Un curso de amor. 32. Amor que regresa al amor   Leave a comment

imagen corazón en círculo[— Un curso de amor, compuesto de tres libros en inglés, en sus primeras ediciones, fue transmitido por Jeshua en comunión con Mari Perron, y publicado en el 2001. Aparte de esa edición en tres volúmenes, fue publicado en uno solo, en inglés, en el año 2014.
— Para más información, libros en PDF, y listado de entradas, ver índice de entradas, puntos 4 y 5.
— Elijo publicar parcialmente los capítulos de este modo como método para elaborar tranquilamente, y acceder a, una traducción lo mejor posible de este maravilloso “nuevo curso de milagros”.
— Sobre el uso del idioma en las traducciones y el modo de revisarlas o hacerlas, ver las notas en esta entrada que iré completando.]

Capítulo 32. Amor que regresa al amor

32.1. Consideremos antes que nada los papeles de maestro y alumno. Maestro es, primero y ante todo, cualquier cosa que te ayude a recordar. Por tanto, no prestes atención a la forma en que te llega un maestro. Realmente puede decirse que todo en la vida es tu maestro. No hay un solo aspecto en ella que no esté diseñado para ayudarte a recordar quién eres. Como hemos dicho una y otra vez, la forma de tu mundo refleja de muchas maneras el contenido de quien tú eres. También refleja el contenido de quien no eres. Entonces, la guía la necesitas para poder discernir la diferencia entre ambas cosas. Antes buscabas respuestas en quienes no reconocían la diferencia. Ahora puedes ver que necesitas acudir a una fuente diferente.

32.2. Esa Fuente es el Amor, y está a tu alcance en cada situación tan solo con preguntar: ¿qué es lo que el amor quiere que yo haga? ¿Qué es lo que el amor quiere que yo entienda, que yo vea? ¿Qué es lo que el amor me haría decir? Cuando invocas al Amor invocas a tu Origen. Cuando buscas la sabiduría de tu corazón me llamas a mí. Cuando buscas la verdad que está en tu mente, invocas al Espíritu Santo. La Santa Trinidad está a tu disposición en cada situación, y en el modo de aprendizaje con el que te sientas más cómodo. Todos estos modos de aprendizaje te devolverán tarde o temprano a la Fuente, que es el Amor. La diferencia entre Padre, Hijo y Espíritu Santo es la misma diferencia a la que nos referimos cuando te decimos que, aunque seas de una sola Mente y un solo Corazón, a pesar de esta verdad, no vas a perder a tu Yo, a tu Ser, cuando llegues a reconocer y a experimentar esa verdad. La manera en que experimentas la relación con cada aspecto de la Trinidad es diferente a pesar la unicidad de la Trinidad. Lo mismo es válido para toda relación con toda cosa. La manera en que experimentas la relación con cada aspecto de la creación es diferente a pesar de la unicidad de la creación. Es en la diferente relación de un aspecto de la creación con todo el resto donde existe esa diferencia que tanto aprecias como tu cualidad de ser único. Y solo está ahí. Solo en relación eres únicamente tú. La relación es lo único que existe, pues el Amor es relación.

32.3. Así es como terminamos este Curso, con amor dado y amor recibido en verdad. Aquí eres el aprendiz hasta que te das cuenta de que eres Amor. Entonces, te conviertes en maestro de lo que eres. Tu mente y tu corazón se unen de todo corazón en el abrazo. Estás en casa, y ahí permanecerás para siempre.

32.4. Y así, hoy te digo Amén. Has regresado al Amor, y tu relación con el Amor te ha devuelto a ti Mismo. No pienses. Este Curso no requiere de pensamiento ni de esfuerzo. No hay estudio prolongado, y los pocos ejercicios específicos no son obligatorios. Este Curso ha tenido éxito de una forma que todavía no entiendes y que no necesitas entender. Estas palabras han entrado en tu corazón y han sellado la brecha entre tu mente y tu corazón. Sé leal al amor y no podrás dejar de ser leal a tu Ser.

32.5. Si no crees que ya estás preparado, si piensas que aún no estás lista, deja de pensar. Lee otra vez estas palabras de amor y deja que la música del amor alivie tus preocupaciones. Entrégame a mí los pensamientos que aún te perturben, y yo te los devolveré transformados por el Amor. No te lamentes por tus pensamientos ni creas en pérdidas de ningún tipo. De esta manera todo lo que ya has recibido será recordado en este tiempo de la segunda venida de Cristo.

32.6. ¿Y qué pasa con los milagros? El último milagro, el milagro final, ya ha ocurrido, ¿pues qué milagros son necesarios cuando la mente y el corazón son una sola cosa y has regresado al abrazo? Este es el milagro que pone fin a toda necesidad de milagros; el único logro del Hijo único de Dios. Pues lo que tu corazón ha compartido con tu mente es compartido con todas las mentes, y lo que tu corazón tiene para compartir es solamente Amor. Así, el Amor ha regresado al Amor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: