5. La elección del amor. Los Tratados de Un curso de amor (I)   Leave a comment

imagen corazón en círculo[— Un curso de amor, compuesto de tres libros en inglés, en sus primeras ediciones, fue transmitido por Jeshua en comunión con Mari Perron, y publicado en el 2001. Aparte de esa edición en tres volúmenes, fue publicado en uno solo, en inglés, en el año 2014.
— Para más información, libros en PDF, y listado de entradas, ver índice, puntos 4 y 5.
— Elijo publicar parcialmente los capítulos de este modo como método para elaborar tranquilamente, y acceder a, una traducción lo mejor posible de este maravilloso “nuevo curso de milagros”.
— Sobre el uso del idioma en las traducciones y el modo de revisarlas o hacerlas, ver las notas en esta entrada que iré completando]

Los Tratados de Un curso de amor. I. Un tratado sobre el arte del pensamiento.

Capítulo 5. La elección del amor

5.1 ¿Por qué se ha mantenido el miedo a Dios, cuando fue revelado un Dios de Amor hace tanto tiempo, tantas veces y de tantas formas que jamás podrán contarse? La única respuesta posible es porque ha permanecido el miedo al Yo, al Ser.

5.2 Se trata de un miedo con dos caras, que ahora debe considerarse con cuidado y con todo el poder del arte del pensamiento. Un aspecto de este miedo tiene que ver con la experiencia humana; el otro, con la experiencia divina.

5.3 Cuando se dijo en Un curso de amor que la gran paradoja de la creación es que, aunque la creación sea perfecta, algo ha ido mal en ella, de lo que yo hablaba era de este miedo en relación a la experiencia humana. De lo que estoy hablando aquí específicamente es de la decisión por sufrir, que se ha tomado dentro de la condición humana. Aunque yo pueda decirte que el sufrimiento es una ilusión, te resulta imposible acallar tu temor al sufrimiento, te resulta imposible apartar tus ojos de él o alejar de él los sentimientos de tu corazón. Aunque yo vine a revelarte la elección del amor, que es la que cada uno de vosotros debe hacer para poder acabar con ese sufrimiento, la ilusión de sufrir ha continuado, y al continuar, ha hecho que la elección del amor parezca de todo menos posible. Si no fuera por el sufrimiento que ves por todo tu alrededor, la decisión en favor del amor ya habría sido tomada. Y si se hubiese elegido el amor, el sufrimiento que te rodea habría desaparecido. Esta es la paradoja.

5.4 El segundo aspecto de este temor es el temor a lo divino. Una parte de este temor a lo divino guarda relación con el miedo a la condición humana. ¿Cómo podrías no tener miedo de la creación cuando ocurre tanto sufrimiento en ella? Pero existe otro aspecto que guarda relación con el temor a la unión, del que hemos hablado mucho en este Curso. Se trata de un miedo de la mente humana, ya que no puede comprender ni el todo ni la nada, ni lo eterno ni el vacío. Mientras que aquí a menudo hemos descrito tu sistema de pensamiento como algo demencial, es esta demencia lo que temes que pueda ir a más a medida que te acercas a la verdad. Esta es la parte de ti que cree que esta comunicación es en sí una locura, que cree que contemplar los milagros es una locura, y que da la bienvenida y a la vez teme las visiones y las habilidades que consideras que están más allá de tu potencial.

5.5 Este miedo al todo y a la nada es miedo a Dios, miedo a la Vida, miedo a la Creación, miedo al Yo, al Ser… puesto que solo existen el todo y la nada.

5.6 Una parte de ti es consciente de ello y tiene tanto miedo al todo de toda cosa, como al vacío de la nada. Te sientes como si te dirigieses hacia “algo” desde algún lugar, pero ni ese “ahí” ni este “aquí” los sientes como lugares plenamente reales. Los que tenéis suerte habéis convertido este lugar intermedio en una aventura, y sois felices en vuestra búsqueda. No tenéis ganas de terminar con este estado feliz, y de hecho hay mucho que aprender del estado intermedio. Sin embargo, se trata tan solo de un punto de partida.

5.7 La totalidad de la vida podría verse de hecho como la ilusión de un lugar intermedio que has creado entre el todo y la nada. Este lugar intermedio es tu zona de confort, y aunque te sientes obligado a forzar sus límites, esta presión sobre ellos no solo los deja completamente intactos, sino que hace que sean capaces de ofrecer resistencia. Tu búsqueda de algo en ese lugar intermedio, aunque no te lleve más allá de él, te impide el reconocimiento del todo que eres capaz de encontrar, y de la nada en la que resides.

5.8 Para poder experimentar la verdad, debes pasar a un estado que sea real. La nada es tan real como el todo, y es esto lo que algunos de vosotros experimentaréis o habéis experimentado como “noche oscura del alma”. Constatar que resides en la nada es tan solo el equivalente a constatar que hay un todo al que perteneces.

5.9 Una vez más, te digo que solo tu cuerpo y los pensamientos de tu mente del ego hacen que parezca real ese estado intermedio de la ilusión en la que ahora existes. Ahora debo hacer una distinción, sin embargo, entre lo aparentemente real y el aspecto de tu existencia que es real. Tu corazón, tal y como lo hemos definido muchas veces en este Curso, debe existir en el sistema de pensamiento que sea real para ti. El sistema de pensamiento de la mente del ego es lo que ha sido real para ti, y donde tu corazón ha estado cautivo. Por tanto, tu verdadero Yo no está presente en el ámbito de lo verdaderamente real, sino que en realidad está presente en la ilusión. Esta es la razón de que toda búsqueda deba realizarse en el interior, hacia el corazón, donde mora el verdadero Yo. Lo único que podrá darle la libertad a quien tú eres es que te liberes del sistema de pensamiento del ego. El hecho de que el sistema de pensamiento del ego te haya mantenido alejado de esta libertad es toda la aparente dificultad que experimentas al aprender este Curso, y es la razón de que cuando te hayas liberado a ti mismo vas a mirar hacia atrás para comprobar lo sencilla que en realidad era esta única elección.

5.10 El cuerpo y, por tanto, el “tú” que crees ser, no experimentarían nada sin la presencia del corazón. El corazón es la única causa de tu experiencia aquí. Cuando está liberado del sistema de pensamiento del ego, el corazón se convierte en quien determina lo que experimentas, ya que lo reconoces como causa. A esto es a lo que me refiero cuando hablo de una mente y un corazón reunidos en unidad, o siendo incondicionales, de todo corazón. Estamos hablando del tú real, del centro de ti Mismo, en unión con el único sistema de pensamiento que es real, el sistema de pensamiento de la verdad. ¿Cómo podría un sistema de pensamiento basado en cualquier cosa excepto la verdad, conducirnos a otra cosa que a la ilusión?

5.11 El “aquí” que experimentas es la experiencia dictada por la mente del ego, y esta experiencia es todo lo que te hace creer que eres algo distinto a lo que en realidad eres. Por tanto, la supresión de la mente egoica, tal y como se ha dicho muchas veces y de muchas maneras, debe ahora completarse.

5.12 Este es el motivo por el que te he pedido que elijas la forma en la cual puedas convencerte de una vez para siempre. Debes experimentar la realidad del nuevo sistema de pensamiento, pues si no, seguirá siendo por siempre algo teórico. Para poder experimentar el nuevo sistema debes abandonar los cimientos de miedo sobre los que fue construido el viejo sistema de pensamiento.

5.13 El arte del pensamiento invita a la experiencia del nuevo sistema de pensamiento mediante la disposición a reemplazar lo viejo con lo nuevo. Aunque al principio se tratará de una actividad de aprendizaje, y, como tal, tendrá sus momentos de dificultad aparente, es aprendida solo en el sentido en que tienes que practicar la atención plena que permitirá que el recuerdo de la nueva experiencia regrese a ti.

5.14 La plena atención y la incondicionalidad son tan solo dos expresiones diferentes de la unión de la mente y el corazón. La atención plena te ayudará a recordar. La incondicionalidad te ayudará a reconciliar las leyes de Dios con las leyes del hombre. Mediante la atención plena recordarás quién eres. Mediante la incondicionalidad, serás quien tú eres.

5.15 De esta manera entrarás en un tiempo de milagros, pondrás fin al sufrimiento, y así comenzará el regreso al amor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: