismo barco” que nosotros.

    Es diferente, él se lo ha buscado… etc. etc.

    Estamos casi todo el rato en ese sistema asesino de pensamiento.

    Y nuestra “unidad” querría decir, en parte, que nosotros hemos literalmente decidido y creado con todos los demás y con todo lo demás todas esas “condiciones” que dan la posibilidad para todas las probabilidades de expresión.

    Y si no estamos meramente dispuestos a “experimentar unidad”…, parece que así no hacemos “espacio” para que entre la Luz… “el Espíritu Santo”… ese nuestro espíritu o espíritus que sí sabéis “usar”, más allá del juego de identidades aquí… en ese más allá del “vacío sin yo”… que a veces como digo sabéis abrir “a conciencia”.

    No dejamos entrar a ese que es nuestro verdadero ser, que sí sabe y puede eliminar, rechazar, esos componentes subyacentes de miedo… esa oscuridad que fundamenta nuestra “falsa unidad universal” aquí…

    Normalmente los juicios son como relámpagos…, ni nos damos cuenta. Percibir contiene ese componente: “eh tú, quédate quieto parao, tú tienes que ser tal y como yo percibí que fuiste en el pasado” (así que “tú quédate ajustado a la estructura de mi mundo privado”).

    Incluso por internet es difícil…, que podría parecer que tenemos más tiempo o ganas a veces…, o no, o quizá a veces todavía más difícil “por internet”…, porque quizá directamente nos confrontamos con la paja mental de forma muy abstracta… con el contenido “miedo” y separación…, de la mente.

    Así que como sabéis normalmente usamos la visión de las apariencias (cuerpos separados y diferentes historias en el pasado) para nublar nuestra unidad real.

    Como sabéis, casi cada paso que damos es para justificamos a nosotros mismos (en la entelequia del yoyó)… y para defender al miedo… creyendo que las causas están “ahí fuera”.

    Es muy difícil encontrar la percepción contraria a eso… consistentemente con todo. Como sabéis, eso es lo que pide el curso… que en realidad sería lo más simple y lo más natural “del mundo” —Yeshua dijo.

    feliz día
    ______

    No te digo que no, y me parece genial todo lo que dices.

    Solo te digo, en el nivel en que yo puedo hablarte, que estas palabras quizá nos traicionan y traicionan tu experiencia…:

    “sentir YO SOLA al maestro”.

    Y la pregunta es ¿por qué tenemos que asegurar que sentimos solos al maestro? ¿Qué nos asegura que nuestro aparente “sentir solos” al maestro no “sirve” al resto?
    Y todo ese tipo de preguntas.

    Todo era solo para comentar sobre eso…, y luego extenderlo a cómo el lenguaje y el pensamiento nos traiciona en general… a cómo, con el sistema de pensamiento del ego, nos traicionamos casi todo el rato
    (pues “el curso” lo único que nos “vende” es que la mera idea de la separación es la base de ese sistema…, y es la base de todo “sufrir”… y siempre sería falsa).

    Obviamente entiendo que me lees a distancia todo tipo de cosas, y lo acepto y creo que es así (y he visto en alguna otra gente que eso es así…, y hasta casi lo pude comprobar en un “taller” por mí mismo, “haciéndolo” yo… ya que la energía sigue al pensamiento… así de fácil).

    Quizá por eso, mala pécora (dicho cariñosamente 🙂 ) hace tiempo no quisiste ni pensar en quedar conmigo para sesiones de sanación 🙂 .

    Por cierto, te pido por favor que no otorgues mucha realidad a lo que “lees” de mí (en sentido “áurico”, etc.)… e intentes ver más allá, o no verlo.

    Que a veces entiendo también que a la gente nos gusta conservar monigotes para proyectar sobre ellos… que es un poco lo que hacemos en internet 🙂

    pasadlo muy bien
    ___

    muchísimas gracias por tu tiempo,

    no necesito nada, solo confiar en buscar paz, aceptar lo que siento… no interpretar… y que ya ahí vendrán las cosas…, y en mi caso, será “a la larga”, creo (a la larga me haré más espontáneo, etc.).

    En serio que, de querer “yo” ahora algo… solo querría que no te tomes muy personalmente nada (si te lo has tomado, que no sé).

    También está claro que sabiendo del tema, ni siquiera debería haber escrito nada.

    Lo siento 🙂

    De todas maneras, si estás tratando del curso…, no sé si estaríais de acuerdo en esto, Ramón, y Ana, etc.:

    que “el curso” en general dice esto (mostrando un círculo vicioso, el del ego…):

    — si uno/una ve “fuera” algo que quiere cambiar (una masa de gente)…,

    — entonces uno no se está aceptando adentro a sí mismo, a su ser real… creador… y uno se está separando de sí mismo (porque el mundo es una enorme proyección, literalmente de uno)…

    — y, por tanto, uno/una está recreando en su mente (que no está realmente separada del resto) las misma condiciones que permiten que la separación adentro-fuera parezca existir…

    — y esas serían las condiciones con las que precisamente terminamos fabricando la realidad “a cambiar”.

    muy feliz día
    ____

    🙂
    PD:

    — si sigues interesada en el curso, en algún momento tendrás que admitir decirte a ti misma algo así como que puedes inmediatamente sentir que esa “masa de gente” no es real…, tal y como la ves y la solemos ver todos: “separada del amor”.

    — Normalmente nuestra visión no “ayuda”…, y el curso comenta que solo con empezar a aceptar en toda ocasión “otra visión”, podemos “ayudar”.

    — e, igualmente, si seguimos interesados en hablar del curso:
    mi único “problema” es que sigo creyendo que soy una “historia personal”…, un “pasado”, y un “cuerpo” (también áurico, etc.) que plasma y guarda todo eso 🙂 . Y todo lo cual me quiere demostrar a cada paso que no soy una unidad con mi creador 🙂 … amor perfecto…

    — “yo” espero no volver a creer, con tanta fuerza, y en ninguno de los demás universos que me tenga que proyectar si acaso… que “yo” fui realmente un cuerpo… capaz de morir… y llevarme consigo… 🙂 …
    Esto es verdaderamente terrorífico, visto así… , como lo debí ver muchas veces antes, y como lo he visto en esta vida hasta los nosecuantos años.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: