La creación. Haskell en comunión con Jeshua. «Viaje más allá de las palabras». Un Curso de milagros RELOADED   Leave a comment

Ir a descargar

[Podéis mirar en la página de índices de este autor para encontrar los enlaces a estos textos traducidos, etc. —con por ejemplo la traducción completa de lo que estamos retocando aquí con ayuda del texto en inglés, etc.

Esta transmisión maravillosa aparenta haber sido dada claramente por la misma voz que dictó Un curso de milagros (UCDM), y que habló por la personalidad de Jesús.

El siguiente capítulo sirve como acompañamiento —más o menos— para las lecciones 316 a 322 del libro de ejercicios de Un Curso de milagros (UCDM), según las indicaciones del propio Haskell en su texto publicado.]

La creación [lecciones 316 a 322]

Saludos de nuevo. Soy Yeshua. Vengo hoy
a seguir contigo mi comentario sobre
Un curso de milagros.

Estos días puede que estés trabajando con el encabezado que se titula
“¿Qué es la Creación?”.
Hoy te hablaré de ella.
La Creación, en realidad, son solo pensamientos.
Sin embargo, la Creación son los pensamientos de Dios.
Los pensamientos de Dios están más allá de la personalidad,
más allá del tiempo y del espacio.
Los pensamientos de Dios son ilimitados, sin ataduras, sin restricciones.
Los pensamientos de Dios se aplican universalmente e igualmente
a todos y a todo en la Creación misma.

Ninguno de los pensamientos de Dios selecciona ningún aspecto de Su Creación
y le da preferencia, de ninguna manera, en absoluto.
Ninguno de los pensamientos de Dios da preferencia
de ninguna clase, a ningún ser.

Dios, el creador, simplemente contempló, pensó,
y ASÍ FUE.
Dios, el creador, meramente pensó
y la EXISTENCIA, incluidos a ti y a mí, se hizo realidad.
Los pensamientos no abandonan su fuente.
Los pensamientos de Dios existen, inmutables, inviolables, más allá del tiempo,
o, diciéndolo a tu manera, para siempre jamás.

Los pensamientos de Dios te incluyen a ti, y a mí, a todos los hermanos,
a todos los Espíritus, a toda la Creación.
La Creación ES Todo Lo Que Es.
No hay nada que se oponga.
Nada en conflicto con nada de la Creación.
Dios Mismo es Todo Lo Que Es.
No hay dualidad dentro de Dios.
No hay conflicto dentro de Dios.
No hay nada que se oponga,
o que PUEDA oponerse,
al pensamiento de Dios.
Así es que la Creación no puede ser cambiada.
La Creación meramente ES.

Si Dios tuviera pensamientos de restricción o de limitación,
o cualquier cosa que pudiera encadenar aquello que Él creó,
entonces así sería para siempre, más allá del tiempo.
Pues bien, te aseguro que
eso no es así.
Dios, en la Creación, pensó en la extensión,
la expansión de Sí Mismo.
Pensó que ella fuera COMO Él Mismo,
no menos que Él, sino ser Uno con Él Mismo.

Así que Dios te creó a ti, a todos vosotros.
Dios me creó, y creó a todos los seres,
A SEMEJANZA DE SÍ MISMO.
La Biblia dice, “Dios creó el hombre a su propia imagen”.
Y eso es ciertamente lo que significaba.
Tú eres la Creación de Dios, y por tanto eres como Dios.

Sin embargo, no puedes cambiar los pensamientos de Dios.
Dios es el Creador, el Padre.
Y tú, yo, todos nosotros, somos las creaciones, EL Hijo de Dios,
Un Hijo, Un Espíritu,
ni hombre ni mujer,
sino UN Hijo, Espíritu.
Y la CREACIÓN no puede alterar al CREADOR.

Sin embargo, no hay motivo en absoluto
para QUERER cambiar al Creador.
Pues cuando Dios pensó en nosotros
y creó la propia Vida, a semejanza de Sí Mismo,
Él la creó, y te creó a ti, y a mí, y a toda la Unicidad,
absolutamente libre, ilimitada, sin ataduras, sin restricciones,
SOLO COMO ÉL MISMO.
Eso es Dios. Eso es Todo Lo Que Es.
Y eso no lo puedes cambiar.

Tú no puedes cambiar el hecho de que seas libre.
No puedes cambiar el hecho que tú albergues en tu ser
el poder creativo de Dios.
No puedes cambiar el hecho
de ser absolutamente ilimitado, sin ataduras,
justo como Dios Mismo Es.
Si ahora eligieras llamar a eso carencia de libertad,
entonces que así sea.
Pero ser totalmente libre difícilmente puede considerarse
ausencia de libertad,
aun con tu propia mentalidad.

Hablo a menudo, en el Texto, en el Libro de ejercicios,
de la Creación que es de Dios,
y que está en contraste con las cosas que son HECHAS, FABRICADAS,
que son de ti mismo y del ego.
Las cosas que son de la Creación son CONOCIDAS,
y solo pueden ser CONOCIDAS.
Las cosas que son del ego son HECHAS,
y por tanto son PERCIBIDAS.

Este mundo, sus cuerpos, el cerebro,
los pensamientos que parecen venir de ese cerebro,
todo ello es ilusión,
pues todo ello es lo que tú has hecho
a partir de tu Ser, de Ti Mismo.

La dificultad viene aquí.
Al hacerlo así,
entonces ciertamente lo has pensado.
Y tus pensamientos tienen el mismo poder creativo
que los pensamientos de Dios.
Sin embargo, en tus pensamientos,
te has imaginado a ti mismo separado, lo que no puede ser.
Te has imaginado a ti mismo limitado, lo que no es posible.
Te has imaginado a ti mismo restringido, lo que tampoco es así.
Y siempre que tus pensamientos imaginen algo
que sea lo opuesto a los pensamientos de Dios,
entonces, tus pensamientos, no pueden ser reales.

Entonces, decimos que “nada irreal existe”.
Este mundo no existe.
La ilusión no existe.
Tu cuerpo no existe.
Tus pensamientos no existen,
porque ellos son incompatibles con los pensamientos de Dios.
Pero tú los HAS hecho,
y les diste valor con tu pensar.

Dentro de tu pensamiento, dentro de tu separación imaginaria,
para cada uno de vosotros, la experiencia de vuestros pensamientos variará
entre vosotros interminablemente.
Así es que la percepción ES de este mundo,
y el conocimiento es del Reino de Dios.

Un aspecto fundamental de la naturaleza de Dios
es la comunicación abierta.
Nada está oculto,
nada está aparte de, fuera de, no disponible para,
cualquier otro aspecto o parte, de la Creación
—nada, sea lo que sea.
Dios Mismo es totalmente abierto
y te creó de la misma manera.
Si quisieras imaginar la privacidad del pensamiento o de la experiencia,
ello no podría ser de Dios, y no puede ser real.
Porque tal cosa exigiría que no fuera de la Creación.

¿Puedes participar en la creación aquí?
Ciertamente, puedes.
Esa es tu salvación.
Ese es el propósito de este Curso.
Cuando participas, con Dios, en la creación,
¿qué es lo que haces?
PIENSAS PENSAMIENTOS QUE COMPARTES CON DIOS.
Cuando tus pensamientos son Uno con lo que Dios creó
y no imaginas nada opuesto a Dios mismo,
nada opuesto a la voluntad de Dios,
entonces, estás participando en la Creación.

¿Cuáles son las maneras en que puedes hacer eso,
para, por así decirlo, traerlo un poco más “a tierra”?
Cuando piensas pensamientos con Dios,
no puede haber pensamientos privados,
o cualquier deseo de privacidad para tus pensamientos.
Ese es el propósito del Instante Santo.
Como dije en el Texto,
el Instante Santo es un momento de dar y recibir
en perfecta comunicación abierta.
No hay pensamientos que quieras mantener escondidos
de ningún otro aspecto de la Creación.
Pues sin un pasado,
¿por qué habría razón alguna para
conservar pensamientos guardados?
Sin futuro, o cuando tus pensamientos no tienen consecuencias,
¿por qué habría alguna razón para apartar de otro
lo que quisieras pensar?

Así, si quieres participar en la Creación,
sé diligente dentro de ti mismo.
Sé diligente y estate dispuesto a permitir que todos tus pensamientos
estén abiertos a todo el universo.
Entonces, estarás participando en la creación.
Si existe algún OTRO SER, que seleccionarías
como alguien a quien no le comunicarías tus pensamientos,
entonces, estás tratando con la separación,
con el ego y la percepción,
con el miedo y los valores,
y la muerte.
Y eso es así.
Puede sonar duro, pero se trata de tu propia creación, que tú has hecho.
Escúchame bien, que tú has HECHO.

Así sé diligente con tu pensamiento,
estate dispuesto para ello, para estar abierto a todos los seres,
sin seleccionar a nadie.
Dios se extiende y se comparte a Sí Mismo igualmente con toda la Creación.
Y cuando tú haces lo mismo,
participas en la creación.

Esa es una manera de pensar en las relaciones especiales.
Es verdad, en tu vida física,
que te pasas más tiempo con ciertos seres que con otros.
Si tú eres físico, esto es necesariamente así.
Mas, cuando extiendes el amor, que debe venir de adentro,
estate dispuesto para que el CONTENIDO de lo que piensas
sea compartido con todos tus hermanos.
Porque entonces, ninguno de ellos es especial,
y estás compartiendo en la creación.

Dije CONTENIDO.
La realidad de tu pensamiento es el contenido, no la forma.
Entonces, estate alerta en tu discernimiento
del contenido de tus pensamientos.
No seas selectivo,
sino comparte abiertamente e igualmente con todos tus hermanos.
Entonces, estarás pensando pensamientos con Dios,
y participando en la creación.
Sobre la Creación, entonces, caerán bendiciones, incluyéndote a ti mismo.
Y ello te dará alegría.

En el Instante Santo no hay pasado, ni futuro.
Cuando le endilgas el pasado a un hermano,
lo limitas.
Y en ese limitar, siempre encontrarás razón para ser selectivo,
para excluir parte de lo que le darías a ese hermano.
En el Instante Santo no hay pasado,
porque el pasado es el creador del juicio,
y el juicio es el seleccionador de lo especial.
Sin un pasado y sin tu juicio,
todos tus hermanos son iguales.
Y conocerás eso dentro de Ti Mismo, de tu Ser.

Dios, en su Creación, te conoce a ti AHORA.
Estas palabras lo contienen todo.
Lo que harías para compartir con Dios,
es conocer a cada hermano AHORA.
Haces eso cuando no hay barreras en la comunicación,
cuando hay total apertura.

Cuando permites que el Espíritu Santo, el guía creado por Dios,
participe en, y dirija tu pensamiento y tus acciones,
ese pensamiento estará abierto.
Eso te afectará como si se tratara del conocimiento.
En tanto que aún vivas en esta tierra, será percepción verdadera.
Porque el conocimiento aún no es posible
mientras todavía permanezcas en una forma física.
Pero no desfallezcas,
pues la percepción verdadera está lo suficientemente cerca.

Cuando digo “conoce a tu hermano”,
quiero decir que lo percibas verdaderamente.
Eso lo harás en apertura, sin juicios,
sin pensamientos que quisieras ocultarle,
y sin pensamientos que no quisieras recibir de él.
El Espíritu Santo guiará la percepción de ambos.
Tu relación se podrá llamar Santa,
y se conocerán uno al otro.

Te dije: conoce a tu hermano AHORA.
AHORA simplemente se refiere a este instante, el Instante Santo.
Es, en realidad, un momento de perfecta comunicación,
porque es el momento en que ves a tu hermano
sin el pasado, sin juicio,
sin nada sobre lo cual basar tu juicio.

Y en el AHORA dejas a tu hermano en total libertad.
Porque nada de este momento afectará el futuro.
El futuro solo cae,
momento a momento a momento, para siempre.
Cada momento que parece seguir a otro está libre de su pasado,
y del momento que lo precedió.

Dios te creó.
Dios te conoce.
No hay secretos que hayas ocultado o puedas ocultarle a Dios.
Y Dios no ha ocultado ni te ocultaría nunca nada a ti.
Dios te conoce AHORA, en libertad,
sin un pasado, sin culpa, sin pecado,
sin mancha de ninguna clase.
Dios te ve en la Luz como el Espíritu que tú eres.

Para que seas parte de la creación, todo lo que se requiere
es que contemples a cada hermano de la misma manera en que Dios te ve a ti.
Y cuando veas a tu hermano
con apertura para dar y recibir,
libre de su pasado,
estarás libre del tuyo.
Entonces, serás libre para dar y recibir abiertamente.
Y esas bendiciones recaerán sobre ti mismo.

Es tu elección.
El Espíritu Santo nunca te abandona.
Bríndale tu disposición, tu vigilancia y tu diligencia,
y entonces verás a cada hermano abiertamente,
y les dejarás libres.
Y aquellas mismas bendiciones, de nuevo, serán tuyas.
Y una vez que sean tuyas,
nunca se irán.
Pues al tiempo le llegará un final.
Y tú serás el Salvador de Ti Mismo, de tu Ser,
y el Salvador del Mundo.

Bendiciones para todos. Eso es todo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: