Un curso de amor. 21. El amor es   Leave a comment

imagen corazón en círculo[— Un curso de amor, compuesto de tres libros en inglés, en sus primeras ediciones, fue transmitido por Jeshua en comunión con Mari Perron, y publicado en el 2001. Aparte de esa edición en tres volúmenes, fue publicado en uno solo, en inglés, en el año 2014.
— Para más información, libros en PDF, y listado de entradas, ver índice de entradas, puntos 4 y 5.
— Elijo publicar parcialmente los capítulos de este modo como método para elaborar tranquilamente, y acceder a, una traducción lo mejor posible de este maravilloso “nuevo curso de milagros”.
— Sobre el uso del idioma en las traducciones y el modo de revisarlas traducciones, ver las notas en esta entrada que iré completando.]

Capítulo 21. El amor es

21.1 El amor es.

21.2 El amor es eterno, y todavía no captas su significado ni el significado de la eternidad. Esto se debe a que como ser particular estás atado al tiempo. Pero incluso en tu forma transitoria puedes constatar lo eterno si abandonas tu particularidad. La particularidad tiene que ver con la masa, la sustancia, la forma. Tu ser está mucho más allá de tu dependencia imaginaria de lo particular. Lo particular se refiere a partes, y partes es todo lo que ves. Te recuerdo lo que dije antes acerca de las relaciones: estas existen más allá de los particulares. Y repito que la relación existe entre una cosa y otra, y que es ahí, en la intersección de las partes, donde se encuentra la santidad de lo que está “entre”. Ya hablaremos de esto con más detalle, pero por ahora te llevo mediante el abrazo hacia la relación santa, aunque de una forma más amplia.

21.3 La relación santa en su forma más amplia es la eternidad, la eternidad del abrazo. Si el abrazo es la fuente de todo, el latido único, entonces es la eternidad misma. Es el rostro del amor, su textura, sabor y tacto. Es el amor hecho concepto. Y es un concepto abstracto en vez de particular, aun cuando posea una aparente estructura que tu corazón puede sentir. Ya no te sirven los conceptos que no puedas sentir con tu corazón, pues su intención es la utilidad y no el servicio. Los conceptos que tocan a tu corazón te sirven a través de este contacto. También empiezan a ayudarte a dejar atrás la necesidad de comparar, pues no hay necesidad de comparar lo que tu corazón puede sentir. Cuando tu corazón puede sentir, no necesitas que el juicio te señale la diferencia entre una cosa y otra. Así, puedes empezar a dejar de confiar en los ojos del cuerpo para distinguir lo verdadero de lo falso, lo real de lo irreal.

21.4 El amor te llama por medio del corazón. Dios te llama mediante tu corazón. Tu corazón no ha estado abierto a las llamadas del amor debido en parte a tu utilización de los conceptos. Has utilizado los conceptos para organizar tu mundo y para ayudar a tu mente a registrar todo lo que hay en él. Tu mente no necesita esta ayuda. Comenzar a acuñar conceptos que contacten con tu corazón liberará a tu mente de su dependencia de los conceptos del pensamiento, permitiendo así que tu corazón y tu mente hablen el mismo lenguaje o se comuniquen de la misma manera.

21.5 Ha existido una división entre el lenguaje de tu corazón y el de tu mente. Tu mente insiste en pensar y aprender de una determinada manera, una manera que es contraria al lenguaje de tu corazón. Entonces, como ocurre con dos personas de distintos países que hablan lenguas diferentes, hubo poca comunicación y mucho malentendido. Hay ocasiones en las que, cuando lo que se necesita hacer bajo ciertas circunstancias exige cooperación, el problema de la ausencia de un lenguaje común queda relegado. Puedes ver que esto ocurre en tiempos de emergencia o de crisis de cualquier tipo, cuando personas de diferentes países que no se entienden entre sí tienen que trabajar juntas, lo cual reduce por un momento las limitaciones del lenguaje, formándose una fraternidad temporal mediante la acción compartida. En tiempos como estos, dos extraños pueden reconocer que el corazón del otro está en “el lugar correcto”. Este “lugar correcto” entre dos personas —así como entre la mente y el corazón— es el lugar donde no existe la división. La unificación de mente y corazón que arroja como resultado la acción correcta ocurre principalmente en situaciones de crisis debido a la ausencia de un lenguaje compartido. Y la formación de un lenguaje compartido puede entonces ser de ayuda para la unificación.

21.6 El abrazo podría ser equiparado a un punto de partida para un lenguaje compartido, un lenguaje compartido por la mente y el corazón, y por todo el mundo. Es un lenguaje de imágenes y conceptos que tocan al corazón único, y que sirven a la mente única.

21.7 Aunque la raíz del conflicto entre la mente y el corazón esté en el hecho de que el lenguaje viene determinado por la percepción, este conflicto también existe debido a un motivo adicional. Se trata de un problema de significado. La mente y el corazón interpretan el significado de maneras diferentes. Por ahora no puedes comprender la enormidad de este conflicto ni lo que significa para ti, pero te aseguro que mientras tu mente y tu corazón interpreten el significado de diferentes maneras, no hallarás paz. En el pasado has aceptado estas diferentes interpretaciones como naturales. Observas que hay dos modos de ver una situación, aunque no los etiquetes como “el de la mente” y “el del corazón”. Y aceptas esta situación que conduce al conflicto. Aceptas que tu mente percibe una realidad y tu corazón percibe otra, ¡y de todas maneras actúas! Actúas sin acuerdo ni resolución. Actuando sin unidad, como si fueses dos personas que actúan de acuerdo a diferentes realidades en la misma situación, el conflicto es inevitable. No importa qué camino elijas, si el de la mente o el del corazón, no llegarás adonde quieres ir hasta que no se reúnan. Puedes imaginarte tres caminos: uno que representa a la mente, otro al corazón, y un tercero que representa la incondicionalidad, la plenitud de corazón. Ni el camino de la mente ni el del corazón por sí solos te llevarán adonde va el camino de la unidad, y el viaje no será el mismo.

21.8 La causa principal del conflicto entre mente y corazón es la percepción de diferencias de significado interiores y exteriores. En circunstancias extremas se habla de conflicto moral. Por ejemplo, un individuo sabe qué es lo que sería “correcto” hacer y, sin embargo, actúa de acuerdo con lo que es aceptado dentro de su comunidad. En ejemplos así se considera que el significado interior y el exterior de una misma situación son diferentes. Es relativamente fácil ver que esto es lo que ocurre en esas circunstancias extremas, pero es una situación que se dará constantemente y en cada ocasión hasta lograr la unidad. Hasta que no alcances la unidad, no comprenderás que tú eres quien le da el significado a todas las cosas, y que no hay nada ni nadie exterior a ti que pueda determinar cuál es ese significado.

21.9 Lo que finalmente necesitas comprender es que el significado no cambia. Aunque solo tú puedas determinarlo, y aunque solo una actitud de incondicionalidad revelará el verdadero significado, la verdad es la verdad, y no cambia. Sin embargo, solo la unidad te permite ver la verdad y reivindicarla como tu descubrimiento y tu verdad, así como la verdad universal. Ver la verdad te devuelve a la unidad y a la verdadera comunicación o comunión con tus hermanos y hermanas en Cristo. “Tus hermanos y hermanas en Cristo” es una expresión que siempre ha querido simbolizar la unidad de los que conocen la única verdad.

21.10 Conocer la única verdad no consiste en conocer determinado dogma o conjunto de hechos. Quienes reconocen la verdad no se consideran a sí mismos como acertados y a los demás como equivocados. Quienes reconocen la verdad la encuentran por sí mismos reuniendo mente y corazón. Quienes conocen la verdad se convierten en seres de amor y luz que ven la misma amorosa verdad en todo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: