4. La herencia de la vida eterna. Los Tratados de Un curso de amor (IV)   Leave a comment

imagen corazón en círculo[— Un curso de amor, compuesto de tres libros en inglés, en sus primeras ediciones, fue transmitido por Jeshua en comunión con Mari Perron, y publicado en el 2001. Aparte de esa edición en tres volúmenes, fue publicado en uno solo, en inglés, en el año 2014.
— Para más información, libros en PDF, y listado de entradas, ver índice de entradas, puntos 4 y 5.
— Elegimos publicar parcialmente los capítulos de este modo como método para elaborar tranquilamente, y acceder a, una traducción lo mejor posible de este maravilloso “nuevo curso de milagros”.
— Sobre el uso del castellano en las traducciones y el modo de traducir o de revisar las traducciones, ver las notas en esta entrada que progresivamente iré completando.]

Los Tratados de Un curso de amor. IV. Un tratado sobre lo nuevo

Capítulo 4. La herencia de la vida eterna

4.1 En tu mundo ves por todos lados el patrón de la vida eterna. Donde hay un patrón, un arquetipo de vida eterna, hay vida eterna. Los medios y el fin son uno, la causa y el efecto son lo mismo.

4.2 El patrón de la vida eterna es un patrón de forma cambiante. Es un patrón revelado en la Tierra con el nacimiento y la muerte, la descomposición y la renovación, las estaciones de crecimiento y las estaciones de declive. Este es el patrón de la creación llevado a sus extremos. Inherente al extremo se encuentra el equilibrio. Incluso en la descripción bíblica de la creación se hablaba de un día de descanso. La creación equilibrada con el descanso es el patrón que se ha llevado a sus extremos en tu mundo. Ves el nacimiento como la creación, y la muerte como el descanso. No te das cuenta de que tu naturaleza, y la naturaleza de tu vida, así como la de todo lo que te rodea, está gobernada por estaciones que son esenciales para el estado de amor, estaciones de regeneración.

4.3 En tu historia, mediante la muerte, las generaciones pasan para permitir que nazcan nuevas generaciones. A medida que tu planeta ha alcanzado el estado de crecimiento conocido como superpoblación, este equilibrio entre las viejas y las nuevas generaciones parece necesario e incluso crucial. Una generación debe pasar para dejar sitio a la nueva.

4.4 Incluso antes de que el planeta alcanzase el estado de superpoblación, esa idea era bastante evidente. La muerte de un padre se veía, sobre todo tradicionalmente, como el momento para que su hijo recibiese su herencia o su momento de plenitud. El poder y el prestigio, las riquezas terrenales del padre, pasaban por tradición a su hijo.

4.5 Esta es una de las razones por las que yo vine bajo la forma del “Hijo de Dios”. En la época en que viví, la idea de herencia era una idea incluso más poderosa, con mucho más poder que en la época actual. Inherente a la idea de herencia se encontraba la idea de pasar, así como también una idea de continuidad. Lo que pertenecía al padre pasaba a su hijo, y desde ese momento le pertenecía. Lo que provenía del padre continuaba con el hijo.

4.6 Lo que mi vida demostró fue la posibilidad de una herencia no basada en la muerte. Mi vida, muerte y resurrección revelaron el poder de la herencia, el poder del Padre, como el poder de una unión dadora de vida. Te llamé entonces, así como te llamo ahora, a esta herencia.

4.7 Esta idea de herencia es una idea natural que surge de la naturaleza de la propia creación. Se trata de una idea de continuidad que es coherente con la de creación. No existe discontinuidad en la creación. Lo semejante engendra lo semejante. La vida engendra la vida. Así es revelado el patrón de la vida eterna.

4.8 El cambio de forma es parte del patrón de la vida eterna. El cambio en la forma que ahora ocupas, el cambio del que he hablado como “elevación del yo personal”, es una parte natural del patrón de la vida eterna. Se ha hecho esperar demasiado, y se ha hecho esperar porque has rechazado tu herencia en vez de aceptarla.

4.9 Esta es la razón de que este tratado se llame Un Tratado sobre lo nuevo. No ha habido ni una sola época en la Tierra en que la herencia de Dios, el Padre, fuese aceptada, excepto por mí. Esta es la razón de que hablemos de este tiempo como el de la plenitud. Se trata del tiempo durante el cual puedes reconocer la capacidad de alcanzar tu tiempo de plenitud al aceptar la herencia de tu Padre. Tú tienes ese reconocimiento, y por tanto la capacidad, de aceptar la continuidad de la vida eterna.

4.10 Para que esto no haga resonar en ti todo ese ruido de tu ciencia ficción, consiguiendo así que hagas oídos sordos al conocimiento que yo querría impartir, permíteme que te garantice que la inmortalidad no es el cambio del que hablo. Tú no eres mortal, así que una palabra que hable de lo contrario de lo que no eres y nunca has sido no es la palabra exacta. No hablo de cuerpos que viven para siempre en vez de vivir durante lo que tú llamas una vida —una de veinte, cincuenta o noventa años. La vida ha sido prolongada continuamente sin ningún cambio sustancial en la naturaleza de la vida. Pensar en vivir para siempre como has vivido tu vida hasta ahora no atraería a muchos de vosotros. Los que son ancianos y contemplan la muerte ante sí, podrían desear la prolongación de la vida, pero muchos de estos mismos ancianos le dan la bienvenida a la muerte como un final para el sufrimiento y la lucha. Si continuamos infinitamente con la vida tal y como ha existido, nos relegamos a simplemente tener más y más vidas que no vale la pena vivir.

4.11 Entonces, ¿de qué estoy hablando? Si aún debes mirar hacia delante para ver que la muerte acecha por el horizonte, ¿cómo es posible que hable de vida eterna? ¿Es que solo uso palabras nuevas para repetir lo que ya has escuchado de varias formas en distintas religiones y sistemas de creencias durante innumerables eras? ¿Es que simplemente te estoy llamando hacia una muerte feliz y una vida en el cielo después de la muerte?

4.12 Te estoy llamando a lo nuevo. Te estoy llamando a transformar. Te estoy llamando a la consciencia-de-Cristo. Te estoy llamando a la consciencia eterna incluso mientras aún resides en la forma. Discernir o reconocer la consciencia eterna mientras aún moras en la forma significa ser plenamente consciente de que tienes una vida eterna.

4.13 Ser plenamente consciente de que tienes una vida eterna es totalmente distinto de tener fe en la vida después de la muerte. La fe se basa en lo desconocido. Si lo desconocido no fuese desconocido, la fe se tornaría innecesaria. La fe se volverá innecesaria a medida que la vida eterna se te haga conocida.

4.14 Este conocimiento provendrá del regreso de la verdadera visión. La visión verdadera ve vida eterna allá donde la percepción veía solamente una vida finita y cuerpos mortales. Una vez que la visión y la consciencia-de-Cristo hayan regresado a ti, el medio que es la vida eterna será entendido como una opción, una elección. Como no existía otra relación que la de los intermediarios entre lo humano y lo divino, no había otra elección que la de la muerte como medio para terminar con el estado separado y regresar a la unidad. Ahora que ha ocurrido el regreso a la unidad en la forma, la decisión de continuar en la forma o no, será tuya.

4.15 La continuidad es un atributo de la relación, no de la materia. Solo en la relación de la materia con lo divino, la materia puede hacerse divina, y por tanto, eterna. Si puedes residir en la unidad mientras estás en la forma humana, no tendrás ninguna otra razón que no sea tu propia elección para abandonar la forma humana. Residir en la unidad significa residir en tu estado natural, un estado de vida eterna. Residir en un estado de separación significa residir en un estado no natural, del que finalmente buscarás liberarte.

4.16 Aunque estas palabras probablemente ocasionen serias dudas en muchos de vosotros sobre la verdad y la aplicabilidad de este curso, estas palabras son necesarias para tu discernimiento de la consciencia-de-Cristo. Creer que eres mortal significa creer que para poder renacer como un Yo verdadero, debes morir para el yo personal de la forma. Esta es una manera antigua de pensar. ¿Es que no hemos trabajado a lo largo de este curso para devolverte tu verdadera identidad ahora? Reunir corazón y mente en la relación significa reunir el yo personal con el verdadero Yo en la realidad en la que existes ahora. Recuerda que el corazón necesariamente reside en aquella realidad en la que creas estar. Solo por medio de la aceptación mental de tu nueva realidad el corazón puede liberarse para poder existir en la nueva realidad, que es el estado de unidad y relación.

4.17 ¿Es que no ves la necesidad de deshacerse de la idea de que tu verdadero Yo te será devuelto solo con la muerte? ¿A qué propósito serviría este curso si fuese simplemente otra previsión más acerca de lo que esperas que venga tras tu muerte? ¿Cuál sería la diferencia que esto ocasionaría en tu manera de vivir o en el mundo en el que vives?

4.18 ¿A qué propósito servirá la muerte cuando tu verdadero Yo se haya unido con tu forma física? Considerarás la muerte simplemente como esa transformación que siempre ha sido, la transformación desde la consciencia singular a la consciencia-de-Cristo. La forma ha sido tan solo una representación de la consciencia singular. A medida que la forma se convierta en una representación de la consciencia-de-Cristo, adquirirá la naturaleza de la consciencia-de-Cristo, de la cual mi vida fue la vida ejemplar. Sostener la consciencia-de-Cristo en la forma es la creación de lo nuevo. Mi única vida ejemplar no podía sostener la consciencia-de-Cristo para aquellos que vinieron después de mí, sino que solo podía ser un ejemplo. Lo que por medio de vuestra multitud estáis llamados a hacer es sostener la consciencia-de-Cristo, y así, crear la unión de lo humano y lo divino como un nuevo estado de ser. Esta unión te llevará más allá de la meta de expresar tu Yo en la forma, porque este objetivo simplemente reflejaba el deseo de una experiencia temporal. La experiencia temporal ha sido alargada debido al atractivo de la experiencia física. Lo que este tratado te está diciendo es que si la experiencia física te resulta atractiva, y si creas la unión de lo humano y lo divino como un nuevo estado de ser, esta opción será eternamente tuya. Se tratará de una opción de tu creación, una creación libre de miedos. Se tratará de una nueva opción.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: