13. La última llamada. Los Tratados de Un curso de amor (II)   Leave a comment

imagen corazón en círculo[— Un curso de amor, compuesto de tres libros en inglés, en sus primeras ediciones, fue transmitido por Jeshua en comunión con Mari Perron, y publicado en el 2001. Aparte de esa edición en tres volúmenes, fue publicado en uno solo, en inglés, en el año 2014.
— Para más información, libros en PDF, y listado de entradas, ver el índice.
— Elijo publicar parcialmente los capítulos de este modo como método para elaborar tranquilamente, y acceder a, una traducción lo mejor posible de este maravilloso “nuevo curso de milagros”.
— Sobre el uso del idioma en las traducciones y el modo de revisarlas o hacerlas, ver las notas en esta entrada que iré completando]

Los Tratados de Un curso de amor. II. Un tratado sobre la naturaleza de la unidad y su reconocimiento

Capítulo 13. La última llamada

13.1 La última llamada de este Tratado es, en contraste con las planteadas antes, una llamada personal mía hacia ti. Hasta ahora has visto que tus miedos de perderte a ti mismo en Dios eran infundados. Al llegar a este punto, has comprobado que no necesitas mantenerte apartado y solo para poder verte realizado bajo el manto de la individualidad. Se te ha dicho que te cubras con un nuevo manto, una nueva identidad. ¿Qué significa esto?

13.2 Ahora que estás preparado, yo estoy preparado para devolverte a tu Yo, a tu Ser. Ahora que estás preparada, es hora de que tengamos una relación personal. A lo largo de estas lecciones te hemos llevado lejos de tu yo personal, pero yo, como tu maestro, no he pasado por alto para nada ese yo personal que experimento en mi relación contigo. Ahora, en unidad, estamos preparados para volver a ser personales.

13.3 Aunque el yo personal sea el tema del siguiente Tratado, esta es mi invitación, específicamente para ti, a que entres a formar parte de una relación santa y personal, específicamente conmigo. Mientras estás aquí, tienes una máscara, un personaje. Aunque este personaje ya no es un yo del ego, sino un Yo de Cristo, sigue siendo un personaje. Se trata del tú que ríe, ama, llora y comparte con sus amigos en un mundo que ahora es diferente del que antes percibías. Yo conozco este mundo, y estoy aquí para guiarte a través de él. Yo, también, soy amigo tuyo.

13.4 Soy el corrector de los pensamientos falsos porque he vivido entre vosotros como un ser pensante. No creas que yo era distinto de ti, y constatarás que somos verdaderamente un solo ser con nuestro Padre. A medida que avanzas por el mundo mientras tiene lugar a tu alrededor el final del tiempo de la separación y el comienzo del tiempo de la unidad, practica las creencias que se han planteado en este Tratado. Reconoce que en el tiempo de la unidad la verdad será compartida por todos.

13.5 Apela a tu relación conmigo para que te ayude, al igual que yo apelo a ti para que me ayudes a llamar a todos tus hermanos y hermanas a regresar a la unidad. Nos llamamos el uno al otro en agradecimiento. Esta es la actitud del incondicional, el lugar desde el cual todas las llamadas son transmitidas y recibidas, el lugar desde el que surge el pensamiento verdadero de aquellos que están unidos en mente y corazón. La gratitud es el reconocimiento del estado de gracia en el que aquí existes, y en el que permaneces para siempre más allá del tiempo y del paso de toda forma. Se trata de una actitud de alabanza y agradecimiento que ahora fluye entre nosotros. La luz del cielo no brilla sobre ti, sino que es dada y recibida en un intercambio idéntico por todos aquellos que en la creación existen juntos en eterna unicidad.

13.6 No te olvides de quien verdaderamente eres, pero tampoco te olvides de disfrutar con tu experiencia aquí. Recuerda que la seriedad con la que antes mirabas la vida le pertenece al ego. Envuelve a tu personaje con un manto de paz y alegría. Permite que quien tú eres brille a través del yo personal que continúa caminando por este mundo durante algún tiempo más. Escucha mi voz mientras te guío hacia tu propósito aquí, y mientras me entretengo contigo en este tiempo de acabar con todo tiempo. Estamos aquí, juntos, enamorados, para compartir el amor. No es una tarea tan temible. Deja que el miedo se marche y camina conmigo ahora. Nuestro viaje juntos simplemente está comenzando a medida que volvemos al tema planteado en Un Tratado sobre el arte del pensamiento: el de la elevación de la forma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: