El cuerpo como medio. Haskell: «La otra voz». Un Curso de milagros RELOADED   Leave a comment

Ir a descargar
imagen corazón en círculo[- Podéis mirar en la página de índices, de Haskell, para encontrar los enlaces a estos textos traducidos, etc.
– Los PDF también están además en esta carpeta pública, que tengo en google.
– Sobre el uso del idioma en las traducciones y el modo de traducir o de revisar las traducciones, ver las notas en esta entrada que progresivamente iré completando.
– Esta transmisión aparenta haber sido dada claramente por la misma voz que dictó Un curso de milagros (UCDM), y que habló por la personalidad de Jesús.
– La siguiente parte de este texto sirve como acompañamiento —más o menos— para esta parte del texto principal del curso de milagros: [T-8.VII-IX] (según las indicaciones del propio Haskell en su texto publicado).]

 

El cuerpo como medio [T-8.VII-IX]

Saludos, soy Jeshua de nuevo.
Te dije algo la última vez sobre el cuerpo,
y sobre cómo este debería ser usado solamente
como un medio de comunicación.

La palabra “medio” es muy importante aquí.
Hoy deseo hablarte más sobre el cuerpo,
y sobre cómo es que el cuerpo es siempre un medio,
y nunca un fin.
Esto es de la mayor importancia para tu comprensión de este curso.

¿Qué significa decir que el cuerpo
puede ser un fin, en oposición a ser un medio?
Creer que el cuerpo puede ser un fin
es creer que el cuerpo existe de por sí.
Nada puede ser un fin, nada puede ser una meta,
a no ser que ello exista.
Y ya te he dicho muchas veces antes
que el cuerpo no es real, que es una ilusión y no existe.
Así, no puede ser un fin.

¿Qué es para el cuerpo ser un “medio”?
Porque, ¿qué es un medio, tal y como lo entiendo aquí?
Un medio es simplemente una vía por la cual…
¿Por la cual qué? No importa.
Un medio es una vía por la cual puedes experimentar,
por la cual puedes transformarte;
un medio es una vía que es un camino HACIA algo.
Y cuando te digo que el cuerpo debe ser visto
solamente como un medio de comunicación,
te estoy diciendo esto:
acepta que el cuerpo es un vehículo
que puedes usar para experimentar la comunicación.
Nunca pienses que el cuerpo es la comunicación misma.
Porque eso supondría creer que es un fin,
lo cual, como te he dicho, no puede ser.

Más aún, creer que el cuerpo puede ser un fin
es creer que ÉL tiene sentimiento.
Te he dicho que el cuerpo puede tener una FUNCIÓN.
Te he dicho también que la función surge del ser, de tu estar siendo,
pero que la relación no es recíproca.
La función surge del ser.
Sin embargo, que algo tenga una función no quiere decir que
automáticamente exista, o que tenga ser.
Esto es también importante que lo entiendas.

El cuerpo tiene una función.
La función HA SURGIDO del ser, del ser creativo.
Porque eso es lo que tú eres.
Sin embargo el hecho de que le hayas elegido darle una función,
no significa que exista. Escúchame bien.
Esto es de fundamental importancia en este curso.

La ilusión surge de la Unicidad de todo ser,
pues a la ilusión se le pueden dar funciones.
Pero el hecho de que tenga función, no la hace real.
Ser real significa existir de por sí, existir por sí mismo.
La función nunca existe por sí misma.
La función solo existe a partir del poder creativo del ser.
Y así es como tú, el Hijo de Dios creativo,
le has dado funciones a tu cuerpo.

Por tanto recuerda siempre que el cuerpo
es un medio, nunca un fin.
Es un medio de comunicación.
Y como te he dicho,
en tanto que consideres el cuerpo como un vehículo
por medio del cual puedes extender unión,
como un vehículo por medio del cual aprender Unicidad,
entonces puede servir al propósito del Espíritu Santo.
Y ese es el propósito al que debe servir
si deseas aprender este curso,
si deseas llegar a la experiencia de la paz.

Para que nunca veas al cuerpo como un fin,
sino siempre como un medio,
DEBES constatar que estás experimentando, aquí,
en el espacio y el tiempo, A TRAVÉS DE TU CUERPO, y NO EN ÉL.
Debes entender que la experiencia que pareces tener,
se hace posible, en el espacio y el tiempo, a través del medio
que es el cuerpo,
pero que la experiencia NO ES el cuerpo,
y ni siquiera es del cuerpo.
La fuente de la experiencia siempre es la Mente.
Y la Mente es la fuente de todo.
Todo el poder creativo está en la Mente
y nunca dentro del cuerpo.

¿Que sucede entonces cuando llegas a constatar
que toda tu experiencia aquí en este mundo es verdaderamente de la Mente,
y que toda tu experiencia de este mundo
sucede simplemente A TRAVÉS del cuerpo?
¿Y que el cuerpo es solo el medio POR MEDIO DEL CUAL tú experimentas?
¿Qué sucede entonces?
En tu constatación de que el cuerpo es un medio,
entonces obviamente dejas de creer que el cuerpo sea un fin.
Y al dejar de creer que el cuerpo es un fin,
dejas de creer que el cuerpo es lo que tú eres.

Y eso es lo que el ego quiere que tú creas:
que el cuerpo ES lo que tú eres.
Y, ¿por qué?
Porque el ego es el producto del
tan cuidadosamente preparado plan de la separación.
Así, el cuerpo parece un ser aislado,
que existe aparte de todos los demás seres.
Como tal, tus actitudes hacia el cuerpo, como te he dicho,
son actitudes de ataque.
Porque atacar no es sino separación, y el deseo de estar solo,
lo cual no puede ser.

Atacar es el deseo de estar solo,
el deseo de estar separado,
el deseo de sustanciar tu ego
apartado del resto de tu mundo,
todo lo cual no es posible.

Cuando te das cuenta simplemente de que el cuerpo no es un fin,
y de que tú no eres tu cuerpo,
entonces, ¿dónde estás tú?
Ciertamente no en tu cuerpo.
Se desprende entonces, por supuesto, que estás dentro de la Mente.
Y, ¿qué pasa cuando realmente experimentas
la constatación de que tú eres de la Mente, y solo de la Mente?
Te haces LIBRE,
libre para simplemente experimentar la vida, la existencia misma,
ya sea aquí en el espacio y tiempo, o más allá.

La mente, como te he dicho, no puede atacar.
Porque la mente no está separada, no puede estarlo, y sobre todo,
no ha sido diseñada para estar separada, cuando es entendida correctamente.
La fugaz ilusión de la mente dividida
fue tu momentánea decisión de explorar
cómo sería ser lo que no puedes ser.
Como te dije antes, en un breve instante,
con una sonrisa, ello vino y se fue.
Y eso fue todo.

Pero aquí, en tu espacio y tiempo, de nuevo, lo más importante es
que constates que el cuerpo es solo un medio y nunca un fin.
Porque ese discernimiento te hará libre.

Una de las formas que tomará tu libertad
es la liberación de la enfermedad.
Porque, al constatar que tu cuerpo es simplemente un medio,
que el cuerpo es simplemente un vehículo de la experiencia,
que es el producto de la Mente,
encontrarás, al constatar
que todo viene de la Mente,
que nunca querrás elegir la enfermedad.
Porque la enfermedad no es mas que un instrumento,
un plan cuidadosamente diseñado que tú usas
para reforzar la creencia de que estás separado.

Si alguna vez, escúchame bien, si alguna vez estás enfermo,
ya sea por el más leve constipado,
o por la peor enfermedad corporal que puedas imaginar,
o desde la peor enfermedad psiquiátrica que puedas definir
hasta el más leve suspiro que no sea de alegría,
si alguna vez experimentas algo así,
estás creyendo que el cuerpo es un fin.

Y, ¿cómo es eso?
Cuando crees que el cuerpo es un fin,
crees, como te he dicho,
que tiene existencia de por sí.
Y así, crees que tu cuerpo puede enfermarse
de alguna manera independientemente de ti.
Y así, crees que tú, un ser aislado y separado,
puedes ser víctima de tu cuerpo.
Mientras que sin la creencia en la separación,
eso no podría ser así.

Surgiendo de tu mente, es posible que elijas
eso que el mundo llama síntomas físicos.
Pero, al discernir que el cuerpo es solo un medio,
y que todo viene de la Mente,
nunca habría resistencia,
porque nunca existiría la creencia
de que podrías ser víctima de tu cuerpo.
Y por tanto, tu percepción no sería de enfermedad,
sino simplemente de experiencia.

Y lo que te he dicho es que la sanación surge
del discernimiento de que eres pleno.
Estar pleno es muy simple de entender.
Significa sin división alguna, sin fragmentación,
significa no estar separado de nada en absoluto.
La plenitud se sigue con normalidad
al constatar que todo,
todo, escúchame bien, viene de la Mente.
Cuando solo hay Una Fuente,
entonces no puede haber división, separación,
aislamiento o fragmentación,
o nada de todo aquello que conduzca a la enfermedad.

El discernimiento de que todo procede de la Mente
conduce también, con normalidad,
al discernimiento de la voluntad indivisible de Dios y Sus Hijos,
de lo cual hemos hablado antes.

Escúchame bien hoy.
Tu cuerpo tiene una función dada por ti,
ser creativo, hijo creativo de Dios.
Su función no garantiza su existencia.
El cuerpo no existe por sí mismo en absoluto.
Como no existe, y como no puede existir,
no puede ser un fin.
Siempre es un medio.
Y se trata de que a medida que aprendes este curso
no te olvides de recordar que eso es todo lo que puede ser, un medio.

Porque entonces no solo verás más allá de él,
sino, sobre todo, A TRAVÉS de él.
Al experimentar tu vida aquí, en el espacio y el tiempo,
al experimentarla a través del cuerpo,
cuando el poder creativo de la mente se extiende
y no se detiene en el cuerpo,
sino que simplemente funciona a través de él,
todo ello simplemente se hace eco de la verdad de que el cuerpo no es un fin.

Si te rebajas a que sea un fin,
entonces te parecerá
que el flujo de poder creativo se detiene en el cuerpo,
y queda allí inmovilizado.
Y si eso parece suceder,
te debes sentir aislado en ti mismo.
Tu mente parecerá dividirse.
Este es un modo, si lo deseas,
de darse cuenta de cómo la mente dividida pareció surgir.
Tú simplemente elegiste crear un vehículo de separación,
el cuerpo, el espacio y el tiempo,
y eliges creer que tiene poder creativo de por sí,
lo cual podría convertirlo en un fin.
Por tanto, eliges permitir que tus pensamientos creativos
se quedasen detenidos allí, en lugar de extenderse a través de esos medios.
Y así es exactamente como, debido a la detención
de tus pensamientos creativos en el cuerpo,
te PARECE como si este tuviera poder creativo por sí mismo.
Y esa es toda la ilusión de este mundo.

De nuevo, para poder ser libre,
para poder aprender este curso,
para despertar a la verdad de lo que eres,
todo lo que se requiere es constatar
que el cuerpo solo tiene una función a la cual servir.
No tiene ser, y no existe por sí mismo.
Siempre hace lo que le manda hacer
el poder creativo de la Mente.
Y no puede ser de otra manera.
Y tu reconocimiento de esa simple verdad
irá contigo, día tras día, año tras año,
y se convertirá en tu camino hacia tu liberación,
y a tu gozo, y al amor.

Bendiciones para todos. Eso es todo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: