1. Representación verdadera, representación falsa. Los Tratados de Un curso de amor (III)   Leave a comment

imagen corazón en círculo[— Un curso de amor, compuesto de tres libros en inglés, en sus primeras ediciones, fue transmitido por Jeshua en comunión con Mari Perron, y publicado en el 2001. Aparte de esa edición en tres volúmenes, fue publicado en uno solo, en inglés, en el año 2014.
— Para más información, libros en PDF, y listado de entradas, ver el índice.
— Elijo publicar parcialmente los capítulos de este modo como método para elaborar tranquilamente, y acceder a, una traducción lo mejor posible de este maravilloso “nuevo curso de milagros”.
— Sobre el uso del idioma en las traducciones y el modo de revisarlas o hacerlas, ver las notas en esta entrada que iré completando]

Los Tratados de Un curso de amor. III. Un tratado sobre el yo personal

Capítulo 1. Representación verdadera, representación falsa

1.1 El yo personal existe como ese ser, ese yo que presentas ante los demás. Esta es la única manera en que el yo personal seguirá existiendo tras completar e integrar este Curso. Anteriormente, el yo personal que presentabas a los demás representaba el yo egoico que tú creías ser. Ahora, el ego se ha separado del yo personal de tal modo que puedes reclamar de nuevo tu yo personal, y ofrecer a los demás una representación verdadera de quien tú eres.

1.2 Aunque todavía se trate de una representación, existe una enorme diferencia entre una representación verdadera y una falsa.

1.3 La representación falsa que el ego ha hecho del yo, es lo que ha conducido al mundo que ves. Lo que intentamos conseguir en este Tratado es una verdadera representación del Yo que eres, del Ser que eres, lo cual conducirá a la visión verdadera y a un mundo nuevo.

1.4 Una representación de la verdad no solo revela la verdad, sino que se vuelve la verdad, se convierte en la verdad. Una representación de lo que no es la verdad solo revela la ilusión, y se vuelve ilusoria. Por tanto, a medida que tu yo personal se convierte en una representación de la verdad, se convertirá en quien tú eres en verdad.

1.5 Al igual que ocurría con gran parte de nuestro trabajo anterior, el primer paso para avanzar hacia este objetivo es desarrollar un discernimiento de lo que no es la verdad. Aunque la capacidad de distinguir entre la verdad y la falsedad ha sido tratada repetidamente como la capacidad de separar el miedo del amor, se necesitan más directrices.

1.6 Tú, que te has pasado la mayor parte de tu vida representando al ego, le has dado un rostro a la ilusión y has hecho que pareciese real. Cuando digo que has representado al ego, lo que quiero decir es que el yo personal, tal y como lo representa tu cuerpo, al adherirse al sistema de pensamiento del ego, se convirtió en un yo egoico, un yo del ego, un yo irreal. Y un yo irreal, un ser irreal, no puede evitar existir en una realidad irreal. Es como si hubieses sido un actor en un escenario; el papel que representas es tan irreal como el escenario donde lo representas. Sin embargo existe un “tú” que ha estado representando el papel, un papel que, aunque se desarrolló siguiendo las instrucciones del ego, permitía que se viesen, se sintiesen y se reconociesen pedazos de quien tú realmente eres.

1.7 El sistema de pensamiento del ego ha sido reemplazado por el sistema de pensamiento de la unidad y tú quizá te has quedado sintiéndote insegura acerca del papel que debes representar ahora. No hay ni uno solo de vosotros que no haya empezado a experimentar la transformación que en verdad está ocurriendo, aunque puede que aún no hayáis considerado que los cambios que estáis experimentando son la transformación a la que habéis sido llamados. Estos cambios quizás os parezcan poca cosa, un cambio de actitud por aquí, un cambio de comportamiento por allá… Pero os garantizo que estos cambios son poderosos, y que son nada más y nada menos que el resultado del cambio en la causa que ha tenido lugar a lo largo de vuestro aprendizaje de este Curso.

1.8 Comencé este Tratado diciendo que el yo personal existe como el yo que presentas a los demás, y que esta es la única manera en que el yo personal seguirá existiendo ahora. Esta afirmación implica y reconoce tu anterior creencia en un yo personal. Con esa creencia entendías que el yo personal era algo existente y era algo más que una mera representación. Lo que te ha llevado a percibir ese mundo de sufrimiento y de lucha que has visto es el hecho de haber considerado erróneamente que tu antigua representación de la ilusión decía la verdad sobre quien tú eres, mientras que ahora, al unirse la representación con la verdad, dicha representación será reconocida como lo que es, y como la verdad de quien tú eres.

1.9 Este cambio que está en proceso de suceder, tiene que ver con el discernimiento, con la consciencia. Cuando te vuelves consciente de que el yo personal es una representación, te haces consciente del Yo, del Ser que está representando dicho yo personal. Haber creído que el yo personal, como representación del ego, era quien tú eras, fue una ilusión que bloqueaba el discernimiento de tu verdadero Yo en tu mente. Tu verdadero Yo, tu verdadero Ser, está ahora preparado para salir de las nieblas de la ilusión en las que ha sido ocultado, para poder ser representado en verdad por la forma que tú ocupas, una forma que anteriormente has considerado como tu propia realidad.

1.10 Decir que el yo personal solo existirá ya como el ser o el yo que presentas a los demás, es lo mismo que decir que el yo personal dejará ya de ser considerado como tu realidad.

1.11 Decir que el yo personal solo ha existido como el yo que presentabas a los demás en el pasado, es una afirmación muy diferente, y tiene un significado totalmente diferente. El yo personal que antes presentabas a los demás como “quien tú eras”, era un yo que existía en el tiempo, un yo que creía que el pasado configuraba al yo del presente, y que el yo del presente configuraba al del futuro. El ser personal que ofrecías a los demás en el pasado era un yo escogido, y nunca fue un yo pleno, como se puede ver por la variedad de seres que consideraste que eras. El ser personal del pasado era un yo de papeles, y cada uno tan aprendido como los que un actor podría representar. No veías que hubiera más problema en el hecho de ser un yo profesional en una ocasión y un yo social en otra —o en ser padre en un papel y amigo en otro—, que en el hecho de definir un yo del pasado, un yo presente y un yo futuro. La mayor distinción de todas se encontraba entre el yo privado y el yo público, como si quien tú eras para ti mismo y quien presentabas a los demás pudieran ser dos yoes completamente diferentes. Incluso en la ilusión en la que existías había un yo oculto.

1.12 Convertirse en un Yo pleno, sin partes ocultas, en un Yo o un Ser en verdad sin papeles, es la tarea que te planteo y lo que he venido a ayudarte a realizar. Puedo hacer esto porque yo ya lo he logrado, tanto en la vida como en todo tiempo, y en el tiempo más allá del tiempo, convirtiéndote a ti, junto conmigo, en el logrado, el realizado, en la lograda, en la realizada. Como ya se ha dicho, el Yo logrado es el Cristo. Tu remembranza del Yo de Cristo ha suprimido al yo egoico, y nos permite comenzar con las lecciones sobre el yo personal.

1.13 No podíamos haber empezado el plan de estudios por aquí, pues sin las lecciones de este Curso habrías sido incapaz de distinguir el yo personal del yo egoico. Incluso ahora existe el riesgo de que te enfoques en el yo del cuerpo, ya que este yo ha estado ligado durante mucho tiempo al yo egoico. Aun con el ego derrotado de una vez por todas, todavía quedan por deshacer los patrones de su sistema de pensamiento. Esto es la reconciliación o expiación. Ahora trabajamos para corregir los errores del pasado en el presente, que es el único lugar donde este trabajo puede hacerse. Trabajamos con lo que tenemos, con una forma que es totalmente capaz de representar la verdad y, con lo cual, al hacer esto, llevamos la verdad a la vida y la vida a la verdad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: