Para qué sirven las relaciones   Leave a comment

imagen corazón en círculo

Qué curioso, que necesitamos las relaciones para darnos cuenta de que lo que necesitábamos no es lo que creíamos necesitar.

Las relaciones, al escapársenos en su apertura, nos permiten eso, darnos siempre cuenta de que lo que queríamos “no era eso”.

En principio nos damos cuenta de que las relaciones parecen crear los términos, los entes, que se relacionan entre sí.

Así, en ese movimiento de despiste en lo inefable de las relaciones… nos vamos recordando todos entre todos y en “el interior”…, descubriendo realmente aquel célebre “conocimiento de sí”.

Las relaciones son el lienzo donde se pinta la dichosa frustración de nuestras golpistas intentonas del ego (intentonas e intentontas… 🙂 ) :

son los intentos de darnos por nuestra cuenta nuestro significado…, nuestro sentido…con todo nuestro suicida aferramiento a que nuestro valor y nuestra definición de nosotros mismos nos vengan desde fuera (en fantasías más o menos inconscientes, ancladas en el pasado de los cuerpos y sus historias).

Las relaciones nos van enseñando que somos “la relación”…, que “la relación es”, que “el amor es” (como vuelve a recordar Yeshua en el curso de amor).

En este mundo nos creemos lo contrario de lo que somos. Ese es el juego-sueño.

En nuestro estado natural, ya somos uno con todos, ya somos naturalmente “conscientes” de todos, tal y como lo debe ser ahora un ser personal como aquel que llamamos Yeshua (“consciente” de todos, aunque, lógicamente en tanta paz, tan tiernamente consciente, como ante niños soñando, que no ve necesario intervenir, sino que ante todo ve nuestra libertad, libertad para seguir interpretando sufrimiento por nuestra cuenta).

En el estado en que nos encontramos en el mundo, creemos que somos un ente separado, determinado por lo separado, el afuera (cuerpo e historia personal…).

Nos creemos determinados por múltiples relaciones concretas, especiales, mientras que en el estado natural de cierto modo somos lo que determina las relaciones (somos una sola relación sagrada, cada uno con todos, en su única relación sagrada).

Somos en la relación, somos uno con todos, aunque, como dijimos, lo somos cada uno a su manera, dentro del estado natural –y por eso nunca hay una cosa como “pérdida de la personalidad”.

(consciente va entre comillas porque es quizá otra definición de “consciencia”)

Anuncios

Publicado 16 junio, 2014 por qadistu en amor, discernimiento, ego, verdad

Etiquetado con , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: