11. Las tentaciones de la experiencia humana. Los Tratados de Un curso de amor (III)   Leave a comment

imagen corazón en círculo[— Un curso de amor, compuesto de tres libros en inglés, en sus primeras ediciones, fue transmitido por Jeshua en comunión con Mari Perron, y publicado en el 2001. Aparte de esa edición en tres volúmenes, fue publicado en uno solo, en inglés, en el año 2014.
— Para más información, libros en PDF, y listado de entradas, ver índice, puntos 4 y 5.
— Elijo publicar parcialmente los capítulos de este modo como método para elaborar tranquilamente, y acceder a, una traducción lo mejor posible de este maravilloso “nuevo curso de milagros”.
— Sobre el uso del castellano en las traducciones y el modo de revisar o hacer las traducciones, ver las notas en esta entrada que iré completando. Por ejemplo son relevantes en esta entrada en especial, donde usamos mucho la palabra “discernimiento” y “reconocimiento” como equivalentes, distintas de “consciencia”]

Los Tratados de Un curso de amor. III. Un tratado sobre el yo personal

Capítulo 11. Las tentaciones de la experiencia humana

11.1 La consciencia es un estado de discernimiento. La declaración “yo soy” es una declaración de discernimiento. Se la ha considerado como una declaración de discernimiento o reconocimiento del yo. Aquellos que existen en la casa de la ilusión, reconocen el yo, pero desconocen que el yo de la ilusión, el yo que existe en la ilusión, es un yo ilusorio. Podría decirse además que quienes existen en la casa de la ilusión solo reconocen el yo personal, y creen que este es quien ellos son. Además, creen que el yo personal es la verdad de la declaración “yo soy”.

11.2 Aquellos que existen en la casa de la verdad también sienten un discernimiento del Yo. Sin ser necesariamente capaces de expresarlo en palabras, dejan de sentir el “yo soy” como una afirmación del yo personal o solo del yo. Para los que existen en la casa de la verdad, “yo soy” se convirtió en algo más grande, en un abarcador reconocimiento de la unidad de todas las cosas con las que el Yo coexiste en la verdad, la paz y el amor.

11.3 Estas palabras, “verdad”, “paz” y “amor”, son intercambiables en la casa de la verdad, ya que su significado ahí es el mismo. Estas palabras, como las palabras “Casa de la Verdad”, representan el discernimiento de una nueva realidad, una nueva morada.

11.4 La palabra “casa”, tal y como se usa en la “Casa de la Verdad”, no representa una estructura, sino un lugar en el que morar. La palabra “casa”, tal y como se usa en la “casa de la ilusión”, sí representa una estructura. La casa de la ilusión es una estructura construida para proteger al yo personal de todo aquello que pudiera temer. La casa de la verdad es la morada de aquellos que ya no viven con miedo y que, por tanto, no necesitan una estructura que parezca protegerles.

11.5 La casa de la ilusión es el escenario en el que se ha representado el drama de la experiencia humana.

11.6 Durante el tiempo que yo pasé en la tierra, no moré en la casa de la ilusión, sino en la de la verdad. Lo que esto significa es que discernía la verdad y vivía según ella. Discernía, o me daba cuenta de la Paz de Dios, y vivía dentro de ella. Me daba cuenta del Amor de Dios y el amor de Dios vivía en mí.

11.7 Esto es lo que ahora se te llama a hacer:
Date cuenta de que el amor de Dios vive en ti.
Vive en la Paz de Dios.
Vive según la verdad.

11.8 Esto podría replantearse como que tú eres amor, tú vives en paz, tú vives según o de acuerdo con la verdad.

11.9 He llamado al Reino de Dios la Casa de la Verdad en vez de la Casa de la Paz por una razón. Ya no estás aprendiendo que el Reino de Dios o la Casa de la Verdad existe, sino cómo vivir en ella. La cuestión de cómo vivir en ella se verá mejor tratada si nos concentramos en vivir según la verdad.

11.10 Aunque se ha hecho hincapié muchas veces en una ausencia de juicios, y nos hemos adherido al precepto de no juzgar negando que algo pudiera ser considerado correcto o incorrecto, la diferencia entre la verdad y la ilusión no puede seguir negándose. Constatar la diferencia entre la verdad y la ilusión no significa llamar a una de ellas correcta y a la otra incorrecta, sino simplemente reconocer lo que son. Se trata de una distinción importante que debe tenerse en mente mientras avanzamos para que no te sientas tentado a juzgar a aquellos que viven en la ilusión, o a su realidad. Su realidad no existe. Creer en la realidad de la ilusión nunca la convertirá en la verdad.

11.11 Por tanto, comenzamos a hablar de las tentaciones de la experiencia humana. Aquí se está hablando de dos cosas a la vez: la tentación de juzgar, y la tentación de aceptar la existencia de una realidad que no sea la verdad.

11.12 Si realmente te puedo asegurar que en verdad no eres diferente de mí, entonces, debes entender que ahora no puedes empezar a considerarte diferente de tus hermanos y hermanas. Todos existís en la Casa de la Verdad. La casa de la ilusión existe en la Casa de la Verdad debido a que es en aquella donde tus hermanos y hermanas creen estar. La casa de la ilusión no es un infierno al que se haya desterrado a nadie. A veces puede ser un infierno elegido, al igual que a veces puede ser un cielo elegido. La elección, y el reconocimiento del poder de elección que existe en su interior, son lo único que diferencia a una de la otra.

11.13 No debes ver a tus hermanos y hermanas en la casa de la ilusión, sino que debes verlos donde verdaderamente están –en la Casa de la Verdad. Desde el momento en que “vieras” la casa de la ilusión, la harías real y, con su realidad, te sobrevendrían los juicios… y no cualquier juicio de Dios, sino el de tu propia mente.

11.14 Te recuerdo aquí que no se te pide que veas nada que no sea la verdad. Esta es la razón de que la palabra “ver” se use de forma consciente, y de que ahora nos abstengamos de usar la palabra “percibir”. La percepción desaparece en el momento en que realmente ves.

11.15 Por descontado que seguirás dándote cuenta de que muy pocos se dan cuenta de que existen en la Casa de la Verdad. En realidad, durante bastante tiempo todavía lucharás por permanecer consciente de haber cambiado de morada. Hay un motivo para que este tiempo contenga varios grados de discernimiento. A medida que lo viejo continúa ayudándote a aprender las lecciones de lo nuevo, verás cómo las lecciones de la ilusión pueden resultar útiles de una nueva manera para tus hermanos y hermanas. Nunca olvides que lo que se creó para tu uso, puede utilizarse de una nueva manera, y puede producir un nuevo resultado. No temas usar cualquier cosa disponible en la casa de la ilusión para promover el reconocimiento de la verdad. No tengas miedo de la casa de la ilusión en absoluto. ¿Qué ilusión puede asustar a aquellos que conocen la verdad?

11.16 Esta primera lección sobre las tentaciones de la experiencia humana llega verdaderamente como una advertencia contra la rectitud -contra ser sentencioso, soberbio. Llega para recordarte, mientras reemplazas el sistema de pensamiento de la ilusión con el sistema de pensamiento de la verdad, que al haber recordado la verdad de quien tú eres, se te llama a olvidar ese yo personal que podría encontrar en esto motivos para la rectitud. Tú no estás en lo correcto y los demás en lo incorrecto. Esta tentación no seguirá contigo por mucho tiempo más, pues una vez que el antiguo sistema de pensamiento se traduzca plenamente al nuevo, las ideas de correcto e incorrecto dejarán de existir. Este y todos los demás recordatorios sobre las tentaciones de la experiencia humana son solo necesarios en esta fase de transición.

_____
Nota de traducción:
– como hemos comentado ya en este texto sobre la traducción (y la revisión que aquí hacemos), dijimos que a menudo la palabra “discernimiento” iba a traducir “awareness”.
Esto sucede a menudo aquí en este capítulo y en el siguiente, donde “discernimiento o reconocimiento (awareness)” se refiere a algo digamos “previo” a la “consciencia (consciousness)”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: