Paz y libertad. Haskell: «La otra voz». Un Curso de milagros RELOADED   Leave a comment

Ir a descargar

imagen corazón en círculo[- Podéis mirar en el índice de Haskell para encontrar los enlaces a estos textos traducidos, etc.
– Los PDF también están en esta carpeta pública que tengo en google.
– Sobre el uso del idioma en las traducciones y el modo de traducir o de revisar las traducciones, ver las notas en esta entrada que progresivamente iré completando.
– Esta transmisión, maravillosa, aparenta haber sido dada claramente por la misma voz que dictó Un curso de milagros (UCDM), y que habló por la personalidad de Jesús.
– La siguiente parte de este texto sirve como acompañamiento —más o menos— para esta parte del texto principal del curso de milagros: [T-8.I-IV] (según las indicaciones del propio Haskell en su texto publicado).]

Paz y libertad [T-8.I-IV]

Saludos de nuevo, soy Jeshua.
Hoy he venido a conversar contigo
sobre tu viaje espiritual.
Puede que al llamarlo así, “viaje de regreso”,
te preguntes, ¿de regreso a dónde?
Es extremadamente simple, como te he dicho.
El viaje es de regreso a la paz.

Para ello te sugiero
que te preguntes a ti mismo una cosa simple:
¿estoy siempre, a cada momento, totalmente en paz?
Y si puedes contestar que sí,
entonces, haz una segunda pregunta:
¿hay algo en este mundo que si cambiara
podría afectar de alguna manera a mi paz perfecta?
Porque si consideras que estás en paz,
y si sientes dentro de ti que algún cambio
–ya sea la pérdida de una posesión, de dinero, de tu casa,
de una relación–
podría amenazar tu paz,
entonces, tu paz no es real.
Si te has hecho esas preguntas
y no te sientes totalmente en paz,
entonces continúa conmigo en el viaje de regreso.

Si no estás en paz, entonces estás en guerra.
La ausencia de paz ES guerra.
Y hay una cosa que debes aprender,
que es esta:
en esta guerra donde te encuentras,
simplemente por no estar en paz,
EN ESTA GUERRA, NO HAY OPONENTE.
Eso significa que no hay nada, en el universo,
nada dentro de Dios,
nada dentro de cualquiera de tus hermanos,
nada, dentro de tu mundo,
que tenga una voluntad diferente o separada de la tuya propia,
y que quisiera planear la destrucción de tu paz.
EN AUSENCIA DE TU PAZ,
ESTÁS EN GUERRA CONTRA NADIE.

Esta comprensión es absolutamente obligatoria
si quieres alcanzar finalmente, en tu tiempo,
la experiencia de la paz.
Estás en guerra contra nadie.
Así, el plan de estudios está diseñado para brindarte paz,
para ayudarte a ganar una guerra donde no tienes oponente.

Bien, en primer lugar, ¿cómo es que parece haber una guerra?
Parece haber una guerra porque escuchas dos voces.
Escuchas la voz del ego,
y escuchas la Voz del Espíritu Santo.
Una de las voces siempre está allí.
Esa es la Voz del Espíritu Santo,
la Voz de Dios.
Esa Voz forma parte de ti,
fue puesta allí por Dios, y nunca puede marcharse.

La voz del ego está colocada ahí
debido al deseo de experimentar la ilusión de separación.
Y por tanto, en la medida en que eliges ese camino,
entonces eres libre de escuchar la voz del ego.

Sin embargo, en ausencia de la ilusión de separación,
el ego muere, no tiene voz y no puede hablar.
Si quieres escuchar dos voces
que te muestran diferentes caminos,
entonces, necesariamente estarás en conflicto.
Necesariamente ESTÁS en guerra. ¿Lo ves?
Y así no puedes estar en paz.

Entonces, ¿cómo ganas la guerra?
AL ESCUCHAR UNA SOLA VOZ.
Y como es absolutamente imposible
escuchar SOLAMENTE la voz del ego,
tienes solo una elección disponible.
Si quieres regresar a la paz,
DEBES hacerlo escuchando solo una voz,
solamente la Voz del Espíritu Santo.
La Voz del Espíritu Santo te hablará de libertad.
Porque ese es el mensaje del Espíritu Santo
–tú eres libre.
El mensaje del ego es lo opuesto.
El mensaje del ego, aun cuando no lo reconozcas,
te habla de aprisionamiento.

“¿Cómo es eso?” –puede que te preguntes.
Te he dicho que la voz del ego
es la negación de la libertad.
“¿Qué significa eso?” –puede que te preguntes.
El ego te enseñará sobre lo que tú eres
diciéndote que mires afuera de ti
para poder aprender lo que eres.
En tu creencia en la separación, en tu creencia en el ego,
eso es exactamente lo que te ves obligado a hacer.
Miras el mundo, miras a seres que parecen estar separados de ti,
y, basado en lo que ves en ese mundo,
disciernes lo que crees que eres.
Así es que al escuchar la voz del ego
estás permitiendo que te digan quién eres
unas voces que parecen estar separadas de ti.
Y si una voluntad separada de la tuya propia
te enseña acerca de tu propia voluntad,
¿cómo puede así haber paz?
Aunque solo sea por tener la fantasía de poder permitir que otra voluntad
te dicte lo que es tu propia voluntad,
te conviertes en prisionero de esa creencia.
¿Lo ves?

¿Qué te enseña el Espíritu Santo para hacerte libre?
El Espíritu Santo te enseña
que la más simple verdad del universo
es realmente verdad.
El Espíritu Santo está siempre allí, dentro de tu ser,
con un mensaje simple:
TU VOLUNTAD Y LA VOLUNTAD DE DIOS SON LA MISMA.
¿Qué significa eso?
Significa que en ninguna parte, en toda la Creación,
existe una voluntad, de ninguna clase,
que pudiera oponerse a la Voluntad de Dios.
Significa que ninguna voluntad, en cualquier parte de la Creación,
incluyendo la Voluntad de Dios, se opone o puede oponerse
a tu voluntad.

Piensa en un mundo, por así decirlo,
en el cual nada, nadie, nunca, por ninguna razón,
ni aun por el instante más fugaz,
pudiera oponerse a lo que tú querrías,
a lo que querrías ser,
a lo que querrías experimentar.
¿Y no te resulta obvio, para ti,
incluso cuando lees esas palabras,
que eso es el epítome de la libertad misma?

Así pues, ¿qué es tu libertad?
Tu libertad es tu constatación
de que tu voluntad y la voluntad de Dios son la misma.
Pero esa voluntad se extiende mas allá de ti y de Dios,
se extiende hacia ti y hacia mí.
Y en verdad, mi voluntad y la tuya son la misma.
Mi voluntad para ti es lo que tú quieras.
Y nada más que eso.
Y, escúchame muy bien,
esa verdad se extiende a cada hermano en este mundo,
o en cualquier mundo que puedas imaginar.

No hay voluntad separada de la tuya.
No hay voluntad, ni siquiera la tuya propia,
separada de la voluntad de cualquier hermano.
Y te he dicho que constates que siempre que te encuentras con alguien
se trata de un encuentro santo.
Cada encuentro es tu oportunidad para experimentar la salvación.
Porque, tal como veas a tu hermano, así te verás a ti mismo.
La visión de tu hermano es exactamente
la visión que tienes de ti mismo.
En tu mundo de espacio, tiempo y cuerpos,
lo que hagas a tu hermano es exactamente
lo que te has hecho a ti mismo.
La Regla de Oro no es una opción.
Es una verdad que permanece inviolable, y no cambia.

Cada hermano con quien te encuentras te brinda un encuentro santo,
porque él, LITERALMENTE, es tu camino a la salvación.
No puedes alcanzar la salvación sin él.
¿Y por qué es eso así?
Es debido a que el Reino de Dios es libertad.
El Reino de Dios es paz, gozo y Amor,
todos los cuales son lo mismo.
El Reino de Dios es perfecta libertad
tal y como he explicado hoy.
Y LA PERFECTA LIBERTAD ES LA CONSTATACIÓN
DE QUE NO EXISTE NINGUNA VOLUNTAD DIFERENTE DE LA TUYA PROPIA.

Si te quisieras imaginar a ti mismo como un ser aislado,
si te imaginaras a ti mismo como un ser separado,
y si luego trataras de imaginar que no existe voluntad diferente de la tuya,
fracasarías.
Entonces necesariamente ocurre que vas a encontrar tu libertad
en tu relación con tu hermano,
y en tu reconocimiento de que su voluntad, y la tuya,
y la mía, y la de Dios,
son siempre la misma.

Y lo hermoso de esto es lo siguiente:

la voluntad de Dios Mismo es libertad perfecta.
Fuiste creado en libertad absoluta para crear y ser.
Te fue dado todo el poder, y toda la gloria,

para que pudieras crear
en el ejercicio de esa libertad.
Si la libertad, de la que te he hablado, no fuese tuya,
entonces Dios no sería libre.
Porque no hay separación de ninguna clase entre tú y Dios.

¿Qué es, entonces, lo que debes llevar
a cada encuentro santo que tienes con tus hermanos?
Un solo regalo, EL REGALO DE LA LIBERTAD.
En la constatación de que la voluntad de tu hermano es la tuya propia,
entonces, nunca, nunca habrá ninguna razón para oponerse
a lo que tu hermano es, o a lo que él quiera ser.

Y esto funciona así:
cuando ves a tu hermano perfectamente libre,
debes verlo como invulnerable.
No hay nada en toda la creación, incluyendo a Dios Mismo,
que pueda o que quiera imponer nunca nada sobre tu hermano,
en absoluto.
Él es absolutamente libre para ser, crear y experimentar
la infinidad de cosas que él quiera.
Dios lo hizo a él así.
Y esa verdad no puede cambiarse.

Y, ¿qué ocurre si tu hermano ES esa libertad?
¿Puedes ser tú menos libre que tu hermano?
La respuesta es obvia: no.
En el encuentro santo,
contemplas la inviolable invulnerabilidad de tu hermano,
que es su absoluta libertad, dada a él por Dios.
Y así, tú ves la tuya propia.

A medida que veas tu propia libertad, que necesariamente
no tiene ninguna oposición en toda la Creación,
entonces, solo mirarás adentro.
Y lo que verás cuando mires adentro
es al Hijo de Dios, perfecto, entero, consumado y gozoso.
Y cuando mires adentro, lo cual serás capaz de hacer
porque tu primera mirada ha sido hacia la libertad de tu hermano,
cuando mires adentro, encontrarás tu propio gozo.
Y encontrarás, dentro de ti, el Universo entero
–a tu hermano y su libertad,
a Mí y a mi libertad,
a Dios Mismo y a la libertad de la Vida Misma,
que es, en verdad, Dios.

La guerra contra la paz es una guerra contra nadie.
Y cuando veas la libertad de tu hermano,
que procede de la constatación
de que tu voluntad y la suya son la misma,
y que procede de la constatación
de que tu voluntad y la de Dios son la misma,
es cuando entenderás, en verdad,
que esta es una guerra contra nadie.

Pues comprenderás que no hay en el universo entero
otra cosa que no sea tu Ser,
otra cosa que yo,
que no hay nadie sino cada hermano que anda por esta tierra contigo,
y nadie sino Dios,
todos los cuales son, y seguirán por siempre siendo, lo mismo.

Bendiciones para todos. Eso es todo.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: