18. Observación. Los Tratados de Un curso de amor (III)   Leave a comment

imagen corazón en círculo

[— Un curso de amor, compuesto de tres libros en inglés, en sus primeras ediciones, fue transmitido por Jeshua en comunión con Mari Perron, y publicado en el 2001. Aparte de esa edición en tres volúmenes, fue publicado en uno solo, en inglés, en el año 2014.
— Para más información, libros en PDF, y listado de entradas, ver índice de entradas, puntos 4 y 5.
— Elijo publicar parcialmente los capítulos de este modo como método para elaborar tranquilamente, y acceder a, una traducción lo mejor posible de este maravilloso “nuevo curso de milagros”.
— Sobre el uso del idioma en las traducciones y el modo de revisarlas o hacerlas, ver las notas en esta entrada que iré completando.]

Los Tratados de Un curso de amor. III. Un tratado sobre el yo personal

Capítulo 18. Observación

18.1 Puede que entonces te preguntes, y con razón, cómo aprenderán aquellos que no han aprendido mediante el Espíritu Santo. Ahora aprenderán mediante la observación.

18.2 Volvamos ahora al concepto de observación, y a enlazarlo con las ideas, tal y como hemos hablado de ellas aquí. La observación, la capacidad de observar lo que expresa el Yo, era parte de la elección original para la forma física. La palabra “observancia” se ha vinculado correctamente con la adoración y la devoción divinas. Las mentes que no han estado dispuestas a aceptar o a aprender una verdad no observable, ahora aceptarán y aprenderán de la verdad observable. Esta es la razón de que tú debas convertirte en esa verdad observable.

18.3 La observancia tiene lugar en relación, en la misma relación que invalidó la fabricación de un yo separado. La observancia está vinculada al hecho de que causa y efecto son una sola cosa. Lo que se observa se encuentra en relación con el observador, y esta relación causa un efecto. Debido a que esto fue parte de la elección original para la experiencia física, es la elección natural para servir a nuestro nuevo propósito, el del milagro que te permitirá existir como quien tú eres en forma humana. Considera el perfecto sentido que esto tiene, ya que tu forma humana es una forma observable. Por tanto, el aprendizaje final tendrá lugar a partir de la forma observable. Este es un ejemplo perfecto acerca de usar lo que tú has creado para un nuevo propósito. Se trata del desenlace perfecto para la experiencia deseada, pues fue el objetivo de la experiencia deseada.

18.4 Expresar quien tú eres en la forma física, devolverá la memoria a las mentes de aquellos que observan tu expresión. Además, tu observancia de tus hermanos y hermanas devolverá la memoria a sus mentes y sus corazones. Y, de hecho, el milagro que hemos planteado como nuestra nueva meta es tu observancia de la verdad de tus hermanos y hermanas.

18.5 Repito, tu observancia de la verdad de tus hermanos y hermanas es el milagro.

18.6 Si observas salud en vez de enfermedad, abundancia en vez de pobreza, paz en vez de conflicto, felicidad en vez de tristeza, entonces, la enfermedad, la pobreza, el conflicto y la tristeza no serán más reales para tus hermanos y hermanas de lo que lo sean para ti.

18.7 Una mente y un corazón confluyendo en unidad observan la verdad allá donde una mente y un corazón separados por la ilusión observaban la ilusión.

18.8 Al principio parecerá como si se te estuviese pidiendo que negases los hechos que tienes ante ti para observar algo distinto de lo que está ahí. Debes recordar constantemente que tu observancia es ahora un acto de adoración y de devoción, y que se te pide que observes la verdad en vez de la ilusión, por muy real que aún parezca ser la ilusión.

18.9 De esta manera unirás los mecanismos de tu forma física al nuevo sistema de pensamiento de la verdad. Tu cuerpo es una forma neutra que te servirá de la manera en que elijas hacer que te sirva. Siempre ha sido dirigido por tu sistema de pensamiento. Si el sistema de pensamiento de la ilusión deja de darle instrucciones, es natural que ahora reciba instrucciones del sistema de pensamiento de la verdad. Por tanto, tus ojos aprenderán a observar solamente la verdad, hasta incluso ver lo que antes solo parecía inobservable.

18.10 Ahora también vinculamos observancia e ideas. Las ideas se forman en la mente. Tú estás acostumbrado a pensar que lo que observas se forma fuera de tu mente. Este es el pensamiento del sistema de pensamiento del ego. El sistema de pensamiento de la verdad comprende que el mundo exterior es tan solo un reflejo del mundo interior. Por tanto, puedes observar con los ojos cerrados tan fácilmente como lo harías con ellos abiertos. Puedes observar al tener una idea de la salud, la abundancia, la paz y la felicidad de otro. Puedes observar esto en tu interior, porque existe dentro de tu Yo. Lo que existe en ti es compartido por todos. Esta es la relación de la verdad que une todas las cosas y que ahora debe volverse observable.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: