6. La creencia: realización. Los Tratados de Un curso de amor (II)   Leave a comment

imagen corazón en círculo[— Un curso de amor, compuesto de tres libros en inglés, en sus primeras ediciones, fue transmitido por Jeshua en comunión con Mari Perron, y publicado en el 2001. Aparte de esa edición en tres volúmenes, fue publicado en uno solo, en inglés, en el año 2014.
— Para más información, libros en PDF, y listado de entradas, ver el índice, puntos 4 y 5.
— Elijo publicar parcialmente los capítulos de este modo como método para elaborar tranquilamente, y acceder a, una traducción lo mejor posible de este maravilloso “nuevo curso de milagros”.
— Sobre el uso del idioma en las traducciones y el modo de revisarlas o hacerlas traducciones, ver las notas en esta entrada que iré completando]

Los Tratados de Un curso de amor. II. Un tratado sobre la naturaleza de la unidad y su reconocimiento

Capítulo 6. La creencia: realización

6.1 El origen de lo que hemos estado llamando “llamamiento” es tu corazón. Es lo que te avisa de los tesoros que yacen en tu interior. No existe el tiempo en ese lugar al que llamamos adentro, y para tu corazón no existe el tiempo, ni siquiera cuando observa las reglas temporales que quieres autoimponerte. Deja de adherirte a las reglas del tiempo, y observa cómo el lenguaje de tu corazón se convierte en algo mucho más familiar para ti.

6.2 No estoy hablando aquí de las reglas temporales que gobiernan tus días y tus años, sino de las reglas temporales que tú crees que gobiernan tus días y tus años, y que por tanto permites que gobiernen tu pensamiento. Si el tiempo no es sino una medida del aprendizaje, y si tu aprendizaje se encuentra ahora en la fase en la que ocurre al unísono con el desaprendizaje, entonces, el final del tiempo tal y como lo conoces está cerca. Si puedes empezar ahora a pensar sin las barreras temporales que le impones a tus pensamientos, harás que este proceso se desarrolle más y más rápido, y provocarás el final del patrón de aprendizaje al que te refieres como “el tiempo”. El final del patrón de aprendizaje que llamas “tiempo” es el comienzo del tiempo de la unidad.

6.3 Este regreso a la unidad depende de los cambios en tus creencias que este curso ha provocado. Repasemos estas creencias y cómo se relacionan con tu concepto de tiempo.

6.4 Solamente tú puedes ser logrado, realizado, y tu realización ya está consumada.

6.5 ¿Qué significa esto en lo que se refiere al tiempo? Podrías considerar que estar realizado significa que ya has hecho todo tu trabajo. Si no hay ningún trabajo que hacer, si no tienes nada que hacer, ¿para qué necesitas el tiempo? ¿Alguna vez has pensado en realizar algo sin considerar el tiempo que te llevaría? Relaciona esta pregunta con nuestras palabras sobre el tesoro, y entenderás de qué estoy hablando. Crees que solamente con el tiempo tus tesoros se pueden convertir en capacidades logradas. Crees que tus tesoros llegarán a ser parte de tu identidad solo tras el tiempo necesario para que esos tesoros se conviertan en habilidades. Por tanto, todo lo que podrías desear lograr se encuentra separado de ti y más allá de ti en el tiempo. El hecho de que tu mente proyecte lo que deseas realizar en un tiempo futuro desconocido, es lo que parecería impedir que lo consiguieses. Digo lo que “parecería” a propósito. Si ya estás realizado, si ya estás realizada, este truco de tu mente no ha funcionado. Y sin embargo, si crees que este truco de tu mente ha funcionado, actúas como si el tiempo impidiese tu realización, y esto te “parece” bastante real. Y si esto te “parece” tan real es debido a lo que crees.

6.6 La realización no es un punto final, sino un dato, algo dado. No es un resultado, sino una certeza. Dice yo soy, en vez de seré. Yo seré es una frase que supone un futuro en el que tú serás otra persona distinta de la que eres en el presente. La unidad existe solo en el aquí y ahora del presente. En la unidad no existe el seré. Solo existe lo que es. Entonces debemos introducir en esta discusión los límites que querrías imponerle al concepto de que algo está siendo lo que es.

6.7 Tu mente te diría que una silla es una silla, y lo consideraría un hecho. Por medio del aprendizaje que has tenido desde tu nacimiento, has llegado a reconocer una silla como algo que tiene ciertas propiedades, de las cuales, la más básica, es que es una estructura para sentarse. Los ejercicios de Un curso de milagros comenzaron pidiéndote que pusieses en tela de juicio que estas creencias fueran hechos probados y observables. Puede que hayas considerado que estos ejercicios son algo tontos, o puede que hayas pensado en las leyes de la física y te hayas sentido como si entendieses estos ejercicios en un nivel intelectual. Pero para lo que estos ejercicios te han preparado es para una aceptación del cambio continuo que es la creación; se trata de una aceptación de que algo puede ser lo que es, un hecho conocido, un objeto con una identidad, pero también puede ser parte de la naturaleza continua de la creación. ¿Podría esto ser cierto sobre una silla pero no sobre ti?

6.8 Lo que ahora necesitamos arreglar es que tú crees que el cambio y el crecimiento son indicios de todo lo que puede ser realizado, en vez de ser indicios de lo que ya lo está. Al igual que un árbol existe plenamente realizado en su semilla y, aun así, crece y cambia, tú existes plenamente realizado en la semilla que es el Cristo en ti, incluso mientras continúas creciendo y cambiando. La forma física y las acciones de todo tipo no son otra cosa que expresiones de lo que ya existe en la semilla de lo que ya está logrado.

6.9 El reconocimiento de que ya estás realizado es una condición del reconocimiento del estado de unidad. Se trata de un reconocimiento de que existes en la unidad fuera del patrón del tiempo. Los milagros crean un intervalo temporal fuera de patrón. Por tanto, vivir en un estado de disposición para los milagros es la creación de una nueva realidad fuera del patrón del tiempo ordinario. Aunque este estado existe como lo ya logrado, depende de ti crearlo para ti mismo. Tú debes crearlo para ti mismo solamente porque crees que reemplazaste lo que ya se había logrado con lo que tú hiciste. Esto es lo que ocurre a medida que desaprendes y aprendes al unísono. Tú estás creando el estado de unidad como una nueva realidad para ti Mismo a pesar de que en realidad se trate de un regreso a lo que siempre ha sido. Tú estás cambiando el mundo que percibes al percibir un mundo nuevo. Tú estás cambiando desde quien habías creído que eras, hacia quien tú eres.

6.10 Como ya he dicho que tu corazón debe existir donde tú crees estar, puedes empezar a ver que este cambio de pensamiento liberará tu corazón, devolviéndolo a su ámbito natural. Por tanto, la mente y el corazón se reúnen en unidad en el presente, en el aquí y ahora, a fin de que tú existas –incluso en la forma– como el único Hijo de Dios, el Cristo, el verbo hecho carne. Recuerda que las expresiones “el Hijo de Dios” y el nombre “Cristo” representan solamente la creación original, y no deben confundirse con deidades celestiales separadas de ti. El Cristo es tu Ser, tal y como fuiste creado y como permaneces siendo. El Cristo es el Yo realizado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: