3. La Alianza de lo Nuevo. Los Diálogos de Un curso de amor   Leave a comment

imagen corazón en círculo[— Un curso de amor, compuesto de tres libros en inglés, en sus primeras ediciones, fue transmitido por Jeshua en comunión con Mari Perron, y publicado en el 2001. Aparte de esa edición en tres volúmenes, fue publicado en uno solo, en inglés, en el año 2014.
— Para más información, libros en PDF, y listado de entradas, ver índice de entradas, puntos 4 y 5.
— Elegimos publicar parcialmente los capítulos de este modo como método para elaborar tranquilamente, y acceder a, una traducción lo mejor posible de este maravilloso “nuevo curso de milagros”.
— Sobre el uso del castellano en las traducciones y el modo de traducir o de revisar las traducciones, ver las notas en esta entrada que progresivamente iré completando.]

Los Diálogos de Un curso de amor.

Capítulo 3. La Alianza de lo Nuevo

3.1 La alianza de lo Nuevo es simplemente nuestro acuerdo a proceder juntos a lo largo del camino de la consciencia-de-Cristo. Se trata de un camino en el que la alegría triunfa sobre la pena y la victoria sobre el fracaso. Todo lo que ello requiere es la aceptación de lo nuevo y la negación de lo viejo, que permitirán la sostenibilidad de la consciencia-de-Cristo en la forma.

3.2 Queridos hermanos y hermanas, esta es la llamada que habéis oído toda la vida, la llamada que habéis oído siempre que estabais en calma y escuchabais. Se trata de una bella nota única, el repicar de la campana del Señor, tu invitación a volver a casa. Esta llamada siempre ha estado sonando. No se trata de un toque de campanas de muerte, sino de una llamada a la vida. No se trata del pasado o del futuro, sino del presente eterno. Se encuentra en ti cuando hablamos, en el tono y el timbre de este diálogo.

3.3 Te llama y te pide que inviertas tu vida en el propósito mismo que siempre has deseado. Ahora ya no te encuentras sin propósito. Tu vida no es un sinsentido. Eres el guía, el pionero de lo nuevo. Tu trabajo, como se te repetirá a menudo, es aceptar lo nuevo y negar o rechazar lo antiguo. Solo así lo nuevo triunfará sobre lo viejo.

3.4 He usado palabras como ‘victoria’ y ‘triunfo’ a propósito, palabras inusuales para el cuerpo de este trabajo, pero que se convertirán en algo usual en el transcurso normal de nuestra conversación en este diálogo. Las uso de la misma manera que utilizo conjuntamente las palabras ‘aceptar’ y ‘negar’. Al igual que lo viejo debe negarse para que lo nuevo llegue a ser, lo viejo debe ser vencido para que la verdad triunfe sobre la ilusión.

3.5 Como el ser incondicional de todo corazón que eres, tienes la capacidad de hacer lo que jamás podrían hacer quienes viven sus vidas con una mente dividida. Tienes la capacidad de subsanar la brecha de la dualidad, un estado que era necesario para el aprendizaje del yo separado, pero que ya no es necesario. Subsanar la brecha entre corazón y mente te ha devuelto a tu Yo. De la misma manera, subsanar la brecha de la dualidad devolverá el mundo a su Ser. Este colmado de la brecha de la dualidad se consiguió en ti cuando uniste la mente con el corazón, y regresaste a la identidad y a la unidad de la consciencia-de-Cristo. Sostener la consciencia-de-Cristo conseguirá lo mismo en tu mundo.

3.6 Dualidad y contraste son sinónimos. En el tiempo del Espíritu Santo aprendiste a través del contraste; aprendiste a través del contraste entre bien y mal, débil y fuerte, correcto e incorrecto; aprendiste del contraste entre amor y miedo, enfermedad y salud, vida y muerte. En este tiempo de Cristo, ese aprendizaje ya no es necesario, por lo que estas condiciones de aprendizaje tampoco lo son. Por tanto, uno de tus primeros actos de aceptación es la aceptación del final de las condiciones del aprendizaje. Sin embargo, esto no significa que aceptes la bondad y niegues el mal, o incluso que aceptes el amor y niegues el miedo. ¿Cómo es esto posible?

3.7 Nuestra primera acción para aprender qué es lo que se nos pide que hagamos juntos es comenzar a desclasificar todos los distintos aspectos de la vida que fueron necesarios en el tiempo del aprendizaje. Es por esto que comenzamos muy sincera y simplemente con la aceptación de lo nuevo y la negación de lo viejo. Hasta aquí es hasta donde la aceptación y la negación necesitan llegar. Esto es debido a que si das crédito a las ideas de contraste, traerás estas ideas contigo a lo nuevo. Dejamos que lo viejo se marche y, con ello, todas las ideas de contraste y oposición, de conflicto y de fuerzas opuestas. Esto es todo lo que se necesita para que lo nuevo triunfe sobre lo viejo. No se necesita ninguna batalla, ninguna victoria duramente conseguida por medio del poder o la lucha. Esto es lo que se conoce como rendición. Ahora, logramos la victoria por medio de la rendición, una aceptación activa y total de lo que nos es dado.

3.7 Hablemos otra vez, por un momento, de la idea de dar y recibir como una sola cosa, que se introdujo en Un curso de amor, y que se enseñó en profundidad en Un Tratado sobre la unidad y su reconocimiento. Hablemos ahora de esto como de una idea, en vez de como algo aprendido, y como de una idea que debes llevar contigo a lo nuevo. Esta es la primera idea de muchas que se te enseñaron con anterioridad, y de las que me gustaría hablar de una nueva manera. Estas son ideas que se refieren a tu nueva naturaleza de un ser que existe en unión, y es por esto que las invocamos como ideas que tienes que llevar contigo. Estas son nuevas ideas para ti porque las has aprendido recientemente y, a través del arte del pensamiento, has comenzado a integrarlas en el Yo elevado de la forma. En realidad, sin embargo, no se trata de ideas nuevas, sino de ideas sobre quien en realidad eres, concebidas en el yo de la forma, de manera que el Yo y el Yo elevado de la forma sean capaces de trabajar con ideas concebidas por la misma fuente.

3.9 Estas ideas sobre quien tú en realidad eres, concebidas por el yo incondicional en unión con todos, son las ideas que permitirán que emerjan los nuevos patrones, y que el diseño del futuro sea creado. Estas son las ideas que reemplazan los conceptos aprendidos que hemos dejado atrás.

3.10 Notarás que todas estas ideas tienen en común una cualidad de unicidad. La unicidad reemplaza la dualidad o el contraste. Ahora buscarás reemplazos para todo aquello con que antes solías ordenar tu vida. Por tanto, hablaremos de estos reemplazos.

3.11 El hecho de que dar y recibir sean en verdad una sola cosa, se entiende mejor si nos deshacemos de la idea de alguien que da y alguien que recibe. Si todos son uno solo, este tipo de ideas no tiene sentido. Y esto también podría parecer que convierte en un sinsentido la idea de dar y recibir como una sola cosa. De alguna manera, es cierto. Dar y recibir como una sola cosa no tiene sentido en lo que se refiere a una consciencia compartida. Pero dar y recibir como una sola cosa no es un sinsentido cuando esa consciencia compartida está ocupando una forma.

3.12 Ninguna idea abandona su fuente, y por tanto, dar y recibir es una idea que, como todas, existe separada de la forma. Dar y recibir son por tanto una sola cosa en la consciencia compartida de la unidad, que es lo mismo que decir que dar y recibir son una sola cosa en la verdad. Una consciencia compartida es la verdad sobre quien tú eres. La elevación del yo personal, sin embargo, requiere que este dar y recibir como uno solo sea compartido en la forma. Aun así, la forma elevada, que ahora representa la consciencia compartida del Yo, no se encuentra separada de la consciencia compartida. Es por esto que dar y recibir como uno solo es ahora la naturaleza del Yo elevado de la forma, y lo que intentamos conseguir con este diálogo es que te des cuenta plenamente de lo que esto significa.

3.13 Ayudarte a lograr un pleno reconocimiento acerca de quien tú eres, es algo distinto de ayudarte a aprender. Como se dijo antes, ya sabes lo que necesitas conocer. Lo que intentamos lograr con este diálogo es la aceptación y el discernimiento de lo que conoces. La aceptación se consigue fácilmente por medio de la disposición. El pleno discernimiento, en la forma, de aquello que previamente ha estado escondido entre las neblinas de la ilusión, es una tarea más exigente.

3.14 Dar y recibir como una sola cosa, ha llegado a ser una unidad en la forma, así como una unidad en términos de ideas. Lo que esto significa, una vez más, y en palabras sencillas, es que dar y recibir ocurren al unísono o en unión. No existe ningún “momento” en el que dar y recibir parezcan ser acciones separadas. No existe ningún “momento” en el que dar y recibir no esté ocurriendo. Dar y recibir como uno solo describe simplemente la naturaleza de lo nuevo, la naturaleza de la consciencia compartida.

3.15 ¿Qué podría significar esto para el Yo elevado de la forma? Usar este diálogo como ejemplo nos servirá para explicarlo. Este diálogo es algo en curso y continuado. Está siendo dado y recibido como una sola cosa. Está meramente representado por las palabras de esta página, y las palabras de esta página no son otra cosa que una representación de lo que continuamente se está compartiendo. Igual ocurre contigo. Tú, como un Yo elevado de la forma, eres una representación constante de lo que se da y se recibe continuamente, de lo que está siendo compartido continuamente. Eres una representación, por ejemplo, de este diálogo. Eres una representación de todos tus hermanos y hermanas en Cristo. Eres una representación de la verdad. Eres una representación de todo lo que es dado y recibido en la verdad. Eres una representación de la creación, una representación de la unión. Eres una representación del Yo, del Ser.

3.16 Como el Yo, como el Ser, eres dador y receptor. Tu Yo es un participante pleno en este diálogo. Tú, como el Yo que eres, eres la verdad. Tú, como el Yo que eres, eres el creador y el creado. Tú, como el Yo, eres la unión misma. De esto es de lo que trata el discernimiento. La consciencia tiene que ver con aquello que disciernes. Saber lo que ahora sabes, y quedarte discerniendo solo la realidad del yo separado, no sostendría la consciencia-de-Cristo en la forma.

3.17 Por este motivo repetiré a menudo que ya no soy tu maestro. Debes constatar tu unión conmigo y con todo lo que ha sido creado, y no podrás hacerlo mientras pienses en mí como maestro y en ti como estudiante. Mientras pienses en ti como un ser que aprende seguirás recurriendo a algo o a alguien “distinto” de ti Mismo, de tu Ser, en vez de buscar el discernimiento que existe dentro de ti.

3.18 Esto no necesariamente expresa ningún tipo de división entre el Yo y el Yo elevado de la forma, sino que demuestra que hay una diferencia formal entre el Yo y el Yo elevado de la forma. El Yo era y siempre seguirá siendo más que el cuerpo. El cuerpo, sin embargo, es también nuevamente el Yo. El cuerpo es también, nuevamente, un único cuerpo, un único Cristo.

3.19 Es esta diferencia que existe entre el Yo y el Yo elevado de la forma la que nos convierte en creadores de lo nuevo, porque el Yo elevado de la forma es nuevo. El Yo es eterno. Tu Yo elevado de la forma es nuevamente nacido, al igual que yo fui nuevamente nacido a pesar de que mi Yo era eterno. Una de las principales cosas que veremos a medida que avanzamos es la diferencia entre la forma y el contenido, y la diferencia en la manera en la que las formas separadas expresan el contenido. Será un reto darse cuenta de que las expresiones diferentes no crean diferencias. De estas diferencias en la expresión se hablaba en este curso como siendo expresiones únicas del mismísimo amor que existe en todo.

3.20 Aunque el sistema natural sostiene la vida de muchos árboles diferentes, los árboles siguen perteneciendo a un único sistema que les da la vida y la sostiene. ¿Se puede decir lo mismo de cualquiera de los sistemas que has desarrollado como ser que aprende? ¿Son tus sistemas dadores y sostenedores de vida? Los patrones de lo nuevo solo crearán ese tipo de sistemas que dan y sostienen la vida —siempre y cuando los patrones de lo nuevo sean aceptados y vividos con tu pleno discernimiento.

3.21 Ahora me doy cuenta de que este es solo el primer paso que se ha revelado, y de que muchos de vosotros ya se sentirán como si se les pidiese que aprendieran una vez más, y no solo eso, sino que se sentirán como si yo les hubiese presentado un concepto difícil de aprender. Lo que necesitas recordar ahora es que tu yo separado ya aprendió este concepto de dar y recibir, y que para el Yo elevado de la forma se trata tan solo de una cualidad compartida de unicidad. No necesita ser aprendida ni entendida. Ella es. El discernimiento de lo que es, es una cualidad de la consciencia-de-Cristo. Por tanto, ya eres consciente de la verdad de que dar y recibir son uno solo. Este discernimiento existe en ti, y ya no puedes decir que no te das cuenta de él mediante la no aceptación de lo que es.

3.22 Estas son ideas tuyas, igual que mías. Son las ideas de tus hermanos y hermanas, tanto como lo son de Dios. No te estoy enseñando nada, nada viejo ni nada nuevo. Te estoy recordando lo que sabes al igual que te he recordado tu identidad.

3.23 Lo que esta parte del diálogo intenta hacer es darte un lenguaje que apoye lo que ya sabes, lo que ya disciernes, de tal manera que te encuentres más cómodo permitiendo que lo que sabes te sirva en tu creación de lo nuevo. Todo – todo— lo que necesitas para poder crear lo nuevo está disponible dentro de ti. El poder del universo es constantemente dado y recibido para apoyar la creación de lo nuevo. ¡Esto es lo que la creación es! Es el universo por entero, el Todo de Todo, dar y recibir como uno solo. Este es nuestro poder. Y nuestro poder es necesario para la creación de la Alianza de lo Nuevo en este tiempo de Cristo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: