8. La creencia: ninguna relación es especial. Los Tratados de Un curso de amor (II)   Leave a comment

imagen corazón en círculo [— Un curso de amor, compuesto de tres libros en inglés, en sus primeras ediciones, fue transmitido por Jeshua en comunión con Mari Perron, y publicado en el 2001. Aparte de esa edición en tres volúmenes, fue publicado en uno solo, en inglés, en el año 2014.
— Para más información, libros en PDF, y listado de entradas, ver el índice, puntos 4 y 5.
— Elijo publicar parcialmente los capítulos de este modo como método para elaborar tranquilamente, y acceder a, una traducción lo mejor posible de este maravilloso “nuevo curso de milagros”.
— Sobre el uso del idioma en las traducciones y el modo de revisarlas o hacerlas, ver las notas en esta entrada que iré completando]

 

Los Tratados de Un curso de amor. II.

Un tratado sobre la naturaleza de la unidad y su reconocimiento

Capítulo 8. Ninguna relación es especial

8.1 Para que este aprendizaje se complete debes poner en práctica la creencia de que ninguna relación es especial. Tu lealtad debe estar totalmente dirigida a la verdad de quien tú eres, y dejar de estar dividida por las relaciones especiales. Aunque ahora tus relaciones amorosas te proporcionarán un rico terreno de aprendizaje, deberán también ser apartadas ahora de todo aquello que continuaría haciéndolas especiales.

8.2 Como se dijo en Un curso de amor, al único al que llegas a conocer mediante la relación es a ti Mismo, a tu Ser, tu Yo. Este es el terreno de aprendizaje sobre el que te encuentras ahora. Todo lo que evite que seas quien tú eres en estas relaciones debe desaparecer. Todo lo que complemente quien tú eres debe ser recibido. Por tanto, la naturaleza de muchas relaciones podría requerir un cambio. Recuerda que no existe pérdida, sino solo ganancias, o te sentirás amenazado por aquello que imagines que puede ser una pérdida. Acuérdate también de la práctica de la devoción, ya que en ella la verdad se separa de la ilusión.

8.3 Aunque al principio tu dedicación al objetivo de ser quien tú eres pueda parecer egoísta, pronto se revelará como la forma más sincera de relación. La relación que se base en algo que no sea quien tú eres es tan solo una parodia de relación. Los llamamientos que te llegan ahora como señales y demandas no solo te ayudarán a constatar quién eres y tu capacidad de vivir como quien tú eres, sino que también ayudarán a todos los demás. Esto es dar y recibir como uno solo. Lo que tú ganes no le arrebatará nada a nadie. Lo que otro sea capaz de dar no le quitará nada, y lo que tú seas capaz de dar a otro no te quitará nada a ti.

8.4 Todas estas son llamadas para que te conozcas a ti Mismo, para que reconozcas tu Ser, y para que representes este conocimiento. Se trata de llamadas hacia la verdad, y durante un breve periodo cobran la forma de la honestidad, mientras la verdad de quien tú eres te es revelada a ti y, a través de tus relaciones, a todos los demás.

8.5 Aquí se requiere un nuevo tipo de aceptación, uno que no se te había pedido ni se había esperado de ti anteriormente. Se trata de aceptar que conoces tu propia verdad, y de aceptar que esa verdad no cambiará. Como hemos dicho que no se te llama a una aceptación estática que no incluya el cambio, esta nueva idea de aceptación requiere ser aclarada.

8.6 En Un curso de amor a menudo se dijo que la verdad no cambia. La verdad de quien tú eres no ha cambiado, y tú eres tal y como fuiste creado. La forma y el comportamiento están, sin embargo, sujetos a cambio, al igual que lo están tus expresiones de quien tú eres. Ahora te debes dar cuenta plenamente de esta distinción si quieres aceptar la verdad de quien tú eres, y llegar a una aceptación de la naturaleza inmutable de esta verdad. Esto equivale a no tener que buscar más. Se trata de aceptar que finalmente has “encontrado”, y que has sido encontrado. Ya no necesitas viajar por los senderos de la búsqueda. La verdad sobre ti mismo que ahora revelas, no se convertirá en una nueva verdad cuando tomes un nuevo camino. Tu camino ahora es firme, y su aceptación final es necesaria. Sois los hijos e hijas pródigos que habéis vuelto a casa. Vuestra estancia no es finita. No estáis aquí para descansar y ganar fuerzas para otro viaje en busca de algo que no esté ya disponible aquí. He aquí el ámbito de lo ya logrado, este es tu hogar. Tu expresión de quien tú eres puede conducirte a muchas nuevas aventuras, pero nunca volverá a llevarte a las relaciones especiales que te aparten de tu Yo verdadero. Jamás volverás a estar lejos de casa, porque tu hogar es quien tú eres, un “lugar” que llevas dentro de ti, un lugar que es tú. Este es el hogar de la unidad.

8.7 ¿Cuánto tiempo ahorrarás al poner fin a una búsqueda vana? Tú ya has llegado, y no necesitas más tiempo para seguir viajando. ¿Cuánto tiempo te ahorrarás al poner fin al mantenimiento que requieren las relaciones especiales? Cuando todas las relaciones son santas, no hay necesidad de mantener el especialismo.

8.8 Así, de nuevo tu aprendizaje vuelve a avanzar con saltos y aleteos anteriormente reservados a los ángeles. Tú eres tus propias alas, y tus relaciones son la brisa que te mantiene en el aire.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: